Saltar al contenido
PerrosGatosOnline.com

Caracal

caracal
Caracal
5 (100%) 10 votes

🐾 Gato Caracal: Tu nueva mascota

Sin duda, este es un felino que vale la pena admirar, se trata de un gato que nada tiene de minino dócil en su estado natural, es atractivo y uno de los más habilidosos debido a sus excelentes sentidos y muy buena movilidad, es sumamente independiente y puede llamar la atención de quien lo observe, pero se ha catalogado como en la categoría de salvaje por el tiempo que tiene en la sabana, aunque con su debida dedicación esto podría cambiar.

La procedencia de este felino es poco documentada por lo que, aunque se tienen algunos vestigios de su historia es muy poco posible determinar un lugar o fecha exacta de nacimiento, sin embargo, entre todos los datos que se asocian a la evolución de los mismos se puede concluir con algunos espacios de tiempo indefinidos como se ha desarrollado el Caracal en el mundo y en el tiempo.

Esto ha hecho que se pueda asegurar que este minino estuvo codeándose con la élite en las familias del antiguo Egipto y con príncipes en la India siendo excluido luego en la edad media donde sufrieron muchos felinos de las persecuciones que sufrieron.

caracal

Es por ello que el Caracal se quedó por muchos siglos en las sabanas y desiertos alejados de la sociedad y comportándose entonces como animal salvaje para poder subsistir, acostumbrándose a ello y explotando sus excelentes habilidades en la caza de sus presas favoritas.

Hoy en día este mamífero se desenvuelve principalmente en las zonas de África, Turquía y Kazajistán, mimetizándose con el ambiente árido debido a su composición física.

Estas características físicas del Caracal son muy particulares pues no es un gatito pequeño como regularmente los vemos, pero son medidos como de tamaño mediano, pues su altura es de aproximadamente unos 30 cm, sin embargo, su longitud se encuentra muy cerca de los 92 a 95 cm, y tienen una figurita que recuerda más a una pantera.

Son fuertes, robustos, poderosos y muy ágiles, son bastante veloces llegando a compararse con los linces y tienen la capacidad de saltar muy alto, estimulados por supuesto por el deseo de cazar, su color es entre naranja a canela, algunos dirían que es un marrón suave, pero lo importante en ello es que ese tono les ayuda a camuflarse en las sabanas donde se ubica.

Su rostro es muy particular, aunque su base es del mismo tono que su cuerpo y sus facciones son iguales que las de otros gatos, estos llevan unas pequeñas marquitas en color negro que les demarcan otras características, haciéndolos ver más intensos y penetrantes, acompañados de sus orejas cubiertas en pelo negro que sobresale de la piel, dando una asombrosa sensación de penachos.

No son animales para tomar del campo y llevarlos al hogar, porque a decir verdad los Caracal que se han desarrollado en la sabana no son muy compatibles ni con los humanos ni con otros animales, pues prefieren la soledad, incluso se apartan de los de su misma especie procurando unirse sólo cuando es necesario lo que generalmente coincide con su etapa de reproducción.

De hecho, su comportamiento en los desiertos o en la sabana está poco documentado ya que ha sido muy difícil tratar de observarlos, primero porque se mueven rápidamente y segundo porque prefieren mantenerse en descanso en el día y moverse de noche, pudiendo verse escondidos entre piedras durmiendo a la luz del sol o cazando a la luz de la luna.

caracal

Si desea adoptar un Caracal en primer lugar debe tratar de buscarlo en lugares donde sus padres ya hayan sido domesticados y preferiblemente sus abuelos o parte de ellos también, nunca lo extraiga directo de su hábitat natural, pues esto sólo deben hacerlo los profesionales que se encargan de amansarlos para tener sus crías.

Luego de llevarlo a su familia asegúrese de darle la educación apropiada y de socializarlo acorde y rápidamente, verá que son felinos muy entendidos y permiten su entrenamiento incluso mejor que otras razas ya más acostumbradas a los humanos, pero siempre debe procurar mantener el control y que ellos lo sepan.

