Saltar al contenido
PerrosGatosOnline.com

Dalmadoodle

dalmadoodle
Dalmadoodle
5 (100%) 6 votes

Dalmadoodle: Tu nueva mascota

Para los amantes de las razas de perros llegan momentos ingeniosos, en los cuales surgen ideas que pueden resultan en grandes sorpresas. En base a esto, muchos criadores de perros se han animado a combinar razas, buscando mejorar características, rasgos, o simplemente obtener lo mejor de dos razas muy especiales, y crear así un nuevo perro totalmente nuevo. Los cachorros resultantes de estos cruces son híbridos, los cuales muchas veces no logran superar las expectativas de sus razas progenitoras, sin embargo, a veces surgen sorpresas.

El perro Dalmadoodle, una ingeniosa combinación que dio origen a un perro totalmente nuevo, curioso, inteligente, con un aspecto tierno y agradable. Un color moteado de manchas irregulares negras sobre un fondo blanco, con los rasgos de un poodle, y una personalidad variable, el dalmadoodle es un perro de una raza híbrida muy apreciada y valorada.

La mayoría de estos perritos poseen una personalidad muy amigable, afectuosa y sobre todo desbordante de energía que parece inagotable. Al compartir con un dalmadoodle te darás de cuenta que este es un perro excepcional, diariamente te perseguirán desde muy temprano en la mañana, corriendo entre tus piernas para invitarte a dar una caminata o a jugar, son perros muy activos y que requieren moderada cantidad de ejercicio diario.

Sus características son variables y representan una combinación de los rasgos de sus progenitores, tenemos así un tamaño mediano a grande, que es heredado de los dálmatas, y un abrigo de pelaje denso y que puede ser entre liso y ondulado que es característico del poodle.

Muchas personas han logrado apreciar esta raza, no solo por su apariencia particular y llamativa, también por su personalidad cariñosa, juguetona y porque además son perros muy inteligentes y listos. Los dalmadoodle son una buena opción para ser parte de familias grandes, con niños mayores.

Si bien, en algunos casos se ha descrito que el carácter de esta raza híbrida puede ser algo testarudo y dificultar así su entrenamiento, una vez que les enseñas un truco, los dalmadoodles lo recordarán por siempre. Para sus cuidados y atenciones, solo bastará con una cantidad moderada de ejercicio diario y un par de paseos todos los días. Por lo común son perros bastante saludables, fuertes, y que pueden vivir hasta unos 14 años.

Para la salud emocional de los dalmadoodles, es imprescindible que se desarrollen en medio de un entorno que les permita convivir con otros perros y personas, para que acepten la convivencia con los demás y su proceso de socialización sea efectivo. De otro modo, estos perros podrían presentar problemas de comportamiento, igual que sucede si se dejan solos por mucho tiempo, los dalmadoodles pueden sufrir de ansiedad y depresión si no comparten lo suficiente con su familia.

En general, esta nueva raza creada inicialmente como una curiosidad, puede tener varios tipos y características dependiendo del criador, por lo cual, es importante investigar y asesorarse adecuadamente al respecto al momento de animarse a adoptar un dalmadoodle. A continuación, algunas características que serán útiles para que estés mejor informado sobre esta raza.

Historia y Origen de la raza

El dalmadoodle es un perro perteneciente a una raza que surge a partir de un cruce entre un perro dálmata y un perro de la raza poodle, también conocido como caniche.

dalmadoodle

El producto de ambos resulto en un amigo peludo llamativo desde el punto de vista físico, pero también inteligente y con una personalidad variada, el cual es el perrito híbrido conocido como dalmadoodle.

Los ejemplares de esta nueva raza, rápidamente se han ganado el corazón de los criadores y de las personas, por algunos rasgos que verdaderamente son cautivadores; por ejemplo, su tierna mirada, sus llamativos patrones de color blanco y negro, y su curiosa personalidad, han hecho que día con día la popularidad del dalmadoodle vaya en ascenso constante.

Aunque, a pesar de esta fama, el mestizaje de su origen también ha sido motivo de controversia, por varios motivos, entre ellos, el hecho de que sea un perro “de diseño” o de cruce, es decir un híbrido entre las razas puras dálmata y poodle, las cuáles fueron específicamente elegidas para dar tal resultado, una nueva raza mezcla de ambas, nombrada como dalmadoodle.

