Saltar al contenido
PerrosGatosOnline.com

Pastor de Shetland

Pastor-de-shetland
Pastor de Shetland
5 (100%) 1 vote

Pastor de Shetland: Tu nueva mascota

El Pastor de Shetland o Sheltie como se le suele llamar a razón de disminuir su nombre con cariño, es una mascotica evidentemente hermosa, su finura y su composición física se le comparan con la ternura de su carácter, un perrito que partirá el corazón de quien viva con él.

Se trata de un perro escoses que nace luego de muchos cruces planificados, los criadores tenían la necesidad de encontrar una raza que se adaptara a las condiciones del terreno y del clima en las Islas de Shetland, que debido a su formación se conforman como un grupo de islas muy juntas, pero cuyo clima es frío y el terreno no es muy difícil de sobrellevar.

Sin embargo, en su momento su mayor actividad comercial estaba basada en la comercialización de las ovejas por lo que requerían de un pastor que se adaptara a todas esas condiciones, siendo preferible que fuera pequeño, ágil y resistente.

Es así como a partir del Collie se intenta buscar un animal cuyo resultado también era hermoso, tratando de hacerlo más pequeño pero vigoroso y con buen temperamento, según los historiadores en sus cruces participaron fugazmente muchas razas, las que algunas marcaron para siempre la composición de su ADN.

Sin embargo, su uso cambia pues forzosamente tuvo que ser llevado a Inglaterra donde luego de un corto tiempo comienza a ser preferido por las familias y es tratado como mascota en vez de como pastor, incluso su aceptación llega a incluirlo en los certámenes de exposición caninas.

Al mismo tiempo es llevado también a Norteamérica donde con el paso de los años fue levemente modificado obteniendo un poco más de estatura que los ingleses, pues a fines prácticos en esa zona eran más solicitados estos canes un poco más altos.

Pastor-de-shetland

Es un perro pequeño y rectangular, aunque muy proporcionado, su estatura baja no limita sus capacidades mostrándose como un can vigoroso y ágil, no es muy fuerte pues no es un perro de carga, pero sí bastante resistente, su movimiento es desenvuelto y gracioso, lo que hace que todo el sea armonioso y equilibrado.

Normalmente miden entre los 33cm a los 39,5cm siendo su pelaje su mejor distintivo, poseen un manto medianamente largo y liso con un rostro muy fino que definitivamente los hace parecer mucho a uno de sus ancestros el Collie, llegando a confundirse con la idea de que son de ese tipo, pero en miniatura, pero en realidad no lo son, son una raza diferente que posee sangre Collie.

Idealmente es preferible que sean adoptados para desempeñarse como mascotas, ya que su tiempo como pastores pasó hace muchos años y ahora se desenvuelven mejor en los hogares y en las ciudades, pudiendo incluso participar en las exposiciones caninas ya que son reconocidos por las mayores federaciones internacionales.

Sus necesidades se basan en un cuidado medio y en buena alimentación, tienen un nivel de energía muy normal por lo que con una salida diaria a pasear será suficiente para que puedan sentirse a gusto el resto del día en los interiores, donde regularmente tienen un buen comportamiento.

Son muy fáciles de entrenar, pues su temperamento es muy abocado a obedecer a sus dueños incluso sin que se le pida, en muchas ocasiones se les ha visto quedándose de pie al lado de sus amos sin haber sido solicitado, por lo que educarlo es muy factible y bastante necesario, especialmente cuando se les incluye en la etapa de socialización buscando eliminar rastros de timidez o nerviosismo.

Son muy buenos amigos de los niños, con quienes juegan con cierta restricción ya que, aunque los adoran no toleran del todo sus tratos bruscos, pero si los ven como su rebaño más preciado, incluso cuando consideran que ya han jugado suficiente y que pueden estar cansados tratan de arrearlos hasta su lugar de descanso buscando protegerlos de ellos mismos.

Uno de los aspectos, además de su hermosura física, que más distingue al Sheltie es su apego con sus dueños y con su familia adoptiva, son protectores y un poco celosos, prefieren estar en su compañía y ser su centro de atención, tienen buena cantidad de energía por lo que salir a jugar con ellos es bastante aceptable, son en extremo obedientes y para nada agresivos, de hecho otro de los aspectos que ha llamado la atención es que no muestran deseo de ser los líderes por lo que respetan a sus amos y no intentan intimidar a otros perros que se les acercan, siempre que no los considere una amenaza para sus humanos.

El Pastor de Shetland  no ha alcanzado mucha popularidad a nivel mundial, pero si es muy bien visto y querido en las zonas donde se ha implantado, buscando sus aficionados continuar con las importaciones y asegurar la preservación de la raza.

Historia y Origen

Pastor-de-shetland

Este animalito proviene de las Islas Shetland en Escocia, las que debido a las ensenadas que forma el mar en esa zona se consideran como un grupo de islas pequeñas que atraen la corriente del Golfo y que poseen un clima húmedo y frío, además de ser conformadas por un terreno árido y rocoso lo que hace que no muchas razas puedan adaptarse al lugar y especialmente al tipo de trabajos principales como lo es el rebaño de ovejas.

