Saltar al contenido
PerrosGatosOnline.com

Cane Corso o Mastín Italiano

cane-corso
Cane Corso o Mastín Italiano
4.9 (97.78%) 36 votes

Cane Corso Italiano: Tu nueva mascota

El Cane Corso o Mastín Italiano (Italian Corso Dog / Italienischer Corso-Hund) es una estable, apacible y fuerte raza de perro, alta y temeraria. Considerada y utilizada como perro guardián, perro de caza o perro de compañía.

Anteriormente en Italia era utilizado para guardar y cuidar los corrales, de hecho, se tiene como teoría que de allí proviene su nombre; de la palabra griega kórtos, que significa corral o del latín cohors, que significa guardián.

Esta raza de perros se caracteriza por ser muy equilibrados, fuertes, rústicos, vigilantes y adaptables a cualquier ambiente, además también se caracteriza por ser un excelente compañero con aquel dueño que es responsable y lo sabe educar y enseñar referente a la sociabilización y la jerarquía familiar.

El origen del Cane Corso Italiano radica en sus antepasados romanos conocido como “canis pugnax”, quien era un perro muy grande, fuerte y resistente utilizado para pelear y batallar siendo además un excelente perro guardián.

Se sabe que el Corso Italiano peleaba en la época del siglo XVI codo a codo con sus combatientes.

Por otro lado colocaban a éste animal a batallar en campos con animales mucho más grandes como osos, leones y otros animales salvajes los cuales eran importados de Europa para tal fin.

Poco a poco el moloso Cane Corso se convirtió en una de las razas más populares por los rincones de Italia, entre los trabajadores fue uno de los mejores debido a su habilidad y destreza para desempeñar las labores de vigilancia, cuidado y caza.

Sin embargo, en una época la población de animales pertenecientes a ésta raza fue reducida significativamente, quedando solo unos pocos pero en los 70 se comenzó nuevamente a criar sistemáticamente la raza de los Cane Corso.

Los Cane Corso son perros grandes, fuertes, musculosos, robustos, altos y largas extremidades.
Miden aproximadamente entre los 64 – 68 cmts los machos y las hembra están entre los 60 – 64 cmts y pesan entre 45 – 50 kg los machos y entre 40 – 45 kg las hembras.

Su cabeza es bastante ancha, plana y cuadrada pero sus orejas son triangulares y colgantes, en algunos países se es permitido recortar las orejas a los Cane Corso en forma de un triangulo equilátero.

Su pelaje es corto y muy pegado a la piel, sus colores varían entre el color negro, gris, rojo cervato, un poco leonado o atigrado.
Su cola es alta al igual que él y su piel es bastante gruesa.

El Cane Corso necesita y requiere de un ejercicio elevado y constante por su energía y tamaño, por ello no puede estar solamente encerrado en casa por mucho tiempo.

Es necesario que su lugar de hábitat sea una casa con un jardín grande y espacioso donde el pueda sentirse cómodo, sin olvidar ni dejar de lado las salidas de paseo constante que le corresponden, las cuales deben ser aproximadamente 2 o 3 veces al día por unos 30 minutos mínimo.

Las actividades de este animal en sus paseos deben ser relacionados con el olfato y ejercicios en los cuales el perro pueda correr lo suficiente y relajarse.

Sin embargo, hay que recordar que el Cane Corso no está hecho para vivir en el exterior pues su pelaje es bastante fino y sensible, por ello es recomendable mantenerlo dentro de la casa o hacerle un pequeño lugar para que él habite más cómodamente en el jardín de la casa.

El promedio de vida del Cane Corso o Corso Italiano varía entre los 10 y los 11 años dependiendo también de la calidad de vida que tenga el animal y la que el dueño le dé, puede llegar a alcanzarla o superarla incluso.

Sin embargo, es necesario darle al animal una gran alimentación para que pueda formarse fuerte y sano.

Los ojos y las orejas del animal son muy sensibles por lo cual debe tener una limpieza diaria e incluso cada vez que sea necesario.
Los baños deben ser cada 6 u 8 semanas aproximadamente y las uñas también deben ser recortadas periódicamente.

Debe ser adiestrado y ver en sus dueños líderes firmes, constantes y coherentes, ya que el Cane Corso está acostumbrado a vivir en manada y de no hacerse, el perro tomará su propio liderazgo.

En la actualidad, podemos ver al Cane corso en casi todo el mundo y su popularidad aumenta a nivel internacional, especialmente en paises cómo España, Rusia, Argentina y México, además de otros países del este de Europa. De igual manera ha logrado obtener reconocimiento por parte del American Kennel Club.

La Cane Corso Association of America (CCAA) es el club oficial de la raza de padres del American Kennel Club (AKC) para el Cane Corso en los Estados Unidos. La CCAA se dedica a preservar la capacidad de trabajo, la solidez e inteligencia del perro Cane Corso Italiano en su forma más pura. La CCAA es el Club Cane Corso más grande y más progresivo de América del Norte.

En el año 1996 el Cane Corso fue finalmente reconocido por la FCI como una raza oficial, y el AKC lo reconoció como tal en el 2010.

Carácter y personalidad del Cane Corso

El Cane Corso es un perro muy intrépido, inteligente, hábil, tenaz, territorial, independiente y autoritario pero también se caracteriza por ser fiel, amoroso y protector.

Es perfecto para proteger a la familia, un ganado o hasta una propiedad, pues en sus genes está la vigilancia.
El vínculo que el Cane Corso crea con sus dueños y familiares que lo adoptan es muy especial, sobre todo con los niños o con los ancianos a quien el canino perciben más vulnerables, entonces se dedica a cuidarlos y protegerlos en todo momento mientras le sea posible.

