Saltar al contenido
PerrosGatosOnline.com

Gato Napoleón

gato-napoleon
Gato Napoleón
5 (100%) 5 votes

🐾 Gato Napoleón: Tu nueva mascota

El gato Napoleón o minuet, es un minino perteneciente a una raza de felinos nueva, apenas nacido en los 90, producto de la manipulación del hombre ya que es el resultado de un cruce planificado entre el gato de la raza munchkin y el gato persa. Es una raza que apenas va naciendo, por lo que puede resultar desconocida para muchos, sin embargo, su popularidad va en aumento gracias a su personalidad y carácter tan cariñoso y acogedor, y a su tierno y adorable aspecto de gatito peluche, es una raza de gatos pequeña.

Los gatos de la raza Napoleón nacieron en América, cuando su creador se animo a cruzar un munchkin con un persa. En esta camada obtuvo algunos gatitos que poseían un aspecto singular, su tamaño era pequeño debido a la longitud corta de sus patas, rasgo que era heredado de su padre munchkin, mientras que su rostro y el pelaje largo y liso era semejante al persa, el otro progenitor. Se comprobó que estos gatitos padecían la misma mutación dominante que hacía que el gato munchkin fuese enano, responsable de la acondroplasia. El interés por esta nueva raza comenzó a crecer y pronto se estableció un programa de cría para establecer a los gatos Napoleón como una raza nueva, aun en la espera del reconocimiento por algunas de las organizaciones internacionales de felinos.

El aspecto de los gatos napoleón es verdaderamente tierno  y adorable, parecen unos muñecos de peluche. Su cara es redondita, con prominentes pómulos que le hacen ver algo “cachetón”, sus orejas son triangulares y pequeñas y sus ojos grandes y redondos son muy expresivos. El cuerpo y la cola son de tamaño mediano, grueso y redondeado. Lo representativo son sus patas, inusualmente acortadas debido a la enfermedad genética que padecen, lo que les da un tierno aspecto de gatitos pequeños.

Por otro lago, la personalidad del gato napoleón es única y sensacional, mucho más cariñosa y activa que la de sus padres. Son gatos dóciles y pacientes, ideales para jugar con los niños y acompañar a los abuelos, suelen ser muy cariñosos y demandantes de atención, no les gusta quedarse solos, por el contrario, los napoleón disfrutan todo el tiempo que puedan pasar cercanos a su familia adoptiva, intercambiando caricias y mimos. Además estos gatos se adaptan sin problemas a cualquier hogar, son felinos cariñosos, sociables, y activos, les encanta jugar, saltar, correr y poseen un fuerte instinto cazador, aunque también viven cómodos en ambientes pequeños.

Para cuidar de ellos solo se requiere amor, cariño y atenciones básicas a sus necesidades. La alimentación debe ser de la mejor calidad, rica en proteínas y proporcionada a su grado de requerimiento energético y a su etapa del desarrollo; no hay que olvidar llevarlo al médico veterinario para sus chequeos ocasionales y para que lleve al día su calendario de vacunas y desparasitaciones.

El gato napoleón es un hermoso ejemplar felino, una mascota sencilla y fácil de cuidar, fuerte y sana, que será una compañía perfecta, miembro ideal de cualquier hogar.

🐾 Historia y Origen del gato Napoleón

Esta raza de gato surgió recientemente, de hecho no llega ni a los 20 años desde que fue creada. Los gatos de la raza Napoleón nacieron por cruces entre dos razas felinas ya definidas supervisados por los criadores, es decir, es una raza en la que la mano del hombre intervino, habiendo sido creada artificialmente.

Esta nueva y joven raza de felinos tiene como padres o antecesores al gato munchkin y al gato persa. Como se sabe, los gatos de la raza munchkin existentes ya desde el siglo pasado, exhiben un fenotipo muy particular debido a que padecen una enfermedad que es el enanismo del tipo acondropásico, el cual hace que sus patas sean más cortas de lo normal, pero su torso es de tamaño similar a otros felinos, dándole el aspecto de un gato pequeño.  Este rasgo en las patas del gato se transmite por un gen dominante que es el responsable de que los huesos de las patas sean cortos y pequeños. Por lo cual, de la camada resultante del cruce de los munchkin y los persas sale el curioso y llamativo gatito de la raza Napoleón, un felino que hereda las patas cortas de su progenitor el munchkin y los rasgos faciales del persa.

