Saltar al contenido
PerrosGatosOnline.com

Braco húngaro o Vizsla

Vizsla
Braco húngaro o Vizsla
5 (100%) 6 votes

Vizsla: tu nueva mascota

El Braco húngaro es un perro que ha resaltado a lo largo de su existencia en diferentes aspectos, también se le conoce popularmente como Vizsla.

Una de las áreas en donde resalta más este ejemplar es en la caza, pero en la actualidad es un perro que se usa para diferentes tipos de trabajos y, por supuesto, como perro de compañía.

Es un perro bastante enérgico que querrá que lo lleves a hacer ejercicios, trotar o simplemente caminar un rato al aire libre para poder disminuir su estrés y distraerse. Es un perro perfecto para seguir rastros y para actividades acuáticas, por lo que es un perro perfecto para alguien que tenga mucha actividad física, como un deportista o una persona que cuide de su salud a diario.

En la antigüedad los perros de esta raza tenían el pelaje corto y eran usados como acompañantes en los viajes de tribus con costumbres nómadas llamadas Magyares. Estos siempre viajaban en las regiones centrales europeas y existen evidencias que datan del siglo XIV que hacen saber que las características de estos son idénticas a los de los Bracos húngaros actuales, sin embargo, estos perros comenzaron a trabajar seriamente en el siglo XVIII, cuando comenzaron a ser usados como perros ayudantes de cazadores y como perros de muestra.

El reconocer a un Braco húngaro es sencillo, se trata de un perro no muy grande ni muy pequeño con un porte y estilo de caminar elegante. Según el estándar de su raza establecido por la FCI su pelo debe ser siempre de color marrón vivo. No es un perro pesado, pero tiene un aspecto musculoso que lo hace ver bastante fuerte.

Tiene un cuerpo rectangular ya que su longitud supera a su altura. Su espalda es recta y fuerte, su pecho cumple con las mismas características pero es profundo. Llegando su pecho al vientre se recoge lo cual le da a su figura inferior una curvatura con mucho estilo.

El hocico de este perro es curvado al estilo romo y con su estructura recta, sus ojos son ovalados y no muy grandes, con una mirada muy expresiva que invitan a que juegues con él. El estándar de la raza son los ojos oscuros de color marrón, pero son tolerables los ojos ámbar o amarillos. Las orejas de esta raza son débiles y cuelgan justo al lado de las mejillas. La cola es fuerte en su base y situada de manera baja, es larga.

El pelaje del Braco húngaro es bastante tupido, áspero y corto, tiene las mismas características en todo su cuerpo y carece de lana interior. Es un perro que para cumplir con los estándares de la raza debe tener un color castaño vivo, sin manchas, aunque también son aceptados (aunque de mala gana) los ejemplares que tengan una mancha en la zona del pecho y manchas pequeñas en las patas.

La altura de esta raza es de 64 cm como máximo en los machos mientras que las hembras pueden llegar a tener 60 cm. El estándar de la raza no hace referencia a un peso estándar, pero se sabe que los machos pueden llegar a pesar como máximo unos 27 kg y las hembras 25 kg.

Los perros de esta raza son especies especialmente familiares, una vez que forman un lazo afectivo con un grupo de personas este los seguirá, respetará y obedecerá por siempre. Son perros con una gran inteligencia, bastante curiosos y les gusta corretear aves y animales pequeños. Una curiosidad sobre los bracos húngaros es que cuando ven agua se emocionan y puede que quieran darse un chapuzón aunque no lo apruebes. Son perros callados, no les gusta ladrar así que no son muy buenos como perros guardianes, pero si como perros para familias que no quieran un escándalo cada vez que su perro vea un gato.

Los Vizsla son muy buenos como perros de compañía gracias a estas características, pero no son muy buenos acompañantes para personas que están la mayoría del tiempo en sus casas ya que el nivel de actividad que requieren es alto.

