Saltar al contenido
PerrosGatosOnline.com

Tonkinés

Tonkinés
5 (100%) 2 votes

🐾 Gato Tonkinés: Tu nueva mascota

Este es un gatito con características muy especiales, es lindo, amoroso, familiar, muy propenso a compartir con los humanos, juguetón, activo, quizás tanto que no llega a ser una mascota para todos pues requiere de dedicación y tiempo para entretenerlo, lo que agradecerá con mucha fidelidad.

El Tonkinés tiene una historia un poco discutida por algunos especialistas ya que muchos consideran que es posible que su origen haya ido más allá de lo que se conoce hoy en día y en vez de ser una raza relativamente nueva en realidad sea una de las más antiguas, pues el cruce entre sus padres pudo haberse dado muy fácilmente, ya que eran razas que vivieron muy ceca por mucho tiempo.

Además, hay la creencia de que este felino haya sido visto hace siglos, sin embargo, nada de ello tiene una verdadera certeza, lo que si se reconoce es que fue el producto de un cruce dado entre un gato siamés y un burmes teniendo como país de origen el de Canadá.

gato-tonkines

Su evolución y aceptación tuvo sus ciertos inconvenientes, incluso hubo un intento de formación de la especie años antes de que se realizara, pero no tuvo mucha importancia, en todo caso el Tonkinés debía luchar con la fama y popularidad que tenía el Siamés y no es hasta que demuestra que es mucho más sano y que su temperamento es más dócil que comienza a ser aceptado.

Su contextura es muy agradable, es un gato bien formado y con buenas proporciones, sus colores son variados, aunque el más conocido es el que tiene la misma pigmentación que el siamés pudiendo darse incluso en varios tonos, es menos delgado que su ancestro y mas refinado que el burmés.

Su temperamento es casi en extremo demasiado sociable, siendo esta una de las particularidades que más lo define, es amoroso con sus familiares humanos y también con los niños, les encanta estar en su compañía y odian la soledad, además, lo más grandioso es verlos como socializan de inmediato con los extraños, comportamiento que es muy particular de esta raza pues la mayoría de los felinos son un poco más apartados.

Son muy juguetones, muy activos y requieren con gran medida la práctica de ejercicios o deportes, de hecho, esta particularidad supera por poco al amor que sienten por sus familiares, viéndose como se pueden inventar juegos sólo por placer, disfrutan de sus juguetes al máximo, pero el no tenerlos no es una limitante para ellos.

Tienen un carácter fuerte en el sentido de que son muy empecinados y pueden llegar a molestar a otras mascotas por su insistencia, por lo que es importante educarlos en cuanto a la convivencia con otros animales.

Su mantenimiento es muy simple, no solicitan nada adicional en comparación con otras razas, requieren de un cepillado al menos dos veces a la semana, lo que pudiera aumentar en la época de muda para ayudarlo a retirar el pelo muerto.

También es importante bañarlos con cierta periodicidad aún y cuando son muy dados a acicalarse por su cuenta con su lengua, actividad que hacen tanto para limpiarse como para refrescarse, pero de igual manera necesitan de sus duchas.

Asimismo, requieren de atención con su dentadura ya que pueden sufrir de gingivitis, limpieza de sus oídos y mantenimiento perfecto de su caja de arena, en la que aprenda a hacer sus necesidades debidamente, lo cual no representa problema en la educación de este minino.

Su salud es muy fuerte comparados con la de sus antecesores, se cree que el cruce entre estos dos felinos tuvo sus ventajas en el resultado ya que pudo crear un gatito sano y poco propenso a sufrir de enfermedades hereditarias, aunque no del todo inmune por lo que puede padecer de ciertas afecciones como estrabismo y sensibilidad a la anestesia.

Aunado a ello se debe tener mucha atención en su proceso de vacunación procurando cubrir todo el calendario solicitado por su veterinario de manera de asegurar que goce de buena salud sin padecer de los virus que más afectan a los felinos, así como desparasitarlo y llevar una nutrición adecuada.

