Saltar al contenido
PerrosGatosOnline.com

Perro de San Huberto

perro de san-huberto
Perro de San Huberto
5 (100%) 2 votes

Perro de San Huberto: Tu nueva mascota

El Perro de San Huberto es un perro grande con un olfato bastante agudo y desarrollado.

Este sabueso ha sido utilizado por años como un perro policía por la capacidad que tiene de rastrear los que fuese necesario.
Su origen canino se encuentra en Bélgica, específicamente la región Ardenas.

Pensar en un perro de San Huberto es automáticamente pensar en un patrullero aullador pero también en un perro un poco perezoso y dormilón cuando es tiempo de reposar.

El San Huberto es un perro que como bien se ha dicho, se caracteriza por ese instinto cazador perfecto que tiene y por el cual ha sido considerado y tomado como animal clave para la búsqueda de personas o de pruebas para cualquier caso criminal; sin embargo, este sabueso no es un perro agresivo, al llegar a su presa puede comenzar a lamerle mucho antes que comenzar a morderle.

Este perro es un animal muy gentil y amoroso, su apariencia es arrugada como la de un viejo pero no es un perro flojo, pues al momento de seguir un rastro puede caminar por kilómetros largos si el rastro que sigue asi lo necesitara, cabe destacar que lo hará sin quejarse ni descansar.
Luego al atardecer el perro buscara el porche para dormitar con el sol.

La Característica principal del San Huberto radica en su agilidad y sagacidad para reconocer los olores a kilómetros de distancia.
Es un animal pesado y muy grande, con su cabeza estrecha, larga y llena de arrugas; su pelo es bastante corto y grueso en el cuerpo, pero sedoso y suave en las orejas y cráneo, su piel es caída, sobre todo en la cabeza y en la frente.

El color característico del San Huberto puede variar entre el color negro, castaño o marrón.
Este canino miden aproximadamente entre los 64 y 69 cm de altura y pesan entre los 41 y 50 kg.
El San Huberto tiene un promedio de vida entre los 10 y los 12 años.

El perro de esta raza a pesar de sus características también requiere de mucho ejercicio para que así dure mucho tiempo y se mantenga en forma, sin embargo, es un perro que se adapta fácilmente a cualquier espacio.

Es un perro amable, sensible y tolerante tanto con niños como con otros animales, sin embargo, no todo el mundo puede convivir con esta raza debido a su tamaño y su olor característico.

Por otro lado, hay que resaltar que el Perro de San Huberto es bastante terco y de cachorro puede llegar a destruir todo con su gran energía y resistencia.

Aunque el San Huberto es un perro muy cariñoso y paciente, muchos no recomiendan tenerlo como mascota, debido a sus contradicciones de temperamento.

Ya que, a pesar de ser muy dócil, es también muy testarudo; a pesar de ser muy afectuoso, es bastante tímido; a pesar de ser decidido, es muy poco pendenciero.

A pesar de ser sensible a la corrección al momento de entrenar, todavía le gusta hacer las cosas a su forma.
Si es regañado de forma brusca puede ponerse muy tímido, aún con su dueño, y ser muy poco obediente.

Al momento de sacarlo a pasear o de ejercitarlo es necesario hacerlo con una correa, ya que, gracias a sus instintos, una vez que inicie una persecución no habrá quien lo detenga.

El San Huberto es un perro perfecto para conseguir la más mínima pista, pero para ser usado como guardián o como defensa, puede resultar un proceso fallido por su amor a la gente.

Con los niños son muy buenos pero pueden ser muy diferentes con otros y puedan convertirse en agresivos si no se les educa correctamente.
Su pelo requiere de poco mantenimiento, aunque babea mucho y puede llegar a llenar toda la casa de saliva.

Este perro también necesita ser llevado constantemente al veterinario porque es muy sensible a las bacterias, sobre todo cuando hace constantemente agujeros en el jardín.

Historia y Origen del Perro de San Huberto

Este grande perro llamado San Huberto ha sido conocido en una plancha de terracota hallada en Babilonia y que tiene su origen en data desde 2000 años a.C., también se han encontrado diferentes relieves en el palacio del Rey Nineveh con aproximadamente 700 a.C., lo cual posibilitan la existencia del cruce con otros perros que vinieron de Asia. Para algunos autores, esta raza tiene un origen remoto en Europa cuando fue introducido por los caballeros cruzados. Una vez en aquel lugar, su cría fue trasladada hacia los monjes y donde ya Chien de Saint Hubert era la persona con la cual este animal cazaba en el siglo VII, desde el cual se considera un ejemplar con sus actuales características.

