Saltar al contenido
PerrosGatosOnline.com

Ridgeback Tailandés

Ridgeback-tailandes
Ridgeback Tailandés
5 (100%) 6 votes

Ridgeback tailandés: Tu nueva mascota

El Ridgeback tailandés es un perro de tipo raro ya que no es muy frecuente el verlo en casas o terrenos, sin embargo, es uno de los perros más antiguos de Tailandia. El Ridgeback tailandés se trata de un perro mediano con una constitución robusta y de aspecto imponente.

Exactamente no se conoce el origen del Ridgeback tailandés, pero se sabe que fue criado en Tailandia, en donde este ejemplar pudo sobrevivir con facilidad ya que no había posibilidades de cruces con perros de otra raza debido a que la zona exacta en donde fue criado se encontraba aislada de los alrededores.

Existen documentos que incluso señalan que el Ridgeback Thai ya existía durante el siglo XVII y las características con las que era descrito corresponden en su gran mayoría a las características del ridgeback thai actual.

Su curioso nombre apareció producto de su característica cresta, la cual crece en todos los ejemplares a lo largo del lomo. Esta característica es sumamente extraña, ya que solo existen tres razas de perros de raza que mantienen aún esta característica antiquísima.

Es un tipo de perro sumamente raro si se ve fuera del continente asiático ya que normalmente se ubica casi exclusivamente en Tailandia, como en los viejos tiempos.

El ridgeback es un perro que se ha usado para cazar a animales salvajes más pequeños que él y como perro guardián ya que es un buen vigilante y alertador sobre cualquier situación irregular que ocurra en su entorno.

Esta raza fue reconocida durante el año 1996 por el United Kennel Club, ya que a pesar de ser antigua no se sabía mucho sobre ella debido al aislamiento a la que está sometida.

Las características físicas predominante en el ridgeback que lo delatarían en cualquier parte del mundo es su pelo liso y corto, sus orejas en punta y una cabeza de cuña. El cuerpo presenta un importante alargamiento desde las nalgas al esternón.

Es necesario que presente una cresta de pelo que puede verse fácilmente ya que se posiciona en dirección contraria al pelaje lo cual lo hace parecer una cresta independiente. Si un ejemplar de ridgeback no tiene esta cresta podría no ser aceptado como perro de raza pura.

¿Un Ridgeback Thai es adecuado para mí?

Ridgeback-tailandes

Conocerás todas las particularidades del ridgeback tailandés más adelante, pero como adelanto te tenemos que se trata de un perro muy activo y que siempre está pendiente de lo que pasa a su alrededor, de modo que no se le escapa ni el vuelo de un pájaro.

Por esto, si eres una persona que disfruta de un estilo de vida sedentario entonces quizás sea mejor que escojas a un perro que se adapte a tu ritmo de vida, ya que el ridgeback thai no lo hará puesto que necesita de abundancia de ejercicio y actividades en las cuales pueda compartir momentos con su amo frecuentemente.

Es un perro con una necesidad de socialización alta ya que puede resultar estrictamente dominante con otros perros del hogar, en especial si son machos y hay otros machos en el hogar.

El dueño también debe contar con una buena base de adiestramiento canino para que pueda amansar el carácter dominante del ridgeback ya que fácilmente el perro puede dominar al amo si este no le pone mano firme.

Por otra parte, tenemos que el ridgeback tailandés tiene una buena salud. Lo único que debes tener en cuenta es que debes llevarlo al veterinario con frecuencia durante los primeros meses de vida para que les sean colocadas todas las vacunas necesarias y además puedan desparasitarlo.

De resto, solo deberás llevarlo cada seis meses a un control veterinario para chequear su estado de salud general y así evitar cualquier tipo de problema que pueda agravarse en un futuro.

Si quieres conocer todos los detalles de esta raza no te pierdas su información completa más adelante.

Historia y Origen

Ridgeback-tailandes

El ridgeback taliandés es conocido en dicho país bajo el nombre de mah thai lang ahn. Se cree que es una de las razas de perro más longevas y bien conservadas del mundo producto de la zona geográfica en donde proliferaron, se cree que aproximadamente existen desde hace al menos 350 años.

Esta raza de perro fue moldeada únicamente por la naturaleza ya que antes en esta zona había perros sin raza oficial que se fueron cruzando de manera aleatoria, pero producto del aislamiento estos cruces sin control alguno dieron como resultado a esta bella raza autóctona de Tailandia.

Se cree que los perros que antiguamente se cruzaron para dar origen a esta raza eran descendientes directos del Hottentot, una raza de perro extinta o al igual que este al Funan Ridgeback. También es probable que en su sangre corran los genes del Phu Quoc Ridgeback, una raza que es típica de Vietnam.

