Saltar al contenido
PerrosGatosOnline.com

Pastor de Brie o Briard

pastor-briard
Pastor de Brie o Briard
5 (100%) 2 votes

Briard: Tu nueva mascota

El perro Pastor de Brie o Briard es un perro de gran tamaño, con grandes habilidades y con cualidades características que lo han hecho entrar en el grupo de los perros más populares del mundo en el área especial del pastoreo.

Esta raza es uno de los perros originados en Francia con más años de antigüedad y según muchos historiadores, se recuerda que fue mencionado por primera vez en el año 1809 aproximadamente, por lo tanto se considera que el Briard al igual que todos los perros nacidos en Europa, tiene una historia bastante extensa.

Esta raza comenzó siendo un perro pastor de ovejas, pero con el paso de los años fueron conociendo sus otras habilidades, desarrollándolo también como perros de vigilancia, capaces de proteger y resguardar lo que se le indicara y posteriormente, hasta la fecha se desarrollo como un perro de compañía o como mascota.

Fue hasta el siglo anterior que esta raza fue diferenciada totalmente del Pastor Beauce; ya que según el sinólogo P. Ménguin, esta raza tiene el pelaje más largo mientras que el Beauce lo tiene mucho más corto.

Según muchos estudiosos y expertos conocedores, esta raza llamada Briard fue originaria en la ciudad de Francia – Paris, en el año 1888, a través del cruce entre un Beauce y un perro Pastor Barbet los cuales poseen semejanzas importantes en esta raza; sin embargo, existen algunos que manifiestan que su creación fue mucho antes de esa fecha, debido a algunos datos documentales que se encontraron el conocer que el Emperador Carlomagno producía una raza de perros con características idénticas al del Briard.

No obstante, hacen mención también sobre sus apariciones en la vida de Napoleón, quien se mantenía acompañado gustosamente de un perro de esta raza. Inicialmente fue utilizado para el pastoreo de animales en gran cantidad, pero con el transcurso del tiempo fue utilizado para realizar jornadas laborales como perro guardián e incluso como perro rescatista en la Armada Francesa.

El nombre original de esta raza y por muchos años fue en francés “Chien de berger franjáis de plaine” lo que en español significa “Perro pastor francés de tierras bajas”. Pero a través de los cambios y mejoras realizadas a esta raza con el tiempo le fue cambiado su nombre a Briar en Ingles, haciendo referencia y honor a sus antepasados.

Entre las características más resaltantes de esta raza, tenemos su grande tamaño el cual varía de acuerdo a si es macho o hembra. El Briard macho mide entre 62 – 68 cm con un peso aproximado entre 35 – 40 kg mientras que el Briard hembra mide entre 56 – 64 cm con un peso aproximado entre 30 – 36 kg, haciendo notar que los machos son más grandes, fuertes y musculosos que las hembras.

Su cuerpo grande se encuentra cubierto por una capa de pelaje largo y por una subcapa que puede ser variado en cuanto a su color, desde un negro hasta un gris en algunos casos. La cabeza del perro Briard es grande en proporción al cuerpo, tiene un hocico alargado y sus orejas se encuentran erguidas y llenas de pelo largo.

Su cola se levanta ligeramente cuando el perro se encuentra en movimiento, y cuando el perro descansa, la cola se encuentra caída y en reposo. Su cuerpo tiene una forma rectangular que se encuentra en armonía con el resto del cuerpo. Los ojos del perro Pastor Briard se encuentran ovalados en su rostro y son de color oscuro, el tamaño es mediano en proporciona su rostro, aunque se encuentran ligeramente ocultos por el pelaje largo de las cejas.

El Perro Briard es un perro bastante peludo pero cariñoso con su familia y con los que se encuentran a su alrededor constantemente. Es un perro tranquilo, equilibrado, inteligente y bastante habilidoso, destacando en actividades deportivas obteniendo las mejores posiciones.

Es un perro que se lleva muy bien con los niños debido a su increíble paciencia y calma, aunque tiene sus momentos de actividad y energía donde se convierte en un perro bastante juguetón y puede hacer reír por mucho tiempo a toda la familia.

El Briar es un perro que se adapta fácilmente a cualquier lugar y zona, ya que puede vivir muy cómodo en una casa grande de piso, siempre que logre tener sus salidas diarias a correr o a pasear por el parque. El lado negativo de esta raza es que a pesar de ser bastante desconfiado con los desconocidos, puede llegar a ceder muy fácilmente si le ofrecen golosinas, esta situación no genera suficiente confianza a los dueños a menos que sea entrenado desde cachorro para evitar estas situaciones.

El Briard se ha convertido en un perro de excelente compañía tanto para los niños como para los adultos debido a su nobleza, su alegría y su espíritu hogareño, además de sus habilidades de proteger a los suyos con todo lo que puede, de tal manera que puede comenzar incluso una pelea con un adulto si este ve que los niños están siendo perjudicados de alguna manera.