Los gatos de la raza Napoleón, han recibido también el nombre de gatos minuet, por su pequeño tamaño. El nacimiento de éstos felinos tiene lugar en la década de los años 1990, en América, para esta época su criador emprendió un experimento con un cruce entre un gato de la raza munchkin y un gato de los persa, obteniendo de esta manera una camada de gatitos de patas cortas, los cuales tenían un pelaje con un pelaje blanco y largo y con los rasgos faciales parecidos al persa peekface. Estos nuevos gatitos resultantes tenían suficientes características para formar una nueva raza, a la cual se le dio el nombre de “Napoleón” a razón del famoso militar de nacionalidad francesa, Napoleón, de quien se dice que era de baja estatura.

De esta manera surgió la intención de crear y desarrollar un programa de cría de una nueva raza de “gatos pequeños”, en el cual se lograría incorporar a los adorables gatitos de la raza munchkin, y así captar la mutación causante de las patas cortas de la raza de gatos Napoleón, el gen de la acondroplasia. Inicialmente, existía cierto temor ante la idea de que la mutación responsable de dicha característica en el tamaño pudiera además ocasionar graves alteraciones congénitas y malformaciones óseas, pero con los años y estudios se consiguió determinar que esta mutación no representa ningún problema, puesto que  los gatos Napoleón al igual que sus parientes, los gatos de la raza Munchkin, son perfectamente capaces de correr, saltar y jugar sin ninguna clase de problemas o limitaciones.

De su padre, el gato persa, han heredado la curiosa forma de su cara, redondeada y que  a veces tiene las características chatas de la variedad peekface. También son características del gato persa los rasgos que se observan en el gato Napoleón en cuanto a sus ojos y el pelaje largo y denso.

El gato de la raza Napoleón es la expresión fenotípica de las más curiosas y llamativas características de las dos hermosas razas felinas persa y munchkin, son unos gatitos hermosos, tiernos y únicos, con una exclusiva combinación genética y de caracteres que los hace muy fácil de reconocer y distinguir de otras razas de gatos domésticos.

El gato Napoleón es quizás la raza más joven de felinos que ha surgido, apenas en el año 2001 logró su registro formal y oficial en la TICA, y en ésta institución al igual que en muchas organizaciones, como la FIFe, aun se encuentra en etapa de aceptación la raza de gatos Napoleón.

🐾 Características de la raza

El gato Napoleón pertenece a los gatos de pelo largo, aunque hay variedades que presentan un manto de pelaje corto; este felino al ser el resultado de un cruce entre las dos razas, persa y munchkin, presenta características físicas de ambas.

Con respecto a su cuerpo, los gatos de la raza Napoleón son felinos que tienen un cuerpo de tamaño mediano, el cual luce grueso, compacto y es fuerte y musculoso. Quizás puede sorprender un poco la descripción del cuerpo del gato Napoleón ya que al ver a un minino de esta raza observamos típicamente que es un gato pequeño. Lo que sucede es que la variación en su tamaño no está dada por la alteración en su cuerpo sino por la longitud y forma de sus patas.

Sucede que el gato Napoleón padece un tipo de enanismo conocido como acondroplasia, que es causado por una mutación genética localizada en los genes autosómicos del felino, que se trasmite con carácter dominante. La acondroplasia es una enfermedad del tipo de los trastornos del crecimiento que afecta tanto a personas como a animales, ocasionando que las patas sean cortas, es decir, los huesos largos de los miembros son cortos, así da la apariencia de que es un gato “pequeño”.

Las patas del gato Napoleón a pesar de ser cortas son muy fuertes y ágiles, tienen la particularidad de que las patas delanteras son más cortas que las patas traseras, son patas musculosas y gruesas, que terminan en unas garras redondeadas de tamaño mediano. En cuanto a la cola esta es de tamaño mediano, se observa levantada cuando el Napoleón está ejecutando movimientos.

En general, el cuerpo del gato napoleón es compacto y puede pesar alrededor de 4 a 5 Kg si se trata de machos, y de 2 a 3 Kg si son hembras.

El gato napoleón tiene una cabeza que es heredada de su progenitor el gato persa. Esta tiene un tamaño medio, es de forma redondeada y corta, su hocico es pequeño, corto y presenta un mentón fuerte, de perfil es aplanada. Se observan en ella un par de graciosas orejitas que son pequeñas, con la base ancha y que terminan en una punta redondeada. En contraste, el napoleón tiene un par de ojos grandes, circulares cuyo color va en función del tono del pelaje, y suelen ser muy expresivos. Sus pómulos y mejillas sobresalen como si fuera un “gordito”. Su nariz, corta y chata, de un color salmón. Su cuello es corto aunque fuerte.

