Saltar al contenido
PerrosGatosOnline.com

Ratón de Praga

raton-de-praga
Ratón de Praga
4.9 (97.39%) 23 votes

Ratón de Praga: tu nueva mascota

El Ratón de Praga es un perro de origen Checo, su región de nacimiento se encuentra en lo que se conoció en la antigüedad como el reino de Bohemia y la ciudad donde se lo crio fue en Praga, de allí su nombre, actualmente en chequía, antes conocido como República Checa.

Si bien durante siglos gozaron de gran popularidad en toda Europa hubo un tiempo en el que el Ratón de Praga estuvo al borde de la extensión como resultado de la disminución de la crianza producto de guerras y situaciones de pobreza que se vivieron en el continente a finales de la edad media.

Actualmente muchas personas no conocen la raza y es incluso confundido con perros como el pincher miniatura, con el que a decir verdad tuvo que competir en cierto periodo de su historia por popularidad, lo que disminuyo significativamente su población. Y con el chihuahua, ambos canes de pequeño tamaño y configuración similar.

Sin embargo el Ratón de Praga se destaca por su temperamento mas callado y activo y porque es mas pequeño que las dos razas con las que se lo confunde, su cuerpo es mas delgado y mucho mas pequeño que el de los anteriores.

Tanto así resalta su tamaño que esta raza ostenta el record mundial sobre la raza canina mas pequeña del mundo, el ejemplar mas grande no mide mas de 28 cm de altura de cruz, asi que sin lugar a dudas son pequeños grandes perros, ya que su actitud es la de un león.

En cuanto a su temperamento no se refleja su tamaño, son nobles y muy carismáticos, son capaces de ganarse el amor de hasta el mas duro de los hombres. Tienen una personalidad muy afectuosa y siempre buscan compañía y complacer a quien los acompaña.

Además de ser compañeros de primera calidad, otro don que poseen los ratoneros de Praga es su gran sentido del olfato que viene acompañado de un tremendo sentido depredador. Son capaces de mantener cualquier casa libre de alimañas, ya que están naturalmente inclinados a matar ratas.

Esto los hace difíciles de relacionar con otras mascotas de la familia de los roedores, pero con perros o gatos se lleva bastante bien, es bastante sociable y hace amigos con facilidad, especialmente con otros canes, a los cuales acepta con buen ánimo.

Un rasgo negativo en su temperamento es que muchos ejemplares pueden ser timidos y tener cierto grado de ansiedad, esto puede desencadenar ciertos problemas de conducta que resultan indeseables y pueden provocar dificultades en el manejo del perro.

Sin embargo esto mejora considerablemente cuando se les sociabiliza adecuadamente en su infancia, se los expone a situaciones, personas y animales distintos, lo que los convierte en grandes perros para familias y con los amigos.

Algo positivo de su temperamento es su gusto por complacer a sus amos, esto hace que el proceso de adiestramiento sea considerablemente mas sencillo que en otras razas, ya que el perro esta naturalmente inclinado a obedecer.

Esto forma parte de lo que corresponde a su rol de perro faldero, disfruta demasiado de compartir su vida y sus días con sus amos y por lo tanto prefiere permanecer dentro de casa con ellos que solo en el patio trasero por mas juguetes que tenga para entretenerse.

Además, son canes cuyo cuerpo es bastante frágil y no pueden estar por su cuenta en áreas donde existan peligros de ser aplastado o de sufrir golpes y caídas porque esto podría ser fatal para ellos, así que hay que siempre estar atentos y brindarles los cuidados que ameriten.

Historia y Origen del Ratón de Praga

El Ratón de Praga es originario de la antigua Republica Checa, conocida hoy como Chequía. Lo verdaderamente interesante sobre este perrito y su historia es que se remonta a muchas generaciones, siendo criado con celo y gran cuidado por las clases mas alta de la antigua nobleza eslava.

raton-de-praga

Es originario de la región de bohemia, durante la época antigua fue un reino pujante cuya capital era la ciudad de Praga, acá era el lugar de asiento de la realeza, fueron ellos quieres criaron al ratón para ser su perro de compañía, los nobles del reino codiciaban este tipo de canes y su popularidad creció poco a poco con el paso del tiempo.

Los primeros registros del Ratón de Praga o Ratonero de Praga, vienen desde la edad media, época en la que el feudalismo era la norma y las casas mas poderosas regían grandes extensiones de tierra y eran capaces de imponer sus costumbres y tradiciones, así que el ratón fue criado y valorado como signo de estatus y esto se extendió por Europa.

Conforme los años pasaron la popularidad de la raza fue variando de región a región, llego a ser popular incluso entre la clases bajas y luego casi desapareció como resultado de guerras y hambrunas. Sin embargo ha logrado mantenerse en el tiempo y actualmente es posible encontrarlo en todo el mundo.

Aristocrácia y perro real

Durante los años de la edad media era común encontrar a estos pequeños perros en banquetes y bailes de las clases mas altas de la sociedad eslava, formaba parte de la entorno de aquella época, participaban de los eventos sociales como lo hacían sus propietarios.

En sus inicios vivió en castillos y palacios, como compañero de aristócratas y príncipes, su tamaño pequeño y poca necesidad de cuidados especiales lo convirtió en una mascota privilegiada en para las cortes en la edad media. Se acomodaba muy bien en el regazo de las damas y decoraba las salas con su elegante estilo.

Conforme los años pasaban los príncipes de bohemia fueron haciéndose mas afectos a la raza, lo que los convirtió en un signo de estatus entre la nobleza eslava, así que su popularidad creció rápidamente en esta parte de Europa, extendiéndose por las cortes locales.