En función a ello muchos animales de gran tamaño no pudieron acoplarse como lo eran el Collie y el Bobtail, pero el Shetland si, ya que son más pequeños, ágiles y tienen una ligereza que les ayuda a desenvolverse a la perfección en dichas Islas.

De hecho, se tienen registros que indican que durante el siglo XIX llegaron a Inglaterra pequeños perros que provenían de tales islas y que se desempeñaban como perros de granja, siendo luego protegidos y favorecidos por su belleza.

Por su parte, se sabe que hubo un Shetland Collie original que fue el que se mezcló con una diversidad de razas las que luego trajeron como resultado al Sheltie tal como se conoce hoy en día, en aquellos se denotaban algunos rasgos característicos de otros perros como la cola que parecía provenir del Pastor de Islandia o el color amarillento que se hereda de los Yakki de Groenlandia.

Asimismo, se cree que hubo algún ejemplar King Charles Spaniel que participó en tales cruces, pues según algunos registros este animalito provenía de un barco que llegó a las Islas y se escapó dejando sus rastros en los Shelties especialmente en el brillo y sedosidad de su pelaje haciendo también que tenga manchas de color en el mismo, marcando también la forma redondeada de sus ojos.

Sin embargo, con todo y la diversa cantidad de razas que se pueden ver en algunos aspectos del Sheltie, sin duda la mayor influencia proviene de Collie, especialmente del Border Collie tanto en su rostro, como en el hocico y sus proporciones.

Amparando tales observaciones se puede sacar a relucir una publicación efectuada en el año 1906 donde se hablaba de la apariencia general de los Shetland en la que se describían como una especie de Collie en miniatura con algunas diferencias como en las orejas.

En dicha divulgación se les describía como perros de patas cortas y cuerpo alargado con un peso que oscilaba entre los 2,7 a 4,5 kilos, muy bonitos, aunque los más apreciados eran los blancos con marcas doradas y los más comunes, pero igual de hermosos eran los negros con tostado, el pelaje era medianamente largo y muy sedoso, con ojos redondos y de buena proporción.

A pesar de tales representaciones los Shetland no eran todavía considerados como apropiados para participar en exposiciones de linaje puro por lo que por algún tiempo se dedicaron al trabajo en las difíciles condiciones del norte, siendo vigorosos, inteligentes y ágiles.

Llegado un momento estas circunstancias del clima y del ambiente fueron empeorando haciendo que los Shetland se vieran demasiado comprometidos, por lo que se tuvo la necesidad de enviarlos fuera de las Islas para su protección, viéndose la diferencia con otras razas, aunque reconociéndose el excelente tono muscular que poseían, lo que hizo que comenzaran a participar en exhibiciones en Inglaterra conocidos para entonces como los Shetland Collies, vendiéndose además a altos costos.

Como sucede con todas las nuevas razas, los criadores deben ponerse de acuerdo en cuales aspectos van a resaltar y cuáles van a tratar de eliminar en los perritos, lo que en el caso del Shetland se basó en buscar firmeza en su complexión y buena salud, más que en conseguir rasgos más refinados o animales más pequeños lo que también lograron.

En esta misma época de exportación hacia Inglaterra se hacen los envíos hacia América, siendo aproximadamente en el año 1911, logrando venderse bien, pero con el tiempo, debido a la preferencia norteamericana de producir canes de mayor tamaño, los Shetland empezaron a mostrarse más altos que los ingleses, donde de nuevo el Collie tuvo un papel importantísimo.

Así pues, se establece en América el Club para proteger a tales cachorros y es en el año 1929 cuando surge el American Shetland Sheepdog Association, donde también se comienza a estandarizar a la raza acotando que el exceso de estatura se consideraría como una falta procedente para eliminación y donde se busca tratar de eliminar la timidez de los ejemplares, pues desde sus primeros momentos los Shelties fueron muy tímidos y un tanto dependientes del amparo de sus dueños.

Hoy en día la raza sigue pareciéndose mucho a los Rough Collie por lo que algunos prefieren incluso llamarlo como “Collie Miniatura” en vez de Pastor de Shetland o Sheltie, siendo una ofensa para los aficionados que pueden reconocer las diferencias entre ambas especies.

Características de la raza

Pastor-de-shetland

El pastor de Shetland es un animal pequeño, hermoso y muy refinado, es simétrico, proporcionado y muy equilibrado, tiende a confundirse con el Collie pensando que es una derivación en miniatura, pero no lo es.

Está catalogado por la FCI en el Grupo n°1 denominado “perros de pastor y perros boyeros (excepto los perros boyeros suizos)” en el área de “Perros de pastoreo”.

Tamaño: El Pastor de Shetland muestra una ligera variación entre el tamaño de las hembras con el de los machos, midiendo ellas cerca de los 35,5 cm y ellos alrededor de los 37 cm, sin embargo, es aceptado que puedan en cada caso tener una desviación que no exceda los 2,5 cm ni por debajo o sobre el estándar, lo que hace que el máximo y mínimo aceptable para cada ejemplar sea:

Para las hembras: 33 cm a 38 cm.

Para los machos: 34,5 cm a 39,5 cm.

Peso: El peso estándar para esta raza se clasifica entre los 7 a 8 kilos, obviamente siendo necesario el estudio y control de las condiciones en las que vive el animal y su estado de salud como dieta nutricional.