No se deben tener demasiados cuidados con esta raza. En cuanto a su pelo, con unas pocas cepilladas semanales todo estará bien ya que este es corto. No tienen un olor característico, incluso después de mojarse, esta característica hace que no sea necesario bañarlos con intervalos de tiempo cortos.

Historia y Origen del Vizsla

Vizsla - Braco hungaro

El Braco húngaro o como lo llamaremos de ahora en adelante “Vizsta” es un perro que servía fielmente a su amo mientras cazaba, pero también podía ser, al mismo tiempo, un tierno perro cuidador de su familia.

El Vizsta posee un tamaño medio, pelaje corto y su origen se remonta, como su nombre lo indica, a Hungría. Es un perro con un carácter multifacético, en él se puede ver lo mejor de un perro de muestra, recuperador y con una energía casi infinita. Es un perro bastante activo y necesita quemar toda esa energía que guarda en su cuerpo, el dueño de un Vizsta debe saber que si no está acostumbrado a realizar jornadas de ejercicios ahora las tendrá que hacer para acompañar a su nuevo mejor amigo. Es un perro que aborrece la idea de estar solo, siempre quiere interactuar con su familia.

En su aspecto físico se puede ver que es un perro bastante fuerte y entre sus habilidades destacan un gran sentido del olfato que puede funcionar de manera perfecta en el agua o en la tierra. La expectativa de vida de este can es de unos 10 a 14 años.

El Vizsta siempre fue un perro usado para dos tipos de caza, la cetrería y halconería. Debido a que en la época en donde se practicaban estas actividades no existían armas de fuego el gran olfato de esta raza aseguraba el atrapar a la presa, teniendo casi siempre una elevada tasa de éxito. El Vizsta es un perro bastante admirado en el continente europeo, específicamente en el centro de este.

Esta raza es el animal nacional de Hungría y aparece en ilustraciones muy antiguas de este país que datan del siglo X. Los perros que antecedieron al Vizsta, como el sabueso Panonia eran excelentes cazadores que siempre acompañaban a las tribus Magiares, tribus que ahora se encontrarían en el territorio de Hungría.

Vizsla - Braco hungaro

Esta raza fue criada de manera selectiva ya que los agricultores y granjeros húngaros querían un perro que pudiese tener un olfato potente, con una gran energía y agilidad para que pudieran adaptarse a un clima bastante cálido como es el de Hungría. También querían que a pesar del calor pudiera cazar pequeños animales sin agotarse en exceso.

La historia de este perro casi llega a su fin producto de las guerras mundiales, al igual que otras muchas razas, pero consiguieron salvarla cruzando diferentes ejemplares puros que lograron conseguir y así, en 1950 lograron salir del continente europeo y llegar a los Estados Unidos producto de la solicitud de importación de este país americano.

Es una raza completamente rural, su origen no fue en la zona urbana de Hungría, sino en las grandes planicies que se crearon alrededor del Danubio.

Se cree que el cruce entre tres diferentes especies como son el sabueso de Transilvania (en peligro de extinción), el perro turco amarillo (extinto) y el halconero turco (extinto), son los ancestros del Vizsta, un perro que conserva características de cada una de estas razas.

El Vizsta es un perro bastante enérgico, pero es de igual manera cariñoso con la familia. Siempre busca la interacción con su amo o los miembros de la familia ya que no le gusta para nada la soledad. Por lo tanto, aunque es un perro cazador, no es para nada bueno viviendo en un entorno cerrado en donde no le presten atención. Sus dones y características se verán reforzados a medida de que se sienta bien tratado e interactúe mucho con su amo.

El Vizsta siempre será un perro extrovertido, saluda a todas las personas con euforia a todas las personas aunque no las conozca, por lo cual es un perro que cae muy bien a la primera impresión, sin embargo, no se puede usar bajo ningún concepto como perro guardián o de vigilancia. Es un perro tan eufórico que podría ponerle la misma emoción al avistamiento de un roedor al de la entrada de un ladrón a casa.