Así mismo, el objetivo de los criadores de perros provenientes de cruces de razas puras, es decir, criadores de híbridos o de perros de diseño, se plantean como objetivo el que sus camadas conserven características seleccionadas y específicas de las razas de sus padres, es decir, deberán heredar por ejemplo, la inteligencia del dálmata, y el pelaje único del poodle. Sin embargo, este proceso de segregación de rasgos genéticos requiere un control  y una vigilancia estricta para obtener los rasgos deseados, que básicamente se heredan al azar.

De este modo, las características del dalmadoodle pueden variar de acuerdo a lo planteado y establecido por su criador como estándar de la raza. Al igual como sucede con estos perros, los ejemplares de otras razas híbridas también presentan estas controversias.

El dalmadoodle es un perro que surgió de la curiosidad de los amantes de los canes para obtener la inteligencia y actitud del dálmata, en un perro con un pelaje llamativo como el poodle. Esta raza suele tener grandes camadas, aunque por desventura, no hay muchos criadores de dalmadoodle en el mundo, lo cual es debido al hecho de que a pesar de que la raza en los últimos años ha ido adquiriendo cierta popularidad, no ha sido la suficiente para lograr su distribución global amplia.

Desde su nacimiento en el siglo XX en América, los dalmadoodles han sido perros criados en pequeñas perreras, aunque también se han desarrollado compañías especializadas en la cría de esta raza a las que se les pueden encargar por pedido. Éstas además le proporcionarán al comprador los documentos de origen del animal, donde se verifica que el dalmadoodle es un perro original, híbrido de dos razas puras, dálmata y caniche o poodle, y además se asegura que las técnicas de reproducción son las adecuadas para minimizar los defectos congénitos y otros problemas de salud que pueda presentar una raza híbrida.

En la actualidad, la raza dalmadoodle es reconocida por algunas asociaciones como el American Canine Hybrid Club (ACHC) y el Dog Registry of America, Inc. (DRA), aunque no es aceptado por el American Kennel Club, que solo incluye razas puras.

Características principales

Dalmadoodle

El dalmadoodle es un perro de características variables ya que es un híbrido producto del cruce de un dálmata y un poodle, de modo que, los estándares de la raza son los establecidos por los criadores específicos de esta raza.

Por lo general, la mayoría de los ejemplares de esta raza presentan un torso y un cuello delgado, del cual se desprenden unas patas alargadas y delgadas. Su cola también es larga y peluda. Su altura de cruz es alrededor de dos pies, bastante llamativa para una raza híbrida. El estándar del dalmadoodle es entonces, más grande que las variedades promedio del poodle.

En relación a la cabeza tiene un tamaño en promedio proporcional al resto del cuerpo, en ella podemos denotar un par de ojos redondeados, usualmente de color oscuro, con las orejas implantadas superiormente, las cuales son flexibles, se presenta en una actitud caída, y son grandes con buena separación entre sí. Usualmente, estos perros mantienen su cabeza erguida, como en una actitud de alerta, siempre atentos a su entorno.

En general, el dalmadoodle adopta la postura de su progenitor el dálmata, un perro en actitud de alerta, erguido, de espalda recta, cuello y cabeza levantados. Con esta posición, puede divisar a cualquier persona o animal que se acerque a su campo e inmediatamente se pondrán en actitud de alarma y de atención por su instinto natural de defensa.

Cuando son cachorros, los dalmadoodles pueden tener un peso que se sitúa alrededor de las 20 lb, y una vez que alcanzan la adultez completa, lo cual sucede entre el año y medio y los dos años de vida.

Otro rasgo muy característico de esta raza dalmadoodle es que su pelaje es manchado, una característica heredada de los dálmatas. Su pelaje es suave y sedoso, pudiendo ser corto o semilargo, y la textura varía de lisa hasta ondulada, estos rasgos del pelo son heredados del poodle.

Los colores o tonalidades del pelaje del dalmadoodle pueden variar al igual que las características de su pelo, ya que es al azar lo que heredara de sus progenitores. Usualmente los colores pueden ser blancos con manchas negras irregulares, color hígado con manchas marrones, y otras variedades manchadas como marrón, beige o dorado, aunque estas últimas son menos frecuentes.

Es necesario recordar que las características del dalmadoodle varían de acuerdo a lo heredado de sus progenitores y de los estándares que mantenga para la raza, cada criador específico de dalmadoodles.

Comportamiento con otros perros

Dalmadoodle

El dalmadoodle por lo general presenta un comportamiento variable, dependiendo de si personalidad es enteramente estilo dálmata, o si es más parecida a la personalidad de la raza poodle. De modo que se puede afirmar que cada perro de esta nueva raza híbrida es prácticamente una experiencia diferente.

