Saltar al contenido
PerrosGatosOnline.com

Gato Siberiano

gato-siberiano
Gato Siberiano
5 (100%) 8 votes

🐾 Gato Siberiano: Tu nueva mascota

El gato Siberianao es un gato esponjoso, de abundante pelaje semilargo, con un tamaño imponente, y una actitud fiel y cariñosa, ese es el “pequeño tigre de los bosques”, el gato siberiano.

La raza de gato siberiano forma parte del grupo de gatos del bosque, junto con el Maine coon y el gato del bosque de Noruega. Es una raza relativamente nueva para el mundo occidental. Las primeras descripciones sobre este felino aparecieron en el libro titulado “Nuestros gatos” de Harrison Wier el cual se publicó en el año 1889, donde se hablaba de un gato de abundante pelaje frondoso y esponjoso, de gran tamaño, y que era capaz de adaptarse a los climas fríos. Se dice que la raza de gato siberiano ha subsistido alrededor de mil años soportando temperaturas de más de 30° bajo cero gracias a estas características físicas.

gato-siberiano

Recientemente la raza de gato siberiano ha sido reconocida por la World Cat Federation (WCF). Otro nombre para esta raza es el de gato del bosque siberiano, ya que el siberiano se originó en Rusia donde es una mascota muy popular, aunque puede ser no muy conocida lejos de las fronteras de su país. Esta raza a nació de manera natural, es decir, sin la intervención humana; se postula que es producto del cruce del gato europeo con un gato salvaje autóctono. Se comenzó a hacer popular luego de la caída de la Unión soviética, cuando muchas personas pudieron adoptar animales como mascotas.

Se le atribuye a su nacimiento natural el que los gatos siberianos sean una raza fuerte y saludable, con una esperanza de vida que puede alcanzar hasta los 20 años. Las primeras mascotas de estos felinos las adoptaron los granjeros, en un estilo de vida semisalvaje sonde aprovechaban sus habilidades de cazador para mantener los graneros libres de roedores.

Por otro lado, el gato siberiano es también una excelente opción para mascota ya que es “hipoalergénico”, es decir, no produce una proteína que es la responsable de la mayor parte de las alergias causadas por animales, por lo que es la solución para personas alérgicas.

El gato siberiano es una de las razas felinas más espectaculares por su abundante pelaje y su aspecto imponente, a pesar de su fuerte musculatura, son muy ágiles y rápidos, siempre se mantienen activos. Su carácter tranquilo, fiel y activo hace que sea un buen gato doméstico, que es cariñoso con los niños, afectuoso con sus dueños, y además es muy inteligente y aventurero, le gusta tener cierta independencia.

Para tener de mascota un gato siberiano no se requiere ser un experto en felinos, los cuidados básicos son suficientes ya que no tienen problemas de salud específicos. Se recomienda llevarlo al veterinario regularmente, y cuidar en casa de su físico y apariencia, especialmente su pelaje que requiere un cepillado frecuente, unas dos veces a la semana, para librarse de enredos, así como revisar sus orejas, ojos y dentadura como en las demás razas felinas.

Hay que saber que durante el verano el gato siberiano debido al proceso de muda, puede perder parte de su pelaje y hacerse similar a un felino de pelo corto, conservando mayor pelaje a nivel del cuello y en la zona del pecho, lo que le da el aspecto de un collar.

El siberiano es un gato extrovertido y comunicativo, muy listo, capaz de aprender rápidamente trucos por lo que es un felino fácil de educar, que disfruta de su familia y de los afectos y atenciones que le brinden. Con su carisma, este grande y poderoso felino puede ganarse el corazón de cualquiera.

🐾 Historia y Origen del gato Siberiano

gato-siberiano

La raza de gato siberiano nació en las montañas y zonas rocosas de Rusia y Ucrania, en los fríos bosques de Siberia, de donde adopta su nombre, tiene una antigüedad de alrededor de unos 1000 años. En esta región de su nacimiento el gato siberiano hoy en día se ha adoptado como raza nacional.

El gato siberiano parece haberse originado de múltiples cruces entre gatos salvajes y el gato común europeo. Una leyenda cuenta que estos gatos tenían como función vigilar y custodiar los monasterios rusos; posteriormente los gatos siberianos comenzaron a ser adoptados por familias del campo, pero en la Unión Soviética estaba prohibido poseer animales de mascota debido a la escasez de alimentos, por lo que los granjeros escondían a los gatos siberianos, por lo cual esta raza se desconoció durante mucho tiempo. También se ha dicho que en tiempos de los zares rusos, el gato siberiano era el preferido para encargarse de los roedores, siendo estos gatos mascotas del palacio.

