Saltar al contenido
PerrosGatosOnline.com

Malamute de Alaska

malamute de alaska
Malamute de Alaska
4.8 (95%) 16 votes

Malamute de Alaska: Tu nueva mascota

Tal como su nombre lo indica, el Malamute de Alaska proviene de zonas árticas y es considerado el perro más antiguo usado para tirar de los trineos en dichas zonas.

Es un perro con porte y presencia que transmite respeto instantáneo a quien lo mire, sin embargo, esto no quiere decir que no sea un perro muy amistoso y leal.

El malamute de Alaska se parece mucho al pariente salvaje de los perros, el lobo, por lo que muchas personas se han hecho fan de esta raza. Es importante no confundirlo con el Husky siberiano.

El malamute de Alaska también es muy famoso entre las personas gracias a varias películas que han resaltado el valor, la inteligencia, la lealtad y la nobleza de esta raza. Es un excelente perro de compañía que no te dejará solo nunca.

Es un perro de grandes dimensiones, de raza grande, bastante fornido y con musculatura fuerte ya que desde hace muchos años ha tirado de trineos en el ártico, un solo perro puede alcanzar a tirar cargas de hasta 40 kg. La altura a la cruz en perros machos puede ser de hasta 63 cm y el peso, tanto en hembras como en machos puede ser de 38 kg. El pecho del malamute de Alaska tiene bastante musculatura, pero no se nota mucho como en otras especies de perros con pechos hipertróficos. Al moverse, esta raza transmite confianza, agilidad y nobleza.

alaska-malamute

Aunque tenga apariencia de un perro fiero, por su parecido a los lobos, es un perro manso, muy cariñoso y muy sociable. No tiene problemas interactuando con niños o con desconocidos.

Aunque tenga estas características de comportamiento este malamute necesita un dueño que esté dispuesto a disciplinarlo porque es propenso a ser un perro desobediente.

Es una raza extremadamente inteligente y muy independiente, él no se sentirá completamente agradecido por la comida que se le otorga como para obedecer cualquier orden que le da su dueño. Él busca más que un líder un amigo en el que pueda confiar, sea responsable y de ordenes coherentes a lo que pueda realizar. No es un perro agresivo, por el contrario, se muestra tranquilo y relajado ante todos.

Una de las cosas que se deben resaltar del malamute de Alaska es su fidelidad, capacidad de protección a su amo y la familia de este y que es un perro bastante juguetón. No es un perro guardián debido a su carácter, pero puede ser un perfecto perro de vigilancia luego de entrenarlo un poco. Debido a su inteligencia puede ser entrenado en poco tiempo.

El malamute de Alaska es un perro que no tolera que otra mascota tenga una mayor jerarquía que él, por eso siempre será propenso a atacar a otras mascotas. Esto es algo que viene desarrollando desde la antigüedad, por lo que necesita un dueño que sepa como entrenarlo para que deje atrás ese instinto centenario.

Debido a este instinto de jerarquía también hay que tener cuidado con los pequeños, no porque sea un perro violento, sino por la violencia que puedan ejercer los niños pequeños sobre él. Si quieres tener un Alaskan Malamute en casa, debes educar a los niños para que no lo halen de su cola, halen sus pelos o tengan juegos bruscos con él.

Es un perro grande y de gran fuerza, por lo que hay que tener cuidado al momento de la primera interacción de él con los niños. De resto es un estupendo perro para los niños ya que le gusta mucho jugar y podría incluso arriesgar su integridad física para salvar a un niño de algún peligro. Todo lo que debe existir es el respeto del niño para con él.

El Alaskan Malamute necesita constantes jornadas de ejercicios, procurando que los mismos no lo extenúen, pero si lo cansen lo suficiente para que pueda estar libre de estrés y dormir plácidamente. Considerando que es un perro con un gran pelaje, se debe tener cuidado a la hora del ejercicio en climas cálidos, ya que puede sufrir golpes de calor.

Los golpes de calor pueden ser fatales para esta raza ya que están desde siempre acostumbrados a climas fríos, es importante mantenerlos en zonas con climas frescos para evitar este inconveniente que puede resultar mortal.

Debido a su tamaño y energía este malamute no puede ser un “perro de departamento” o casa a menos que se cuente con patios, jardines o terrenos lo suficientemente grandes para que pueda correr libremente y liberar su energía. Esto no significa que se deje al perro aislado en el jardín, ya que le encanta la interacción con los humanos.

No es un perro que necesite bañarse frecuentemente. En cuanto al cepillado no es un perro que pierda mucho pelo, aunque esto depende del clima, en ciertos climas puede perder bastante pelo y durante estas épocas se debe cepillar dos veces al día con el pelo húmedo.

Esta raza no requiere cuidados excepcionales, una visita al veterinario cada seis meses, estar atento a la salud de sus orejas, ojos, uña y boca será suficiente.