Su alimentación es muy básica pues son autosuficientes, no dependen de nadie para ello y obtienen sus propios alimentos los que suelen ser aves en su mayoría, o por lo menos son las que pareciera les agradaran más, en parte por el estímulo que les causa abatirlas, aunque en casa si ha sido domesticado puede ingerir el mismo menú que cualquier otro felino.

Su salud es excelente, sufren de pocas enfermedades y menos si son bien cuidados con las mínimas exigencias que requieren entre las que se cuenta una buena alimentación, su debido mantenimiento, cumplir con su calendario de vacunación y llevarlo periódicamente al veterinario, además de tratarlo con amor, respeto y permitirle que juegue, explore y se desenvuelva con la mayor naturalidad posible.

🐾 Historia y Origen del gato Caracal

caracal

La historia que indica el momento en el que se formó el Caracal no es clara, en parte debido a que este gato no ha llevado una vida tan cercana a los humanos, o por lo menos no por algún tiempo, lo que hizo que se perdiera de vista y se desarrollara espontáneamente sin ningún registro formal de su evolución.

Sin embargo, según lo que se ha podido confirmar el Caracal ha podido ser parte importante de algunos hechos que son bien conocidos, como por ejemplo la estrecha participación que tuvieron los gatos en la antigüedad, más específicamente junto a la civilización que se formó hace miles de años en el antiguo Egipto.

Bien es sabido que en esa época los gatos gozaban de cierta estima y que eran relacionados con los dioses por lo que tener uno era un toque de distinción y seguridad, aunque no todas las razas podían gozar de dicho honor, pues eran seleccionadas en función a su temperamento y habilidades, logrando el Caracal calificar como una de ellas.

Esto se demuestra en las esculturas egipcias que se encontraron embalsamadas custodiando las tumbas que emulaban a estos felinos, además de vasijas y jeroglíficos con dibujos que expresan que ellos estuvieron junto a sus familias en convivencia.

Además, es también visto que estos gatos fueron incluso apreciados por las altas clases de la India en sus inicios, siendo la mascota, por así decirlo, de muchos príncipes, luego se extendió su popularidad en la población y se usaban en las competencias de caza.

En estas competencias se metían a los gatos en jaulas junto a varias palomas o aves de varios tipos y se apostaba por aquellos ejemplares que pudieran cazar más de ellas, siendo el Caracal el que ganaba con mucha facilidad, lo que también puede ser un aporte al hecho de que hoy en día su presa preferida en la caza sean las aves y a que hayan desarrollado habilidades especiales para capturarlas como el extenso impulso en su salto, alcanzando más de tres metros, dándose a conocer en algunas culturas como el gato que vuela.

Infortunadamente la cruel fama que se le otorgó a los gatos durante la edad media no dejó de lado al Caracal, se tienen muchos datos que ayudan a reconocer que en ese tiempo estos felinos sufrieron de muchos maltratos, eran matados y quemados vivos por los prejuicios basados en la mala interpretación que se le daba a sus habilidades.

Hoy en día se reconoce que los gatos tienen una formación física en la que se desarrollaron muy bien muchas de sus habilidades, tanto en la visión como en su posibilidad de mantenerse en pie y saltar ágilmente, lo que despertó sospechas en la gente y causó incertidumbre haciendo que tuvieran una mala respuesta a su presencia.

Es por ello que los consideraban como diabólicos o representaciones de satán, pensaban que sus ojos eran parte de sus aspectos negativos y que estaban embrujados, asociándolos a la superchería y quemados en hogueras.

Esto hizo que los gatos dejaran de ser tan apreciados en las familias y ya no estuvieran tan involucrados en la vida doméstica, hasta que poco a poco lograron volver a recuperar parte de su reputación, pero, aunque la ciencia le ha reivindicado todavía hay algunos vestigios de este recelo.

Sin embargo, los Caracal se quedaron relegados a vivir en los desiertos donde tuvieron que perder ese contacto y aceptación que llegaron a tener con los humanos por mucho tiempo lo que los convirtió en animales salvajes, pero en realidad no son tan ariscos ni enemigos de los hombres debido a esa ascendencia y aceptación que tuvieron en ese tiempo.