Debido a que esta raza no tuvo ningún tipo de intervención del hombre en sus cruces muchos expertos y fans de esta raza aseguran que se trata de una raza realmente pura ya que fue creada por la naturaleza mucho antes de que el hombre experimentara cualquier tipo de manipulación de la monta o crianza selectiva.

De sus inicios no se sabe nada puesto que en esta época no existía ningún tipo de interés por documentar la evolución ni los cruces de los perros.

El ridgeback tailandés ha desempeñado una gran cantidad de trabajos en su país natal, siendo desde tirador de carros hasta un excelente perro cazador de ratas. También fueron usados varios ridgebacks tailandeses para la caza de jabalíes y cuidar terrenos de cualquier tipo de invasor.

En la creencia popular tailandesa se dice que son capaces de mater serpientes debido a la gran rapidez de ataque de esta raza y su buena inteligencia, aunque no conviene comprobarlo, si se sabe que salvarían a su dueño de la mordedura de una serpiente recibiéndola él.

La primera vez que una cantidad considerable de ridgebacks tailandeses salía de Tailandia fue en 1994, año durante el cual un acaudalado amante de los perros llamado Jonh Sterling decidió tener a esta raza muy cerca de él ya que había quedado completamente sorprendido de su belleza, tenacidad y energía.

Durante el año 1996 y con una considerable cantidad de ridgebacks en todo el territorio americano fue reconocido por la American Kennel Club.

Antes de que puedas adoptar a uno de estos ejemplares debes saber que es un perro exótico, lo que quiere decir que no es nada fácil conseguir un ejemplar completamente puro, pero si lo consigues el precio del mismo puede ser realmente elevado debido a los costes que representaría el envío hacia donde estás.

En Tailandia, sin embargo, siguen siendo perros que se pasean entre las calles con total normalidad, de hecho, han sido declarados como perro nacional de Tailandia, constituyéndose la mascota del país.

Puedes pensar que el Ridgeback, debido a su extrema rareza en otros lugares aparte de su país natal esté en peligro de extinción, sin embargo, esto no es así. Se encuentra bien conservado y existen buen número de estos ejemplares, aunque no demasiados como los de una raza medianamente popular.

En Reino Unido existen algunos centros de crianza al igual que en los Estados Unidos, pero de resto no se conocen otros centros de crianza oficiales. Por lo tanto, si te ofrecen un genuino cachorro ridgeback tailandés a bajo precio deberás desconfiar al instante puesto que los cachorros puros de esta raza pueden llegar a presentar precios muy altos incluso sin costes de envío.

Si eres una persona con gustos excéntricos y quieres a un amigo de pelo liso, una cresta de pelo en su espalda y capacidad de vigilancia y caza naturales entonces no dudes en conseguir un ridgeback tailandés.

Descripción de la raza

Ridgeback-tailandes

El ridgeback tailandés se trata de un perro de tamaño medio y muy bien proporcionado comparando cada una de las partes de su cuerpo. Al igual que otro pariente de la raza, el rhodesian ridgeback, tiene una cresta de pelo en la espalda que va en contra del pelaje normal, lo que lo hace un perro muy poco común ya que existen muy pocos ejemplares actualmente puros con esta característica.

Esta cresta característica comienza desde su cruz y se extienda hasta el comienzo de los huesos de la pelvis. La altura del ejemplar masculino es de aproximadamente 56 a 60 cm mientras que las hembras pueden llegar a medir a la cruz de 51 a 56 cm, siendo en una gran variedad de casos mucho más pequeñas que los machos.

El peso de los machos se ubica entre 23 y 24 kg mientras que el peso de las hembras es prácticamente el mismo.

La cabeza del ridgeback thai se encuentra bien proporcionada si se le compara al resto del cuerpo, si se ve perfectamente de frente su cabeza parece un octágono ubicado verticalmente. Cuando notan algo extraño en su entorno es común que hagan un característico gesto de intriga con su cara, que identificarás porque presenta arrugas.

Las mejillas del ridgeback tailandés son aplanadas y al mirarlo desde arriba estos se ven ensanchados hasta la punta de la nariz. Esta raza tiene labios ajustados y usualmente de color negro sólido, también suelen presentar pigmentación negra en la lengua en formato de manchas.

La mordida del ridgeback tailandés es peligrosa ya que presenta una en forma de tijera y esta tiene gran potencia debido a que los dientes inferiores y los superiores encajan perfectamente. La nariz de los perros de esta raza debe ser negra, pero en algunos ejemplares que muestran un color azulado se permite este color también en su nariz.

