Saltar al contenido
PerrosGatosOnline.com

Kishu (kishu-ken)

Kishu-Ken
Kishu (kishu-ken)
5 (100%) 3 votes

El Kishu o como es llamado comúnmente en su país de origen: kishu-ken es un perro de origen japonés con una historia milenaria, como suele suceder con los perros procedentes de esta región.

El kishu es un perro antiguo que fue popularizándose en la región de Kishu (actual Wakayama), de la cual debe su nombre. Es un perro bastante poco conocido a nivel internacional, solo goza de popularidad en Japón.

El kishu es bastante parecido al hokkaido blanco, pero no debe confundirse con este ya que ambas razas poseen diferencias tanto en aspecto como en comportamiento. Otras razas que comparten algunas similitudes con el kishu son el kai-ken y el shikoku.

Es un perro intrépido, en extremo valiente y que ha desarrollado a través de miles de años un instinto cazador bastante desarrollado, ya que en la antigüedad era usado para la caza de jabalíes, ciervos, zorros y otros pequeños mamíferos. Como sello característico de esta raza al momento de cazar tenemos que prefiere esconderse en la maleza y esperar que su presa esté a una distancia que le permita acecharla sin poder fallar.

El kishu se trata de un perro tranquilo, antiguamente estos perros podían tener manchas de una gran variedad de colores en su pelaje, sin embargo, varias asociaciones cinológicas las prohibieron dentro de su estándar, por lo que desde 1934 es muy difícil ver kishus con manchas en su pelaje a pesar de que en 1945 volvieron a ser aceptadas dentro del estándar.

Es un perro formidablemente fuerte, de aspecto semi-robusto, de huesos grandes y cuerpo compacto. Sus ojos deberían ser de color marrón oscuro, pequeños, alargados y con una expresión de felicidad característica en perros de esta raza, se encuentran bien separados el uno del otro.

Las orejas del kishu son pequeñas y van en punta siempre terminando en una forma cerrada y ovalada, se encuentran bien arriba de la cabeza y guardan buena separación entre ellas. La cola del kishu puede arquearse sobre la espalda o también la puede llevar enroscada.

Posee dos capas de pelo ya que en la zona en donde vive desde hace milenios siempre ha tenido un frio intenso en varias de sus estaciones, la capa de pelo externa posee un manto áspero y recto mientras que el pelaje interior se dispone a modo de lanilla para calentar al perro en tiempos fríos y no permitir que deje escapar el calor. El pelaje puede ser largo en la zona de la cola y en las mejillas, este a su vez puede presentarse en colores rojo, rojo-naranja, blanco y rojo y naranja con puntas negras.

Hoy en día el kishu aún sigue siendo usado por algunos japoneses para la caza de jabalíes, ciervos y venados, sin embargo, en mayor medida se usa en el país nipón como perro guardián, de vigilancia y como una mascota fiel, atenta y juguetona.

Si quieres a un kishu como mascota debes saber que es un perro que en su pasado fue un perro cazador, por lo que está acostumbrado a gastar grandes cantidades de energía en el ejercicio de la caza o cualquier otra actividad que pueda reportar un gran gasto de energía a diario, como puede ser el trotar junto a su amo, el jugar con él o con otras mascotas o el correr por su cuenta.

Debes saber también que si no le ofreces el ejercicio necesario a diario muy probablemente podrás ver como toma tus zapatos, ropa e incluso los cojines de tus muebles y procederá a morderlos para liberar un poco su estrés mientras se ejercita corriendo de un lado a otro.

El kishu es un perro sumamente despierto, dócil y tolerante, son medianamente independientes por lo que no requieren de tu atención durante toda la extensión del día naturalmente, esto no significa que no les prestarás atención durante todo el día, ya que a diario requieren al menos 60 – 70 minutos de ejercicio de bajo impacto o 30 minutos de trote.

Si lo dejas solo o inactivo durante mucho tiempo, podrás ver que el comportamiento negativo se hace presente en él, por lo que lo esencial a tener en cuenta al criar esta raza es el brindarle un buen régimen de ejercicios.

