Saltar al contenido
PerrosGatosOnline.com

Puli

Puli
Puli
5 (100%) 1 vote

Introducción de la Raza

El Puli es un perro bastante particular, comenzando con que en realidad no parece un perro, sino más bien, una gran masa de pelo, adorable y jadeante con una gran lengua afuera. De este perro a simple vista no se logran ver sus ojos, patas ni orejas, solo se puede observar su forma redondeada.

El Puli proviene de un linaje bastante largo de perros pastores de Hungría. Es familia del Mudi, Komondor y el Kuvasz. Debido a que en la antigüedad no existía el suficiente interés como el de hoy en día por los perros, los antecedentes históricos de esta raza son borrosos, no se sabe mucho sobre ellos, pero se sabe que estos perros podrían haber llegado a Hungría en el año 900 d.C producto de los viajes de las tribus magiares. El origen exacto pudo darse en la estepa húngara, en donde comenzaron a multiplicarse.

Pero lo cierto es que, no importando el origen de este perro, es un canino bastante popular dentro de su país de origen producto de su apariencia y carisma. En la antigüedad era usado por granjeros como perro guardián y de pastoreo. Ya en el siglo XIX todo el mundo sabía sobre esta hermosa raza.

Todos los perros Puli tienen un tamaño mediano y un cuerpo fuerte, también poseen una gran agilidad, por lo que fue un buen perro boyero. El cuerpo del Puli tiene mucha musculatura, pero al verlo no se puede notar.

El pelaje de este perro es lo que le da su toque característico, el mismo hace parecer a su cabeza como si fuese una gran bola de pelos con ojos. Sus ojos siempre son oscuros, lo que dificulta la tarea de diferenciarlos entre su pelo de color negro. ¡Puede que incluso te lleves un susto al ver a un perro “sin cara” viéndote fijamente!

El pelo del Puli es bastante abundante y tupido, además es bastante fuerte y puede ser ondulado o rizado, este va formando pequeños mechones que finalmente van dándole forma a todo el pelaje. Los perros de esta raza cuentan con dos capas de pelo, la primera bastante tupida y una segunda que parece una lanita que va pegada a su cuerpo.

Los perros Puli pueden tener un pelaje blanco puro, negro puro o negro con manchas grises o rojizas.

Al Puli le termina de crecer su capa de pelo a los tres años de edad, esta tendrá tanto volumen y será tan tupida que puede desaparecer su cara y cuerpo y solo verse como una gran masa de lana llena de cordones que te responde cuando lo llamas.

Los Puli son perros bastante alegres, amistosos, pero siempre pueden tener un toque de descaro y testarudez, les gusta sentarse a observar a las personas y lo que sucede a su alrededor ya que son perros realmente inteligentes. Debido a esta inteligencia son perros que no tolerarán sesiones de ejercicio o desgaste físico exageradas, juegos repetitivos o castigos sin razones.

Es un perro que realmente ama los paseos y jugar en espacios grandes en donde pueda correr como lo hacía cuando pastoreaba. Sobre todo si son sus amos los que juegan con él al momento de salir a pasear. Es un perro que no confía en los extraños.

El Puli requiere cuidados especiales con su pelaje, debido a su abundancia y estado propenso a formar nudos. Cuando el perro Puli cumple un año de edad estas trenzas comenzarán a crecer más y se entrelazarán las unas con otras. El dueño de un Puli deberá estar pendiente de esto y evitar que se enreden. Debido a este pelaje tan propenso a enredarse no es conveniente bañar al Puli con frecuencia ya que esto podría hacer al pelaje aún más propenso a enredarse.

El Puli es un pero que necesita atención y afecto por parte de su familia, si no lo recibe puede comenzar a ladrar repetidamente para así tener atención y librarse por un momento del aburrimiento.

Los Puli son perros bastante saludables ya que resisten muy bien las enfermedades. Pero los perros de esta raza con un pelaje que no reciba los cuidados necesarios pueden desarrollar enfermedades en la piel.

Historia del Puli

El Puli es un perro pastor que goza de gran antigüedad ya que la raza vio su nacimiento entre los siglos XVII y XVIII en el país de Hungría. Varios conocedores caninos sostienen que es una raza que proviene del Terrier Tibetano.

Si bien todo el mundo sabe que el Puli es un perro pastor, no muchos saben que no es buen perro guardián a pesar de que entra dentro de este grupo de perros ovejeros. En la antigüedad el pelaje del Puli era negro y de gran tamaño (como lo es hoy en día también), lo cual permitía que el encargado del rebaño pudiera identificarlo. Hoy en día existen diferentes colores de pelo para esta raza.