Sus ojos son usualmente de color marrón, aunque en ejemplares azulados perfectamente pueden presentar el color ámbar. Las orejas, por su parte, son de tamaño medio y siempre están alertas. Sus orejas presentan buena separación entre si y una forma de triángulo.

El cuello del ridgeback es de longitud mediana – larga y presenta un ligero arco. Es bastante musculoso, lo que se puede ver a simple vista en un ejemplar sano.  La fusión entre el cuello y sus hombros se encuentra muy bien proporcionada. Es normal en los ejemplares la presencia de arrugas o pliegues en su garganta, sin embargo, estos no deben colgar.

La espalda del ridgeback tailandés es bien proporcionada con el resto del cuerpo, tiene un aspecto relajado y sus hombros tienen muy buena musculatura al igual que sus patas delanteras. El cuerpo es casi imperceptiblemente más largo que alto. No hay razón de alarmarse si notas que las costillas de un ejemplar se encuentran ligeramente marcadas, ya que es un rasgo característico de la raza, aunque su espalda debe estar bien fuerte y robusta.

Los cuartos traseros poseen buena potencia y son visiblemente musculosos, sus patas traseras son musculosas y sus pies son ovalados, con dedos dispuestos con un buen arco, muy juntos entre sí y con almohadillas bastante carnosas. La cola del ridgeback tailandés es gruesa en toda su extensión. Cuando se encuentra amenazado, alerta o en movimiento llevan su cola erecta y con un pequeño arco superior.

El pelaje siempre debe ser corto, fino y hasta brillante, con su característica cresta de pelo que va al contrario del resto del pelo en su espalda. Esta debe ubicarse desde su cruz hasta el comienzo de los huevos pélvicos.

El pelaje puede presentarse en diferentes longitudes y sentidos, pero siempre debe conservar las características descritas anteriormente. Además, es posible que aparezcan remolinos y coronas de pelo en diferentes zonas del cuerpo. El ridgeback usualmente viene en cuatro colores que son el negro, el azul, el rojo y el marrón.

Cuando se trata de su pelaje, se jacta de tener un pelaje corto y fino con una cresta bien definida que corre a lo largo de sus espinas desde la cruz hasta los huesos de la pelvis. Pueden tener todo tipo de formas y longitudes, pero siempre son simétricos. Los perros también pueden tener remolinos y coronas en la cabeza. Vienen en cuatro colores que son los siguientes:

Comportamiento con otros perros

Ridgeback-tailandes

El ridgeback tailandés es un perro con un carácter muy bien definido gracias a la contribución de la madre naturaleza mediante el aislamiento extremo producto de la geografía tailandesa. El ridgeback de Tailandia posee un carácter sumamente jerárquico y dominante, lo cual lo hace un perro que necesita de manera imprescindible un entrenamiento de obediencia y socialización mientras aún es cachorro.

Los ridgeback que vivían en estado salvaje en Tailandia desarrollaron un fuerte instinto de protección con los suyos, por lo que es común que este noble perro se arriesgue demasiado con tal de salvar a otros perros de un atacante o amenaza potencial.

Este comportamiento se ve potenciado si el ridgeback fue criado junto a otros perros, por lo que se recomienda que al momento de adoptar a un cachorro de esta raza también puedas adoptar a otro ejemplar para que pueda protegerlo con más entusiasmo.

Esto sucede solo con miembros de su manada, ya que con otros perros será bastante desconfiado al punto de resultar agresivo si se acercan demasiado en actitud dominante.

El ridgeback tailandés es un perro que puede desarrollar una gran dominancia con otros perros, por lo que es necesario socializarlo y reprender estas conductas en el momento en que las veas. No se recomienda la adquirió de un nuevo perro en casa si ya existe un ridgeback adulto, menos si es adulto y es del mismo sexo que el ridgeback.

Ridgeback-tailandes

El dueño siempre deberá estar pendiente de sus perros para evitar peleas por territorio o por asuntos de dominancia. Si no tienes experiencia en crianza, adiestramiento y socialización de perros es posible que el ridgeback resulte demasiado indomable para ti.

La socialización temprana del ridgeback funcionará para que no se muestre agresivo con otros perros que no formen parte de su manada. Esta consiste simplemente en presentarle a otros perros mansos cuando aún es cachorro. De esta manera conocerá que los demás perros no tienen por qué ser exclusivamente una amenaza.

El ridgeback usualmente es adquirido por propietarios acaudalados que siempre adquieren más de un solo ejemplar por motivos de reproducción y crianza para labores de guarda y perro de compañía, ya que es un desperdicio el no tener en cuenta el gran potencial de perro guardián que se encuentra dentro de este perro mediano.