Historia y Origen

Kishu-Ken

Para investigar la historia del kishu inu nos tendríamos que remontar milenios atrás ya que se trata de un perro que ha existido durante miles de años, cuenta con muy buena popularidad en el país nipón, aunque es prácticamente desconocido en el resto del mundo debido al aislamiento al que ha sido sometido en la isla por motivos naturales.

El kishu se trata de una de las variantes más desconocidas de los perros de tipo spitz, usualmente se veía de manera salvaje en el archipiélago de Japón 1000 años a.C. Se trata de un perro que llegó al país del sol naciente producto de las migraciones que nómadas hacían desde China hasta Japón durante estos tiempos, personas que llevaban a sus perros consigo, ya que ellos facilitaban el trabajo de caza de presas medianas y pequeñas.

Los perros kishu antiguos mostraban manchas de varios colores que podían ir desde las atigradas, las de color sésamo hasta colores como el rojo, pero debido a una regulación que las prohibía. Sin embargo, casi diez años después esta regulación fue removida, pero las manchas de colores en esta raza desde ese momento son muy difíciles de ver debido a que solo se cruzaban ejemplares que no poseían manchas para evitar que los cachorros las tuviesen.

Es un perro muy famoso en Japón como el resto de los perros que identifican a este país como el Shiba-Inu, el Hokkaido entre otros que prácticamente solo se ven en la isla. El kishu es un perro que estuvo a punto de desaparecer luego de los acontecimientos de la Segunda Guerra Mundial, sin embargo, afortunadamente fue rescatado y se encuentran fuera de peligro, aunque únicamente pueden ser encontrados en Japón.

El kishu es un perro originario de las montañas de la región que le dio su nombre, por lo que está acostumbrado y adaptado el frio gélido que puede desarrollarse en estas zonas montañosas japonesas, esto se puede evidenciar en su doble pelaje, uno áspero y tupido para repeler el frio y un segundo pelaje a modo de lana para evitar que el calor se escape de su cuerpo.

El kishu era usado por los nómadas y después por las familias para la caza menor. Sus presas habitualmente eran jabalíes, venados y ciervos, que le servían de alimento a él y sus familias. Es un perro con un marcado instinto de caza, por lo que no se recomienda que habite en un mismo espacio con mascotas de pequeño tamaño que puedan ser confundidas con una presa, como pueden ser los conejos o gallinas.

En la actualidad el kishu sigue siendo un perro cuyos amos le asignan tareas de caza, aunque en mayor medida se trata de un perro que cumple a la perfección la tarea de ser un perro mascota ideal, pero con una personalidad explosiva y activa, no apta para personas con un estilo de vida sedentario ya que les podría desesperar la conducta de este perro.

En la actualidad goza del reconocimiento entero del pueblo de Japón, de hecho, es una raza reconocida como monumento natural del país. Es común verlo como mascota en diferentes hogares de la región. Es un perro bastante tolerante, amistoso y protector con la familia, en especial con los niños.

Características de la raza

Kishu-Ken

El kishu es un perro que puede llegar a medir entre 43 y 55 cm de altura en los ejemplares machos mientras que las hembras serán más bajas. Pueden pesar entre 12 a 24 kg siendo las hembras también más livianas que los machos.

Debido a su tamaño y peso del kishu se considera un perro de tamaño medio, el pelaje de los kishu debe ser unicolor, ya sea blanco, rojo o de color sésamo, aunque son especialmente comunes en Japón los kishu de color blanco, sea cual sea el color el kishu es un perro que goza de muy buena aceptación en el país del sol naciente.

La trufa del kishu es un poco negra o marrón, dependiendo del color de los ojos, también puede tener una nariz de color rosa sin que esto afecte su estándar. La cabeza del kishu guarda buena proporción con respecto al resto de su cuerpo. Posee una potente mordedura ya que sus dientes están dispuestos en una perfecta mordedura de pinza.

La cola siempre la lleva alta y arqueada sobre la espalda, aunque también puede llevarla enroscada como la llevan comúnmente los shiba o los akita. El pelaje del kishu es corto, duro y un poco áspero al tacto, es recto y también cuenta con buen grosor, también posee un pelaje interno que lo ayuda en momentos de frio extremo y a mantener el calor corporal. Es importante el tener en cuenta que el kishu es un perro de condiciones climáticas frías, por lo que no se recomienda adoptarlo si se vive en climas tropicales o templados.