Además, se cree que el Caracal es parte del tercer grupo de emigración que se generó desde Asia a Europa a partir del gato Pseudaelurus aproximadamente hace ocho millones de años, descendiendo hacia África en sus primeras oportunidades ya que en aquel entonces se podía llegar allí a través del mar.

Es por ello que estos gatos se encuentran principalmente en los desiertos y sabanas de África y del oeste de Asia, así como en Turquía o en Kazajistán país de la India donde fueron muy queridos y respetados, pero procurando evitar los bosques o zonas húmedas.

Actualmente los Caracal se encuentran en mayor parte como gatos salvajes, pero a pesar de su preferencia a mantenerse solos su reproducción le ha permitido garantizar su preservación por lo que no se encuentra amenazado de extinción.

Sin embargo, hay otras opciones que se le han encontrado al Caracal pues se ha descubierto que los provenientes de padres domesticados pueden ser bien entrenados y atienden bien a las órdenes, no siendo tan dominantes como se hubiera creído, es cierto que su hábitat natural es en el exterior, pero teniendo en cuenta las consideraciones adecuadas se puede aceptar en convivencia con los humanos.

🐾 Características de la raza

caracal

Definitivamente el Caracal es un animal que puede causar diversas opiniones en cuanto a su belleza, algunos lo consideran intimidante y otros exótico, pero sin duda no tiene comparación, tanto en su forma física como en las características que hacen la composición de su fisionomía.

Se puede decir que es un salvaje hermoso, diferente al resto de los felinos, pero a la vez muy interesante y armonioso, su rostro genera una mezcla de sensaciones pues combina la dulzura gatuna con la inclemencia de la fiera, expresada sobre todo en su penetrante mirada.

Apariencia General

Su cuerpo tiene parecido al de las panteras, demostrando poder y fortaleza, es rectangular pero bien proporcionado, sus patas son de medianas a largas, pero no son delgadas ni débiles, por el contrario, todo en el demuestra capacidad y resistencia.

De igual manera debe recordarse que se trata de un gato salvaje que en raras veces se ha visto domesticado, lo que hace que su constitución física se tenga que adaptar a las condiciones de la vida en el exterior convirtiéndolo en un ejemplar diferente a la mayoría de las mascotas a las que estamos acostumbrados.

Peso.

Independientemente del género de estos gatos su peso suele oscilar en los 17 kilos, siempre que tenga la alimentación adecuada.

Estatura.

Tanto las hembras como los machos pueden llegar a medir alrededor de los 30 cm de estatura, pero su longitud alcanza los 90 cm a 95 cm, convirtiendo sus proporciones en rectangulares, sin embargo, las medidas de este felino, aunque parezcan grandes no se ven como tal y es por ello que se cataloga como de tipo mediano.

Región Facial.

Su rostro tiene facciones hermosas, principalmente por las manchas negras que tiene bien distribuidas, algunas en los ojos, otras en la nariz y unas más pequeñas en la boca, ubicadas de manera que incluso parece que estuviera sonriendo.

Nariz.

Tienen una nariz grande pero bien proporcionada, delineada por unas marcas negras que se le forman en los bordes que parecen perfilarla, estas manchas son también muy características en el Caracal y en el caso de la nariz se ubican desde el lagrimal de los ojos hacia abajo, a los lados del hocico y en la frente dando la impresión de que es más larga.

Ojos.

Estos felinos tienen la forma de los ojos ovaladas con los extremos laterales en punta, son bien delineados en color negro, y el iris es color miel o verde, no se le ve la esclerótica.

Tienen muy bien desarrollado el sentido de la vista, pueden ver bien de noche lo que es indicativo del porqué prefieren cazar a esa hora.

Orejas.

Las orejas del Caracal son de tamaño grande en comparación con su rostro, de base ancha y de forma triangular, se muestran bien abiertas hacia el frente, la parte interna tiene pelo más largo y de color blanco, con tonos grises hacia los bordes, la parte de atrás de las mismas es lo que mas lo distingue pues están cubiertas en pelo negro, los cuales suben y sobresalen dando la impresión de que tener penachos en la punta.