Puede esperarse que el dalmadoodle sea un perro familiar, que disfrute de la compañía de las personas y que sea sociable y amigable. También se ha dicho que estos canes pueden tener un instinto protector fuerte, que los hace ser desconfiados ante los desconocidos a quienes puede ver como una amenaza, de modo que ladrará para intentar ahuyentarlos y para proteger su entorno. El dalmadoodle puede tener algún instinto de perro líder y territorial, rasgo de personalidad que es parecido al de su pariente el dálmata. Sin embargo, una vez que se familiaricen con las visitas se sentirán cómodos con ellos, y serán sociables y amistosos una vez que los conozcan.

También se ha observado que la mayoría de los dalmadoodles son perros encantadores, muy sociables, y por lo general su carácter es tranquilo y equilibrado, aunque hay ejemplares que pueden ser muy juguetones, traviesos e incluso algo malhumorados, sobre todo a la hora del entrenamiento y del adiestramiento, lo que puede dificultar un poco este proceso.

Como compañero de otros perros y mascotas, el dalmadoodle es usualmente tranquilo, la mayoría de las veces es receptivo a la compañía de otros canes, especialmente si son de su misma raza, o si comparten características de personalidad como un mismo carácter.

El dalmadoodle no suele presentar problemas de convivencia con otras mascotas, por lo general es rápido para hacer amigos, y casi siempre es tolerante. Por supuesto, esta convivencia efectiva con otros perros depende de la socialización adecuada y correcta, la cual debió implementarse tempranamente en la vida del cachorro dalmadoodle durante su educación, llevándolo a compartir con otras personas y mascotas, en ocasiones como caminatas y paseos en el parque.

Una compañía adecuada para un dalmadoodle es otros perros de su misma raza, un poodle, un labradoodle, un goldendoodle o algunos de estos parientes, cuyas necesidades de atención, juego, ejercicio y personalidad es similar, por lo que es más fácil el proceso de convivencia y de compartir el hogar adecuadamente.

Con otras mascotas, con gatos por ejemplo, la relación es variable, unas veces son receptivos otras veces no, depende de el dalmadoodle convivió con ellos desde temprana edad, y también de los rasgos de personalidad que haya heredado.

En resumen, se puede decir que el dalmadoodle es un perro con una personalidad variable que la mayoría de las veces es receptivo, tolerante y adecuado para convivir con otros perros parecidos a él, desde el punto de vista de su actividad, hábitos y conducta.

Dieta y alimentacion del Dalmadoodle

Los ejemplares de esta raza dalmadoodle tienen la particularidad de que son perros con un apetito voraz, les encanta comer y de hecho pueden pasar el día comiendo si se les deja a su disposición el alimento. La mayoría de los dalmadoodle alcanzan un peso superior a las 50 lb cuando son adultos, por lo que se deben alimentar alrededor de tres tazas al día, repartidas dos en la mañana y una en la tarde, para así satisfacer las necesidades nutricionales de este can.

En un aproximado, los dalmadoodles necesitan tres veces la cantidad de alimento que se le proporciona a un pequeño terrier. Sin embargo, hay que tener precaución de no sobrealimentarlos, pues debido a su gran apetito y a su tendencia a actividad física de moderada frecuencia, los dalmadoodles pudieran presentar problemas de obesidad y sobrepeso.

Es mejor acostumbrar a tu perro a una rutina de alimentación así como de ejercicio y actividad diariamente. Esto se logra estableciendo horarios fijos para las comidas, ya que resulta más beneficioso alimentar a tu dalmadoodle a una hora específica diariamente, por ejemplo, una taza en el desayuno, 1 taza en el almuerzo y una taza al final del día que sería la cena.

De esta manera se crea un hábito de alimentación, y a dicho horario se pueden incorporar también las horas de actividad física tales como, una suave caminata en la mañana, 1 hora luego del desayuno, una rutina de ejercicios entre almuerzo y cena, y una caminata ligera antes de dormir.

Con lo anterior puedes mantener una rutina de estilo de vida saludable para tu dalmadoodle, la cual combine la apropiada alimentación con el ejercicio necesario para mantener una salud fuerte y resistente.