Una leyenda muy popular cuenta que el noble Hubert se encontraba de cacería acompañado de unos perros con un olfato infalible en un viernes santo. Y mientras que paseaban por el bosque en búsqueda de posibles presas, el hombre tuvo muy extraña visión donde de repente vio a un ciervo con una hermosa cornamenta que brillaba y mostraba la cruz de Jesucristo.

Este hombre muy impresionado por esa visión, abandonó de manera inmediata y para siempre su vida laica y se dedicó a la contemplación de la naturaleza y de la vida espiritual. Fue allí cuando fundó la abadía, fue obispo y posteriormente se convirtió en el Patrón de los cazadores. Al levantarse su monasterio en las Ardenas, se encargó de criar perros para caza en ese lugar durante muchos siglos y fue allí donde recibieron el nombre “Perros de San Huberto”. En esa zona actualmente se le hace la bendición a los perros escogidos y preparados para la caza, justo cuando la temporada de cacería de venados comienza. Y el primero en ser bendecido es precisamente esta raza.

Ademas, esta raza se convirtió en la favorita de muchos reyes franceses y también en el rey de las jaurías de diversos monarcas que tenían los mejores ejemplares regalados por los monjes. En 1066 fue introducida en Inglaterra por el Conquistador Guillermo. Es asi como se tiene la creencia de que llegó a Inglaterra esta raza, convirtiéndose en una de las más populares en diferentes concursos de ingleses que además, los británicos proclamaron como suya y después la FCI reconoció a Bélgica como país de origen de los Perros de San Huberto. Su nombre en inglés “Blood-Hound” proviene seguramente de su capacidad para olfatear y localizar a las presas heridas de una forma muy notable, también hace referencia a su pertenencia con la “raza azul” la cual está asociada con la aristocracia.

Posteriormente, la raza de los Perros de San Huberto fue trasladada e introducida en el país de los Estados Unidos, donde buscar y cazar a los esclavos que se escapaban o lo intentaban hacer era su principal misión. De hecho, por muchos años se consideraba para los juzgados estadounidenses que el reconocimiento por parte de un perro de esta raza era una prueba incriminatoria suficientemente fuerte y aceptada.

Dentro de la descendencia que tiene los Perros de San Huberto se encuentra los perros de caza de color negro y fuego o simplemente negro, ya que esos eran los que usaba el Monje Hubert en el siglo VII para sus cacerías. Es por ello y por su gran e increíble olfato que se convirtió en la raza favorita en el Monasterio y se convirtió en un perro rastreador por excelencia, haciendo uso de su impresionante olfato para encontrar a los peregrinos que se perdían por el bosque en ocasiones. Uno de los perros con los que se cree que fueron creados estos perros fue con el Mastiff al ser importados en Inglaterra, sin embargo, esta opinión aún no ha sido confirmada.

En definitiva, este peculiar perro de raza grande es el rey de los sabuesos y no sólo eso si no que también se considera como una de las razas de perros más puras que existe, por dos razones muy claras. Una de ellas es que se considera el progenitor de gran parte de los sabuesos de raza pura y en segundo lugar por su ideal prototipo de ser un perro rastreador. Es completamente cierto, que el Perro de San Huberto posee el mejor sentido del olfato existente en el mundo canino, lo que lo ha convertido desde hace muchos años en un perro rastreador sin igual.

Su perseverancia, determinación, tranquilidad y tenacidad hacen de este grande perro la adoración de sus dueños, además que por siglos se ha caracterizados por su lealtad, bondad y paciencia para aprender y aceptar las correcciones de sus amos y ser obediente a ello. Destacando en muchos concursos como ganador en las competencias de habilidad y fuerza, ya que antes de accionar el Perro de San Huberto piensa y analiza lo que está ocurriendo y cómo va a realizar, este perro no se ha apresura a sus movimientos, siendo eficaz y efectivo en cada labor.

Características Principales

Cada perro de raza puede llegar a ser diferenciado debido a sus características; unos perros tienen unas características más resaltantes que otros y de igual manera, algunos animales perrunos pueden llegar a ser muy parecidos como también pueden llegar a ser muy diferentes. Todo dependerá de las características no solo físicas sino también temperamentales que estos puedan llegar a presentar con mayor imponencia.

En el caso del perro de San Huberto, nos encontramos con que es un perro el cual posee un enorme tamaño, que con solo su presencia puede llamar la atención de cualquier persona, además de poseer en su cuerpo una apariencia fortalecida a pesar de presentar arrugas en todo su cuerpo, especialmente en la cabeza y en la barbilla. Este perro aunque luce una apariencia bastante fuerte, hay que destacar que también presenta bastante tierno y cariñoso.