Fue así como el príncipe Vladislav II, quien fue el segundo rey de Bohemia y cuyo reinado empezó en 1158, siendo particularmente aficionado a la raza y teniendo estos perros en alta estima inicio la tradición de obsequiarlos a cortes extranjeras, así el ratón comenzó a aparecer en palacios fuera de su nación natal.

De esta forma llego a la corte de Bolislav II, rey de Polonia y de Kerel IV de Chequia, ambos resultaron enganchados con la raza y decidieron convertir la tradición de Vladislav en una tradición propia, así que estas dos naciones también comenzaron a criar y exportar estos canes.

Popularidad entre la gente común

Una vez alcanzo fama en las cortes de toda Europa, la gente común comenzó a desear un pequeño compañero canino como el que los nobles tenían, asi que poco a poco fue adentrándose en los hogares menos opulentos de la sociedad.

Su tamaño pequeño y facilidad de mantenimiento los hizo accesible a sectores que no podían permitirse otras razas de perros mas costosas, pudiendo vivir cómodamente con las mismas condiciones que compartían sus amos. Esto le permitió a las clases intermedias, que no eran nobles, poseer un símbolo de estatus dentro de su presupuesto,

Igualmente su instinto depredador y su gran habilidad en la cacería de ratas le valió un lugar mas allá de la posición social y la relación con la realeza, se volvió un animal útil en las casas de los barrios mas humildes. El ratón de Praga pasó de ser un lindo compañero a un importante miembro en el mantenimiento del hogar.

Su potencial como controlador de alimañas lo hizo crecer rápidamente en popularidad entre las clases mas bajas y con ello se ganó su lugar en la sociedad europea del momento y por muchos estuvo en el máximo de las razas del continente.

Pérdida de popularidad y regreso

Después de estar como uno de los perros mas populares de la sociedad europea medieval, el ratón de Praga vio cerca su desaparición e incluso estuvo al borde de la extensión. Desde el año 1500 hasta finales de la edad media comenzó el declive para la raza.

Desde este año el continente europeo se vio plagado por guerras, enfermedad y hambruna, bajo estas circunstancias la cría de perros se vio muy limitada, pasando poco a poco a encontrarse solo en las clases mas privilegiadas. Aunado a esto la aparición del Pincher miniatura en el siglo XIX desplazo al ratón, lo que termino de reducir su población.

Para este momento se encontró al borde de la extinción, manteniéndose en algunos criaderos de bohemia únicamente. Sobrevivió de esta manera hasta el año 1980 cuando algunos aficionados a la raza decidieron revivirla, logrando reproducirla a un total de 6000 ejemplares en la actualidad.

Debido a la baja población de la raza y especialmente a la limitación y poca popularidad, no esta reconocida por ningún club canino grande. En Chequía y en Eslovaquia es reconocido y compite en exhibiciones.

Características Principales

El Ratón de Praga tiene un cuerpo compacto y cuadrado, bien definido en sus proporciones y con una apariencia general que debe lucir bien proporcionada. La diferencia entre hembras y machos debe ser bastante evidente a simple vista, siendo las primeras mas pequeñas y delgadas que los machos.

Como rasgo particular su pelaje puede tener dos variedades, puede ser corto o largo, siempre es brillante y suave. Esto junto con una actitud vivaz y activa son las principales características de la raza.

Tamaño y proporciones ideales

Las diferencias entre hembras y machos son mínimas, es importante recordar que esta es la raza de perro mas pequeña del mundo y como tal su tamaño y proporciones son sumamente relevantes a la hora de identificarla.

La altura de cruz en estos canes para machos y hembras varia de 20 a 28 cm, con un peso máximo de 2,5kg. Como es evidente es un perro sumamente pequeño, al momento de su nacimiento pueden pesar tan solo 60gr.

Las proporciones físicas generales son 1 a 1, es decir son tan largos como altos, siendo las hembras ligeramente mas largas. Lo mismo se cumple en la relación entre el cráneo y el hocico, la profundidad del pecho es de un 40% a 50% de lo que seria la altura del perro.

Cabeza

El cráneo es redondo, se evidencia el occipucio de forma clara, este no es paralelo a la nariz. Está cubierto por piel lisa que no se pliega y el pelo que lo reviste es corto y suave, cuando se trata de perros con pelo largo el pelaje será largo en esta zona.

Nariz, labios, mandíbula

La nariz es bien pigmentada, los labios son delgados, con comisuras bien definidas y completamente cerradas al igual que en toda su extensión. Tanto la nariz como los labios están completamente pigmentados de acuerdo al color del pelaje.

La mandíbula esta bien acoplada con la forma del hocico, esta es larga y delgada, con un hocico de aspecto cuadrado y tan largo como el cráneo. La mordida es de tijera y lo ideal es que no tenga dientes faltantes.

Ojos y orejas

Los ojos se encuentran separados en el cráneo de manera amplia, son de tamaño mediano y redondos, no son saltones. El color estará determinado por el color del manto pero siempre son de color oscuro, los parpados son finos y compactos con una pigmentación completa.

Las orejas se asientan en la parte posterior de la cabeza, son triangulares y están naturalmente erectas. De manera general están en posición neutral anguladas levemente hacia los costados.

Cuello y cuerpo

El cuello no tiene papada, es lo suficientemente largo para angularse con el cuerpo de manera grácil y elegante, haciendo un ángulo recto entre este y la cabeza.

El cuerpo del ratón de Praga es simétrico y estilizado, tiene un pecho con forma ovalada, con una profundidad que se relaciona con la altura de su cruz. El lomo es recto y bien acoplado a los hombros, estos por su parte no son claramente visibles. La grupa se inclina gentilmente hacia abajo.