Es normal la existencia de franjas tanto en las mejillas como en la cola, zonas en donde también abunda el pelaje exterior e interior. Las orejas se encuentran levemente inclinadas hacía adelante, son pequeñas en proporción a todo su cuerpo y van en punta, puntas que son ovaladas, casi perfectamente triangulares.

El kishu es un perro formidablemente fuerte, robusto, de huesos anchos y grandes, con una personalidad atrevida, divertida, amigable y muy cariñosa con las personas que conforman su manada.

El kishu es un perro que ha sido caricaturizado varias veces debido a su temperamento afable, valiente y divertido. En Japón es común ver algunas series animadas que hacen alusión a él directa o indirectamente, por lo que de esta manera se puede saber que se trata de una raza especialmente popular en este país.

La expresión facial del kishu expresa exactamente lo que se puede esperar de él al verlo: un perro divertido, capaz de pasar largos ratos de entretención con su familia y otros perros, amigable, siguiendo a su amo a cada lugar que vaya, protector, estando muy pendiente de todas las eventualidades que ocurren en su entorno y cariñoso, ya que siempre querrá estar al lado de su amo.

Este perro mediano y robusto será una adopción perfecta para personas activas a las que les encante un estilo de vida movido, debido a la fuerza y potencia de esta raza podrá seguirte el paso tanto en caminatas como en trotes.

Comportamiento con los Humanos

Kishu-Ken

El kishu sin duda tiene un comportamiento ideal para ser aceptado dentro de una familia con niños, sin ellos, con mascotas o sin ellas. Se trata de un perro con un temperamento tardío para molestarse, muy amistoso, cariñoso, leal, fiel y activo, en especial esta última característica. El kishu es un perro que siempre querrá estar ejercitándose, ya que le encanta gastar energía persiguiendo un fin en concreto.

Si como dueño te interesan las competencias de agilidad, algún deporte canino o simplemente quieres un perro que te acompañe a hacer cardio entonces el kishu será un perro ideal para ti, ya que entonces estaría haciendo dos cosas que le encanta en su vida, el compartir tiempo con su amo y el ejercitarse mientras lo hace.

Son perros bastante obedientes, ya que en su sangre corren los genes de perro cazador, y como tal ya se encuentran acostumbrados a seguir las órdenes del líder de la manada, el cual en casi todos los casos fue un humano.

Claro, para que este comportamiento se dé de manera natural tendrás que hacer el esfuerzo para que tu kishu inu te vea como el líder de la manada y también fomentar el él un carácter dócil y amigable, en nuestra sección de entrenamiento del kishu te enterarás de los pormenores de su entrenamiento para que esto se dé.

Desde cachorros los kishu tendrán una obsesión por perseguir pequeños mamíferos con el fin de cazarlos, por lo que tendrás que tener cuidado con los animales pequeños que tengas en casa, ya que podrían ser víctimas del instinto de caza del kishu, sobre todo si llevan varios días sin salir a pasear o se sienten abandonados por su amo. Es necesario que coloques los animales de corral o mascotas pequeñas como conejos o pájaros en una zona aislada del kishu o en jaulas de manera que estén protegidas.

En el caso de que no sean adiestrados ni entrenados desde cachorros los kishu mostrarán con toda seguridad un comportamiento testarudo, típico en los perros demasiado activos ya que querrán hacer todo lo que quieran a sus anchas. Además, los kishu son perros que si no son socializados ni adiestrados mostrarán comportamientos dominantes contra otros perros del hogar e incluso contra sus propios dueños si esta conducta no es controlada.

En el caso de que hayan sido adiestrados de manera correcta los kishu serán perros especialmente obedientes con la familia, protectores y amistosos con los miembros de su “manada” que también lo sean que él, prefiriendo ser distantes y precavidos tanto con los extraños como con los miembros de su familia a los cuales no trate de manera habitual.

Debido a la costumbre arraigada en sus genes el kishu necesita en su entorno un terreno alto en donde pueda acostarse y vigilar, comportamiento que ha heredado de manera milenaria ya que antiguamente los kishu escogían lugares altos en las montañas para poder ver mejor lo que sucede a su alrededor, ya que la vigilancia es uno de las características que se encuentran bien desarrolladas en esta raza.