A pesar de que no son buenos perros guardianes ellos cubren esta característica con su comportamiento juguetón, travieso y enérgico. Sería ideal que su adiestramiento fuese sencillo, pero no es así, debido a su energía no es un perro que preste mucha atención, lo único que quiere es que lo feliciten y recibir recompensas.

Características Principales

Vizsla - Braco hungaro

El Vizsla es un perro de tamaño mediano, con un pelaje corto y elegante que de acuerdo con el estándar establecido para su raza debe tener un color marrón claro y cuerpo musculoso y ligero pero poderoso a su vez.

El cuerpo del Vizsla, como también se le conoce al Braco Húngaro, es un poco rectangular ya que es más largo que alto. Posee una espalda con mucho musculo, recta y firme. En la línea interior de esta raza se puede ver como se forma una línea curvada elegante que al comenzar el vientre se termina.

La cabeza del Vizla tiene una forma “aristocrática” ya que el cráneo tiene una forma ancha y en forma de bóveda, el stop es un poco marcado. La nariz de este perro es amplia y bien definida, el color de esta debe ser un poco más oscuro que el del pelaje.

El hocico es recto mientras que sus ojos son de color mediano y de color marrón u amarillo, en algunos casos ámbar, estos tienen forma ovalada y siempre hacen que el Braco Húngaro tenga una mirada viva y enérgica.

Las orejas del Vizsla son frágiles y se encuentran colgando a los lados de su cabeza, la cola se sitúa de manera baja y se va adelgazando a medida que llega a su punta, es gruesa en la base. La cola es lo suficientemente larga para tocar el corvejón, cuando el Braco se encuentra alerta puede levantarla de manera horizontal.

El pelaje es algo duro, corto y muy abundante, cubriendo todo el cuerpo es la única capa de pelo que tiene ya que carece de lana interna. El color aceptable para el pelaje es el marrón amarillento en cualquier tonalidad, acompañado por una mancha blanca en su pecho y varias manchas blanca en las patas, aunque estas manchas no son muy deseadas en la raza.

El estándar de la raza establece que los machos deben tener una altura a la cruz de unos 58 a 64 cm mientras que las hembras pueden tener una de 54 a 60 cm. El peso no se encuentra definido en el estándar de esta raza, pero se sabe que pueden llegar a pesar entre 20 y 27 kg los machos y las hembras son un poco más livianas con un promedio de 18 a 25 kg.

Este perro desde hace mucho es usado como perro cazador, por ello tiene características aerodinámicas aunque es un perro con mucha musculatura y fuerza. Es un perro que toma lo mejor de la estética y lo mejor de la fuerza para constituirse en un equilibrado ejemplar que además, posee buena inteligencia.

No se trata de un perro para personas sedentarias ya que necesita dosis de ejercicio diariamente por su carácter sumamente enérgico, al igual que casi todos los perros cazadores.

Es un perro que puede alcanzar grandes velocidades por lo que muchos entrenadores lo han escogido como perro de carreras y exhibición en diferentes competiciones. Las características del Vizsla son muy importantes a la hora de que participe en estas competiciones.

La cabeza del Vizsla tiene una forma alargada terminando en un hocico que es más alargado que el cráneo, aunque este no debería ser puntiagudo. Sus orejas son muy largas pero, a pesar de esto, son bastante livianas. Las orejas tienen una forma de “V” redondeada en las puntas. La nariz es amplia, con fosas nasales de igual característica, siempre del mismo color, aunque un poco más oscura que el pelaje.

Los ojos son grandes, aunque no mucho, tienen una forma un poco ovalada y el mismo color del pelaje aunque un poco más oscuros, al igual que su nariz. El cuello es largo y bastante fuerte, con un pequeño arco, este carece de papada y tiene un buen tamaño que no es desproporcional al cuerpo.