No se recomienda para nada que este perro comparta terreno con otras mascotas pequeñas como conejos u otros mamíferos pequeños. Se trata además de un perro que es un excelente cazador, por lo que puede haberse criado como un perro doméstico, pero en algún momento puede sentir el llamado de la naturaleza y cazar a tus mascotas domésticas, por lo que se requiere, o bien apartarlo con una barrera física de ellos, como es una jaula espaciosa, o mantenerlos siempre en casa y estar muy pendientes de ellos.

Tampoco se recomienda que compartan espacios con perros muy pequeños como los del tipo toy si estos son machos ya que el ridgeback es un perro sumamente fuerte y puede hacerles graves daños a otros perros pequeños que él.

El ridgeback es un perro bastante activo y con energías “casi infinitas”, sus propietarios siempre sostienen que rara vez se encuentran demasiado cansados como para jugar o salir a pasear, actividades que pueden realizar por varios minutos sin mostrar síntomas de fatiga.

Es muy importante que si otra persona decide visitarte con su perro vigiles muy de cerca la interacción del ridgeback tailandés con este, puesto que es desconfiado aún con perros que haya visto antes.

Tampoco se recomienda que otras personas se jueguen contigo de manera amenazante puesto que el ridgeback inmediatamente correrá a atacar a tu amigo, aunque solo estuviese jugando contigo.

Es vital que comiences la socialización una vez que ya tu ridgeback se encuentre vacunado para evitar que enfermedades que se encuentren presentes en otros perros de manera pasiva se contagien a tu ridgeback en estado vulnerable.

El ridgeback amará el tener un trabajo u ocupación en la familia, por lo que deberás pensar muy bien en qué lugar del hogar vivirá y a cuáles tendrá acceso. Recomendamos que pueda tener vista a la calle o a zonas en donde pueda ver personas para que esté siempre pendiente de quien se acerca, sintiéndose así útil.

Comportamiento con los Humanos

Ridgeback-tailandes

Los ridgebacks tailandeses son una excelente opción para los dueños que decidan incorporar a su vida activa a un perro con el que compartan ciertos gustos como el salir a pasear de manera habitual en varias ocasiones al día, el jugar a juegos que requieren de buena destreza corporal o bien a ser entrenados para alguna competición de obediencia o belleza producto de su gran inteligencia.

Pero antes que nada debemos dejar en claro que los ridgebacks tailandeses son peros que han vivido una buena parte del tiempo con la madre naturaleza, por lo que tienen un carácter algo fuerte en cuanto a la dominancia, territorialidad y una poderosa desconfianza hacia los extraños.

Por esto no recomendamos a un ridgeback tailandés como primera mascota en tus cuidados, tampoco como una mascota adicional si no sabes algo sobre crianza, socialización y adiestramiento canino o si bien sientes que no tendrás el tiempo suficiente para entrenarlo mientras aún es cachorro y en parte de su adultez.

Con esta raza es completamente necesaria la socialización y el adiestramiento ya que pueden tornarse bastante rebeldes y dominantes con su amo, producto de su fuerte sistema de jerarquía cuando estaban en estado salvaje.

Estos perros son muy buenos cazadores de pequeños mamíferos y cobradores de aves, por lo que sería una sabia decisión el comprar un ejemplar si te gusta la caza o si buscas que tu casa quede libre de cualquier roedor. También podrá ahuyentar a animales salvajes como son los mapaches, zorros e incluso otros perros que se atrevan a acercarse a un terreno que esté cuidado.

Los ridgebacks tailandeses son especialmente desconfiados con las personas desconocidas que se acercan a su hogar. No muestran agresividad excesiva si son adiestrados, socializados y se les trata correctamente, pero en caso contrario lo mejor sería no acercarse a un terreno con un ridgeback tailandés no entrenado, ya que puede resultar excesivamente agresivo con los intrusos, aunque tú estés invitado a una casa con un guardián de esta raza.

Para evitar cualquier tipo de accidente con desconocidos curiosos lo más recomendable es que la valla que separa el hogar de la calle sea lo suficientemente alta para evitar que el ridgeback la salte. El ridgeback es un perro musculoso que fácilmente puede saltar una valla mediana así que ten cuidado.

Los ridgebacks además son algo payasos con sus dueños, siendo capaces de hacerlos reír para luego exigir una recompensa. Este método de intercambio lo han desarrollado debido a la interacción a lo largo de los siglos con las personas de Tailandia, por lo que no te extrañes si un ridgeback te exige una recompensa después de hacer una morisqueta.

Tambien aman a los amos que los entretienen con actividades físicas e intelectuales. Puedes jugar con él a “¿en qué mano está la golosina?”, “¿en dónde están enterrados los premios?” y hacer que practique contigo entrenamiento en general. Por supuesto, deberás trotar con él todos los días durante al menos 20 minutos o caminar durante una hora. Al ridgeback tailandés le encantan las caminatas en donde pueda apreciar diferentes paisajes naturales.