Además de ello, su altura, sus colores, la característica tan peculiar de sus orejas y de su mirada es lo que convierte al perro San Huberto en un uno de los perros amados por muchas personas, incluyendo a los niños. Estas son características que serán mejor definidas a continuación para conocer a profundidad la apariencia tan peculiar de esta increíble raza.

En primer lugar tenemos que el perro de San Huberto mide entre 63 cm hasta 69 cm de altura a la cruz en el caso de los machos con un peso que se encuentra entre los 40 kg y los 50 kg aproximadamente, mientras que las hembras presentan unas medidas que van desde los 58 cm hasta los 63 cm con un peso que varía entre 36 kg hasta 45.5 kg aproximadamente. Esto refleja que a primera vista el San Huberto macho es más alto que el San Huberto hembra y por lo tanto también pesa unos cuantos kg de más.

Posteriormente tenemos su cabeza, la cual presenta una piel bastante arrugada, pero es notablemente grande sin embargo, la cabeza de esta raza es más larga que ancha; el hocico de este canino es levemente ancho y con la piel suelta colgando a los lados de la cara, cuya nariz posee unas fosas nasales bien grandes y además abiertas. La boca de este perro de raza despliega una mordedura en forma de tijera, la cual significa que los dientes inferiores reposan en el área interior de los superiores al cerrar la boca.

Las orejas de este canino es en parte otra de sus características más exhibidas, debido a que le cuelgan de la cabeza en ambos lados en forma caída, además son bastante largas y muestra una irresistible necesidad de ser tocadas para sentir su suavidad y su espesor, el cual es bastante agradable a las manos que lo tocan.

El cuello de este animal perruno, llamado San Huberto o también Bloodhound es aparentemente largo pero fuerte con la presencia de esas arrugas tan pronunciadas en la raza. Su cuerpo es bastante fornido cuyas extremidades delanteras son rectas y las extremidades traseras con una leve curvatura, sin dejar de ser fuertes ninguna de las cuatro patas.

El pelaje de esta raza es sin duda una de las más bonitas debido a que es suave, corto y con su piel la cual se encuentra suelta. Además de ello, los colores que presenta varían entre las tonalidades negras, castañas, leonadas, rojizas, en incluso dorado o marrón. Algunas federaciones acceden a que la raza presente en su pelaje algunas manchas de color blanco en áreas como la cola, las patas o el pecho.

Los pies de esta raza son notablemente redondeados, lo cual le ayuda a caminar aun por terrenos muy mojados a pesar de que a este le pueda costar un poco más que a otras razas. La cola del San Huberto es bastante larga y sin tener curvaturas se coloca en una alta posición, sobre todo cuando este animal se encuentre en movimiento, ya que si se encuentra en reposo la posición de la cola es bastante relajada y colocada hacia abajo.

Otra característica muy particular de esta raza es su usual camada la cual se encuentra entre unos 6 y unos 10 perros cachorros; sin embargo, existen datos documentales que demuestran que ha habido algunas camadas de incluso 17 cachorros registrados. Esto ocurre debido a su cuidado y alimentación por parte de sus dueños. Resaltando lo importante que es, ya que su esperanza de vida se encuentra entre los 10 años y los 12 años según estudios y registros frecuentes de esta raza.

Hay que señalar tambien que las características del San Huberto han colocado a la raza entre la clasificación general de “Razas de Perros Grandes”, su clasificación según la AKC es del “Grupo 2 como perros de rastreo y sabueso”, y la clasificación según la FCI es que el San Huberto es del “Grupo 6 como Perro de tipo Sabueso, perros de rastro”.

Comportamiento con otros perros

El perro de San Huberto es un perro bastante cariñoso y amable, esas son parte de sus características más resaltantes, donde es totalmente recomendable para todo tipo de familia, en especial aquellas donde su actividad al aire libre son las favoritas. Muchas personas se preguntan antes de adoptar a un perro si es el ideal, como será con su entorno, si tratará bien a las personas o mal, de acuerdo a las necesidades particulares de cada dueño.

Es realmente importante documentarse antes de tomar la decisión sobre adoptar a una mascota y aun más sobre la raza que desea adquirir. Esto evitará problemas más adelante entre el perro y la familia, o incluso entre el perro y otros animales. Esta situación a pesar de no ser muy conocedora, es bastante constante, ya que hoy en día son muchas las personas las que deciden no solo tener a un animal sino tener muchos animales, o quizás muchos perros de distintas razas y diversos temperamentos.