El kishu es una raza que puede ser adiestrada fácilmente, por lo que se recomienda para personas que no sepan muy bien como criar a un perro, pero quieran aprender a hacerlo.

Lo único que necesita saber el futuro dueño de un kishu es que se trata de un animal sumamente activo y juguetón, por lo que no podrá ser delegado únicamente a labores de vigilancia, ya que tendrá que ser atendido a diario para satisfacer su necesidad de ejercicio, afecto y también para practicar con su amo algunas actividades que también le reporten el uso de su inteligencia para resolver problemas, ya que también se trata de un perro bastante inteligente.

Las características físicas del kishu lo hacen un perro perfecto para actividades deportivas aptas para perros medianos, como pueden ser competencias de agilidad, inteligencia, obediencia entre otros tipos de deportes caninos. Los kishu también pueden ser usados para cazar, de hecho, en Japón todavía son usados para cazar presas menores, por lo que, si te interesa practicar la caza, ya sea deportiva o personal es sin dudas, un perro para tener en cuenta.

A resumidas cuentas la dulzura del kishu te enamorará y su capacidad de obediencia dejará sorprendidos tanto a tu familia, amigos como a ti mismo.

Dieta y alimentación

Kishu-Ken

Para determinar qué tipo de alimentación sería la correcta para un kishu primero debes examinar el nivel de actividad física que necesita a diario, así como también el determinar que tanto ejercicio hace diariamente, para saber si se lo está sobre alimentando o alimentándolo en exceso. Todos estos puntos los tocaremos a continuación, en las particularidades de la alimentación de un kishu inu.

¿Cómo alimentar correctamente a un Kishu-Ken?

El kishu inu es un perro con una amplia necesidad de ejercicio, es por ello que requieren de una alimentación que se adapte a esta necesidad. En el caso de los perros activos se requiere una gran cantidad de proteínas para mantener las articulaciones y músculos en óptimo estado, de manera que puedan responder bien a lo que se les exige en cuanto a desgaste físico.

Un perro con una baja ingesta de proteínas y una exigencia física elevada no rendirá en las actividades físicas diarias, pudiendo fatigarse en poco tiempo, mostrándose sedentario e incluso cayéndose a pleno trote debido a la debilidad de no poseer una buena alimentación.

Te haremos saber cómo alimentar a un perro kishu balanceadamente, pero primero lo primero, veremos cómo alimentarlo desde que es un cachorro hasta su edad adulta.

Alimentación de un kishu cachorro

Kishu-Ken

Los kishu cachorro comenzarán a comer alimentos sólidos después del destete, el primer alimento que se les debería dar son las croquetas para perros cachorros de tamaño mediano, recomendamos que sean de excelente calidad, ya que de esta primera alimentación dependerá que tan saludable sea el perro adulto en un futuro.

La alimentación con croquetas deberá comenzar a los dos meses de edad, cuando la madre se niegue a seguir alimentándolos en su seno. Durante estos días deberás colocarle un plato a cada cachorro con croquetas humedecidas con agua o leche de cabra para que puedan comerlas sin problemas. No deberás humedecerlas demasiado, ya que es necesario que sus dientes se estimulen lo suficiente como para que puedan crecer por completo.

Durante los dos meses de edad deberás darles 220 gr de croquetas a los cachorros, divididas en cuatro porciones de 55 gr.

Durante los tres meses de edad deberás darles 265 gr de croquetas divididas en cuatro porciones de 66 gr.

A partir de los cuatro meses ya podrán comenzar a acostumbrarse a comer tres veces al día, una cantidad de 285 gr de croquetas en tres platos de 95 gr cada uno a lo largo del día.

Durante los cinco meses de edad deberás seguirles dando 285 gr de croquetas divididas en tres porciones de 95 gr.

A los seis meses de edad ya podrán comer dos veces al día, como también comerán durante su adultez. Durante este mes deberás darles 280 gr de croquetas en dos porciones de 140 gr. Esta misma alimentación podrá extenderse hasta el año de edad, a partir del cual ya se considerará como un perro adulto.