Historia y Origen del Cane Corso Italiano

cane-corso

El Cane Corso tiene una historia que extraordinariamente coincide con la misteriosa historia de la comunidad Itálica. Resaltando que ésta raza en los últimos años fue salvada de una decadencia aparentemente fatal, lo que significa que refleja un registro leve actualmente, pero con una significante historia donde se ha tratado de reconstruir el origen de esta raza.

El Cane Corso fue utilizado como perro boyero en el pasado pero también fue utilizado como perro cazador de animales grandes e incluso como escolta en los viajes largos de muchos comerciantes debido a su fuerte carácter y su imponente apariencia. Por toda la región meridional de Italia el Cane Corso fue muy difundido, sobre todo por Calabria, Pugglia, Lucannia y Sannia (Regiones del país). Su decidido y feroz aspecto además de su estructura fuerte demuestra estar en orden con su nombre, ya que “Corso” quiere decir potente, fuerte, moloso, robusto e imponente y sin duda alguna estas son sus principales características. Otros expertos le otorgan el origen de su nombre a la palabra en latín “Cohorr” que significa guardián o al griego “Kortos” que va referido a la característica de vigilar personas y animales.

Hace unos pocos años se descubrió la más antigua documentación donde se cita al Cane Corso y donde el origen de su nombre consistía en diferentes poemas escritos en versos y en prosa. En 1998 aproximadamente se publicó unos estudios realizados a la raza que resaltó el uso militar dado al Cane Corso. Lo que refleja que este Corso Italiano se ha mantenido con sus características propias y únicas a pesar de los años.

Este hermoso perro italiano se ha mantenido por naturaleza en contacto con el hombre de manera cercana, también lo ha sido con su entorno siendo partícipe de roles que el hombre le ha pedido que realice. Y con esto, nos referimos a los difíciles tiempos cuando dependiendo de la manera de hacer el trabajo dependía el éxito y la supervivencia, ya que las razones de alimentar y cuidar a un perro en esa época eran netamente económicas.

Es decir, que si una persona adquiría la responsabilidad de tener a un Cane Corso también tenía que corresponder a algun servicio o bien adicional. Realmente el pasado de esta raza no es extenso, sin embargo es muy actual haciendo parecer que el tiempo se hubiera detenido.

Un dato resaltante es que en las zonas fuera de Italia se conoce muy poco sobre el grande perro Cane Corso, de hecho, en su país de origen se mantuvo durante años a esta raza ignorada y olvidada. Es entonces cuando un profesor hizo referencia a este perro para que un grupo de aficionados trataran de recuperar a la raza y además, darla a conocer dentro y fuera de su país de origen.

El Cane Corso fue utilizado anteriormente para pelear y para la guerra, debido a esa naturaleza innata de combate y su potente energía. Además, esta raza ha aprendido con el tiempo a reaccionar ante las situaciones sólo cuando es realmente necesario, apreciando y convirtiéndose en un experto interpretando los gestos y expresiones del hombre. Es gracias a ello que hasta el día de hoy, el Cane Corso ha sobrevivido, pues sus características lo han ayudado a desenvolverse de la mejor manera.

La aparición y recuperación de esta raza ha sido gracias a muchos años de empeño personal y arduo trabajo, donde unos pocos se las han ingeniado para hacer hablar del Cane Corso debido a que su raza es tan profundamente unida a tradiciones antiguas del sur de Italia, su recuperación ha sido prácticamente desde cero.

Además, se requirieron de muchos debates y discusiones para poder colocarse de acuerdo referente a qué perro se asemejaba verdaderamente al Cane Corso. En un principio todos quedaron de acuerdo referente a un perro macho que resumía las características de la raza. Posteriormente se localizaron a tres sujetos para lograr fijar estrechamente las características de la raza deseada.

Luego de ello el programa de recuperación dio poco a poco los frutos esperados de tan exhaustivos estudios de investigación. Un perro cuyo carácter es fiel y afable con los que lo rodean, con equilibrio psicológico y una versatilidad bastante funcional que lo ayuda a poder adaptarse a lo que sea, un perro con grandes capacidades laborales, sobre todo el pastoreo y guardián. Además, en el proceso de la caza es también exitoso permitiéndole ganar un puesto preferencial como perro de compañía.

Por otro lado, es necesario destacar que desde hace siglos se conoce lo importante que es educar al Cane Corso desde muy temprana edad, debido a su gran tamaño y su fuerza extraordinaria. De manera tal, que se pueda tener bajo control y no se produzcan conflictos ni sorpresas desagradables. Para ello es necesario contar también con un entrenador o un programa de entrenamiento para que el perro se sienta cómodo actualmente.

Es por ello que se considera al Cane Corso una “Leyenda hecha realidad” por su increíble personalidad, impresionante equilibrio y su gran potencial de realizar sus tareas con eficacia.

Características principales del Cane Corso

cane-corso

El Cane Corso tiene una cabeza bastante ancha pero a la vez es ligeramente convexa en la parte superior que muestra su gran inteligencia: además el surco medio – frontal es muy notorio y la depresión que tiene en el área naso – frontal se encuentra bien marcada.

La nariz  es de color negra y el hocico es mucho más corto que el cráneo evidentemente. Por otro lado, los ojos de este gran animal canino son de color oscuro, con una forma de óvalos en tamaño mediano y levemente sobresalientes.

Las orejas tienen una forma triangular, los cuales cuelgan de la cabeza con una inserción considerada alta.
Anteriormente las orejas de los Cane Corso eran amputadas pero esta costumbre tan cruel ha ido desapareciendo con los años, y en muchos países ya es considerado una acción ilegal.

El cuerpo de los Cane Corsos es bastante robusto y fuerte; de hecho, el Cane Corso es uno de los perros dogos más elegantes que pueden existir sin perder su robustez que también lo caracteriza.

El cuerpo de este dogo italiano se encuentra descrito de la siguiente manera; la línea superior del cuerpo es bastante musculosa pero totalmente recta, el pecho es largo, ancho y muy profundo, la cola de este can tiene una grosura en su base además de una inserción bastante alta; según muchos estándares se requiere que la cola de los Cane Corso sean amputadas pero para fortuna y beneficio de los perros esta tradición también ha estado desapareciendo con el pasar del tiempo.