Tanto la forma como las características de las orejas del Caracal le ayudan a que su sentido auditivo sea más desarrollado lo que lo convierte en un buen cazador.

Pelaje.

Casi todo el manto del Caracal es de corta longitud, aunque bien tupido, pero se hace más largo en el área del abdomen, pecho y la base de las patas casi hasta las rodillas, el que cae brevemente.

Estos felinos son muy dados a depilarse con sus dientes, pues se extraen el pelo hasta quedar calvos y regenerarlo por completo, aún no se sabe cual es el sentido de esta práctica, pudiendo deberse a la necesidad de cambiar el manto con el cambio de estación o a la presencia de alergias que desean eliminar.

Color.

Aunque algunos lo consideran como un poco aburrido o soso pues el color del Caracal es invariablemente canela o marrón, en realidad todos los ejemplares tienen el mismo tono, pero lo desarrollan de esa manera para poder camuflarse fácilmente con el terreno donde regularmente viven que casi siempre es en zonas arenosas o desérticas.

Asimismo, el pecho y abdomen de estos felinos es de color blanco, justo en la zona donde el pelo es más largo.

Movimiento.

El Caracal es un felino sumamente ágil, es sigiloso y muy veloz, uno de los más rápidos en el mundo, lo que lo convierte en un buen cazador y se demuestra en el hecho de que puede obtener presas como aves las que al parecer son sus favoritas, además en algunas partes es considerado como un “gato volador” pues su salto es tan alto que puede superar los tres metros de altura de un solo impulso, logrando acceder hasta en la copa de los árboles.

🐾 Carácter y personalidad del gato Caracal

caracal

Ver un Caracal bebé es casi lo mismo que derretirse de ternura, son lindos y tienen un rostro hermoso, adorable y además demuestran un carácter muy lindo, pero a medida que crecen van perdiendo esa característica y van acentuando muchos de los instintos de sus padres, los que si viven en la intemperie son salvajes y muy independientes.

Es poco lo que se ha estudiado sobre el comportamiento natural de esta especie, en parte porque no lo permiten y en parte porque prefieren actuar solos y en la noche, generalmente, al igual que casi todos los felinos, el caracal descansa en el día, con algunos momentos de actividad.

Sin embargo, es muy evidente que cuando viven en el mundo salvaje prefieren la soledad, actúan por su cuenta, cazan solos y no van en manada, buscando a los de su especie sólo cuando el instinto reproductor los une que de vez en cuando se les ve en pareja.

Son muy valientes, no se dejan amedrentar fácilmente, de hecho, han dado caza a animales incluso más grandes que ellos, su velocidad, la agudeza de sus sentidos y un amplio conocimiento de su entorno le ayudan a sentirse confiado.

¿Se puede domesticar?

caracal

Si, pero con muchas condicionantes, en primer lugar, el gatito que quiera llevar a su hogar debe provenir de unos padres domesticados, nunca pero nunca trate de tomar a un Caracal directo de su hábitat natural para criarlo como mascota y procure tampoco adoptar a sus hijos.

Esto por varios motivos, el Caracal desarrolla un instinto de caza y una fiereza propia de las necesidades de sobrevivencia en el campo, lo que lo hace tener el temperamento referido, por lo que no hay manera de entrenarlo luego y cambiar su estilo de vida, al contrario, podría ocasionarle serios disgustos y poner en riesgo la salud y la vida de todos.

Además, sus necesidades de alimentación se fijan en su organismo, así como la manera de obtenerlas y el cambio de una vida activa y llena de aventuras al sedentarismo del hogar (no es suficiente sacarlo a pasear) es totalmente contraproducente para su temperamento.

Por lo que, si de verdad desea adoptar a este felino, y no tiene ninguna otra opción en mente o si es de los que aman y tiene las capacidades de vivir con una criatura de instintos salvajes muy marcados, entonces procure encontrar un criadero o una pareja de Caracales domesticados y adoptarlo a partir de allí, aunque siempre debe tener en mente que son animales con poca práctica en el convivir con humanos y que naturalmente no lo prefieren.