Región facial: Su cabeza es totalmente refinada, el hocico es medianamente largo y fino, sus labios son firmes y posee mordida de tijera con 42 piezas.

Tanto la trufa como los labios y alrededor de los ojos en forma de delineado deben ser de color negro.

Cuerpo: Su cuello es musculoso, medianamente largo y arqueado, el cual lo porta con un toque de orgullo y distinción, su cuerpo es levemente más largo que alto por lo que dan la sensación de ser rectangulares, su dorso es recto, los hombros son bien angulados y las patas delanteras son rectas, fuertes y musculosas, así como los muslos traseros.

Trufa: Se podría decir que su trufa es casi perfecta, bien proporcionada, bien coloreada en negro, definida, no es muy grande y sus ventanas, aunque visibles no son exageradas, en algunos es totalmente delineada y en otras su parte superior se difumina con el pequeño pelaje del hocico.

Ojos: Estos animales poseen los ojos en forma de almendra, pero colocados de forma oblicua, son de medianos a pequeños y su color casi siempre es marrón oscuro o marrón claro, pero hay algunos ejemplares, especialmente los que vienen en tonos mirlo, que tienden a llevarlos en color azul o a sufrir de heterocroma de iris, es decir, que sólo uno de ellos es azul y el otro marrón.

Orejas: Las orejas del Pastor de las Shetland son medianas a pequeñas, se insertan muy altas en el cráneo y tienen su base bastante ancha, a pesar de ello usualmente no las llevan erguidas sino dobladas y casi siempre indicando el nivel de alerta del perro, si están dobladas hacia atrás es porque el animal está tranquilo y en reposo y si lo están hacia adelante entonces el can está atento y activo.

Cola: La cola del pastor de Shetland tiene una inserción baja y se va afinando gradualmente desde la base hasta la punta, naturalmente la lleva en forma de curva hacia arriba y cuando el can está activo o en movimiento la levanta un poco, aunque no la apoya sobre la espalda ni la enrosca.

Su cola es graciosa y bastante cubierta en pelo largo.

Pelaje: Uno de los rasgos más característicos e importantes en el pastor de Shetland es su abundante y larga melena, haciendo que aquellos cuyo pelaje es totalmente corto sean indeseados, sin embargo, los Shelties tienen un manto mixto pues llevan el cabello muy corto en el rostro y hocico, pero otras partes del cuerpo la tienen muy bien cubierta como la crin y la pechera, asimismo las patas delanteras y las traseras.

El tipo de pelaje de los Shelties es doble, es decir tienen dos capas, una corta e interna, muy suave y bastante denso y otra externa que es el pelo visible, largo y liso.

Color: El pastor de Shetland puede presentarse en una variedad de tonalidades tanto en un color sólido como bicolores o tricolores:

Los colores sólidos básicamente son blancos o negros.

Los bicolores pueden ser negro con blanco los que usualmente llevan las manchas blancas en la frente, el antepecho, el collar, la pechera, las patas y en la cola, pero nunca en el cuerpo, o negro con fuego que no deben poseer manchas blancas. Tampoco se aceptan los de tono gris y leonado.

Los tricolores casi siempre tienen como base el negro intenso en el lomo.

Los del tono cebellina pueden ser en varias tonalidades, tanto dorados como caoba oscura.

Los azules Mirlo pueden verse como plateados o salpicados en negro, algunos de ellos llevan manchas en tonos color fuego.

Movimiento: El pastor de Shetland se ha caracterizado por su vigorosidad y agilidad, tiene buena impulsión y se le nota que sus movimientos no le ocasionan ningún esfuerzo, su marcha es recta sin cruzar los miembros, son graciosos y elegantes.

Comportamiento con otros perros

Pastor-de-shetland

El Pastor de las Shetland es un perrito muy equilibrado en su temperamento, si bien de nacimiento algunos ejemplares dan muestra de timidez, la mayoría tienen un carácter confiado y tranquilo en el que demuestran su preferencia por pasar el tiempo con los humanos.

Sin embargo, el contacto con otros perros no es para nada desagradable para ellos, son buenos compañeros, juegan relajadamente, no son agresivos y atienden muy bien a las órdenes de sus dueños aún y cuando se encuentren motivados por sus amigos caninos.

Socialización con otros perros

El Sheltie es un animal que naturalmente tiende a mostrar cierta timidez tanto de otras personas extrañas como de otros animales, en realidad es un perrito muy dado a preferir sentirse protegido por la presencia de sus dueños y no ha mostrado un instinto desarrollado de superioridad o de necesidad de mostrar su jerarquía, aunque no es servil ni asustadizo simplemente no le interesa ser el superior en la cadena, lo que hace que normalmente su comportamiento con otros perros sea bastante apropiado.

Sin embargo, para tratar de minimizar los rasgos de timidez innatos y para fomentar ese equilibrio en su temperamento, es apropiado que pase por un proceso de socialización temprana, que no es más que ponerlo en contacto desde muy cachorro con otros animales.

Esta etapa se da en sus inicios de manera natural al compartir con sus hermanos el proceso de lactancia, donde tendrá que codearse con ellos tanto para alimentarse como para descubrir el mundo a su alrededor, que mientras más sea visto con la presencia de otros miembros caninos más natural será para él compartir con los de su misma especie.