La piel del lomo no debe tener arrugas, es firme. Las zonas que se pigmentan tales como los labios, la nariz, el borde de los parpados y las uñas deben ser de color carne aunque las uñas también pueden ser de color café, sus almohadillas son de color gris. Tiene mucho pelaje que se encuentra bien pegado al cuerpo, este es suave y corto.

Los Vizsla suelen tener un color oxidado que puede ser amarillo o beige arena. Pueden tener manchas en el pecho o patas tranquilamente ya que no es una falta a los estándares de la raza.

El Vizsla es un perro que amará mucho a la familia que lo acoja. Son perros que siguen a todas partes a la persona de la familia con la que interactúen. Son extremadamente inteligentes, casi tanto como energéticos e inquietos.

Vizsla - Braco hungaro

Los bracos húngaros son perros cazadores, por lo que todo el tiempo se la pasaran buscando presas y señalando zonas en donde posiblemente se encuentre una. Los Vizsla no ladran mucho y si les das una piscina serán felices durante toda su vida ya que les fascina el agua.

Comportamiento con otros perros

El braco húngaro o vizsla es un ejemplar fabuloso, perteneciente a una hermosa y distinguida raza de perros cazadores, con un porte elegante y sereno, unos rasgos finos, un cuerpo delgado, ágil y musculoso y una personalidad encantadora, amistosa, protectora y gentil, este perro es una increíble mascota para compartir.

Los ejemplares de esta raza tienden a ser perros muy listos e inteligentes, con un carácter suave y equilibrado que se da fácilmente a hacer amigos. Tienen un fuerte instinto protector hacia sus seres queridos, son alertas, observadores y a la vez muy callados, de modo que si lo escuchas ladras es porque está sucediendo algo que ha encendido sus alarmas, puede tratarse de alguna situación extraña, un desconocido o alguna amenaza.

El braco húngaro es un perro fuerte tanto física como mentalmente, además es muy ágil y posee extraordinarias habilidades para la caza y como perro guardián. En su comportamiento casi siempre muestra los aspectos de un perro sereno, equilibrado, inteligente y atento.

Suele ser un excelente compañero. El vizsla no solo se la lleva bien con los humanos, sino que también es capaz de vivir y compartir en armonía con otros perros y con algunas mascotas, especialmente si estas tienen sus mismas características de personalidad. Sin embargo, estos rasgos de su comportamiento serán tan favorables dependiendo en gran parte, de la educación y el entrenamiento que el braco húngaro haya recibido desde temprana edad. Esta raza necesita un entrenador que asuma el papel de líder, puesto que estos son perros bastante dominantes y territoriales, además, es prudente iniciar el proceso de socialización desde que es un cachorro, que aprenda a mezclarse y convivir con otros canes, ya sean de su raza o de otras, que entienda que pueden ser amigos, compartir y convivir. A temprana edad se instruyen estas primeras órdenes, así será un perro educado, buen compañero y tolerante con otros.

Especialmente con perros de su misma raza, el braco húngaro se muestra amable y receptivo, la mejor compañía para un perro de esta raza es otro igual, ya que anteriormente, los canes de esta raza se desplazaban en grupo y trabajaban en grupos, de modo que entre ellos difícilmente podrán aparecer problemas de jerarquía significativos. Otras razas con las que puede congeniar bien son perros grandes con carácter aplomado.

Vizsla - Braco hungaro

No es una buena idea colocar al braco húngaro de compañero con un perro de raza pequeña, usualmente los perritos pequeños son inquietos, hiperactivos e irritantes en ocasiones, podrían perturbar el estado del vizsla y salir seriamente lastimados. Así mismo, con mascotas de otras razas, solo se recomienda la convivencia en caso de que el braco húngaro se haya acostumbrado a ellos desde temprana edad cuando era un cachorro, debido a que este perro es un cazador natural y su instinto depredador puede aflorar ante compañeros como conejos, pájaros, gatos, en algún momento podría verlos como presas a su disposición.

