Saltar al contenido
PerrosGatosOnline.com

Bulldog Francés

Bulldog-frances
Bulldog Francés
5 (100%) 2 votes

Introducción de la Raza

El Bulldog Francés es considerado uno de los más característicos de su especie, es un perro doméstico pequeño de tipo moloso, de pelo corto, que se caracteriza por tener un cuerpo musculoso, gran cabeza, mandíbula fuerte y hocico corto.

Aunque su aspecto es el de un perro aparentemente gruñón este es un perro muy sociable, juguetón y despierto, es receptivo con los niños y muy tranquilo con las personas de la tercera edad, además, es sumamente familiar ya que disfruta mucho de la compañía de sus dueños, son felices cuando reciben caricias y gratificaciones de parte de la familia o persona con la cual conviven, comportándose como un perfecto perro guardián defensor de sus espacios e intereses.

En principio este perro era domesticado por gente pueblerina, de baja clase, pero con el tiempo y debido a su singular carácter y a su robusto y original aspecto pasó a formar parte de clases más altas y del mundo artístico. El Bulldog Francés tiene su origen en Inglaterra, es descendiente del Bulldog Inglés.

Desplazados por la Revolución Industrial, los trabajadores y la gente común de Nottingham se movilizaron a la región de Normandia en el noroeste de Francia, llevando consigo sus Bulldogs los cuales rápidamente se hicieron muy populares en esa región, en el momento en que la alta sociedad francesa descubrió sus elegantes movimientos comenzaron a adquirirlos hasta que con el paso del tiempo, y debido a que se transformó en una de las razas de moda, el Bulldog Francés se convirtió en una raza de alta sociedad, con el tiempo se volvió una raza icónica en las esferas más altas de la sociedad francesa, era prácticamente un accesorio más que las señoras de elite llevaban a sus reuniones, lo que conllevó como consecuencia que conseguir un ejemplar sea una tarea verdaderamente difícil debido a sus altísimos precios, y costos de crianza.

Bulldog-frances

Su nombre proviene de que los franceses dieron a la nueva raza un nombre, “Bouledogue”, que en realidad comprende dos palabras: “boule” como “bola” y “Dogue” por el inglés “Mastín”. Comúnmente suelen apodarlos “perros rana” ya que su comportamiento se asemeja mucho al de una rana sentada en un estanque que pretende ocultarse de los peligros que la rodean.

El Bulldog Francés es un perro que no requiere de mucho ejercicio, más que el mínimo habitual de cualquier animal el cual debe pasearse a diario por espacios de tiempo corto. Debido a esto es fundamental tener mucho cuidado con su alimentación ya que tienden a sufrir de sobrepeso.

Su promedio estimado de vida, siempre y cuando se le brinden los cuidados necesarios, es de entre 8 y 15 años, y si se le educa desde pequeño puede llegar a ser un perro con una conducta ejemplar. Son perros que fácilmente pueden vivir en espacios pequeños, incluso casas y/o apartamentos sin patio o áreas donde él necesariamente pueda salir.

El Bulldog Francés es una raza generalmente saludable, ciertamente toleran muy mal las altas temperaturas, así que deben estar preferiblemente en ambientes frescos o fríos. Su peso en líneas generales debe estar entre 8 y 14 Kg.

Su popularidad es relativa, sobre todo si consideramos el número de ejemplares de esta raza a nivel mundial. En los últimos 20 años ha surgido un especial interés en esta raza de perro, en los Estados Unidos, por ejemplo, pasó del puesto número 76 al puesto número 4 como la raza más popular del país. Otros países como Canadá o Australia han desarrollado poco a poco sus propios criaderos, manteniéndose más en un enfoque reduccionista tratando a la raza como una excentricidad más que como animal de compañía para cualquier perfil interesado.

Europa aceptó plenamente a la raza, pero con matices, Inglaterra sigue manteniendo sus propias vertientes del Bulldog, y Francia ya no la valora tanto. Son muchas las razas que han despuntado en el viejo continente, hecho que inevitablemente ha producido que el Bulldog Francés no haya encontrado del todo su hueco en la sociedad.

Los Bulldog pequeños con orejas puntiagudas y caras graciosas se han convertido en los favoritos de residentes de zonas metropolitanas a los que les gustan los perros pequeños y relativamente tranquilos. Estos perros se han popularizado gracias a películas, anuncios y la preferencia de algunas celebridades, como es el ejemplo del Bulldog Francés de la fallecida actriz Carrie Fisher el cual inspiró una criatura extraterrestre en la película “Star Wars: The Last Jedi”, en diciembre 2017.

Los constantes cambios de estatus social que han vivido estos perros han originado que no se tenga una idea clara de si se trata de un perro económico asociado a la clase trabajadora o si más bien es un perro caro asociado a las altas clases sociales. Sin lugar a dudas el Bulldog Francés es una raza hoy en día muy popular, que ha ganado mucho territorio, pero que todavía no logra ser tan vanguardista como otras razas con mayor presencia en la vida humana.

