Saltar al contenido
PerrosGatosOnline.com

Manchester Terrier

Manchester-terrier
Manchester Terrier
5 (100%) 5 votes

Manchester Terrier: Tu nueva mascota

El Manchester terrier es un perro astuto y enérgico, y  Aunque su aspecto muchas veces le hace parecer un Doberman en miniatura, el Manchester Terrier es una raza propia. Esta raza es pequeña pero cuenta con un fuerte ladrido y con una gran forma de ser, es leal, generoso y un excelente perro guardián que adora pasar el rato con la familia que lo incluye en su hogar y  de todo el grupo de  los terrier, el Manchester es conocido por ser una de las razas mejor educadas y con gran capacidad de recibir y acatar órdenes.

Se cree que los manchester terrier son los más antiguos de los terrier, y hay demostraciones graficas que datan del siglo XVII donde se pudo constatar la existencia de esta raza.

Por otro lado, se cree que el creador de la raza fue John Hulme, quien era criador y fanático de los manchester y cruzo a un terrier de color negro y fuego con un Whippet, dando origen a esta maravillosa raza, los manchester terrier.

Fue el 15 de octubre de 1954 donde se dio reconocimiento definitivo a la raza en la FCI y el 13 de octubre del 2010 se publico el estándar oficial.

Considerados como una raza de tamaño mediano suelen medir entre 41 centímetros los machos y 38 centímetros las hembras, y su cuerpo es de apariencia robusta, musculosa y elegante.

Este tamaño va acorde con su peso corporal que suele ser entre 7,5 y 8 kilogramos los machos y entre 7 y 7,5 kilogramos las hembras.

Por otro lado, tenemos que el color característico del manchester terrier es el negro brillante, con ciertas manchas de color caoba fuego, estos colores son los únicos aceptados para esta raza y no se admiten perros con colores distintos a estos.

Generalmente el color negro está distribuido en su lomo, cola y  patas, mientras que el color caoba fuego va desde su pecho, hacia los lados del hocico además de por debajo de las rodillas. Es interesante señalar que el negro y el color caoba fuego no se mezclan entre sí ni se atenúan.

Con respecto a su comportamiento con otros perros en líneas generales el manchester terrier suele manejar de forma positiva el conocer a nuevos perros y mascotas, pero como todo canino necesita ser socializado desde cachorro para que esto se vuelva algo natural para ellos.

Es necesario que desde pequeños se les permita conocer y compartir con otros perros e incluso mascotas de otras especies, además de personas y ruidos para que no se crie como un perro nervioso o ansioso ante cualquiera de estos estímulos.

Por su parte, y en cuanto a la alimentación casi siempre, (no es en todos los casos) se recomienda que las porciones contengan ¼ de taza de alimentos para perros, de tipo duro, o las llamadas croquetas para perros.

También es importante que exista una disciplina en cuanto a establecer las horas en donde se proporcionara la comida al manchester terrier para que este tome como costumbre que solo en esas horas podrá comer, y que no se vuelva un perro que pida de comer a todas horas.

El manchester terrier tiene como característica un pelaje corto y liso lo cual no requiere de cuidados muy rigurosos ni mucho esfuerzo en su acicalado.

Un cepillado semanal con un peine de cerdas suaves será suficiente para remover todo pelo muerto y dar paso al que está por nacer.

Para el entrenamiento adecuado de un manchester terrier una buena forma de comenzar es que el dueño se eduque en cuáles son los comandos básicos, para posteriormente enseñarlos a la mascota, en este caso al manchester terrier.

Dentro de estos comandos básicos a enseñarle al perro se encuentran, por ejemplo, como ir al baño, como acudir al llamado del dueño y como sentarse. Para este tipo de inicios también se deben crear hábitos de recompensas con el manchester terrier por parte del dueño, ya que esta raza funciona de forma positiva ante estos estímulos

En cuanto a su forma de comportarse con los humanos u el manchester terrier demuestra que una de las principales características de la personalidad de esta raza, es que si bien es cierto que busca ser querido por los que están a su alrededor, a ellos se les conoce como “raza de una sola persona” debido a que su le entregara su corazón y adoración absoluta a un solo miembro de la familia.

Por su puesto, a este será a quien el más obedezca y busque complacer por completo.

Y por ultimo y en lo referente a su entorno El manchester terrier es capaz de adaptarse a casi cualquier entorno, debido a su tamaño puede adecuarse fácilmente tanto a una vida de campo o casa con espacio amplio como a un departamento que tenga menor tamaño.

No será problema asignarle un espacio para su descanso, y para que pueda comer e incluso estirarse y hacer ejercicio, ya que sus dimensiones corporales así lo permiten.

Historia y Origen del Manchester Terrier

El manchester terrier es una raza perteneciente al grupo de los Terrier y es originario de Gran Bretaña.

Manchester-terrier

Durante muchos años se creyó que eran procedentes de los dóberman, debido a su semejanza, aunque estos poseen una diferencia significativa en cuanto al tamaño, el doberman en más grande y alto que el manchester terrier.