Esta situación es realmente preocupante al momento de adoptar debido a que si no se investiga profundamente acerca del animal a escoger, su raza, sus costumbres, su temperamento, entre otras muchas cosas, el hogar tanto deseado podría convertirse en un lugar en el no se anhelaría estar ni un segundo, es mas; se podría convertir incluso en un lugar peligroso. Ya que es necesario recordar que asi como las personas los perros también tienen características definidas que pueden jugar en contra al momento de compartir espacio.

Muchas personas se encuentran realmente preocupadas por la vida de su familia antes de decidir adoptar a un perro, ya que en su mayoría buscan a un perro de compañía con el que sientan afinidad para poder entonces estar en armonía dentro del hogar. Otros buscan que sus perros toleren a los niños ya que en su hogar existe o existirá uno y quieren que su hijo se encuentre muy seguro dentro del hogar.

Existen muchas otras personas que buscan a un perro con bastante carácter que les proporcione seguridad, debido a que la razón por la cual será adoptado mas allá de ser parte de una familia es para cuidar y proteger de ella y de sus bienes con completa confianza, es aquí donde el temperamento dominante hace su entrada particular.
Pero, existen otro grupo de personas que buscan que sus perros sean los mejores compañeros de otros perros e incluso de otros animales, debido a que su meta inicial es o será esa; la de tener dentro de su hogar a muchos animales, en especial a muchos perros. Por ello es importante resaltar que cada perro o mascota, tenga similitud de carácter con otros para evitar algunos problemas con el tiempo.

En el caso del perro de San Huberto, es un canino bastante tolerante y no solo con los niños sino también con otros perros; este animal se muestra amigable y cariñoso ante la presencia incluso de animales desconocidos.

Por muchos años se ha tenido la creencia de que los perros y los gatos no se llevan bien, de manera que desde hace muchos años crearon una serie animada titulada “las aventuras de Tom y Jerry” donde manifiestan el descontento total de perros con gatos y viceversa. Pero ese no es el caso del San Huberto, ya que este animal perruno tiene la capacidad de llevársela muy bien con el gato, de manera tal que pueden incluso jugar por mucho tiempo y sin ningún símbolo de agresividad.

Sin embargo, existe una cosa que quizás los gatos no toleren mucho del San Huberto y es su constante babeado del cual puede ocurrir también en presencia de los niños o hasta de sus dueños. El perro de raza puede llegar a llenar hasta la casa de baba siendo esto parte de sus características resaltantes.

También hay que recordar que a los gatos no les gusta los baños ni estar mojado, razón por la cual ser babeado por un perro puede ser para ellos un gran problema. Pero en términos generales este animal perruno es bastante dado con los perros y con otros animales, según además de su entrenamiento juntos o antes de la llegada del can a la casa o también la llegada de otros animales.

Dieta y alimentación del Perro de San Huberto

Gran parte de tener una mascota saludable no solo está en el entrenamiento que este pueda haber obtenido ni solo en los cuidados majestuosos que se le pudo haber aplicado a esta raza. La responsabilidad de tener a un perro de raza saludable recae también en la alimentación que este perro tenga durante su tiempo de crecimiento.

Desde que el perro se encuentra en la condición de cachorro se le tiene que otorgar el alimento y la cantidad adecuada para que su crecimiento sea óptimo y también pueda vivir durante mucho tiempo. Esto puede ir cambiando según su tamaño, su raza, su edad e incluso las propiedades y nutrientes que el perro pueda necesitar.

Es por ello considerado muy importante que el dueño se apropie correctamente de todo el conocimiento necesario sobre la raza, incluyendo su alimentación para poderle brindar lo que él necesita, en el tiempo y la cantidad que necesita.

En primer lugar tenemos conocer que la raza del perro San Huberto tiene un apetito y una forma de comer muy desordenada, por lo tanto es necesario crearles desde un principio un plan de comidas diarias para que el perro se acostumbre a ese ritmo de alimentación ordenada y su organismo asimile de la mejor manera todo lo que esté entrando a su cuerpo y así además repartir las propiedades hacia donde correspondan en mejor tiempo. Esto evitará problemas estomacales más adelante.

Por otro lado, es necesario también escoger delicadamente el lugar donde se vaciará el alimento del perro y el agua, ya que éste comedero y bebedero debe contar con un tamaño estrecho para evitar que las orejas del San Huberto se arrastren y se cuelen entre la comida y la bebida. Por lo tanto, a medida que el perro vaya creciendo también deberá ir creciendo levemente el tamaño del lugar donde se le hace entrega de la comida. Esto ocurrirá no solo por comodidad de la mascota sino también por temas de salud e higiene.