Si llevarás tu ridgeback de paseo a un área verde recuerda muy bien que es necesario que esta se encuentre totalmente delimitada para que tu perro no se pierda. Son perros que pueden correr tras una presa y hasta que no la alcancen no desisten, por lo que son especialmente propensos a perderse.

El ridgeback a pesar de ser un perro que ha estado en constante contacto con la naturaleza por siglos sabe bastante bien vivir en espacios cerrados como el interior de una casa sin jardín o un apartamento, pero a cambio tendrás que brindarle varias salidas de algunos cuantos minutos al día, de modo que al final del día al menos haya pasado unos 60 minutos al aire libre ejercitándose contigo, por eso decimos que no es un perro recomendado para personas sedentarias.

Los ridgebacks tailandeses necesitan un contacto físico como verbal con sus amos a diario. El tomarlos en cuanta unas cuantas veces al día los hará sentir queridos y unidos a la manada, por lo que no debes dejar de interactuar con él ningún día, aunque no puedas sacarlo a pasear. Los ridgebaks no son perros que sientan una necesidad imperiosa de estar apegados a su dueño.

Tampoco son perros muy ladradores, solo ladrarán cuando lo consideren totalmente necesario.

Por último, si tienes alguna zona con agua cerca debes tener cuidado, a esta raza tailandesa le encanta nadar, por lo que puede escaparse para darse un chapuzón. Mejor que sea en tu casa que haga esto si tienes piscina, así evitas los peligros de cualquier animal salvaje rondando esas aguas.

Dieta y alimentación

Ridgeback-tailandes

La alimentación del ridgeback tailandés es muy importante ya que si se sigue un buen régimen alimenticio podrá hacer alarde de su musculatura desarrollada, tan típica en esta raza, mientras que si se obvia la buena alimentación por alimentos de mala calidad e ingredientes que no aportan las proteínas suficientes obtendrás un ejemplar débil, sedentario y de aspecto frágil.

Para que esto no suceda te daremos a conocer los pasos a seguir para que la alimentación de un ridgeback tailandés no sea un reto para ti.

La alimentación de un ridgeback tailandes comienza cuando es cachorro y deja de tomar leche materna de su madre. Este destete debe darse aproximadamente al mes y medio de edad a los dos meses, cuando su madre se negará a seguirlos alimentando de esta manera y en cambio, buscará otras maneras de alimentarlos.

Naturalmente, no será necesario que la madre haga nada, puesto que de la alimentación te encargarás tú mismo. Lo primero que debes hacer es seleccionar croquetas comerciales de excelente calidad de cualquier supermercado, para que te asegures que cuentan con la calidad suficiente simplemente tienes que ver el reverso de la bolsa, en las especificaciones del alimento. Este debe tener más proteínas que carbohidratos, grasas buenas y vitaminas mientras que no deberá tener harinas.

Asegúrate de escoger croquetas para cachorros, ya que estas contienen todos los nutrientes que necesita tu ridgeback tailandés para crecer de manera correcta. Ahora, con las croquetas en casa, solo deberás colocarlas en un plato y remojarlas un poco con agua o un poco de leche, logrando así que se ablanden. Es importante que se ablanden, pero no del todo para que se estimule el crecimiento de sus dientes.

Cuando sus dientes ya estén completamente crecidos puedes decidir seguirlo alimento con croquetas o pasar a la alimentación casera para un ridgeback.

No malinterpretes esto, la alimentación casera no se trata de darle cualquier cosa que esté en casa a tu ridgeback tailandés, se trata de crear un menú lo suficientemente balanceado como saludable para tu perro, lo cual lo podría alimentar aún más que las croquetas comerciales.

Primero debes conocer que la transición de las croquetas a los alimentos caseros no puede ser inmediata. Debes tomarte la molestia de programar dicha migración alimenticia durante al menos una semana, en la cual le colocarás el primer día mayoría de croquetas y una pequeña parte de comida casera como carne de res o pollo y ya para el último día una pequeña parte de croquetas y la mayoría de comida casera como arroz con carne de res y verduras.

El truco está en ir colocando cada vez más comida casera y cada vez menos croquetas. De igual manera, si tu ridgeback tailandés quisiera comer croquetas de nuevo ya que se aburrió de la comida casera entonces deberás realizar este proceso a la inversa.

En internet hay una gran cantidad de recetas de comida para perro, pero todas ellas tienen algo en común: dejan atrás los ingredientes nocivos para los perros, quitan todo aderezo y tienen una combinación súper saludable de proteínas, grasas, carbohidratos y vitaminas.