Por lo que esta teoría quedo descartada, y las razas son completamente independientes una de la otra.

El nombre del manchester terrier empezó a utilizarse de manera oficial, en el año 1987, es decir, 20 años después de su creación.

Su funcionalidad se considera como una versión más ágil y liviana que el Black and Tan Terrier, y su creación no está ligada a la vida de campo sino mas bien a los sitios urbanos, donde su principal función era la de cazar roedores de tamaños reducidos, como las ratas.

El manchester terrier,  se cree es el origen de los english toy terrier, donde estos se separaron de la raza debido a la diferencia de tamaño.

En los genes del manchester terrier también corre sangre de la raza Whippet, y es esta la que le dio la versatilidad y su considerable agilidad aerodinámica, además de rasgos físicos más específicos.

Se cree que los manchester terrier son los más antiguos de los terrier, y hay demostraciones graficas que datan del siglo XVII donde se pudo constatar la existencia de esta raza.

Por otro lado, se cree que el creador de la raza fue John Hulme, quien era criador y fanático de los manchester y cruzo a un terrier de color negro y fuego con un Whippet, dando origen a esta maravillosa raza, los manchester terrier.

Este cruce hizo que el manchester terrier fuera más veloz, y con un temperamento más refinado y elegante, lo cual le permitió, incluso,  ser las predilectas mascotas de las damas de Inglaterra, victorianas de la época.

El manchester terrier fue creado en una época donde existía un especial auge de los concursos donde los perros debían cazar roedores como las ratas, y esta raza se posiciono como campeón en esta categoría de forma sorprendente.

Posteriormente, esta práctica fue prohibida, y la popularidad del manchester terrier se vino abajo, ya que solo se les adquiría para que realizaran esta labor en las ciudades.

En este periodo el manchester terrier disminuyo el número de ejemplares considerablemente.

También en su mejor momento, al manchester terrier se le conoció como “el terrier de los caballeros negros” esto hace aproximadamente un siglo.

En este periodo el manchester terrier logro posicionarse entre la población de una clase social con más beneficios y esta raza empezó a ocupar un lugar importante entre dicha población.

Para el año 1898 su popularidad sufrió otro golpe, debido a la prohibición de la amputación de las orejas, práctica que se consideraba como el mejoramiento de la estética de los mismos. Los criadores opinaban que un manchester terrier con las orejas sin amputar era un desacuerdo entre la manera de ser y la forma de actuar de esta raza.

Durante la segunda guerra mundial, esta raza estuvo a punto de desaparecer, llegando a quedar con vida solo 11 ejemplares, los cuales permitieron, a través de la unión y la excelente labor de los criadores amante de esta raza, postergarla mediante la creación de un club donde todos colocaron un granito de arena para lograr así, mantener aumentar el número de manchester terrier.

Estos criadores, colocaron todo su entusiasmo en promover y aumentar la popularidad de los manchester terrier, aunque para esta fecha solo eran utilizados en exhibiciones.

En un principio esta raza nacía con diversidad de colores, pero posteriormente los criadores se dieron a la tarea de seleccionar y usar como perros exclusivos para ser cruzados a los de color negro y fuego, y fue así como estos empezaron a mantener y promover solo este color.

Fue en el siglo XIX donde justamente por el aumento en ejemplares de este color en la zona de Manchester le dio la el nombramiento a la raza como tal.

El  título final se empezó a oficializar a mediados del siglo XIX e incluso, a todavía para el siglo XX se seguían registrando ejemplares con denominaciones modernas en el kennel club ingles.

Manchester-terrier

Por otro lado, fue el 15 de octubre de 1954 donde se dio reconocimiento definitivo a la raza en la FCI y el 13 de octubre del 2010 se publico el estándar oficial.

En la actualidad los manchester terrier son felices debido a que han tomado auge en muchos hogares, donde su versatilidad, su inteligencia y su tamaño le han permitido ser uno de los favoritos a ser seleccionados como mascotas de familias citadinas acostumbradas a la modernidad.

En los estados unidos estos perros cuentan con una popularidad que va en aumento, y que les ha permitido ser reconocidos y diferenciados de las razas que se le parecen.

Características Principales

El manchester terrier es un perro que  cuenta con gran agilidad y un poder de desplazamiento único.

Considerados como una raza de tamaño mediano suelen medir entre 41 centímetros los machos y 38 centímetros las hembras, y su cuerpo es de apariencia robusta, musculosa y elegante.

Este tamaño va acorde con su peso corporal que suele ser entre 7,5 y 8 kilogramos los machos y entre 7 y 7,5 kilogramos las hembras.

Su cabeza es estrecha y alargada con una particular forma de cono, la cual no muestra mejillas pronunciadas. El hocico tiende a afinarse la punta y su cráneo adopta una forma como de cuña donde los labios están muy unidos a la boca.

En cuanto a su mordida, suele ser en forma de tijera ya que tiene una mandíbula fuerte con dientes muy bien colocados en Angulo recto, y que además posee maxilares simétricos y dientes muy fuertes.