Del mismo modo, al establecer un horario de alimentación para tu perro, se protege y mejora el sistema metabólico del dalmadoodle ya que sus niveles de azúcar en sangre se mantienen constantes y así el perro gozará de un buen estado de energía durante todo el día. Así mismo, una alimentación basada en tres comidas asegura que el dalmadoodle conserve la sensación de saciedad por más tiempo y evita conductas inadecuadas como robar comida de los gabinetes cuando se queda solo en casa.

En relación al tipo de alimento que se le debe suministrar al dalmadoodle, lo adecuado para este perrito como para todas las razas es escoger el producto de la mejor calidad y apropiado según la edad y el tipo de raza de perros (pequeña, grande, mediana) lo cual asegura que tu mascota se conserve fuerte y sana.

Los productos comerciales ofrecen gran variedad de opciones para la alimentación, se recomienda seleccionar aquellos ricos en proteínas animales y bajos en carbohidratos, los cuales aportan los nutrientes necesarios para el desarrollo del can. Así mismo, es mejor asegurarse de que los productos que se necesitan sean de bajo contenido de cereales agregados para prevenir las alergias alimentarias.

Otras opciones de alimentos son los enlatados a base de alimentos húmedos principalmente y las golosinas. Lo importante es mantener un equilibrio entre estos alimentos para evitar problemas como la obesidad.

Cualquier duda o consejo adicional que necesite sobre la alimentación del dalmadoodle, lo recomendado es visitar al veterinario.

Salud y cuidados generales

El dalmadoodle necesita los cuidados básicos sobre higiene y salud que el común de las razas de perros. Con la atención necesaria y con un dueño responsable y cuidadoso, los dalmadoodles pueden llegar a vivir alrededor de unos 15 años como máximo, y como mínimo unos 10 años en promedio. Esta esperanza de vida variable va a depender de numerosos factores, tales como el ejercicio regular que realicen, una dieta saludable, y particularmente el habitar en un ambiente sano.

Dalmadoodle

Con respecto al grado de actividad y ejercicio recomendado, los perros de la raza dalmadoodle por lo común no son hiperactivos, bastará con un nivel medio de actividad diariamente. Es recomendable llevarlos a pasear unos 30 minutos en promedio como caminatas diaria, y realizar juegos como superar obstáculos, juegos de agilidad y de encontrar y atrapar objetos. Con estas rutinas de ejercicio básico es suficiente para que el dalmadoodle permanezca sano, feliz y fuerte por años.

Del mismo modo, se ha comprobado que el ejercicio regular en el dalmadoodle es capaz de mantener un carácter relajado y tranquilo en perro, lo cual es muy beneficioso para su convivencia. Los viajes al parque y los juegos en casa, en un patio grande, cercado y apto para correr, son ideales para estimular su desarrollo físico y emocional.

El dalmadoodle es un perro muy inteligente, puedes conseguirle juguetes interactivos disponibles en las tiendas de mascotas con los que pasará horas entretenido, aprenderá nuevos trucos y sin dudas superará las expectativas del entrenamiento. El objetivo del ejercicio regular para el dalmadoodle es mantenerlo estimulado física y mentalmente para crear en él conductas más favorables y evitar desordenes de comportamiento.

En cuanto a su cuidado e higiene, básicamente las consideraciones en este aspecto se basan en el tipo de pelaje que ha heredado. Cuando su pelo es corto y liso, similar al del dálmata, con un cepillado semanal es suficiente para estimular la superficie cutánea, remover el pelaje muerto y mantener un aspecto sano y brilloso. Si se trata de un ejemplar dalmadoodle con un pelo largo y ondulado, el mantenimiento debe ser más cuidadoso. Se recomienda cepillarlo de dos a tres veces por semana, particularmente para evitar los enredos  y que la suciedad o restos se acumulen entre sus ondas.

La ventaja que presenta este pelaje es que se cae en menos cantidad que en otras razas, así que el dalmadoodle podría considerarse como un perro “hipoalergénico”.

Los oídos también deben limpiarse regularmente para prevenir la acumulación de suciedad y secreciones que generen infecciones. El veterinario recomendara gotas para aplicarlas después del aseo, lo mismo sucede con sus ojos. Las uñas deben cortarse y limpiarse cada dos semanas para evitar que se partan y se rompan y llegue a lesionarse.

Con respecto al estado de salud del dalmadoodle, en general, podemos decir que esta raza es fuerte y sana, sin embargo, puede presentar algunas enfermedades difíciles de tratar, entre ellas la displasia de cadera, cálculos renales, y enfermedad de Cushing. Es importante la visita periódica al veterinario para que sea este profesional quien vigile el estado de crecimiento y desarrollo del dalmadoodle.