Son gatitos carnívoros, cuya dieta se debe basar principalmente en proteína la que le ayuda a desenvolverse bien y crecer sanamente, pero también es importante proveerle de una rutina alimenticia balanceada de forma que pueda adquirir otro tipo de nutrientes, esto se puede conseguir tanto de forma casera elaborando las recetas que mas les gusten como ofreciéndole el pienso que mejor lo nutra o mezclándolos dándole la oportunidad de comer de forma mixta incorporando también conservas y además asegurarle que pueda tomar mucha agua.

Este es sin duda un gatito que va a querer cuidar toda su vida, es ideal para familias activas y que puedan pasear con el con frecuencia, no siendo muy propicio para lugares pequeños en las ciudades por su nivel de energía.

🐾 Historia y Origen

gato-tonkines

Este gatito tiene una historia un poco controvertida, pues aunque está registrada la manera como se hicieron los cruces para que se diera su nacimiento, la cercanía que tuvieron sus antecesores por muchos siglos da pie a pensar que se pudo haber dado de forma natural.

En realidad, ésta es una discusión muy común en razas de este tipo, ya que hace muchos años atrás no se tenía tanto control sobre el cruce entre las mascotas y ellos se reproducían simplemente siguiendo sus instintos, lo que se considera como una posibilidad de que los gatos involucrados en la aparición del Tonkinés se hayan unido espontáneamente, pero como tampoco se trató de cuidar el resultado pudieron haber desaparecido sin dejar rastro.

Además, hay otros factores que hacen que se crea que se hayan formado con cierta antelación y son, en primer lugar, que sus padres vivieron en la misma zona por mucho tiempo y en segundo lugar, que cuando se obtuvo el resultado en su cruce planificado, éste era reconocido en el sudeste de Asia con otro nombre.

Sin embargo, nada de ello puede ser comprobado ya que no hay ningún tipo de registro que demuestre que tales hechos se dieron y queda sólo como la posibilidad de que el Tonkinés sea una raza muy antigua, por lo pronto su nacimiento oficial se remonta a tiempos más modernos.

gato-tonkines

En todo caso lo que si se puede determinar es la manera como se fue desarrollando la historia de sus ancestros, y es que a partir del 1800 comienzan a llegar a Europa varios ejemplares que se creían siameses, especialmente unos de ojos azules, aunque algunos registros indican que también pudieron haber llegado ejemplares de la raza Burmés y café habana, pero por la poca caracterización que tienen los datos no es muy fácil reconocerlos, aunque se tiene la certeza de que eran de diversos linajes.

Asimismo, los gatos siameses tuvieron una aceptación muy amplia y empezaron a ser presentados en muchas salas de exhibición entre el 1800 y el 1900, aunque se llegó a tener una preferencia exclusiva por los de ojos azules, quedando por fuera el restante, siendo esto un indicativo que denota el auge que alcanzó esta raza lo que afectó en parte al Tonkinés un poco más adelante.

Para el año 1930 aproximadamente llega a Canadá desde un barco birmano una gatita y fue entregada por un marinero al Dr. Joseph Thompson quien la llamó Wong Mau, el Dr. comenzó a hacer ciertos cruces con ella y hoy en día se considera como la precursora de la raza Birmana, sin embargo Thompson decidió hacerle algunas pruebas en las que comprobó que esta Wong Mau, a la que consideraba una Siamés Chocolate, en realidad era el resultado de la unión de dos gatos, un Burmés y un siamés, es decir que era una Tonkinés.

De allí en adelante se pudo distinguir como aparecía de vez en cuando algún gatito parecido al Tonquinés en las camadas Birmanas o en las Siamesas, hasta que se logró controlar la raza, pero no había sido tratado de reproducirla.

No fue hasta 1950 cuando la Sra. Milar Greer se dedicó a cruzar un gato Burmés con un siamés y obtuvo por resultado una camada a las que llamó Siameses de oro, en algunas parte se indica como Siamés dorado, pero no tuvo mucha aceptación y desistió en el intento.

Es en 1960 cuando la criadora llamada Margaret Conroy se dedica de nuevo a reproducir la especie, volviendo a hacer los cruces respectivos, aunque es de considerar que el gato Burmés no era tan popular ni tan accesible como el siamés puesto que era bastante protegido en su zona de origen y las exportaciones eran muy limitadas.

