Saltar al contenido
PerrosGatosOnline.com

Gato Bengala

bengala-bengali
Gato Bengala
4.9 (98.46%) 13 votes

🐾 Gato Bengala o Bengalí: Tu nueva mascota

El gato bengala o bengalí como se conoce a la raza doméstica, es una raza híbrida, es decir, producto del cruce de una raza de gatos domésticos con una raza de gatos salvajes. Igualmente se les conoce a éstos felinos como “gatos leopardos” por las características de su pelaje, sus colores y las motas del mismo. La intención del nacimiento de esta raza era conseguir un gato cuyo aspecto físico fuera salvaje y fuerte pero que tuviese el carácter amistoso de los gatos domésticos.

Su nacimiento como raza fue en la década de los 60s, aunque fue hasta 1980 cuando comenzó la cría selectiva de la raza de gatos bengalí. Las primeras tres generaciones de cruces son las razas fundadoras, pero, propiamente se reconocen como gatos bengalí a las camadas resultantes de la 4ta a la 7ma generación de cruces. Esto es para atenuar su temperamento salvaje y hacerlos más domesticables.

Dentro de los grupos de felinos, el gato Bengala o Bengalí se incluye en la Categoría III, clase a la que pertenecen los gatos de pelo corto, el gato Somalí y el gato Esfinge, y son gatos de tamaño mediano a grande, con un peso que se encuentra alrededor de los 5Kg para las hembras, y hasta los 10 Kg para los machos.

Este gato es de origen americano. Por su aspecto recuerda a un gato salvaje, por el moteado marrón dispuesto en forma aleatoria que luce en su pelaje. Se diferencia de su pariente salvaje, el gato de bengala leopardo asiático, en que sus patas no son muy largas, por todo lo demás, es muy similar a su ancestro, es grande, musculoso y a la vez ligero a pesar de su tamaño.

Son gatos domésticos, creados por la intervención humana para tales fines. A medida de que pasan las generaciones, su carácter se hace más dócil, cariñoso, y fácil para convivir en los hogares modernos, entre humanos y otras mascotas. Muestran interés por la natación, a diferencia de otras razas, inclusive, pueden pescar; les gusta escalar, y jugar en los aires libres, si tu casa tiene un patio o un buen jardín, esta raza se sentirá muy cómoda.

El gato Bengala o Bengalí es una raza que no requiere de cuidados especiales en su alimentación y en su salud, más que los cuidados generales que toda mascota necesita, aseo regular, cepillado del pelaje, vacunación periódica y oportuna, revisión regular por el veterinario, y se recomienda su castración temprana para evitar cruces con otras razas y mantenerlos puros.

En cuanto a su alimentación, tanto comida para gatos enlatada como el pienso son excelentes opciones. Incluso algunos gatos bengala pueden incorporarse a la dieta familiar, aunque ciertos alimentos de nuestro consumo podrían provocarles estreñimiento y/o  diarrea. Mientras lo alimentas revisa su peso regularmente y estimúlalo para que se haga ejercicios jugando contigo.

El gato Bengala por lo común es una raza bastante sana y no requiere de mayores cuidados. Como a otros gatos debes vacunarlo, desparasitarlo y llevarlo periódicamente al veterinario.

Para que siempre luzca atractivo y brillante cepilla regularmente su pelaje, y aséalo. Estos gatos son amables, cariñosos, apegados a sus dueños, físicamente recuerdan a un leopardo pequeño, por lo que son muy atractivos. Sin duda alguna son una gran opción para mascotas, pues son amables y amistosos con otros animales miembros del hogar.

🐾 Historia y Origen del gato Bengala o Bengalí

bengala-bengali

La historia de la raza de gatos bengala o bengalíes, como se distingue a la raza doméstica de gatos leopardos, inicia en los Estados Unidos; fue en el año 1963 cuando el genetista norteamericano, Jean S. Mil, se decidió a cruzar una gata salvaje asiática de la raza Felis bengalensis, o leopardo asiático, con un gato de pelo corto americano.