Cola

Nace justo al final de la columna, continuando la línea superior, en su país de origen suele cortarse, cuando esta larga no suele sobrepasar el nivel del corvejón y se va haciendo fina hacia su punta. Suele llevarla en alto pudiendo curvarse sobre el lomo del perro en un semicírculo cuando camina.

Cuartos delanteros

Las patas delanteras son derechas y paralelas, vistas desde cualquier angula no deben lucir gruesas. El hombro y la parte superior de la pata son bastante musculosos, cercanos al pecho en un ángulo no muy obtuso. El codo debe estar derecho sin presentar rotación interna o externa.

Los metacarpianos desde frente lucen como una correcta continuación del brazo, desde el costado se observa un ligero y solido ángulo. Los pies delanteros son redondos y firmes, los dedos están bien arqueados y unidos, las uñas son oscuras.

Cuartos traseros

Son musculosos y fuertes, vistos desde atrás las patas deben lucir paralelas y no muy separadas, desde el costado los muslos están bien doblados y el corvejón hace un ángulo evidente. La postura es sólida. Los pies traseros son un poco mas largos que los delanteros.

Piel y Pelo

La piel de estos canes es gruesa y resistente, está firmemente pegada a la musculatura y no se ve suelta en ningún nivel. El pelaje corto es bastante denso sin puntos descubiertos, es brillante y bastante pegado al cuerpo, en la cabeza tiende a ser mas fino que en el resto del cuerpo.

El pelaje largo por su parte también es denso y brillante, con un largo intermedio, siendo mas abundante en las orejas, las patas, la cola y ligeramente mas abierto en el pecho.

Color

El color del ratón de Praga puede variar, pero el manto mantiene por lo general un patrón habitual de un color base y manchas rojizas sobre los ojos, en las mejillas, en el pecho y en las cuartillas y patas delanteras.

La gama de color base va desde el negro a una serie de tonos castaños que son menos habituales, los colores mas deseados son el negro y el marrón. Pueden aparecer como rasgo genético recesivo tonos amarillos, así como un tono de rojo conocido como mirlo.

Comportamiento con otros perros

raton-de-praga

Los perros ratoneros de Praga tienen la característica de poseer un temperamento sumamente cariñoso y activo, así que por lo general suelen llevarse bien con todos, esto incluye humanos y animales, depende mucho de la personalidad de cada can la forma en la que interactuara con su entorno, sin embargo el cuidado que se le de en casa influenciara positiva o negativamente en este proceso.

Ser sociables con otros perros resulta fácil para ellos, es por esto que se logran adaptar bien en familias con mas de un can. Lo ideal es que el contacto se produzca desde temprana edad para pulir algunas actitudes que pueden resultar perjudiciales, como lo puede ser un nerviosismo excesivo.

Un rasgo propio de esta raza es que poseen un profundo instinto depredador, fueron conocidos en su natal Bohemia como grandes asesinos de ratas, esto les valió popularidad entre las clases bajas durante cierto periodo de la historia, siendo un perro tan pequeño sus presas habituales no son mas que pequeños roedores.

Esto sin embargo puede resultar problemático cuando se trata de pasear en parques donde haya muchas ardillas o al integrarse e familias con mascotas pequeñas como conejos o hurones, a los cuales sin lugar a dudas considerara como presas a las cuales atacar.

Mascotas para hogares familiares

Estos pequeños canes fueron criados como perros para hacer compañía, necesitan estar en contacto con otras para sentirse felices, su principal inclinación es buscar a los humanos, sin embargo disfrutan también de la compañía de otros perros.

Su pequeño tamaño y frágil cuerpo puede resultar en cierta medida limitante para la interacción con otros canes, especialmente cuando estos son de gran tamaño y los juegos pueden resultar muy bruscos para el ratón. Una vigilancia adecuada y en especial mantener una correcta educación de los animales ayuda a manejar la situación.

Asimismo, pueden ser naturalmente tímidos y asustadizos por lo que interactuar con diferentes animales puede resultarles sumamente intimidante, es por esto que se recomienda que la sociabilización sea temprana, de esta forma aprenden a interactuar positivamente.

Si esta timidez no se maneja desde la infancia del perro puede desencadenar problemas conductuales mas adelante en la vida, en especial cuando se trata de conocer a otros perros. Esto no es algo deseable en un animal que por lo general acompaña a su amo a distintos lugares y siempre hay la posibilidad que se encuentre con otro can.

El Ratonero de Praga como perro de compañía

A pesar de ser tímidos bien dirigidos tenderán de manera espontánea a socializar con otros, disfrutan mucho de la compañía en general así que pueden hacer amigos con mucha facilidad si se los estimula adecuadamente. Cuando pasan el día solo puede ser buena idea que tengan una compañía animal para que no se estresen.

raton-de-praga

Muchas personas que tienen un Ratón de Praga buscan tener otro, lo cierto es que mas de un ratón de Praga es una excelente compañía, tanto entre ellos como para sus amos. Son animales que pueden mantenerse con relativa facilidad y la convivencia entre ellos resulta fácil de manejar ya que es poco probable que se lastime.

Cuando se los hace compartir con perros mas grandes hay que ser cuidados no solo por la posibilidad de accidentes en la que puedan salir lastimados, si no también porque pueden volverse dominantes y tratar de controlar a un perro mas grande que tal vez no lo tome demasiado bien. Es por esto que mostrar un liderazgo fuerte es fundamental para manejar a estos pequeños.