Historia y Origen del Malamute de Alaska

malamute de alaska

El Alaskan Malamute es un perro realmente extraordinario. Es casi tan extraordinario como su parecido a sus ancestros los lobos.

Proviene de la región de la costa de Kotzebue, en donde la tribu inuit lo crio y vio crecer. Esta zona se encuentra en la parte norte de Alaska, por lo que es un perro bastante preparado para temperaturas realmente bajas. Este perro ha sido un pilar importante para las comunidades de esquimales, sigue leyendo y te enterarás por qué.

El Alaskan Malamute proviene de regiones árticas por lo que es un perro que resiste muy bien fríos inclementes, son muy amigos del hombre ya que están acostumbrados a estar con ellos porque han sido usados como perros de trabajo desde hace mucho tiempo, de hecho, el transporte en buena parte era gracias a ellos. Estos perros se encargaban de llevar una especie de trineo en donde se transportaba comida, materiales entre otros elementos.

Un solo perro Malamute no era el encargado de realizar este trabajo, sino que lo realizaban un grupo de perros de esta raza para que pudieran cargar el gran peso de las carnes transportadas en el trineo hasta los campamentos inuit.

El Malamute es un perro tan noble y servicial que no dudaba en cruzar grandes extensiones de terreno a temperaturas gélidas para llevar a su amo a conseguir alimentos, el cual no se encontraba cercano a los campamentos de los inuit.

Se puede decir que el Ártico es una de las zonas más difíciles para poblar ya que sus condiciones climáticas son inhóspitas. El Alaskan Malamute era venerado como perro que hacia posible la supervivencia del clan y admiraban su resistencia, capacidad para tolerar el frio, su gran fidelidad y sin duda su obediencia. Definitivamente el perro que hizo posible que los esquimales vivieran en el Ártico.

Por si la habilidad de transportar grandes cargas entre varios ejemplares fuera poco, los Alaskan Malamute eran cazadores natos, en grupo podían cazar incluso a osos polares, morsas, lobos, alces entre otros depredadores, no importando el tamaño de este, si llegaban a interrumpir la larga travesía de transporte que realizaban frecuentemente.

Los Alaskan Malamute son a menudo confundidos con lobos, ya que en los tiempos en donde eran usados por los esquimales los llamaron los perros lobo, ya que se defendían los unos a los otros y tenían la capacidad de trabajar y atacar en equipo como sus antepasados salvajes. Incluso existe la creencia de que fueron cruzados con lobos salvajes y por eso tienen un aspecto tan parecido a estos.

alaska-malamute

Los Malamute también ayudaban a cazar a las presas que luego transportaban en los trineos, una de las maneras en que lo hacían era localizando los respiraderos de las focas marinas e interceptándolas en ellos.
Personas conocedoras de las razas han sostenido durante muchos años que el Alaskan Malamute es pariente de otras razas de perros que viven en climas árticos, como el Husky siberiano, el Samoyedo, entre otros.

Este perro se volvió famoso a medida que las personas se enteraban de la capacidad de supervivencia que este tenía para sobrevivir a climas tan inclementes como los que se daban en el Ártico tan solo comiendo un poco antes de cada viaje.

Los primeros ejemplares de esta raza no eran todos iguales, su aspecto dependía de las condiciones climáticas en las cuales eran criados y crecían. También influían en sus características el tipo de terreno por el cual transitaban, la cantidad de nieve que atravesaban y, sobre todo, como sus amos los trataban, influía poderosamente en el carácter final de estos perros. Los Malamute tenían diferencias en sus pelajes, algunos los tenían cortos, otros largos, algunos tenían un pelaje liso y otros ásperos y también tenían variaciones en cuanto al tamaño de su hocico y patas.

El Malamute de Alaska: El eterno perro de trineo

malamute de alaska

En varias películas se han mostrado a los Alaskan Malamute en infinitas caminatas por el clima Ártico, por lo cual se volvió un perro muy popular entre los otros gracias a su valentía y resistencia.

Pero en este caso la realidad supera la ficción, ya que la tarea de remolcar trineos era mucho más complicada e incluía muchos más peligros de los que se mostraban en la gran pantalla, fueron usados como remolcadores durante muchos años, especialmente durante el descubrimiento del oro en Alaska, a finales del siglo XIX, en donde llegaron a Alaska una gran cantidad de equipos de perros y sus amos para explorar toda la zona Ártica.

Todos los perros eran de raza ártica, pero no todos contaban con la resistencia y obediencia del Alaskan Malamute, razón por la que se convirtió en un pero muy popular, especialmente por la habilidad de trabajo en equipo que heredaron de sus antepasados, los lobos.

“La fiebre del oro” en Alaska a veces se pausaba para organizar carreras de trineos, estas carreras resultaron tan entretenidas y competitivas que se convirtieron en un deporte. En estas carreras el Alaskan Malamute lució todo su potencial, convirtiéndose en un perro aún más popular.