En Europa, los gatos de pelo largo eran muy raros hasta el siglo XIX, por lo que este gato de los bosques de Siberia de origen ruso, llamo la atención de los comerciantes y viajeros de esos tiempos. Algunos reportes dicen hablan de que la primera descripción de los gatos siberianos se encuentra en una edición del Brems Tierleben en el año 1864, y posterior a esto comenzaron a aparecer otras publicaciones sobre la raza de manera esporádica. Una mención muy conocida es la que se reseña en el libro “Nuestros gatos” de Harrison Wier en el año 1889, donde reporta que le han regalado un hermoso ejemplar de gato ruso, imponente y de abundante pelaje.

En el año 1871 se realizó una exposición de gatos en el Crystal Palace de Londres, donde se cree que participo el gato siberiano de Rusia, pero luego de este evento, la raza quedó en el olvido, cuando apenas la cría de la raza de gato siberiano estaba comenzando.

Luego de la disolución de la Unión Soviética y la caída del Muro de Berlín, la raza de gato siberiano comenzó rápidamente a hacerse muy popular, y rápidamente se da a conocer en Alemania e Inglaterra debido a su espectacular belleza y gran facilidad para ser domesticado.

gato-siberiano

En 1985 se establecieron en Alemania como una raza experimental. Los gatos resultantes se exhibieron a partir de 1986, y ya para el año 1987 el gato siberiano, denominado “gato del bosque siberiano” fue reconocido como una raza independiente. La primera camada de esta raza nació en mayo de 1988 en Alemania del Este, en el seno de una familia alemana. Desde entonces, la raza de gato siberiano comenzó a ganar más admiradores.

Durante los mismos años se comenzó en Rusia la cría del gato siberiano, pero cada asociación de criadores seguía estándares distintos, por lo que el aspecto del felino no era homogéneo. Los primeros gatos siberianos se exportaron desde Rusia a los Estados Unidos alrededor de los años 90.

Hoy en día, los gatos siberianos se crían en prácticamente todo el mundo. La raza fue aceptada por la World Cat Federation (WCF) en el año 1992 y en por la Federación internacional de felinos (FiFe) en 1998. De ser una mascota prohibida se convirtió en un símbolo nacional en Rusia; en 1987 se describe oficialmente la raza y se crea su pedigree.

En Rusia se le llama Sibirskaja koschka (gato siberiano), con este término también se describe a los gatos domésticos musculosos y de pelaje denso. Estos gatos de pelo largo se pueden encontrar en todas las regiones de Rusia y Siberia, no siendo tan visto en el mundo occidental.

🐾 Características principales

El gato siberiano es un precioso ejemplar de felino, robusto, imponente, de pelo abundante, largo y frondoso, sin duda alguna vas a querer cepillarlo y acariciarlo.

gato-siberiano

Este felino es de tamaño mediano a grande, su cuerpo es fuerte y sus músculos son potentes. Tienen un peso promedio que va desde los 3,5 Kg hasta los 8 Kg, aunque se ha descrito que pueden llegar hasta los 10 Kg, siendo los machos de mayor tamaño que las hembras. La espalda es larga, ligeramente curvada cuando está en reposo, mientras que durante el movimiento se vuelve horizontal. Su cuello es corto pero fuerte para poder dar soporte a su cabeza grande, al igual que su pecho, grande y ancho.

Medidos parados sobre sus cuatro patas, los gatos siberianos tienen una altura que ronda los 30cm, en el caso del macho tiene una altura que varía entre 25 y 30 cm, mientras que la hembra mide unos 20 a 25 cm.

Las patas del gato siberiano son proporcionales al tamaño de su cuerpo, son largas y muy ágiles, las cuales terminan en pies grandes de forma redondeada. Por su parte la cola, también proporcional al tamaño del cuerpo está cubierta de muchos pelos.

En relación a su pelaje, este un precioso manto, abundante, frondoso, de pelo largo que le da el aspecto majestuoso al gato siberiano, lucen realmente elegantes y hermosos. Este denso pelaje es producto de un gen recesivo presente en los gatos europeos, y es el mecanismo de defensa natural para protegerse del frío en los bosques de Siberia, su lugar de origen.