Es por ello que una vez separado de su madre y lo lleve a su nuevo hogar adoptivo evite ponerlo en aislamiento y trate de que tenga el mayor contacto posible con otros animales, de preferencia entrenados, socializados o que incluso sean cachorros que estén pasando por esta etapa.

Pero, debe procurar vigilar continuamente esta interacción, especialmente en sus primeros contactos, pues un infortunado episodio desagradable con algún otro can de peor temperamento o poco socializado podrá dejar huella y hacer que su Sheltie se sienta intimidado en futuras ocasiones.

Los juegos con otros perros

El hecho de que este perrito tenga poco deseo de mostrar superioridad ante otros animales y de que tampoco sea servil ni dominado hace que su contacto con otros especialmente de su tamaño, sea bastante cordial y ameno, procurando jugar sin exceso de excitación o sin alterarse demasiado.

El Sheltie no es un animal del que tendrá que estar vigilante para evitar que intente atacar a otros pues no es para nada agresivo, desde cachorro lo que va a preferir será jugar, en primer lugar con los humanos y si se le concede y considera prudente lo hará con otros perros normalmente.

El Sheltie con otros animales

Aún y cuando sus trabajos de pastoreo cesaron hace muchos años atrás el pastor de las Shetland tiene todavía en sus instintos el de arrear a su rebaño, lo que hará que, aunque se haya socializado con otro tipo de animales, sobre todo más pequeños, intente llevarlos de un lugar a otro, aunque sin agresividad ni amenazas.

El apareamiento del perro

El apareamiento de los Shetland es muy normal, como el mismo que sucede con otras razas, siendo necesario tener el control sólo de algunos aspectos especialmente dependiendo de las necesidades o planes de sus dueños para con sus mascotas.

Por ejemplo, la gran mayoría de los dueños de los Shelties prefieren mantener la pureza del linaje que tanto costó por estandarizar, tratando de crear camadas que respeten esos lineamientos y respetando los hermosos rasgos de esta raza, pero, hay otros que reconociendo también las cualidades de estos animales prefieren usarlo como base para la creación de nuevas líneas.

En cualquiera de los aspectos es importante que se consideren los aspectos que van a contribuir tanto a la salud de la madre como al éxito de la camada, verificando que el resultado sea positivo y saludable, además de hermoso o resistente.

Así pues, lo primero que se debe tener en consideración es la maduración de la futura madre, con la que habrá que esperar a que pase el tiempo propicio para que pueda tolerar una gestación, siendo aproximadamente al año y medio de vida, lo que puede estar entre su segundo a tercer período de sangrado.

Otro aspecto importante es la selección de la futura pareja, tratando de evaluar cuáles son las condiciones de salud del semental y si es posible de la línea de la cual proviene, sobre todo teniendo en cuenta que esta raza tiende a padecer de enfermedades más que todo hereditarias, además obviamente de evaluar la vigorosidad, fuerza, complexión muscular y belleza del futuro padre.

Dieta y alimentación

Pastor-de-shetland

El Pastor de Shetland con todo y que no es uno de los animales más enérgicos de todos si tiene su nivel de digestibilidad moderado debido a las actividades propias del día a día, pero por su tamaño no es conveniente que se le suministre la dosificación completa que requiere para su sustento en una sola tanda sino dividida en dos porciones al día para ayudarlo a que su proceso de digestión sea tranquilo.

Sin embargo, siempre es preferible que la dieta de su mascota sea monitoreada o recetada por su veterinario, el que previamente evaluará las condiciones de salud de su Sheltie y definirá que estilo o proporciones son las apropiadas para su perrito.

Además, estos tienen una especie de maduración biológica que hace que su estilo de alimentación tenga que pasar por tres etapas bastante diferenciadas en las que necesitará de otros valores nutricionales aportados por diversos componentes.

Estas etapas se reconocen porque la primera es la fase inicial en la que sus dientes y órganos no han madurado por completo, requiriendo del consumo de la leche materna y luego de papillas o croquetas especialmente elaboradas para cachorros de menos de dos años.

Sin embargo, es importante aclarar que la etapa de la lactancia materna es sumamente importante pues además de ayudarlo a empezar con una época natural de socialización canina, ésta le provee de todos los nutrientes y de toda la protección necesaria para evitar enfermedades hasta que llega el momento de comenzar con su proceso de vacunación, otorgándole una inmunidad que dura hasta que se hace el destete.

Luego de que sus dientes y organismo está casi desarrollado se puede cambiar su dieta a los platillos elaborados en casa o al pienso de la gama adulto, en la que se deberá verificar que se incluyan apropiadamente una buena cantidad de proteínas, carbohidratos y vegetales, variando levemente en la última fase alimentaria considerada en su período de vejez.

La comida casera para el Sheltie

Este tipo de alimentación es muy ventajosa en muchos sentidos, pues le proporciona la posibilidad de controlar cada elemento que ingiere su pastor de Shetland, además de darle la seguridad sobre que tan bien alimentado y saludable está su mascota.

Sin embargo, tiene la desventaja de que como cada componente se sirve por separado pueda haber la posibilidad de que su cachorro decida no ingerir alguno y se pierda de sus beneficios nutricionales, teniendo que variar la manera como se preparan con tal de que los acepte.