Alimentación de un perro kishu adulto

La alimentación de un perro adulto será una tarea un tanto más difícil que la alimentación de un cachorro, ya que habrá que determinar que tanto alimento necesita para mantenerse en condiciones óptimas de salud.

La alimentación de un kishu adulto se dificulta ya que un kishu adulto mascota no puede tener la misma alimentación que un kishu adulto que practica deportes caninos y recibe entrenamiento frecuente para la puesta en escena de estos. El kishu que cumple labores de vigilancia en casa deberá tener una alimentación menos exigente que un kishu especialmente activo, por lo que deberás tú mismo que determinar qué tan activo es tu kishu y que actividades son las que practicas con él.

Un perro de esta raza adulto, extremadamente activo (como pueden ser aquellos que son usados para la caza y en deportes caninos) a diario deberá comer 255 gr de croquetas a diario, mientras que un kishu muy activo debido a que practica el trote y las largas caminatas con su amo deberá comer mínimo 200 gr de croquetas al día.

En el extraño caso de que un kishu resulte un perro más bien sedentario deberás ofrecerle una alimentación que se adapte a él, la cual podría ser la de 180 a 200 gr de croquetas a diario. Recuerda que esta cantidad se divide en dos platos.

Salud y cuidados generales

Kishu-Ken

El kishu además de ser una raza súper amigable también es súper saludable, tan solo tiene algunas enfermedades típicas que no atacan a la mayoría de ejemplares, pero que hay que tener en cuenta en caso de que veas que tu perro tiene alguna molestia las enfermedades probables que puede padecer un kishu inu.

Cuidados de un Kishu-Ken: enfermedades frecuentes

Las enfermedades más comunes del kishu inu son la displasia de cadera, luxación de rótula y problemas menores relacionados con la digestión. Otra enfermedad que puede afectar al kishu inu es el hipotiroidismo y la atrofia ocular debido a la vejez, aunque estos problemas son más que todo en perros de esta raza que han llegado a la vejez.

Desde que son cachorros conviene revisarles sus orejas en la búsqueda de posibles garrapatas, las garrapatas pueden hacerle presentar complicaciones referentes a la anemia debido a la extracción continua de sangre de su cuerpo, también conviene revisar su pelaje para descarar la presencia de pulgas o garrapatas en la zona del cuello y espalda, también es conveniente revisar los ojos de tu kishu frecuentemente y limpiar cualquier presencia de impurezas en torno a ellos para evitar infecciones.

Toda inflamación en los ojos debes consultarla con un médico veterinario para que recomiende un tratamiento efectivo contra ella.

Es conveniente, además, sabiendo que se trata de un perro en extremo activo y curioso que revises tanto sus patas como su pelaje después de que salgas de caza o de paseo junto a él, ya que pudieron quedarse enganchadas en su pelaje espigas e incluso insectos.

E kishu inu es un perro especialmente activo, por lo que tendrá por defecto un metabolismo bastante rápido, por lo que deberá ser alimentado con un mayor número de croquetas que un perro del mismo tamaño, pero con costumbres sedentarias o que quizás no sea tan activo como él. Ahora, si un kishu inu no tiene un régimen de ejercicios frecuente a diario debes tener mucho cuidado, puesto que es muy posible que, si lo alimentas con abundancia de comida este engorde, produciendo o aumentando la posibilidad de los problemas de salud antes nombrados.

El kishu inu también es un perro que resiste muy bien las temperaturas bajas, por lo que el entorno perfecto para él será un lugar entre templado y frio, dejando a un lado las altas temperaturas tropicales, ya que es bastante posible que un perro con un doble pelaje sufra un golpe de calor en estas condiciones climáticas, en especial si lo sacas a pasear durante la tarde. Si vives en una zona con clima tropical entonces sería mejor adoptar a un perro que pueda aguantar altas temperaturas debido a un escaso pelaje.

Sin duda alguna el aspecto que hay que tener muy en cuanta al tener en casa a un kishu inu es la cantidad de ejercicio que necesita. A diario debe tener como mínimo unos 60 minutos de ejercicio de bajo impacto, que pueden estar divididos en varias salidas o una salida corta y varios minutos de juegos en casa, pero tu kishu necesitará salir para recrearse y así evitar el aburrimiento.