Sin embargo, en épocas de verano, o si se mudan a zonas de climas más cálidos, los gatos siberianos pueden perder gran parte de su pelaje como un mecanismo adaptativo, conservando el pelo abundante alrededor del cuello y en el pecho, a forma de un collar. También pueden presentarse camadas de gatos siberianos de pelo corto, debido a que este rasgo es el fenotipo de un gen recesivo.

Los gatos siberianos pertenecen a la clasificación del grupo II, gatos de pelo semilargo. Este grueso pelaje de los gatos siberianos se conforma por tres capas de pelo alrededor del torso, del cuello, de las patas y de la cola, forma como una especie de grueso abrigo que le sirve para calentarse en los fríos bosques donde habita.

El color de su pelaje puede ser variado. Hay gatos siberianos en monocolores los cuales son sólidos, como el negro azulado y el rojo crema. Los ejemplares bicolores tienen cualquier mezcla de color sólido con el blanco, pueden verse siberianos de con manchas de colores sólido y otros patrones diversos como dibujos en el pelaje, las combinaciones pueden ser blanco y negro, azul y blanco, rojo y blanco, o crema y blanco. Los tonos como el chocolate, el canela, el lila y el fawn son los únicos colores no reconocidos dentro de la raza de gatos siberianos, aunque algunas asociaciones sí los aceptan. Existe una variante en esta raza llamada Neva masquerade, la cual presenta en su pelaje los mismos colores del gato siamés.

Los gatos siberianos no siempre tienen el abundante pelaje que los caracteriza, de hecho, al nacer, los gatitos son de pelo corto y débil. Es hasta los tres meses aproximadamente cuando el pelo, en caso de poseer el gen dominante, se vuelve abundante, espeso y largo, y así continúa conforme van creciendo.

Con respecto a la fisonomía del gato siberiano, se puede observar como su expresión facial es de dulzura y amistad, debido a los contornos redondeados de su cabeza y sus facciones. Sus ojos son grandes y expresivos, redondeados y cálidos, que pueden ser de color verde, ámbar, e incluso azules. Las orejas también son grandes, abiertas en su base, y triangulares. Estos rasgos expresan la fuerza, inteligencia y a la misma vez la ternura del gato siberiano.

🐾  Carácter y personalidad del Gato Siberiano

gato-siberiano

El gato siberiano es un felino fácil de reconocer por su gran tamaño, es admirado por su belleza y es muy apreciado por su carácter excepcional. Es un gato que recuerda por su aspecto a un felino salvaje, sin embargo su carácter es todo lo opuesto. El siberiano es un minino dócil, amable, cariñoso, muy adecuado para ser un animal de compañía. Su carácter dulce, tierno, disfruta del afecto y de la compañía de los humanos, además es fiel y leal para con sus dueños.

La raza de gatos siberiano tiene una personalidad activa y juguetona, es curioso por la naturaleza y los ambientes frescos al aire libre, puede pasar horas y horas observando su alrededor como si estuviese vigilante y aprendiendo del entorno. Es además un gran escalador, en un patio o un gran jardín con arboles altos seguramente lo encontrarás encaramado en alguno de estos, inclusive dentro del mismo hogar, puede subirse en los muebles más altos, tal cual como si estuviese vigilando lo que pasa en su alrededor.

A diferencia de otras razas, el gato siberiano disfruta de jugar en el agua, por lo que no se esconderá frente a piscinas o fuentes de agua, será muy sencillo asearlo y se divertirá jugando en medio del agua con los niños.

Pueden encontrarse también algunos ejemplares de gato siberiano que sean algo tímidos, y escurridizos, sobre todo aquellos que crecieron sin ser domesticados. Sin embargo, los gatos de esta raza son muy inteligentes y aprenden rápido, de modo que con la socialización correcta sacarán a la luz su temperamento afectuoso, tranquillo y familiar, se convertirán rápidamente en excelentes mascotas, inclusive son grandes compañeros de otros animales domésticos, como por ejemplo, de los perros.

Al mismo tiempo, el gato siberiano tiene una presencia fuerte e imponente, no es sumiso, es por el contrario, seguro de sí mismo, valiente, y aventurero, disfruta la recreación y los paseos al aire libre, particularmente ambientes frescos, fríos o lluviosos.