Historia y Origen del Pastor de brie

Algunos estudiosos, expertos en la raza e incluso algunos aficionados, tienen la creencia de que esta raza de perro fue creada en Francia, aproximadamente en el año 1888. Sin embargo, algunos aseguran que su creación se remonta a muchos años antes, Siglo VIII aproximadamente, debido a que un señor Emperador llamado Carlomagno criaba alguna especie de Bergers de Briard con el cual, a partir del cual fue expandiéndose por el resto de Francia.

Por otro lado, se mantienen documentados algunos datos que indican y aseguran de que Napoleón Bonaparte se la pasaba gustosamente acompañado de perros Briard. No obstante, la historia más conocida y contada, sobre el hermoso perro Briard, es que en sus orígenes este perro ha sido utilizado para el pastoreo de animales pequeños pero con una gran cantidad.

Tambien se conoce que el Briard, realizaba de manera excelente labores donde le correspondía guardar y defender territorios; esta actividad no le era difícil ya que su tamaño tan imponente ha sido una característica que le ha beneficiado desde siempre. Sin embargo, no ha sido solo el tamaño que lo ayudó a destacarse en aquellos años, sino también, su rapidez, su valentía y claramente está su potencial fuerza.

Por muchos años el ejército francés, escogió a esta raza de grande tamaño para que trabajara junto con ellos, también cuentan muchos historiadores que gran parte de los miembros de la Gendarmería gala tenían al Briard como su más fiel compañero. Esta situación provocó que hubiera una casi extinción de esta raza, al realizar durante la primera y segunda guerra mundial, acto de servicio.

A pesar de ello, esta raza tuvo una recuperación bastante favorecedora al superar esa situación tan difícil, lo cual generó un avance de lugar entre las razas consideradas más populares del mundo; gracias al reconocimiento y favor del público que es amante de los perros, en todas las partes del mundo, el Briard alcanzó un inolvidable furor en los grupos de pastoreo.

Existen muchos perros a los cuales a través de los años deciden cambiarle los nombres, o simplemente el perro comienza a tener otras características o cualidades con la cual reforzada con el tiempo, le es cambiada el nombre a la raza completa. En el caso del Briard, sus potentes capacidades como un perro que podía realizar labores de guardián y de pastoreo, lo llevó a tener por muchos años el nombre francés de “Chien de Berger Franjáis de Plaine”, lo que significa en español “perro pastor francés de tierras bajas”.

Posteriormente fue cambiado a Briard, debido a que el veterinario militar llamado Pierre Mégnin, aseguró que esta raza fue el resultado de un cruce entre el Pastor de Bauce y el pastor Barbet los cuales poseen similitudes importantes en sus características, el nombre de Briard ha sido una mezcla de ambos nombres en sus orígenes. Sin embargo, no fue sino hasta después de 8 años, que lograron establecer un estándar de la raza Briard.

Esta raza por fin hizo acto de presencia públicamente en una exposición realizada en Paris llamada “Paris dog show” en el año 1863, luego de este evento, la raza se popularizó y fue obteniendo con los años muchas mejoras hasta llegar a ser lo que es hoy en día.

El Briard es un perro bastante antiguo encargado desde sus inicios en la labor de pastorear y proteger las ovejas, a costa de lo que fuese necesario; sin embargo, la Armada Francesa también le añadió a sus trabajos la labor de ser un mensajero, un alarmador y un buscador de los soldados que fueren heridos en las guerras, debido al excelente oído que esta raza mantiene.

Características Principales

Su carácter y su fuerza lo han convertido en uno de los perros pastores más populares. El cuerpo es generalmente rectangular, además tiene entre sus características una estructura rugosa, fuerte y habilidosa, lo cual lo convierte en un perro bastante perfecto para competir en actividades deportivas.

El cuerpo del perro Briard es además bastante flexible a pesar de su grande tamaño y su musculoso cuerpo. Sus medidas varían entre los 62 cm y los 68 cm en cuanto a los machos, cuyo peso se encuentra entre los 35 kg y los 40 kg mientras que las medidas de las hembras varían entre los 56 cm y los 64 cm, cuyo peso se encuentra entre los 30 kg y los 36 kg. Mostrando notablemente la diferente que existe entre las hembras y los machos en sus medidas.

El cuerpo de esta raza es de una forma estructural rectangular pero se aprecia una figura armoniosa entre cada una de sus áreas, lo cual forma la apreciación de un cuerpo muy bien proporcionado con sus fuertes y desarrollados músculos. De hecho, el cuerpo visto desde diferentes ángulos se aprecia algunas partes de manera distinta. Un ejemplo de ello es que, si se observa al Briard desde un perfil, se puede describir claramente que la espalda tiene una inclinación leve y redondeada, el lomo corto y recto, y su pecho se encuentra muy ancho y largo debido a las forma arqueadas que tiene las costillas del Briard.