Por mas que no sea un buen perro guardián, con el rebaño lo era ya que atacaba sin pensarlo a los animales salvajes que amenazaban al rebaño, fuese cual fuese el entorno en donde tuviera que perseguirlos, ya que el Puli es un excelente perro nadador, confiriéndole el titulo de “perro de aguas húngaro”.

Puli

Como a una gran variedad de razas de perros, las guerras mundiales casi extinguieron al Puli, de hecho, prácticamente se extinguió y si no fuese por un esfuerzo organizado a nivel internacional, no se hubiera recuperado nunca, siendo hoy en día un perro que hoy en día cuenta con gran popularidad.

En el siglo XX se definió es estándar de la raza que decía que el color de su pelo debe ser de color blanco o negro, a parte de esto, no tenían ningunas otras diferencias.

El Puli es un perro tan peludo que por donde pase no será pasado por alto. En varios lugares se conoce como el perro húngaro. En Hungría todavía es usado como perro pastor ya que posee una resistencia que muestran pocos perros para este oficio, en adición, es un perro incansable con un sentido agudo de protección para el rebaño, pero a medida que fueron difundidas sus características a nivel mundial, se ha popularizado como perro de compañía. Sin duda lo más atrayente de esta raza son sus largos dreadlocks o rastas que cuando salta o se mueve rápidamente da la imagen de una gran bola de pelo en movimiento.

El Puli sin duda es un perro con mucha historia, los comienzos de esta raza se remontan a dos mil años en la antigüedad, de los cuales mil años atrás ya servia a las tribus magiares de Hungría como perros pastores, los cuales gozaban de amplia popularidad. Durante esta época era bien sabido los buenos perros pastores que podían llegar a ser, pero el costo de estos ejemplares era tal que podía dejar a un granjero casi quebrado por un año, pero valdría la pena ya que cuidaría del rebaño fieramente. Los ejemplares que tenían un mayor costo eran negros, para así distinguir que parte del rebaño de ovejas estaba cuidando.

Ya miles de años después, exactamente a comienzos del siglo XIX los pastores comenzaron a cruzar al Puli con otras especies de perros pastores para que así la cría pudiera tener características únicas para el pastoreo, sin embargo, la situación se salió de control ya que la actividad pastoral de aquellos tiempos disminuyó, como también lo hizo el interés por el Puli como perro pastor.

Un siglo después, en 1912, Emil Raitsits, doctor y profesor de la Universidad de Hungría en la facultad de veterinaria en colaboración con Adolf Lendl, dueño del zoológico de Budapest, comenzaron un programa de recuperación de la raza, salvándola así de la extinción.

Con el éxito que tuvieron estos dos señores al salvar la raza, esta se popularizó de nuevo como animal de compañía, añadiéndola el Kennel Club Internacional a sus registros bajo cuatro estándares de raza:

Puli enano: con una altura de 27 cm
Puli pequeño: con una altura de 29 a 39 cm
Puli mediano: con una altura de 40 a 50 cm
Puli policía: Altura igual o mayor a 50 cm

Entre todas estas variedades de Puli el que cuenta con mayor aceptación el día de hoy como perro de compañía es el Puli mediano, perro que se considera como un gran honor al tenerlo entre la familia. La variedad llamada Puli policía no se nombró así porque ejerciera estas labores, sino por su seguridad y severidad al ejecutar lo que él creía que era lo correcto, tal y como lo haría un policía.

Puli

Debajo de la espesa capa de pelo que posee un Puli se puede ver el cuerpo de un perro bastante fuerte y musculoso, aunque sus huesos son finos, pero sin llegar a ser delicados. Las hembras pueden tener un peso entre los 10 a 13 kg mientras que los machos llegan a pesar de 13 a 15 kg, si de la variedad mediana hablamos.

Características

Cuando hablamos del perro puli hablamos de un perro realmente hermoso a la vista. Su pelaje le da un toque apacible y tranquilo, a pesar de ser un perro pastor que está acostumbrado a la actividad física frecuente. El puli es un perro que puede tener diferentes tamaños, el pequeño, mediano y puli grande. Su altura a la cruz puede alcanzar los 44 cm y puede tener un peso de hasta 16 kg. En el caso de las hembras, estas pueden pesar de 10 a 13 kg y tener una altura a la cruz de 39 a 42 cm. El perro puli es un perro compacto con una buena estructura ósea, fuerte y resistente.

Sus patas son fornidas y bien musculosas, su pecho es profundo y muy bien constituido. Sus orejas siempre están en punta aunque por la gran cantidad de pelaje esto no se note. Pero quizás lo que más llame la atención de esta raza al momento que se ve por primera vez es su gran cantidad de pelaje, el puli tiene una gran cantidad de este y viene en forma de rastas que se extienden por todo su corto lomo. Muchas veces a los pastores que optaban por un perro puli blanco les costaba distinguirlo entre las ovejas, es por ello que preferían la variedad negra, dejando a los perros puli blancos como buenas mascotas.