Otras enfermedades que también puede padecer el dalmadoodle son ciertas alergias en la piel, patologías oculares como la displasia del esfínter del iris, la enfermedad de Addison y la dilatación gástrica.

A pesar de ello, los ejemplares dalmadoodles son perros híbridos que han mostrado ser fuertes u saludables, pero siempre es prudente vigilar su salud con un seguimiento médico regular.

dalmadoodle

Cómo entrenar, educar o adiestrar un Dalmadoodle

La educación y adiestramiento de los perros de la raza dalmadoodle requiere de un dueño con cierto conocimiento en el cuidado de perros y sobre todo que tenga un carácter firme y amoroso, con el tiempo necesario para dedicarle a este can y que además este lleno de mucha paciencia.

Si bien es cierto que los dalmadoodles son perros muy inteligentes, para un dueño poco experimentado puede resultar un tanto complicado el atender a las necesidades de entrenamiento que tienen estos canes. Los dalmadoodles son perros que necesitan de un dueño comprometido con su educación, firme pero que a la vez sea amable y cariñoso, en especial con los cachorros dalmadoodle. Es adecuado comenzar el entrenamiento a una temprana edad, entre los dos y tres meses de vida, ya que así se asegura el mejor aprendizaje de los hábitos y las conductas, y se pueden dar las correcciones apropiadas.

Como parte del entrenamiento del dalmadoodle es clave incorporar el proceso de socialización, esto se traduce en llevar regularmente al perro a sitios donde pueda compartir con otras mascotas y personas para que al llegar a adulto sea un perro seguro de sí mismo, con la confianza necesaria para que se la lleve bien con todos y no muestre conductas como timidez, rechazo o agresividad hacia los demás. Los dalmadoodles son perros muy listos y observadores, de ahí la importancia de que la socialización con otros perros, niños y mascotas se realice a temprana edad

El entrenamiento avanzará gradualmente, comenzando con las órdenes básicas como hacer sus necesidades fuera del hogar, sentarse, acostarse o traer algo. Una técnica muy apropiada es incluir el reforzamiento positivo o el método del clicker, estos funcionan como un fuerte estímulo que permite mejorar y hacer más práctico y sencillo el entrenamiento del dalmadoodle. Si consigues a tu perro haciendo sus necesidades dentro del hogar, para nada debes regañarlo o castigarlo, simplemente indícale con voz firme que ese no es el lugar, lo llevarás afuera de casa para que continúe en el patio o jardín. Del mismo modo sucederá con el resto de las órdenes.

La violencia física o verbal y los castigos deben desecharse. Cuando no acate una orden solo ignóralo, repite la instrucción y muéstrale como se hace. Debes tener paciencia durante el entrenamiento pues el dalmadoodle puede heredar algunas características de la personalidad del dálmata, tales como el ser independiente y terco, difícil de aprender trucos, pero con una gran memoria que una vez que los aprenda no los olvidará.

Si la actitud de tu perro es más como la del poodle, el entrenamiento será algo más sencillo, ya que estará abierto a aprender y obedecer. La clave siempre será, reforzar los comportamientos positivos, con elogios, recompensas, bocadillos, el clicker u otros premios, así poco a poco el dalmadoodle entenderá qué hacer y qué no.

Comportamiento con los Humanos

dalmadoodle

El dalmadoodle resultó ser toda una sorpresa de perro, es un canino brillante, rápidamente es capaz de distinguir lo que es correcto de lo que no lo es durante su entrenamiento, aunque muchas veces su carácter lo hacen un poco testarudo; en general, se describe como un perro muy inteligente y atento, siempre en estado de alerta y de atención hacia su entorno.

Se dice que cuando estos cachorros heredan el temperamento del dálmata, pueden ser algo tercos y dificultar su entrenamiento, incluso ellos son capaces de entender que su dueño está tratando de educarlos, pero aun así hacen cosas tontas para evitarlo. Por ello decimos que la clave para manejar a estos perros es la paciencia en el entrenamiento.

Los dalmadoodles son perros muy vistosos, su apariencia llama la atención por ese bonito color claro de fondo, con manchas oscuras irregulares, son perros encantadores, y además como tal lo es su personalidad, gran parte de las veces, los dalmadoodles son perros comprometidos y apegados a su familia adoptiva, además conservan un instinto de protección y de perro guardián. De modo que, estos perritos, cuidaran de ti y de tu familia durante toda su vida.