La camada de este cruce resultó en varios gatitos de los cuales, las hembras de esta primera camada se cruzaron de nuevo con su padre, el gato americano de pelo corto, dando origen a una segunda camada, en la cual se podían observar las características de ambas razas de forma complementaría. Este fue el nacimiento de la raza moderna de gatos de bengala domésticos. Debido a que la especia de gatos salvajes que se utilizó para los cruces en estos estudios fue la raza llamada Felis bengalensis, el nombre que se le dio la raza de felinos híbridos resultantes fue el de gatos de bengala o béngalí.

La intención de los criadores era obtener una raza de aspecto salvaje con el carácter dócil, amigable y cariñoso que tienen los gatos domésticos para tener un gato “leopardo” en los hogares americanos.

Los estudios sobre esta raza continuaron. Hacia los años 70s se llevaron a cabo investigaciones en la Universidad de California sobre los híbridos resultantes entre los Felis bengalensis y los gatos domésticos. Estos estudios arrojaron entre otras informaciones, que esta raza de gatos presentaba inmunidad parcial contra la leucemia felina. La camada de gatos bengalíes que se obtuvieron de estos estudios se presentó por primera vez ante el mundo en una exposición en el año 1985, por su creador, el genetista Jean Mill. El público quedo impresionado ante esto nueva raza de gatitos leopardo domésticos, cariñosos y amigables.

La raza bengalí doméstica desciende del gato leopardo asiático cuyo nombre científico es Felis bengalensis o Prionailuros bengalensis, es un gato salvaje grande, con un peso entre 3 y 5 kgs, siendo los machos de mayor tamaño que las hembras. Su hábitat natural son las selvas y bosques del sur de Asia, India, China, Corea, Singapur, Taiwan, Filipinas, Borneo y Tailandia, también en algunas islas.

Son una especie de felinos que resulta muy llamativa. Su cuerpo es atractivo, esbelto, largo y estilizado, con patas largas, las traseras son algo más largas que las patas delanteras, su cuerpo es largo y estilizado. La cabeza es pequeña y triangular con las orejas redondas y negras. Una característica de esta raza es que presentan una mancha blanca triangular en la parte posterior conocida como ocelli. El resto de su cuerpo está cubierto por un pelaje de rayas de color negro, marrón o rojizo, con manchas moteadas alineadas horizontalmente, y la cola presenta una serie de anillos de color oscuro y termina en forma puntiaguda.

La raza de gatos salvajes Felis bengalensis fue el tipo de felino ideal para que surgieran de ella la raza de gatos bengalíes, puesto a que su genética era compatible con la de los gatos domésticos. Se dice que inicialmente se utilizaron varias razas de gatos domésticos para los cruces, hasta llegar a la raza de los Mau Egipcios, la cual fue la seleccionada debido a que tenía menor cantidad de genes recesivos en comparación a otras razas de gatos domésticos, para lograr así codominancia en las características de los híbridos resultantes de los cruces.

En los días actuales, la nueva raza bengalí está tan desarrollada que incluso los criadores de gatos leopardos asiáticos utilizan gatos bengalíes puros para sus cruces, con lo cual logran resaltar aun más los rasgos salvajes del gato leopardo asiático.

A medida de que se llevan a cabo cruces entre los mejores ejemplares se van perfeccionando las características de la raza del gato Bengala.

🐾 Características Principales del Gato Bengalí

La raza de gatos híbridos bengalíes tienen el aspecto de un leopardo doméstico en miniatura, por lo que son muy llamativos, recuerdan mucho e incluso pueden confundirse con los ancestros a partir de los cuales surgieron, los gatos leopardos asiáticos.

bengala-bengali

Las características de esta raza de felinos son únicas y muy distintivas, te permitirán identificarlos en seguida. Con respecto a su altura, los gatos de bengala son de buen tamaño, sobre sus cuatro patas tienen una altura de 20 a 25cm, inclusive algunos ejemplares pueden alcanzar los 30cm. Al ser gatos de tamaño mediano a grande tienen un peso entre 4 y 9Kg. La altura y el peso tienden a ser mayores en los machos, los cuales con frecuencia alcanzan los 9Kg y los 25 a 30cm de altura. Las hembras llegan como máximo hasta los 4 -5 kg de peso. La contextura de estos felinos es imponente, exhiben un cuerpo largo, musculoso y de huesos robustos y fuertes, de forma armoniosa. Las patas no son tan largas como las de la raza salvaje, y presentan en las plantas unas almohadillas de color oscuro.