La cabeza de este canino es larga y se encuentra muy llena de pelaje que cubre un poco sus ojos, ya que tiene una forma de barba, cejas y con un fuerte bigote. El cráneo del perro tiene una forma redondeada al igual que el hocico del Briard, cual se presenta desde su nacimiento con bastante fuerza.

Las mandíbulas del Briard son bastante fuertes y con una mordida en forma de tijera, el cual lo convierte en un animal de clase PPP. Sin embrago, su nariz se manifiesta pronunciada y ubicada muy bien en la punta de la trufa.

En cuanto a los ojos y las orejas del Briard, tenemos que sus ojos son de color oscuro, casi llegando al negro aunque existen algunos perros de esta raza que tiene sus ojos con colores más claros.  Con un tamaño grande y horizontal, mientras que las orejas se encuentran llenas de pelo largo que además son bien cortas y están ubicadas en la parte alta de la cabeza del animal.

En cuanto al cuerpo del Briard tenemos su cuello que es bastante musculoso y tiene las escapulas y los omoplatos bien despegados. Sus miembros son musculosos ambos  (posteriores y anteriores) con huesos increíblemente fuertes y derechos. Las piernas muestran unos muslos bastante ejercitados y los hombros son angulados a la manera correcta con los antebrazos bien derechos.

La cola del Briard se mantiene en caída cuando este está en reposo, pero cuando comienza el movimiento, la levanta muy alto, mostrando que se encuentra perfectamente colocada en el área superior de su cuerpo; mientras que sus pies se presentan con unas gruesas almohadillas en los pies con forma redonda y con bastante fortaleza, además las uñas que tienen son de color negro en su gran mayoría de ejemplares.

En cuanto al pelaje de esta raza tan particular tenemos que la textura del mismo es larga, bastante ligera aunque se presenta áspero debido a las subcapas de pelaje que manejan. Sin embargo, también se puede presentar ejemplares con pelajes suaves que facilitan su cuidado. Los colores en los cuales esta raza se encuentra, varía entre el negro y el azul aunque existen unos pocos de color gris. El manto natural ayuda a que el perro Briard pueda repeler la suciedad y el agua con total libertad; esto también ayuda mucho al momento de su cuidado.

Es bastante necesario enfatizar de esta increíble raza su valor e importancia como un perro pastor, siendo capaz de detectar incluso los más pequeños signos de un ser viviente que puedan encontrarse ocultos por alguna razón entre escombros o derrumbes. Por ello desde sus inicios se capacitó a esta raza para también desarrollar capacidades de salvarle la vida a las personas; labor que realiza hasta el día de hoy con completa excelencia.

El perro pastor Briard es un canino bastante inteligente, habilidoso, fuerte y con un sexto sentido para detectar el peligro que le ha salvado la vida a muchas personas, desde sus compañeros de guerra como a compañeros de vida, resaltando por supuesto su valentía para enfrentarse frente al animal que sea necesario para defender lo que el Briard sabe que le pertenece.

Esta características particulares del canino, lo han ayudado además a participar y destacar en diversas actividades deportivas de agilidad, siendo uno de los competidores más fuertes y quedando en su gran mayoría en lugares importantes.

Comportamiento con otros perros

El perro Briard es un pastor que fue creado para realizar labores y trabajo, resaltando en sus trabajos como un perro guardián, como un perro defensor, como un perro pastor e incluso como un perro de salvamento; a lo cual se le ha unido una nueva tarea de ser un perro de compañía, labor que también realiza con total excelencia. El Briard es un perro inteligente y disciplinado, de manera tal que muchas personas que han tenido la oportunidad de trabajar con esta raza, reconocen y aseguran que de 2 o 3 Briard tienen la capacidad para manejar y controlar a una cantidad de animales que varía entre los 400 y los 800 animales.

Este maravilloso perro se muestra bastante atento en sus respectivos trabajos, sin importar el que sea realizado. Este perro a pesar de ser activo, rustico y no muy cariñoso; su inteligencia ligado a un poco de sensibilidad y alegría hacen resaltar la importancia del entrenamiento y la sociabilización que le deberá ser otorgado a la raza desde que se encuentra cachorro. Esto ayudará a que mantenga una correcta manera de convivencia con otros animales.

Al Briard, de igual manera que otra serie de razas pastor, es un perro con una facilidad de comportamiento al momento de entrenar, ya que es un canino bastante obediente y recibe todo tipo de educación con buen humor si es realizado de la manera correcta desde el momento correcto. El Briard es un perro juguetón con un sentido ideal para realizar excursiones o actividades recreacionales donde tenga la oportunidad de jugar.

Su temperamento ante la presencia de otros animales es bastante tranquilo, seguro y equilibrado, además se mantiene en alegría y en alerta de una manera que solo los expertos conocen de él. Debido a su instinto claro, formado desde sus orígenes al ser utilizado y desarrollado como un perro guardián y defensor; la raza de Briard se puede reflejar desconfiado y bastante celoso en la presencia de un extraño y aun más si es un animal que no conoce. A pesar de ello, el Briard no reaccionará impulsivamente sino que se mantendrá observando al desconocido hasta que logre sentirse seguro.

