Saltar al contenido
PerrosGatosOnline.com

Bichón Habanero

bichon-habanero
Bichón Habanero
5 (100%) 3 votes

Bichón Habanero: Tu nueva mascota

El Bichón habanero es un perro cuyos orígenes se trazan hasta el Mediterráneo Occidental, sus ancestros fueron criados en zonas costeras, específicamente en las costas de España e Italia, esto explica su parentesco con las otras razas de bichones, considerados como perros falderos.

Estos perros fueron llevados a Cuba en varias embarcaciones europeas durante los siglos XVIII y XIX, allí su aspecto rápidamente se apoderó de los corazones de los residentes, sobre todo los de la clase aristocrática. Sin embargo en esa época su pelaje era completamente blanco y eran por lo tanto conocidos como “blanquitos de la habana”.

Sin embargo, en el siglo XIX se realizaron ciertos cruces con otras razas, los cuales terminaron en la coloración actual que los caracteriza.

Quizás el mayor desafío para esta raza fueron los principios del siglo XX, cuando por diferentes motivos históricos la raza estuvo al borde de la extinción. Sin embargo experimentó una recuperación sorprendente gracias al aporte de varios criadores cubanos que emigran hacia Estados Unidos junto a sus perros (los cuales fueron llevados como contrabando).

Estos perros son pequeños pero muy enérgicos, es una raza cuya altura suele alcanzar solamente entre 21cm y 29cm, esta altura es algo menor que su longitud promedio, tampoco son demasiado pesados pues su peso ronda entre las 8 y las 15 libras, su lomo tiene una línea que es completamente recta (aunque no tan horizontal).

Quizás la característica más conocida de estos perros es su hermoso pelaje, su color puede ir desde el blanco puro hasta distintas tonalidades de leonado, llegando finalmente al apreciado habano (color similar al tabaco, básicamente marrón – rojizo). También es posible la existencia de un manto blanco decorado con vistosas manchas.

Su bonito pelaje destaca por su gran suavidad, se trata de pelos muy largos y sedosos, muy agradables al tacto, pero que demandan un esfuerzo bastante considerable por parte de su amo con el fin de mantenerse siempre impecable. Un aspecto muy popular de este tipo de pelo es su propiedad hipoalergénica.

Su caminar puede resultar muy entretenido para las personas, incluso hipnotizante, suele desplazarse con movimientos agiles, su andar es ligero dado por movimientos rectos de sus patas delanteras y traseras.

Los bichones habaneros son perros muy queridos por sus dueños, estos perros son muy juguetones y están llenos de energía, así que es un perro con el que es fácil encariñarse, su alegría contagia y llena de ganas de vivir, esto los hace perfecto como acompañantes de personas mayores quienes disfrutan de momentos muy agradables a su lado.

Su aspecto es hermoso, pero no es un perro decorativo, está pensado para jugar con sus dueños, por lo tanto demanda gran atención, los niños se divierten mucho a su lado gracias a tal característica.

bichon-habanero

Es afectuoso con las personas, en general es muy poco probable que desarrolle una conducta agresiva, sin embargo no es un perro tonto, desconfía bastante de los extraños, puede que al encontrarse con un desconocido se sienta inquieto, bajo tales circunstancias se suele portar con mucha timidez.

Con otras mascotas suele ser tolerante, sin embargo es importante que sea sometido a una socialización temprana adecuada, a fin de evitar cualquier posible inconveniente futuro.

Es un perro despierto y atento, su conducta es favorable para que el adiestramiento, de esta manera es fácil criarlo como perro de alarma, sin embargo no es el único trabajo en el cual puede desempeñarse. Los bichones habaneros se han desempeñado en funciones tales como detección de termitas, ayuda para personas ciegas e incluso labores como perros de terapia.

Es un perro muy duradero, puede vivir entre 13 y 15 años, siendo este tiempo más que suficiente para vivir innumerables experiencias junto a él, sin embargo esta esperanza de vida solo es posible si se le atiende con cuidado.

En general no necesitan tanta actividad física, un paseo ocasional es perfecto para ellos, sin embargo esto no aplica para las sesiones de juego que deberían ser muy frecuentes, nunca debes aislarlos, el contacto con la gente es extremadamente importante para ellos, por lo tanto si se es una persona ocupada y con poco tiempo libre es mejor optar por otra raza.