En este sentido es importante tener en cuenta que estos animales no toleran muchos ingredientes que acostumbramos a usar para aderezar y darle otro sabor a nuestros alimentos, siendo poco resistentes a la sal, aceites, salsas preparadas, condimentos, pimientas, ajo entre otros.

Así pues, no es aconsejable que sus platillos sean elaborados de forma frita, ni guisados, ni con el uso de vinos o cualquier elemento aceitoso ni con licor, siendo preferible que se cocinen al vapor, a la plancha, asados o cocidos, procurando aprovechar los sabores propios de cada ingrediente.

Tampoco es apropiado que ingieran chocolate ni mucha leche, los postres están prohibidos y las golosinas humanas no son saludables, siendo preferible evitarlas a toda costa, en cualquier caso, se pueden encontrar golosinas caninas que igualmente deben ser suministradas con mucho cuidado para evitar alterar sus valores o generar obesidad.

Croquetas para el Pastor de Shetland

Sin duda alguna las croquetas son una excelente opción para el Sheltie, considerando especialmente su tamaño y necesidades alimentarias, las que si son respetadas pueden llevarse durante toda la vida con este estilo de comida perruna.

El pienso es un estilo muy aceptado principalmente debido a que está constituido en forma homogénea y esto garantiza que su mascota pueda ingerir en un mismo bocado todos los elementos que en un plato de comida casera se encuentran separados.

Por su parte muchas croquetas vienen en los tamaños apropiados para su animal sólo debe vigilar que el empaque indique las edades y tallas o pesos aproximados para los que está diseñado, varios de ellos indican a cuáles razas favorecerían más o si son del tipo parecido al suyo, el Sheltie incluso aparece como referencia en algunas marcas reconocidas.

Asimismo, algunos de estos productos vienen elaborados con el sabor de un platillo en particular del cual generalmente se componen sus ingredientes, a lo cual deberá verificar que efectivamente el empaque indique que en su mayoría está compuesto de proteínas pero que también se complementa con carbohidratos y vegetales.

En cuanto a la cantidad a servir los gramos diarios vienen también indicados en el paquete, en el que se expresa cual es la porción a servir según la talla y peso de su mascota, lo que hace que sea aún más fácil su suministro, por supuesto esto debe ser consultado con su veterinario procurando evitar mal alimentar o sobre alimentar a su Sheltie.

Salud y cuidados generales

Pastor-de-shetland

Estos animales tienen una cualidad natural que es la de obedecer ampliamente a sus dueños y preferir estar con ellos en todo momento, condición que puede ser aprovechada para educarle en cuanto a la aceptación de sus cuidados y mantenimiento, los que mientras más temprano se empiecen mucho mejor será pues lo asimilará como parte de toda su vida.

Revisión manual

Esta es una práctica muy recomendada pues puede hacerse simplemente cuando se acaricia al can, logrando que sea visto por el como un acto de afecto, pero que usted puede aprovechar para vigilar que no tenga parásitos indeseados, ni que haya adquirido elementos externos que aumenten su suciedad o que pongan en riesgo su salud.

El cepillado

Definitivamente esta es una de las acciones que más va a necesitar su pastor de Shetland, a pesar de que debido a las características que conforman su manto, el pelo de los Shelties tiene poca predisposición a enredarse y causar nudos, especialmente si son cepillados con frecuencia.

Sin embargo, lo mejor para ellos es que al menos se practique esta actividad cada dos días, o en su defecto una vez por semana si no se encuentra en período de muda, pero recuerde que el cepillado continuo además de mantener su pelaje desenredado le proporciona mayor posibilidad en mantenerlo limpio y por lo tanto retrasar baños que podrían se innecesarios.

En este sentido es aconsejable que se procure cepillar a su mascota incluso aunque no note enredos en su manto y que se aumente la frecuencia a una vez al día en los períodos en los que hace el cambio de pelo para ayudarlo a que el proceso se más rápido y a que no deje muchos rastros por todo el lugar.

Para esto debe adquirir un cepillo amplio, preferiblemente de cerdas naturales o al menos pláticas pero que invariablemente tenga las puntas redondeadas, con el propósito de no lastimar su delicada piel.

Los baños para el Sheltie

Como con casi todas las razas caninas los baños son importantes pues eliminan los malos olores, la suciedad y posibilidades de infección en la piel, pero también deben aplicarse con la mayor prevención posible, entendiendo que la dermis de los Shelties es bastante delicada y tienen propensión a sufrir de algunas enfermedades en la piel.

En este sentido conviene evaluar la posibilidad de bañarlos cada seis u ocho semanas, siendo este lapso modificado por las necesidades propias del can, pero tratando de usar productos exclusivamente caninos y preferiblemente de marcas que ya haya usado previamente reconociendo la calidad de las mismas o en su defecto de aquellas recomendadas por su veterinario.

En todo caso el baño como tal debe ser una actividad relativamente rápida pero aplicada conscientemente, en la que se siga cada paso con moderación y sobre todo con mucho ánimo y paciencia, asegurándose que al finalizar no haya quedado ningún tipo de rastro de jabón y que su can sea secado eficientemente.