Algo muy importante que se debe resaltar en esta raza es, la necesidad de encontrar seguridad en los dueños al momento de conocer a un perro desconocido; es decir, si él se presenta ante otro u otros perros, la actitud que ellos tengan con sus dueños y lo que el Briard perciba de su alrededor es lo que influirá confianza en el trato del perro ante otros animales.

Existen una cantidad de factores que influirán en la forma del trato del perro pastor Briard y otros animales, a pesar de no ser agresivo ni malo ante dichas presencias, no será hasta que este tenga confianza que comenzará a tratarlo, por lo mismo, si algun animal intentare acercársele, este lo rechazará de inmediato hasta lograr sentir esa seguridad que le gusta tener. Si el deseo de otros animales permanece, el perro puede volverse un poco agresivo y de mal carácter.

A este canino le molesta los malos tratos hacia sus dueños. Razón por la cual, no dudará en defenderlos siempre que sea necesario. Pero, de igual manera podría actuar ante la presencia de un maltrato de un dueño hacia otro animal. El pastor Briard se mantendrá en alerta analizando el caso y conforme a ese sexto sentido que la raza puede tener accionará a favor del otro animal que considere necesario.

El perro Briard es un perro que se adapta muy fácilmente a la convivencia con otros animales. A este animal no le llevará mucho tiempo para hacerse amigo de los otros animales con lo que le tocará convivir si es entrenado desde cachorro a convivir con otros animales que no sean de su misma especie; al punto en que puede llegar a encariñarse y defender con su vida si fuera necesario al contemplar a los animales como parte de su familia.

Este extraordinario perro no dejará de sentirse feliz al estar rodeado y acompañado de los suyos, sin importar la cantidad de tiempo que sea; ya que aunque se considera una atleta, es también bastante hogareño en el fondo de su origen. Adora realizar junto a los que considera su familia, largos paseos al aire libre y jugar con los que trata como su “manada” en algun momento del día.

En el caso de adoptar a un pastor Briard desde muy cachorro, le brindará la oportunidad de educarlo y enseñarle las costumbres que usted desee hacer parte de él, haciendo correcciones ideales para que el perro pueda recordar quién es su amo, a quien deberá obedecer, quienes son su familia y de qué manera podría ganarse o no sus premios. Resaltando su característica dócil para ser enseñado, aprender y crecer al lado de los suyos.

Dieta y alimentación del Pastor de Brie o Briard

Esta es la parte divertida y de alguna manera más importante en cuanto al conocimiento que se debe tener sobre el Briard, y de alguna manera sobre cualquier otra mascota que se le debe tener. Ya que es un completo error mantener la creencia de que todos los animales pueden comer lo mismo, o especialmente todos los perros.

Asi como las personas requieren de una alimentación de acuerdo a su cuerpo, a su tipo de sangre y a sus valores; asi mismo cada perro tiene su propio estilo de alimentación. Por supuesto que cada uno necesita alimentos ricos en proteínas, vitaminas y minerales perro es un completo error creer que todos pueden ser alimentados de la misma manera sin antes realizar un estudio profundo sobre las mascotas.

Al momento de adoptar e incluso mucho antes, es totalmente necesario y recomendable que la familia adoptiva del perro se asesore sobre los alimentos que estos deben consumir según su raza, su cuerpo y sus necesidades. Hoy en día existen muchas personas conocedoras de esta área con suficiente experiencia en el área, y aunque esto no signifique que le tengas que tener un alimento diferente a cada mascota, se tiene que saber la manera correcta y el alimento correcto a entregar a los pequeños o grandes miembros animales de la familia.

El Briard es un perro de gran tamaño, activo, con mucha energía y un musculoso cuerpo, por lo tanto su alimentación deberá ser la ideal para ayudarlo a mantenerse sano y con las fuerzas suficientes para realizar lo que esté en sus planes realizar como perro mascota, como perro de defensa o como perro guardián.

Una mala alimentación o una alimentación no debida podrían ocasionarle al animal una seria indigestión que se podría complicar con una enfermedad grave. Todas las personas antes de hacer parte de la familia a un perro Briard deben tener en cuenta que tenerlo es una responsabilidad muy grande y de grandes dotes económicas para lograr de esta manera mantener al perro en su mejor estado de salud.

Quizás la manera de alimentar a esta raza de grande tamaño pueda generarle algun miedo o alguna preocupación, pero sin embargo, no es nada del otro mundo, ya que afortunadamente, el perro de raza Briard puede ser alimentado con artículos muy básicos, en las dosis correctamente otorgada.

Para un perro de este tamaño y de esta raza, es necesario otorgarle una dieta que se encuentre distribuida con un contenido proteínico bastante elevado y de alguna manera que este sea de una alta calidad. Esto ayudará a que todo el sistema muscular del Briard se mantenga activo y en excelentes condiciones, siendo ayudado por su debido entrenamiento diario.