Cuando el San Huberto se encuentre en la etapa cachorra, este deberá comer alimentos muy blandos, entre los cuales se sugiere beber mucha leche, cocinar muy bien los alimentos y distribuirlos en trozos muy pequeños para que sea de fácil digestión. En caso de que sea carne, este deberá ser muy bien picado en trozos casi diminutos y mezclado junto con otros alimentos que le sean de fácil absorción.

Actualmente existen muchas tiendas con una amplia variedad de suplementos alimenticios que proporcionan la misma cantidad de hierro, vitaminas y proteínas que el cuerpo del perro necesita para su excelente crecimiento y desarrollo corporal. De hecho, existen alimentos creados para cada etapa del animal, desde que es cachorro, hasta que pasa por la juventud y llegando a la adultez o vejez.

Es necesario probar con diferentes marcas o alimentos para asegurar que a él San Huberto no le caiga mal alguno de ellos, ya que se puede presentar la situación de no conseguir la marca de un alimento y en ese caso se podría suplantar con otra marca o con alimentos cocinados en casa. Eso dependerá de la relación y la alimentación que se le acostumbre a dar a la mascota en casa.

Es realmente importante enfatizar que el perro de raza San Huberto, es un animal propenso a contraer la enfermedad de “torsión gástrica” o como es también conocida por algunos conocedores de la raza “hinchazón”. Esto ocurre debido a los factores entre los cuales están incluidos el ingerir alimentos muy grandes de tamaño y posteriormente beber una cantidad de agua muy grande, además de ello el comenzar a realizar un ejercicio muy fuerte automáticamente antes o después de haber comido una ración muy potente, también producto del haber sido alimentado en platos de comida elevadas y sin una regulación de ella en cuanto a tiempo se refiere.

Estas cosas son sumamente importantes para poder conservar a este hermoso perro de raza en buenas condiciones. Recordando que a pesar de que el ejercicio es muy requerido para el bienestar del animal, este deberá ser realizado al menos unas 4 o 5 horas antes o después del haber sido alimentados. De este modo, se garantiza que el sabueso haya realizado su digestión pertinente y poder asi mantenerlo en excelentes condiciones.

De sus dueños dependerá el tiempo de vida su mascota. Ya que la alimentacion correcta le proporcionará todos los dias los nutrientes correspondidos según su edad, tamaño y capacidad. Asi se garantizará un perro con una vida de unos 10 años, unos 12 años e incluso un poquito más, si se sigue estas indicaciones y la del veterinario de confianza, al cual deberá estar regido el perro constantemente.

Cada dueño es responsable de su perro y en el caso del San Huberto este demostrará el cariño necesario para ganarse tu apoyo incondicional, convirtiendose en un miembro mas de la familia y por lo tanto en uno de los mas cuidados por todos.

Cuidados necesarios

En primer lugar, es necesario tomar en cuenta que esta raza de perros no es creada para estar en casas pequeñas, de piso y con estructuras cerradas, sino que desde su origen ha sido colocado en áreas grandes, con grandes patios donde pueda buscar tranquilamente interacción con la gente y convivir con el medio ambiente. Este canino le gusta más estar en pequeños terrenos de tierra que en enormes pisos cerrados.

Hay que recordar que este perro es un cazador por excelencia y le gusta andar con su nariz pegada al suelo siguiendo rastros, por lo cual, no se le aconseja sacar a pasear al perro al parque o cualquier otra zona sino es con una correa muy bien ajustada, sin importar que el área en donde se encuentre le permita soltarlo.

Este perro de raza es un tirador muy fuerte, de hecho cuentan otras personas, que la mayoría de los dueños de un San Huberto poseen un brazo un poco más largo que el otro, debido a que en las largas caminatas obliga a sus dueños a seguirlo con jalones imponentes, por lo cual termina estirando uno de los brazos.

En segundo lugar, a este animal perruno, le encanta morder, es uno de sus pasatiempos favoritos morder o masticar todo aquello que huela bien o sea atractivo a la vista del perro; esto puede generar enfermedades y bacterias en la boca del animal, razón por la cual habrá que cepillarlo constantemente o al menos una vez al día. Sin embargo, existen juguetes con químicos de higiene bucal que pueden ser comprados y ayudan a evitar esas bacterias.

Haciendo uso de estos juguetes o de ciertos aparatos bucales que también han sido creados, el cepillado puede pasar a realizarse cada 3 días.

En tercer lugar, tenemos el cepillado y la higiene del San Huberto, el cual deberá ser realizado una vez en la semana o incluso más veces si así lo requiere. Esta actividad deberá ser realizada con un guante de goma y un cepillo corto con cerdas duras. Esta raza tiende a perder mucho pelo estacionalmente y por ello se aconseja recurrir al afeitado para eliminar el exceso de pelo, aunque cabe destacar que con el cepillo se puede hacer bastante.