Quizás una prueba de que realmente si puede ser domesticado era la preferencia que tuvieron por ellos el pueblo del antiguo egipcio, manteniendo a varios de estos ejemplares como mascotas sagradas y por lo que se lee en sus escrituras conviviendo junto a los humanos sin ninguna anormalidad.

Como se comportan en el interior

caracal

Si ha adoptado a un Caracal proveniente de un hogar domesticado, entonces educarlo no es una tarea tan difícil, son inteligentes y pueden encontrar cómo desenvolverse con comodidad, eso sí, van a necesitar su tiempo y su espacio de ejercitación, juegos y cualquier actividad que le ayude a no sentirse preso.

No son muy dados a desear los objetos de los humanos, por lo que enseñarle que no debe tomar algunas cosas tampoco se convierte en un problema, sin embargo, si hay un aspecto en particular que ha podido incomodar un poco a alguno de sus dueños y es que suelen silbar como para comunicarse con otros felinos, lo que a veces se torna un poco intimidante.

Necesitan obligatoriamente pasar por un debido proceso de socialización y mantenerlo reforzado positivamente, no son gatos en extremo amorosos con sus dueños, pero si requieren de vez en cuando de sus atenciones, especialmente cuando son más pequeños, necesitan dulzura, pero carácter.

Prefieren vivir en lugares donde tengan su espacio, pero preferiblemente sin muchos miembros en el hogar, ya que el bullicio y las atenciones excesivas le desagradan y tiende a alejarse.

Por su naturaleza salvaje es preferible evitar dejarlo solo con los niños, pues no aceptará fácilmente sus tratos bruscos, siendo lo ideal mantener un contacto monitoreado y sólo cuando se le observe disposición a ello, no lo fuerce, trátelo con mucho amor, pero no pierda de vista que sus instintos son un tanto feroces y aunque pueda convivir bien con los humanos siempre se debe tener un poco de precaución.

En los juegos el Caracal es poco metódico y por ello tiende a romper muebles u objetos, es un tanto tosco y no posee conciencia de respetar estos artículos, por lo que deberá tener cuidado en educarlo al respecto de manera que pueda comportarse lo más adecuadamente posible, aunque no se recomienda que se le confíen espacios ni objetos delicados.

🐾 Dieta y alimentación

caracal

Principalmente se debe considerar que el Caracal mayormente se alimenta de los animales que puede cazar en la selva o desiertos en donde vive, lo que indica que es totalmente independiente en este aspecto, siendo él quien escoge que comer y cuando hacerlo, se debe a sus impulsos y deseos, tomando por la fuerza la vida de cualquier presa que le provoque.

Entre la mayor cantidad de animales que atraen la atención de los Caracales están los roedores, en cualquier variedad o versión de ellos, además también demuestran una preferencia en los lagartos y especialmente en las aves de tierra como las gallinas, gallinetas, entre otros, además de los pequeños antílopes.

Como los Caracales se encuentran ubicados en diversas regiones, sus presas también varían, por ejemplo, los que residen en el Medio Oriente optan por cazar a las cebras salvajes y a las ovejas, su rapidez también se puede demostrar en la posibilidad que demuestran de cazar avestruces y algunas águilas rapaces mientras se encuentran tocando el suelo, por lo que deben brincar rápidamente sobre ellos.

Asimismo, son reconocidos por poder obtener damanes que son pequeños animalitos con el tamaño y contextura de los conejos pero que pueden correr y trepar hasta esconderse sobre los árboles o entre espacios abiertos de los montones de piedras.

Aunque no se ha podido comprobar, su comportamiento en cautiverio indica que los Caracales son también muy flexibles en este aspecto, lo que podría mostrar que en ausencia de alguna presa favorable puedan comer en ocasiones puntuales de vegetales o cereales que encuentren.