Características de la raza

El Malamute de Alaska es un perro que tiene una expresión muy característica en su rostro, una bastante amigable, como si siempre estuviese dispuesto a jugar, pero nada más alejado de la realidad, esta raza se caracteriza por comportarse de manera bastante dócil y obediente. También es muy parecido a un lobo, por lo que muchas personas le temen debido a que no saben si llegará a reaccionar de manera salvaje como uno.

Justamente por esta apariencia bastante parecida a la de un lobo es que el Alaskan Malamute es un perro tan popular. Las personas lo buscan por ese toque exótico, pero cuando son dueños de uno se dan cuenta que un perro de esta raza le dará mucho más que una bonita vista al verlo. Son muchas las personas que al verlo, aunque no tengan un fanatismo por los perros, les interesará saber más de él. También son muchas las personas que suelen confundirlo con el Husky Siberiano.

malamute de alaska

El Alaskan Malamute es un perro de raza grande, es llamado también Malamute de Alaska. La estructura de su cuerpo es robusta, sin llegar a serlo demasiado como para que se note su musculatura. Su robustez se da producto de remolcar grandes trineos de bienes o alimentos, tarea que no hacía solo, sino con un grupo de perros de esta misma raza. Un macho de esta raza puede llegar a medir 63 cm junto a un peso de 38 Kg. El pecho del Alaskan Malamute es fuerte, robusto y amplio. El porte de este can demuestra gran seguridad en si mismo, firmeza y orgullo.

Cabeza:
La cabeza del Malamute de Alaska es amplia y profunda, tiene buena proporción si se le compara con su cuerpo. Su expresión facial es amigable y noble. El hocico tiene buena longitud y también es abultado, guardando buenas proporciones con el resto del cráneo, haciéndose estrecho desde su base hasta la nariz.

Mordedura:
La mordedura del Malamute de Alaska es bastante fuerte ya que sus dientes se cierran en tijera.

Ojos:
Los ojos del Malamute de Alaska no deben ser muy pequeños ni muy grandes, su forma es almendrada y situados de manera oblicua. Si bien se ven muy bien los ojos celestes en esta raza, estos son considerados una impureza en la raza.

Orejas:
Sus orejas no son muy pequeñas, pero parecen serlo en proporción al tamaño de su cabeza. Estas tienen forma triangular con una forma redonda en su pico.

Cuello:
El cuello de este tipo de perro es bastante musculoso, sin papada. Posee un arco característico de la raza.

Cuerpo:
El cuerpo de este malamute tiene buenas características ya que no es demasiado largo, pero tampoco puede ser considerado corto. Es bastante musculoso pero sin llegar a ser pesado, aunque tampoco es liviano. Es un perro sumamente equilibrado en cuanto a su cuerpo.

Cola:
La cola del Alaskan Malamute tiene un tupido pelo en ella, situada justamente como continuación del lomo. Siempre está sobre su lomo cuando está descansando.

Pelaje:
El Malamute de Alaska tiene dos capas de pelaje para poder soportar condiciones climatologiítas extremas como las del Ártico. El pelaje externo es bastante tupido, áspero y grueso, es el que le da la posibilidad de aguantar bajas temperaturas. El segundo pelaje es una lanilla aceitosa y densa.

Colores:
El pelaje de esta raza puede venir en negro y blanco, blanco, rojizo o gris. También se pueden dar combinaciones de estos.

Es un perro sumamente inteligente que no soporta regaños injustificados.

Comportamiento con otros perros

Muchas personas han confundido a lo largo de los años al alaskan malamute con el husky siberiano, dos razas que si bien se parecen un poco en lo físico, en sus comportamientos tienen bastantes diferencias. El Alaskan malamute es el perro que se encuentra más cerca en la descendencia de los lobos, es decir, es el perro que está más cerca de ser uno de estas criaturas salvajes.

alaska-malamute

Esto le atribuye un atractivo físico significativo para las personas que quisieran adoptar un lobo, lo cual es imposible porque son animales salvajes y les tomaría mucho tiempo aprender a convivir con humanos, pero el malamute de Alaska puede solucionar ese problema ya que guarda un gran parecido con estos.

El Malamute de Alaska se trata de un perro muy enérgico, solo en las ocasiones en donde se le puede ver realizando actividades físicas, de resto, es un perro que preferiría estar tranquilo, es mucho más tranquilo que su familiar, el husky siberano.

El malamute de Alaska es un perro un poco independiente, aunque puede trabajar en equipo perfectamente con otros perros, como lo hizo en su pasado como perro remolcador de trineos. Sin embargo, su cercanía con los lobos lo hace bastante arisco al entrenamiento, es un perro con un toque salvaje por lo que no le gusta ser entrenado.

Una característica desfavorable de los alaskan malamute es que debido a su cercanía con sus primos los lobos tiene un fuerte instinto de dominancia que extenderá tanto con su propietario como con otros perros a su alrededor. Por lo tanto, no se recomienda mucho como segundo perro o adoptar otros perros si se tienen varios malamutes de Alaska, sin embargo, todavía existe una esperanza: la sociabilización temprana exhaustiva.