La peluquería canina

A muchos dueños de estos animales les encanta llevarlos a la peluquería aprovechando las hermosas cualidades de su pelaje, en las que se les puede dar los baños por especialistas y limpiarlos concienzudamente, pero no es recomendable que se le hagan cortes de pelo, esencialmente porque todo el manto del Shetland es para él un elemento que además de protegerlo le da una percepción de su contexto y le ayuda a desenvolverse con facilidad, recortarlo implicaría aumentar la posibilidad de desorientar a su cachorro.

La salud del Pastor de Shetland

Infortunadamente algunos Shelties han mostrado predisposición a sufrir de una variedad de enfermedades, las que se creen que pudieran ser un rasgo hereditario debido a la participación de la variedad de especies que formaron su raza. Entre estas se pueden encontrar:

Dermatomiositis, que es una de las más comunes, pero totalmente tratable y se puede prevenir con buenos cuidados.

Anomalía del ojo de collie, la cual ocasiona puntos ciegos, no es una enfermedad mortal y pueden pasar muchos años con ella, aunque evidentemente disminuye sus capacidades.

Atrofia progresiva de retina, es una afección que deteriora gradualmente toda la retina, los principales síntomas son la pérdida de visión en la noche o en los días con poca luz.

Epilepsia, es un trastorno que aparece pocas veces en esta raza presentándose en forma de convulsiones desde leves como una mirada lejana, ladridos repentinos hasta movimientos involuntarios en todo el cuerpo.

Displasia de cadera, este es un mal ajuste que afecta a muchos perros y puede ser detectado desde sus primeros años.

También pueden sufrir en menor posibilidad de Cataratas, Hemofilia, la enfermedad de Legg-Calvé-Perthes, la de von Willebrand, sordera en la vejez y Luxación de paleta.

A pesar de ello la mayoría de los Shelties pueden llevar sus vidas sin fuertes afecciones, llegado a alcanzar los 12 a 14 años.

Cómo entrenar, educar o adiestrar un perro Pastor de Shetland

Pastor-de-shetland

El Pastor de las Shetland es una mascota muy obediente, realmente obediente y bastante inteligente, la que cuando necesita tomar decisiones por su cuenta lo hace con la mayor facilidad pero que naturalmente prefiere esperar a las indicaciones de sus amos.

Aunque a veces muestra rasgos de timidez y esto lo hace apegarse más aún con sus dueños el Sheltie es bastante sociable y cariñoso, no es un can dispuesto a poner en tela de juicio la autoridad de sus líderes ni tampoco busca ser el jefe de la camada, por lo que entrenarlo es bastante sencillo, obviamente dependiendo del nivel de complejidad de hasta donde quiera llegar con él.

Esto hace que no necesariamente se deba buscar un centro especializado de capacitación, aunque obviamente daría mejores garantías en su educación, pero en realidad cualquiera con un mínimo de experiencia en entrenar cachorros puede hacer del Sheltie una mascota muy bien adiestrada.

Estilo de entrenamiento ideal

Esta raza se ha caracterizado siempre por tener buena disposición sin mostrar signos de agresividad, siendo dóciles y perceptivos, pero no son dados a aceptar un mal trato, pues responden con indiferencia o en el caso de que la ofensa venga por parte de sus dueños el resultado podría causar una depresión, imposibilitando que responda bien al tratamiento.

En este sentido es preferible abocarse a los métodos que tienen como base el uso de refuerzos positivos, donde el can se siente motivado por el conocimiento de que al obedecer y hacer lo que se le pide se va a ganar un premio, que no necesariamente debe ser algo comestible, aunque pueden usarse de vez en cuando, sino también que puede recibir un gesto amoroso de quien lo entrena.

Edad adecuada para comenzar a entrenarlo

El Sheltie tiene un temperamento muy agradable desde cachorro, pero sus primeros días y meses son abocados a descubrir su alrededor, es una época en la que todo es nuevo y muy pronto solo va a querer jugar con cada cosa o persona que se le acerque, mientras más descubra sus habilidades mas querrá saltar, morder, ladrar y divertirse, por lo que es ideal esperar unos cinco meses antes de comenzar con una rutina de capacitación intensiva, por lo menos hasta que se vea que va a atender diariamente a las indicaciones.

En ese tiempo de espera igualmente se puede tratar de enseñarle algunas lecciones de convivencia básicas, pues, aunque es un cachorro con deseos de jugar si tiene la posibilidad y hasta la necesidad de conocer las reglas, las que mientras más pronto comience mucho mejor.

En este caso se encuentran las más sencillas, como saber que significa “no”, aprender a no morder los objetos de sus dueños, reconocer su nombre y atender cuando se le llama, hacer sus necesidades en un mismo lugar, comer en un mismo lugar y tal vez sentarse o quedarse quieto lo que en realidad el Sheltie hace naturalmente, pues le gusta estar de pie al lado de su amo.

Asimismo, vale la pena recordar que en todo proceso de entrenamiento se debe hacer una planificación que organice su educación desde ordenes sencillas hasta las más complejas esperando a que haya aprendido cada una, por lo que su graduación va a depender del nivel de dificultad de hasta donde quiera llevarlo, pero normalmente es hasta el año y medio o dos años de vida.