Es necesario recordar que la piel del San Huberto es muy delgada y además de contextura suave, razón por la cual no podrá cepillarse con mucha fuerza porque podría lastimar al acompañante canino. Tambien es importante resaltar, que las arrugas deben ser delicada y diariamente limpiadas también, de este modo se previenen posibles infecciones bacterianas; para ello se puede utilizar un paño húmedo pasado por la zona y después bien secado. Esta aplicación también deberá ser realizada en los volátiles después de cada comida; los volátiles son la parte colgante del labio superior.

Las orejas del San Huberto requieren de una limpieza especial, debido a que se muestran diseñadas perfectamente para atrapar la suciedad y alojar allí las bacterias que pueden terminar causando grandes infecciones. Para ello se requerirá de un químico – solución recomendada por el veterinario especialista usado una vez a la semana, con el cual podrán limpiar a profundidad las orejas de la mascota y mantenerlo saludable.

Es necesario mantener las orejas elevadas para poder distinguir el orificio del oído, se aplica en el canal auditivo una gran cantidad de líquido, posteriormente se baja la oreja y se realiza un suave masaje con el líquido que cae por el resto de la oreja. Luego se toma una bolita de algodón y se limpia los desechos del conducto externo del oído hasta que el perro sacuda la cabeza, este procedimiento se repite con un algodón limpio hasta que el algodón salga completamente limpio.

Además de lo nombrado anteriormente, es necesario recalcar que esta raza de animales, al igual que algunas otras es propensa a sufrir de ciertas anomalías, por lo tanto deberán hacerse chequeos constantemente para prevenir estas lesiones y además utilizar los tratamientos requeridos por el médico especialista en animales.

Cómo entrenar un Sabueso de San Huberto

el perro deberá ser educado desde que se encuentra en sus primeros meses dentro del hogar. Entre las primeras cosas que deberá aprender está sentarse, acostarse, saludar y buscar cosas; sin embargo, con el transcurso del tiempo se le pueden ir añadiendo órdenes que tenga que obedecer e incluso algunos trucos en caso que se mantenga como perro de mascota.

El perro de San Huberto es un perro increíblemente cariñoso con sus dueños, de tal manera que existen muchas personas que recomiendan a esta raza como un animal perfecto como mascota. A pesar de su trabajo tan peculiar como cazador y rastreador, es un perro notablemente tímido y por lo tanto, no debe ser regañado con mucha brusquedad, ya que esto podría causar una serie de resentimiento o de lejanía por parte del perro, convirtiéndose en rebelde y desobediente.

Hay que recordar que por muy bien entrenado que se encuentre este animal, es totalmente necesario que al sacarlo a pasear, se realice con una correa y se mantenga asi todo el tiempo, debido a que en cualquier momento se pueden activar sus sensores de rastreo y no dudará en comenzar a accionar. Esto podría llevarte a perderle la pista y posteriormente a encontrarte quizás con alguna escena no esperada.

Cuando el San Huberto se encuentra en la etapa de cachorro, este perro es bastante explorador e imprudente, por ello se les recomienda un método de entrenamiento consistente en una caja. Esta metodología, evitará que el cachorro se meta en serios problemas y además ayudará a que las pertenencias de cada uno de los miembros del hogar terminen siendo perdidos o destruidos.

Por ello se aconseja en muchas oportunidades a que en gran parte del tiempo, el perrito sea metido en una caja del cual no pueda salir fácilmente. Además de ello, esta caja le enseñará al San Huberto a controlar sus necesidades de vejiga e intestinos, haciendo énfasis en lo fácil y rápido que es educar a un perro de esta raza en condición de cachorro.

A pesar de ello, el cachorro San Huberto requiere de su tiempo de ejercicio, a pesar de que este sea realizado limitativamente por lo menos hasta que el perro logre tener su madurez fisica. Lo mas recomendable con respecto al ejercicio de un cachorro de esta raza es de 5 min por cada mes de edad, lo que quiere decir, que si el cachorro posee 4 meses de edad, su tiempo de ejercicio sera de solo 20 minutos y si posee 6 meses de edad, su tiempo de ejercicio sera exclusivamente de 30 minutos. Para ello tambien es totalmente necesario que el dueño o quien lo entrene tenga un conocimiento profundo sobre los signos de fatiga que el canino pueda presentar.

Es necesario tener en cuenta tambien, que el San Huberto es un perro muy tranquilo, paciente y firme; este canino es una ternura con las personas y super sensible cuando se trata de su dueño. Pero ademas de ello, es muy protector e incluso puede llegar a ser vengativo si no se le trata como el espera. Por ello importancia de que el perro sea entrenado desde muy cachorro.