La apariencia y el físico de esta raza, se asemejan a las de sus parientes salvajes. Su cabeza tiene forma de triángulo o cuña larga y estrecha, es de tamaño mediano y de buenas dimensiones en relación al cuerpo. La forma del cráneo es plana, el hocico es fino y también tiene forma de cuña, su nariz es larga y recta, la cual se continúa en la frente sin interrupciones. Las orejas son pequeñas como las del leopardo asiático lo que le da fiereza a su aspecto, además son puntiagudas y anchas en su base. Los ojos tienen la forma de una almendra, son de tamaño mediano y se disponen inclinados hacia la nariz sin cruzarse. Los colores pueden ser color azul vívido, también marrón, ámbar, verdes o amarillos.

La cola de estos gatos es una estructura ósea larga y delgada que se estrecha hasta terminar en una punta en la que el pelo se dispone en anillos negros o de color oscuro.

El pelaje es corto, fino y muy sedoso que se aplasta sobre el cuerpo y además son espesos, por lo que es recomendable diariamente cepillarlos o pasarles un paño. Los gatos bengalís por lo común presentan un “gen de brillo” que les da a su pelaje una especie de brillo iridiscente como si se tratase de escarcha.

El color de su manto la principal característica para su aspecto llamativo y salvaje. El fondo es de color uniforme crema, marfil, anaranjado, dorado, que presenta algunas sombras, puntos de color densos y definidos, y una forma de máscara que cubre la cara y los bigotes y se conecta a las oreja por algunos trazos. Las manchas recuerdan una especie de manto atigrado, son de color oscuro, bien sea negras, chocolate o canela, y estas se observan en su cuerpo se disponen en forma aleatoria u horizontal, cuyo color contrasta con el color del fondo. Otro patrón de manchas es el marmolado, que derivan del gen moteado clásico y se disponen de manera aleatoria. Los colores en esta raza son variados, por lo general son atigrados con fondo blanco, marrón o sepia.

Todas estas características físicas hacen que el aspecto de los gatos bengalí sean felinos exóticos y llamativos, muy atractivos para el público.

Los gatos de bengala son gatos domésticos de apariencia salvaje, que se comportan como buenas mascotas para los hogares familiares, los cuales te acompañaran alrededor de unos 13 o 15 años, período que representa su esperanza de vida.

🐾 Carácter y personalidad del gato Bengala

bengala-bengali

La personalidad y carácter de esta raza de gatos se distingue por su gran energía e hiperactividad, siendo muy curiosos, siempre con ganas de jugar ya que son gatos muy sociables a pesar de originarse de un gato salvaje.

El gato de raza bengalí es cariñoso y apegado a sus dueños. Es de ambiente intradomiciliario, acostumbra a seguir por la casa a su dueño e inclusive pueden esperarlo en la puerta cuando este sale. El carácter doméstico de los gatos bengalí se debe a que la raza que en la actualidad encontramos como mascotas en muchos hogares, es como mínimo la cuarta generación de cruces entre Felis bengalensis y gatos domésticos, puesto que a menor generación pueden notarse más rasgos salvajes y hostiles en los gatos resultantes; por esto las tres primeras generaciones de cruces son considerados como ejemplares fundadores de la raza. De modo que la camada que se reconoce como gato bengalí son los gatitos de la cuarta generación a partir del cruce inicial. Esto hace que sus rasgos de personalidad sean mucho más sociables, cariñosos, pacíficos y se acostumbren a la vida dentro de los hogares y a convivir con los humanos fácilmente, siendo así excelentes mascotas en nuestros hogares.

Cuando se adoptan como mascotas, el primer proceso consiste en que el gato bengalí se acostumbre y adapte a su nuevo hogar, por lo que mientras se da esta interacción el gatito puede parecer tímido y alejado. Una vez que se da la adaptación el gato revela su carácter sociable y rápidamente busca hacer amigos en otras mascotas, ya sean otros gatos y hasta perros. Inicialmente son muy curiosos, pasearan por todos los rincones de la casa como si inspeccionaran todo a su alrededor.