Existen diferentes productos que le pueden otorgar las proteínas a este gran perro de raza, pero es necesario que su alimento principal e infaltable sea exclusivamente la carne, debido a que más allá de las proteínas que estas darán al cuerpo, le incrementarán de algun modo la masa muscular que este perro necesita para realizar sus labores con excelencia.

Por otro lado tenemos que, en referencia a otros agregados como las grasas y los ácidos grasos, también hay que prestarle atención a la calidad, ya que estos suplementos se encargan de mantener de alguna manera en buen estado a la piel y no solamente ello sino que su pelaje se verá altamente beneficioso. Junto con ello también tenemos la posibilidad de proporcionarle a los órganos las cualidades vitamínicas que requieren para que juntos hagan su mejor combinación a la salud del perro.

Es necesario recordar y reconocer que actualmente existen otras fuentes y productos que le otorgaran estos alimentos necesarios al cuerpo de su mascota. Por ello, antes de tomar la decisión de adoptar a un perro de raza, especialmente a un perro Briard, es completamente necesario que los dueños se informen bien sobre sus cuidados, sobre la alimentación y sobre todo aquello que le sea de apoyo para el buen cuidado y mantenimiento de la raza.

Cuidados necesarios

Los perros Briard o “Pastores de Brie” son una raza sumamente sana y saludable; si bien es cierto que no son inmunes a los virus e infecciones bacterianas, que requieren todas sus vacunas, como cualquier otra raza y que son propensos a ciertas enfermedades en específico, no debería suponer problema alguno la salud de un Briard que haya sido criado desde muy cachorro con atención, dedicación y responsabilidad, del que se conozca con exactitud su procedencia y se tenga certeza de que en su línea sanguínea no existieron enfermedades hereditarias.

Para proveer al Pastor de Brie de una vida tanto placentera como longeva, el/la cuidador/a debe vigilar constantemente ciertos aspectos de la vida del mismo:

Debe asegurarse de darle una buena higiene, a pesar de que el manto del Briard es considerablemente largo (en realidad es de largo medio, pero comparado con otros perros, es relativamente largo) su pelaje no necesita de un cuidado demasiado dedicado, el punto más importante sería el de peinarlo con regularidad, al menos unas 2 veces por semana, de ser posible, más veces, esto para evitar que se le formen molestos nudos que concentran la suciedad y humedad además de que puede ser doloroso cuando se enredan con algún objeto. Con respecto al baño, no es estrictamente necesario hacerlo con regularidad, a menos que el objeto más que mantener al perro pulcro sea el de mantener el pelaje en un estado presentable, quizá para competencias y eventos demostrativos.

Un baño también puede realizarse con el fin de mantener hidratado el pelaje, se debe indagar acerca del pH del perro y del champú, estos deben coincidir para evitar daños a la piel,  se debe lavar con sumo cuidado incluso las capaz interiores, en las que puede ocultarse el sucio bajo la densa melena, se debe enjabonar muy bien y también procurar desanudar el pelo, en caso de existan nudos claro está, esto se hace un poco más fácil si te utiliza algún tipo de suavizante y herramientas adecuadas, aunque puede hacer también usando las propias manos.
También acondicionador puede ser usado, este influye positivamente haciendo menos frecuentes los nudos.

Cuando se peina al perro, se debe tener mucho cuidado, y no confundir firmeza con rudeza, la primera permite que el peinado ocurra desde la profundidad del pelo, la segunda consigue más que peinar, arrancar muchos de los pelos, lo cual además de ser doloroso podría ser dañino para el perro.

Con un peine de púas metálicas y usando la otra mano, se abren los pelos en busca de la capa más pegada al cuerpo y desde aquí se cepilla con firmeza y constancia buscando desanudar cualquier nudo y disponer el pelo de forma que no se anude con facilidad, mientras más distanciado estén en el tiempo los cepillados del perro, mas tediosos y abundantes serán los nudos en este, significando también un trabajo más arduo para el dueño.

Se debe tener particular cuidado con la higiene de las orejas, son una parte muy sensible y que se ensucia con facilidad, es propenso a sufrir de enfermedades en ellas si no se trata con cuidado.

Las uñas del perro no conviene mantenerlas por hacen más difícil el movimiento natural de la raza, y pueden partirse y causar dolor, conviene mantenerlas cortas, bien haciéndolo uno mismo con una tijera de manera transversal, o bien dejándoselo a una peluquería canina si uno teme cortar demasiado (hasta la parte carnosa de a uña) lo cual sería doloroso.

Como ocurre en todas las razas, cuando no realiza la cantidad correcta de ejercicio sus ánimos se ven afectados y su temperamento alterado, y como es el caso de muchas razas, el Briard se pone algo agresivo o más bien destructivo, por lo que una parte esencial del cuidado del Briard es proporcionarle suficiente ejercicio.