La comida debe ser elegida con cuidado, se recomiendan alimentos comerciales (pienso seco) que estén preparados para alimentar a razas pequeñas, este tipo de alimentos garantizará la cobertura de todas sus necesidades energéticas.

Sus pequeñas orejas suelen acumular suciedad debido a su forma, es necesario que su dueño las limpie removiendo el exceso de cerumen y eliminando el polvo y la mugre, así mismo hay que cortar el exceso de pelo que puede crecer alrededor. Esta limpieza debería ser llevada a cabo al menos una vez por semana para asegurar la integridad del pabellón auricular.

Las uñas de esta raza suelen crecer más de lo debido, es necesario asegurarse de que midan 1 cm aproximadamente, para esto hay que cortarlas periódicamente (cada 3 o 4 semanas). Estas sesiones de corte deberían ser realizadas por profesionales, hasta que el dueño aprenda la forma correcta de realizar esta tarea sin herir al animal, este cuidado debe comenzar desde que el perro es cachorro, de otra manera podría sentir gran inseguridad al momento de ser manipulado.

El pelo es otro aspecto que debe ser atendido con gran cuidado, su cepillado ha de realizarse al menos cada dos días, el cepillado correcto ayuda a eliminar el pelaje caído y evitar la formación de nudos. Los cortes de pelo solo deberían realizarse alrededor de los ojos y las orejas por motivos de salud, también alrededor de las patas, otros cortes son considerados como estéticamente incorrectos por las diversas federaciones caninas.

Historia del Bichón Habanero

El Bichón habanero es conocido por ser la única raza autóctona de Cuba. Son perros pequeños muy apreciados por su comportamiento en el hogar; sus ancestros acompañaron a muchas personas influyentes, pero también fueron compañeros de navegantes y comerciantes, su historia alberga también momentos oscuros, incluyendo episodios en los cuales la raza quedó casi extinta.

Si queremos encontrar el origen del Bichón habanero, al igual que el de muchos perros falderos similares, debemos remontarnos hasta hace más de 2000 años, nuestro viaje comienza en una ciudad siciliana llamada Mélita, de allí provienen algunos de los registros más antiguos que cuentan la existencia de perros pequeños, criados haciendo énfasis en su belleza y destinados a ser importados a todo el mundo para complacer a la gente adinerada.

Los especialistas no se ponen de acuerdo con el origen de estos perros, los ancestros del Bichón habanero, algunos opinan que se originaron en Sicilia, otros los ubican en Malta y unos pocos consideran que su verdadero origen es la isla adriática de Meleda.

Sin embargo, sea cual fuese su origen se sabe que de allí se originó la familia del Bichón, apareciendo primero el Bichón Maltés el cual se encargaba de combatir a los ratones y ratas que infestaban los barcos, sus características los hicieron muy apreciados por los marineros, los cuales se encargaron de esparcir la raza a través de sus travesías.

Todo el mundo occidental quedó enamorado de estos perros muy rápidamente, algunos faraones fueron enterrados junto a ellos y las clases altas de Grecia y Roma hacían todo por poseer a estos compañeros que eliminaban a las ratas.

El Bichón Habanero en Europa

Más tarde los malteses fueron evolucionando en los distintos países a los que llegaban, los diferentes cruces hicieron que su pelo se volviese más abundante y suave, pero nunca perdieron sus características distintivas las cuales conservaron hasta la actualidad.
En ese contexto aparece el barbet en Francia, un perro Bichón con pelo rizado. La palabra Bichón se originó en Francia durante el renacimiento, es una forma abreviada de Barbichon (perro lanoso).

En España llegaron algunos descendientes del legendario Barbet en el siglo XIV, esto incluye a las islas Canarias, en las cuales se originaría el Bichón de Tenerife, ancestro directo del Bichón Habanero.

El Bichón de Tenerife se expandió por la costa Mediterránea, siendo retratado en numerosas pinturas durante la baja edad media y el Renacimiento.

El Bichón Habanero en Cuba

Cuando comenzó la colonización española de Cuba, a partir del siglo XV empiezan a llegar muchos marineros a la isla junto a sus queridos perros, las razas acompañantes más comunes de la época eran el maltés, el Barbet y el Bichón de Tenerife, los cuales se ganaron con rapidez un lugar en el corazón de los isleños, sobre todo en el caso de las familias más pudientes.