El pelaje es impresionantemente brilloso, corto y muy denso, la cual presenta una capa de pelo delgado en el área interno.

En cuanto al color, puede ser variado entre los colores negro, gris pizarra, gris plomo, gris claro, leonado claro o leonado oscuro, como también un rojo atigrado o un rojo cervato.

En cuanto a las medidas de este perro nos encontramos con variaciones resaltando que los machos son más grandes en peso y en tamaño que las hembras; por ello, tenemos que los Cane Corso hembras miden entre unos 60 y 64 cm a la cruz, cuyo peso se encuentra entre los 40 y los 45 kg mientras que los Cane Corso machos miden entre unos 64 y 68 cm a la cruz, cuyo peso se encuentra entre los 45 y 50 kg mostrando esa leve diferencia que al momento de utilizarlos pueden ser bastante marcados, dependiendo de la alimentación que estos caninos lleven constantemente.

Entre sus descripciones tenemos también lo habilidoso, lo tenaz, lo independiente, e incluso lo territorial que los Cane Corso suelen ser desde cachorros, recordando su debido entrenamiento que debe tener de igual manera.
Sin embargo, es un perro caracterizado por ser amoroso, fiel y muy protector.

El Cane Corso sin duda alguna es escogido por ese ideal perfecto que tiene en proteger a las familias, en proteger a los ganados o a las propiedades, haciéndole honor a sus genes donde habita el poder de la vigilancia.

Por otro lado, también es muy importante recordar que debido a su impresionante tamaño, su inagotable energía y su belleza única, es un candidato perfecto para competencias de cualquier índole donde de seguro dejará impresionado a más de uno si se cumplen con las condiciones de cuidado y mantenimiento que un perro como este debe tener.

Sin importar su fuerza, el Cane Corso es un perro muy sensible con los suyos y si no se le dedica el tiempo adecuado y requerido por tan majestuoso canino.

Una de las características que convierte al Cane Corso en la mascota ideal para muchas personas es, esa adaptabilidad que posee este perro de raza, la cual permite ser ubicado en cualquier lugar que se adecue a sus necesidades y este responderá de la mejor manera; siendo utilizado también para ejecutar diversas tareas que son características pertenecientes a esta raza, llamada Cane Corso.

Como ha sido mencionado anteriormente, su fuerza, su inteligencia y sus habilidades los convierten en un perro que muchos desearían tener pero, su ELEGANCIA lo ha convertido por generaciones en el ganador de muchos premios que resaltan cada vez más las magníficas descripciones y características que el Cane Corso se ha ganado sin menospreciar la dedicación que debe tener su dueño, su amo o su líder dentro del hogar y de cualquier lugar en el cual, el perro visite.

Muchos expertos consideran que existen características que ha presentado el Cane Corso que no son propias, sino que son implementadas por la familia con la cual convive y la familia con la que pasa la mayoría de las horas del día, durante toda su vida.

Comportamiento del Cane Corso con otros perros

cane-corso

El Cane Corso Italiano es un perro bastante templado, a pesar de lo difícil que pueda ser creer esto debido a su apariencia.
Este animal tiene un temperamento bastante sobrio, dócil, fiel y pausado. El Cane Corso es uno de los animales con mayor índice de inteligencia que se conoce.

Son unos perros bastante equilibrados y orgullos, por ello no son unos perros que tienden a descontrolarse ante cualquier estímulo interno, a diferencia de otras razas caninas. Realmente ver a un perro de esta raza perder el control es bastante difícil.

Los perros Cane Corso son emocionalmente estables; sin embargo, no confían en ningún otro perro extraño que se le acerque, pues para él cuidar su territorio es su deber, a pesar de esto; los Cane Corso pueden convivir con otros perros previamente educados y no dudarán en protegerlos una vez que entienda que esos perros nuevos ahora serán parte del hogar.

Por otro lado, el Cane Corso es también una mascota bastante centrada, y por lo general en su edad adulta no le gusta jugar mucho, sino que prefiere pasar horas y horas cuidando el territorio y observando lo que ocurre a su alrededor. Por ello es necesario tomar esto en cuenta al momento de adoptar a un perro de raza distinta que le guste jugar y no hay niños en casa, porque puede ser un poco agresivo e impaciente con su acompañante canino.

Si las mascotas son entrenadas juntas, es necesario que el dueño pueda y sepa manejar ambos temperamentos y caracteres, para lograr así el perfecto acoplamiento entre cada raza.

Adiestrar o entrenar a esta raza para que sociabilice con otros animales, no será una tarea imposible pero si un poco difícil, si su dueño no se muestran firmes en sus enseñanzas.

Por encima de esto, se puede lograr una dominación correcta y una convivencia increíble de los Cane Corso con otras razas u otros animales si su entrenamiento es aplicado desde que son cachorritos de meses, enfatizando el trato ideal hacia otros.

Cada día son muchas las personas que desean y anhelan tener a su lado muchas mascotas y en su mayoría son de razas diferente de perros; si entre ellos se encuentra incluido un Cane Corso no hay que perder el control, pues ellos se adaptarán con mucha facilidad a la llegada de cada miembro al hogar, por lo tanto, no generará muchos problemas con otras mascotas dentro de la casa.

Sin embargo, no se debe olvidar, que cada perro o mascota necesitará su espacio privado en donde, estos deseen descansar y relajarse, un espacio en donde se sientan dueños y donde hay que enseñar a cada uno a respetar, pues el Cane Corso no dudará en demostrarles quien es el dueño de la manada.

A medida que vayan creciendo los Cane Corso, necesitarán actividades estimulantes con su dueño, independientemente, de la cantidad de mascotas que habite en el hogar y aunque con los niños no es celoso, con otros perros si lo es.