Sin embargo, pudo obtener el resultado que buscaba aunque para aquella época ambas razas no se habían refinado tanto como lo son ahora y por lo tanto el Tonkinés tampoco, además el auge que habían alcanzado los siameses en Europa hizo que muchas personas se abstuvieran de adoptarlo prefiriendo a un siamés de raza pura y limitando mucho la posibilidad de que el Tonkinés alcanzara más popularidad.

Entre los esfuerzos que se hicieron para ayudarlo a surgir estuvo el de cambiarle el nombre, por lo que en el año 1967 lo denominaron “Tonkanese” pero en el año 1971 los criadores de la raza hicieron una votación y quedo determinado que se llamaría “Tonkinés” en honor a la bahía de Tonkín ubicada al Sur de China y al norte de Vietnam, además este era un nombre más atractivo y exótico, pero en realidad no proviene de esa zona sino de Canadá.

Seguidamente la Sra. Conroy, con la ayuda de otros buenos criadores como Jane Barletta, logran escribir el estándar de la raza y presentarlo ante la Asociación de Gatos Canadiense (CCA) y luego de muchas luchas y varias controversias logra ser aceptado y reconocido por varios organismos en materia felina.

🐾 Características de la raza

gato-tonkines

El gatito Tonkinés ha tomado lo mejor de ambos padres, en muchos de los casos muestra la pigmentación del siamés pero es un poco más robusto gracias a la influencia del Burmés, lo que le otorga más proporción y musculatura.

Su expresión es muy atenta y demuestran su inteligencia, son ágiles y muy activos, es importante que muestren un buen balance y equilibrio en sus facciones, son compactos pero no llegan a ser toscos.

Los Tonkinés no muestran mucha diferencia en su estatura en función a si son hembras o machos, siendo ambos géneros de tamaño mediano, llegando a medir entre 28 cm a 30 cm desde el piso hasta su hombro, son esbeltos y musculosos.

El peso en estos gatitos si puede tener una diferencia entre ellas y ellos, pero en líneas generales son gatitos que parecieran ser más ligeros de lo que son, pudiendo pesar las hembras entre 2 kilos a 4 kilos y los machos entre 3 kilos a 5 kilos.

Tienen el cuerpo con el torso mediano, son compactos y tienen los músculos bien desarrollados, son esbeltos y más que importar su tamaño es necesario que demuestren equilibrio y proporción en su anatomía.

Sus patas delanteras son un poco más cortas que las traseras pero todas deben ser delgadas y acorde a su tamaño, sus pies son ovalados.

Su cabeza es un poco más larga que ancha, sus pómulos son altos y muy poco pronunciados casi planos junto con sus mejillas, el hocico es recto y remata con una nariz y boca pequeñas.

Sus ojos son medianos, dependiendo de la conformación de su rostro pueden verse un poco más grandes o pequeños, son una característica importante en ellos pues le dan mucha belleza, no distorsionan, son muy abiertos y tienen forma de almendra gorda, están ubicados con una leve inclinación, son de pupila vertical y el color de los mismos pueden ser aguamarina, celestes, azules y amarillo verdosos.

Sus orejas se ubican en la parte alta del cráneo pero separadas proporcionalmente, son de tamaño mediano y tienen forma triangular aunque sin punta pues es bastante redondeada, aunque la base es mucho más ancha.

Están cubiertas con un pelito muy fino y sedoso, son muy suaves y el color de las mismas va a depender del tipo de estampado que posea el manto, pudiendo ser más coloreadas como la de los siameses o del mismo tono del manto como el Burmés.

Su pelaje es entre corto a mediano, la mayoría de los ejemplares lo tienen muy pegadito al cuerpo aunque en otros de pelo mediano puede que sea un poco más abierto, es bastante fino y sedoso, suave al tacto y brillante.

El Tonkinés demuestra a través del brillo y consistencia de su pelaje su estado de salud, si se observa débil y opaco es probable que algo vaya mal, por lo que es recomendable que acuda al veterinario para una evaluación.