Malamute de alaska

Debido a su instinto un poco salvaje es necesario sociabilizarlos con otros perros y mascotas desde que son muy cachorros, siendo muy buena idea y bastante favorable que sean criados junto a otras mascotas con las que convivirán en tu hogar.

El macho es mucho más dominante que la hembra, la cual solo será dominante en caso de que se presenten otras hembras a su alrededor. A ninguno de los dos sexos les gusta demasiado hacer caso ni el adiestramiento, pero esto se puede solucionar con el adiestramiento en positivo temprano. Debido a que son perros bastante dominantes es obligatorio el entrenamiento temprano.

A pesar de su carácter independiente no es un perro al que le guste mucho la idea de estar solo, tan solo quiere ser acompañado, ya sea por otras mascotas como por su dueño sin que interrumpan su tranquilidad, comportamiento que se puede ver en otras razas como el galgo afgano o el basenji.

En cuanto al perfil comportamental, el perro de raza alaskan malamute es vigoroso, no muy inquieto (suele ser bastante más tranquilo que el siberian husky) y sobre todo independiente. Esta última característica se refiere a que no suele ser un perro obediente ni fácilmente entrenable. El macho es muy dominante con su propietario y no muy demandante de afecto.

Esto no significa que sea un perro solitario, aunque si introvertido. En realidad el perro de raza alaskan malamute es un perro al que no le gusta demasiado obedecer, aunque su respuesta al entrenamiento de obediencia es una de las mejores entre los perros de su tipo. Tampoco le agrada que lo mimen constantemente, sino más bien que lo acompañen.

malamute de alaska

El malamute de Alaska no se trata de un perro al que le guste hacer ruido, le encanta el silencio y permanecer así, sin embargo, aunque no ladre mucho puede ser un protector estupendo del hogar. Es un perro extraordinariamente inteligente que prefiere actuar de inmediato para eliminar cualquier amenaza que el avisar primero a su dueño, por lo cual es un perro de vigilancia estupendo, pero que siempre se arriesgará, lo cual puede poner en riesgo su vida, lo cual con gusto hace si va a proteger a su familia.

Aplicado este principio de “actuar antes de hablar” a su relación con otros perros se puede ver que el malamute de Alaska al ver a otro perro inmediatamente le hará saber que es superior y que si no se somete a su voluntad y pasa a ser un miembro de su manada se desatarán importantes problemas.

Si el otro infortunado perro no conoce las características del malamute de Alaska o es dominante también entonces podríamos ver una feroz pelea entre ambos perros. Por esto no se recomienda juntarlos con otras razas fuertemente dominantes como el kangal turco o el mastín tibetano para así evitar una desgracia.

El malamute de Alaska es un perro exótico para cualquier familia, si se tienen niños no es recomendable el adoptar uno ya que ama la tranquilidad y que no estén siempre encima de él, lo cual aplica también para otros perros, puede ser un poco rustico con cachorros o perros pequeños que lo molesten.

Dieta y alimentación del Malamute de Alaska

El alaskan malamute se considera un perro de raza grande, por lo que sus necesidades alimenticias crecen a medida que pasan los meses y años desde que es cachorro hasta su etapa de perro adulto. La alimentación que se le da de cachorro será tan importante que de ella depende la salud del ejemplar adulto.

Esta comienza desde que nace y debe contar con la leche materna para sobrevivir, esta contiene una gran cantidad de anticuerpos y vitaminas, los cuales son ampliamente necesarios para un correcto desarrollo físico y mental, como para evadir enfermedades que pudiesen atacar al cachorro recién nacido y muy vulnerable.

La etapa de lactación dura alrededor de un mes y hará que tu cachorro sea muy fuerte e inteligente, además durante esta etapa su madre y hermanos se encargarán de enseñarle aspectos importantes de sociabilización, otra área importante en la vida de un perro que es descendiente cercano de los lobos y tiene un instinto salvaje dentro de él. Por ello no se recomienda el apartarlos de su madre demasiado pronto ¡Ella les dará la mejor alimentación durante esta etapa!

malamute de alaska

Luego de esta etapa de alimentación materna, el malamute de Alaska entrará en una etapa durante 18 meses que es crucial para terminar su desarrollo físico y mental, por ello es necesario que la alimentación de un cachorro alaskan malamute sea correcta y así asegurarle una buena salud de adulto y cuando entre en vejez.

Una alimentación adecuada le dará brillo, esplendor, fuerza y suavidad al pelaje de esta hermosa raza, por ello debes asegurarte de seguir una dieta de esta característica si planeas que tu perro sea un ejemplar hermoso o tengas pensado inscribirlo en un concurso. También debes saber que las articulaciones del malamute de Alaska son más débiles que las de otras razas, por lo que deberás hacerle seguir una dieta saludable para reforzar estas.