El cuerpo rectangular de este perro en ocasiones se adorna con pelajes que no son tan típicos como el negro o el gris, pueden existir ejemplares blancos y rojizos aleonados.

El pelaje del perro puli es tan denso que puede protegerlo muy bien del frio o de los rayos directos del sol. Este también puede darse en diferentes tonalidades de melocotón y en una combinación de blanco y negro. La capa exterior de pelaje es la más áspera, mientras que la interior es un poco más suave, la exterior es la que se enrosca dándole una apariencia de rastas a todo el pelaje. Si bien estas rastas o cuerdas de pelo se forman naturalmente, necesitan cuidados por parte del dueño del perro, debiendo cepillarlas y no permitir que se enrollen una con la otra.

A pesar de que pareciese que para que tengan ese aspecto tan característico necesitan mucho cuidado, esto no es así, tan solo revisándolas para que no se enrollen y se formen nudos podrá tener una hermosa melena a lo rasta, sin mucho esfuerzo.

Otro aspecto que llama la atención en el puli son sus grandes ojos de tamaño y forma de almendras, en ocasiones marrones y en otras grises, que transmiten una dulzura similar a la que transmite un caniche. Estos se ven bien, no exagerados en su cabeza de tamaño mediano. El hocico no es exagerado, y su nariz es definida pero no sobresaliente.

El puli es un perro que puede tener una gran variedad de tamaños, hay ejemplares de tamaño pequeño y otros de tamaño mediano, aunque pueden darse casos de puli de tamaño grande, con 50 cm a la cruz de altura y pulis enanos, de tan solo 27 cm a la cruz. A los puli de gran tamaño se los llama “puli policía” ya que ejerce ese trabajo en algunos países. Mientras tanto, las demás variedades de puli, especialmente la mediana, son buenos perros pastores hasta hoy en día, sin embargo, los puli pequeños y enanos son considerados excelentes mascotas. Los perros de esta raza son perros bastante atléticos a pesar de tener buena musculatura y al mismo tiempo, a pesar de tener esta, no son visualmente pesados, es decir, no se les llegan a notar estos músculos hasta verlos muy de cerca o tocarlos.

En realidad son pocas las personas que saben como se ve el cuerpo de un puli y esto es debido a su gran cantidad de pelaje que, por si fuese poco, las cuerdas que forma lo hacen ver aún más “esponjado”. Algo característico de los puli negros es que parecen seres extraterrestres o incluso monstruos si se ven en la oscuridad de la noche, la razón es que tanto su piel como su trufa es negra, dando la apariencia de un animal sin cara, tan solo un montón de pelo moviéndose en la oscuridad, pero tranquilo, se trata de tu amigo el peludo puli.
Cuando veas a un perro que en vez de perro parezca un algodón andante y solo se vean sus patas, muy probablemente se trate de un puli, el popular perro pastor húngaro.

Comportamiento con otros perros

Los perros puli son perros que en la antigüedad ejercieron el rol de perros pastores, por esto, saben cuidar lo que les importa y les interesa el conservar seguro su territorio. A los perros puli les puede molestar un poco la presencia de otros perros en su territorio, pero no será agresivo y se lanzará al ataque, simplemente advertirá con ladridos que se encuentra en su territorio y será mejor que se vaya. Sin embargo el puli no es un perro al que le guste mostrar agresividad, su apariencia lo dice todo, es una adorable bola de pelo, aunque debajo de este cuerpo se esconda un cuerpo con mucho musculo y fuerza, por fuera siempre será como una oveja, no solo en apariencia sino también en comportamiento.

Aunque al puli no le agraden tanto otros perros como personas extrañas para él, con un adiestramiento y socialización desde cachorro podrá entender que no todo lo que entre a su territorio atacará a sus “ovejas”, sino que puede tratase de visita, aunque no dejará de sentirse intranquilo y ladrar la primera vez que las ve entrar a su casa.

Si un puli es criado desde cachorro con otra raza que no sea dominante ambos perros están destinados a ser los mejores amigos ya que el puli es un perro bastante amigable con otros perros que se crían junto a él. Cuando la crianza con otras especies es desde muy temprano sabrá respectar y actuar de manera amigable con otros perros y animales. De hecho, los perros puli incluirán a las demás mascotas como razón para proteger el hogar, para él todos son ovejas que necesita proteger, y lo hará gustoso. Su relación con perros de raza toy o pequeña es buena, a veces estos perros pequeños suelen ser un poco desesperantes para otros perros, en especial cuando son cachorros y son bastantes inquietos y traviesos con los perros adultos, pero para el puli esto es fantástico ya que también le encanta jugar y hacerse el tonto, tanto con cachorros como con niños pequeños de la familia.