Los paseos diarios son estrictamente obligatorios, pero además de ellos, usualmente las carreras y ejercicios que requieran de bastante agilidad son de agrado de los Briard, hay que tener en cuenta que acercándose a los dos años de edad es cuando el ejercicio tal como se le menciona puede realizarse, ante de estos dos años, la actividad física debe limitarse a solamente aquellas actividades en las que el perro demuestre genuino interés mientras se le da libertad, aunque por supuesto, los paseos diarios se deben mantener, la razón por la que solo se deben realizar ejercicios que le exijan más luego de pasados cerca de dos años es para permitir que el desarrollo de la musculatura ocurra con naturalidad y sin complicaciones.

Como es usual, regularmente hay que visitar al veterinario al veterinario para que este programe las desparasitaciones y establezca el programa de vacunación que se debe seguir.

Cómo entrenar un Pastor de Brie o Briard

Es importante comenzar el entrenamiento del Briard desde una edad bastante temprana porque usualmente es un perro bastante enérgico y muy curioso, aunque no queremos que eso se pierda y que se vuelva un ejemplar taciturno con aire triste, tampoco lo queremos husmeando en todos lados y siendo desobediente, el enfoque que hay que tener es el de canalizar su energía y animos hacia otras actividades más que el de suprimirlos, para eso es preciso el adiestramiento.

Cuando está bien cuidado en todos los aspectos el Briard es un perro muy dócil y fácil de adiestrar, además es de manera innata muy inteligente, lo cual facilita en una gran medida el entrenamiento, de hecho suelen ser tan dóciles, que son considerados ideales para una persona que quiera introducirse en el adiestramiento de perros en general, para lo cual se debe empezar con una raza que no represente un desafío frustrante, sino una experiencia llenadora e incluso divertida.

Para adiestrar a un ejemplar de esta raza y mucho más para adquirir uno (dado que puede qu exista el caso en el que las personas adquieran al perro ya crecido y entrenado) podría decirse que es necesario compartir algunas de sus características, y si no es obligatorio, en realidad ayuda mucho, el dueño o entrenador debe ser sociable, enérgico, extrovertido y  amante del deporte, solo así se asegura uno de que el perro se sienta realmente cómodo y feliz y sea orientado hacia el temperamento y los comportamientos que más beneficia a la raza.

Un elemento que juega un papel importantísimo en el desarrollo del Briard es su correcta y temprana socialización, la cual debería comenzar sin falta una vez alcanzado el mes y medio de edad y antes de que cumpla los 5 meses, que es usualmente el tiempo suficiente para el perro forme ya su visión del mundo y se establezcan en el ciertos patrones de comportamiento y temperamento que podrían ser difíciles de corregir, ademas es también este lapso en el que al Briard le es más fácil aprender y procesar información lo que cual haría también que sea la etapa en la que mejor se adapte a las cosas nuevas o extrañas para él y aprenda a tomar una actitud abierta ante ellas en lugar de colocarse a la defensiva.

Además en el lapso de tiempo mencionado, la socialización la realiza por su cuenta y básicamente sin ayuda o sin que le suponga esfuerzo alguno, también todo lo que se le ensene durante esos meses quedara especialmente grabado y muy difícilmente lo olvidara, por se recomienda prestarle la mayor cantidad de tiempo y esfuerzo a su entrenamiento y formación durante estos días, si se quiere puede verse como una “inversión” de tiempo, lo que se le consiga ensenar en este momento supone una cantidad menor de horas en el futuro debido a su “frescura” y disposición para absorber información.

Puesto que se trata de una raza con una retentiva increíble y muy inteligente, además de dócil y afectuosa, un entrenamiento constante, regular y firme tendrá resultados muy notorios en relativamente poco tiempo, aunque un entrenamiento cualquiera bastara para que cumplir lo básico que todo perro debe seguir, como estarse quieto, sentarse y hacer sus necesidades fisiológicas en las áreas previamente designadas para lo mismo, un entrenamiento más metódico y consistente, con rutinas estrictas y especificas harán que los resultados esperados sean obtenidos en considerablemente menos tiempo y se fije mucho mejor y más duraderamente a la memoria del Briard.

Una parte del adiestramiento que se le da especialmente bien, es la memorización y el seguimiento de órdenes, el cual se ve impulsado por su excelente memoria, se le pueden enseñar ordenes o comandos básicos, que facilitan tanto la convivencia con él, como su uso en algún tipo de trabajo y hasta el mismo entrenamiento, ya que podrías valerte de ciertas ordenes ya aprendidas para enseñarle algunas otras.

Durante toda su vida el Briard suele ser un perro alegre y afectuoso, gracioso y ávido de aprendizaje es por esto que es una de las mejores razas cuando lo que se busca es compañía y a pesar de que el perro puede mostrar un carácter testarudo y terco en ocasiones no podemos decir que la rebeldía es una característica esencial de él, sino un comportamiento ocasional usualmente ocasionado por deficiencias en el entrenamiento o por condiciones de vida que alteran su estado de ánimo, ya que en el caso contrario es casi invariablemente un animal difícil de manejar.