La socialización para el Sheltie

Este es un aspecto muy importante en la formación del temperamento del pastor de las Shetland, pues es una raza que tiende a la timidez especialmente si no se le ha enseñado a no temer de los extraños, por lo que mientras más joven se le permita tener contacto con el exterior y con las personas que no son de su grupo familiar mucho mejor será para asegurar el equilibrio en su temperamento.

Dicha socialización puede tener varias etapas y debe hacerse tanto con personas como con animales, pero siempre tratando de prevenir que no reciba golpes, sustos o un mal trato intencional por parte de quienes lo visitan para que no crezca temeroso de que vuelva a suceder.

Obviamente su interacción con los niños pequeños va a ser un poco más brusca que con los adultos, pero esto no imposibilita que se realice, de hecho, es necesaria y el Sheltie podrá reconocer con ello la diferencia en las edades, además el tamaño de los infantes es más cómodo de aceptar para estas mascotas.

El contexto del entrenamiento

Cuando su pastor de las Shetland esté en la edad adecuada para comenzar con un proceso de entrenamiento y si desea hacerlo por su cuenta, es recomendable que seleccione un mismo lugar para ello, siendo preferible que le otorgue un poco de intimidad con su can y a la vez cierto control en los límites del terreno, que sea limpio, agradable y con la menor cantidad de obstáculos posibles.

Comportamiento con los Humanos

Pastor-de-shetland

El Pastor de Shetland es una mascotica pro humanos, dando siempre muestras de su preferencia para estar con su familia adoptiva y de la felicidad que le causa estar ahí para ellos, es obediente sin llegar a ser servil, es amoroso, dulce, juguetón, inteligente y en ocasiones se le puede notar que no se siente a gusto si no ve cerca a cualquier miembro de los suyos, notándose que es más seguro de si mismo especialmente si su amo está junto a él.

No es un animal agresivo ni intenta sobrepasar los límites ni las jerarquías en su hogar, puede tomar decisiones propias, pero en su mayoría prefiere obedecer a las indicaciones, tiene mucha tendencia a ladrar continuamente pero se deja educar en función a aceptar las reglas de convivencia.

La comunicación con él

Una de las condiciones que caracterizan a la mayoría de los perros es que no poseen la capacidad para aprender el lenguaje humano, no lo entienden y el Sheltie no es la excepción, pero es importante aclarar que este aspecto no es indicativo de falta de inteligencia, al contrario, los perros se consideran inteligentes especialmente cuando a pesar de no poder comprender las palabras humanas de igual forma logran entendernos.

Es por ello que han desarrollado la capacidad para estudiar en nuestras expresiones y en nuestro tono de voz lo que puede ser usado al momento de intentar comunicarnos con él, para el Sheltie da lo mismo que le digamos “que buen perro eres” con una sonrisa y con una caricia a que le digamos “que mal perro eres”  de la misma manera, pues lo que captan es el entusiasmo y la gesticulación con la que se le habla.

En este sentido, es valioso que tanto al educarlo como desde su llegada nuestra comunicación alrededor de él sea sencilla y lo más natural posible, de manera que su mascota pueda ir evaluando sus expresiones y llegue un momento que incluso no necesite ni hablar para que sea comprendido.

De hecho, el pastor de Shetland es muy empático especialmente con sus dueños, con los que es tal su apego que puede entender cuando sus amos se sienten frustrados, tristes, rabiosos o alegres, tratando en ocasiones de calmarlos o de acompañarlos hasta que los ven de mejor ánimo.

Comportamiento con los niños

El Pastor de las Shetland es muy bueno con los niños, los trata respetuosamente y juega con ellos el tiempo suficiente, sin embargo, se les puede ver como a veces lo consideran como parte de su rebaño y tratan de arrearlos especialmente cuando sienten que se están sobrepasando o demandando demasiado, tratando de controlarlos y hacerlos descansar.

Asimismo, se ha podido notar que estos animales tienden a ver en los niños su objeto de protección y cuidado, y aunque no son agresivos ni amenazantes le ladrarán a cualquiera que consideren que ponen en riesgo el bienestar de los pequeños.

Sin embargo, es valioso que sean incluidos desde su proceso de socialización, en el que el Sheltie entienda que los niños no le darán el mismo trato que los adultos, que probablemente sean un poco más bruscos o que tal vez le demandarán un poco más de energía en sus juegos.

Igualmente es necesario tener en mente que a los chicos hay que educarles en función al respeto y buen trato de sus mascotas, especialmente cuando son de menor tamaño y complexión física, en lo que entiendan que se merecen respeto y no deben tratarlos de mala manera.

Estilo de vida que necesita

El Pastor de las Shetland es una mascota que hoy en día prefiere llevar una vida en el hogar, como compañero de vida y miembro más de la familia, puede vivir en cualquier tipo de recinto siempre que se le enseñe a respetar las normas y el estilo de vida.

Su inteligencia lo ayuda a adaptarse muy bien, aunque siempre va a necesitar al menos un paseo diario bien sea en un pequeño jardín o en un gran parque con límites y observación, en el que pueda distraerse y correr un rato para luego volver al hogar.

