Saltar al contenido
PerrosGatosOnline.com

Schipperke

Schipperke
Schipperke
5 (100%) 1 vote

Introducción de la Raza

Los perros Schipperke son conocidos desde hace muchos años por una característica física bastante notoria, no tienen cola. Estos perros sufrieron amputación de cola desde hace muchos años, exactamente desde el siglo XV.

El Schipperke es un perro pequeño originario de Bélgica. Este perro desde lejos parece un zorro al igual que varios pastores belgas ya que todos ellos comparten el mismo origen. Como todos los pastores belgas, el Schipperke es un perro bastante activo y sobretodo curioso, nunca se quedaría con una interrogante sino que se dirigiría a investigar de inmediato.

Es un perro perfecto para ejercer el rol de vigilante ya que cuando ladra se escucha a mucha distancia por su agudeza característica. Es un perro pequeño, pero a pesar de esto, necesita dosis de ejercicio diariamente para evitar el aburrimiento y estrés.

Es un perro que puede vivir perfectamente en un apartamento o casa siempre y cuando estos sean espaciosos y cuenten con una zona en donde el pueda correr y jugar con su dueño u otras mascotas.

Si el Schipperke suena como un perro que quisieras adoptar te traemos toda la información que necesitas para dar ese paso tan importante de traer a tu familia a una nueva mascota.

El Schipperke es un perro que vio su origen en Bélgica, exactamente en la provincia de Flandes. Se tiene conocimiento que tanto el Schipperke como el pastor belga Schipperke son descendencia del Teuvenaar, un pero pastor negro y diminuto que se encargaba con gran efectividad de la eliminación de plagas, como roedores, y también era usado como perro guardián, llamando la atención de los navegantes de los ríos del país los cuales lo extenderían por todo el territorio.

El Schipperke es un perro bastante activo y vivo, que no dudará en demostrarle el cariño que les tiene a sus amos. No es un pero que se quede quieto y en silencio ya que le encanta interactuar por medio de ladridos. Nunca se cansa y siempre está al tanto de lo que está sucediendo, llegando a formar un escándalo si ve a un intruso. Es un perro que no confía mucho en los desconocidos, pero al cabo de un rato lo puedes ver jugando con ellos. Le encanta salir a pasear siempre y cuando jueguen con él en espacios al aire libre. Estas actividades también les encanta hacerlas con niños, siendo un perro muy cuidadoso cuando juega con ellos. Con los adultos juega de manera normal y le encanta ladrar mientras lo hace.

Schipperke

El cuerpo del Schipperke mide lo mismo de altura que de longitud, por lo tanto es un cuerpo de estilo cuadrado, compacto y posee huesos un tanto frágiles. Su cabeza guarda similitud a la de un zorro, por lo que las personas pueden confundirlo con uno si no lo miran con atención, esta es fina en la punta y con forma de cuña. Las orejas del Schipperke son pequeñas, en forma de triangulo y dispuestas justo encima de la cabeza. Sus ojos tienen forma de ovalo y siempre vienen en colores oscuros. Lamentablemente en algunos países todavía existe la tradición de cortarles la cola a la semana de nacido. El pelaje de esta raza es negro, áspero y tiene una segunda capa de pelo interna la cual es tupida.

Los estándares acordados por la FCI no determinan una estatura ideal, pero los Schipperke en promedio tienen una altura de 29 cm, llegando a ser perros pequeños en la adultez. El peso de estos puede llegar a ser bastante liviano, tan solo de 3 a 9 kg.

El Schipperke es un perro que debido a su tamaño puede vivir en el interior de casas u apartamentos siempre y cuando estos sean espaciosos y tengan una zona en donde pueda correr al aire libre. Son perros muy enérgicos que necesitan quemar toda la energía que guardan en sus cuerpecitos. Si no se les brindan estas condiciones de vida puede que el Schipperke se aburra y comience a ladrar y a no hacer caso. Es conveniente cepillarlo cuando comienza su etapa de mudar pelo.

Los Schipperke son perros que tienen buena salud, sin embargo, pueden llegar a tener mucopolisacaridosis de tipo IIIB, cuadros de epilepsia, Legg-Perthes y entropión, pero estos no se dan con frecuencia en la raza.