El color del Tonkinés es un aspecto un poco más amplio debido a las diferencias que tienen sus ancestros y que pueden heredar alguna de sus características o combinarlas, en este sentido hay asociaciones que son más permisivas que otras, pero generalmente se pueden encontrar en los siguientes tonos:

  • Pueden tener un solo color sólido tal como lo posee el Burmés.
  • De tipo punteado tal como es el Siamés, de cuello claro, cuerpo levemente claro y las patas, cola y orejas más oscuras.
  • También se encuentran los que se han denominado como mink, que además de hacer referencia a las cualidades de su pelaje, son como el punteado pero con una variación de tono muy baja, es decir tanto el color de la base como el de los puntos se parecen mucho.

Por su parte la TICA (Asociación Internacional del Gato) en América ha establecido un estándar ligeramente más amplio, aunque no muy diferente:

  • El natural en el que el cuerpo se presenta en un tono marrón pero con la estampa del punteado en otro color.
  • El crema, que es exactamente igual al punteado.
  • El Azul, que es como el mink pero en un tono azul grisáceo.
  • El plateado, que también es como el mink pero en tonos plateados.
  • El miel, en el que el cuerpo es dorado con los puntos marrones, pero esta variación no es aceptada por la CFA.

La cola del Tonkinés es larga, es ligeramente más amplia en la base que en la punta, pero esto es casi imperceptible, siempre la lleva elevada en forma de sable o curvada hacia arriba pero nunca sobre el dorso.

El movimiento del Tonkinés es muy balanceado, son equilibrados y no demuestran dificultad ni en sus saltos ni en su caminar o trote, no son hiperactivos pero están en continuo movimiento, por lo que les encanta jugar.

🐾 Carácter y personalidad

gato-tonkines

Podría decirse que una de las mejores cualidades del gato Tonkinés es su carácter, especialmente con los humanos, son dulces, amorosos y juguetones, pareciera que hubieran adquirido lo mejor del carácter de sus padres, disminuyendo un poco la conflictividad de los siameses y socializando más que el Burmés.

Sin duda sienten un vínculo muy fuerte por todos los miembros del hogar, requiriendo estar en su compañía todo el día, les gustan los mimos y detesta la soledad, pudiendo dar muestras de desagrado cuando no hay nadie en casa, muchas veces hasta mordisquean las alfombras, arañan los muebles o las paredes o no usan su caja de arena.

Lo mejor para evitar que esto ocurra es tratar de no dejarlo solo, el intentar educarlo a que tolere ese momento no es tan efectivo en esta raza, por lo que deberá asumir que requiere de compañía o de acostumbrarlo a pasear con usted en su cesta o en el coche.

Así mismo, este apego tan natural y esta devoción por jugar con ellos lo hace llevarse muy bien con los niños, a quienes ve como otro compañero más y como el mejor aliado para poder entretenerse.

Su conducta con los extraños es también muy sociable, el Tonkinés va a jugar con quien se lo proponga así no lo conozca, lo que lo distingue de muchas razas felinas que son generalmente un poco más reacias.

Esto hace que su etapa de socialización sea mas sencilla, pero igual de necesaria, no se debe caer en el error de pensar que como naturalmente son muy simpáticos se puede dejar este hecho de lado, siendo igualmente importante acostumbrarlos a su relación normal con humanos y con otros animales desde cachorro.

Esta etapa de socialización debe hacerse desde que su madre lo permita, ya que son un poco celosas de sus hijitos recién nacidos, por lo que cuando llegan al hogar deben tener el mayor contacto posible por todos los que participarán en la convivencia con él.

Además, es importante también pues los ejemplares de esta raza no tienden a llevarse muy bien con otros animales, y menos con perros, a los que llegan a desesperar, resulta que el Tonkinés por ser muy activo y por tratar de jugar en todo momento puede llegar a ser muy impositivo y dominante y no todos los animales tendrán la paciencia de tolerarlo.

Es probable, sin embargo, que su convivencia con otros gatos sea más llevadera si se crían desde cachorros juntos, pero puede que haga que el otro felino cambie su conducta habitual para seguir sus pasos.