Los gatos Bengalí son astutos e inteligentes, siempre se mantienen alerta ante cualquier instinto, en especial lo que tenga que ver con su apetito, de modo que si dejas un filete sobre  la mesa de la cocina, o cualquier otro alimento rápidamente desaparecerá de donde está, el gatito lo habrá convertido en su banquete.

Son gatos cercanos a la familia que los adopta, cuando los dueños de la casa salen, el gato puede llegar a esperarlos en la puerta o en la ventana cuando sabe que estos vuelven; se sentarán a su lado a dormir la siesta o a acompañar a su dueño en una lectura en el sofá, buscando con su ronroneo que los acaricien. Estos gatos prefieren dormir en lugares cómodos, calientitos, y acurrucados. También se ha observado que los gatos machos suelen ser más sociables que las hembras.

En cuanto a juegos, son una raza de gatos hiperactiva, con gran afinidad por las alturas, los saltos, las acrobacias, y las grandes vistas desde los sitios elevados, les encanta trepar muebles, árboles… se sentirán como en un parque de diversiones si tienes un jardín amplio con árboles.

Puede ser contradictorio, pero también los gatos bengalí tienen afinidad por el agua. De hecho son grandes nadadores, lo cual es un rasgo heredado por su antepasado salvaje, el Felis bengalensis o gato leopardo asiático son grandes nadadores y pescadores, cualidad que los destaca y diferencia de otras razas de gatos.

Sin embargo, al descender de gatos salvajes, algunos gatos bengalí pueden tener un temperamento fuerte en ocasiones. Por esto, es recomendable que al momento de adquirir un gato bengalí como mascota, este sea como mínimo de la 4ta a 7ma generación, para que así sea más fácil la convivencia doméstica.

Encontrarás que los gatos bengalí son mascotas cariñosas que disfrutan la vida en familia. Si los educas bien pueden ser la compañía ideal. Debes imponerles tu papel de dueño con firmeza, puesto que son gatos que necesitan un líder. Si tu hogar tiene un jardín o terraza para jugar al aire libre, serán mascotas muy felices.

🐾 Dieta y alimentación del gato Bengala o Bengalí

bengala-bengali

Para su alimentación, los gatos bengalí no tienen muchas exigencias o particularidades, todo se va a basar en el estilo de vida que lleve. Cuando el gato es sedentario debemos tener especialmente cuidado en que no engorde, y motivarlo jugando con él para que haga ejercicio. Si es por el contrario un gato activo y juguetón como son la mayoría de los miembros de esta raza, que disfrutan del ejercicio diario en los espacios al aire libre, la alimentación no tiene mayores exigencias.

Se recomienda que consuman comida para gatos de buena calidad, las presentaciones de comida húmeda como los enlatados, o las que vienen en bolsas, así como las presentaciones de comida seca, como el pienso, son buenas opciones para estos gatitos, del mismo modo que para otras razas de gatos. Los empaques de comida para gatos por lo general traen una guía de alimentación en la parte trasera que te ayudará a saber la cantidad de inicio que debes darle a tu gato bengalí.

Mientras lo alimentas, debes cuidar de que tu gato no desarrolle sobrepeso. Lo recomendado es que al menos una vez por semana lo examines, debes poder sentir sus costillas y denotar que tenga cintura. Si tienes dificultades para sentir las costillas probablemente tu gato bengalí padece sobrepeso. Para tratar este problema, puedes comenzar por disminuir en un 10% la comida que le das y continuar revisándolo semanalmente.

Es muy importante que lo mantengas hidratado, recuerda que los gatos bengalí tienen especial atracción por el agua. Lo recomendado es servirle agua en un plato que para que tu mascota pueda tomar cuando desee. Las tiendas de agua para mascotas venden productos entretenidos para esto como una fuente de agua para gatos, si no la puedes comprar o no la consigues, colocarle agua en un plato será suficiente. También puedes animarlo para que salte y tome agua del grifo de vez en cuando.

En relación al agua, hay que destacar que como a los gatos bengala les encanta el agua y juguetear con ella, debes bajar la tapa del inodoro, de lo contrario encontraras a tu gato sumergido en el, ya que creerá que es una piscina para jugar, se sumergirá y salpicara por todos lados.