La comida casera para el ridgeback debe componerse de ingredientes como el arroz y la pasta (un 60 o 70% de un plato), carne sin grasa ni huesos (un 25%) y el resto en verduras.

Si por ejemplo le darás 500 gr de comida casera, esta deberá contener 300 gr de arroz o pasta y unos 125 gr de carne y el resto de verduras. Para las grasas buenas es necesario añadir tan solo un poco de aceite de oliva o maíz. De esta manera tu ridgeback tendrá un plato de comida casera aún más sano que las croquetas procesadas.

Si piensas darle a tu ridgeback una dieta BARF, es decir, a base de carne cruda, esta debe provenir de vendedores de calidad. Nunca digas que te vendan carne para darle a tu mascota ya que usualmente te darán un tipo de carne que no ha sido bien refrigerada o de muy baja calidad. Además ten en cuenta que la carne sin cocinar tiene abundancia de grasas, por lo que tu perro podría engordar de manera no sana.

Para evitar la abundancia de grasa en las carnes es necesario remover la piel. Un fiel ejemplo de esto es la piel del pollo, la cual contiene una generosa cantidad de grasa y que debe eliminarse antes de darle la pieza al ridgeback. Es conveniente decantarse por pollo de carne oscura que contiene menos grasa.

Salud y cuidados generales

Ridgeback-tailandes

El ridgeback tailandés ha sobrevivido tanto en estado salvaje en su país natal como en cautiverio en una casa de familia en la cual le han dado todos los cuidados. El ridgeback puede vivir en una casa pequeña siempre y cuando seas una persona capaz de sacarlo a pasear para que pueda quemar toda la energía que está contenida dentro de él.

Un propietario sedentario deberá escoger una raza que no desborde tanta energía como esta, por ejemplo, razas que se han vuelto muy populares debido a su capacidad de adaptación a vivir dentro de casa y a ejercicios desde bajos a moderados a diario como pueden ser el caniche, el bulldog francés o el teckkel, por solo nombrar algunos de los más populares.

Si no haces que el ridgeback tailandés queme la energía que tiene en su cuerpo este puede tornarse inestable emocionalmente debido al aburrimiento y frustración de no tener ningún tipo de actividad física.

Estos sentimientos harán que a la larga llegues a casa y veas como tu querido perro ha roto tanto los cojines de los muebles hasta tu cama. No es un comportamiento malvado o travieso como se cree usualmente, es simplemente un escape de la frustración que siente, la cual se ha venido acumulando por culpa del propietario.

Otras conductas que aparecen luego de mucho tiempo frustrado son los ladridos excesivos y posible agresividad o depresión, esta última comúnmente identificándose porque el ridgeback querrá estar tumbado todo el día.

El ridgeback tampoco se la lleva muy bien con climas fríos o demasiado húmedos. Para él es necesario un ambiente caluroso, como presentan la mayoría de los países cercanos a la línea del ecuador.

Cuidados generales del Ridgeback Tailandés

Ridgeback-tailandes

El ridgeback no requiere demasiada atención en cuanto a cuidados. Con los cuidados generales que todo perro requiere vivirá una vida más que feliz.

Comenzando con este tipo de cuidado nos encontramos con el primero y más importante de todos: la vacunación temprana. A los 45 días de vida ya el ridgeback tailandés necesitará que un veterinario le coloque la primera vacuna contra enfermedades mortales para cualquier cachorro como pueden ser las que combaten el parvorirus y el distemper canino.

Recuerda que las vacunas son muestras controladas de los virus y deben mantenerse en frio para que actúen correctamente sobre tu ridgeback, después de 21 días vendría otra dosis de refuerzo y al cabo de otros 21 días la dosis final, después de algunos meses (a juicio del veterinario) tendrás que colocarle la vacuna contra la rabia, la cual se repite cada año.

Después de este tipo de cuidados vienen las desparasitaciones, las cuales también tu veterinario te recomendará cuando y con qué producto realizarlas.

Cepillado y baños

El cepillado del ridgeback tailandés no es para nada exigente, con tan solo dos cepilladas a la semana siempre mostrará un pelaje liso y brillante. Los baños deberán repetirse cada mes ya que no se ensucia fácilmente.

Ejercicios y juegos

El ridgeback necesita una gran cantidad de ejercicio para sentirse física y mentalmente sano. Con una hora de ejercicios al día drenará todas esas ganas de jugar, siempre y cuando se esfuerce físicamente practicando paseos, juegos al aire libre o trote junto a su amo en entornos seguros.