Otro de los aspectos resaltantes del siberiano es que es un gran cazador. De hecho, las primeras mascotas que se adoptaron eran gatos de granjas, quienes se encargaban de exterminar a todos los roedores. Se mantienen activos, jugando, trepando arboles, e intentar cazar casi todo lo que ven. Es un gato ideal para tener en el patio de la casa o en un jardín amplio, aunque puede adaptarse a cualquier hogar.

El gato siberiano es una de las razas felinas más afectuosas con el humano, inclusive se le ha catalogado como “el perro de los gatos”, por ser más amigable, cariñoso y fiel que la mayoría de otras razas de gatos, sabe ganarse el amor de sus dueños fácilmente, con su carisma y sociabilidad. Además se desenvuelve bien en la compañía de niños y de otros animales. Cuando lo acaricias, el gato siberiano ronronea suavemente, al mismo tiempo que con sus patas intentará retribuir las caricias que le das. Tan pronto llegue a la casa su dueño, el siberiano estará esperándolo en la puerta para recibirlo, y siempre atenderá su llamado.

La raza de gatos siberianos conserva el imponente y majestuoso afecto de los gatos salvajes de montañas frías, con la ternura y dulzura del gato casero más afectuoso, por lo que encajará perfectamente en cualquier hogar donde rápidamente se transformará en la mascota preferida. De aspecto fuerte, y de espíritu aventurero, con un carácter amoroso, el gato siberiano es sin duda una gran mascota.

🐾 Dieta y alimentación del gato Siberiano

gato-siberiano

Se presume que por ser un gato de orígenes y antepasados salvajes, el gato del bosque siberiano pertenece a una raza poco exigente para con su alimentación. Sus cuidadores deben de conseguir el alimento seco que más le guste y de preferencia que este alimento sea de alta calidad. Con una buena alimentación le suministramos todos los nutrientes necesarios para su correcto desarrollo y para el mantenimiento y fortalecimiento de su cuerpo y su estructura osteomuscular fornida. En su educación, mientras le enseñamos trucos y lo educamos, se le puede premiar con golosinas, son recomendables para estos casos el atún natural o la carne guisada en trozos pequeños.

Los ejemplares siberianos tienen una alimentación muy sencilla, y en general es una raza sin grandes requerimientos. Se recomiendan productos cárnicos cocidos o guisados, alimentos secos como el pienso de la mejor calidad, y de bocadillos pueden adquirirse en tiendas de mascota, galletas, croquetas, o pescado cocido picado en trozos. Por sus antepasados salvajes se adaptan bien para comer cualquier alimento, además, el gato siberiano conserva sus instintos salvajes de caza y gran saltador, por lo que comerán casi cualquier cosa.

Es importante garantizarle al gato siberiano una alimentación rica en nutrientes, proteínas y grasas que le permita alcanzar un desarrollo saludable especialmente en la etapa de su crecimiento. Las características de su contextura fuerte y musculosa, su largo pelo suave y sedoso, y sus dientes fuertes, dependen de los nutrientes que adquiere al alimentarse, al igual que su estado de salud en general. En los productos de alimentos secos usualmente se indica la cantidad de raciones de acuerdo con la edad del gato, por estos consejos se puede guiar para la alimentación del siberiano.

Para que la alimentación del gato siberiano sea realmente perfecta, también hay que considerar algunos otros aspectos. El mayor riesgo es el sobrepeso y la obesidad, al ser ejemplares de gran tamaño y peso, los siberianos pueden caer en estos problemas metabólicos y a consecuencia de ello desarrollar enfermedades cardiovasculares y óseas, dolencias que son más frecuentes en los gatos siberianos de edad avanzada y que se esterilizaron tempranamente. En este particular resalta el hecho de que se les debe proporcionar la cantidad de alimento seco o húmedo necesaria para su etapa de desarrollo, y estimularlo con frecuencia para el ejercicio, invitándolo al juego, llevándolo a pasear a espacios abiertos con grandes árboles y terrenos.

Por fortuna, el sobrepeso no es un problema tan significativo en la raza de gatos siberianos, ya que estos felinos son de carácter activo y juguetón, lo cual les ayuda a quemar las calorías de más y la energía en su día a día. Sin embargo, tenemos que brindarle las herramientas y recursos para que se ejercite. Si se trata de un gato siberiano que vive en un hogar pequeño sin ambientes exteriores, que apenas sale a la calle, que no se acostumbra al juego y al ejercicio, el sobrepeso si puede representar un serio problema.