Si todos los miembros de la familia trabajan o estudian, dejando al puli solo durante gran parte del día, es conveniente que dicha familia se planteé adoptar a un segundo perro que no posea un carácter dominante, para que así puedan ser amigos y no se sientan tan solos. Eso sí, cuando llegues debes darle atención sí o sí a tus dos perros, ya que a todos los perros les encanta que jueguen e interactúen con ellos.

El puli es un perro sumamente activo al que le encanta la idea de salir a explorar. Si tienes a un puli como mascota junto a otros perros puede que veas a los demás como sedentarios ya que al puli le encanta olisquear todos los rincones del jardín, salir a pasear contigo (o sin ti, si no lo entrenas desde cachorro) y juguetear con otros perros. No importa si hace frio, calor o llueve, el perro puli siempre estará dispuesto a salir a pasear y jugar.

Las hembras de puli suelen ser más calmadas que los machos y no son tan territoriales, aunque si lo serán con hembras que se acerquen a su territorio, en especial cuando ha dado a luz hace poco. En ocasiones pueden ser incluso más tiernas que el puli macho.

Por último, no agregues a un puli a tu familia si ya tienes a un perro dominante en ella, es una mala idea ya que el dominante puede que siempre quiera tenerlo sometido, produciendo estrés en el puli y poniéndolo en peligro si el otro perro es más fuerte que él.

Alimentación del Puli

Los perros puli debido a su abundante pelaje pueden sentir calor si viven en climas tropicales, por ello se aconseja que siempre tengan agua fresca disponible para que puedan refrescarse y calmar la sed que les da el tener tanto pelaje sobre su cuerpo.

Este es un punto que tienen en común todos los perros puli debido a su abundante pelaje, sin embargo, teniendo en cuenta el tamaño del puli puede que necesites unas u otras medidas para alimentarlo adecuadamente para que así crezca y llegue a la adultez con una salud de roble.

La dieta del puli, como la de cualquier otro perro de raza pequeña o mediana, debe contener una buena proporción de nutrientes y mucha agua. Es importante realizar comprobaciones físicas para así determinar que tu perro no esté demasiado flaco y desnutrido o gordo y sedentario. Los perros puli en su adultez no deberían comer más de dos veces al día, excluyendo claro las golosinas que obtienen por medio del adiestramiento, si es que decides adiestrarlo en su adultez.

El cómo alimentar a tu perro depende de ti y de lo que le guste a él, puedes optar por la famosa dieta BARF (siempre contando con el consejo y el aval de un veterinario), dietas basadas en comida casera balanceada y saludable para tu perro o las tradicionales croquetas que en muchos casos le suministrarán a tu perro todos los nutrientes que necesita para que pueda estar sano, bien nutrido, tenga huesos fuertes y pueda crecer con un buen tamaño y no siendo propenso a enfermedades.

Alimentar a un puli con dieta BARF

La dieta BARF consiste simplemente en darle los alimentos crudos a tu perro, pero existen ciertas cosas a tener en cuenta que son bastante importantes antes de practicarla con tu puli, ellas son las siguientes:
• Este tipo de dieta puede ser incluida en cualquier etapa durante la vida del perro, no importa si es un cachorro, cachorrón, perro adulto o anciano. En cualquier caso hará que la salud del animal mejore si se implementa de la manera correcta.
• No puedes darle de la noche a la mañana carne sin cocinar a un perro que ya ha comenzado a comer croquetas. En estos casos se requiere que el perro se vaya acostumbrando a la nueva dieta. Para esto es conveniente ir agregando a las croquetas agua y elementos blandos para que así vaya acostumbrando su boca a la textura de la carne cruda, es importante también hacer una transición de croquetas a comida casera blanda y luego a la dieta BARF, no se recomienda pasar directamente de las croquetas a este tipo de dieta.
• En los perros adultos de más de tres años puede que el proceso deba llevarse más despacio. En estos casos la transición debe durar más para que los perros se acostumbren al sabor, textura y sobre todo su estómago pueda procesar el nuevo tipo de alimento de una buena manera.
• El perro bajará de peso debido a la ausencia de cereales que tradicionalmente incluyen las croquetas y no son muy buenos para la alimentación de tu puli, pero también podría ser porque el perro queda con hambre luego de suministrarle la carne, teniendo que ser necesario un reajuste para agregar más comida.
• Las verduras se cocinan antes de suministrárselas en una dieta BARF al perro, de resto, todos los alimentos le son suministrados en su estado natural, salvo algunas pocas excepciones.