Por lo demás el braco húngaro es un perro enérgico, fuerte, deportista y trabajador, conserva una disposición en todo momento para las labores, suele ser muy obediente y afectuoso con su familia, y con perros de sus mismas características casi siempre es buen compañero debido a su personalidad gregaria.

Dieta y alimentación

Las exigencias nutricionales del Vizsla son altas. Este perro requiere una nutrición de alta calidad que le permita desarrollar al máximo sus capacidades físicas y cualidades emocionales.

Vizsla - Braco hungaro

El perro de la raza braco húngaro requiere de comidas a base de alimentos de alto valor nutricional, cuyo aporte principal sean proteínas y grasas saludables, con menor contenido de carbohidratos.

En el mercado, se presentan numerosas marcas variadas de productos alimenticios para perros de razas de gran tamaño, lo ideal es adquirir el de mejor calidad, verificando en la tabla nutricional que se muestra en el empaque de la purina, que el principal contenido de este alimento sean las proteínas animales, especialmente de res, aunque también pueden ser de pollo o pescado. Estas proteínas animales representan macronutrientes de alto valor nutricional que aportaran el sustrato necesario para el crecimiento y desarrollo muscular del braco húngaro.

El vizsla necesita además de ácidos grasos poli-insaturados, como los omega 3 y omega 6, que ofrecen función como antioxidantes y protectores del organismo. De igual manera, en menor proporción se ofrecerán los hidratos de carbono, restringiendo su consumo para evitar el desarrollo de problemas metabólicos tales como sobrepeso y obesidad.

Los productos de purinas para alimentar a tu braco húngaro en lo posible deben estar 100% de aditivos, condimentos, y cereales, ya que estos compuestos podrían ser los responsables de ocasionar alergias y reacciones adversas en el organismo del perro.

Siempre puedes consultarle a tu veterinario, el especialista calificado, acerca de las marcas y productos alimenticios que recomienda para la alimentación de tu braco húngaro. Por ejemplo, hay preparados comerciales que vienen enriquecidos con nutrientes y vitaminas los cuales están destinados a los perros con alto nivel de actividad física, estas purinas serían una gran opción para tu perro vizsla.

El detalle de las proporciones y raciones de alimentos en la alimentación es importante como en todas las razas. El braco húngaro debe consumir las raciones de nutrientes adecuadas para su buen estado físico y de salud; se recomiendan dos comidas principales al día, como máximo unas tres. Estas comidas deben ser raciones adecuadas a las necesidades del animal, sin exagerar sus requerimientos, en vista de que la obesidad es una patología que se observa con frecuencia en esta raza de perros. Por tal motivo, se hace indispensable regular la cantidad y la calidad el del alimento que se le suministra al vizsla.

El alimento húmedo, los preparados enlatados así como las croquetas y bocadillos, son alimentos que pueden formar parte de la alimentación del perro braco húngaro pero solo ocasionalmente y nunca de manera rutinaria. Así mismo, debe asegurarse de proporcionarle un buen tazón de agua fresca y limpia, que se cambien frecuentemente, para cuidar el estado de hidratación del perro.

Por último, las sesiones de entrenamiento de este can deben estar alejadas del horario de las comidas, cuando menos de una hora a 90 minutos, de manera que el proceso digestivo tenga lugar efectivamente y sin interrupciones.

Salud y cuidados generales

Vizsla - Braco hungaro

Los perros pertenecientes a la raza braco húngaro son ejemplares muy fuertes y atléticos, además son musculosos y con un gran porte, exhiben un cuerpo ágil y muy hábil para las carreras y tareas relacionadas con la caza. Esta raza goza de una salud formidable, no es susceptible a enfermarse y tampoco se han relacionado patologías específicas congénitas propias de esta raza.

Algunas líneas de descendientes de braco húngaro pueden presentar con más frecuencia que otras ciertas enfermedades hereditarias, entre ellas la atrofia progresiva de la retina, que es una enfermedad degenerativa de la visión, la osteopatía craneomandibular, la cual es una enfermedad proliferativa ósea que afecta la mandíbula de los animales jóvenes; también se describen otros trastornos osteomusculares como la displasia de cadera, trastornos hematológicos como la hemofilia A, la epilepsia y las enfermedades alérgicas de la piel.