En síntesis, para evitar la obesidad es necesario adaptar las comidas a las necesidades calóricas. Se recomienda para el gato siberiano una alimentación más a base de productos secos, es decir, menos calórica, y en lo posible que este pienso que consuma sea bajo en calorías. El gato siberiano inicialmente puede rechazar este alimento, para su adaptación se puede mezclar con otros alimentos aromáticos y que sean de su gusto, así poco a poco se adaptará al consumo de su nueva dieta.

Los gatos siberianos igualmente tienen un gusto particular por el pescado, probablemente se debe a la alimentación de sus antepasados salvajes a base de pescado frío de los lagos siberianos, por lo tanto, el pescado también es un alimento rico en nutrientes que puede proporcionárseles a los gatos siberianos con frecuencia.

🐾 Salud del gato Siberiano

La raza de gato siberiano por su origen puro, sin manipulación genética ni intervención alguna del hombre, es una raza que en general goza de buena salud. En este fuerte estado físico además interviene su origen silvestre, es un gato resistente y saludable, pudiendo alcanzar una vida de hasta unos 20 años.

El gato siberiano tiene la ventaja de ser un gato “hipoalergénico” ya que no provoca alergias para el ser humano debido a que no produce la proteína Fel D1 la cual es la responsable de alrededor del 80% de los casos de alergia. Esta proteína Fel D1 es una producida por las glándulas sebáceas de los felinos y está presente en su saliva, de modo que llega a su pelo cuando los gatos se lamen en su aseo habitual, y así entra en contacto con el humano, pudiendo ocasionar alergias.

gato-siberiano

Se piensa que la selección natural y las condiciones meteorológicas adversas han convertido al gato siberiano un felino saludable, fuerte y resistente. En esta raza no se conocen patologías hereditarias ni suelen enfermarse con facilidad. Sin embargo, se pueden describir algunos problemas de salud comunes en el gato siberiano, como son las enfermedades del corazón, la enfermedad renal, el cáncer, y los problemas de las encías.

En relación a las enfermedades del corazón, el gato siberiano puede padecer miocardiopatía hipertrófica la cual es una enfermedad cardíaca que afecta a algunas razas de gatos en la que existe un engrosamiento del músculo cardíaco que debilita el corazón en su esfuerzo de latir para bombear sangre al cuerpo, y puede presentarse inclusive desde el nacimiento del gatito siberiano. El diagnostico oportuno se realiza mediante exploración ecocardiográfica del corazón. Algunos tratamientos incluyen la aspirina, anticoagulantes como la heparina, los cuales están dirigidos a reducir la presión sanguínea sobre el corazón del gato.

Con respecto a las enfermedades renales, se ha descrito en el gato siberiano la enfermedad renal poliquística, la cual por lo común se ve en gatos adultos, es una condición degenerativa y progresiva que provoca un agrandamiento de los riñones  y su disfuncionalidad. Ésta es una enfermedad hereditaria que se padece desde el nacimiento. Aparecen en el riñón del gato siberiano una serie de quistes que se agrandan y comprometen el funcionalismo renal. Se manifiesta con pérdida de peso, disminución del apetito, sed intensa y aumento de la orina,  hasta caer en la insuficiencia renal. Al ser una enfermedad genética, los criadores de gatos siberianos han tratado de controlar esta enfermedad renal poliquística, si un gato la padece se elimina de la cría.

Otra enfermedad de las vías urinarias que puede padecer la raza de gatos siberiano es la litiasis vesical, se trata de la formación en la vejiga urinaria del gato de unos cristales inorgánicos formados por piedras minerales. Se presume que esta enfermedad tenga algún componente hereditario que aun no está dilucidado del todo. Los síntomas que se presentan son sangre en la orina ya sea macroscópica o microscópica, dolor y molestias al orinar, micción frecuente, infecciones urinarias crónicas y a repetición, obstrucciones del tracto urinario, rociado de la orina en lugar de orina a chorro, goteo postmiccional… Por fortuna esta enfermedad es tratable y curable, a través de un ultrasonido se confirma su diagnóstico y se puede instalar la opción terapéutica más apropiada de acuerdo con el veterinario. Las alternativas van desde medicamentos, la litotricia y la cirugía.