Cuando se lo proponen son realmente listos, capaces de aprender trucos y de recordarlos por siempre.  Requieren de un dueño y entrenador de voz firme y directa que imponga respeto para que se vuelvan obedientes, de lo contrario podrían presentar algunos problemas de comportamiento como conductas destructivas.

Los dalmadoodles son perros fieles y leales, bien entrenados se convierten en la mascota sensacional que desea cualquier hogar. Son capaces de permanecer junto a su dueño todo el tiempo, simplemente para sentir su compañía y cercanía. El dalmadoodle es un perro confiable, a través de un proceso de socialización efectivo, este perrito se la lleva bien con todos, ya sean niños, adultos, ancianos, otros perros y hasta otra clase de mascotas, como los gatos. Es adecuado para convivir con familias con niños grandes ya que si son muy pequeños, los bruscos juegos de los niños podrían provocar que alguno saliera lastimado accidentalmente.

Este perrito será distante con los extraños al inicio, ya que tiene instintos guardianes, puede incluso ladrar en presencia de los desconocidos, tal cual como si alertara de alguna amenaza. Sin embargo, conforme se familiariza con las personas, esta desconfianza desaparece y el dalmadoodle en seguida se convierte en un can muy amigable y cariñoso, en ocasiones hasta juguetón. No se ha descrito como una raza agresiva.

Este perro en la actualidad se desempeña como mascota y perro de compañía, en los hogares es el amigo peludo juguetón y protector, una maravillosa combinación. Así mismo, puede ser entrenado para participar en competiciones caninas relacionadas con pruebas de agilidad, búsqueda e inteligencia, y también en concursos de belleza por su hermosa apariencia.

Entorno ideal

Los dalmadoodles son perros que representan lo mejor de dos razas, la elegancia y actitud del poodle con la personalidad y el pelaje del dálmata. Esta raza ha sido desarrollada por varios criadores a nivel mundial con el propósito de tener un perro de compañía divertido, hermoso, único y que no libere tanto pelo, ese es un dalmadoodle.

El entorno donde se desarrolla el animal, es de gran importancia para garantizar que éste obtenga las mejores condiciones necesarias para un desarrollo saludable y un entrenamiento efectivo, de este modo se asegura que el dalmadoodle se convierta en una fabulosa mascota con la que todos quieran compartir. Este es un perro muy leal, y como tal no tendrás que preocuparte por sus actitudes.

Tan pronto como te asegures de haberlo entrenado satisfactoriamente, no tendrás que preocuparte por agresividad, estrés, ansiedad u otras alteraciones del comportamiento.

El dalmadoodle necesita un hogar espacioso, adecuado para que pueda moverse de un lado a otro con libertad. De modo que un pequeño apartamento en la ciudad no es el lugar más apropiado para criar a un dalmadoodle.

Se recomiendan así hogares más espaciosos como las casas, y de preferencia que estas tengan espacios abiertos al aire libre pero bien protegidos y cercados, estos pueden ser, un patio, un jardín, etc., en los que el dalmadoodle pueda moverse con libertad, jugar, correr, saltar, buscar objetos y divertirse como cualquier perro.

En este sentido, la familia adoptiva del dalmadoodle debe ofrecer el entorno emocional apropiado que le permita vencer los temores, ganar confianza y ser una gran mascota. Esto se logra con un dueño cariñoso y a la vez firme, con la paciencia, el tiempo y la disposición para dedicarse al cuidado y entrenamiento del dalmadoodle el tiempo necesario para lograr una mascota educada, feliz y saludable. Los dueños ideales para los dalmadoodles son personas solteras, familias con niños mayores, que puedan o no tener otras mascotas, e idealmente que vivan en casas con jardines o patios.

Este perrito es muy inteligente, amable, leal, cariñoso y protector, cualidades todas que hereda de sus progenitores. La estimulación física y emocional es importante para el desarrollo de todas estas cualidades y para que el dalmadoodle llegue a ser ese mascota perfecta que necesita.

La temperatura y el ambiente también son aspectos a considerar en el entorno del dalmadoodle. Los ejemplares de pelo largo y ondulado pueden soportar los climas fríos, mientras que no se recomienda exponer a ningunas de las variedades de esta raza a temperaturas extremas, en realidad son buenos compañeros en casi todas las estaciones y épocas del año, no suelen enfermarse con frecuencia y toleran bien los cambios del entorno climático.