Alimentación de un puli con croquetas

Quizás es el tipo de alimentación que ya has escogido para otros perros que puedas haber adoptado ya que la fama de las croquetas para perros es mucha y expandida por todo el mundo.

Existen muchos tipos de croquetas, de alta, media y baja gama para perros toy, pequeños, medianos, grandes y gigantes. Existen croquetas de varios sabores, texturas, composiciones y calidades, todas ellas teniendo algo en común, se tratan de alimentos deshidratados especialmente pensados para saciar a tu perro cuando entren en contacto con el estómago.

Debido a que son saludablemente saladas a cualquier perro le gustan y hace que deba beber agua para saciar la sed que les produce, haciendo que estas se expandan en el estómago y mantengan lleno al perro hasta su otra comida.

Incluso existen croquetas para perros alérgicos a diferentes componentes de las croquetas tradicionales, por lo que elegir este tipo de alimentación puede ser una buena opción.

Sin embargo, no es una buena idea alimentar a un perro únicamente con croquetas durante toda su vida. Se debe cambiar de alimentación cada cierto tiempo para variar, ya que seguramente tu perro protestará porque ya le aburrió este tipo de alimento.

Alimentación de un perro puli con comida casera

Los perros puli se pueden adaptar perfectamente a una dieta de comida casera preparada con mucho amor por su amo. Pero en muchas ocasiones el gesto puede ser hasta peligroso. La comida casera debe ser preparada especialmente para tu perro ya que la comida que comes tu y tu familia puede contener elementos tóxicos para tu perro como lo son una gran variedad de condimentos, cebolla, aguacate, entre otros componentes. De igual manera es necesario que sea una dieta balanceada, como si estuvieras dándole croquetas pero antes de que fueran deshidratadas, es decir, proteínas, carbohidratos, grasas buenas, vitaminas y minerales.
Una buena alimentación llevada a cabo en un perro puli asegurará que crezca de una manera sana, con huesos fuertes y una muy buena salud, siendo resistente a muchas enfermedades degenerativas.

Cuidados necesarios

El cuidado del pelaje del puli

Los cuidados del perro puli, al contrario de cómo puedes imaginarte, no recaen exclusivamente sobre su denso y espeso pelaje. El pelaje de este can no requiere cuidados especiales ni que se lo enrules tú mismo, crece de esta manera tan espectacular: en forma de cuerdas o rastas. Lo único que tienes que hacer es asegurarte que estas rastas no se unan entre si ya que pueden formar un nudo colosal y difícil de zafar, ocasionando que sea necesario el corte del pelo tan hermoso de este animal.

Al contrario de lo que puedes estar creyendo, el perro puli no necesita cepillados ya que estos pueden ocasionar que las cuerdas que se forman en su pelaje se zafen y produzcan nudos al enredarse con las demás. Sabiendo que no debes cepillar a tu perro puli, ármate de paciencia y comienza a zafar cada cuerda de pelo que esté enredándose con otra, de esta manera conservará su aspecto tierno de bolita de pelo con mechones.

El pelaje del puli recuerda al de algunos perros de aguas, reconocidos como su nombre lo indica por el gusto que tienen por el agua y permanecer dentro de ella. Lo cierto es que estos perros de aguas son muy propensos a los nudos y enredos de pelo, el puli no es la excepción.

Los perros puli podrán ser muy amigos del agua, pero no es conveniente bañarlos con frecuencia ya que esto resecaría el pelaje, exactamente por el uso de jabones y champús, independientemente de su calidad. Es recomendable bañarlos cuando se vean muy sucios, huelan mal o haya pasado ya un mes y medio desde el último baño.

En su etapa de cachorro un perro puli no tendrá sus característicos rastas, es a partir del año de edad que el pelaje comienza a crecer de manera acelerada para así dar lugar a la extensión definitiva y características del mismo.

Mientras llega a la adultez el puli será un cachorrito que si bien tiene pelo abundante y suave, no será muy largo ni con cordones.

Necesidades de espacio y socialización de un puli

Los puli son (o eran) perros pastores, es por ello que tienen necesidades de espacio que superan a la de otros tipos de perros como pueden ser los terriers. Sin embargo, el puli es un perro tierno, no agresivo y con una gran capacidad de adaptación, lo que lo hace un buen perro para interiores. Para que pueda vivir en interiores necesita una buena socialización desde cachorro, juntando al pequeño puli con otros cachorros, mascotas y personas, siempre estando pendientes que no le hagan daño ya que relacionará la interacción con peligros.

El perro puli y la atención que necesita

El perro puli es una elección sabia como mascota, las personas que quieran un perro que siempre esté pendiente de agradar a su dueño y ser amigable y tierno verán en él una excelente opción como mascota, sin embargo, el puli es un perro que necesita mucha atención de parte de su dueño.