Por otro lado, las encías del gato siberiano son susceptibles a la infección al igual que la mayoría de las razas felinas. La enfermedad periodontal puede verse afectada por la dieta y la falta de suplementos vitamínicos, si la afección es grave, el remedio efectivo será la extracción del diente. Algunas medidas que pueden ayudar a reducir esta enfermedad son por ejemplo, el aseo regular de los dientes, el uso de enjuague bucal y el chequeo regular por el veterinario.

🐾  Cuidados Generales

La raza de gatos siberiano por fortuna está dotada de una salud fuerte y dura, de modo que no necesita cuidados especiales o particulares distintos a los de cualquier gato mascota

gato-siberiano

El cuidado de su pelaje es quizás el detalle más resaltante en la raza de gatos siberiano. Se recomienda el cepillado regular, unas tres veces por semana, para evitar que el pelo se enrede, y durante el mismo se debe hacer énfasis en las zonas de mayor pelo como el abdomen, el cuello, el pecho, especialmente en los períodos de muda del pelo, como son la primavera y el verano, ya que esto ayudará a retirar el exceso de pelo sobrante, y previene la formación de los tricobezoares, que son unas masas sólidas en el tubo digestivo a consecuencia de la ingestión de pelos durante el acicalamiento que puede llegar a provocar obstrucción intestinal. Para cortar su pelaje es aconsejable que acuda a un profesional.

En el caso de que se presenten problemas intestinales por la ingesta de pelos, se le puede ofrecer al gato siberiano pasta de malta ó hierba para gatos, con la ingesta de estos productos se les ayuda a eliminar de forma natural los pelos ingeridos.

Cuando llegan los meses de verano, debido a la caída natural de pelo que sufren los gatos siberianos, por sí mismos pueden cuidar de su pelaje más corto y ligero, aunque de todos modos es recomendable el cepillado regular para evitar los enredos entre los pequeños pelos, y además para retirar las hojas, plantas y demás sucios que se puedan enredar en el pelaje durante los paseos al aire libre del gato siberiano. Con un cepillado frecuente también se le prepara a éste gato siberiano para las sesiones del invierno de un cepillado más largo cuando el pelaje es más largo, denso, frondoso y abundante.

Los gatos siberianos disfrutan el jugar con agua, sin embargo esta raza posee en su torso un pelaje que va protegido por un manto impermeabilizado que se puede afectar por el agua y en consecuencia dañar la textura del pelaje. Lo recomendable es hacerle baños en seco y solo cuando esto sea necesario, para así mantener la higiene del gato siberiano. Así mismo, se debe tener todos los cuidados comunes de cualquier otro felino para con el gato siberiano, es decir, se debe cepillar y asear con regularidad sus dientes, limpiar sus uñas, y revisar y limpiar con suavidad sus ojos y orejas.

El siberiano es un gato aventurero, curioso e independiente, es por ello que cuando sale al exterior a jugar en los ambientes al aire libre, es necesario tener precaución con los parásitos internos y externos y estar al día con las vacunas y con la desparasitación. Se debe acudir periódicamente al veterinario y seguir sus indicaciones en todo momento con respecto a las pautas que indique sobre su salud, así el gato siberiano se mantendrá protegido y sano.

En relación a su recreación u esparcimiento, hay que tener en cuenta que a los gatos siberianos les encanta la naturaleza, los ambientes al aire libre, especialmente con grandes árboles para trepar, estos gatos adoran moverse, correr, saltar y cazar, por lo que se aconseja proporcionarle momentos para su juego y diversión en los que realicen actividades físicas como sacarlos a un paseo por el parque, o si la casa posee un patio o jardín, invitarlos a jugar en estos ambientes exteriores al menos durante un momento del día, con esta rutina el  gato siberiano crecerá feliz, activo y saludable.

Además de los cuidados anteriores se debe vigilar el aspecto nutricional en la crianza de los gatos siberianos. La alimentación con los productos adecuados es fundamental para que el gato siberiano disfrute de una larga vida, fuerte y sana.  Su comida debe ser rica en proteínas naturales, con pocas cantidades de carbohidratos, y productos secos de la más alta calidad, el pescado también puede ser un alimento regular en su dieta.

Con tan solo estos sencillos cuidados el gato siberiano será una mascota sana, fuerte, hermosa y leal y que nos acompañará por muchos años.