El Napoleón es un gatito pequeño, con un aspecto que recuerda a un peluche, es simplemente adorable y además muy tierno, sobre todo por su hermoso pelaje. El gato napoleón presenta un manto de pelaje denso que es muy abundante, este pelo  puede ser corto o largo, el cual al tacto es muy suave y sedoso. En él son aceptados cualquier color o tono de pelaje, lo más común es observar ejemplares unicolores de un tono frío y claro tales como  el blanco, el  gris,… etc

🐾 Carácter y personalidad del gato Napoleón

El gato Napoleón, a semejanza de su dulce apariencia, muestra un carácter que es sumamente equilibrado, dócil y amigable. En el Napoleón se puede encontrar a una mascota felina muy apacible, el cual es en extremo cariñoso y amable con sus cuidadores, a quienes además les guarda estricta fidelidad.

Como su aspecto lo hace suponer, el gato napoleón es tierno y afectuoso, es una raza muy dulce, ideal para convivir con cualquier tipo de persona y de cualquier edad. Para los niños es perfecta, ya que son muy pacientes con los juegos y con las travesuras de los más pequeños en la casa; los gatos napoleón adoran el vivir en familia, se adaptan a la personalidad de todos los miembros del hogar, sean muy jóvenes, adultos o ancianos, son una gran opción de mascota.

El napoleón es un gato sin demasiados complejos ante los cambios, reciben con comodidad los cambios y los nuevos hogares, así como también se la llevan excelente con otras mascotas, ya sean otros gatos o perros inclusive. Los gatitos napoleón son muy afectuosos pero a la vez son demandantes de atenciones y cariños por lo que si se sienten solos pueden mostrarse ansiosos y tristes, prefieren y disfrutan la compañía la mayor parte del tiempo, buscan a sus amos para ganarse mimos y caricias. Por otro lado, los napoleón son gatos juguetones, divertidos, cualidad que han heredado de su pariente el gato persa, aunque son mucho más activos en este aspecto, les gusta correr, saltar, juguetear de un lado a otro, correr tras bolas de lana, ratones de juguete, etc., la personalidad y el carácter de esta nueva raza es único y adorable.

Con respecto al ambiente en el cual pueden vivir, los gatos de la raza napoleón viven bien en cualquier tipo de hogar, ya se trate de una casa o de un departamento. Los espacios grandes son ideales para brincar, saltar, y liberar toda esa energía que caracteriza la personalidad juguetona y divertida del gato napoleón, aunque si tienen por hogar un espacio pequeño como un apartamento, también encuentran la forma de divertirse y gozar sus momentos. Lo más importante en el proceso de adaptación de los gatos napoleón a sus hogares es la actitud y el apoyo que reciban de su familia adoptiva. Sentirse en compañía y con el afecto necesario les ayudará enormemente a que se sientan cómodos, felices y seguros sea cual sea su nuevo hogar.

En cuanto a sus acompañantes, es preferible evitar otros animales que sean agresivos, especialmente si se trata de perros, los napoleón tienen una desventaja en la huída y en la defensa dada por sus cortas patas por lo que no podrían defenderse o huir del peligro.

La raza de gatos Napoleón comprende a gatitos dulces, tolerantes, pacientes y juguetones, son una mascota ideal para hacer compañía a cualquier persona en el hogar, y les encanta ser sociables con otras personas, de esta manera se sienten queridos y seguros. Los napoleón tienen una personalidad más alegre y divertida que la de sus progenitores, son una raza de gatos nueva, única y sensacional de la que cualquier familia disfrutará mucho.

🐾 Dieta y alimentación del Gato Napoleón

Para la alimentación de los gatos napoleón es importante destacar que estos felinos requieren de una alimentación que proporcione los nutrientes y vitaminas necesarias para que el organismo del felino se desarrolle sin ningún problema. Los alimentos que consuma el gato napoleón deben ser de la mejor y más alta calidad, de los cuales el gatito pueda obtener los compuestos energéticos adecuados para formar un sistema osteomuscular fuerte, y para que puedan exhibir un pelaje largo o corto, suave, sedoso y hermoso.

La buena alimentación del gato napoleón se basa en garantizarle y asegurare el alimento de la mejor calidad. Se pueden apostar por menús que incorporan alimento seco, húmedo, comida natural, exclusivamente o una mezcla de estos. Para el crecimiento saludable del gato es necesario proporcionarle una alimentación en equilibrio y que esté ajustada a las necesidades metabólicas y energéticas del felino.