Y defenderá su tiempo de cariños, de mimos y de atención que requerirá solo para él. Por esta razón no es recomendable tener más de 3 perros en donde ya habite un Cane Corso, y mucho menos si en ese lugar habitan también niños pequeños.

En caso de tener muchos perros de esta raza con la diferencia de que serán varios machos y varias hembras, la convivencia será bastante armónica, ya que entre ellos se entienden y se comparten lo que es considerado importante para la raza y su temperamento. Sin olvidar, su respectivo entrenamiento necesario para todas las mascotas.

El Cane Corso no es un perro de carácter dominante ni con las personas ni con los perros, pero el tiempo ha demostrado que si suelen ser bastante territoriales con el resto de las mascotas que puedan conocer.

A pesar de ello, ese carácter equilibrado, sobrio, y centrado lo hace pensar en cada una de sus acciones y reacciones ante cada mascota, por lo tanto no actuará agresivo de una manera impulsiva, al menos que su nivel de paciencia sea agotada.

Es aquí donde las recomendaciones y las sugerencias entregadas por los expertos al momento de la adopción de animales, se crea muy importante y valioso, ya que ellos han estudiado durante mucho tiempo las diferentes razas, los distintos temperamentos y caracteres que beneficiarán a la familia sin lugar a duda.

Muchas personas toman a la ligera la escogencia o la adopción de un perro de raza porque ya tiene una mascota en casa; pero no se puede olvidar, que cada mascota, cada raza y cada animal, tiene una necesidad distinta que deberá ser satisfecha por sus dueños desde el primer momento en que estos llegaron a casa y a la comodidad del hogar; por consiguiente cada dueño deberá aceptar el reto de satisfacer las necesidades de sus mascotas y en este caso la del Cane Corso.

Dieta y alimentación del Cane Corso

El Cane Corso es un animal de raza bastante grande, fuerte, poderoso y elegante, por lo tanto este perro tan majestuoso requiere de una comida “especial”; es decir, una dieta adecuada que le asegure al perro el buen estado y funcionamiento de los músculos, de los huesos y por supuesto de sus articulaciones. Generalmente las partes del cuerpo de los Cane Corso sufren como resultado de una alimentación inadecuada donde las reglas han sido incumplidas.

Todas las personas que deseen adoptar o comprar un perro de raza o a cualquier animal, deben conocer la alimentación correcta para cada uno de ellos, en especial para los Cane Corso, de hecho, al momento de adoptar la gran mayoría se pregunta sobre el alimento que deber tener estos perros.

Muchos dueños, criadores y amos de esta raza prefieren utilizar alimentos secos, debido a una pequeña propensión alimentaria a la cual el Cane Corso es alérgico; en relación a esto, la compra de constante raciones hipoalergénicas es bastante costosa.

Sin embargo, estas raciones secas tienen sus grandes ventajas y, es la facilidad de uso y la dosificación precisa; para ello es necesario estudiar y conocer la información indicada en el paquete del alimento.

Si se nota que la mascota comienza a generar una serie de caprichos, entonces puede ser variado el menú utilizando algunas comidas enlatadas, pero lo más recomendable es que sean de la misma marca que ha sido usada en la comida principal.

Si es olvidado el punto problemático de las manifestaciones alérgicas, entonces puede abrirse paso a la utilización de la nutrición natural, siendo esta equilibrada incluyendo productos permitidos exclusivamente y ajustándose regularmente a la temporada, también al crecimiento de la mascota y de su estado físico – emocional.

Es importante recordar, que si el Cane Corso come alimentos secos, es mejor si se compra en las tiendas de mascotas, aunque con los alimentos naturales, se puede llegar a elegir un postre de productos considerados favoritos de la mascota o dejar secar la carne y utilizarla.

Como es de conocer, los alimentos para los Cane Corso cachorros no puede ser igual que el dado a los Cane Corso adultos, debido a las diferencias de proporción, tamaño, y dosis necesaria para beneficiar al cuerpo como es debida.

En comparación con otras razas y con otros animales, el Cane Corso tiene un crecimiento que dura un largo y lento tiempo, por ello durante todo ese periodo, la mascota debe ser alimentada de acuerdo a una dieta de cachorro considerada especial; esto será aplicado de acuerdo a la frecuencia de alimentación que a diferencia de otros perros para el Cane Corso durará más tiempo.

Instalarle al cachorro una nueva dieta deberá ser realizado dos semanas después de haber llegado a la casa nueva, mientras tanto, es necesario continuar con el cronograma que este tenía con su antigua familia.

Es recomendable determinar el modo de alimentación a través de intervalos de tiempo equilibrado entre comidas.
Para los bebés que tienen edad menor a 2.5 meses se les da carne picada en trozos bastante pequeños, pero un organismo retorcido sobre todo en los cachorros, estos trozos prácticamente no es digerido. Por ello para alimentar al perro de raza bebé, se puede utilizar carne de ternera o conejo con el cual se adaptará correctamente.

cane-corso

Durante 7 dias se le puede dar a una mascota un par de veces unas raciones de pescado magra, marina previamente hervida y sin huesos.

Sin embargo, a cachorros Cane Corso ya más grandes se les puede dar trozos de carnes un poco más agrandados en 5 – 6 meses, cuando los dientes ya han comenzado a cambiar.

Cuando el Cane Corso tenga ya medio año, se le puede incluir una cicatriz en la dieta y esto es, el tejido gástrico del ganado herbívoro que, a pesar de ser menos nutritiva que la carne, contiene una cantidad muy grande de sustancias enzimáticas que tienen un efecto beneficioso para el tracto digestivo del perro.

Una vez dado este producto, hay que enfatizar que no debe ser dado más de la mitad de la porción de carne que se le da diariamente al Cane Corso.