Los Schipperke son perros para personas que tienen un estilo de vida activo y les gusta tomar paseos al aire libre. Si quieres adoptar uno debes estar conciente de que, si no tenías una rutina de ejercicios, ahora, con un Schipperke en casa, la tienes. Recuerda que son muy buenos perros guardianes, por lo que no te tienes que molestar cuando esté ladrando, te puede estar avisando sobre la presencia de un intruso.

Historia del Schipperke

Como la mayoría de los perros de origen antiguo los antecedentes históricos del Schipperke no se encuentran documentados debidamente, pero se cuentan con ciertas pistas que podrían dar una idea sobre el origen de esta raza. Se cree que es posible que estos perros tengan que ver en algún punto de su historia con el boyero de Flandes o perros que provengan de esta región.

Durante el siglo XIV un pelotón proveniente de Francia invadió este territorio de Bélgica y por seguridad le prohibió a los belgas que tuvieran perros de gran tamaño que pudiesen ser usados como armas por los campesinos para levantarse en contra de los terratenientes que se encontraban realizando tratos con los invasores.

Pero existía un problema. Los campesinos necesitaban perros de gran tamaño para que pudiesen cuidar los rebaños de una manera eficaz, por ello en la villa Leuven comenzaron a criar perros que eran un poco más pequeño que el tamaño que estaba prohibido, a estos los llamaron Leuvenaar. El perro resultante de la crianza selectiva parecía ya un Schipperke de los que se puede ver hoy en día aunque aún conservaba gran parte de su tamaño. Hoy en día el Leuvenaar es un perro extinto, pero que dio paso al Schipperke actual.

Schipperke

Durante el siglo XV se dio una invasión española a la provincia de Flandes y estos terminaron la prohibición de la posesión de perros de gran tamaño. Producto de esta decisión los campesinos volvieron a optar por perros pastores de gran tamaño y dejaron al Schipperke como perro encargado de la vigilancia y también cumplía funciones como cazador de pequeños mamíferos.

Un monje que describió a un perro como un “pequeño demonio sin cola” durante esta época de seguro se refería al Schipperke, por lo cual varias personas conocen al Schipperke como el “pequeño diablo negro”.

Formalmente, la raza tomó prestigio alrededor del año 1660, gracias a un sindicato de zapateros que habían decidido adoptar como su imagen a un Schipperke. En el barrio St. Gery, Bruselas, se podía ver a un Schipperke como mascota del gremio de zapateros, mientras que 30 años después, varios miembros de dicho sindicato realizaron una reunión con la finalidad de llevar al trabajo a sus perros. Los perros de la mayoría de los miembros eran Schipperkes, con collares realmente llamativos de bronce y con un broche que no permitía que el pelaje de estos se dañase. Se puede decir que estas reuniones, que ahora serían cada domingo, fueron las primeras exposiciones del Schipperke.

Un zapatero de Bruselas que ha escuchaco sobre dicho club afirma que existe una leyenda en la cual, en una competición por el mejor Schipperke uno de los zapateros perdió, el zapatero perdedor, en un acto de ira le cortó la cola al perro ganador y desde allí, se estableció la tradición de córtales la cola, aunque siempre se realiza esta practica a los pocos días de nacido.

Existe otra versión en la que un zapatero, harto de que su vecino invadiera su propiedad, le corta la cola al perro de este y el vecino, al ver que su perro se veía bastante bien en lo estético, decidió que sería una buena idea mostrarlo en exposiciones, de las cuales tomaron la idea otros dueños de Schipperkes y les cortaron la cola a los suyos.

Después de siglos en los cuales el cortarles la cola es un acto normal en pro de la estética estos perros incluso llegan a nacer sin ella, pero lo normal es que si uno nace con cola sus dueños se deben encargar de llevarlo a un veterinario para que esta sea cortada, al menos, en los países en donde esta practica no se considera maltrato.

Debido a que trabajaron como perros protectores de rebaño y posteriormente como cazadores de roedores entre otras alimañas y eran muy buenos en lo que hacían los marineros los vieron con muy buenos ojos. Los marineros navegantes de los ríos de Bélgica fueron los que le dieron su nombre oficial, ya que en flamenco “schip” significa bote, por lo que Schipperke viene significando “pequeño capitán del bote”.

Sin embargo existe otra teoría si se quiere más aceptable en la cual Schipperke proviene de la palabra flamenca “scheper” que significa pastor. Siendo esta teoría la que tomó la Real Sociedad de St Hubert como oficial.