Ten siempre en cuenta que se trata de un perro de caza, por lo que su sentido del rastro está muy bien desarrollado, por lo que puede escaparse para seguir uno mientras lo estás paseando, así que te quedan dos opciones, el mantenerlo siempre sostenido mediante una correa o el soltarlo únicamente en sitios públicos que cuenten con un cercado, es decir, parques especiales para perros.

Cepillado y baños del kishu inu

El cepillado del kishu inu debe ser frecuente debido a que posee abundancia de pelaje. En el pelaje pueden esconderse garrapatas, pulgas y sus huevecillos, por lo que el cepillarlo es vital para detectar a tiempo una infección por estos insectos y así poder eliminarlos. El cepillado también es conveniente para eliminar los nudos en el pelo del perro, mejorando su aspecto. Es conveniente cepillar a un kishu inu cada dos días para mantener su pelaje libre de nudos y al menos cada cuatro días para descartar la presencia de insectos.

Sin embargo, estos cuidados se ven totalmente opacados con los cuidados primordiales que se deben aplicar a todo cachorro, como son las vacunas y la desparasitación. Las vacunas permitirán que tu cachorro sobreviva este periodo tan vulnerable de su vida y la desparasitación permitirá que esté completamente libre de parasitos.

Cómo entrenar, educar o adiestrar un perro Kishu

Kishu-Ken

El kishu inu es un perro de caza por excelencia. Es un perro tan activo, inteligente, valiente y determinado en el terreno que aún sigue siendo usado como perro cazador en Japón debido a estas virtudes. Quizás te interese el adoptar a un perro de esta raza para este fin, por lo que nosotros te haremos saber cómo entrenar a un kishu inu como perro ayudante de caza.

Entrenamiento del kishu inu cachorro para tareas de caza

A pesar de que actualmente los kishu son perros guardianes y de compañía en ellos todavía fluye una necesidad ferviente de seguir rastros y perseguir presas, esto puede ser aprovechado por ti en el caso de que quieras practicar la caza de pequeños o medianos mamíferos con el objetivo de alimentarte, así que comencemos a indagar en el tema.

Al principio de su vida el kishu inu irá viendo cómo se desarrollan los hechos dentro de su entorno. Comprenderá que no debe ser un perro agresivo si no quiere que sus hermanos lo aparten a un lado producto de su carácter, modificando su carácter a uno amable con sus demás hermanos y por consecuencia también será amable con todos los miembros de la manada independientemente si son humanos o cánidos.

También debes actuar como proveedor y líder de la manada desde que el kishu es cachorro, así comprenderá que tú eres el líder y él es tu compañero y no al revés.

El cachorro kishu deberá acostumbrarse a los ruidos fuertes ya que las tareas de caza exigen que portes un arma de fuego, por lo que no es para nada conveniente que tu kishu se asuste al momento de que la detones contra el animal salvaje. El kishu cachorro no deberá asociar los ruidos fuertes con malas experiencias, procura no acariciarlo después de un ruido fuerte y este se haya asustado ya que comprenderá que está bien el asustarse.

Para que pueda asociar los ruidos fuertes y secos con algo positivo deberás ejecutarlos cuando tu perro esté llevando a cabo alguna conducta en específico que sea positiva, por ejemplo, dejar caer un objeto sobre una superficie de madera mientras está comiendo una muy rica comida o después de que le des una recompensa por algo que hizo bien.

Al relacionar los ruidos fuertes con algo positivo no tendrá problemas al escuchar disparos en el exterior, más bien los relacionará con que viene una recompensa pronto.

Puedes enseñar desde temprano a tu cachorro a relacionar el ruido seco con la necesidad de correr y buscar la presa, conducta que ya tienen preestablecida en sus genes así que no será muy difícil el que sepan que deben salir a buscar el animal herido entre la maleza.

Algo que puedes hacer para que el kishu entienda esto rápidamente es que, después del ruido seco lances una pelota hacia una zona con arbustos, lo cual el kishu interpretará inmediatamente como rastro y búsqueda, acostumbrándolo a la tarea por venir. También puedes aprovechar este momento y decir “busca”, orden que los perros de esta raza aprenderán para salir a buscar a la presa.