Instinto predador, factor a considerar

Como parte del uso que históricamente recibió la raza, el instinto depredador formo parte de las características que se busco preservas y cultivar debido a su gran potencial como cazador de ratas y por ende controlador de alimañas. Esto dejó en el ratón de Praga un profundo y marcado sentido depredador que actualmente resulta casi imposible de suprimir.

Esto puede resultar problemático a la hora de sacarlos a pasear a parques abiertos, lo ideal es que se mantengan con su correa porque pueden perseguir a una ardilla hasta hacerla subir a la cima de un árbol, pudiendo perderse en el intento.

En el hogar pueden ser muy activos, los roedores y alimañas no están seguros en una casa que tenga un ratón de Praga, lo que significa que esta se mantendrá siempre limpia. Este rasgo de su temperamento que lo hace muy valioso también puede hacerlo difícil de manejar cuando debe compartir con mascotas mas pequeñas que él.

Así que puede resultar casi imposible mantener una correcta relación entre estos perros y animales mas chicos como conejos o hurones a los que ven como presas y pueden acosarlos aun teniendo una adecuada socialización desde la infancia, por lo que no se recomienda una convivencia entre este tipo de animales.

Gatos y Ratones

A pesar que lo que podría pensarse teniendo en cuenta este fuerte instinto depredador, la relación de los ratones de Praga y los gatos puede llegar a ser muy buena. Siendo estos felinos animales prácticamente del tamaño de los ratones, difícilmente se verán como presas a los ojos de los canes.

Cuando se crían en contacto constante pueden crear vínculos de amistad muy cercanos, convirtiéndose en compañeros de juego muy activos. Es por esto que pueden adaptarse bien en hogares donde existen gatos, este no es un impedimentos para ellos.

Sin embargo, si nunca tuvieron contacto con felinos en su periodo de desarrollo al ser cachorros, se puede gatillar el instinto predador y  el ratón de Praga los cazara, así que la amistad y buena voluntad dependerá mucho del cuidado y crianza que los perros reciban en relación a los gatos.

Dieta y alimentación del Ratón de Praga

La dieta que ha de implementarse para mantener saludable a un ratón de Praga estará determinada por su nivel de actividad y su edad, siendo la raza de perro mas pequeña, los preparados comerciales de alimentos serán orientados para este tipo de can.

Una de las razones para esto es que su mandíbula no es lo suficientemente poderosa para triturar piensos demasiado grandes, igualmente su estomago es bastante pequeño y su capacidad para almacenar alimentos esta limitada, asi que se hace necesario suministrarle comida varias veces al dia, garantizándole el aporte energético que necesita para mantenerse activo.

El tipo, la cantidad y la frecuencia de la alimentación se debe ajustar a lo largo de la vida del can. Un cachorro tiene requerimientos energéticos mayores que un perro anciano, además la capacidad de alimentarse será menor en los primeros por lo que hay que estar atento para poder aportarle los nutrientes necesarios para su desarrollo.

Crecimiento y desarrollo

Al momento de nacer un ratón de Praga es sumamente pequeño, todos los perros lucen vulnerables y no son mas que una pequeñas salchichas con patas, sin embargo estos canes pueden nacer con un peso de 60gr y estar completamente sanos, así que sin lugar a dudas son muy pequeños.

Conforme van creciendo y fortaleciendo su cuerpo su temperamento activo y vivaz va cobrando fuerza y necesitan mucho combustible para mantenerse en funcionamiento. Ahora bien, cuando se los separa de su madre e inicia el proceso de destete, hay que regular muy bien la forma de alimentarlos, de lo contrario su crecimiento puede verse comprometido.

Lo ideal es suministrarle porciones pequeñas con intervalos relativamente cortos de tiempo, esto les aporta suficiente energía para el día, la calidad de los alimentos es fundamental para poder brindarle los nutrientes que necesitará.

El desarrollo del perro así como su salud en la vida adulta se ven altamente influenciado por la calidad de la alimentación que reciba en este periodo de su vida. Es por esto que contar con alimentos de alta calidad y adecuados para la edad del perro es de suma importancia.

Los preparados comerciales que habitualmente se usan son capaces de cubrir las necesidades nutricionales del Ratón de Praga, sin embargo no debe tomarse a la ligera la selección del producto, siempre hay que tener en cuenta que deben ser alimentos formulados para cachorros y para razas pequeñas.

Puede ser alimentos secos o húmedos, los primeros deben tener piensos pequeños y suaves, estos estimulan la masticación del perro y mantienen los dientes saludables. Si son demasiado grandes pueden dificultarle el comer y por lo tanto su ingesta será menor a la deseada.

Por otro lado la comida húmeda favorece la hidratación y mejora la consistencia de las evacuaciones. Esta es la razón por la que se recomienda mantener una dieta balanceada con la combinación de ambas presentaciones, siempre adecuada para cachorros de raza pequeña.

A la medida que se va dando el crecimiento, las porciones y frecuencia va adaptándose. Desde el momento del destete al mes de edad hasta que alcanza los 4 meses se recomienda que ingiera comida en 4 raciones al día. Desde el 4to mes hasta el año lo ideal son 3 veces al día.

Alimentación del Ratonero de Praga adulto

Una vez el proceso de crecimiento y desarrollo termina cerca del año y medio de vida del can empieza formalmente lo que es la alimentación como adulto, en este periodo es preciso aportar los nutrientes necesarios para el día a día sin excederse, de lo contrario problemas como la obesidad se harán presentes y manejarlos puede ser difícil.

Las razas pequeñas como esta tienen requerimientos nutricionales que deben ser satisfechos en porciones inferiores a las de razas mas grandes, es por esto que las fórmulas que son para este tipo de perro suelen ser mas ricas ya que cuentan con una concentración de nutrientes mayor que las comidas de razas grandes.