Su nariz, por su parte es triangular y siempre de color negro, mientras que sus ojos son ovalados y por lo general oscuros donde se caracterizan por tener una mirada con un brillo particular, estos no están muy hundidos pero tampoco son sobresalientes, y la mayoría de los manchester terrier tienen dos manchas de color caoba fuego por encima de estos.

Con respecto a las orejas, estas nacen desde la parte superior del cráneo y caen en forma de V hacia sus ojos, son triangulares y su caída es de forma natural. Recordemos que a lo largo de la historia se prohibió el uso de corte en las orejas de los perros de esta raza, por lo que es común verles con sus orejas conforme a su naturaleza.

Manchester-terrier

El cuello también le da armonía a su cuerpo, ya que este es largo lo que le proporciona elegancia al manchester terrier. Esta raza no posee papada ni arrugas en su cuello

Las costillas, por su parte son bastante arqueadas lo que le da al cuerpo cierta forma de estreches, que lo hace ver liviano y ágil, y promueve el hecho de que su espalda sea ligeramente arqueada.

Para la descripción de sus patas tenemos que son pequeñas, de forma ovaladas y que son muy parecidas a las de una liebre ya que poseen dedos muy arqueados, mientras que en sus miembros anteriores y posteriores se puede apreciar la musculatura que poseen y que además le da una estabilidad necesaria al cuerpo del manchester terrier.

En cuanto a su cola, esta no es demasiado larga y se permite visualizar de forma gruesa en la base para posteriormente adelgazarse hacia la punta. El manchester terrier la lleva generalmente baja y no duda en utilizarla para mostrar signos de emoción o alegría.

Por otro lado, tenemos que el color característico del manchester terrier es el negro brillante, con ciertas manchas de color caoba fuego, estos colores son los únicos aceptados para esta raza y no se admiten perros con colores distintos a estos.

Generalmente el color negro está distribuido en su lomo, cola y  patas, mientras que el color caoba fuego va desde su pecho, hacia los lados del hocico además de por debajo de las rodillas. Es interesante señalar que el negro y el color caoba fuego no se mezclan entre sí ni se atenúan.

Su pelo, es de tipo corto y grueso, apretado y que es de tipo liso y que tiene una particular manera de brillar.

Ahora bien, en cuanto a las características de su temperamento y su forma de actuar tenemos que es un perro bastante amigable, cariñoso y muy alegre. Además cuenta con una gran inteligencia que le permite aprender rápido y ser educado con facilidad.

Su nivel de energía es bastante alto por lo que va a necesitar de mucho ejercicio y la realización de actividades que promuevan el hecho de que se le permita drenar esa energía que posee.

En su comportamiento tienen mucho en común con la forma de ser de los terrier ya que suele ser un poco independiente en cuanto a sus acciones y no le huye para nada a la acción, y si tiene la posibilidad de participar en alguna pelea, lo hará sin dudarlo.

Así mismo tiene una gran capacidad de estar alerta a cualquier hora, lo que le hace ser un excelente perro de guarda que avisara ante la inminente presencia de cualquier peligro. Este tipo de acción las puede realizar de forma incansable.

En otro orden de ideas, Los manchester terrier son una raza que se les conoce por tener una alta longevidad, llegando a tener un promedio de vida de aproximadamente 20 años.

En la actualidad son perros que por sus características y comportamiento se desenvuelven muy bien como perros de compañía y guardianes de hogares, y que logran ganarse con facilidad el amor y cariño de quienes tienen la oportunidad de tenerles como mascotas.

El Manchester Terrier y su comportamiento con otros perros

Manchester-terrier

El manchester terrier es un perro que posee  mucha energía y que es activo por naturaleza, por lo que su comportamiento con otros perros va a estar caracterizado por muchos momentos de juegos y grandes cantidades de actividad.

En líneas generales el manchester terrier suele manejar de forma positiva el conocer a nuevos perros y mascotas, pero como todo canino necesita ser socializado desde cachorro para que esto se vuelva algo natural para ellos.

Es necesario que desde pequeños se les permita conocer y compartir con otros perros e incluso mascotas de otras especies, además de personas y ruidos para que no se crie como un perro nervioso o ansioso ante cualquiera de estos estímulos.

En el caso de que en casa existan mascotas de otras especies, y por su instinto de casería hacia animales de menor tamaño es importante que se le enseñe a compartir con estos y a no hacerles daño, sino existe la posibilidad de que se presenten conflictos al respecto.

El manchester terrier tiene una forma particular de mostrarse guardián, por lo que probablemente asuma el papel de líder o alfa ante la presencia de otros perros en su entorno, y también existe la posibilidad de que, dependiendo del temperamento que este posea, se vea inmiscuido en alguna riña por el poder y el dominio del entorno.

En este sentido, los dueños del manchester terrier deberán ejercer autoridad sobre este y sobre el resto de las mascotas del hogar para procurar la tranquilidad y la armonía entre todos.

Una manera de aplacar este instinto de dominancia y deseo de pelear del manchester terrier es incluyendo a todos los perros que habitan en el hogar en juegos donde todos participen y donde no se use la competitividad ni el incite a la violencia entre ellos.