Son muy activos, y si no encuentran con quien o con que jugar seguramente se inventarán algo, perseguirán algo, buscaran algo o harán cualquier cosa para distraerse, es por ello que no son tan apropiados para vivir en apartamentos cerrados de la ciudad, pues podría causarles nerviosismo no poder ejercitarse.

Lo ideal es que sean adoptados por familias activas que estén dispuestas a llevarlos consigo de paseo o a practicar algún deporte con ellos casi diariamente, de manera que puedan agotar sus energías y calmar sus deseos de salir a entretenerse.

En este sentido es importante tener en mente que el Tonkinés es un gato con un alto instinto de caza, sus habilidades son muy agudas y le encanta y tras de algo, por lo que en ocasiones va por su cuenta a capturar alguna presa, la que si se siente bien tratado puede llegar a convertirse en una ofrenda demostrativa de cariño a sus dueños, así que si llega con algún roedor muerto en su boca, por ejemplo, y lo coloca en sus pies, no se sienta ofendido, su mascota le ha traído un regalo.

Hay también otro aspecto a tener en cuenta en su carácter y es que como parte de su herencia siamesa el Tonkinés puede sufrir de estrés por varias causas, siendo la principal el aburrimiento, ya que su temperamento activo necesita mantenerse ejercitado y el no poder hacerlo los afecta seriamente.

Otro factor que puede alterarlos es el cambio constante en sus rutinas, estos felinos son un poco dados a mantener sus costumbres diarias y los cambios repentinos o continuos los pueden afectar generado estrés que manifiestan de la misma manera como cuando se sienten solos.

Por su parte aunque son muy entretenidos y aman el juego siempre va a haber un momento en el día en el que decida descansar, este es un tiempo muy valioso para cualquier felino en el que se retiran a acicalarse o a recostarse en su cesta, aunque esta raza es muy poco dada a abusar de esta actividad siempre es importante aprender a reconocerlo y darle su espacio, cuando estén listos para socializar entonces se acercarán a sus humanos favoritos o a las mascotas compañeras a invitarlos a jugar.

🐾 Dieta y alimentación

gato-tonkines

El estilo alimenticio

El Tonkinés es principalmente un gatito carnívoro que bien puede alimentarse siguiendo una dieta mixta pero que forzosamente debe incluir un elemento primordial que sea la proteína de animal, pues es la mejor fuente para encontrar los nutrientes que requiere para desarrollarse en buen estado.

Dicho componente tiene una cantidad de aminoácidos que le generan al felino todas las vitaminas para que pueda formarse y evolucionar correctamente, protegiendo desde su visión, su pelaje, la maduración de sus órganos y su mantenimiento, hasta su digestión, entre ellos se encuentra la taurina que es muy importante y tiene mayor presencia en el hígado o en su defecto en los huevos.

La mejor manera de ofrecer la comida debe ser establecida en un balance que incluya vegetales y carbohidratos, tratando de darle en menor grado los cereales pues le dificultan la digestión, además de asegurarse que tenga una buena dosis de agua potable y limpia.

Etapas de alimentación

Los gatitos pasan todos por tres etapas en su alimentación, siempre que no padezcan de alguna condición de salud particular que los afecte, que se pueden distinguir claramente entre la infancia, adultez y vejez, requiriendo ciertos cambios en ellos que responden a sus necesidades nutricionales.

En la infancia en primer momento se debe tratar de que su madre le otorgue todo el tiempo posible en su lactancia, ya que esta es la mejor fuente de alimentación en sus primeras semanas, donde recibirá tanto nutrientes como la inmunización inicial adecuada además de ayudarle en una primera etapa de socialización.

Luego de pasados los dos primeros meses se puede comenzar a ofrecerle papillas o croquetas ablandadas con agua, especialmente de la gama junior, la que recibirá aproximadamente hasta el primer año de vida, ya que el Tonkinés es una de las razas que más tardan en madurar y convertirse en adultos.