Historia del Bulldog Francés

La aparición del Bulldog francés se remonta aproximadamente al año 1850, es descendiente del Bulldog inglés que desde el siglo XVII era usado como perro de caza y en peleas de perros, las cuales fueron prohibidas en Inglaterra en el año 1835 ya en esa época el Bulldog inglés era bastante conocido por su valentía y fortaleza física.

Un grupo de aficionados comenzó a criar un Bulldog de pequeño tamaño que pesaba entre 7 y 12 Kg. Los cuales diferían en su conformación, algunos tenían las orejas tiesas, otros el dorso alargado y las patas largas, otros tenían la cara chata o el hocico alargado. Estos perros no fueron bien acogidos por los criadores del Bulldog inglés original, pero encontraron adeptos entre la clase obrera. Estos pequeños Bulldogs terminaron siendo llamados Bulldogs miniatura para esa época estos canes recibían poco apoyo entre la comunidad de criadores pero a pesar de ello continuaron siendo criados y en la actualidad son muy populares en todo el mundo.

Bulldog-frances

Durante la revolución industrial los obreros y artesanos fueron a trabajar a Francia y llevaron consigo a sus perros, iban en busca de oportunidades de empleo y a su vez continuaron desarrollando una raza pura apartada de sus ancestros, lo que fue motivo de alegría para los criadores del Bulldog inglés a quienes no les agradaba este Bulldog de pequeño tamaño, con el tiempo estos desaparecieron casi por completo de Inglaterra.

A finales del siglo XIX los Bulldog Francés eran ya muy populares en Francia, y comenzaron a ser llevados de regreso a Inglaterra, la raza tuvo un gran defensor quien se encargó de llevar los canes conocidos como “perros con orejas de murciélago” este señor se llamaba George Krehl, durante esta época en Francia se redactó el estándar de la raza que se parece mucho al estándar de la actualidad. Cuando los estadounidenses ricos viajaban a parís en aquella época quedaban encantados con los ejemplares que podían ver en las calles y plazas parisinas y comenzaron a llevarlos consigo a Norteamérica criándolos de tal forma que conservaran su talla y tipo.

Aproximadamente en el año 1896 la raza fue presentada en el festival de belleza canino Westminster Kennel Club y al siguiente año las inscripciones se duplicaron. Ese año el juez era un caballero inglés que prefería las orejas tipo “rosa” propias del Bulldog y todos los ejemplares que resultaron ganadores tenían este tipo de oreja. Los estadounidenses se molestaron mucho por el desprecio que mostró este juez hacia sus ejemplares con orejas de murciélago, a consecuencia de esto los estadounidenses se reunieron y fundaron el French Bulldog Club of America, producto de esta reunión se redactó el primer estándar estadounidense que, entre otros rasgos puntualizaba que las orejas “de murciélago” eran las únicas aceptables en la raza. Anquee el Bulldog francés procedía de Francia y tenía antepasados ingleses fue criado y asentado por los estadounidenses. El Bulldog francés actual se parece mucho a sus antepasados franceses ya que ha sufrido pocos cambios desde principios del siglo XX.

La raza fue aceptada en el American Kennel Club en 1898, y la primera exposición exclusiva se realizó en New York ese mismo año, un evento al cual acudieron las personas de la alta sociedad en EEUU, el Bulldog francés había logrado posicionarse como una raza de gran prestigio en relativamente poco tiempo desde sus humildes orígenes. Fue un evento suntuoso donde se presentaron cerca de cincuenta ejemplares.

A principios del siglo XX fueron exportados desde Francia unos cientos de ejemplares a estados unidos llegando a costar cada ejemplar cerca de 5000 dólares, existieron criaderos de Bulldog francés en los cuales los sementales originales eran grandes ganadores de certámenes de belleza, estos sementales dejaron una duradera impronta en la raza creando un gran impacto en los Estados Unidos.

Bulldog-frances

Por su parte, en Inglaterra los aficionados se reunieron para discutir la fundación de una sociedad canina en 1902, con el objetivo de promocionar e importar la raza de Bulldog francés, el nombre de esta sociedad fue French Bulldog Club of England, y los estándares que redactaron para la raza fueron prácticamente iguales a los estándares austriacos, francés, alemán y estadounidense.

Los criadores de Bulldog miniatura y Bulldog ingleses mostraron su oposición a esta nueva raza por no considerarla pura lo que generó polémica al celebrarse una exposición canina de belleza, el primer certamen se celebró en Tattersall’s con la participación de 51 ejemplares que provenían de Francia directamente o criados a partir de ejemplares importados. El éxito en la aceptación de la raza terminó por zanjar ciertas disputas entre los ingleses.

El éxito en las exposiciones de belleza canina continuó creciendo particularmente en los estados unidos, en donde los criadores aficionados mantuvieron la exclusividad en la raza y no fue hasta los años 50`s que la popularidad de la raza comenzó a decaer pero para ese momento ya formaban parte de la cultura americana. Para el año 1999 el Bulldog francés se situó en el puesto número 73 en las listas de popularidad, pero logrando ser una raza reconocida en todo el mundo.