El hacerlos sentir amados por igual, sin preferencia alguna también disminuye los sentimientos de celos que se pueden crear en los perros.

Así mismo, delimitar sus zonas para comer, para tomar agua e incluso para descansar, colocándolas en sitios alejados uno del otro también influye en aumentar los lazos de respeto entre los animales.

Si por el contrario el manchester terrier presenta un buen temperamento y adaptabilidad ante la presencia de otros perros, entonces sin duda su comportamiento estará ligado a grandes episodios de juegos y de actividades donde parecerá ser incansable.

Lo mejor en este y todos los casos donde se desee tener a más de un perro en casa es que la relación comience desde que están jóvenes, si es posible cachorros, para garantizar que sea normal para ellos compartir espacios, juguetes y el amor de sus dueños.

El manchester terrier suele ser un poco ruidoso, mordedor y como ya mencionamos muy valiente, lo cual le incita a no dejarse apabullar ante ninguna situación o conflicto, por lo que recomendamos que si se desea ampliar la familia canina en el hogar se tome en cuenta el temperamento que este posee, para determinar que tan factible será traer a un perro nuevo a casa.

Recordemos que no todos los perros, tienen la misma personalidad, y la misma manera de actuar.

La presentación de ambos deberá hacerse de forma progresiva, y si el nuevo miembro esta cachorro tener mucha precaución y cuidad para que el manchester terrier no lo lastime.

Dentro de las razas compatibles con los manchester terrier están los Border terrier quienes son perros muy amigables y que tienen una gran capacidad de llevarse muy bien con otras mascotas y perros lo cual sería beneficioso a la hora de que estos se unieran en un mismo entorno, debido a que el Border terrier no dudaría en acercarse y procurar que el manchester terrier termine siendo su amigo a como dé lugar.

Además de estos, los Border terrier tienen un nivel de energía bastante alto lo cual podría permitirle llevarle el paso al manchester terrier en cuanto actividad física.

También dentro de la familia de los terrier, se encuentra el Irish Terrier quien tiene una marcada personalidad muy parecida a la del manchester terrier, ambos son temerarios, valientes bonachones y muy enérgicos.

Sin embargo, ambos también suelen participar en riñas y peleas a la primera oportunidad que se les presente y sin dudarlo, por lo que a la hora de hacer que compartan el mismo habitad los dueños deberán educarlos para que convivan de forma pacífica. Si no tendrán que enfrentarse constantemente a rines de pelea donde estos pendencieros se darán a la tarea de buscar cualquier motivo para pelear.

Por otro lado, las hembras de los manchester terrier suelen ser más dóciles y más llevables a la hora de presentarle a un nuevo miembro perruno.

Pero en líneas generales, el manchester terrier podría  tener buena convivencia con otros perros, siempre que tenga la ayuda, supervisión y educación de sus dueños, y donde se promuevan los ambientes tranquilos y libres de violencia.

Dieta y alimentación del Manchester Terrier

Manchester-terrier

La comida a proporcionar a un manchester terrier debe estar previamente especificada por un veterinario, ya que estos tomaran en cuenta el peso, el tamaño, la edad y la cantidad de actividad física que estos realizan para determinar así cantidad, porciones y calidad del alimento.

Para un cachorro de manchester terrier es fundamental iniciar su alimentación con la leche materna, esta le permitirá recibir las vitaminas y nutrientes necesarios que solamente puede dar la leche de su madre para proporcionarle los anticuerpos que necesita en su crecimiento, además de adecuar su estomago para la siguiente fase que es el alimento duro.

Seguidamente, como ya mencionamos el veterinario es quien debe determinar qué clase de alimento es recomendable para ellos.

En la actualidad existen variedad de marcas y de precios que se pueden escoger según las especificaciones que el doctor de la mascota haya indicado, por lo que no será problema conseguirlo en tiendas para mascotas o incluso en supermercados.

Generalmente los veterinarios tienen a recomendar que en la etapa de jóvenes las porciones se dividan en tres, ya que en esta edad estos perros están en pleno crecimiento y necesitan obtener la mayor cantidad de nutrientes y vitaminas para la expansión de sus músculos y el resto de su organismo.

Seguidamente en la etapa de adultez se le debe reducir las raciones otorgadas durante el día a dos porciones, ya que para esta etapa se fase de crecimiento se da por culminada y en este periodo hay que evitar el sobre peso.

Casi siempre, (no es en todos los casos) se recomienda que las porciones contengan ¼ de taza de alimentos para perros, de tipo duro, o las llamadas croquetas para perros.

También es importante que exista una disciplina en cuanto a establecer las horas en donde se proporcionara la comida al manchester terrier para que este tome como costumbre que solo en esas horas podrá comer, y que no se vuelva un perro que pida de comer a todas horas.

No es necesario sobre alimentar a los animales, más bien se recomienda que si por algún motivo el perro deja comida en el plato lo mejor es retirarlo, asumiendo el hecho de que la mascota ya está satisfecha. Además esto contribuye a que el alimento no sea contaminado por las moscas u otros insectos que podrían dañar su salud.