En el caso de estos perros de raza con edad adulta, es necesario otorgarle proteínas, haciendo uso de la carne incluida en la dieta además de los productos y subproductos de leche agria que el Cane Corso adulto recibe.
Para estos perros se considera ideal agregarle al menú peces y salmónidos dados al can cada 3 – 4 días, en raciones de 1 kg a la vez.

El menú de los Cane Corso también deberá incluir papillas cocinadas en caldos de carne o verduras; haciendo una receta que incluya trozos de carne, de vegetales y sazón; además, el perro debe comer con regularidad diversas verduras como zanahorias, el repollo, calabacín que están perfectamente permitidos, así como también algunas verduras frescas.

No se puede olvidar las vitaminas y proteínas que tienen las frutas en trozos de peras, manzanas, melocotones, frambuesa, entre otros; anexándole las razones por las cual pueden ser también dadas al Cane Corso debido a que aportará gran vitalidad y beneficios a la raza.

Cuidados del Cane Corso Mastín Italiano

Con el pasar del tiempo y para buena fortuna de los perros, las personas han estado tomando conciencia de lo que adoptar a una mascota se refiere; cada día son más las personas que admiten que no es una decisión sencilla ni fácil y mucho menos que debe tomarse a la ligera, por fruto de una ilusión pasajera o aun peor, de un arrebato.

Muy al contrario, adoptar o comprar un perro tiene que ser una decisión tomada con meditación y preparación previa, debido a que esto lleva consigo una responsabilidad que le acompañará durante toda la vida que tenga el animal.

En cuanto al Cane Corso, se tiene el conocimiento de que su vida aproximadamente, se promedia entre los 10 y los 12 años, y dependerá del cuidado que se le otorgue al perro si llega a alcanzar o incluso a superar esa cifra, manteniendo una calidad de vida optima.

El Cane Corso no es un perro el cual se considere muy delicado a nivel físico, de hecho, son bastante fáciles de cuidar y de mantener, por lo cual no será necesario dedicar demasiadas horas para su mantenimiento. Sin embargo, es importante conocer y resaltar algunos aspectos sobre el cuidado de esta raza que aún no se encuentra muy difundida en algunos países, como por ejemplo, España y donde deberían ser bastante requeridos como cualquier otro animal.

En primer lugar, tenemos la higiene que de igual forma que los humanos son muy necesarios para la salud y el bienestar del Cane Corso.

La higiene de un animal canino se encuentra orientada hacia la manera de mantenerlo saludable y limpio, libre de infecciones y ayudando a facilitar la convivencia dentro del hogar con la familia, la cual se vería bastante afectada si el animal se encuentra en malas condiciones, inicialmente por el olor.

Por esta razón se le orienta a los dueños sobre el cuidado de sus mascotas.
En el caso del Cane Corso, las orejas y los ojos son áreas muy sensibles que deben ser limpiadas diariamente por sus dueños y amos. Las uñas también deben ser revisadas y cortadas periódicamente para evitar heridas en momentos de juegos o de cariños.

Otra área de la limpieza en la cual los perros deben ser acostumbrados desde cachorros, es el cepillado periódico de los dientes, debido a que se favorecerá de una manera impresionante su buen estado de salud.

Para ello, se puede hacer uso de una gran variedad de artículos que ayuden a la limpieza bucal del Cane Corso, el cual el mercado coloca a la disposición de los clientes.

Ha sido demostrado que el estado de limpieza e higiene que puede tener un Cane Corso en la boca, se encuentra relacionado estrechamente con la posibilidad de desarrollar o no desarrollar una enfermedad llamada periodontal, que puede ocasionarle algunas pérdidas de piezas dentales que inevitablemente genera consigo una serie de consecuencias más, así también como otras patologías un poco más graves como lo pueden ser cardíacas, renales o hepáticas.

También tenemos el baño y el secado que el perro requiere como una forma de mantenerlo limpio y sano. Generalmente bañar a un perro con el tamaño y las dimensiones que tiene un Cane Corso no es una tarea fácil.

Existen climas en las cuales es más fácil hacerlo, como por ejemplo en verano, puede hacerse en la libertad del jardín con una manguera de ayuda; pero en climas como el invierno, es necesario que sean introducidos en bañeras con agua tibia debido a las frías temperaturas.

La frecuencia con la cual es ideal de bañar a un Cane Corso Italiano es de unas 6 u 8 semanas, haciendo uso de un champú para perros específico para el pelaje de la raza y limpiar con agua abundante.

Posteriormente fuera del baño, es necesario asegurarse de que quede completamente seco, y para ello es requerida la utilización de un secador eléctrico a temperatura moderada.

El Cane Corso debe ser cepillado al menos una vez por semana, con el cual se eliminarán pelos muertos y cualquier partícula de suciedad que el perro pueda tener.

Los cepillos más recomendables son aquellos de púas cortas y suaves que no le causen daño a la dermis del perro y con estos tiempos se podrán establecer momentos íntimos con la mascota, mimándola y demostrando su amor y afecto.

Una parte muy resaltante también es su alimentación; ya que para todo animal y en este caso para los Cane Corso la nutrición es sumamente importante, tanto para mantener la buena salud como para la aumentar una hermosa apariencia física en el perro.

Muchos de los alimentos industriales que se le sean entregados al Cane Corso, deberán ser de una gama alta, con nutrientes ricos y bajos en grasas, manteniendo un adecuado equilibrio entre los alimentos que contienen proteína y los que tienen energía y de esta manera también se evitan futuras enfermedades.

No está de más recordar que es necesario acudir a una consulta periódicamente para que le sean colocadas sus vacunas correspondientes y refuerce así sus sistema defensivo y el sistema inmunitario; a parte de sus debidas antiparasitarios.

El Cane Corso italiano es una raza de perro que es sana por naturaleza, pero que, como cualquier otro perro, deberá ser revisado por el veterinario cada seis meses, de esa manera descartarás problemas de salud en tu mejor amigo.