Si eres una persona ocupada que vive solo o todos los miembros de la familia salen durante mucho tiempo del hogar, es mejor no someter al puli a tal tortura y decidirse por otra raza de perro que pueda soportar una tarde solitaria, como el alaskan malamute o el basenji, los cuales, sin embargo, requiere afecto y atención apenas llegue su dueño a casa ya que no existe un perro que no requiera atención de parte de ellos.

En el caso de que un puli no reciba suficiente atención entonces buscará llamar la atención de sus dueños con excesivos ladridos, destrucción del jardín y/o muebles hasta que le prestes la atención que merece.

Necesidad de paseos de un puli

Si serás o eres el dueño de un puli debes conocer que la necesidad de paseos del mismo es alta, el puli es un perro activo y necesita mantenerse así para tener una buena salud. Si un puli vive en un jardín amplio puede jugar con su dueño a diferentes actividades que drenarán su energía permitiendo que se ejercite, comparta con su dueño y se recreé, sin embargo, es necesario que el puli tenga paseos en donde salga al exterior, aunque tenga jardín amplio y necesariamente si vive en interiores. Dichos paseos deberán ser de al menos una media hora a 45 minutos y deberás ofrecerle algún juego u actividad recreativa para que también haga ejercicio.

Enfermedades que puede sufrir un puli

El puli es un perro bastante saludable y no sufre de ninguna enfermedad típica de su raza. Sin embargo, pueden existir algunas enfermedades típicas de perros de tamaño mediano, como es la displasia de cadera y la distrofia de la retina. Tambien puede sufrir alergias en la piel si se descuida su pelaje, es decir, no se revisa constantemente para verificar que no existan pulgas ni garrapatas adheridas a su piel, las cuales le pueden provocar diversos problemas de salud a tu puli, entre los cuales están las molestas irritaciones y alergias en la piel.

El puli para mantener una buena salud necesita una visita al veterinario minimo una vez cada seis meses así no presente ningún cuadro de enfermedad, los controles pueden evitar enfermedades en la gran mayoría de los casos. Según la valoración del veterinario este le recetará diferentes medicamentos para que pueda mejorar su salud, así como también una dieta balanceada o complementos para ayudarlo a tenerla.

Ten muy en cuenta las vacunas para un puli cachorro, estas primeras vacunas le salvarán la vida ya que existe un amplio riesgo de muerte por parte de enfermedades que atacan a cachorros y solo pueden evitarse vacunándolos.

Los perros con una gran cantidad de pelaje son muy propensos a tener garrapatas y pulgas, esto es fácil de adivinar ya que dentro de un gran pelaje será mucho más difícil distinguir estos arácnidos y por lo tanto, pueden extenderse rápidamente sin que te des cuenta. Revisa la piel de tu perro puli para descartar la presencia de estos.
Si todo es llevado a cabo con empeño, tendrás un puli sano por unos 15 años o más que es su esperanza de vida.

Cómo entrenar un Puli

El entrenamiento del puli es como el entrenamiento de cualquier perro. Debe ser entrenado desde cachorro para evitar un instinto territorial demasiado marcado, aunque no es propio de esta raza el atacar a las personas u otros perros que se acerquen a su territorio, pueden existir excepciones. Los perros puli son buenos obedeciendo, de hecho, les complace obedecer, pero para que puedan saber exactamente que tienen que obedecer y qué cosas es preferible no hacer debes entrenarlo.

El entrenamiento del puli nunca debe ser con métodos agresivos, son perros muy nobles, tiernos y educados que no aceptarán que los traten mal si tienen toda la disponibilidad de obedecer y aprender. Una buena idea para esto es premiar, tanto con halagos como con golosinas los buenos comportamientos e ignorar los malos comportamientos o decirle firmemente un “NO”, sin gritar, pero con voz firme, para que deje de hacer lo malo.

Algunos puli pequeños pueden tener un carácter un poco más difícil, característico de los perros pequeños, por lo que el adiestramiento puede ser un poco más difícil ya que no tendrán la misma voluntad de aprendizaje que un puli más grande, sin embargo, en sus genes siempre estará el ser un perro educado y obediente, por lo que el entrenamiento no representará mayores problemas.

Los puli adultos no tendrán la misma disposición a aceptar y aprender órdenes que un puli cachorro, durante los primeros 4 meses de vida un perro puli estará muy deseoso de aprender, independientemente de su tamaño en la adultez, por lo que hay que aprovechar esto y adiestrarlo para que sepa que las órdenes son buenas y recibirá recompensas por ejecutarlas.

¿Qué pasa si a un perro puli no se le da entrenamiento?