Si bien es cierto que un entrenamiento de obediencia es en ocasiones el ideal pensado por el amo, en realidad este método no es el mejor para la mayoría de las razas y aunque funcione con el Briard porque es muy listo y tiene buena memoria, los entrenamientos que se basan en el refuerzo positivo tienen tanto en el como en básicamente todas las razas un mejor resultado, incluso si se decide basarse en los entrenamientos de obediencia, sin premios por los objetivos cumplidos satisfactoriamente, el afecto nunca debe ser escatimado o negado a los Briard.

Comportamiento con los Humanos

El Briard o Pastor Brie es una hermosa raza, que debido a la participación de sus ancestros en el cuidado de ganado de distintos tipos, han recibido (además del adjetivo “pastor” en su nombre) una buena capacidad para convivir con personas, ya que eran para estas para quienes trabajaba.

Los Briard son una raza realmente afectuosa y bastante inteligente, aunque hay que destacar, que existen quienes afirman que si se realiza una comparación entre esta raza y los collie o los pastores alemanes, es una raza más bien lenta, pero como ocurre con lo que es relativo, si se le compara a su vez con otras razas o se le aísla y se critica por separado, la conclusión final será que la raza es, por si misma, bastante inteligente.

Esta Inteligencia es lo que lo hace capaz de percibir debilidades y faltas en el temperamento de sus dueños, una vez percibidas, su siguiente paso será el de intentar tomar el lugar de líder mediante quizá el desafío abierto y/o negarse a obedecer órdenes o dejarse llevar, este comportamiento se ve especialmente amplificado durante la etapa de adolescencia del perro, en la que igual que sucede con los humanos, suelen haber brotes de rebeldía y comportamientos que se alejan un poco del deseado, de igual forma hay que mencionar que esta rebeldía de la que hablamos es más fuerte o persistente cuando el adiestramiento no ha sido el adecuado y puede verse muy mitigada hasta el punto de ni siquiera percibirse cuando el adiestramiento ha sido el óptimo.

Fuera de esto es un perro dulce, tranquilo, balanceado y afectuoso, cuando se le cría con amor y firmeza claro está. Es también muy enérgico, juguetón y paciente cualidades que lo hacen idóneo para ser compañero de los niños, cuidarlos y jugar con ellos. O bien tiene una alta resistencia al dolor o una inteligencia lo suficientemente alta para ignorarlo cuando se trata de niños pequeños, ya que se le ha visto jugando con niños a todo tipo de juegos, que otros perros no considerarían atractivos y que en ocasiones les serían dolorosos.

El Briard no tiene como característica intrínseca la agresividad, no obstante, tampoco va haciendo amigos humanos por todos lados, le toma algo de tiempo acercarse y acostumbrarse a las caras nuevas, así que no se le debe presionar o tratar de apresurar el paso de las cosas, siempre se le debe dejar su espacio y dejar que él tome la decisión de acercarse una vez entrada en la etapa adulta, se puede hacer algo de presión extra durante la socialización a temprana edad, que ayudaran a que conocer gente nueva sea una actividad casi cotidiana, a la que esté acostumbrado, pero una vez desarrollado su carácter y temperamento lo mejor es dejar que el decida ser quien toma el paso, dado que es, en la mayoría de los casos, a pesar de amoroso con su familia, algo desconfiado de los extraños, puede que este tipo de comportamiento suceda incluso después de haber sido socializado.

La adiestrabilidad tan grande del Briard lo hacen también un buen candidato para ciertos otros tipos de relación con las personas, ya que la forma en que se relaciona con humanos, se ve directamente afectada por el entorno en el que viva y este último a su vez, se ve afectado por el papel que realice (trabajo).

Por ejemplo, si el Briard se le entrena para ser un perro lazarillo, (lo cual en realidad, aunque se ha hecho antes, no es muy común) necesariamente tendrá que “ignorar” la mayoría de los estímulos y concentrarse en que la persona que está guiando, no tropiece o atraviese un camino difícil, si por ejemplo está llevándolo por la calle, no puede sentirse amenazado o incomodado por las otras personas que compartan la calle, debe estar a gusto entre ellas o al menos debe sentirse de forma neutra.

Por otro lado, también podría ser entrenado como animal de guardia y en este caso, el comportamiento predominante debe ser exactamente el contrario, el perro debe estar atento ante cualquier estimulo, de sonido, visible y demás, para evitar pasar por alto alguna intrusión, además de eso debe ser desconfiado de básicamente todas las personas que no sean sus propietarios; debe intentar mantener alejados a los intrusos mediante la intimidación, debe alertar a la personas que algo está fuera de lugar con sus ladridos y en el caso de la intrusión debe hacer uso de su fuerza para que la “amenaza” se arrepienta de haber entrado a los dominios del Briard, de otra forma, no desempeñaría un buen papel como perro guardián.