Al igual que en los otros perros de raza grande, el Cane corso es propenso a padecer de displasia de codo y displasia de cadera, hiperplasia vaginal, golpe de calor, problemas respiratorios, torsión gástrica, entropión y ectropión, hipertrofia glandular y brotes de sarna demodex cuando nacen.

Cómo entrenar, educar o adiestrar un Cane Corso

Contar siempre con una persona que desde el primer momento en el que el perro Cane Corso llegue a las comodidades del hogar, pueda y conozca la forma de asumir el liderazgo ante las situaciones diarias, es un punto favorable para el perro.

Generalmente, este perro se encuentra acostumbrado a convivir con una manada de perros de raza; por ello es un perro que necesita la personificación de un líder que sea firme, constante y coherente con sus normas, ya que una persona que duda en su presencia no podría ser el líder y sería el animal quien pasaría a tomar ese liderazgo que el humano no pudo por su falta de consistencia.

Existen personas que tienen un especial problema al momento de ejercer la autoridad que les corresponde, estas personas no son ideales para ser dueños de esta raza de perro, pero si en algun momento se encuentran en la situación de cuidar a un Cane Corso, la elección de una hembra será lo correcto, ya que las hembras le pondrán el cuidado mucho más fácil mientras que los machos estarán más dirigidos a aquellos que tengan como prioridad el área de la guardia.

Es considerado muy importante que se comience con la educación del Cane Corso desde que esta cachorrito, específicamente cuando tiene las 3 semanas de vida y hasta un aproximado de 12 semanas, que es cuando el Cane Corso se encuentra en plena etapa de sociabilización.

Es necesario enseñarle al perro a inhibir la mordida, a socializarse con animales, con personas y con todo aquello que va a ser su entorno en general.

En el caso del Cane Corso, es requerido iniciar con una obediencia básica; y es donde se le enseñan ordenes sencillas como las de tumbarse, sentarse, acudir a tu llamada o quedarse quieto. Esto verdaderamente esencial y necesario para su seguridad propia.

Con estas prácticas, pronto conseguirás convertirlo en un compañero excelente que pueda tolerar la presencia de desconocidos, bien sean animales o humanos.

Un perro que tenga el carácter y el temperamento del Cane Corso que no haya sido sociabilizado, se volvería indudablemente territorial y quizás con una agresividad extrema que probablemente lo convertirá en un peligro para las personas y para otros perros si llegase a desarrollársele esa área.

Es por ello que lo que se le enseñe sea en aspectos primordiales que inciden en el comportamiento futuro del animal, insistiendo de igual forma en la idea de que un Cane Corso no es una mascota para dueños novatos.

Un dueño o amo con experiencia en liderazgo de estos animales, no encontrará muchas dificultades al momento de abordar el adiestramiento de un perro como el Cane Corso.

De hecho, todo dependerá de que lo realice de la manera correcta, haciendo uso de un proceso sin dudas ni fisuras en el cual el refuerzo positivo sea el completo protagonista.

El uso de este método lógicamente arrojará muchos mejores resultados que los métodos estrictos que son tradicionalmente usados para el adiestramiento, los cuales están considerados actualmente como contraproducentes en el entrenamiento de cualquier raza.

Este método premia las conductas correctas deseables y obvia las indeseables, al contrario del otro método que generalmente producen más que miedo y conductas diferentes a lo que se espera del perro en entrenamiento.

Una de las grandes ventajas que se encontrara con el adiestramiento del perro Cane Corso es que esta raza absorbe el aprendizaje y el conocimiento como una “esponja”; de hecho, sorprenderá lo ansioso que se muestra por aprender todo aquello que se le desee enseñar.

Uno de los más fuertes aprendizajes es el de los trucos aunque llamará increíblemente su atención aquello que sea nuevo y diferente.

Si la compañía que tenga la raza del Cane Corso es conveniente, y además le muestra que él, tu y el resto de los miembros de la familia conforman ahora una manada donde él es también un miembro que merece todo respeto, mimos y halagos como cualquier otro, gran parte del camino de su educación se encontrará recorrida.

Por otro lado; la rutina, la disciplina y el ejercicio son los pasos siguientes a implementar en el entrenamiento del perro.

Es decir, que el Cane Corso sienta que tiene una jerarquía marcada en donde puede comer, pasear y descansar siempre a las mismas horas, producirá en él que ese estado salvaje de cazador se mantenga en reposo, gastando energía que favorezca a su relajación adecuada.

Es importante resaltar, que si el perro Corso Italiano no es debidamente entrenado desde cachorrito, podría producir problemas graves en la sociedad en la cual se encuentre, ya que no obedecerá y ese instinto salvaje que corre por sus venas saldrá a relucir, siendo después bastante imposible detenerlo.

Hay que recordar que sus antepasados fueron utilizados en peleas y para guerras debido a ese espíritu fuerte de combate que es innato en los Cane Corso.

Comportamiento del Cane Corso con los Humanos

Los perros italianos de raza Cane Corso son también perros de familia que están siempre a la espera y con el deseo de obtener mimos y cariños, lo que los convierte en los ideales para ser integrados al núcleo familiar.

Con sus dueños no se muestran dominantes, siempre y cuando hayan sido participes de una enseñanza y educación correcta, pero además, se muestran bastante tolerantes y pacientes con los niños que conocen y forman parte de lo que él considera su familia.

Son muchos los hogares en donde se desean tener un Cane Corso y en su gran mayoría existen niños; de hecho, muchos padres comienzan a tomar en cuenta la idea de adoptar a un perro para la casa bajo la petición realizada por sus hijos, sobre todo los más pequeños.

Pero para el Cane Corso esta situación no genera mayor problema, ya que la inteligencia, la habilidad y las virtudes que esta raza tiene son mucho mejor aplicadas cuando se trata de los más chicos de la casa.