Trabajos para el Sheltie

Hasta la fecha estas mascotas han sido usadas primeramente como pastores, durante un largo tiempo y en zonas con terrenos y climas difíciles de sobrellevar, pero luego que fueron sacados de las islas su linaje fue un poco más modificado manteniendo su resistencia, pero asegurando su belleza y temperamento, momento desde el cual pasa a ser preferido como perro de compañía y luego como modelo en exhibiciones caninas.

Su contextura lo involucra más con las actividades propias para las mascotas y en algunos deportes caninos, pero no tanto en otras a las que su instinto de protección pudiera servir pero que son preferibles otros perros de mayor tamaño y fuerte temperamento como lo es la custodia y seguridad.

Entorno Ideal

Pastor-de-shetland

El Pastor de las Shetland es una mascota ideal para vivir en ciudades grandes o pequeñas que requieran de mascotas adaptadas a vivir en apartamentos pequeños, pero también se desenvuelven muy bien en los suburbios en los que se cuenta con más espacio, todo con el nivel de adaptación que se le haga para su nuevo estilo de vida.

El Pastor de las Shetland en interiores

Una vez que se haya acordado el estilo de educación que llevará su Sheltie entonces se debe definir cuáles serán sus permisos, sus lugares exclusivos, los prohibidos o si simplemente tendrá acceso y capacidad de uso de todo el espacio, en cualquier caso, siempre es conveniente que, aunque pueda tener un estilo de vida más permisivo tenga a disposición de sus propios lugares.

En este sentido es importante atender al hecho de que el Pastor de Shetland es muy dócil y puede ser fácilmente entrenado para convivir en el interior junto con la familia, siendo necesario quizás tratar de controlar su instinto a ladrar constantemente, de resto su comportamiento es bastante tolerable e inteligente.

En atención a ello una de las cosas en las que deberá pensar es donde dormirá su cachorro pues si a veces provoca tenerlo cerca todo el tiempo lo ideal es que su Sheltie pueda tener acceso a un espacio propio donde descansar, siendo ideal una cesta o colchón suave y esponjoso que evite que se le desarrolle una patología muy común en ellos como lo es la displasia de cadera.

Esta cesta podrá ser ubicada donde usted lo desee, pero tenga en cuenta una serie de consideraciones como lo son la temperatura, la cual puede sentirse templada o medianamente fría, pero evite los espacios muy calientes, otro aspecto es la circulación, obviamente intente que su mascota no interfiera con las actividades cotidianas pudiendo así evitar accidentes y también está la facilidad de acceso para el can como las facilidades de limpieza.

Este último punto es importante para que su mascota resida en un espacio limpio, que no tenga humedad ni polvo, pero evite lavar su manta con sus objetos con detergentes con perfumes ni con suavizantes, estos olores afectan al olfato del Sheltie y a su piel pudiendo causar alergias de varios tipos.

Además, el uso continuo de este lugar es valioso para su pastor de Shetland el que se sentirá cada vez más acostumbrado y luego que tenga su sentido de pertenencia desarrollado será más fácil su preferencia en el uso, pero más difícil al momento de tener que asignarle un cambio, siendo requerido pasar por un proceso de transición.

Otro de los lugares que deberá seleccionar es el de comer, es probable que a la fecha se considere que la tasa de su mascota se pueda colocar en cualquier lugar, pero la verdad es que si usted desea mantenerlo entrenado y evitar que por ejemplo pida cuando usted y su familia ingieren sus alimentos, deberá enseñarle que él tiene una o dos horas seleccionadas para ello, así como su lugar específico.

De hecho, el nivel de inteligencia de estos perritos hará que cuando se acostumbre él pueda indicarle a usted que tiene hambre mediante el acceso continuo a su comedero, así como el toque con las patas o el hocico a su plato.

Hay muchos otros aspectos que puede considerar si desea que su pastor de Shetland conviva con usted dentro de las instalaciones de su hogar, como lo es definir qué espacio va a usar para realizar sus necesidades especialmente cuando es apenas un cachorro que no sabe controlarse ni sabe esperar o solicitar que lo saquen.

El Pastor de Shetland en exteriores

Siendo una mascota acostumbrada a vivir en el interior el Sheltie puede esperar tranquilamente su momento de esparcimiento, pero, aún y cuando su actitud al respecto no es tan exaltada como la de muchas otras razas, estos perritos si necesitan al menos un paseo diario, pues como todo pastor sus necesidades innatas de caminar y arrear siguen vigentes.

Estos animales pueden llevarse muy bien a pasear, obviamente en sus principios es recomendable que salga con el uso del collar y la correa hasta que aprenda a reconocer los espacios y lo límites, así como enseñarle palabras que le indique cuando quedarse quieto, volver a sus dueños, hacer silencio, entre otras cosas, pero es visto que naturalmente los Shelties prefieren estar cerca de sus amos y que tienen mucha predisposición a obedecer por lo que los paseos son bastante controlables.

Por su parte, no es recomendable que se intente hacer que sus mascotas de esta raza vivan a la intemperie pues, aunque en algún momento, sobre todo en sus inicios en las Islas de Shetland, fueron usados en actividades de pastoreo, hoy en día tienen muchos años que han dejado de trabajar para los humanos acostumbrándose a ser tratados como un miembro más en el hogar, prefiriendo el exterior como medio de esparcimiento que como medio de vida.