Existen muchas formas y métodos actualmente para entrenar, asi como también existen una cantidad de herramientas útiles para lograr que el perro realice lo que se desea sin llegar a las órdenes bruscas de parte del dueño hacia la mascota ni malas acciones de la mascota hacia el dueño.

Una de las herramientas más seguras y fáciles para lograr que este animal canino obedezca es a través de la motivación, realizada con cualquier elemento o alimento que al perro le genere agrado; estas cosas pueden ser galletas, pelotas, dulces o incluso lugares si se conoce la manera de aplicarlo. El perro no dudará en realizar lo que le ordenes si además de estas cosas, la voz es firme y con autoridad.

Este perro desde siempre, ha necesitado un dueño que le demuestre que puede confiar en él y que puede ser guiado por esa persona, de manera que todo lo que le diga sea hecho y que junto a él existan espacios de paz. Por ello, su patrón o patrones deben ser firmes en las decisiones que toman frente al perro, eso no indica que serán palabras duras, sino que con palabras seguras y determinadas la mascota no dude en obedecer y en sentir equilibrio al lado de él o ella.

Comportamiento con los Humanos

El perro de San Huberto, tiene un fuerte instinto de cazador y de rastreador, su olfato es el encargado de darle órdenes al momento de estar fuera de su hogar y no dudará ni por un momento el comenzar a perseguir un rastro si hay un olor que llame su atención. Pero esto no quiere decir, que este perro de gran tamaño actuará agresivamente ante lo que consiga, es un perro muy tranquilo y equilibrado, razón por la cual podría echarse encima del objeto, del animal o de la persona pero jamás la atacará agresivamente.

Este perro con arrugas es bastante noble, cariñoso y gentil con las personas, pero una característica que NO tiene este can es la pereza; al San Huberto no se le puede categorizar como flojo en ningún momento, pues su cuerpo le pide constantemente movimientos a los cuales él normalmente obedece. De tal manera que podría seguir un rastro de olor por muchos kilómetros, significando para los dueños que tendrá que hacer largas caminatas diariamente.

Sin embargo, al comenzar a atardecer, este animal canino comenzará a buscar la comodidad de su hogar o del patio para descansar mientras que se oculta el sol. Estas características han llevado a este sabueso a participar en películas muy populares como La Leyenda del Indomable en el año 1967 y además se ha caracterizado por ayudar a una gran cantidad de policías en la búsqueda de personas perdidas, de objetos robados o incluso insumos prohibidos.

Esta situación los ha convertido en populares entre el mundo humano, ya que es un perro seguro pero amable. Este perro gigantesco es miembro del grupo de perros de raza que realizan cacerías a través del olor; a ellos los denominan perros “sagaces”. Esta palabra hace referencia a las grandes cualidades que tienen estos canes de raza para discernir los eventos con total facilidad y su buen juicio ante una circunstancia con la cual se comporta al margen.

En otros tiempos este sabueso era utilizado por sus dueños para realizar labores de cacería de animales grandes como cerdos y gacelas, esto ha ayudado a muchos organismos de rastreo y rescate a escogerlos como los perros ideales para trabajar junto con ellos en sus organizaciones. En países como los Estados Unidos es de suma importancia la declaración demostrativa que estos perros puedan dar ante un tribunal de justicia, otorgándoles el honor de ser reconocidos ante un poder judicial como testimonio valido.

Esto no significa que este perro no pueda ser también un perro familiar, sino que requerirá de un entrenamiento desde su etapa de cachorro para la adecuación de su nueva vida. Hay que recordar que de acuerdo a la manera en cómo este canino sea educado, responderá sin ser agresivo o inquieto pues su equilibrio ante las situaciones lo convierten en ideal para muchas familias.

A pesar de ello, no todas las personas pueden convivir con un perro de esta raza, debido a su característico olor que lo acompaña de por vida, el baño espumeante que también es muy parte de él y además de ello, esa habilidad que tiene para seguir cualquier olor que le genere curiosidad. Esto sin olvidar lo desastroso que puede llegar a ser cuando se encuentra en su etapa de cachorro, además es muy terco y posee una energía que sólo con actividades muy potentes durante el día pueden ser acabadas, aunque recarga sus energías rápidamente con una pequeña siesta y una buena alimentación.