Comida para el Caracal en Cautiverio

caracal

Tal como se demuestra en su estilo de alimentación propia el caracal es meramente carnívoro, requiriendo de la ingesta obligatoria de la proteína que se señala previamente, aunque se podría categorizar en dos estilos alimenticios que dependen de las preferencias de sus dueños, que es la de darle de comer croquetas o pienso o la de preparar la comida tipo casera.

Aun así, el Caracal requiere justo después de su nacimiento de alimentarse de la leche de su madre, lo que le ayudará a ser menos agresivo al poder estar en contacto con sus hermanos y a ser más saludables por mucho tiempo.

Además, otro aspecto que también se debe considerar es la textura y consistencia del alimento, que debería tratar de acercarse al mismo que sentirían de las presas que cazan naturalmente.

Las Croquetas para el Caracal

Este sin duda es uno de los estilos alimenticios mayormente preferidos por los dueños de muchas mascotas, pues facilitan el servicio, la adquisición y la conservación de los mismos, además de poder llevarse con suma comodidad a cualquier lugar asegurando su disposición.

Sin embargo, deben ser seleccionados correctamente verificando que sean compuestos básicamente de proteína, pues es el elemento que principalmente requieren para mantenerse sanos, fuertes y para cuidar su pelaje, su piel y sus sentidos.

Otro aspecto a considerar es que la carne de la cual se alimentan los Caracales tiene una composición muy elevada de agua, por lo que el pienso o las croquetas en seco deben venir acompañadas de este líquido, el que debe verificarse constantemente, o en su defecto optar por las conservas que contienen mayor porcentaje de agua en su elaboración, pero que debido a que se pegan en sus dientes requieren del mayor cuidado de sus dientes.

La alimentación casera

caracal

Aunque no lo parezca es un error el basar la dieta del Caracal principalmente en atún o en pescado y menos si es crudo, los que deben estar en algunos platillos, pero no en todos, al contrario, lo que si debe tratar de asegurar es que coma carne de animal, pues la proteína es la que más le ayudará a cuidar de su visión, de su pelaje y de su salud especialmente en el aspecto cardiovascular.

De la misma manera se debe tratar de incorporar, pero en mucha menor cantidad algo de arroz, pasta, verduras y algunos derivados de lácteos, así como de vitamina A que se encuentra en buenas proporciones en el hígado o de vitamina B que le ayuda en la absorción de los nutrientes.

La manera de prepararlos debe ser de la forma más natural posible, evitando productos crudos ni dejar huesos en ellos, tratando de no incorporar condimentos, sales, frituras ni ningún elemento artificial, así como el chocolate ni azúcar.

En cuanto al suministro de agua, el Caracal salvaje y el que se alimenta directamente de proteína no requiere tomar mucha, pues su organismo se ha adaptado a las condiciones del terreno donde generalmente se desarrollan, aunque en casa siempre es importante mantener servida y limpia su tasa.

En cualquiera de los casos siempre es necesario que la alimentación de su Caracal sea monitoreada por el veterinario, quién además de evaluar su salud podrá determinar cual es la cantidad que se le debe servir para mantenerse bien alimentado.

🐾 Salud del gato Caracal

caracal

La salud del Caracal es muy buena, son animales que generalmente no muestran enfermedades realmente peligrosas para su salud especialmente si son cuidados en casa, pero de igual manera requieren de ciertas atenciones para evitar que se quebranten, así como de ayudarles con sus debidos procesos de vacunación y control en el veterinario.

Principalmente se debe siempre tener muy presente que no hay mejor proceso de inmunización para ningún animal o incluso para el ser humano como el de la lactancia materna, la que le provee de todo lo que requiere para mantenerse sano mientras la ingiere incluso puede ayudarle un corto tiempo después, además también le ayuda a socializar tanto con su madre como con sus hermanos previniendo un mejor temperamento.

Luego de su adopción deberá acudir al veterinario el que después de realizar sus debidos exámenes hará el diagnóstico adecuado y podrá indicar cual es el calendario de vacunación que debe regir la rutina de inmunización de su Caracal.