Cuando tu pero venga con la pelota dale una golosina, de igual manera harás en el campo abierto cuando tu kishu venga con la presa en su boca.

Las sesiones de practica de estos ejercicios deben ser cortas para hacerlas muy interesantes para tu perro, recuerda que es muy inteligente y puede aburrirse de repetir algo varias veces seguidas.

Otra práctica que puedes llevar a cabo con tu perro es la de darle un juguete y acostumbrarlo a que ande con él en la boca. Los perros de caza aman llevar siempre algo en la boca, cosa que los acostumbrará a llevar a las presas en la boca sin necesidad de matarlas o herirlas gravemente arruinando la pieza.

Después de que tu kishu inu haya aprendido a llevar los juguetes en la boca y buscar la pelota o rodillo después de escuchar un sonido seco es necesario comenzar a introducirlo en el mundo de la caza. Para ello es necesario conseguir piel de conejo o pato previamente salada para que pueda percibir la textura y olor de las mismas, de manera que no sienta que la presa se trata de algo extraño y no sepa si tomarla o no con su boca.

Lo que resta es que tengas muy buena puntería ¡Feliz caza con tu Kishu!

Comportamiento con otros perros

Kishu-Ken

Si ya tienes un perro en casa a lo largo de este articulo te habrás preguntado qué tal se comportará un kishu inu en tu hogar con él. Si te has preguntado esto debes saber que no hay nada de lo que debas preocuparte, el kishu inu es un perro que se comporta de manera excelente con otros perros, mientras que, con otros animales pequeños, como los de corral, se trata de un depredador bastante peligroso debido a su instinto de caza, por lo que está totalmente desaconsejado que habite con otros animales de corral en el mismo espacio como pueden ser los conejos, gallinas, pájaros, hámsteres, entre otros animales que pueda identificar como presas.

Los kishu inu son perros bastante protectores, amigables y fieles, pero para alcanzar la plenitud de estas características necesitan mucha disciplina y enseñanza cuando aún son cachorros. Para ello su dueño tendrá que permitir que vivan el tiempo suficiente con su madre y hermanos, de tal manera que puedan conocer cómo se comporta un individuo dentro de una manada. Después de esto el dueño será el que tenga el deber de socializarlos de manera correcta, para que no teman a los demás miembros de su familia ni a extraños, sino que acudan con curiosidad a investigar (lo cual potencia su capacidad de vigilancia).

Sin embargo, con el kishu inu macho existe un problema conocido, es un perro que a veces disfruta el ejercer dominancia sobre los demás miembros de su manada, aunque haya recibido socialización, por lo que tendrás que prestar mucha atención a este comportamiento y aplacarlo a tiempo. Si el comportamiento persiste lo único que queda por hacer es contratar a un entrenador de perros profesional o esterilizar al kishu para que solo esté pendiente de labores de vigilancia y deje la dominancia de lado por completo.

Si hay una hembra en celo en casa y otros machos también se interesan en ellos será casi segura una pelea por quedarse por la hembra, por lo que necesitarás aislar a la hembra o a los machos de ella para que no ocurran estas peleas.

Ahora, en el caso de que el kishu esté perfectamente socializado, adiestrado y entrenado es muy poco probable que ocurran problemas en cuanto a su comportamiento con otros perros, siempre se mostrará atento, amigable y cariñoso con los demás animales del hogar, mostrando su faceta protectora si es necesario, ya que es un perro bastante valiente que goza de gallardía, puesto que es capaz de enfrentarse a un enemigo mucho más grande que él.

Los kishu son una buena compañía tanto para niños como para cachorros, ya que tiene una excelente paciencia para aguantar las travesuras de los pequeños e incluso los invitarán a jugar y a correr de un lado a otro ya que este perro tiene alma de cachorro, aunque sea un anciano.

Para que puedas asegurarte completamente que un kishu no tendrá ningún problema ni con tus hijos pequeños ni con otros perros en casa deberá haber otras mascotas, para que el proceso de socialización del kishu se complete fuera de su manada originaria. Si no hay otras mascotas al hogar y después añades una el kishu podría enfrentar diferentes sentimientos como celos, sensación de reemplazo y agresividad hacía el nuevo integrante del hogar, pero esto se corrige tratándolo como siempre y nunca dándole el primer lugar a la otra mascota, tal y como si se tratasen de tus hijos humanos.