Se recomienda hacerle un seguimiento de salud a todos los braco húngaro desde que son cachorros, esto significa llevarlo periódicamente al veterinario, cuando menos una vez cada 6 meses, o según la frecuencia que determine el especialista. El veterinario será también quien lleve al día el calendario de vacunación del perro y sus sesiones de desparasitación, de modo que siempre tengamos un perro vizsla feliz y sano.

El braco húngaro no necesita cuidados ni atenciones complejas para estar cómodo, y vivir tranquilo. Es una raza que por fortuna es muy fácil de cuidar y atender. Los aspectos de su higiene se refieren al cuidado de su pelaje y de su piel, al aseo y limpieza de sus uñas, sus orejas y ojos, y a las revisiones dentales periódicas.

Gracias a que su pelaje es corto, es sencillo y fácil de asear y cuidar. Únicamente se necesita un cepillado ocasional, una vez por semana, para que así el pelo del vizsla se conserve en buen estado. El cepillado remueve los pelos caídos y además estimula la circulación cutánea y previene enfermedades de la piel, se recomienda emplear un cepillo de cerdas suaves. Por fortuna, esta raza es muy aseada y no desprende el típico olor a perro que otras razas si presentan, de modo que no será necesario bañarlos muy seguido, por lo común se hace un baño al mes, o quizás más espaciado, solo cuando realmente estén sucios.

Se realizan además revisiones periódicas dentales y aseo dental para cuidar de su salud bucal y advertir cualquier patología. Los ojos y las orejas se limpiarán con una gasa estéril y solución fisiológica, se pueden aplicar algunos colirios recomendados por el veterinario para prevenir las infecciones.

Desde el punto de vista de ejercicio y actividad, el braco húngaro requiere de compañía y atenciones, les gusta compartir con su amo, jugar con él, son afectuosos, cariñosos y tienen altas necesidades de afecto y de actividad ya que son muy activos y enérgicos. Disfrutan de compartir con la familia y de las actividades al aire libre, además son destacados en los juegos de inteligencia.

Es aconsejable sacarlos a pasear diariamente, para que se entretengan y liberen su energía. De igual manera si tienes una casa grande con un buen jardín, de preferencia cercado, el braco húngaro será feliz de correr, jugar y compartir con toda la familia diariamente.

Cómo entrenar, educar o adiestrar un perro Vizsla

Vizsla - Braco hungaro

El braco húngaro tiene una personalidad muy amistosa, en especial con las personas que son cercanas a él, sin embargo, en su temperamento son dominantes, territoriales y con tendencia al liderazgo, de modo que es necesario un entrenamiento efectivo de la mano con un adecuado proceso de socialización para que esta mascota sea un perro bien educado tal cual como se ha venido describiendo. Con un adiestramiento y una educación efectiva, el braco húngaro será un perro obediente que trate bien con niños, adultos, y con otros perros y mascotas. Además, el proceso de socialización elimina los miedos, las conductas agresivas y perjudiciales de la personalidad del perro.

El vizsla es un perro valiente, fuerte y dispuesto para la caza, pero por otro lado son perros emocionalmente muy sensibles, no manejan adecuadamente los castigos, de modo que en su entrenamiento, es preciso dejar de lado estas formas de adiestramiento al estilo tradicional, y avocarse hacia las técnicas modernas de adiestramiento recomendadas como por ejemplo, el clicker o los reforzamientos positivos. En efecto, se ha demostrado que con estas modernas técnicas, los perros aprenden más y muy rápido las órdenes de sus entrenadores.