El alimentar a un alaskan malamute con croquetas genéricas que se pueden conseguir en cualquier parte no es la mejor idea, tanto por ser un perro grande como por las necesidades especiales que tiene esta raza en cuanto a su alimentación. Una buena idea es asesorarte con un veterinario para así saber que croquetas escoger y luego, escoger las de mejor calidad del mercado, añadiendo (siempre con el consejo de su veterinario) aditivos que mejorarán el desarrollo de sus articulaciones, fortalecerán sus huesos y alejarán cualquier tipo de enfermedad.

Escogiendo unas croquetas que le aporten proteínas en abundancia, sin olvidar los carbohidratos y grasas buenas a su dieta, añadiendo también los complementos vitamínicos necesarios para esta, estarás alimentando a tu malamute de Alaska muy bien, pero además si las croquetas vienen en tamaño grande será el doble de bueno ya que estas harán que tu perro de gran tamaño sepa que es necesario masticar en vez de engullirlas todas de una vez, haciendo que su digestión funcione mucho mejor. El tamaño de las croquetas también influirá en la limpieza dental, quitando el sarro.

La cantidad de alimento que le darás a tu malamute de Alaska importa, y mucho. Los perros de raza grande tienen una fama bien ganada de ser perros glotones, esta glotonería puede llevar al sobrepeso y a numerosas enfermedades relacionadas a este en los perros. El mayor amigo del sobrepeso en los perros sin duda es que los perros puedan disponer del alimento en cualquier momento, es decir, que se les mantenga el plato lleno a cada momento. Puede que pienses que “si comen es porque tienen hambre”, pero esto no es cierto, los perros pueden comer por simple glotonería ya que les encanta la comida.

Ahora que sabes estos debes saber que para una alimentación saludable en cachorros de alaskan malamute son necesarias unas cuatro comidas al día de un puñado de croquetas para cachorros repartidas en la mañana, tarde y noche.

También debes saber que el darle calcio, proteínas, carbohidratos o grasas buenas en una dieta de comida casera no es muy buena idea si antes no te asesoras muy bien en cuanto a las cantidades que necesita tu alaskan malamute para estar sano, una sobrealimentación con estos complementos alimenticios puede generar sobrepeso entre otras deficiencias en la salud.

Cuida la ingestión de carnitina y taurina y has que estén presentes en su alimentación, son dos complementos importantes en la dieta de perros grandes y que deben ser suministrados bajo consejo de un veterinario especializado en nutrición.

Si haces que tu mejor amigo peludo y trabajador tenga una buena alimentación este ¡Pasará a pesar de 500 gr cuando nace hasta unos impresionantes 70 kg en tan solo año y medio!

Cuidados necesarios

alaska-malamute

El alaskan malamute es uno de los perros más antiguos que ha establecido una amistad con el hombre, en la antigüedad era usado como perro de trineo y hacían moverse con su cuerpo a varios cientos de kilos de peso, por lo cual han desarrollado un cuerpo robusto, musculoso y una resistencia increíble.

Es importante destacar que durante estas expediciones en el ártico existían temperaturas gélidas, suficientemente bajas para matar a otros perros de frio, pero el alaskan malamute es un perro que tiene un pelaje de buen grosor como para soportar estas temperaturas, pelaje que hoy en día debe ser muy bien cuidado para que mantenga su brillantez, suavidad y volumen.

Cuidados del pelaje de un malamute de Alaska

El pelaje de esta raza es abundante y lo aísla casi completamente del frio, fue su principal aliado cuando realizaba expediciones en el ártico junto a los esquimales y hoy en día debe ser bien cuidado.
Dos capas de pelo

El alaskan malamute cuenta en realidad con dos capas de pelo, una de grosor considerable y tosca, la cual es la externa y una interna bastante suave y un poco aceitosa. Cuando llega a mojarse este no se disminuye su tamaño como puede ocurrir en cualquier otra raza.

Los cuidados para este pelaje son simples, debe ser cepillado unas 4 veces por semana como minimo para mantenerlo libre de enredos y de agentes externos productos de juegos en el jardín. Cepillándolo frecuentemente podrá tener un pelaje liso, abundante, con brillo y suave, si se mezcla esta costumbre con una buena alimentación.

Los cuidados durante altas temperaturas

alaska-malamute

Hablamos de un perro que está acostumbrado a lo largo de su vida a soportar bajísimas temperaturas y sumado a esto, realizar trabajos pesados. Esto requiere una gran fuerza de voluntad y capacidad de trabajo en equipo y obediencia al amo, pero sobretodo, requiere de un pelaje que pueda soportar bajas temperaturas. Ahora, debes tener en cuenta que este pelaje fue útil para soportar estas temperaturas, pero en temperaturas altas puede que sea una total desventaja.

Las temperaturas durante el verano, por ejemplo, pueden llegar a ser de 38º o más, lo cual es una temperatura considerable para el alaskan malamute ya que puede ser victima fácilmente de un golpe de calor si no tiene en donde resguardarse en un jardín.