De esta forma un perro de 20 cm se alimenta con piensos pequeños adecuados para sus mandíbulas y que cuenta con los nutrientes necesarios para mantenerse saludable. Igualmente las raciones de comida húmeda son altamente nutritivas y acordes a las necesidades del can.

Alternar las comidas secas y húmedas resulta beneficioso ya que muchas veces estos pequeños no ingieren suficiente líquido y dado su tamaño resulta muy común que se deshidraten con facilidad, así que esto favorece sus evacuaciones y evita problemas de salud.

Es por esta misma razón que tienen que contar en todo momento con una fuente de agua fresca, especialmente en los días mas cálidos del año. Incluso se recomiendo ofrecerles leche si no han tomado suficiente liquido en el dia como mecanismo de aporte.

Claro esta que este tipo de alternativas serán solo en casos donde sea muy necesario, ya que no es recomendable alimentarlos ni ofrecerles con alimentos de mesa o comidas preparadas para la familia, ya que no son lo suficientemente ricas para ellos en muchos casos.

Además, muchos de los ingredientes que se utilizan para dar sabor como la cebolla y el ajo, así como algunas especias, pueden resultar toxicas para el can. Teniendo en cuenta su tamaño, algo que a un perro de mayor masa no le haría nada, pero este pequeño puede ser letal.

Cuidados necesarios

El Ratón de Praga es un perro que dadas sus características físicas y la naturaleza de su carácter es sencillo de manejar, sus cuidados y mantenimientos pueden ser llevados a cabo sin invertir demasiado tiempo ni esfuerzo, sin embargo como en el caso de cualquier perro requiere compromiso de parte de su propietario.

Su pelaje, bien sea corto o largo, requiere de muy pocos cuidados y su higiene se debe realizar con cepillados mas que con baños, en general no los necesita de manera frecuente. Igualmente el resto de la higiene se logra con bastante facilidad si se les educa para hacerlo.

Otra característica positiva de esta raza es que son muy saludables, no cuentan con problemas de salud propias de la raza demasiado graves y la mayoría están asociados a la fragilidad de sus cuerpos y a dietas inadecuadas. La debilidad ósea es común en ellos por lo que las fracturas son frecuentes si no se tiene cuidado.

Por lo general las enfermedades que padece la raza son las mismas que son comunes a todas las razas de perro pequeñas. Es preciso consultar a un veterinario y estar atento ante cualquier problema de salud para detectarlo con tiempo.

Problemas de Salud

El Ratonero de Praga es un pequeño con corazón de león, su temperamento y actitud vivaz ante la vida lo hace sentirse como un ser invencible, especialmente cuando sus amos le brindan seguridad y confianza. Es por esto que hay que estar vigilante ante sus actividades ya que el mismo no conocerá sus límites.

Su cuerpo pequeño y delgado es bastante frágil, cualquier caída o golpe puede resultar en lesiones que dependiendo de la intensidad pueden llegar a ser verdaderamente severas. Cuidar que no ocurran accidentes de este tipo es un elemento fundamental en el cuidado de estos canes, en especial para evitar la mayor parte de sus problemas de salud que están representados por fracturas.

Fracturas

El Ratón de Praga tiene una estructura ósea que sustenta un cuerpo pequeño, sus huesos son delgados no por falta de mineralización, sino porque esa es la configuración física del animal. Los huesos son largos y finos, lo suficiente para ser punto de anclaje de sus músculos y para resistir la fuerza que estos son capaces de hacer.

En este sentido, de manera natural y en condiciones adecuadas no se presentaran fracturas, sin embargo los golpes y caídas que puede sufrir estos animalitos pueden exceder su resistencia y terminar en una lesión con un hueso roto.

Hay que ser prudente en el manejo de estos canes, al ser pequeños es frecuente que se los levante y se lleven cargados a todos partes, incluso se los suele dejar sobre mesas o sobre la cama. El perro podría saltar y en el impacto con el piso resultar lastimado.

De igual manera resulta importante garantizar una dieta rica y saludable, en gran medida esto podrá servir para disminuir significativamente el riesgo de fracturas y si llegan a ocurrir sanaran mas rápido.

Luxación de patela

Esta es una pérdida de la configuración en la articulación de la rodilla, con una pérdida de alineación de la misma, lo cual ocasiona una la limitación funcional de la misma. Es común en las razas pequeñas y es una patología hereditaria, es por esto que los padres deben estar libres de ella para poder reproducir.

La severidad de la condición varia mucho de un caso a otro y con ella también lo hace las consecuencias y los síntomas que se presenten en la vida de can. En general no es una condición dolorosa en si misma y el principal signo de la condición es la presencia de una rodilla persistentemente flexionada.

Cuanto mas severa es la condición los síntomas irán apareciendo como resultado de la inflamación del tejido. Esto provocara dolor y el can limitara paulatinamente su movimiento, su tratamiento va desde el uso de analgésicos y desinflamatorios hasta la cirugía, según la afectación que tenga en la vida del perro.

Cuidados generales

Para que esta pequeña mascota tenga una calidad de vida plena y logre alcanzar el máximo de su expectativa de vida llenando de alegría el hogar donde se encuentra, la forma en la que se lo cuide y las atenciones que se le dé será fundamental.

El mantenimiento y cuidado general de este perro en realidad no es complicado, ciertamente como en el caso de cualquier can requiere de cierto grado de compromiso y esfuerzo, es una responsabilidad que sin lugar a dudas se ve recompensado por una dosis infinita de amor incondicional.