Como todos los perros, los manchester terrier tienden a sufrir de sobre peso si no se les supervisa en cuanto a alimentación se trata, por lo que es necesario verificar que el alimento este siendo el indicado, y que este contribuyendo correctamente en el funcionamiento adecuado de su organismo.

Si no se corrige el sobre peso de un manchester terrier a tiempo se podrían desencadenar una serie de desmejoramientos en su salud, así como la consecuencia de tener que  poner a dieta al perro lo que es bastante complicado, luego de que se le acostumbra a comer de mas, porque no dudara en pedir más comida a cada rato.

También el sobre pero haría disminuir considerablemente la agilidad que posee el manchester terrier y su normal funcionamiento

Una de las formas de verificar si el manchester terrier tiene sobre peso es observando la forma de su cintura, esta debe tener la curvatura natural de su abdomen, además al tocarlo se deben sentir sus costillas sin ningún tipo de rollo o exceso de grasa a su alrededor.

El agua también es fundamental para complementar su alimentación, esta debe estar fresca y el manchester terrier debe tener fácil acceso a esta.

Cabe destacar que el manchester terrier no es muy exigente a la hora de comer, por lo que no será difícil proporcionarle un alimento que le guste. Existen variedad en marcas de comidas para perros, que ofrecen productos como croquetas variadas con incluyen carne, pollo y vegetales, las hay solo de carne o solo de pollo, en fin una gran variedad que seguramente el manchester terrier disfrutara y degustara.

También existen diversos tipos de golosinas y dulces para perros en el caso que se desee darle algún premio o simplemente complacer su deseo de comer algún dulce o alimento distinto.

Debemos recordar que ningún perro, indiferentemente de la raza que sea tolera los alimentos como el chocolate, la cebolla, el ajo, la leche para humanos así como los dulces, debido a que su organismo no está diseñado para este tipo de comida.

Por lo que se hace necesario educar sobre todo a los pequeños de la casa a que no deben, por más que el perro lo desee y lo pida, sucumbir ante el deseo de ellos de pedir que se les de lo que los niños están comiendo, ya que una vez acostumbrados a que se les dé no dudaran el volver a pedir y hacer de es un habito, que es sin duda, muy dañino para la salud de las mascotas.

Cuidados necesarios

El manchester terrier tiene como característica un pelaje corto y liso lo cual no requiere de cuidados muy rigurosos ni mucho esfuerzo en su acicalado.

Manchester-terrier

Un cepillado semanal con un peine de cerdas suaves será suficiente para remover todo pelo muerto y dar paso al que está por nacer.

También su pelaje hace que no se ensucie con mucha frecuencia, por lo que su baño no será necesario hacerlo tan seguido, sino cuando sea estrictamente necesario, o su olor así lo requiera.

En líneas generales sus cuidados en cuanto a estética son bastante sencillos y muy económicos.

Sin embargo hay áreas de su cuerpo que necesitan ser revisadas para comprobar su buen estado, por ejemplo sus orejas necesitan ser levantadas de vez en cuando para observar si están llenas de humedad, o hay síntomas de enrojecimiento alguno.

En caso de que así sea se deberá acudir al veterinario para que le recete algún ungüento que le permita mejorar los síntomas, ya que si se descuida se podrían desencadenar rápidamente enfermedades como la otitis y el tratamiento para esta es bastante incomodo de curar tanto para el perro como para quien hace las curas.

La otitis canina se caracteriza por ser de tipo interna o media y externa.

La otitis media o interna es si la inflamación está en el interior del tímpano, según las estructuras que estén afectadas y la otitis externa va si la inflamación está en el interior del tímpano, según las estructuras que estén afectadas.

Esta enfermedad tiene síntomas tales como molestias notables en las orejas por parte del perro, este moverá la cabeza de forma brusca e intentara rascarse con frecuencia, llegando a quejarse con gemidos por causa del dolor que esta le ocasiona, además se puede observar enrojecimiento, mal olor y secreciones que tienden a endurecerse formando costras.

Por lo que será bastante desagradable para el perro tener que recibir las curas y la colocación de los antibióticos, así mismo el veterinario o persona encargada de limpiar los oídos del perro deberá hacerlo con mucho cuidado y con la frecuencia que le dicte el veterinario.

En este sentido, es mejor prevenir este tipo de enfermedades revisando periódicamente al manchester terrier antes de tener que afrontar este tipo de afecciones.

Por otro lado sus patas también necesitan ser revisadas con atención especial a las pezuñas, de modo tal que se les recorten cada vez que sea necesario.

Así mismo la revisión de su cuerpo y su pelaje para determinar que no haya pulgas y parásitos es también muy importante, recordemos que estos insectos son capaces de generar graves afectaciones como lo es la enfermedad de la garrapata.

Esta ocasiona espasmos musculares, secreciones nasales, fiebre, cansancio y debilidad además de incapacidad para coordinar, incluso esta enfermedad si no se trata a tiempo podría ocasionar la muerte del manchester terrier.