El estándar que esta raza debe tener fue publicado por esta institución durante 1883, en la cual se describe como un perro pastor. En marzo de 1888 se funda en Bélgica un club dedicado a la raza, el cual se llamó “Belgian Schipperkes Club, en Bruselas.

Schipperke
Para estas fechas, la reina de Bélgica decide adoptar un perro de esta raza, lo cual hace subir en popularidad a la misma. Tiempo después la familia real británica decide adoptar un carismático Schipperke, por lo que tiempo después todos en Gran Bretaña querían uno o ya lo tenían.

Características

El Schipperke tiene un aspecto lobezno, con un cráneo bien formado, pelaje liso al tacto y bastante pegado al cuerpo. Este pelaje forma una pechera y collar característico en esta raza. Su cuerpo guarda armonía. Los Schipperke pueden tener un peso entre 12 y 14 kg, tal como los pastores belgas de raza pequeña, sin embargo lo normal para los Schipperke son unos 5 kg.

Cabeza: su cabeza guarda parecido con la de un zorro ya que el cráneo es un poco redondeado con una frente ancha y una depresión cráneo-facial solo un poco acentuada.

Hocico: el hocico se va adelgazando en la punta dando un aspecto afilado.

Nariz: su nariz es pequeña y siempre tiene color negro.

Ojos: sus ojos son color avellana oscura, ovalados y de pequeño tamaño. Se puede ver energía y motivación a través de su mirada.

Orejas: las orejas son puntiagudas y en forma de triángulo. Una característica importante de estas es que tienen un amplio rango de movimiento. Cuando nota algo irregular o que le llama la atención al Schipperke estas se acercan en la punta.

Cuerpo: el cuello de esta raza tiene una buena musculatura. El pecho es profundo y tiene buena altura del suelo. El lomo pareciese de mayor altura debido a la crin, es recto. Sus patas son rectas y finas mientras que sus muslos tienen mucho musculo y son alargados. Los pies son pequeñitos y redondos con uñas cortas pero fuertes.

Cola: no tiene cola debido a la costumbre en la antigüedad de cortárselas.

Pelo: tiene mucho pelo, áspero y resistente, corto en la zona de las orejas, delante de sus patas y la cabeza. Algo importante en los estándares de esta raza es el pelo lizo, nunca debe ser rizado y debe gozar de una buena capa interna de pelo.

Colores: según el estándar de la raza los perros deben ser negros. En algunas ocasiones nacen perros blancos pero estos no serán reconocidos de manera oficial.

Cuidados: Los Schipperke son perros sanos, tienen un buen nivel de energía que los hace ser muy activos y por ende, sanos. Los cuidados del Schipperke son pocos y para nada difíciles de llevar a cabo. En cuanto a su pelaje, deben ser cepillados con frecuencia semanal para eliminar el exceso de pelo, son perros que sueltan mucho pelo cuando mudan el pelaje. Durante esta época de muda también conviene bañarlo con frecuencia para eliminar el pelo muerto sin que este salga volando (mejor para personas alérgicas). Son perros que debido a su energía necesitan mucho ejercicio para evitar el sobrepeso ya que es una raza que tiende a engordar.

Se recomienda sacarlo a pasear todos los días y realizar con él juegos que permitan que drene su energía, como el correr, jugar con la pelota, jugar a traer algún juguete, entre otros en donde pueda ejercitarse hasta agotar su gran energía, mantenga su salud y pueda dormir de manera excelente.

Comportamiento con otros perros

El schipperke es un perro que antiguamente trabajaba en granjas como encargado de avisarle al dueño si algo estaba mal. Era un perro pastor con un trabajo bastante bien definido, tenía la responsabilidad de cuidar al rebaño de las bestias salvajes que pudieran estar circulando en torno a este, avisar al dueño de la presencia de estas, perseguirlas en grupos de perros de esta raza y ahuyentarlas. También eran usados para guiar al ganado debido a su gran inteligencia, su tamaño no era un problema ya que era un perro exclusivamente de granjas pequeñas, es decir, no tenía que abarcar espacios amplios como los que pueden verse en la historia de otros perros pastores cuyo dueño era un pastor al cien por ciento. Con tan solo unos cuantos metros podía agrupar al ganado con muy buena eficacia.