Vizsla - Braco hungaro

Entre las desventajas del comportamiento del braco húngaro puede mencionarse la tendencia hacia lo destructivo, en vista de que son perros activos y dinámicos, fallas en su entrenamiento pueden arrojar conductas ansiosas, sobre todo si permanecen solos por mucho tiempo estos perros pueden frustrarse y destrozar lo que encuentren a su paso. Algunos entrenadores caninos han recomendado en esas situaciones utilizar el Kong, el cual es una novedosa herramienta para el entrenamiento de los perros que los mantienen ocupados, distraídos y ejercitando su mente.

El Kong funciona como un dispositivo de juguete que expende comida, presenta un agujero en el cual se coloca la comida, puede ser pienso o un paté, y se le da el juguete al vizsla. Entonces, el perro se encargará de sacar el alimento del interior, manipulándolo y ejecutando diferentes movimientos con sus patas para que la comida salga. Esta herramienta se utiliza para perros con problemas de comportamiento, de estrés o ansiedad, particularmente cuando se alejan de sus dueños.

Debes entrenar a tu braco húngaro para los deportes, lo miembros de esta raza son de por sí atléticos, enérgicos y dispuestos para el ejercicio y entrenar. Utiliza trucos de agilidad y habilidad que puedan practicar en sus paseos y caminatas diarias durante cuando menos una horas. Estas rutinas además, ayudan a canalizar la energía de los perros y a desarrollar sus habilidades.

Entrenarlos para los trabajos en el campo como perros de caza es sencillo, gracias al don natural que poseen estos perros, un gran sentido de olfato, que busca en el aire los olores y no en el suelo, una vista aguda y gran poder de observación. Es un gran perro cazador, en el campo dejará salir sus instintos luego de un par de sesiones de entrenamiento.

El braco húngaro necesita durante todo este proceso de su educación, la figura de un entrenador sólido y firme, que ejerza las veces de líder, que sin hacer concesiones indique cuando no debe hacer una conducta, y que con refuerzo positivo felicite las órdenes seguidas y cumplidas. El vizsla es inteligente y rápidamente aprende cualquier entrenamiento.

Comportamiento con los Humanos

El comportamiento y la personalidad del braco húngaro es la de un perro con gran fortaleza, pero a la vez cariñoso y cercano a quienes ama. Este perro es muy noble en sus sentimientos, su aspecto emocional contrasta con el carácter valiente e intrépido que exhibe en sus trabajos al aire libre.

Vizsla - Braco hungaro

Los perros de esta raza tienen la característica de que forman un lazó muy cercano con todos los integrantes de su familia humana, y entre ellos, con uno en particular van a desarrollar un fuerte vínculo especial. A esta persona la seguirán a todas partes, la invitaran a jugar y la acompañaran en sus labores. El braco húngaro es un perro sensible, apegado a su familia, disfruta de la compañía y de compartir con ellos mimos y caricias, a este perro no le gusta estar solo, puede desencadenar en el can emociones negativas como ansiedad, estrés, sufrimiento y agresividad.

Los vizsla son perros que demandan atención de su familia, los mejores momentos para él serán aquellos en los que pueda compartir largos períodos con su dueño, ya sea jugando o entrenándose. Los paseos al campo en los viajes familiares son adecuadas actividades para compartir con este perro.

Además, el braco húngaro es un perro muy listo, astuto, con una capacidad de inteligencia sorprendente, y con habilidades para el rápido aprendizaje de las órdenes y de trucos. Necesitan de juegos creativos y variados, así como de practicarlos de forma regular, de manera que el perro pueda estimular su mente además de su cuerpo.

El braco húngaro es un perro con buenas cualidades para el trabajo, tiene buena disposición y gran energía para realizar actividades, además es colaborador, trabajador, obediente y con mucho ímpetu para seguir adelante. Por tan beneficiosas cualidades para las labores, especialmente para los trabajos de campo, el braco húngaro o vizsla se ha entrenado desde hace muchos años como un perro para trabajos en el campo, principalmente como cazador. Es observador, estudia a su presa a lo lejos, posee una capacidad de ataque certero envidiable y así como habilidad y destreza para correr rápidamente y atrapar a su presa. Al braco húngaro se le conoce por ser un excelente cazador.