Para la cura de esta enfermedad es necesaria la aplicación de antibióticos además de otros medicamentos que son cuidadosamente recetados por el veterinario, según la gravedad o estado de la enfermedad.

Tanto la otitis como la enfermedad de la garrapata son afectaciones que pueden llegar a padecer cualquier raza no solamente un manchester terrier, distinto a esto hay dos enfermedades que estadísticamente se ha comprobado son comunes en los manchester terrier las cuales son la luxación de rotula y la enfermedad de von Willebrand.

La luxación de rotula consiste en el desplazamiento temporal de esta, es decir se sale de su sitio provocando dolor y debilidad en las rodillas del manchester terrier y esta les causa que les sea necesario cojear y por supuesto se les impida correr como de costumbre.

En la mayoría de los casos se requiere tratamiento quirúrgico para la cura de esta enfermedad.

En cuanto a la enfermedad de von willebrand la cual es un trastorno hereditario que produce falta de coagulación. Entre los síntomas están hemorragias en las encías, sangrado en las heces, sangre en la orina, sangre en la vagina que es distinto al celo entre otras.

Esta enfermedad también produce hematomas en la piel de los perros y dificultad de coagulación al momento de producirse alguna herida.

Y el tratamiento de esta enfermedad en caso de que el manchester terrier u otra raza tenga los síntomas consiste en la transfusión de sangre periódica, para suplantar al máximo la sangre infestada por la enfermedad.

A pesar de todas estas enfermedades descritas si se les da el cuidado adecuado al manchester terrier y se le cuida con los chequeos periódicos que provee el veterinario este podrá ser un perro que goce de mucha salud y de una larga vida, recordemos que esta raza se considera con un alto promedio de vida que puede llegar a tener entre 18 y 20 años sin ningún tipo de problemas.

Cómo entrenar, educar o adiestrar un Manchester Terrier

La inteligencia y el nivel de energía del manchester terrier permiten que su educación no sea para nada un problema.

Manchester-terrier

El alto grado de actividad que estos perros requieren para drenar la energía que poseen es tomado por los dueños como una  ventaja a ser tomada y transformada en un entrenamiento útil y divertido para los manchester terrier.

Si un manchester terrier  no hace el ejercicio diario que requiere podría convertirse en n perro problemático, desobediente y testarudo, por lo que será mejor aprovechar toda la intensidad de su comportamiento y empezar a  incitarlo a realizar actividades donde se incluya la educación de forma divertida y didáctica.

Por otro lado, los expertos recomiendan que para educar a un manchester terrier hay que estar lleno de mucha paciencia ya que de vez en cuando perderá la atención y se distraerá un poco.

Para este tipo de casos la clave está en mantener una serie de rutinas que sean breves pero especificas y que contengan de forma firme cada uno de los comandos que se le desea enseñar al perro, estas tienen que realizarse de forma disciplinada y todos los días para que el manchester terrier asuma como parte de su día a día este tipo de actividades.

Una buena forma de comenzar es que el dueño se eduque en cuáles son los comandos básicos, para posteriormente enseñarlos a la mascota, en este caso al manchester terrier.

Dentro de estos comandos básicos a enseñarle al perro se encuentran, por ejemplo, como ir al baño, como acudir al llamado del dueño y como sentarse. Para este tipo de inicios también se deben crear hábitos de recompensas con el manchester terrier por parte del dueño, ya que esta raza funciona de forma positiva ante estos estímulos.

El enseñarle a ir al baño hará que la vida en el hogar sea más sencilla y agradable.

Por su parte, y en cuanto a las recompensas antes mencionadas, se recomienda que previamente se determine que le gusta o le agrada al perro, ya que estos se esforzaran de una forma mayor si saben que recibirán algo bueno después de hacer lo que se les pide o se les está enseñando.

Existen variedades de golosinas para perros que son usadas como recompensas y que son de gran ayuda, sin embargo, el dueño debe estar seguro de que estas les encante, ya que si no le son muy apetecibles no tendrán algo que los entusiasme por completo.

Sin embargo y aunque parezca raro hay algunos manchester terrier que prefieren ser elogiados o acariciados por sus dueños, antes que recibir una recompensa, o por el contrario disfrutan de su juguete favorito como forma de estimulo.

Lo importante es que el dueño aprenda a reconocer cual es la  mejor forma de recompensar al manchester terrier para que este aprenda lo que se le desea enseñar más fácilmente.

También es importante señalar que el manchester terrier no reacciona bien ante los regaños severos, por lo que si en algún momento no responde como debería en el entrenamiento o si manifiesta alguna conducta desobediente no se le deberá gritar ni golpear, sino mas bien decirle de forma firme la palabra No apoyada con un gesto con la mano, para que el comprenda.

El carácter del dueño deberá ser siempre firme y con un tono de voz adecuado para que el manchester terrier comprenda  y le respete como líder.

Recordemos que los perros necesitan sentir que sus dueños son sus líderes para poder respetarlos y acatar sus normas y directrices, por el contrario ellos asumirán ese rol y una vez que tomen el mando será muy difícil reversar las conductas que manifiesten.