Incluso puede ser buena idea no dejarlo fuera durante el verano, necesitará temperaturas más o menos frías o semejantes a las que ha experimentado en las demás estaciones para mantenerse sano. Haz un espacio dentro de tu hogar para tu amigo peludo mientras pasan los días más calurosos de esta estación para así evitar cualquier inconveniente. Aunque no llegue a presentar un golpe de calor ¡Tu pobre perro puede estarse “muriendo” de calor si lo dejas fuera!

Agua en abundancia

Tu malamute de Alaska necesita agua en abundancia. Esta le permitirá refrescarse tanto en verano como en cualquier momento del año. Son perros que beben una generosa cantidad de agua, por lo que conviene que siempre estés pendiente de rellenarles su recipiente con agua fresca y abundante.

Ejercicio para un Malamute de Alaska

alaska-malamute

Un malamute de Alaska necesita ejercicio constante. Es un perro que viene de servir a los esquimales realizando viajes de incluso días a bajísimas temperaturas, viajes que exigían una gran cantidad de energía, resistencia y mucha voluntad de parte del animal. Es por esto que un perro de esta raza no puede permanecer sedentario. Necesita ejercicios que demanden una buena cantidad de energía, en espacios abiertos y al menos una vez al día por una hora. Esta de más decir que son excelentes acompañantes a la hora de hacer footing.

Es recomendable sacarlo a pasear y hacer ejercicio solo en horas frescas, nada de sacarlo con un clima soleado ya que lo arriesgarías a sufrir un golpe de calor.

Síntomas de un golpe de calor en un alaskan malamute

Es vital que sepas los síntomas de un golpe de calor si ya posees o quieres comprar u adoptar un malamute de Alaska, puedes salvarle la vida si se llega a presentar uno:
• Alta temperatura
• Mucha saliva
• Debilidad
• Tambaleos / falta de coordinación al caminar
• Nariz, lengua y zona interior de los parpados azuladas.
• Jadeo excesivo
• Latidos acelerados

Si tu alaskan malamute tiene varios de estos síntomas deberías contactar a un veterinario inmediatamente y planear una visita urgente al mismo. Pero también debes prestarle los primeros auxilios si lo ves en esta situación, que constan de colocarlo progresivamente en zonas más frescas, del calor hasta el aire de un ventilador, luego de un rato en aire acondicionado. Nunca lo lleves del calor hasta un clima totalmente opuesto porque podría ser mucho más perjudicial que el propio golpe de calor, debe ser gradual. Siempre pide consejo de un veterinario antes de actuar por ti mismo dando primeros auxilios a tu mascota.

Cómo entrenar un Malamute de Alaska

El entrenamiento de un malamute de Alaska puede ser un tema un poco frustrtante para aquellas personas que nunca han tenido que entrenar uno y que no saben la independencia con la cual se comportan. El malamute de Alaska es un perro que por poco es salvaje ya que es una de las razas más cercanas al lobo, por ello se debe tener paciencia al entrenarlo, siempre tratándolo con amabilidad y respeto.

alaska-malamute

El que sea difícil entrenarlos no quiere decir que sean perros poco inteligentes, todo lo contrario, son una de las razas de perros más inteligentes que existen en la actualidad, producto de su duro pasado y las veces que han tenido que solucionar problemas trabajando como perros de carga.

Todo dueño de un alaskan malamute sabe que se trata de un perro que tiene un carácter y necesita espacio, sin embargo, no quiere decir que no disfrute el juguetear y dejarse acariciar por su dueño o los miembros de la familia.

Lo primero que hay que hacer para entrenar a un perro de esta raza es tratarlos con firmeza, lo cual no quiere decir tratarlos mal, sino tratarlos de una manera que sepan que tú eres el que ocupa el puesto más alto en la jerarquía familiar, recordemos que estos perros son descendientes cercanos de los lobos y en estos animales salvajes existe un marcado sentido de jerarquía.

Malamute de alaska

Cuando el malamute de Alaska te reconoce como miembro alfa de la manada ya tienes medio camino listo para comenzar a entrenarlo en obediencia u órdenes simples o complejas. Puede que al principio se muestre algo dominante, en especial si el entrenamiento comenzó después de su etapa de cachorro, pero siendo firme y practicando un tipo de entrenamiento correcto tu alaskan malamute podrá ser un perro obediente.

Entrenamiento en positivo

Antes de entrar en contexto con el entrenamiento en positivo conviene saber de qué se trata el entrenamiento tradicional. El entrenamiento tradicional busca, en forma de castigos, amenazas y golpes (con periódicos u otros objetos que no lo lastimen) el perro pueda obedecer, sin embargo, estos métodos no son adecuados ya que crean en el animal rencor, miedo y estrés. Que tu perro sienta esto durante toda su vida no solo es algo triste y sin sentido, sino que también puede hacerlo impredecible en momentos que se sienta amenazado por ti o por otra personas, pudiendo hacer que ataque sin avisar. Como reemplazo de este método de entrenamiento llegó el entrenamiento en positivo, el cual plantea el ofrecerle recompensas al perro para que este pueda comportarse como lo espera su dueño.