El Cane Corso tiende a tener un comportamiento con los niños que no es compartida con otros perros que tienen una característica igual o similar; esa virtud es la de ser un perro muy cuidadoso e increíblemente paciente con ellos.

El Cane Corso se caracteriza por vigilar cada uno de los movimientos que pueda realizar en cualquier situación, evitando que sean bruscos para así no dañar a los niños más pequeños que se encuentren en casa.

A pesar de su grande, majestuosa y quizás temible apariencia, el Cane Corso es un perro bastante sensible e inteligente, el cual se convertirá en una mascota formidable para los niños, siempre que sea enseñado a canalizar su duro carácter.

Sin lugar a dudas dentro de un ambiente adecuado, este canino sorprenderá a cada integrante del hogar con lo tierno y cariñoso que puede llegar a ser.

Muchos expertos y conocedores de la raza, recomienda la adopción de un Cane Corso hembra para los hogares donde los niños sean más de uno, ya que a diferencia de los Cane Corso machos, las hembras son mucho más pacientes y tolerantes, además de juguetonas con los más pequeños. Esta situación con las hembras les emplea más confianza al momento de dejar a los niños al cuidado de la perra.

Sin embargo, no hay que olvidar que con los desconocidos no son tan sociables y pueden llegar a mostrarse bastante indiferentes frente a las personas.

Sin lugar a dudas, cuidarán de su familia con todo lo que les sea posible frente a posibles amenazas.
El carácter del Cane Corso es bastante equilibrado y seguro de sí mismo, pero su educación deberá ser realizada con mucho amor y llena de estímulos.

Nunca está de más recordar que siempre y cuando el Cane Corso tenga una educación correcta, adorará las caricias y los juegos tanto de los más grandes como de los más pequeños, recordando también que sus dueños deben mostrar mucha firmeza durante su entrenamiento.

Desde sus años de origen, el Cane Corso ha sido utilizado para trabajar en cuidados del ganado y vigilancia de grandes propiedades, además de laborar en peleas, guerras y cacería de animales grandes, que hoy en día han ido desapareciendo esta utilidad.

La labor del Cane Corso se ha basado últimamente en la labor de vigilancia que no ha variado a pesar del tiempo que ya ha transcurrido.

Actualmente son utilizados por muchos movimientos de seguridad en el área de la vigilancia, también de rescate, e incluso de búsqueda de objetos criminales.

Estos grandes canes han sido escogidos por policías, bomberos, militares y vigilantes mayor mente.
Estos miembros de un área de trabajo le han otorgado un valor nuevo y más importante a la raza, siendo en muchas ocasiones héroes de grandes e impresionante operativos, resaltando sus valores y su lugar de enseñanza.

Una nueva área en la cual se encuentra también a esta raza además de ser mascota, es en grandes y reconocidos concursos de belleza y talento, clasificando en diferentes posiciones que han enorgullecido a los amantes de esta raza e instado a otras generaciones a aportar lo mismo por estos lugares donde se encargan de cuidar y proteger la vida de los animales mientras existe su proceso de adopción.

Entorno ideal del Cane Corso Italiano

Si deseas comprar o adquirir un Cane Corso en adopción, debes saber que hay que estudiar muy detalladamente las necesidades que este animal tenga y evaluar las comodidades que se le puedes ofrecer, debido a que para adoptar a una raza como esta se deberá tener las condiciones correctas e ideales para su bienestar y beneficio.

Entre las principales cosas que se deben conocer, encontramos la alimentación, pues el Cane Corso Italiano debe habitar en un lugar donde conseguir el alimento necesario para este can sea una tarea fácil; de esta manera no existirá complicación en cuanto a los alimentos que le puedan generar una alergia y por consiguiente una enfermedad.

Por otro lado tenemos que, el Cane Corso debe habitar en zonas donde el clima se encuentre entre lo caluroso y lo templado, debido a su pelaje que es bastante corto y apretado, resaltando que habitar en zonas de clima extremadamente frio pudiera traer ciertas dificultades que afectarán inmediatamente al perro, ya que no cuenta con un pelaje lo suficientemente grueso, capaz de resguardarlo del insoportable frio extremo.

Además hay que recordar que no se trata solamente de ubicar a nuestras mascotas en un lugar con el clima adecuado, sino que también es necesario que su hábitat sea el más idóneo según sus características.

Por ello, el Cane Corso requiere de una casa donde existan patios con dimensiones bastante grandes, de manera tal que le permita moverse, correr, jugar, y quemar las energías con los ejercicios que este desee.

Hay que hacer énfasis en la característica del Cane Corso en ser territorial, y esta es una razón más para ubicar a esta raza de perros en casa bastante grandes y cerca de lugares como los parques, donde pueda soltar todo ese vigor que tiene diariamente.

Hay muchas personas que les gusta caminar, pasear, hacer ejercicio, escalar montañas y realizar una serie de actividades como estas que beneficien a la salud.

Sin embargo, existen personas que no tienen esas mismas disciplinas al aire libre.
Pero para todos aquellos que apuesten por la raza de un Cane Corso, deberán acostumbrarse a realizar constantemente paseos largos.

Es decir, que un perro de raza, tan musculoso, inteligente, enérgico y cuyos antepasados se encargaban de labores tan deportivas; no es un perro que pueda estar en una casa, encerrado, solo ni aburrido, pues esto terminará por disminuir la calidad de vida del animal, sino muy por el contrario, deben hacer actividades juntos, deportes y salidas al aire libre donde el pueda sentirse cómodo y libre.

Algo muy particular de esta raza es que a medida que se le sea impartida dosis de amor, cariño, ternura, dedicación, lealtad, confianza y alegrías; de esa manera el perro sin importar el sexo, le impartirá a sus dueños cuidados, protección, fidelidad, cariño, diversión y todo lo que una familia desee tener con su mascota y de su mascota.

Es impresionantemente importante otorgarle al Cane Corso y a cualquier otro perro o animal que se adopte, el entorno ideal para su felicidad.