Una vez que han superado ese proceso se convierten en adultos y entran en la fase de mantenimiento, la que en esencia no tiene muchos cambios, solo la variedad en el menú o en los sabores, a menos que el gatito atraviese por alguna enfermedad o se encuentre embarazada, donde se deben aplicar ciertos cambios puntuales indicados por su veterinario hasta que pase la condición.

Por último se encuentra la etapa de vejez, que aproximadamente dura entre dos a cinco años en el Tonkinés, donde debe seguir las indicaciones de su especialista ya que generalmente su dieta se debe ajustar a mantener de forma correcta sus valores y su estado de salud.

Croquetas

Las croquetas tienen muchas ventajas al momento de alimentar a su gato Tonkinés, pues principalmente tienen menor posibilidad de dañarse en el tiempo luego de ser abierto el empaque, o de cambiar su olor, que es muy importante para estos felinos, además de poder manejar de mejor manera las proporciones y dosificaciones, así como la facilidad de mezclarlas.

Por su parte, estas se encuentran elaboradas de manera que cada galleta contenga la cantidad esencial de cada componente, siendo más homogénea su estructura y garantizando que su mascota ingiera todo lo que se le ofrece.

Sin embargo, es necesario que tenga la previsión de seleccionar correctamente la marca a adquirir, además de verificar previamente que el sabor sea del agrado del Tonkinés, como de ubicarle un lugar con su provisión de agua, pues al contrario de la comida casera, el pienso por ser muy seco no le ofrece una buena hidratación al gato.

Además es preferible que se combine con otro tipo de platillos y proporcionarle una alimentación mixta, evitando que se aburra fácilmente y mezclándolo tanto con conservas como con comida casera correctamente preparada.

Alimentación casera

Este tipo de alimentación tiene un poco más de beneficios ya que en primer lugar se puede variar constantemente, recordando que el gatito Tonkinés tiende a aburrirse fácilmente del menú, además se pueden controlar de mejor manera la calidad de los productos y las proporciones.

Asimismo, deberá tratar de que sus platos sean preparados con la mayor higiene posible, siguiendo las dosificaciones indicadas por su veterinario y sin incluir condimentos, especias o salsas adicionales.

Básicamente la cocción de la dieta del Tonkinés es asada, al vapor o cocida en agua sin aderezos, tratando que la textura sea suave y con buen aroma, es buena idea darle pescado o atún, pero no de forma frecuente y siempre retirándole las espinas.

Su suministro debe ir abocado a colocar en mayor proporción la proteína y acompañándolo con los otros componentes en menor grado, junto con su taza de agua.

Golosinas

Estas deben ser incluidas en la rutina del Tonkinés, pero no como parte de su dieta ni como aporte nutricional sino más bien como soporte en su adiestramiento, ya que pueden ser usadas como refuerzo o como premio, lo que su gatito agradecerá enormemente y hará que se sienta motivado a obedecer.

Además, usualmente esta raza no tiende a engordar tanto como otras por su alto nivel de actividad, lo que igualmente debe ser controlado verificando que su peso se encuentre en el estándar preferiblemente.

🐾 Salud

gato-tonkines

El hecho de que el gato Tonkinés sea una raza hibrida ha dado a pensar que son muy sanos pues se piensa que la hibridación o el cruce de dos especies diferentes da como resultado ejemplares más sanos, eliminando posibles problemas congénitos.

Sin embargo, esta es una hipótesis que aún se encuentra en estudio por lo que no es recomendable tomarla siempre como referencia para evaluar la condición de una nueva raza, siendo preferible llevar un registro de las camadas e irlas estudiando con el tiempo.

Por su parte, los Tonkinés en su mayoría han demostrado ser sanos en el sentido de que heredan menor cantidad de problemas de salud por aspectos genéticos que cualquiera de sus padres, lo que es una ventaja, pero, no son del todo invulnerables pues se ha registrado que pueden sufrir de varias condiciones.

Lo cierto es que independientemente de la certificación de salud que tengan sus padres, siempre es importante llevarlos a un primer control con el veterinario una vez que lleguen al hogar, el que podrá hacer un diagnóstico previo e igualmente podrá establecer las pautas para llevar su proceso de inmunización.