Otro de los varios trabajos que el Briard realiza con presteza y eficiencia es el pastoreo, el cual es un poco obvio y se sabe solo con ver su nombre, un Briard puede tomar el cuidado de más de 500 animales a la vez y aun asi lucir como si no fuese gran cosa.

Entorno ideal del Briard

Principalmente al Briard le conviene un ambiente lleno de amor y afecto, también de atención y cuidado, si bien es cierto que se trata de un perro con tendencias muy independientes a veces también es muy necesitado de afecto, y dado que es también muy astuto podría aprovecharse de las debilidades de sus amos, poniéndole caras y llorando fingidamente con el fin de manipularlos y obtener más de su atención, golosina y demás, por eso las personas de su entorno tienen que prestar especial atención al comportamiento de su Briard, y aprender a discernir si están siendo manipulados.

No son precisamente un perro que le siente bien estar encerrado o aislado, incluso si es en un jardín amplio, necesitan contacto y afecto de las personas, desarrollar el lazo afectuoso con sus amos y compartir tiempo con ellos para fortalecerlo, estar en una habitación, la casa o un jardín solos durante largas jornadas o excesivas cantidades de horas les afectara negativamente, a su estado de ánimo, y también a su comportamiento, es probable que empiecen a causar uno que otro desastre por eso, podrían por ejemplo romper las cercas para intentar escapar, ponerse a abrir huecos en el jardín o hacer una que otra travesura con el fin de entretenerse con algo y apalear la soledad.

Además otra razón por la que estar habitando de manera fija en un jardín no les conviene, es porque si usted está en el trabajo y empieza a llover puede ser muy dañino para el perro, hay que mantener la humedad lejos de sus oídos a toda costa, son un órgano muy sensible y bastante propenso a enfermarse, este consejo también debe seguirse durante los baños, al finalizar el baño al perro se le debe secar con rigor todo el cuerpo en general pero haciendo énfasis en los oídos.

Se adaptan muy bien a varios tipos de climas, el rango de las temperaturas que aceptan es bastante amplio, sin embargo no se le dan demasiado bien las temperaturas extremas, su capa interna o subpelo es más bien delgada porque lo que no resiste los fríos inclementes y no se le debe dejar a la intemperie en invierno (aunque como ya mencionamos, dejarlo fuera de casa por largas horas no es recomendable durante ninguna estación del año, ni en general) o sacar a pasear durante temperaturas demasiado bajas; a pesar de que el la capa interior es delgada, su pelaje exterior es relativamente largo y esto también es “perjudicial” durante los días más calurosos, en los cuales también se deben posponer los paseos, bien porque el calor no abandona el cuerpo del Briard como debería, y también porque el asfalto caliente (si es que vive en la ciudad) terminara lastimándole las patas.

A diferencia de otros perros a los que se les cataloga (muchas veces de manera errónea) de agresivos y que están demasiado a la defensiva, el Briard es más bien manso y dócil cuando socializa correctamente desde joven, esto permite que en su entorno vivan niños y personas mayores, además con estos, al percibirlos “vulnerables” los trata con especial afecto y paciencia, además también de ser algo más protector con ellos.

El ambiente óptimo para el Briard es casi indiscutiblemente en una familia activa que habite en una zona rural, amplia y abierta donde tenga un trabajo que hacer, preferiblemente, de pastor, en un ambiente como este, con espacios amplios para correr, donde probablemente siempre hay personas que estén allí para hacerle compañía y siempre tenga una actividad que hacer para combatir al ocio, el Briard se desarrollará mucho mejor en todos los aspectos, desde musculatura hasta temperamento, haciéndolo así un perro bastante saludable y feliz.

Puede vivir también, aunque no con tan buenos resultados, en un ambiente urbanizado, como es de esperarse con la condición de que la persona o las personas que se encarguen de él sean lo suficientemente activas y hagan que el Briard reciba una buena cantidad de ejercicio al día para quitarse de encima las  grandes cantidades de energía que tiene de una manera saludable y focalizada, de lo contrario, podría volverse un poco problemático y en los peores de los casos destructivo.

Dependiendo de la función que se espere que el Briard desempeñe la cantidad de personas en su entorno puede influir de maneras distintas, por ejemplo si se le ha entrenado para hacer las veces de guardián, trabajo en el cual usualmente se espera que se muestre hostil hacia los extraños y siempre desconfiado, ponerlo en un sitio donde observa a muchas personas al dia terminara o bien por agotarlo o por hacer que deje de prestarles atención a menos que se acerquen demasiado, mientras que en el caso opuesto en el que se desea que sea un perro sociable porque es solamente el compañero de la familia, si no trata con personas con regularidad podría ser a la vez demasiado protector hacia sus dueños y demasiado receloso de los extraños.