Los gatos son animales carnívoros, esto es, que necesitan de las proteínas y demás nutrientes que ofrece la carne, como por ejemplo las grasas, para que su metabolismo funcione adecuadamente. Los productos cárnicos se pueden preparar al natural, en mezcla con vegetales y que estén bien cocidos, lo más importante es recordar que nunca se deben dar crudos ya que esto puede desencadenar trastornos estomacales en el felino. El pescado es también una excelente opción para proporcionar alimentos ricos en proteínas y ácidos grasos buenos para los felinos, que les ayudaran a fortalecer sus huesos y a hacer más resistente su salud.

En relación a las formas de alimentación para el gato napoleón y las opciones de las que se disponen, se cuentan con varias alternativas. La opción más confiable y sencilla para proporcionar al gato napoleón un adecuado aporte de nutrientes fundamentales es la alimentación a basa de los preparados artificiales comerciales, los cuales son alimentos con la formula especial para aportar todas las necesidades energéticas de los felinos. El pienso seco es una gran opción dentro de este grupo, preferiblemente se ha de asegurar que el producto sea de la mejor calidad, y que esté libre de cereales y de aditivos que lejos de ser beneficiosos para la salud del gato, aportan demasiados carbohidratos.

Complementar la dieta del gato napoleón con alimentos caseros también es beneficioso para dar un aporte extra de nutrientes a las necesidades del felino; se le pueden ofrecer sardinas en embutidos o al natural, siempre y cuando estén bien cocidas. Agregar a las preparaciones de productos cárnicos algunos vegetales cocidos, nabos, papas, zanahoria, y un poco de ajo, enriquece aún más la alimentación del gato napoleón.

Otro aspecto a considerar es que los gatos, y en especial los de la raza  napoleón, son animales algo exigentes a la hora de comer, un alimento repetitivo los puede hacer aburrir la comida e incluso rechazarla, para evitar esto, es importante ofrecerle alimentos que tengan un olor agradable, que estén a buena temperatura, y variar el tipo de productos de alimentación que se le ofrecen al felino.

Por último, es natural comprender que los gatos busquen algunos bocadillos extra, en este sentido, se les puede ver cazando unas presas como roedores, lo cual corresponde más que al hambre, a un instinto natural del felino que es cazador, es algo instintivo, así además de una excelente mascota para jugar y compartir tendrás la ventaja de una casa libre de roedores.

🐾 Salud del Gato Napoleón

El gato de la raza napoleón es un minino fuerte y saludable, por lo general, esta raza es bastante resistente y tiene pocos problemas de salud. Los napoleón son gatos fuertes y saludables, con una esperanza de vida promedio que se sitúa entre los 12 y los 15 años.

Con respecto a su salud, es importante señalar que a pesar de que los gatos de la raza napoleón no tienen inconvenientes con su salud en la mayoría de los casos, su apariencia de “pequeño” es dada en sí por una enfermedad genética. Sabemos que el tronco de los gatos napoleón es del tamaño promedio de cualquier otra raza, la diferencia en su estatura la hacen es sus patas, las cuales son muy cortas.

La longitud de sus patas acortadas se debe a que los huesos largos de las mismas no han crecido como deberían, lo que a su vez es causado por una enfermedad genética llamada acondroplasia.

La acondroplasia es un tipo de enanismo, una enfermedad genética transmitida por un gen dominante el cual es de tipo autosómico, es decir, no tiene que ver con caracteres sexuales. La mutación que provoca la acondroplasia es dominante, es decir, con que uno solo de los alelos este mutado es suficiente para que la enfermedad se exprese ya que su penetrancia en la descendencia es completa. Esta mutación en la raza de gatos napoleón, ha sido heredada de su progenitor el gato munchkin.

Los gatos que padecen acondroplasia presentan una longitud anormalmente acortada en los huesos largos de sus patas, lo que hace que sean enanos o pequeños, mientras que el tronco, la cabeza, crecen normalmente. Se observa en ellos el típico aspecto de “salchicha”, es decir, el cuerpo largo y las patas cortas.

Este tipo de enanismo se transmite con carácter autosómico dominante, y se ha determinado que los tipos homocigotos para el gen sufren aun mayores alteraciones esqueléticas que terminan en aborto y muerte.