Un alaskan malamute podrá ser un perro muy inteligente, pero no se podrá resistir a una rica golosina. El adiestrarlo y darle una recompensa por portarse bien, ser paciente y acatar los comandos que se le dictan hará que se sienta motivado a aprender ya que al final (o durante) la sesión de entrenamiento obtendrá recompensas que le interesan. Con este método no hay necesidad de maltratar a tu perro física o psicológicamente, simplemente le ofrecerás alguna galleta para perro, juguete masticable o comida casera como recompensa a su obediencia, un adiestramiento en donde salen ganando los dos.

Ahora, el adiestrar a un alaskan malamute no quiere decir que se convertirá en un perro juguetón que disfrutará de jugar con otros perros que no conozca apenas los vea. No, esta no es la personalidad de este perro cuyos ancestros cercanos fueron lobos, simplemente porque se trata de un perro dominante por naturaleza.

¿Cómo hacer que un alaskan malamute sea menos dominante?

Con la socialización, un perro necesita socializarse para ser menos agresivo y más amistoso. Algunos perros al ser socializados olvidan por completo la dominancia ante otros perros, pero el alaskan malamute no lo hará por completo, sin embargo, podrá disminuir algo la agresividad ante otros perros, en especial si son de su mismo sexo.

El Alaskan Malamute es un perro que se aburre con facilidad

Los perros inteligentes constantemente buscan algo que hacer, si no lo encuentran pueden mostrar comportamientos destructivos y hasta agresivos. Por ello no debes confundir a un alaskan malamute aburrido con uno con falta de adiestramiento. Si tu alaskan malamute se la pasa encerrado, en el interior del hogar o sin actividad física diaria (¡eran perros que corrían varios kilómetros al día) obviamente se mostrarán molestos porque no les estás prestando la suficiente atención a sus necesidades.

Comandos para enseñarle a un malamute de Alaska

alaska-malamute

Es necesario tomar como prioridad algunos comandos de obediencia tomando en cuenta las características de la raza. Por ejemplo, sería de gran utilidad que aprendiese “quieto”, en caso de que comience a mostrarse dominante con otro perro o contigo mismo, “sentado”, que cumple la misma función que lo anterior, “ven” para hacerle saber que tiene que seguirte y “quédate aquí” para que te espere si entrarás a algún lugar en donde no permitan mascotas.

Comportamiento con Humanos

Debido a que el alaskan malamute no ha sido modificado genéticamente por el hombre ni ha sido objetivo de crías selectivas en sus inicios, se trata de un perro de origen salvaje que ha evolucionado de tal manera que es capaz de interactuar con los humanos sin problema alguno. Sin embargo, no puedes esperar que tenga la misma personalidad que un caniche o gran danés ya que posee sangre de lobos salvajes en sus venas. En un principio, para que la relación con tu malamute de Alaska funcione bien, debes entenderlos y respetar su personalidad, sin forzarlos a dar o recibir cariño o estar siempre acompañados.

Los alaskan malamute son perros que disfrutan de la soledad de vez en cuando. No son perros que disfruten de los abrazos y atenciones excesivas durante el día, pero vaya que las disfrutarán si es por algunas horas. Son perros que de verdad te agradecerán uno o dos pases largos al día permitiendo que su vínculo contigo se estreche y además pueda ejercitar todo su musculoso cuerpo

Si se procede a comprender el comportamiento del alaskan malamute entonces será un perro increíble. Puede desvivirse por ti y por los miembros de la familia ya que lo mismo haría por los miembros de su jauría. Por esto es un fabuloso perro de alerta si lo tratan bien, pero puede ser destructivo si es confinado a un encierro o interiores del hogar por mucho tiempo.

En una manada de lobos existe un complicado lenguaje de señas, miradas y acciones, todo esto sirve para comunicarse de una manera muy efectiva con los demás miembros de la jauría, por ello, debes entender que tu alaskan malamute comprenderá muy bien lo que quieres hacerle saber, de una manera sencilla. Como también puede comprender que si tu comportamiento es débil y le permites que haga lo que quiera producto de su belleza, será un perro que te dominará a ti y hará lo que quiera, pudiendo resultar agresivo para “ponerte en tu lugar”, esto se evita siendo firme.

A pesar de su gran cuerpo y temperamento solitario no se trata de un perro que agreda a un intruso, esto viene producto de su crianza con los nómadas, personas que usualmente lo compartían todo y no pedían permiso para entrar a las propiedades de los demás. Sin embargo, son muy buenos perros de vigilancia que no dudarán en alertarte de los posibles peligros que sean detectados por ellos mientras estén vigilando. Sabrás que algo lo alertó cuando escuches un ladrido combinado con aullido, la manera de alertar típica de un malamute de Alaska.