Este es totalmente necesario ya que hará que el gatito cree los anticuerpos necesarios para protegerse de posibles virus que generalmente los afectan, siendo recomendable que se haga una vez que sea destetado.

Al respecto cabe aclarar que la lactancia materna no solo facilita el cuidado y manutención de los cachorros, sino que además de fortalecerlos y alimentarlos correctamente les provee de los anticuerpos que la madre les trasmite a través de su pecho, por lo que durante el tiempo que sean amamantados estarán protegidos, pero esta no es una inmunización duradera ya que desaparece al dejar de lactar.

Además, las vacunas que se le deben aplicar dependen en gran medida del lugar donde resida el gatito ya que tanto el clima como la condición geográfica interfiere mucho en la cantidad o en los tipos de virus que puedan afectar al Tonkinés.

En este sentido se podrían indicar algunas de las que se le aplican en líneas generales, como la trivalente o tetravalente, usualmente se coloca la trivalente a los dos meses de vida de su mascota y esta inmuniza contra el calicivirus, la rinotraqueitis y la panleucopenia, la tetravalente incluye los anticuerpos contra la rabia.

Pocas semanas después se le inyecta la vacuna contra la leucemia felina, al mes después, que sería cuando su Tonkinés tenga tres meses casi siempre se colocan los refuerzos de la trivalente o la tetravalente y a las semanas el refuerzo contra la leucemia.

A partir de allí su veterinario indicará si continuar con los refuerzos anuales o incluir en el calendario otras que lo defiendan de posibles virus del momento o propios del lugar.

Por otro lado, los gatos Tonkinés son sensibles a la anestesia, lo que es importante saber debido a que en ocasiones es necesario dormirlos tanto parcialmente como por completo para realizar algunas prácticas médicas, hacerles tratamientos odontológicos, que además son requeridos en los ejemplares de esta raza, suturar alguna lesión, entre otras.

Generalmente los gatos pasan su proceso de recuperación en observación o en una camilla a la vista del veterinario hasta que considera apropiado darlo de alta, pero se debe entender que este tiempo de asimilación en el Tonkinés es un poco más largo que en otros felinos, por lo que incluso después de llevado a su hogar podrá experimentar algunas reacciones adversas.

Por otra parte, estos ejemplares han mostrado una alta tendencia a padecer de gingivitis, que además de provocar problemas en las encías puede hacer que pierdan las piezas dentales muy pronto, por lo que hay que mostrar especial atención en el cuidado de sus dientes, así como en hacerle revisiones periódicas.

Aunado a ello hay un aspecto que se registró en algunos casos y era que un pequeño porcentaje de estos felinos parecían haber heredado algunas de las enfermedades propias de los siameses, los que seguían siendo más sanos pues eliminaban mucho de los padecimientos de este ancestro, pero igualmente sufrieron de asma, algunas condiciones gastrointestinales y cardiopatías.

Lejos de esto, es muy poco probable que el Tonkinés sufra de muchas más enfermedades a menos que contraiga algún virus o que sufra el resultado de una mala alimentación o de un mal cuidado.

Además, siempre hay que mantener en evaluación su peso, que, aunque son muy activos y es poco probable que sufran de obesidad, el conducirlos a una vida sedentaria más exceso de alimentación seguramente atraerá como consecuencia un incremento mal sano en su tamaño ocasionando otras enfermedades asociadas a ello.

En resumen, el Tonkinés se considera como una raza muy sana aún y cuando han mostrado algunos casos de enfermedades en ellos, pero que no representan el mayor porcentaje en estos ejemplares, siendo la tendencia a gozar de buena salud pudiendo vivir entre 12 a 15 años.

🐾 Cuidados Generales

gato-tonkines

El Tonkinés tiene muchas ventajas, además de ser un gatito muy sociable y amoroso, su estructura y la forma como se desarrolla y se distribuye su pelaje hace que su mantenimiento sea muy sencillo y no requiere de grandes esfuerzos en ello.