La acondroplasia es una enfermedad que puede además asociarse a otros problemas musculares y esqueléticos como defectos en el cierre del tubo neural, y defectos vertebrales y desviaciones de la columna vertebral, sin embargo, por fortuna en los gatos de la raza napoleón es poco común ver alteraciones tan graves que comprometan la vida.

Por lo demás el gato napoleón es sano, fuerte y alegre. En relación a su salud mental, si pasa mucho tiempo solo en casa o si no es lo suficientemente mimado y atendido por su familia podría llegar a presentar episodios de estrés y ansiedad felinos. Esto es fácilmente tratable con amos, cuidados, atenciones y compañía.

El tipo de alimentación puede llegar a ser el origen de enfermedades metabólicas y relacionadas con el peso como la obesidad. Aunque el napoleón es un gato bastante activo, la longitud de sus patas le dificulta la movilización activa, el ejercicio le es difícil y agotador, y la comida le resulta un placer tentador por lo que es necesario evitar alimentarlo en exceso para que no padezca obesidad o sobrepeso.

🐾 Cuidados generales

Este hermoso gatito napoleón o gato minuet como también se le ha llamado a esta raza, es un animal sensacional para ser la mascota de cualquier hogar, no necesita de cuidados específicos ni especiales, es fuerte, saludable, con una personalidad alegre y juguetona, disfruta de la vida en familia y se adapta a cualquier tipo de hogar, por lo que cuidar de el gato napoleón resultara una tarea muy sencilla y fácil de ejecutar.

En los cuidados generales para esta raza de gato se debe prestar atención a los aspectos básicos, salud, entretenimiento, alimentación e higiene.

En relación a la salud, el gato napoleón es un gato fuerte y sano, salvo su condición genética de base que le da su fenotipo pequeño característico, esta raza no suele presentar problemas de salud graves, puede que con los cambios climáticos presente algunos resfriados pero son ocasionales. Es recomendable una visita periódica al veterinario, unas dos veces al año en promedio, especialmente durante la etapa de crecimiento cuando son cachorros para detectar a tiempo cualquier anomalía genética asociada a la acondroplasia y para vigilar su crecimiento sano y fuerte. Del mismo modo, visitar al veterinario va a mantener al día el esquema de vacunas del felino y las desparasitaciones.

La salud emocional es un aspecto importante para el bienestar del gato napoleón. Esta raza tiene gatitos que se caracterizan por ser muy cariñosos, afectuosos, apegados a su familia, no toleran bien el estar solos, por lo que es importante darle sesiones diarias de caricias, mimos y juegos, para fortalecer su vínculo familiar y evitar que el gato desarrolle estrés o ansiedad, los cuales pueden ser perjudiciales para su conducta y convivencia en familia.

Con respecto al entretenimiento, les cuesta un poco realizar tareas de ejercicio físico complejas, debido a sus características patas cortas, sin embargo, el napoleón es un gato juguetón, activo y muy divertido, desborda energía, le encanta jugar, saltar, perseguir objetos y juguetes, correr al aire libre. Si tu casa tiene un jardín, sácalo de vez en cuando a que se divierta, si por el contrario vives en un apartamento,  unos dos o tres paseos a la semana por el parque lo ayudaran a liberar su energía y juegos. También son otra opción los gimnasios para gatos, los puedes adquirir en cualquier tienda de mascotas, solo tienes que instalarlo junto a una ventana para que puedan disfrutar de la vista, y son geniales alternativas para hogares pequeños.

La alimentación es clave para su desarrollo sano y fuerte, proporciona al gato napoleón alimentos que sean ricos en proteínas, vitaminas y nutrientes esenciales. Su menú se puede basar en dos o tres comidas principales al día, en los que se pueden combinar alimentos secos, pienso húmedo y comida natural para hacer la alimentación variada y más atractiva. Consultar con el veterinario las porciones es un gran consejo para no sobrealimentar al gato napoleón.

Finalmente el aspecto de la higiene es necesario para cuidar de la salud y la apariencia atractiva y adorable de los gatos napoleón. Su pelaje puede ser corto o largo, por lo que un cepillado con frecuencia va a evitar que el pelo se enrede, y se mantenga suave y sedoso, por lo común se recomiendan unas tres veces a la semana, con esto también se remueven los cabellos muertos. El pelo es mudado dos veces por año. En cuanto al baño, una vez cada cuatro meses suele ser suficiente para gozar de una mascota atractiva con buena higiene.

Es muy sencillo cuidar del gatito napoleón, una mascota felina adorable y tierna, ideal para cualquier hogar.