Al ridgeback tailandés le encanta jugar, por lo que tendrás que ingeniártelas para conseguir un juego que esté a la altura de su inteligencia. Los juegos físicos serán bien recibidos por él, tales como buscar la pelota, atrapar el disco o perseguir una presa falsa (o verdadera), pero también le encantan los juegos en los que pueda pensar, tales como encontrar en donde está el bocadillo o desenterrar golosinas que hayan sido enterradas por su amo para que pueda encontrarlas fácilmente.

Enfermedades y condiciones que podría sufrir

En perros de este tamaño y constitución física puede aparecer la displasia de cadera, la cual se da si el perro se exige demasiado en los ejercicios físicos, por lo que te recomendamos que no lo pongas a practicar trucos extraños ni exóticos y tampoco le exijas demasiado físicamente hablando.

Ante cualquier molestia evidente deberás acudir al veterinario inmediatamente, puede que tu perro esté lesionado y necesita ayuda veterinaria inmediata. De igual manera, aunque tu perro no esté lesionado deberás llevarlo al veterinario para que sea revisado por este al menos cada 8 meses.

Cómo entrenar, educar o adiestrar un perro Ridgeback Tailandés

Ridgeback-tailandes

El entrenamiento es uno de los puntos más importantes a estudiar y tener en cuenta al criar a un perro de carácter dominante y territorial por defecto.

El ridgeback tailandés proviene de un estricto sistema jerárquico en su manada, en donde siempre hay un líder y los demás son perros seguidores. Como líder de la manada tiene derecho de comer primero y tiene como deber el mantener a todos los miembros de ella protegidos, pero esto puede ser muy molesto para su dueño, ya que si cualquier otro perro no hace lo que él espera o simplemente se comporta de una manera igualmente dominante, puede haber peleas.

En el caso de que el dominado sea su propio amo se podrán ver comportamientos agresivos si este se acerca a su comida, lo molesta cuando está durmiendo, le exige que se retire de un lugar que originalmente era de su amo, entre muchas otras cosas que conviene mucho evitar para tener a un ejemplar bastante educado y bueno tanto con otros perros como con humanos propios de su hogar.

Entrenándolo con los consejos que te tenemos a continuación no permitirás que se convierta en un perro agresivo y controlador, sino en un perro dócil, amigable y bastante paciente con otros perros de su propia manada. Sin embargo, el comportamiento desconfiado con perros y humanos extraños no le será removido, por lo que el entrenamiento no afectará su potencial protector, como muchos creen que sucede.

Desde que llega a casa comenzarás con su régimen de entrenamiento, comenzando por adiestrar un comportamiento adecuado. Para esto se requiere que estés pendiente de lo que hace, si hace algo bien deberás felicitarlo eventualmente con una golosina, pero siempre procura darle una palabra de felicitación y una caricia.

Si hace algo mal no lo castigues dándole con un periódico, lo maltrates físicamente o lo asustes, estas experiencias pueden hacer que se torne un perro agresivo o temeroso, más bien simplemente crea una palabra clave como “no”, la cual usarás cada vez que lo pilles mordiendo tus zapatos, haciendo sus necesidades dentro entre otros comportamientos inadecuados.

Esto hay que llevarlo a cabo de manera frecuente y diaria, sin que otros familiares entorpezcan el entrenamiento dejándolos hacer lo que ellos quieran. Si estás entrenando a un ridgeback tailandés también tendrás que pedirles a todos tus familiares que colaboren con la enseñanza.

El ridgeback deberá ser socializado para que no sea en extremo agresivo con los extraños, pudiendo morder a algún niño curioso que intente acariciarlo a través del vallado, para ello basta con dejarlo relacionarse con sus hermanos el tiempo suficiente como para que aprenda lo básico sobre un correcto comportamiento con los demás perros que conforman su manada.

Los demás cachorros rechazarán a un ejemplar agresivo, apartándose de él y dejándolo fuera de los juegos, por lo que este tendrá tiempo para reflexionar sobre su comportamiento y le permitirá modificar su comportamiento justo a tiempo, antes de que lo recibamos de manos del criador.

Si bien la socialización es importante, más importante aún es que esté correctamente vacunado una vez lo recibas, ya que relacionarlo con otros perros puede hacer que se contagie de enfermedades que otros perros puedan tener, siendo estos inmunes gracias al efecto de una vacuna, pero tu ridgeback tailandés, al no tener ninguna, rápidamente podría contagiarse y morir, por lo que se hace vital una visita al veterinario antes de presentarlo a otros perros durante los paseos.

También es necesario que se lo presentes a personas de la familia y también a vecinos e incluso extraños. De esta manera sabrá que no todas las personas buscan hacerle daño a él o a su grupo, siendo medianamente agresivo a modo de advertencia con los que realmente se comporten de una manera sospechosa dentro o fuera de los límites del hogar.