Una vez que se asegure de haberla cumplido tiene también que vigilar el hábito que poseen la mayoría de estos felinos en extraer su propio pelo con sus dientes, e incluso el de sus compañeros de la misma especie, pues esto puede provocar que ingieran demasiado y se le formen bolas en el estómago causándole una enfermedad conocida como el tricobezoares que puede llegar a ser mortal, pues se acumulan en el aparato digestivo, por lo que se debe cumplir con una rutina semanal de cepillado.

Otra afección que puede llegar a padecer, aunque en menor grado es la de la displasia de cadera que se trata de una enfermedad dolorosa debido a una malformación en esos huesos que usualmente empeora con el paso del tiempo y se agudiza con un aumento excesivo de peso o con malas posiciones al descansar, esta enfermedad no se cura, pero si puede llegar a prevenirse.

Asimismo hay otro padecimiento que es muy común en la familia gatuna y es la alopecia que se refiere a la pérdida excesiva de pelo de su Caracal sin necesidad de la extracción que ellos se infringen y que llega a dejar espacios de calvicie, la que se puede producir por muchos factores, siendo preferible que sea llevado al veterinario quien indicará las medidas a tomar y el que además deberá evaluar las causas que lo producen, de resto continuaría apareciendo.

Debido a que el Caracal está acostumbrado a una vida de actividad libre y de mucho movimiento para tomar sus presas es posible que los que se encuentren en cautiverio puedan sufrir de obesidad a causa del sedentarismo para los que no están preparados llegando con ello a sufrir de otras afecciones incluso peores o a deprimirse por perder sus extensas habilidades motoras.

La reproducción del Caracal

caracal

El aspecto reproductivo del Caracal es el mismo que para la mayoría de los felinos sanos, donde las hembras tienen su primer celo aproximadamente al cuarto mes de nacimiento, aunque saberlo es bastante complicado y solo queda esperar a que se presente.

La manera de reconocer que la gata Caracal está en celo es debido a que ellas tienden a orinar con más frecuencia y evitan el uso de la caja para poder marcar más lugares y repartir la feromona, además se vuelven un poco más demandantes de cariño, rozándose con frecuencia y lamiéndose con más insistencia sus partes.

Si ya tiene ubicado a otro Caracal domesticado entonces podrá con la ayuda de su veterinario calcular el próximo celo para fecundarla, y planificar el nacimiento de los cachorros, pero debe saber que los celos en las gatas no pasan con tanta rapidez como con otros animales, sino que se repiten rápidamente.

Normalmente pueden durar siete días continuos, pero se repiten de nuevo en los próximos diez a quince días hasta que logre quedar embarazada, por lo que deberá tener mucho cuidado sino a conseguido un macho de su misma especie, ya que su celo atraerá a cualquiera de ellos.

Los embarazos en estas gatas suelen tener un tiempo gestacional que varia desde los 60 hasta los 80 días, si el padre es un caracal es muy seguro que el parto se dé con total normalidad debido a que esta raza hasta la fecha no ha presentado serios problemas que conduzcan a inducir una cesárea.

Normalmente las camadas suelen ser de entre 4 a 6 cachorros, también depende del tamaño del pecho de la madre la que se asegura de tener espacio suficiente para amamantar a cada uno de sus hijos.

En esta etapa se debe asegurar de proveerle una buena alimentación a su gata caracal la que debe aumentar su ingesta de agua y va a manifestar más hambre que lo que comúnmente registra, por lo que debe acudir a la asistencia de su veterinario para que le indique cuales son las dosis mínimas o máximas de alimento a suministrar, evitando que caiga en obesidad.

🐾 Cuidados generales

caracal

Obviamente al Caracal salvaje no es muy posible ayudarle con la aplicación de ningún cuidado, pero, logran sobrevivir tanto tiempo de vida porque en principio son autosuficientes, como todos los gatos los de esta especie se autolimpian con la lengua, pero además se extraen el pelo con los dientes, lo que si puede ser un tanto peligroso para su salud.