Algunos gatos bengala, al igual que muchas mascotas comen de la dieta familiar, lo cual puede ser una costumbre beneficiosa en ocasiones, aunque en otros casos no es a ti. Muchos de los alimentos que consumimos los humanos no son bien digeridos por nuestros animales mascota por lo que pueden causarles enfermedades como diarrea y también estreñimiento, un ejemplo de esto son los dulces y caramelos.

Por otro lado, los alimentos especiales para gatos fácilmente puedes adquirirlos en supermercados y tiendas de mascotas. Estos se recomiendan porque en su fórmula contienen la preparación necesaria de nutrientes que los gatos requieren, y además muchos empaques incluyen un suplemento alimentario para saber cómo manejar las raciones. De modo que la comida para gatos, bien sea enlatada, como los preparados cárnicos (comida húmeda), o en formas sólidas que se dispensan en bolsas (comida seca), siempre serán la mejor opción para el cuidado y alimentación de tu gato bengala.

Igualmente, puedes incorporar en la dieta de tu gato suplementos vitamínicos y minerales que fácilmente conseguirás en farmacias veterinarias, en tiendas de mascotas, etc. Estos suplementos aportan beneficios como prevención y reducción de la caída del pelaje, y en el caso de los gatos bengala, harán que su brillo natural luzca más radiante. Sin embargo, antes de suministrarle a tu mascota cualquier suplemento vitamínico, lo recomendado es consultarle al médico veterinario.

🐾 Salud del gato Bengala o Bengalí

bengala-bengali

Con relación a la salud y a las enfermedades del gato bengala, no se encuentran mayores detalles que en el resto de las razas, y en general es un gato bastante sano.

Algunas veces el problema puede aparecer en su salud emocional. Al ser gatos que provienen de raíces salvajes, pueden presentar episodios de ansiedad, nerviosismo, y hasta depresión puesto a que algunos individuos de esta raza no tienen buena adaptación a la vida de mascota, por ellos se recomienda obtener gatos de la cuarta generación de cruces en adelante.

Debes llevar a tu gato bengala con regularidad al veterinario, para que tenga una vida larga y saludable. Desde que es un gatito debes vacunarlo, desparasitarlo, y hasta castrarlo. También puedes insertarle un microchip que te ayudara a demostrar que eres su dueño en caso de que tu gatito se pierda y lo encuentren.

Para la vacunación, usualmente inicia desde las 6 semanas de edad, con una inmunización temporal. A las 10 semanas debe vacunarse nuevamente, y la dosis final se le administra a las 14 semanas de vida. Las vacunas básicas debes colocarle a tu gato son contra el moquillo y la rabia. Otras opciones de vacunas disponibles son contra la clamidia y la leucemia felina.

En relación a la vacuna contra la leucemia, algunos criadores de gatos bengala no apoyan esta inmunización, puesto a que algunos estudios arrojaron que los antepasados asiáticos de estos felinos tienen inmunidad parcial contra la leucemia felina. Aunque se ha demostrado que no existe ninguna prueba de que los gatos bengala sean sensibles a esta vacuna y ni se han  asociado complicaciones por la administración de la misma.

Con respecto a la fertilidad, la castración del gato se hace entre los 5 y 6 meses de edad, aunque algunos criadores prefieren castrarlos antes de que los adopten para mascotas en los hogares, esto es, alrededor de las 12 semanas. Con esto se evita el que los usen para reproducción.

La desparasitación de los gatos bengala se hace a las 4, 6, 8, 10 y 12 semanas de edad. Se les administra un producto oral. Debes preguntarle al veterinario por la duración del efecto del medicamento y así llevarlo periódicamente a ser desparasitado.

Existen problemas de salud específicos que afectan a la raza bengala. Estos gatos tiene mayor riesgo de sufrir peritonitis infecciosa felina (PIF), la cual es una enfermedad viral producida por el Coronavirus, que se propaga en los lugares donde conviven más de cinco gatos, sobre todo si comparten cajas de arena, como por ejemplo, los establecimientos de crianza felina.  Para esta enfermedad no existe un tratamiento preventivo por lo que evitar la enfermedad es la mejor opción. Si adquieres un gato en un establecimiento de crianza felina, asegúrate de que el lugar no tenga antecedentes de casos de PIF y que los gatos no compartan cajas de arena, ya que el Coronavirus se transmite a través de las heces.