Estos perros tenían un aspecto refinado, poseer uno era sinónimo de alto estatus y por ende las familias de la colonia habrían hecho considerables esfuerzos por adoptar un cachorro.

Los perros originarios de Europa probablemente tuvieron problemas para adaptarse al cambio de clima, es probable que esto haya hecho que se adaptasen a las nuevas condiciones cambiando así sus características, entre estos cambios se encuentra su pelaje, el cual se volvió completamente blanco, motivo por el cual se los llamó “blanquitos de la Habana”.

Es en el sigo XIX donde se configuran las características distintivas del Bichón habanero que conocemos actualmente, en esta época llegaron nuevas razas a Cuba, incluyendo el Poodle o Caniche. El cruce con estas razas hizo que los blanquitos de la Habana se volviesen más grandes y cambiasen de color. Sin embargo conservaron su espléndido carácter.

El habanero fue el perro predilecto de la clase alta hasta el comienzo del siglo XX, cuando otros perros como el Chihuahuas los sustituirían en ese puesto, sin embargo pasarían entonces a vivir junto a las familias cubanas más tradicionales y por ende su número aumento.

El Bichón Habanero en la actualidad

Con el triunfo de la revolución cubana en 1959 la crianza de perros se volvió mal vista, ya que se relacionaba con la cultura burguesa odiada por el nuevo sistema político.

Estos cambios políticos hicieron que el Bichón casi desapareciese por completo. Sin embargo algunos cubanos lograron escapar de la isla y se llevaron consigo a sus perros como contrabando. Fue gracias a su aporte que la raza logró ser restablecida con la crianza en Estados Unidos y de allí a todo el mundo.

Incluso consiguieron la aprobación del estándar de la raza por parte de la Federación Cinológica internacional (FCI) en 1963.
Sin embargo el estándar de la FCI es de libre interpretación en ciertos aspectos, lo cual hizo que la raza se desviase un poco de sus características originales. De tal manera en 1987 se crea la Federación Cinológica de Cuba la cual reunió a los amantes de la raza para encontrar a los especímenes del país y en 1991 se funda el Club Cubano del Bichón Habanero el cual realiza labores de selección y mejora de la raza.

En la actualidad el habanero es uno de los perros domésticos más populares en el mundo, su gran adaptabilidad a todo tipo de familia los convierte en perros versátiles que pueden tener éxito en casi cualquier ambiente. No es de extrañar que sean tantas las familias deseosas de encontrar a un cachorro de esta raza para integrarlo como un miembro más de la familia.

Características del Bichón Habanero

Con una marcha única, un pelaje muy vistoso y una estructura elegante son perros con características ideales para ser una mascota de hogar.

TAMAÑO Y PROPORCIÓN: La altura ideal oscila entre 9 y 10 pulgadas y media, con una variación aceptable 1 pulgada más o menos, sin embargo variaciones superiores a esta son consideradas como una descalificación, a menos que se trate de perros menores a 11 meses de edad. La longitud es ligeramente mayor que la altura. El habanero tiene una estructura ósea y no debe parecer frágil.

CABEZA: Su cabeza es amplia y redondeada, su expresión muestra gran inteligencia, pero también una cierta fascinación por hacer travesuras.

OJOS: Son grandes y redondos, de color oscuro, aunque es posible encontrar ciertos tonos de marrón, las cejas y las pestañas son muy marcadas, con colores oscuros. Los ojos con colores pobres son considerados como un factor para la descalificación en concursos.

OREJAS: Son amplias, pero caídas, tienen una inserción alta en su cráneo, superiores a los arcos cigomáticos, si el perro se encuentra en alerta entonces las orejas se levantarán ligeramente, sin quedar erectas en ningún momento.

HOCICO: tiene una longitud que es inferior a la longitud del cráneo, así mismo tiene una base amplia y una forma rectangular, terminando en una nariz negra.

BOCA: Los labios son de color negro, aunque pequeñas áreas despigmentadas son aceptables. La mordida debe presentar una perfecta complementariedad entre ambos maxilares.