Tal y como los padres desean para sus hijos los mejores deseos y trabajan para que sean felices; asi mismo, a los perros como unos miembros más de las familias deben ser otorgados los mejores ambientes para que ellos sean felices.

Para muchas personas, los perros o las mascotas en general son un hijo más y por lo tanto, son tratados como tal, mientras que para algunos los perros son solo unas mascotas, que deben respeto a la familia pero la familia no tiene ninguna obligación hacia ellos; en ese caso es mejor no adoptar, ya que a pesar de ser perros, son seres vivos que necesitan ser tratados con el mismo respeto, amor y valor que los humanos, sin importar raza o pedigree.

Tener a una mascota no es un juego, sino más bien una gran responsabilidad, de manera tal que todo aquel que desee adoptar a una mascota debe aceptar y cumplir con las responsabilidades y necesidades que el perro necesita para lograr tener un bienestar optimo y disfrutar de los años de vida que le sean permitidos, en calma, tranquilidad y felicidad, tanto para el perro Cane Corso como para la familia y el hogar.

Nombres de perro en Italiano para tu Cane Corso macho

Si tienes un perro de la raza corso y estas buscando algún nombre adecuado a su perfíl, quizás puedas usar alguno de los siguientes:

Aaron, Abaco, Abram, Afro, Acer, Astra, Achille, Ala, Adelchi, Alex, Alec, Alfio, Ahmik, Amedeo, Akamu, Andra, Andrea, Alton, Argo, Amos, Arana, Aragon, Attila, Aramis, Arrigo, Asterix, Astro, Atreyo, Axel, Azul, Baffo, Baldo, Baloo, Barolo, Barret, Barù, Basco, Biagio, Biscotto, Blaster, Blues, Bomba, Boogie, Boris, Brenno, Brutus, Brigante, Buck, Bunter, Byron, Chivas, Cachito, Ciro, Caleb, Carlos, Ciriaco, Cash, Casper, Coda, Cassian, Confetto, Cassius, Corallo, Corsaro, Catullo, Celtic, Cosimo, Cesare, Chanson, Chayton, Cherif, Chester, Chucky, Ciak, Cincin, Cletus, Clint, Cocain, Cody, Cognac, Colt, Conan, Confucio, Connor, Corsaro, Dexter, Diego, Diuk, Dollar, Dusky, Dylan, Duncan, Ector, Egon, Eliot, Ferro, Fico, Florian, Folk, Frodo, Frizzi, Fuli, Fuste, Galax, Gascon, Geronimo, Giotto, Gaucho, Giove, Giuba, Grisli, Gordon, Gringo, Gustav, Hachiko, Harley, Harlock, Helki, Hulk, Ian, Icarus, Idefix, Idro, Itaco, Jack, Joti, Jackpot, Jago, Jason, Jafar, Jazz, Jester, Julina, Kaleo, Kaleb, Kaiman, Kaliman, Kangee, Kele, Kilian, Kiko, Kobe, Laio, Lancelot, Lapso, Lennox, Lester, Lexter, Lillo, Linus, Lobo, Lothar, Lukas, Macho, Makya, Malik, Mota, Manfred, Mastino, Merlin, Mastin, Milo, Neo, Nawat, Nemo, Noshi, Oliver, Omero, Orfeo, Orion, Orco, Otello, Pascal, Patwin, Poncho, Pongo, Rambo, Red, Rollo, Rufus, Sax, Scott, Scudo, Tango, Titan, Tex, Thor, Tito, Tobias, Tipo, Tyson, User, Walker, Wolf, Woody, Xeno, Xero, Yago, Yukon, Zander, Zeph, Zero, Zoom.

Nombres de perro en Italiano para tu Cane Corso hembra

Abey, Ali, Abigail, Achea, Aida, Alepi, Akemi, Akira, Alma, Amada, Arlena, Artemide, Aura, Axila, Bafo, Balma, Bea, Bella, Belinda, Belle, Berta, Beverly, Betti, Bimba, Bocha, Bonnie, Brenda, Brigitta, Brook, Brunilla, Belica, Caia, Cabiza, Catuya, Calypsa, Camelia, Candy, Carol, Cassandra, Castalia, Carolita, Catinka, Cayenne, Chita, Chantal, Cheope, Chepi, Chica, Cika, Coda, Contessa, Cuba, Cucca, Daffy, Dafne, Dana, Dinasty, Diosa, Doga, Dolcezza, Diva, Dulcinea, Edith, Eika, Elektra, Ella, Emilia, Eureka, Eve, Evita, Fabia, Fabula, Fata, Fanta, Febe, Fiamma, Fila, Fiona, Flora, Frida, Fujico, Gaia, Galatea, Ghia, Gilda, Ginger, Gioconda, Gitana, Glenda, Glory, Gruta, Haga, Halia, Heidi, Hella, Hula, Ibiza, Imala, Imma, Isis, Itaca, Jade, Jamba, Jamila, Jola, Juna, Kaja, Kaliska, Kara, Kiara,  Kimba, Kimi, Kira, Kuka, Kora, Kreta, Laila, Lalita, Lana, Lassie, Lola, Lolita, Luna, Luvi, Maga, Magena, Malka, Mani, Melinda, Mika, Mila, Muriel, Mariel, Nala, Namid, Naomi, Nikita, Nita, Nube, Nefis, Ofelia, Olivia, Oxana, Paprika, Phoebe, Pupilla, Rachel, Raisa, Riva, Roxie, Runa, Saba, Sandia, Saura, Scarlet, Selby, Shada, Soyala, Tabata, Taylor, Thelma, Tiara, Trudy, Ulla, Uliana, Uma, Ursella, Waika, Wanda, Wapa, Wilma, Winona, Xantia, Xiara, Xara, Xena, Yepa, Yira, Yuki, Zaira, Zara, Zavanna, Ziva, Zoe, Zola, Zuma.