Igualmente el ejercicio forma parte de lo que se debe cumplir para mantenerlos felices y saludables, el hecho de ser pequeños no significa que sean perros sedentarios, a decir verdad son muy activos y disfrutan enormemente de las oportunidades de ejercitarse.

Higiene

Su pelo suave y denso lo protege de la suciedad en gran medida, de igual manera su piel es delicada y los aceite propios de la misma sirven para mantenerla hidratada, asi que el baño para ello no debe ser demasiado frecuente.

Lo ideal es hacerlo una vez al mes con champús adecuados para perros, productos que produzcan suficiente espuma y que sean de naturaleza suave para cuidar su piel eliminando la suciedad sino que también preserve lo máximo posible la hidratación de la piel.

Para el cuidado del pelo y mantenerlo libre de suciedad en los intervalos de tiempo entre baños se recomienda cepillarlos al menos una vez a la semana con un cepillo de goma o con cerdas cerradas.

El cuidado de las uñas se puede omitir si se lo pasea con frecuencia, ya que el caminar por asfalto o concreto con la frecuencia suficiente termina por reducir naturalmente las uñas y las deja cortas y romas, lo que es mas que suficiente para que no rasguñe al cargarlo. De lo contrario se recortan una vez por semana.

Como parte del ritual de limpieza e higiene hay que habituarlos a que se le cepille los dientes, la limpieza de las orejas y del canal auditivo con mucho cuidado, los ojos se limpian con un paño húmedo. Conforme se realiza esto el can se habitúa al contacto y facilita su cuidado.

Ejercicio y actividad

Los ratones son animales que pueden ser muy activos, su nivel de energía se le considera moderado. Es por esto que para que se mantengan física y psicológicamente saludables es de suma importancia que se le haga ejercitar con relativa frecuencia.

Siendo tan pequeños, sacarlos a caminar por lo menos 3 veces a la semana basta para mantener estimulada la mente y el cuerpo de estos pequeños compañeros. Así que son mas que simples perros de sofá, estimularlos con paseos es bastante importante.

Igualmente se pueden utilizar juguetes para hacerlos drenar energía, las jornadas de juego intenso a moderado puede ser muy útiles para este fin, creando además vínculos cercanos en entre el can y su amo.

Entrenamiento y adiestramiento del Ratón de Praga

El temperamento del Ratón de Praga hace muy fácil su entrenamiento dado que son animales sumamente inteligentes, son activos y vivaces y además tienen una tendencia nata a complacer, están predispuestos a hacer cosas para complacer a sus amos.

Si estas características son explotadas y orientadas activamente puede obtenerse un gran número de conductas de ellos, lo principal es el uso del refuerzo positivo al cual responden muy bien. Aplicando este tipo de estímulos y refuerzos el proceso de aprendizaje resulta bastante fluido tanto para el perro como para su amo.

Algunas actitudes que pueden ser naturales y formar parte de la personalidad de un can llegan a ser indeseables, como lo son la extrema timidez, nerviosismo y temor inadecuado. Para manejarlo el entrenamiento puede resultar útil, en especial cuando la estimulación se realiza desde edad temprana.

Cuando el proceso de adiestramiento se da de forma continua y constante se puede lograr un nivel de obediencia bastante bueno, es por esto que la clave del éxito en este proceso es la paciencia e insistencia, así se logrará alcanzar las metas planteadas con ellos.

Sociabilización y creación de límites

Cuando se habla de adiestrar a un Ratón de Praga la prioridad debe ser el enseñarles donde pueden y donde no pueden evacuar y orinar, esto es fundamental para mantener el orden en el hogar, ya que estos canes viven en el interior.

Esto quiere decir que en su etapa como cachorro no deben dejárselos solos en casa por largos periodos de tiempo porque aprenderán por si mismos y esto significa que harán lo que quieren como quieren. Para enseñarlos donde hacer sus necesidades hay que aprovechar los momentos posteriores a la comida y dejarlos confinados en el espacio deseado hasta que creen el habito de hacerlo en ese espacio.

Asimismo es necesario crearle limites en el hogar, enseñarlos que pueden hacer y cuales espacios y conductas están prohibidas sin derecho a discusión. Para esto hay que ser constante y consistente en las conductas que desean reforzar y en las que se desean eliminar.

Algunos escollos de la personalidad están dados por la excesiva timidez y nerviosismo que pueden tener algunos ejemplares, esta puede provocar que respondan inapropiadamente en situaciones nuevas, llegando a ser agresivos con personas o animales.

Para evitar este tipo de conducta lo mejor es iniciar una sociabilización desde temprano en la vida del can, de manera tal que se sienta seguro en un mayor numero de circunstancias y reducir así su nerviosismo, reforzar los momentos en los que se muestra mas confiado y siempre ignorarlo cuando se muestre tímido o inseguro.

Llevarlos a parques con muchas personas y distintos perros desde que son pequeños ayuda a manejar este tipo de situaciones, además llevarlo de visita a casa de amigos y ponerlo en contacto con personas y situaciones diferentes con frecuencia es el método mas sencillo de socialización.

Enseñar trucos, refuerzo positivo y constancia

Una gran ventaja que tiene esta raza sobre algunas otras razas pequeñas es su facilidad a la hora de adiestrarlo, esto es producto de su naturaleza complaciente, espíritu vivaz y sobre todo a su inteligencia y capacidad de aprendizaje. Todas estas cualidades pueden ser correctamente explotadas utilizando un método de entrenamiento positivo.

Aplicar la enseñanza de comandos y ordenes básicas de obediencia resulta primordial en el adiestramiento de cualquier perro, esto facilita mucho el manejo del animal en el hogar y en situaciones fuera de este donde tenga que interactuar con personas y animales diferentes a los cuales con los que convive.