CUELLO Y CUERPO: El cuello presenta una ligera curvatura, su longitud es moderada y se combina suavemente con los hombros, gracias a lo cual balancea la altura y la longitud del perro. El pecho está bien desarrollado y los codos lo alcanzan.

La columna es en general recta pero con una ligera inclinación entre la parte delantera y la trasera. Esta longitud empieza desde la parrilla costal la cual tiene cierta prominencia, la cola es corta y musculosa, la misma se encuentra erguida y curvada hacia la espalda, sin embargo mientras el perro está de pie es aceptable que la cola se encuentre caída, pero no puede estar cortada.

EXTREMIDADES DELANTERAS: Las escapulas yacen a los lados del cuerpo, permitiendo así que el cuello se una suavemente con el resto del cuerpo, los hombros moderados son suficientes para lograr un cuello alto.

El brazo superior no es muy largo, los codos se apegan al cuerpo. Las patas son rectas desde todos los ángulos, así mismo la longitud desde los pies hasta los codos es igual a la longitud desde el codo hasta el hombro. Los pies son ligeramente arqueados con uñas que pueden ser recortadas, las almohadillas y las uñas pueden ser de cualquier color.

EXTREMIDADES TRASERAS: Las patas traseras tienen una gruesa capa de músculos, con angulación moderada, deben ser paralelas entre sí, la cintura pélvica es ligeramente más alta que la cintura escapular. Los pies son arqueados y apuntan hacia delante ligeramente. Las uñas y las almohadillas pueden ser de cualquier color.

PELAJE: Su pelaje es sedoso al tacto, sumamente suave y ligero, esta textura se mantiene tanto en su pelaje externo como en el interno. Los pelos son largos, muy abundantes y rizados, lo cual hace que el cuerpo se vea más grande que su tamaño real, sin embargo el pelaje se mueve con fluidez y por lo tanto las líneas naturales deben ser visibles.

Si el pelaje no posee dos capas, es demasiado liso o demasiado rizado entonces deberá ser penalizado, por su parte un pelaje demasiado áspero será suficiente para descalificarlo de un concurso, esto se refleja la gran importancia del pelaje para el estándar de esta raza.

COLOR: No hay reglas muy estrictas con respecto a la coloración del pelaje ni de la piel, son permitidos todos los patrones o marcas con igual mérito según los estándares fijados por el AKC.

MARCHA: Los habaneros poseen una marcha ligera. Poseen una forma de carrera muy característica que se produce gracias a unas patas delanteras más cortas que las traseras. Mientras corre las almohadillas de sus patas se hacen visibles. La cabeza se mantiene bien firme y erguida con un ligero desnivel superior por encima de la columna mientras se mantiene en movimiento.

TEMPERAMENTO: El perro habanero debe ser siempre amigable y muy juguetón, características que se combinan perfectamente con una inteligencia muy alerta. Sin embargo un cierto nivel de agresividad o de timidez son rasgos permisibles como variantes de la normalidad.

PRESENTACIÓN: Los habaneros deben ser llevados a las exhibiciones de forma bastante natural, luego de haber pasado por un cepillado adecuado, el pelaje debe encontrarse limpio y puede colgar a cada lado del perro, las cejas se extienden por fuera de los bordes para dar una impresión más resaltante. El pelo entre las patas puede estar recortado. No están permitidos otros tipos de cortes de cabello. De esta forma se alcanza una visión más natural acompañando a la marcha característica.

Comportamiento con otros perros

El Bichón habanero ha sido criado por generaciones como un perro para el hogar, sobre todo para vivir como mascota de la alta sociedad, tal estilo de vida les exigía una conducta muy sumisa en cualquier situación, naturalmente eso también aplica para el trato con otros perros.

En general el Bichón habanero busca llevarse bien con otros canes del hogar, los casos en los cuales buscan activamente pelear son muy pocos y por lo general terminan con simples ladridos. De resto es más probable que la relación entre ambos perros sea amistosa y que el Bichón habanero disfrute jugando activamente con su compañero perruno.

Sin embargo, puede que un pequeño Bichón habanero se sienta intimidado viviendo al lado de otros perros más agresivos o de gran tamaño, puede que tal convivencia los llene de estrés y eso afecte su tranquilo comportamiento. El miedo y la ansiedad podrían desencadenar en él conductas inapropiadas, por ejemplo podría ponerse muy ruidoso o empezar a morder muebles.