La PIF es una enfermedad que afecta a los gatos menores de 18 meses de edad. Su sintomatología se caracteriza por fiebre, pérdida del apetivo, edema en el vientre (ascitis). No existe cura para esta enfermedad.

Otros problemas de salud que se presentan en esta raza son la miocardiopatía hipertrófica, la deficiencia de piruvato quinasa  que provoca anemia crónica, dermatitis nasal la cual es una enfermedad única en la piel que sufren los miembros de esta raza,  y la ceguera por un trastorno autonómico recesivo.

Para asegurar la buena salud de tu gatito bengala recuerda llevarlo al veterinario no solo cuando sospeches de enfermedad, debes llevarlo a que lo revisen regularmente al menos para dos revisiones al año, mantenerlo al día con sus vacunas y desparasitaciones.

🐾 Cuidados Generales

Los gatos bengala son buenas opciones para mascotas en vista de que no requieren demasiados cuidados, de hecho no son muy exigentes, y con las atenciones comunes para cualquier gato mascota es suficiente.

bengala-bengali

Para su diversión y juego, requieren espacio al aire libre, una buena terraza o un patio son grandes terrenos para su esparcimiento y libertad, juega con el gatito y así lo vas a motivar a que se ejercite. A los gatos bengala les encanta el juego y escalar, mientras más saltos den, más felices son, por ello es bueno que tengas arboles y matas en tu patio con las que él pueda jugar, saltar, escalar, y así evitaras que use objetos de la casa para tales fines, como cortinas, sillas u otros muebles.

Si tus gatos son los consentidos de tu hogar, puedes instalarle un gimnasio para gatos, hay modelos que van desde el suelo hasta el techo y que constan de muchas plataformas y cajas, para que el gato escale y descanse. Sí colocas el gimnasio junto a una ventana, tu gato bengala escalará por las mañanas y podrá ver las aves y el ambiente exterior a través de la ventana, será algo que disfrutará muchísimo y lo mantendrá alejado del sedentarismo.

Para conservar el brillo de su pelaje es recomendable a diario pasarles un paño y cepillarles el pelo, de dos a tres veces por semana, con esto removerás los pelos muertos y se mantendrá su pelaje suave y sano.

También se recomienda acicalar a tu gato bengala, por su pelaje satinado y corto, no será tarea difícil mantenerlo aseado. El pelaje de los gatos bengala es corto, brilloso, espeso pero a la vez sedoso. Mientras lo cepillas crearás un vínculo especial de interacción con tu gato. Puedes acariciarlo con un guante de goma o un cepillo de cerdas suaves para que remuevas el pelo que esté mudando, y así mantenerlo siempre arreglado.

Limpia y revisa sus orejas regularmente ya que los gatos bengala producen más cerumen que otras razas lo cual hace necesario asearlas con frecuencia.

Para su buena salud también es indispensable una alimentación de calidad que cubra todas sus necesidades.

Desde que es un pequeño gatito debe recibir educación. Los gatos bengala pueden conservar instintos rebeldes y salvajes de sus antepasados, para evitarle problemas de comportamiento desde que es pequeño debes enseñarle los modales básicos para convivir como mascota en el hogar.

Para que realice sus necesidades fisiológicas, lo ideal es que le puedas proporcionar a tu gato bengala una caja de arena que tenga cubierta, de modo que el gato sentirá que tiene privacidad. La caja de arena debe tener bordes altos, para evitar cualquier derrame o que se orine fuera de la caja y haga desastres en tu hogar, esto no será un problema para que el gato bengala la use ya que ellos pueden saltar hasta tres veces su altura, así cuando vaya al baño también hará ejercicio. Inclusive, existen programas de entrenamiento que enseñan a tu gato a ir al inodoro, lo cual es mucho más fácil con la raza bengala, ya que son gatos astutos y muy inteligentes, mientras más pequeños los entrenes más rápido aprenderán.

Con estos cuidados sencillos tu gato bengala será la mascota soñada, la más atractiva, exótica, saludable y feliz.