Si a un perro puli no se lo somete a una rutina de entrenamiento entonces puede que desarrolle conductas incomodas para los humanos como la de ladrar todo el tiempo, a cualquier cosa que vea y a cualquier persona y perro que se acerque a su territorio, de igual manera podría aullar o seguir ladrando en las noches.

Este problema de conducta se puede evitar socializándolo desde cachorro con otros perros y personas a parte de ti, así entenderá que no estás allí para hacerle daño ni para hacerle daño a los miembros de su familia, asumiendo como natural la presencia de otras personas y perros cerca de su territorio, aunque no dejando atrás su instinto de perro ovejero de alertar a su dueño de que algo anda mal.

¿Qué más se le puede enseñar a un puli cuando es cachorro?

A los puli se le pueden enseñar muchas cosas cuando aún son cachorros, son perros de aprendizaje normal, por lo que no te costará demasiado el que puedan aprender trucos como dar la pata, comer cuando se lo ordenes, quedarse quieto, acostarse, seguirte, bailar o hablar. Pero quizás lo mejor que puedes enseñarle durante la etapa en la que todavía es cachorro (hasta los 4 meses) es a saber que los ruidos fuertes (si son comunes en el hogar) no representan un peligro, al igual que el ruido de la aspiradora, TV, música etc.

De igual manera debes enseñarle que las rutinas de baño son buenas, al igual que las de corte de pelo, muchos perros temen cuando se acerca la hora del baño porque no les gusta mojarse, al puli le encanta el agua, pero para que puedas estar seguro que no rechazará los baños cuando sea un perro adulto y más difícil de manejar puedes recomenzarlo una vez se haya comportado bien mientras lo bañas.

De igual manera debes recompensar a tu perro por cada cosa que haga bien. Si comió sin hacer desastres, recompénsalo. Si juega con su juguete de morder en vez de con tus caros muebles, recompénsalo. Si está tranquilo, recompénsalo. Pero si hace cosas que no quieres que haga debes ignorarlo, aunque si es algo muy grave debes dirigirte a él y con voz firme decirle “NO”, palabra que asociará a que no puede seguir haciendo lo que se encuentra haciendo.

Cuando un puli va creciendo con el entrenamiento adecuado será un perro más feliz ya que no tendrá que soportar tus regaños constantemente por hacerse pipí dentro de casa o destruir las flores, todas serán alabanzas, tanto de su dueño como de las personas que vean que se trata de un perro educado.

Entrenar a un puli para que no se ponga triste cuando te vas

El puli es un perro bastante apegado a su dueño, mucho más cuando es todavía un cachorro. Para evitar el estrés y la depresión producto de tu partida al trabajo puedes comenzar a realizar ejercicios de separación en el hogar, para esto párate a un lado de él y apártate poco a poco, instintivamente te seguirá, pero debes hacerle saber que está mal diciéndole el comando “quédate aquí” y llevándolo al lugar de inicio.

Luego de que aprenda las nociones básicas de “quedarse allí” puedes llenar una habitación o zona del jardín con varios juguetes y golosinas que le gusten mucho, escondiéndolas en diferentes lugares y así manteniéndolo ocupado sin que note que no estás allí.

Es importante que esto sea hecho en una zona apartada del transido de personas en el hogar para que así no se ponga ansioso cuando no hay nadie.

Los perros son muy inteligentes y asocian la ausencia de varios elementos del hogar con tu partida, por ejemplo, pueden asociar el sonido de las llaves con que te vas durante mucho tiempo y se quedará solo, pueden notar que cada vez que tomas el maletín sucede lo mismo y así sucesivamente con diferentes elementos. Para evitar esta jugada de tus astutos cachorros de puli debes tomar estos objetos y hacerlos sonar o permitir que los vea y luego quedarte en tu sitio en casa, con esto no siempre la ausencia, el vestir de una manera o los sonidos querrán decir que te vas, disminuyendo la ansiedad del cachorro.
Tomando en cuenta todos estos consejos evitarás que el puli se convierta en un perro miedoso y ansioso en un futuro.

Un régimen de ejercicios y juegos para el puli

Muy bien puedes combinar los ejercicios con el esparcimiento de tu perro puli. Puedes sacar a todos tus perros a pasear al mismo tiempo y así fomentar la hermandad entre ellos al mismo tiempo que los invitas a jugar. El puli adora salir a pasear y lo hará aún más si lo invitas a jugar algún juego divertido en medio del paseo. Para ello puedes llevarlo a parques para que disfrute de un buen momento, todos los días. Otros días puedes adiestrarlo fuera de casa haciendo un espacio en su paseo. Esto es perfecto para comandos que necesitan de mucho espacio para que el puli pueda aprenderlos, como el de buscar la pelota.