El schipperke es un perro que conoce muy bien que sitio ocupa dentro del hogar y la manada, ya que se crió junto a otros perros de la misma raza para poder realizar tareas de pastoreo de manera eficaz, llevándose muy bien con ellos ya que usualmente eran perros de una misma camada y fueron criados desde muy pequeños todos juntos. El schipperke es un perro que si bien es o era el encargado de darle control a todo el rebaño, se comporta de manera muy frenética cuando lo llevan a nuevos lugares, esto puede representar un problema a la hora de controlarlo cuando se lleva de paseo, aún más si eres un amante de esta raza y tienes más de uno, por lo que tendrás que mantenerlos con un collar y sus respectivas correas para así evitar que se escapen o persigan algo que consideren de sumo interés.

Su curiosidad también es un problema a la hora de interactuar con otros perros ya que estos podrían no tomárselo de manera amigable sino como una amenaza a su territorio, pudiendo desencadenar una riña.

Los schipperke machos son muy territoriales, algo típico de los perros pastores, pero con esta raza quizás sus antiguos criadores se les pasó un poco la mano. No les gusta para nada la presencia de un perro u otra mascota ajena al hogar ya que entrarán en una riña o comenzarán a ladrar de manera repetitiva hasta que vayas a ver qué sucede o este intruso desaparezca. Se desaconseja el adquirir nuevas mascotas en un hogar en donde ya se tengan perros schipperke si estos no recibieron socialización desde cachorros.

La  importancia de la socialización en un schipperke

La socialización es el proceso mediante el cual los cachorros conocen los parámetros y estándares de lo que será la vida que están a punto de vivir. Es algo así como la educación que se les da en la infancia para que cuando sean perros adultos no muestren comportamientos violentos, nerviosos o erráticos. La socialización se lleva a cabo con sus hermanos y su madre, el cachorro schipperke al interactuar con estos pronto entenderá que no debe atacar a sus hermanos aunque estos lo molesten un poco, no deben morder demasiado fuerte, deben turnarse para ciertas actividades y siempre someterse a sus superiores.

El schipperke es un perro que definitivamente se apegará mucho a su manada como también a su familia humana. No tiene problemas en compartir su territorio con otros perros, gatos entre otras mascotas que se hayan criado con él ya que sentirá que su labor es la de cuidarlos, al igual que a los miembros humanos de su familia. Es un perro que tolera a otras mascotas aunque estas sean un poco impertinentes.

Cuando otros animales entran a su territorio, pero el dueño del schipperke se encuentra cerca, al igual que el dueño de otra mascota, raramente se mostrará agresivo, de hecho, raramente ladrará, y si lo hace, será como señal de advertencia para que no se acerque demasiado a él. Esto quiere decir que si una mascota es invitada al hogar, siempre será bienvenida, si viene acompañada de su dueño (y el schipperke ha recibido socialización en su etapa de cachorro).

Un schipperke bien socializado y que ha compartido territorio con otras mascotas u otros perros no se mostrará agresivo con otros animales siempre y cuando estos sepan que se trata de su territorio. El schipperke será amistoso siempre y cuando otros animales no intenten apoderarse del territorio que guarda, hacer fechorías en este o lastimar o amenazar a su dueño u otras mascotas que dependan de su cuidado.

Sin duda el schipperke es un muy buen perro de vigilancia, pero no es muy agresivo como otros perros que cumplen con esta labor sino que suele mostrar su cara amistosa con invitados.

Dieta y alimentación del Schipperke

La alimentación de un schipperke es idéntica a la de cualquier otro perro de tamaño pequeño. Usualmente, cuando compras comida procesada y empacada lista para el consumo de tus mejores amigos, es normal ver en el reverso del alimento una tabla de valores alimenticios y cantidades de alimento recomendado, acompañado de otra tabla de porciones de comida según la edad e ingredientes empleados en su fabricación. Esta tabla puede darnos muy buenos datos a tener en cuenta a la hora de alimentar a cualquier cachorro o perro adulto, pero esto no es todo, simplemente por pertenecer a una raza no quiere decir que un perro requiera una cantidad de alimento para perros determinada al pie de la letra por el empaque.