Por su parte, cuando se tiene un caracal domesticado la historia es totalmente diferente y sus cuidados se convierten en necesarios, pues en parte se acostumbran a que los humanos les ofrezcan de sus mimos y les ayuden a sentirse más cómodos con ellos mismos, pero tampoco pierden sus instintos y a veces se vuelven exigentes.

En este sentido se podría tener en mente la práctica frecuente de algunas acciones que le ayudarán a estar sanos y cómodos consigo mismos como el cepillarlo, bañarlo y mantener en orden sus espacios.

El cepillado para el Caracal

caracal

Aunque su manto es corto y generalmente estos animales acostumbran acicalarse lo que hace que no se le formen nudos con frecuencia, el cepillado ofrece la oportunidad de eliminar mucha suciedad y de retirar alguno que otro parásito, además le ayuda a que su caracal no consuma mucho pelo muerto evitando que se enferme por ello.

Para realizar esto principalmente debe adquirir un cepillo de goma o en todo caso un peine fino, así como cremas para gatos, aunque no es obligatorio, o un poco de gamuza, lo que le ayudará a que se mantenga brillante, intente también hacerlo una vez por semana y fuera de la vivienda para que la suciedad o los parásitos que salgan no se queden en el interior.

Los baños

Al Caracal no le agrada mucho bañarse, de hecho, no le gusta el sonido del agua saliendo por el grifo ni tampoco le gusta sentirse mojado, por lo que la práctica no se vuelve muy sencilla, aunque es necesaria, siendo un punto a favor que estos gatos se acostumbran sobre todo si se le enseña desde cachorro a que todos los meses debe aceptarlo o si vive en alguna zona con lagos donde pueden incluso llegar a nadar.

Cuando lo haga asegúrese de tener consigo todo a la mano, use sólo productos para felinos y no extienda mucho el proceso, verifique que todos sean sin olores y que no le queden rastros de jabón que causan muchas alergias en los Caracal.

Sus espacios

caracal

Cuando el Caracal se adopta para vivir en el hogar como mascota domesticada es posible enseñarle a comportarse tal y como lo haría cualquier otra raza famosa por su adaptación a los humanos, los que pueden tener un buen desenvolvimiento y hacer buen uso de sus objetos.

Sin embargo, se debe saber que estos gatos no son para nada exigentes, por lo que por una parte se puede buscar que tengan una camita o cesta acorde a su tamaño, con un colchoncito suave y totalmente desinfectado sin detergentes con aroma, lo más importante es ubicarlo en un espacio cálido, donde no reciban fuentes de aire frío, pero es posible que, aunque si sepan que ese objeto está colocado allí para ello y que le den uso con cierta frecuencia, también van a querer dormir o descansar en cualquier área tibia que les venga en gana, adueñándose de todo el lugar.

Otro artículo que se debe tener y que debe educársele a usarlo es la caja de arena, la que está colocada en algún espacio para que su gato pueda hacer sus necesidades, pero hay que considerar el excelente olfato del felino, por lo que se debe mantener totalmente limpia.

Para ello procure retirar, con un cepillo y una palita, diariamente cualquier resto orgánico proveniente de su felino, además cambie la arena al menos una vez al día o si su Caracal no le ha dado uso cada dos días recuerde que su olfato desarrollado será implacable en la necesidad de sentir limpio los lugares donde se posará, además traten también de ubicarlo en un lugar cálido.

Por su parte es también buena idea que se encargue de separar el plato para ingerir los alimentos, así como la tasa de agua, tratando de que no se junten ni que se pueda contaminar una con otra pues esto hará que su felino no ingiera o el agua o la comida.

En resumen, con el Caracal no deberá hacer gastos exorbitantes, ni tampoco deberá invertir mucho tiempo en el mantenimiento de la higiene de su gato, lo que lo ubica en los animales de baja inversión de tiempo en ese sentido, pero si deberá tener en cuenta que son gatos con mucha energía y que van a necesitar tiempo de juegos, tiempo de ejercitación y mucha actividad que le ayude a consumir su ímpetu, los Caracal no son animales de reposo continuo y necesitan expresarse.