Entrenamiento de obediencia para un Ridgeback Tailandés

Ridgeback-tailandes

Uno de los pasos más importantes para que tu ridgeback tailandés te reconozca como un líder es que puedas ser fácilmente reconocido como uno. Antes de comenzar con un entrenamiento de obediencia tu perro deberá tenerte como líder, por eso desde muy cachorro deberás mostrar un comportamiento con las siguientes características:

  • Acudir al escuchar sus ladridos: con esto sabrá que tú eres más fuerte que él y estás dispuesto a ahuyentar al intruso, defendiendo así a la manada.
  • Colocarle el plato de comida de arriba hacia abajo: no le ofrezcas la comida a su misma altura, colócasela de arriba hacia abajo, dejando en claro que tú eres superior.
  • Intentar tomar su comida: con cuidado acerca tu mano a su plato, pero no tomes la comida. Esto molestará a tu cachorro la mayoría de las veces, pero allí es dónde deberás decirle “no” para que no muerda la mano que le da de comer.
  • Invitarlo a irse a otro lado: si tu ridgeback tailandés se encuentra muy cómodo acostado en tu cama ordénale que se vaya a la suya, no te acuestes en la cama con él ni mucho menos te vayas al sofá si ya te ha visto.

Con esto ya tu perro estará listo para prestarte atención cuando se la demandes, por lo que podrás enseñarle todos los trucos que quieras.

Entorno ideal

Esta raza es bastante flexible en cuanto al entorno que la rodea, lo que sí es de vital importancia es que cuente con un dueño que pueda sacarlo a pasear activamente a diario, para drenar así toda la energía que este poderoso perro tiene.

Ridgeback-tailandes

Puede vivir perfectamente en hogares pequeños como en departamentos, pero lo importante es que su dueño cumpla con los paseos diarios recomendados para esta raza, ya que un entorno pequeño lo hará sentir como en una jaula, permitiendo que vaya desarrollando un comportamiento neurótico y destructivo, que hará que a la larga termine destruyendo todos los muebles que tenga a su alrededor.

Si el ridgeback vive en un entorno semi-amplio, que cuente con buenas áreas verdes y pueda ver fuera de casa para divisar posibles intrusos entonces será feliz. De esta manera se sentirá pleno, ya que tendrá una labor que realizar en casa, advirtiéndole a extraños que se acerquen demasiado al terreno que cuida que podrían resultar lastimados si siguen acercándose.

Aparte de esto el ridgeback tailandés podrá proteger a todos los integrantes de la familia advirtiéndoles del peligro con sus ladridos e insistentes recorridos que hará para llamar la atención de sus propietarios y acudan a ver qué sucede, lo que puede dejarlo exhausto algunas veces y podría reducir la cantidad de ejercicio que necesite durante ese día.

Usualmente, a menos que vivas en una zona muy peligrosa, el ridgeback estará tumbado y pendiente de cualquier amenaza por muy pequeña que sea. Otros días se empeñará en atrapar pájaros o roedores que pueda divisar en su entorno, pero al igual que si viviese dentro de casa, no debes descuidar los paseos y los juegos, aunque estos últimos puedes realizarlos dentro de casa y ahorrarte el paseo de ese día.

Dado que recibirás un ridgeback cachorro deberás revisar todo tu cercado o vallado. Es imposible la tenencia de un ridgeback tailandés sin una barrera física que delimite su terreno ya que podría ser peligroso para personas que vayan pasando y también para el ridgeback, ya que podría seguirle la pista a algún roedor o perro criollo que se acerque, perdiéndose en el proceso ya que podría no conseguir el camino de vuelta a casa.

De igual manera es importante que si ya tienes una barrera física le hagas un buen mantenimiento y revisión, ya que el ridgeback es un perro que también puede ser bastante hábil para escaparse por cualquier agujero.

Como requerimientos finales del entorno, este debe contar con al menos un lugar en donde se pueda tumbar a vigilar o descansar y sea seguro. Deberá tener una cama colocada en un lugar en donde pueda abrigarse del frio (son perros a los que no les gusta para nada el frio) como puede ser una casita para perros. Queda a tu elección el colocarle una cama adicional dentro de casa para que cuando quiera pueda sentirse acompañado y parte de su “manada”.

No olvides revisar el terreno antes de adoptar para descartar la existencia de alacranes, milpiés, entre otros animales venenosos. Si eres lo suficiente solvente económicamente hablando puedes mandar a fumigar tu jardín antes de adoptar a un ridgeback tailandés, con esto evitarás que la vida de tu exótico perro se vea acortada por un accidente que pudo haberse evitado.