Supongamos que tenemos a un schipperke sedentario, que aunque son pocos si existen, son schipperke que disfrutan junto a su dueño de shows de tv, aunque no entiendan muy bien lo que está pasando en ellos, disfrutan de estar acostados en casa haciendo compañía a su dueño, estos schipperke no necesitan tanto alimento como un perro de esta raza acostumbrado a hacer ejercicios todos los días durante una hora junto a su dueño, para luego jugar y al llegar a la casa mantenerse alerta vigilando, o quizás un schipperke que cumple activamente con el trabajo que siempre ha desempeñado, perro pastor, que demanda de él una gran cantidad de energía por lo que debe alimentarse de manera óptima y en mayor cantidad.

Por esto es necesario que reflexiones y si así lo requiere tu perro según su actividad física, aumentes la dosis de croquetas para que esté mejor alimentado y no tenga hambre entre comidas.

Tampoco, aunque recomienden que el schipperke coma dos veces al día, una en la mañana y otra en la noche, se debe seguir este consejo siempre al pie de la letra, por ejemplo, un schipperke cachorro necesitará siempre cuatro platos de comida al día para satisfacer su alimentación correctamente, si se le suministra menos de esos no solo tendrá hambre, sino que también puede crecer con carencia de algunas vitaminas y ser un perro con una salud frágil.

Para determinar la cantidad de comida a proveerle a un perro también puedes tener en cuenta el peso ideal según la raza y según el tamaño estándar, por ejemplo, en el caso del schipperke, como es un perro pequeño pesará entre cinco y diez kilogramos como máximo y en base a esto, junto a los demás factores, podrás dar con la cantidad de comida adecuada.

¿Qué tal si no encuentro la cantidad de comida adecuada para un schipperke?
Es fácil saber si un schipperke no está siendo alimentado bien, para esto debes someterlo a una prueba sencilla. Coloca los pulgares juntos en sus extremos en la columna de tu schipperke, luego, extiende los dedos sobre sus costillas y ejerce un mínimo de presión, luego de estos se pudieron dar tres escenarios, el primero es que las pudiste tocar perfectamente sin hacer presión, el segundo, fue necesario hacer presión para sentirlas. Si tu perro es parte del primer caso probablemente le hace falta más alimento ya que probablemente está desnutrido, en el segundo caso, tu perro tiene la cantidad de alimento necesaria para cubrir su demanda energética, pero también pueden darse casos de schipperke con obesidad ya que son sobrealimentados y tienen un estilo de vida sedentario, estos son identificables porque al ejercer presión en su lomo aún no sientes sus costillas, por lo que es recomendable que reduzcas la cantidad de alimento que le das.

Por otra parte, la alimentación de los cachorros merece especial atención, pero no de tu parte exactamente. Los cachorros deben alimentarse durante dos meses de la leche de su madre para lograr así que toda la información genética de ella llegue a ellos, previniendo futuras enfermedades y fortaleciendo el sistema inmunológico de los pequeños cachorros, además, es necesario que se alimenten de esta durante al menos 60 días para que los anticuerpos actúen, protegiéndolos de varias enfermedades que pudiesen atacarlos en esta vulnerable etapa. Desconfía automáticamente de personas que ofrezcan venderte o darte en adopción a un schipperke de menos de dos meses de edad ya que es perjudicial para la criatura.

Cuando ya recibes al pequeño cachorro puede ser hora de comenzar a introducirles una dieta a base de alimento en croquetas, pero mojado para que puedan comerlo sin problemas, esta alimentación debe repetirse al menos durante tres veces por día y recomendamos 4 veces para un crecimiento óptimo y acelerado.

Cuidados necesarios

El schipperke es un perro que tiene una salud de roble, factor principal por lo que suelen ser especialmente longevos. Un schipperke puede vivir sin problemas 15 años, sano y cumpliendo con su trabajo todos los días o la mayoría de los días de su vida durante estos. Sin embargo, algunas enfermedades pueden presentarse en ejemplares de schipperke, por lo que no debes descuidar su salud, estas son alguna de ellas:

  • Problemas oculares
  • Displasia de rodilla
  • Anormalidades tiroideas

Sin embargo, como ves, estos problemas de salud no se relacionan directamente con la raza, sino con el tamaño del schipperke, por lo que podemos decir que no existen enfermedades que hayan ido pasando de generación en generación a través de los schipperke, lo cual es muy buena noticia para los propietarios de esta raza como para las personas que quieran adquirir uno.