A parte del momento en que un desconocido u otro perro cruzan el límite de su territorio también suele ladrar cuando están sirviéndole su comida, en especial si es casera. De resto, es un perro bastante callado.

Son perros obedientes, especialmente si desde cachorros aprenden cuáles son sus límites y que tú eres el que manda en la manada. Cuando tienen estas dos bases de enseñanza podrán sorprenderte por lo rápido que asimilan las órdenes.

Si tienen una buena socialización podrán ser perros bastante amigables con los niños, con todos los miembros de la familia e incluso con extraños mientras estos se presenten con su dueño. Es verdad que son tercos en algunos momentos, pero para las personas que han criado alaskan malamutes será un comportamiento cotidiano que sabrán como aplacar sin maltratos. Incluso se han presentado perros de esta raza en concursos de obediencia obteniendo importantes premios, trabajando de la mano con ciegos.

Finalmente, puede que todas las personas que lo vean se queden sorprendidas por su aspecto lupino, es bastante parecido a un lobo debido a la cercanía con estos, pero lo cierto es que no le gusta que lo acaricien ni le den atención en exceso, como puede suceder con otras razas pequeñas y juguetonas como los caniches. Son perros a los cuales les gusta tener sus momentos de soledad, al igual que cuestionar todas las órdenes que le dan, debido a su gran inteligencia. Teniendo en cuenta estas características sabrás si uno de ellos se adaptará a tu hogar.

Su Entorno

alaska-malamute

Hace varios siglos estos perros eran usados como elemento sumamente importante para la supervivencia de las tribus de esquimales del ártico, sin ellos de seguro las personas que en aquellos tiempos vivían en dichas zonas hubieran muerto por falta de suministro y medicinas, ya que los alaskan malamute se encargaban de transportar estos elementos de tribu en tribu, trabajando en un equipo de varios perros para remolcar un trineo en el cual iba su domador y los bienes, llegando a pesar mucho en ocasiones, pero esto no mitigaba las ganas de llegar a su destino a estos valientes y trabajadores perros.

Los alaskan malamute siempre llegaban a su destino producto de su fuerza física y energía casi inagotable, eran muy bien recomenzados por los pobladores y ganaron mucha popularidad.

Estas características antiguas aún siguen vivas dentro del malamute de Alaska. Es un perro que goza de energía y esta debe ser consumida diariamente para así poder evitar conductas destructivas propias de la raza si esto no ocurre. No es raro ver a un alaskan malamute destruyendo decoraciones, muebles, flores, jardines y en algunos casos llegando a ser hostiles porque su dueño no les da el suficiente ejercicio a diario, sino que prefiere tenerlo encerrado o confinado a un lugar pequeño. Los alaskan malamute necesitan un lugar espacioso para poder crecer bien y minimizar la posibilidad de que los comportamientos neuróticos típicos del aburrimiento aparezcan.

Necesitan la libertad que tuvieron en algún tiempo en el inclemente clima ártico. Hablamos en términos de espacio, ya que esta raza necesita abundante cantidad para no sentirse encerrado. Un buen jardín debe bastar para que pueda vivir tranquilo, pero debes sacarlo frecuentemente a hacer ejercicio para que así no se aburra. De igual manera debes suministrarle juguetes masticables constantemente para que no decida que tus muebles recién comprados son un buen juguete para morder. Los juguetes comestibles son ideales para esta labor.

Pueden adaptarse a cambios de hogar con facilidad si este tiene un entorno espacioso en su exterior. Un alaskan malamute no es recomendado como perro para interiores ya que podría destruir muebles por sentirse encerrado y no poder explorar otros entornos. Sin embargo, no pueden adaptarse si el cambio es de un clima frio a uno muy caluroso, son perro adaptados para climas gélidos y si son expuestos a climas tropicales de más de 25 grados centígrados estarán en peligro constante de un golpe de calor, teniendo que vivir de día en el interior del hogar, en aire acondicionado y sacarlos a pasear en la noche para que duerma está en el jardín, cosa que se puede complicar por todas las tareas que una persona debe realizar en un día.

Son perros que desde sus inicios convivieron con muchas personas ya que los nómadas tenían una cultura que lo permitía. Por ello no tienen problema alguno compartiendo con muchas personas en un hogar.

El clima ideal para un alaskan malamute

Los climas fríos son ideales para los perros de esta raza. No pueden vivir en climas calientes por peligro a sufrir un golpe de calor. En caso de que seas amante de esta raza y tengas mucho tiempo libre, pero vives en un clima tropical, la solución es que estés pendiente siempre de meter a la casa a tu alaskan malamute para luego en la tarde, cuando la temperatura haya bajado, sacarlo. Dentro del hogar deberá estar en aire acondicionado en horas pico de calor, para así evitar problemas con este.