Para aquellos mas audaces enseñarles trucos para entretener es también una posibilidad, el ratón de Praga aprenderá poco a poco lo que se le enseñe y en su afán por complacer a su amo, dará lo mejor de si por aprender la conducta que se le solicita.

La mejor manera de lograr que este aprendizaje ocurra rápidamente es utilizando un entrenamiento basado en el uso del refuerzo positivo. Una técnica en la cual se premia la conducta que se desea condicionar en el animal, esto motiva al can a mantenerse enganchado en la actividad.

El refuerzo positivo por excelencia es el afecto, claro que las golosinas sirven como pequeñas recompensas que hacen del proceso de adiestramiento algo mucho mas interesante para los perros. Estas golosinas pueden ser comerciales, galletas para perros que se consiguen en cualquier tienda de mascotas o cualquier alimento que disfruten.

Hay que ser cuidadoso con el uso de estos premios, en especial cuando se les da por golosinas algunos alimentos que no son para perros, en estos casos lo mejor es usar zanahorias, queso o galletas caseras aprobadas por un veterinario. Hay que balancearlo con su dieta para evitar la obesidad.

Establecer sesiones de adiestramiento de al menos una hora al día con una cantidad determinada de golosinas ayuda a evitar el exceso. Además esto crea un habito en el can y ayuda a estimularlo psicológicamente.

Comportamiento con los Humanos

El ratón de Praga es un perro de compañía por excelencia, su cuerpo esta diseñado para que se ajuste cómodamente al regazo de su amo, igualmente su temperamento y nivel de energía se adapta ampliamente a las necesidades de quien los tiene en casa, por lo que pueden ser juguetones o bien tranquilos según se los estimule.

Se van apegando a sus humanos y forman lazos con ellos que son muy profundos, buscan siempre complacerlos y hacerlos felices. Esto hace que sean sumamente adorables y se ganan el corazón de cualquiera que los llega a conocer.

Es por esta razón que en algunas familias llegan a ser muy consentidos, siendo un can pequeño que tiene cierto grado de vulnerabilidad y además disfruta estar acompañado, pueden desarrollar problemas conductuales como el síndrome del perro pequeño, como resultado de una falta de limites en el hogar.

Si bien el principal trabajo de estos perros ha sido históricamente el de brindar compañía, sus habilidades como rastreador y cazador le han valido un lugar insospechado como perro de trabajo, siendo sumamente útil en la industria gastronómica con un potencial económico brillante.

Compañero de bolsillo

ratonero de praga

En su hogar en la antigua Bohemia eran animales que se veían de manera habitual en los palacios de príncipes y aristócratas, ser pequeños y fáciles de transportar resulto una características sumamente atractiva, tanto en aquella época como en la actualidad, poder llevar a tu mascota a cualquier lugar siempre es algo que le agrada a los amantes de los perros.

Esto les valió una gran popularidad en toda Europa durante la edad media y ha sido fundamental para que su popularidad desde que se reactivo su crianza en los años 80 tomara auge y se hiciera conocido nuevamente a nivel mundial.

La naturaleza de su temperamento de buscar complacer también ha sido capaz de trascender generaciones y volverse una característica de la raza muy valiosa, en particular para aquellas personas que disfrutan de adiestrar a sus canes y enseñarles trucos.

Algo que se aprecia mucho en la actualidad de este can, es que rara vez ladran, son animales muy silenciosos, asi que a diferencia de otros perros de raza pequeña pueden compartir con sus amos sin iniciar un alboroto de ladridos ante cualquier estimulo. Si bien son un poco reticentes con los extraños son bastante amigables en general.

Comportamiento con niños

Al ser canes sumamente afectuosos y sociables se llevan muy bien con los niños, hay que ser cuidadosos en especial cuando se trata de desconocidos, porque de entrada pueden mostrarse tímidos, sin embargo raras veces tendrán dificultad para interactuar con ellos.

Ahora bien, los niños deben saber como comportarse alrededor de estos pequeños canes, ya que es muy fácil que durante los juegos rudos pueda resultar un hueso roto. Si se lo deja caer también puede ser muy problemático para el perro, por lo que es necesario educar a los niños sobre como manejarlos.

Por la seguridad de ambas partes lo mas recomendable es que no se los deje sin supervisión, especialmente cuando se trata de niños pequeños o el cachorro recién llega a casa, en estos casos los juegos supervisados sirven como herramientas para educar y con el tiempo podrá hacerse responsable del can.

Síndrome del perro pequeño

Se le conoce como síndrome del perro pequeño a una serie de conductas inapropiadas e indeseables que aparecen con frecuencia en las razas de perro pequeño que es producto de una interacción inadecuada por parte de los propietarios con el animal.

Ocurre por lo general como resultado de una crianza excesivamente permisiva, en la que el can tiene la libertad de hacer las cosas como y cuando el quiera sin que se le aplique ningún correctivo ante conductas indeseadas. Esto crea en el perro la idea de que él es el líder dominante del hogar y buscara controlar la vida en la casa.

Esto puede resultar en conductas agresivas y sumamente dominantes, así que pueden haber dificultades para la interacción con desconocidos y otros perros que visiten en hogar.

Para evitar que aparezca es necesario tener una crianza firme con limites claros para el can, enseñándole que si bien es sumamente amado no es él quien pone las reglas en la casa y debe obedecer y seguir a todos los humanos con los que convive.