El schipperke es un perro pastor pequeño, pero no es miniatura, por ello no es conveniente escoger ejemplares demasiado pequeño de la mano de criadores a menos que sepas que su estándar es de un perro pequeño y quieras salvarlo de un mal destino. Muchas personas se obsesionan con los perros pequeños de cualquier raza aunque no sepan que estos pueden desarrollar enfermedades producto de su tamaño, uno que no es adecuado para su raza.

Cómo entrenar un Shipperke

Los perros schipperke tienen un comportamiento bastante típico y propio de ellos, por ello es inteligente aprender de dicho comportamiento antes de proceder con el entrenamiento, sabiendo los detalles del comportamiento de los schipperke, podemos entrenarlo de una manera óptima y sin tener que gritar, regañar o amenazar ni una sola vez, ya que el entrenamiento se hará por medio de refuerzo positivo, o lo que es lo mismo, felicitar al can por su buen comportamiento y la finalización exitosa de las actividades que se le han encargado.

Puede parecer un poco ridículo que un perro tan pequeño pueda contener tanta energía en su interior, pero es así, es la viva descripción de un perro schipperke con toda su energía a tope. El schipperke  es también un perro que está pendiente de todo siempre, por ello, en ocasiones resulta difícil entrenarlo de una manera óptima, se entretiene y distrae observando todo lo que lo rodea, en busca de peligros o animales que estén invadiendo su territorio, sin embargo, no hay nada de qué preocuparse.

Puedes usar su energía para entrenarlo, tan solo debes ofrecerle un paseo, lo cual le emocionará tanto que apenas podrá contenerse. Durante dicho paseo podrás ofrecerle actividades divertidas y que le resulten muy buenas para su salud, cuando veas que se encuentra un poco cansado debes ofrecerle un momento de entrenamiento.

Haz que tu pequeño “demonio de Tasmania” te preste atención dándole una golosina. Colócala en tu mano y has que la huela, con esto llamarás su atención, luego llámalo por su nombre y dásela en la boca. Ahora tendrás su atención y podrás comenzar la sesión de entrenamiento ya que entenderá que si tan solo con quedarse quieto y atender lo han recompensado con tan sabroso manjar, seguramente vienen más de donde salió ese.

Uno de los principales temas a abordar con esta raza son los ladridos excesivos que pueden producirse porque vio algún animal como un gato, perro o mamífero pequeño en su territorio, algo que le molesta y lo incita a ladrar para advertirse que dicho territorio está cuidado por él, pero en muchas ocasiones estos ladridos son tan repetitivos y duraderos que es un auténtico escándalo el que se monta este pequeño perro. Para enseñarle que no es necesario que arme un escándalo cuando vea un animal puedes acudir hacía donde esté y decirle con voz firme “NO”, cuando pare de ladrar definitivamente dale una felicitación o una golosina. Debes trasladarlo a diferentes lugares que puedan despertar su interés en ladrar, de esta manera sabrá que no se trata de una orden que solo debe ejecutar en su casa, sino en cualquier lado, ayudando a tranquilizarlo cuando vea a otros animales o personas acercándose a él o a ti.

Es muy importante el enseñarle que no debe ladrar en exceso, en especial si vive en una ciudad o departamento.

El perro schipperke también puede ser entrenado perfectamente para que realice los trabajos que ha venido realizando desde hace cientos de años, el ser un perro pastor modelo, aunque un poco pequeño en tamaño para los estándares de los perros pastores. En la actualidad no solo son excelentes mascotas, perros pastores y de vigilancia, también participan en numerosos concursos de belleza canina en donde se toman en cuenta la personalidad, estilo y obediencia, son perros que destacan en todos estos ámbitos por lo que no será difícil verlos a menudo en estas competiciones ganando los primeros lugares.

El schipperke también puede ser entrenado para ser un perro compañero de pacientes con discapacidades o en fases terminales, como perro de terapia. Con su ánimo ayuda a las personas a sobrellevar los problemas y en muchos casos dan esperanzas a los pacientes que la perdieron.

Los schipperke en Bélgica son perros muy famosos, considerados “de casa”, por lo que se le han buscado más usos en dicho país, por ejemplo, el ejército belga ha conseguido entrenar al schipperke para que pueda buscar bombas y sustancias ilegales, todo gracias a su gran curiosidad y su agudo sentido del olfato.

También, al igual que los perros terriers, es un muy buen cazador de alimañas, entre las que figuran topos, liebres, ratas y otras clases de mamíferos pequeños que son considerados una plaga en diferentes países. El schipperke en estos casos es tan tenaz que es capaz de perseguir a estos animales hasta dentro de sus madrigueras.