Entorno ideal

Kishu-Ken

Tu perro es como una pequeña persona. A una pequeña persona como puede ser tu hijo no lo pondrías en un lugar inadecuado como una zona sin techo, en donde no tenga como guarnecerse del sol y de la lluvia, lo mismo pasa con cualquier perro que adoptes. No deberías adoptar a una mascota sin tener un espacio adecuado en donde tenerla.

Si decides adoptar a un perro como puede ser el kishu primero tendrás que asegurarte que tu patio o el interior de tu casa cumple con las condiciones necesarias para su tenencia, esto significa el ver si tiene un techo y una zona adecuada para acostarse en donde pueda quedar seco mientras llueve y en donde sea fresco en momentos de calor durante el día.

Si tu patio ya cuenta con esta zona perfecta para tu perro enhorabuena, pero ahora necesitas asegurarte que no exista ningún agujero por donde tu cachorro pueda escaparse, los kishu son realmente obstinados en cuanto a escabullirse para explorar, por lo que pueden decidir dar un paseo en solitario y con ello perderse o ser robados.

Debido a que casi con total seguridad recibirás a un kishu inu cachorro deberás quitar toda sustancia que pueda beber de su camino, al igual que cualquier pequeño objeto que sea venenoso al contacto con su boca o que pueda tragar sin querer. El kishu inu es un perro bastante inquieto e intrépido cuando es cachorro así que también deberás quita cualquier objeto que esté a una altura considerable y pueda ser tumbado por accidente y herir al cachorro, de igual manera ten mucho cuidado si tu automóvil lo estaciones en el mismo lugar en que los kishu están libres, primero pídele a alguien que los

Además, si tu kishu inu no cuenta con las condiciones necesarias para su tenencia, ya sea que el espacio en donde habite sea demasiado pequeño o no cuenta con la suficiente atención de su amo ya que se encuentra aislado del espacio en donde su familia humana se reúne habitualmente con toda seguridad presentará un comportamiento destructivo con los muebles que tenga a su alrededor o comenzará a cavar agujeros por todo el jardín en señal de frustración y aburrimiento.

El entorno de tu perro kishu inu deberá contar con buen espacio en el caso de que viva en el jardín, mientras que si vive en el interior del hogar deberá contar con un espacio adecuado para su tenencia, que pueda sentir que puede descansar sin problemas en él y que no quede muy alejado de la zona en donde comúnmente se encuentra la familia hablando, ya que los perros disfrutan ampliamente tratando de entender qué es lo que están diciendo los humanos en sus conversaciones.

Si tu kishu inu se trata de un cachorro otra buena idea para enriquecer su ambiente es dare juguetes masticables, en especial que emulen la forma y el color de una presa si es que entrenarás a tu kishu para labores de caza, de lo contrario el adquirir juguetes con forma de pájaro o conejo será contraproducente si en tu hogar hay gallinas, conejos y pájaros como mascotas, ya que tu kishu podría intentar cazarlas debido a su instinto. De cualquier manera, no recomendamos que un perro de esta raza conviva con animales de corral ni mascotas pequeñas que puedan tener comportamientos de presa y esto sea malinterpretado por tu kishu inu y ocurra una tragedia.

Finalmente deberás echar un vistazo de manera frecuente al ambiente en donde tu perro está llevando a cabo su día a día, manteniéndolo limpio y libre de insectos que puedan infectarlo y enfermarlo, como pueden ser las garrapatas, las pulgas entre otras bacterias que actúan en el interior de su organismo.

Compra algún producto que erradique por completo a estos bichos (por ejemplo, el Amitraz de Kantal) y rocía en toda la extensión de tu patio para ahuyentar a los insectos y matar a aquellos que se encuentren a la espera de una víctima. Estos compuestos para rociar necesitan ser diluidos ya que son bastante potentes, pero si los usarás para fumigar el ambiente no es conveniente que lo diluyas tanto como si fuese para bañar a tu perro, caso en el que si resulta necesario diluirlo más. De cualquier manera consulta con tu médico veterinario de preferencia para así saber en qué medida diluir esta sustancia.