Olfato privilegiado, buscador de trufas

Las trufas son hongos que crecen bajo tierra cerca de las raíces de grandes arboles, por lo general se búsqueda esta limitada al poderoso olfato de los cerdos entrenados para este fin, raras veces un perro es utilizado para esto. El ratón de Praga es una excepción para esta tradición, ya que es muy utilizado para la búsqueda de trufas.

Como cazador de ratas, esta mas que capacitado para detectar y rastrear olores que provienen desde el interior de la tierra, cuando los buscadores de trufas descubrieron esta habilidad diversificaron a sus asistentes animales y le dieron la oportunidad a este perrito.

Esto resulta muy interesante para la raza, ya que las trufas son altamente codiciadas en la gastronomía, su aceite y el uso de los hongos como tal es muy valioso en platos de alta cocina, poder contar con un animal que requiere poco espacio y mantenimiento para su búsqueda es una alternativa que ha cobrado popularidad.

Es muy raro que se utilicen perros para rastrear trufas, a pesar de tener un olfato muy potente los cerdos por mucho tiempo mostraron su superioridad en lo que a estos hongos se refiere, sin embargo de entre muchas razas el ratón de Praga junto con algunas otras muy puntales han demostrado su habilidad para este trabajo tan particular.

Su Entorno

El entorno y medio ambiente en el que vive y se desenvuelve el Ratón de Praga debe ser capaz de proveerle la seguridad y comodidades necesarias para su vida, siendo un perro pequeño esto no resulta particularmente complicado ya que son capaces de adaptarse bastante bien a casi cualquier entorno.

Los espacios en los que mejor se encuentra son indudablemente los interiores, vivir dentro de casa con ciertas comodidades es lo que espera un rato para su vida, hay que recordar que fueron criados para vivir en palacios y castillos, así que los espacios cerrados y bien resguardados son los ideales para ellos.

Algo que los hace muy buenos para vivir en departamentos es su poca afición a ladrar, son perros que prefieren el silencio y raras veces perturban el ambiente al hacer ruido por lo que resalta sobre otras razas de perros pequeños similares que son conocidos por sus estridentes ladridos.

Un dato importante que hay que tener en cuenta con estos pequeños es que son muy susceptibles al clima, mucho calor o frio puede ponerlos en aprietos, esta es otra razón por la cual es mejor mantenerlos viviendo e el interior de la casa donde es menos probable que un cambio en la temperatura puede afectarlos.

Vida de interiores

El ratón de Praga es sin lugar a dudas un can que disfruta de la compañía humana, así que su lugar favorito para estar va a ser a los pies o aún mejor en el regazo de su amo, dejarlos solos resulta algo muy agobiante para ellos y si bien pueden tolerarlo por ciertas horas al día si hay gente en casa querrán estar allí.

Por su tamaño tan pequeño son muy ligeros y caben en prácticamente cualquier bolso para transportan animales, por lo que los más apegados a su perro pueden llevarlo a donde quiera que vayan sin mucha complicación, esto le evitara al can quedarse en casa solo por demasiado tiempo.

Esta misma característica los hace ideales para personas que vive en departamentos pequeños, no necesitan demasiado espacio para estirar las piernas y se adaptan con facilidad a este tipo de ambientes, tal vez sea lo ideal ya que así no se perderá en la inmensidad de una casas o quedara atrapado en una habitación por error.

A pesar de que son muy poco confiados y tienen a estar muy atentos a los extraños no son animales de dar alertas, no ladraran a menos que la situación realmente lo amerite. Siempre están con actitud alerta y se mantienen vigilantes ante cualquier persona o circunstancia que consideren extraña, sin embargo no harán mucho ruido a menos que sea muy necesario.

Darles seguridad es sin lugar a dudas una prioridad para estos pequeños, siendo animales muy frágiles situaciones en las que otros perros estarían tranquilos sin mayor inconveniente un ratón de Praga podría encontrarse en aprietos.

Las escaleras de una casa son zona roja para caídas y con ello fracturas, hay que estar atentos a esto, preferiblemente limitando el acceso a estas áreas, además siempre hay que ver donde se encuentra el can, porque aplastarlo resulta un accidenten muy común.

Cuidado con el clima

Siendo un perro de cuerpo pequeño y estructura delgada no hay mucha protección que posea naturalmente contra las situaciones de clima adverso, las variaciones ambientales del clima pueden afectarlo dramáticamente. Es por esto que es necesario tener en cuenta las condiciones del clima si es que se tiene un perro de estos en casa.

Son altamente vulnerables a la deshidratación y a los golpes de calor, por lo que en los días cálidos es preciso asegurar que ingieran líquido y que siempre dispongan de una fuente de agua fresca a la que puedan recurrir.

Igualmente en los días fríos no hay que olvidarlos a la intemperie, la congelación es algo a lo que también son vulnerables, ya que su cuerpo con tan baja masa no cuenta con una verdadera barrera aislante contra el frio ni una reserva grande de energía para mantenerlos calientes, siendo esto real incluso para los de pelo largo.

Estas son razones de peso para nunca olvidarlos fuera de casa, lo ideal es que siempre este adecuadamente resguardados en el interior. Cuando están al aire libre es preferible que se mantengan bajo la supervisión de su amo, en caso de que se presente alguna eventualidad podrán contar con su ayuda. De igual forma si pasaran mucho tiempo solos, lo mejor es que se queden dentro de casa y no en el patio trasero.

Esta condición particular que tienen con respecto al clima y la temperatura debe ser considerara antes de llevar un pequeño Ratón de Praga a casa, ya que en los periodos de temperaturas extremas podría representar un gasto mayor, ya que el espacio donde se encuentre debe estar climatizado lo mas posible para evitar cualquier problema potencial.