Seguidamente, los expertos recomiendan que las sesiones de entrenamiento sean cortas, es decir no se deben exceder de más de 5 o 10 minutos, para que el manchester terrier no pierda la atención y se aburra.

Y las sesiones se deben terminar de una forma adecuada, es decir con alguna actividad divertida que el perro disfrute para que al día siguiente quiera volver a hacerlo.

El área de entrenamiento también debe ser seleccionada, para evitar que el perro se distraiga lo más recomendable es realizar las sesiones en el patio trasero del hogar, en algún porche o sitio donde no haya exceso de bulla, y mucho movimiento.

Esto contribuye a que la atención del perro este centrada solo en el dueño y no en lo que se mueve alrededor

También para mejorar la convivencia entre el perro y el dueño es importante enseñarle a caminar de forma adecuada en cada paseo con la correa puesta, esto permitirá evitar que se llene de estrés a la hora de salir a pasear y que hale o quiera correr cuando está en un área externa o parque.

Tomando en cuenta todos estos tips, el manchester terrier será sin duda un perro con un gran comportamiento y muy bien portado, en cualquier situación.

El Manchester Terrier y su comportamiento con los Humanos

El manchester terrier es un perro devoto a su familia, y que buscara la aprobación y el afecto de cada uno de ellos. No dudara en realizar lo que sea para que estos lo aprueben y pueda así ganarse el amor de todos los que conforman su entorno.

Manchester-terrier

Una de las principales características de la personalidad del manchester terrier, es que si bien es cierto que busca ser querido por los que están a su alrededor, a ellos se les conoce como “raza de una sola persona” debido a que su le entregara su corazón y adoración absoluta a un solo miembro de la familia.

Por su puesto, a este será a quien el más obedezca y busque complacer por completo.

Ante la presencia de la persona predilecta este se comportara atento y muy pendiente de tanto ordenes, como gestos de cariño que esta persona le pueda ofrecer, y por lo general terminara obviando e ignorando a quienes se encuentren alrededor y quieran llamar su atención.

Por más que se le incite a jugar o hacer alguna otra actividad, el manchester terrier no se separa de quien escoja como persona favorita y líder de su vida.

Además de esto el manchester terrier tiene la gran necesidad de sentirse parte la familia, de recibir el afecto de estos y de realizar actividades que le permitan sentirse útil. Por lo que el contacto con los humanos para esta raza es de suma importancia.

Con los miembros de su familia se mostrara atento, y muy pendiente de lo que suceda a su alrededor para cuidarlos y estar siempre lo más cerca posible, y saltar como un resorte a la primera muestra de peligro o que amerite su intervención.

Con las personas extrañas es bastante tolerable, y se comportara de forma amigable cuando estos lleguen a casa, sin embargo como sabemos tiene instinto guardián y también podría recibirles con gran cantidad de ladridos y con mucha bulla ya que esto también forma parte de su naturaleza.

Para mejorar el comportamiento con las personas desconocidas, y si por lo general se reciben muchas visitas, es de mucha ayuda que desde cachorro estos se acostumbren a la presencia de personas diferentes para que cuando sean adultos no sea problema tanto para ellos como para la visita.

Con los niños se lleva excelente, será capaz de tolerar sus travesuras y ambos compartirán largos momentos de juegos.

Aunque siempre recordamos que toda relación entre niños y perros debe ser supervisada por los adultos del hogar, para que se corrijan cualquier mala conducta tanto por parte del perro como de los niños y así evitar inconvenientes o episodios no deseados.

Es importante señalar que el manchester terrier necesita estar rodeado de personas, y que estas le deben proveer de muchos gestos de afecto y de cariño, ya que esta raza en particular así lo amerita. No les gusta sentirse solos ni mucho menos abandonados.

Por lo que las familias que deseen incluir a estos maravillosos perros en su hogar deberán ser personas que amen el ambiente hogareño y que no sean personas que viajen constantemente, para evitar que el manchester terrier se deprima, y sienta que no se le da la atención que desea.

Por otro lado y dentro de los trabajos que acostumbraban a realizar los manchester terrier se encuentra, en que eran muy utilizados en la casería de ratas en áreas de la ciudad, ya que tienen  un instinto natural para dar con presas con tamaños reducidos, para los hogares eran muy útiles y bastante funcionales a la hora de que se tuviera la casa infestada de roedores o animales de este tipo.

También era común ver como este tipo de actividad se tomaba como práctica deportiva, donde el manchester terrier participaba y constantemente ganaba por darle caza y muerte a la mayor cantidad de ratas, en un perímetro especifico.

También se utilizaban como perros de peleas con otros animales, donde se consideraba un deporte enfrentarlos y hacerlos competir con otras especies, generándole además ingresos a sus dueños, ya que el público hacia apuestas para predecir al ganador.

En la actualidad la utilización del manchester terrier está ligado a la guardia y resguardo de propiedades donde realiza dicha función de forma natural, contando con una gran capacidad de resguardar lo que se le asigna y siendo muy útil en sus labores.