Además, es muy dado a compartir tiempo con sus dueños, se deja acariciar y aprende muy rápido, por lo que es ideal que se le practiquen estas rutinas con mucha paciencia, hablándole suave y haciéndole cariños para que lo asuma como un momento especial en vez de tener el desagrado de considerarlo una tortura.

A pesar de que son gatitos que prefieren estar y jugar con los humanos en el interior su amplio nivel de actividad hace que sea muy probable que se ensucien rápidamente pues tienden a no quedarse quietos o a descansar muy poco.

Aunque es normal verlos acicalarse a ellos mismos, pues como la mayoría de los felinos son un poco obsesivos con su higiene, esto colabora con el retraso en la aparición de malos olores y también evita que se vean manchados, además la textura de su lengua puede ayudarles a retirar elementos externos, así como su saliva los ayuda a refrescar su piel, por lo que es importante dejarlos tranquilos cuando se encuentran en esta actividad ayudándolos a sentirse relajados.

El cepillado

El pelaje cortito del Tonkinés tiene la ventaja de que no se enreda por lo que la eliminación de nudos no es una necesidad en la raza, pero si lo expulsa de vez en cuando y tiene una época en el año que por lo general cuadra con el cambio de estación o cuando ya va terminando el invierno en el que hacen una muda casi completa.

Estos pelitos son naturalmente retirados por el gato con su lengua, pero cuando hay muchos se da la posibilidad de que se acumulen en su estómago y luego sufra de tricobezoares, pudiendo prevenirse retirándolos con dos cepillados a la semana o incluso más si se observa necesario.

Escoger el tipo de peine también es muy importante pues aunque los tradicionales son muy buenos hay otros que están especialmente diseñados para otras funciones específicas, como por ejemplo el que es conocido en algunos países como “furminator” el que tiene la capacidad de retirar de mejor manera el pelo muerto, o el guante, que sirve para activar la circulación y masajear al felino o los que ayudan a retirar parásitos.

Limpieza Bucal

Esta es una práctica necesaria en la salud del Tonkinés ya que además de los motivos obvios, esta raza es muy propensa a sufrir de gingivitis pudiendo incluso no dar muchas muestras en sus síntomas hasta que ya es inevitable, por lo que lo más apropiado es recurrir a una rutina en la que su higiene bucal sea frecuente pudiendo usar los medios tradicionales, que son un poco complicados en cualquier felino o usar las versiones que se encuentran en el mercado para facilitarlo, como píldoras o los polvos que se agregan a las croquetas.

La caja de arena

Este es un elemento fundamental en la educación, convivencia y cuidado del Tonkinés el que debe ser acostumbrado a usar su caja de arena cada vez que tenga la necesidad de evacuar u orinar, la misma debe estar siempre en buenas condiciones, se debe limpiar la arena todos los días recogiendo las heces y rociarla con vinagre o con los limpiadores que se encuentran en el mercado.

Por otra parte, esta arena debe ser cambiada por completo también con cierta frecuencia, hay que recordar que estos gatitos son muy delicados con su higiene y si esta llega a poseer malos olores o fragancias de desinfectantes muy fuertes es probable que no quieran usarla.

La mejor manera de detectar si el Tonkinés esta a gusto con su caja de arena es evaluando su comportamiento cuando la usa, generalmente si se sienten bien suelen entrar con mucha seguridad, escoger rápidamente el sitio, excavar, defecar y tapar minuciosamente con arena, de lo contrario, si no están conformes con su caja este comportamiento se muestra más ansioso y menos seguro, sus orejas se ven caídas y hasta es probable que no quiera usarla.

También se puede dar el caso de que aún y cuando la caja sea perfecta y la haya usado con frecuencia su Tonkinés haga sus necesidades fuera de ella, pero esto es un motivo para llevarlo inmediatamente al veterinario ya que es una señal de que algo no va bien.

Por otro lado, a manera de recomendación el recoger las heces de su felino o tener contacto con ellas no siempre es inofensivo, ya que algunos gatitos tienen activo el parásito que causa la toxoplasmosis que es una enfermedad que afecta tanto a las mujeres embarazadas como a las personas con el sistema inmunológico débil, los que deberían actuar con precaución.