Es necesario que nuestro Bichón habanero conviva con otros perros desde temprana edad, para que de esta forma se mantenga siempre tranquilo en su presencia.

También es de vital importancia que los otros canes sean entrenados para convivir armoniosamente, evitando siempre el contacto entre nuestro Bichón habanero y perros de temperamento agresivo, sobre todo si ambos son macho.

bichon-habanero

Conducta del Bichón Habanero con otros animales

El Bichón habanero suele ser amigable con todos los animales, es común ver a un Bichón habanero durmiendo inclusive al lado de gatos, de hecho los dueños de Bichón habanero están conscientes de que es más fácil que el felino hiera al perro, por supuesto esto no significa que el Bichón no se defenderá, pero incluso si lo hace terminará generalmente en simples amenazas, esto se debe a que los habaneros son pacifistas supremos.

Si el Bichón y el otro animal han convivido juntos por un largo tiempo, lo más probable es que se lleven bien mutuamente y podemos esperar pocos problemas. Sin embargo, si el perro no pasó por una socialización temprana adecuada es mejor evitar juntarlo con animales pequeños como cobayos, ya que podrían despertar sus instintos depredadores (aunque esto es menos probable que en el caso de otros perros más emparentados con los terrier).

Si vivimos en un ambiente rural el Bichón habanero usualmente se acostumbrará al ganado y evitará causar problemas, pero podría ser víctima de depredadores.

Por lo tanto si cerca a nuestra residencia habitan animales como lobos o grandes felinos entonces debemos tener cuidado con nuestra pequeña mascota, otras creaturas muy peligrosas son las águilas, las cuales pueden confundir a un perro pequeño con sus presas habituales (roedores como los conejos).

Diferencias en el comportamiento de la hembra y el macho

EL MACHO: es un perro muy enérgico, le agrada jugar con su dueño, no es muy común que causen problemas pero no es imposible que se perturben con la presencia de otro macho. Sin embargo esto no suele ser un grave problema si ha sido sometido a socialización temprana adecuada.

Otro problema importante es que el perro puede querer marcar su territorio constantemente, debemos educarlo responsablemente para evitar tal conducta indeseada.

Por otra parte si convive junto a una hembra, la conducta del perro macho puede ser inestable mientras la hembra se encuentre en su periodo reproductivo, algunos síntomas que podrían anunciar esto son lloriqueos, ladridos y aullidos. También es posible que el perro macho intente montar a la hembra y si está no lo desea entonces podría volverse agresiva.

Para evitar eso es posible solucionarlo separando a ambos perros durante ese periodo, además si no queremos que nuestro perro macho sea un semental, entonces podemos optar por la castración, la cual no solo solucionará la mayoría de los problemas que puedan suscitarse con otros perros, sino que además le permitirá prevenir varias enfermedades peligrosas.

LA HEMBRA: Su conducta en general es más calmada, quizás menos juguetona que el macho pero igual es muy alegre y pacífica con todas las creaturas a su alrededor.

Durante los periodos reproductivos la hembra puede volverse algo ansiosa, incluso podría atacar a algunos perros machos si intentan montarla, una vez que el embarazo culmine y este cuidando a sus cachorros podría volverse algo inestable si otros animales se aproximan a ellos, pero por lo general solo harán advertencias siempre que nadie lastime a sus hijos.

Si la hembra convive con perros macho y estos son muy grandes es recomendable alejarlos durante los periodos reproductivos para evitar que la lastimen.

Mezclar el Bichón Habanero con otras razas

Muchos dueños desean aprovechar las características ideales del Bichón habanero para cruzarlo con otras razas. En general no se recomienda cruzar a perros pura sangre con otros, ya que las características de la descendencia pueden no ser favorables, además de que los cachorros no serán considerados para los registros como un Bichón Habanero

Sin embargo hay cruces exitosos con razas de perros pequeños, los cuales han dado como resultado ejemplares de características favorables. Los cruces reconocidos por el American Canine Hydrib Club (ACHC) son muy numerosos incluyendo otros perros Bichón, caniches, terriers y pequineses. Aun así es preferible que tales cruces sean realizados por criadores expertos.