También es muy utilizado como perro de compañía y mascota de gran cantidad de hogares, donde con su comportamiento y capacidad de hacerse querer se ha ganado el corazón de muchas personas, que sin duda no durarían en escogerle como mascota una y otra vez si les fuera posible.

Mas que todo es común verle en familias numerosas que aman a los perros alegres y con mucha energía.

Entorno ideal del Manchester Terrier

El manchester terrier es capaz de adaptarse a casi cualquier entorno, debido a su tamaño puede adecuarse fácilmente tanto a una vida de campo o casa con espacio amplio como a un departamento que tenga menor tamaño.

No será problema asignarle un espacio para su descanso, y para que pueda comer e incluso estirarse y hacer ejercicio, ya que sus dimensiones corporales así lo permiten.

Sin embargo el manchester terrier tiene una gran necesidad de hacer ejercicios y actividades físicas de forma diaria, por lo que sacarlo a dar un paseo día a día es muy importante para que este desarrolle un buen comportamiento y pueda deshacerse de toda la energía que suele acumular.

De lo contrario el perro desarrollara estrés que desencadenaran en un comportamiento inadecuado, acompañado de malas conductas destructivas y anárquicas.

En este sentido, lo más ideal es involucrar al manchester terrier en actividades que le permitan satisfacer, en la mayor cantidad de tiempo, sus necesidades físicas y mentales como lo son las idas  a los parques, los juegos con frisbee, la búsqueda de objetos o a un nivel más profesional actividades de agilidad.

Las idas al parque o simplemente a trotar con su dueño son de mucha ayuda para que un manchester terrier logre bajar un poco su nivel de energía.

Por otro lado, el ambiente que se le debe brindar a esta raza para que se sienta a gusto, está directamente relacionada con la presencia de personas, como mencionamos anteriormente, el manchester terrier necesita sentirse parte de la familia y a la vez amado por cada uno de ellos.

No disfrutara la soledad, por lo que su entorno debe tener personas con las que siempre pueda interactuar.

Para evitar dejarlo solo, lo mejor es que acompañe a sus dueños en cada viaje o paseo, para esto existen diversidad de métodos y formas para poder brindarle a la mascota un traslado adecuado y muy cómodo.

Tal es el caso de contenedores o kennel que le permiten ser trasladados de un sitio a otro tanto en vehículos como en otros medios de transporte como aviones. Para seleccionar las medidas adecuadas de estos contenedores se debe tomar en cuenta el peso y tamaño del perro para que al seleccionar el tamaño de este le permita al animal tener un espacio holgado y acorde para el viaje.

También existen compañías dedicadas al traslado exclusivo de mascotas, donde estos además de proporcionar el contenedor adecuado, se encargan de toda la persmisologia y vacunas que algunas ciudades solicitan a la hora de que los perros entren a su destino.

Esto con la intensión de permitirle al manchester terrier pasar la mayor cantidad de tiempo con sus dueños, sin que se le cause un trauma por el hecho de que se tengan que alejar por viajes o traslados de las personas.

Los jardines y los espacios exteriores, sin duda, los disfrutara al máximo, pero hay que tener cuidado con el exceso de calor al que el perro pueda estar expuesto, recordemos que tiene una capa de pelo corta y negra lo que le hace recibir con mayor facilidad las grandes temperaturas.

En este sentido lo mejor será permitirle refrescarse de vez en cuando dentro de casa, y si es posible con aire acondicionado en caso de que alguna habitación así este diseñada.

Así también cuando hace mucho frio, se debe tener mucho cuidado para que el manchester terrier no se enfrié mucho. Como vemos las temperaturas extremas no son muy acordes para esta raza.

Su agilidad y perspicacia le permiten tener la capacidad de observar todo a su alrededor, y en caso de que sea posible no dudara en escaparse para explorar, por lo que la casa donde se encuentre debe tener rejas o puertas aseguradas de manera tal que este no tenga posibilidad de cumplir su cometido, de los contrario sería muy difícil alcanzarlo y podría incluso perderse.

También debido a su instinto de cazar presas pequeñas, hay que cuidar que no existan alrededor roedores o alimañas que el manchester terrier pueda tomar y lastimar, ya que algunos podrían ser venenosos o incluso tratar de defenderse y ocasionarle heridas o lesiones a este.

Se han conocido ejemplares que han traído a casa restos de ratas o partes de animales muertas que fueron cazados por estos.

En cuanto a la higiene del entorno del manchester terrier, se debe supervisar que cuente con áreas aseadas y con la mayor calidad de limpieza, ya que su pelaje pegado al cuerpo no le proporciona la protección que este amerita y un ambiente con falta de salubridad podría traer consecuencias a su organismo en general.

En otro orden de ideas, para los manchester terrier no son bien aceptados los gritos y peleas de hogares conflictivos, esto podría ser causa de un desmejoramiento en la salud mental y emocional del perro, por lo que se debe evitar este tipo de comportamientos cuando exista la presencia de un manchester terrier.