Finalmente, se sabe que han sido entrenados satisfactoriamente por personal de la cruz roja internacional para la búsqueda y rescate de personas víctimas de desastres naturales o situaciones de emergencia, teniendo un elevado índice de éxito.

Sin dudas el schipperke es un perro pequeño pero muy inteligente para cualquier tarea que se le dé, lo importante es que tenga alguna.

Comportamiento con los Humanos

El schipperke es un perro pastor a pesar de su diminuto tamaño para el estándar de los perros pastores. Este perro es un animal que goza de independencia, posee un carácter amistoso tanto con las personas como con otros animales de su entorno y no solo es excelente como perro de vigilancia, sino que también lo es como perro de compañía, es decir, ¡una mascota ideal!

Es un perro que puede resultar bastante divertido para su amo y la familia en general ya que su temperamento es un poco eufórico ya que goza de una gran cantidad de energía que gasta ejercitándose en espacios abiertos. Es un perro con más de 500 años de historia ya que en Bélgica, rondando los años 1500 ya se hablaba sobre un simpático perro negro con ausencia de cola que estaba presente en varios hogares de granjeros o personas que querían una compañía animal que los hiciera felices.

Es un descendiente directo de los perros pastores de Lovainam los cuales venían directamente desde Bélgica, pero hoy en día cualquier persona puede encontrar a un criador en su país el cual se especialice en esta raza, o mejor aún, también se puede investigar en centros de adopción sobre la presencia de un perro de estas características ya que puede que sea un schipperke.

El schipperke tiene un gran parecido con otros perros pastores de mayor tamaño, como el pastor belga, pero es más pequeño que estos, aunque goza de mucha más energía. Es un perro que jamás le dirá que no a cualquier actividad que le plantee su amo. Si quieres ir a correr, la respuesta de tu schipperke será “¡¡vamos a correr!!”, si quieres jugar a que atrape la pelota su respuesta será “¡¡sii, vamos!! O si simplemente quieres salir a la tienda a comprar algunas provisiones el schipperke verá una gran aventura avecinándose con solo salir un momento a este establecimiento contigo.

Esta personalidad característica de la raza lo hace un perro bastante gracioso para las personas, es bueno ver como siempre está dispuesto a seguirnos a todas partes y no se cansa de realizar cualquier actividad o trabajo por muy sencillo que sea, siempre encontrará algo de aventura en cada actividad.

El schipperke como perro guardián

Existen perros guardianes que tienen un gran nivel de violencia a la hora de ahuyentar o atacar a intrusos que se cuelen en sus territorios, sin embargo, este no es el caso de nuestro pequeño pastor schipperke, el schipperke es un perro más calmado en este aspecto, ya que solo le advertirá por medio de ladridos a cualquier persona u animal que se encuentra entrando a un territorio que no le pertenece, esto es para que su dueño se ocupe del problema, ya que conoce sus limitaciones de tamaño.

Si un invitado llega a casa no se sentirá molesto, ni atacará, ni ladrará, pero lo cierto es que no se sentirá completamente a gusto de tener a extraños en “su” casa aunque sean invitados. Le costará tener la confianza suficiente como para considerar que no representan un peligro.

El schipperke siempre se mantendrá alerta sobre los sucesos que ocurren a su alrededor, siempre estarán pendiente de las personas y animales que pueda ver y escuchar a su alrededor con el fin de evitar peligros, tal como si estuviese trabajando todavía como un perro pastor, porque es algo que llevan en los genes. Aunque les tenga mucha paciencia a los animales, no es una buena compañía para mascotas de pequeño tamaño ya que podría intentar cazarlas, le encanta perseguir roedores, topos, conejos entre otros mamíferos de pequeños tamaños.

El schipperke es un perro con un comportamiento vivaz, muy enérgico y pendiente de todo lo que pasa a su alrededor, por lo que puede ser que tenga problemas de atención porque le encanta estar pendiente del entorno. Es bastante seguro de sí y en ocasiones no espera las ordenes de su amo para actuar. Es un perro macizo para su tamaño, no es sensible, es decir, demasiado sentimental y en ocasiones, cuando su amo o los otros animales que “cuida” corren peligro, decide actuar y atacar sin pensar que su tamaño es una limitante.