En caso de que su dueño sea muy activo y le guste las largas caminas con ejercicio constante, esta raza de animal canino es la ideal para él o ella, incluso si la familia es grande y posee estas mismas características. Según muchos estudios aplicados a la raza, la personalidad de este can es bastante contradictoria en algunas ocasiones; ya que puede llegar a ser, muy manejable pero también es terco, puede ser firme pero también puede ser enérgico, bastante cariñoso con las personas aunque también muy tímido con aquellas que no conoce.

Al momento de establecer su entrenamiento, puede ser muy dócil y manejable pero a pesar de ello, este querrá hacer lo que a su apreciación es más correcto. Allí se encuentra la necesidad de que este perro tenga un dueño con bastante carácter para que le demuestre a su mascota quien es el que manda y da las órdenes.

Este perro como perro rastreador es ideal y su olfato es increíble, e incluso mejor que otros sabuesos, pero en caso de querer a este canino como un perro guardián o de seguridad hay que reconocer que ese no es su fortaleza, debido amabilidad y cariño por las personas.

En caso de que en la familia existan niños pequeños, esto no es ningún problema ya que el San Huberto presenta un amor enorme por los niños, sin embargo si el niño es muy pequeño, deberá estar supervisado ya que su tamaño y fuerza puede llegar a lastimar indeseadamente al niño.

Su Entorno

El perro de San Huberto no es un perro muy territorial, sino más bien que es un perro que suele estar por la casa compartiendo con todos y jugando con los más pequeños. A pesar, de su carácter que es muy independiente y es bastante tímido ante la aparición de personas que no conoce, el lugar más recomendable para esta raza de perro es una casa muy amplia y grande, donde el perro pueda moverse con facilidad y ligereza, recordando también que el San Huberto posee un tamaño muy grande, sobre todo en el caso de los machos, por el cual requerirá de encontrarse en un lugar abierto en su totalidad.

El San Huberto es un perro bastante manejable, tranquilo y equilibrado pero también puede llegar a ser un poco distante en algunos momentos, por ello deberá ser habilitado un espacio exclusivo para el perro y respetar su espacio cuando este desee estar solo. A pesar de ello, este can con los niños es bastante tolerante y paciente, el San

Huberto comprende que son muy delicados y que no entienden muchas cosas; no por ello se dejará de enseñar a los niños el respeto por la mascota para evitar malos ratos a medida que vayan creciendo ambos.

Al momento de adoptar a un San Huberto se deberá estar seguro de tener un ambiente familiar, amistoso, cálido y seguro dentro del hogar para que de esta manera se vaya creciendo y formando el perro. Realmente a pesar, de su energía y terquedad, cuando se encuentran ante un entorno social muy armónico, este can es bastante obediente, leal, dulce y amoroso.

Existen muchos lugares de compra o adopción de animales – mascotas que se toman muy en serio el derecho a evaluar el lugar y a la familia que desea obtener a un perro de raza como este, haciendo responsable a los nuevos dueños de darle un hogar optimo y beneficiario para el bienestar de su mascota. Esto también le brinda cierta calma a la agencia de animales de que no será maltratado ni lastimado, haciendo un seguimiento anual a algunas familias, velando por la felicidad del perro.

Además de encontrarse en un ambiente hogareño como mascota; el San Huberto también puede ejercer funciones frente a un entorno laboral. Por ello no estará cómodo pasando su vida en el salón de la casa, echado a los pies de su dueño; sino que requerirá de ejercicio físico diario, de salidas al parque o a la montaña donde pueda desarrollar otras habilidades diferentes a cuidar niños. Siendo este perro de raza capaz de ser utilizado para rescatar personas con esa nobleza que mantiene, jugar y soltar toda esa energía que almacena su cuerpo, y además de encontrar objetos perdidos o solamente jugar con su olfato; el San Huberto debe encontrarse cerca de un lugar o un espacio abierto donde pueda correr y sentirse libre.

Es necesario enfatizar que al momento de adoptar a un perro de raza San Huberto las posibilidades que se tiene para jugar con él y dedicarle tiempo, ya que a pesar de ser un animal grande también requiere de muestras de afecto y cariño por parte de sus patrones.

Por otro lado se recuerda las capacidades y habilidades que tiene este can ante el deporte haciendo saltos, juegos y sobre todo en la búsqueda de cosas en los cuales fácilmente podría ganar, a parte de su increíble ternura con las personas el cual enamorará en cada lugar en el que este animal perruno se encuentre, resultando ser uno de los favoritos por muchas personas que desde hace muchos años han compartido y convivido con este perro.

El San Huberto sin duda alguna se adaptará cómoda y rápidamente a cualquier lugar en donde sienta paz, armonía y amor, ya que esas son los principales valores que este animal canino posee. Por eso, sus dueños deberán dedicarse a criarlo lleno de cariño como si fuera un hijo más en la familia.