Otros trabajos que pueden desempeñar es el de salvavidas,  ya que estos perros son buenos nadadores, y de hecho tienen especial preferencia por el agua, disfrutan de darse chapuzones, lanzarse al agua y meterse a nadar. Además son perros guardianes y con un fuerte sentido de protección hacia su familia y personas queridas.

Los perros de esta raza se han empleado del mismo modo para competiciones perrunas de concurso de agilidad, habilidad, memoria e inteligencia, y por su buena y destacada participación han ganado competiciones en repetidas ocasiones.

En general se puede decir que los perros de la raza braco húngaro son tranquilos, reservados y callados, no suelen ser ladradores, su comportamiento es bastante equilibrado. El humano que decide adoptar un cachorro de esta raza debe estar dispuesto a brindarle la atención que necesita y el apoyo para su crianza.

Entorno Ideal

Vizsla - Braco hungaro

El entorno ideal donde encaja este perro será cualquier hogar que disfrute teniendo de mascota a un perro de mediano tamaño con extraordinarias habilidades para la caza, atento e inteligente, que sirve de perro guardián y que es sumamente apegado y cercano a su familia y a su hogar. Es un gran perro de mascota, muy servicial, obediente y trabajador, ideal para las familias y los hogares grandes o las casas de campo, en donde tienen amplio terreno para moverse con libertad.

El perro de esta raza, vizsla, es un ejemplar de can que se adapta y moldea a diversas situaciones, por ejemplo, este perro es capaz de vivir sin complicaciones ni problemas en las ciudades más ajetreadas y pobladas. Se adaptará perfectamente bien a la vida y al trote diario de la ciudad. Puede llegar a encajar cómodo en un pequeño hogar como un apartamento, ya que es un perro sereno, tranquilo y no suele ser ruidoso. Sin embargo, sus necesidades de actividad y ejercicio son altas, de modo que si vive en un pequeño departamento de ciudad, exigirá paseos diarios por el parque donde pueda correr, sentirse libre, jugar y divertirse cuando no esté en su pequeña casa.

Aunque es muy noble y adaptable, el braco húngaro preferirá vivir en un entorno más natural y espacioso, tal como una casa de campo, o una casa grande que tenga un buen jardín. En estos espacios, el perro puede pasar tiempo al aire libre, jugar, correr, satisfacer sus necesidades de actividad y movimiento, y  por supuesto, entrenarse para lo que le gusta hacer, la caza.

El braco húngaro necesita de la compañía, del calor y la afectividad  que le brinde su familia. Es un perro con altas necesidades de atención, aunque parezca bastante equilibrado, suele ser un poco inquieto cuando está solo por mucho tiempo e inclusive puede tornarse ansioso. En la cercanía con su familia, este perro disfruta del calor y la amistad de sus cercanos, se siente querido, estable emocionalmente y logra controlar sus nervios, el braco húngaro requiere buen apoyo emocional y estimulación afectiva desde cachorro por parte de su dueño y del resto de sus seres queridos.

El temperamento del braco húngaro es dinámico y activo, le gusta recibir atención diaria y tener todos los días alguna serie de paseo, ejercicio y actividad que baje sus necesidades físicas de estimulación.

En relación a los climas exteriores, el braco húngaro es un perro fuerte que tolera bien los embates climáticos, tanto temperaturas altas como bajas, solo hay que tener precaución que no se resfríe por los cambios bruscos de frío en el ambiente alrededor.

El adiestramiento y educación para el perro braco húngaro permitirán disfrutar de un amigo peludo fuerte, trabajador, inteligente, sano, con un gran sentido de pertenencia a su familia, que sabe trabajar en equipo por su espíritu gregario, que es un guardián vigilante del hogar y un gran ayudante del trabajo en el campo como un excelente perro de caza.