Su Entorno

El schipperke es un perro pastor que se cree que es un descendiente indirecto del pastor belga groenendael o de las otras tres variedades de pastores belgas, esto tiene una justificación entendible ya que el schipperke es un perro que guarda ciertas características con los pastores belgas. De hecho, se cree que esta raza ya se podía encontrar pastoreando hace 500 años en las pequeñas granjas de familia con el fin de ahuyentar alimañas y proteger al ganado guiándolo a un lugar seguro, por lo tanto, como esto fue en Bélgica, lugar que vio su nacimiento, puede que se haya cruzado con el leuvenaar, un perro que es el ancestro directo de los pastores belgas, el cual, al igual que el schipperke, era un perro no muy grande.

Las necesidades de entorno del schipperke

Con esto queremos decirte que un schipperke no es un perro que se sienta complacido de estar todo el dia en casa en estado de reposo. Aunque sea algo que te encanta a ti, el schipperke puede ver esta actividad como una terriblemente aburrida, desencadenando en él problemas de conducta que lo harán comportarse de manera errática, hacer que ladre en exceso (si, aún más de lo que ya lo hace), cavar hoyos, destruir plantas y muebles que tenga a su alcance, por el simple hecho de estar aburrido.

Si vives en un entorno rural entonces un schipperke se sentirá más que contento si lo adoptas como tu perro de compañía o… Perro pastor. O al menos para estas dos tareas es que lo han entrenado más, pero lo cierto es que puede ser un excelente perro de vigilancia, de terapias, exterminador de plagas e incluso perro de rescate, pero como dudamos que lo vayas a usar para estas últimas tareas, supongamos que lo tendrás como tu mascota favorita.

Al schipperke le gustaría mucho el sentirse “como en casa”, y es que aunque nunca haya pisado una granja, el instinto de perro pastor lo lleva en los genes, por lo que necesita un terreno lo más parecido posible a una granja, y esto es una casa con un gran patio en el cual pueda escuchar las aves cantar, pueda ver a otros animales esporádicamente aunque solo sea para que pueda ladrarles y advertirles que ese se trata de su territorio y exista mucha vegetación y aire libre, este sería el entorno perfecto para un schipperke y si además es rural entonces significa que podría dar paseos a nuevas áreas naturales, algo que sencillamente le fascina debido a su floreciente curiosidad a medida que crecen.

Algunos objetos y accesorios que debe tener un schipperke disponible en su entorno:
El schipperke para poder mantener una buena salud, poder recrearse y alimentarse correctamente debe poseer los siguientes objetos y accesorios en su hábitat, de igual manera, te damos algunos consejos importantes para evitar el estrés y la posterior destrucción de su hábitat por su… pata.

  • El schipperke deberá tener un lugar con sombra para poder echarse una siesta. A ti no te gustaría que te colocaran en el patio y no existiese un lugar para guarnecerte del sol o la lluvia.
  • El lugar de descanso en el patio para el schipperke debe estar un poco más alto que el resto del terreno. Con esto evitarás que se inunde y tu schipperke se llene de fango.
  • Debe tener una casa para perros. No es solo un capricho que se ve en las películas, las casas para perro son muy útiles ya que allí tu schipperke se podrá esconder del sol, meterse cuando tenga frio o simplemente tomar la siesta en el lugar que reconoce como “de él”.
  • Debe tener un plato de agua y otro de comida. Estos deben ser renovados a diario o interdiariamente como máximo. Debes asearlos cada cuatro días con el fin de evitar la suciedad.
  • Estos platos de comida y agua deben estar en un lugar en donde no se llenen de arena, polvo o sea de fácil acceso para animales callejeros que pueden aprovechar el alimento de tu schipperke.
  • Si tu patio es aburrido, dale vida. Consigue algunas plantas, árboles, siembra hortalizas, etc, haz lo que sea para darle vida y olores a tu jardín para que tu schipperke se la pase olfateando y descubriendo.

Vivo en un apartamento o casa sin jardín y quiero un schipperke.
A pesar de que el hábitat perfecto para este perro sea un gran jardín la buena noticia es que tiene muy buena adaptabilidad y puedes hacer que viva en un departamento sin problemas, pero tendrás que llevarlo a pasear diariamente en varios paseos de media hora cada uno.

Debes brindarle mucho ejercicio para que no se aburra y esto desencadene los malos comportamientos producto del aburrimiento y el estrés.