Comportamiento con Humanos

El puli no solo es reconocido por su gran melena, también es popular por su comportamiento, el de un perro modelo que siempre está dispuesto a servir, obedecer, ser amigo y ser muy fiel.

La inteligencia es otro factor que cualquier dueño de un puli mencionaría como virtud de este ya que son perros dotados de una gran inteligencia que pueden sorprender a su dueño en algunas ocasiones. Si se usan como perros pastores serán perros que se tomarán muy en serio su trabajo y no permitirán que ningún animal o persona se le acerque al rebaño. Sin embargo, aunque no exista un rebaño de ovejas que cuidar, el puli tomará la tarea de cuidar a su familia como si fuese un rebaño de estos, cuidándolos y alertando si algo anda mal.

A pesar de ser perros que aman la naturaleza los puli son perros que pueden adaptarse con cierta facilidad a entornos urbanos, esto es, claro está, a interiores del hogar. Esto pasa porque el puli es un perro dependiente de su amo y preferirá estar cerca de él que incluso el ambiente al aire libre que pueda darle un jardín. Sin embargo, si un puli vive en estas condiciones necesitará paseos diarios para drenar la energía que tienen contenida.

¿Cómo es la experiencia de tener un perro puli?

Los perros puli son extrovertidos, amistosos y muy apegados a su dueño. No querrán estar mucho tiempo sin la compañía de este ya que pueden comenzar a extrañarlo y buscarlo en el hogar para pasar un rato juntos. Son muy cariñosos. Los perros puli son buenos con los niños, pero debido a que su pelaje es tan llamativo los niños pequeños podrían querer halarlo, algo que definitivamente no le gustará. Cualquier interacción entre niños y perros deberá estar vigilada siempre.

¿Cómo es con desconocidos un perro puli?

Al principio desconfiará de las personas que se acerquen a su territorio, sucede igual con otros perros desconocidos para él. Pero cuando ya son personas que ha visto varias veces comenzará a confiar en ellas. Si no recibe un adiestramiento y socialización desde pequeño el puli puede que no deje de ladrar cuando vea a un extraño, aunque este sea conocido de la familia y visite varias veces el hogar, el puli sin socialización necesitará más tiempo para confiar en el desconocido.

El adiestramiento de un puli en ocasiones puede verse un poco frustrado porque, aunque se trata de un perro dispuesto a aprender, también es un perro que no le presta mucha atención al adiestramiento ya que prefiere ver que es lo que está pasando a su alrededor. ¿Hay algún gato cerca? ¿Quién es esa persona? ¡No conozco a ese perro!

Todos estos pensamientos atraviesan la mente del puli mientras pudieras estar intentando entrenarlo.
En resumen ¿quieres un perro amoroso, fiel, amistoso? ¿Qué sea una excelente mascota pero también un formidable perro guardián? Entonces el puli es una excelente opción. Solo debes tener en cuenta que no le gusta para nada y no reacciona bien a situaciones que le generan estrés, miedo o preocupación así que procura no someterlo a estas.

Su Entorno ideal

El puli es un perro que puede vivir tanto en entornos rurales como urbanos. Es un perro que si bien guarda un poco de independencia, no puede ocultar que sin su amo se pondría muy triste, es por ello que mientras su amo esté cerca puede vivir perfectamente en un jardín pequeño, grande u apartamento. Sin embargo, es necesario recalcar que necesitan, en el caso de que vivan en un jardín pequeño o en el interior del hogar, buenas dosis de ejercicio que solo podrán encontrar por medio de paseos y juegos al aire libre durante estos.

Los perros puli desde siempre han trabajado como perros pastores, es por ello que aman el aire libre, jugar y olisquear cosas que están a la intemperie. Un perro puli será feliz si vive en un jardín grande o mediano, que le permita corretear, jugar y explorar por medio de su olfato todas las cosas que en él se ciernen.

Los puli son perros con un pelaje increíble que es muy bueno para resguardarse de los fríos, sin embargo, en un entorno tropical necesitarán grandes cantidades de agua ya que tal cantidad de pelo les puede jugar una mala pasada. También se recomienda que si se está atravesando por una ola de calor sería mejor llevar al puli al interior del hogar ya que puede ser víctima de un golpe de calor. Recuerda que los perros solo pueden sudar por las almohadillas de los pies, lo cual dificulta mucho su enfriamiento, aún peor si tiene tanta cantidad de pelo.

En resumen, para un perro puli sería ideal un entorno frio o que no sea tan caluroso, con un amplio jardín para olfatear todo lo que le rodea y sentir que está trabajando como perro guardián de ovejas. De lo contrario, debes ofrecerle algo parecido para que sea feliz si vive en el interior del hogar.