Saltar al contenido
PerrosGatosOnline.com

Lhasa Apso

Lhasa Apso
Lhasa Apso
5 (100%) 2 votes

Lhasa Apso: Tu nueva mascota

El Lhasa Apso es un perro de raza pequeña, cuya principal singularidad es el largo de su pelaje, su estructura es fuerte, con un cuerpo más largo que alto. Su cabeza está cubierta por un largo pelaje que cubre los ojos y forma una abundante barba y bigotes. Tiene el hocico corto y recto y su nariz es negra. Sus ojos son ovalados y sus orejas colgantes y cubiertas de flecos.

Son originarios de la ciudad de Lhassa capital del Tibet, donde el clima es muy fuerte debido a la altitud y las bajas temperaturas, aproximadamente desde el año 800 a.c., simbolizaban la buena suerte y por esta razón los monjes estilaban regalarlos a altos mandatarios de otros países cuando realizaban alguna visita.

Se utilizaban como perro guardián en los monasterios tibetanos para con sus ladridos alertar desde adentro, a los Mastines Tibetanos que estaban afuera, de la presencia de algún intruso. En su tierra natal todavía es conocido como Abso Seng Kye, que significa “perro-león centinela”. Posiblemente lo de “león” venga de su abundante melena, o tal vez de su gran valor y coraje.

Los primeros perros de esta raza arribaron a Gran Bretaña a principios de 1920 y poco después fueron exhibidos en Londres. Cuando se vieron por primera vez en Gran Bretaña eran confundidos con otros perros de pelo largo orientales y todos fueron etiquetados como “Lhasa Terriers”. Más adelante se realizó una diferenciación, especialmente entre el Lhasa Apso y el Tibetan Terrier, que se piensa fue un antecesor del Lhasa Apso. Un club especialista de la raza se formó en Gran Bretaña en 1933.

El pelaje del Lhasa Apso está dispuesto en el cuerpo en dos capas, es largo por funciones específicas, este mantiene el calor corporal del perro para soportar las bajas temperaturas y lo protege de las radiaciones del sol. Debe cuidarse minuciosamente porque tiende a formar nudos con facilidad. Puede ser de varios colores: arena, miel, dorado que es el más común, negro, gris, blanco y de color combinado (blanco con otro color)
Su peso promedio es de entre 5 y 7Kg. Viven en promedio entre 15 y 20 años, por lo que se puede deducir que son perros muy longevos.

Lhasa Apso

Esta raza es muy vigilante, alegre, juguetona. Son muy tímidos, esto los hace algo retraído con los extraños, deben acostumbrarse desde pequeño a socializar tanto con personas como con otros perros. Además, son muy pasivos pero al mismo tiempo suelen ser muy dominantes. Gozan de un excelente apetito así que se debe tener especial cuidado con el sobrepeso en esta raza.

Se considera a los Lhasa Apso bastante independientes, llegando incluso a ser comparados con los gatos. Aunque a simple vista parece ser muy tranquilo y adorable, no le gusta sentirse como un juguete, ni que lo toquen con frecuencia.

A pesar que es un perro pequeño no es adecuado para niños pequeños porque ellos perciben una amenaza por el carácter descontrolado de los niños de esta edad. Es ideal para familias con hijos mayores o con niños muy maduros que sepas respetar el espacio y cuidar adecuadamente de este perro.

Se adaptan muy bien a los espacios pequeños debido a su pequeño tamaño. No es una raza que demanda ejercicio prioritariamente, con una caminata corta 2 o 3 veces al día es suficiente. También se puede jugar con él en parques y jardines no muy grandes, dejando que corra libremente siempre y cuando esté asegurado por algún cercado. Muchos propietarios y criadores, para poder mantener el pelo en perfectas condiciones y así poder presentarlo en las exposiciones, se limitan a sacarlo muy poco de paseo, para que el pelaje no corra peligro de estropearse.

Usualmente se tiende a confundir al Lhasa Apso con el Shih Tzu, pero la forma de la cabeza de ambos perros es muy distinta. El Lhasa Apso cuenta con un cráneo más estrecho, unos ojos menos prominentes y una trufa menos corta que el Shih Tzu. En cuanto al cuerpo también es distinto, pues el del Shih Tzu se acerca más al suelo y su caja torácica tiene forma de barril.

No se dio a conocer en Occidente hasta principios del siglo XX. Considerado un amuleto por los chinos, tenía el apodo de “perro talismán” cuando llegó a Europa. Más adelante, el Lhasa Apso se fue asimilando al Terrier pero en 1955 el club americano Kennel Club lo sacó del grupo de los perros trabajadores y le otorgó la categoría de perro de compañía.

Debido a esto están clasificados por la Federación Cinológica Internacional dentro del Grupo 9, Sección 5: Perros de Compañía / Perros Tibetanos. A pesar de ser instintivamente un perro guardián está clasificado como perro de compañía debido a su tamaño y apariencia, además del uso que se le da hoy en día en todos los lugares donde está presente.

Historia del Lhasa Apso

El Lhasa Apso es un perro originario del Tíbet, una región con una rica historia y cultura que no puede ser separada del origen de este magnífico animal, ya que este forma parte de sus creencias religiosas y de las tradiciones ancestrales.

El Tíbet es una zona que se ubica en las mesetas del Himalaya, es la tierra habitada por el hombre mas alta del mundo, encontrándose a 4900 metros de altura. Existen registros de actividad humana en este lugar desde hace 21000 años por lo que su tradición cultural es sumamente rica.

Para el pueblo tibetano el dirigente de la administración central y el líder del budismo tibetano, principal religión de la región, está representado por el Dalai Lama. La tradición milenaria le confiere una serie de responsabilidades y atributos de altísimo honor e impacto cultural.

El Lhasa Apso era el perro de compañía del Dalai Lama, fue especialmente criado en su palacio y los monasterios cercanos. Su nombre viene de la ciudad de Lhasa, capital administrativa del Tíbet y lugar de residencia del Dalai Lama.

Apso tiene un significado debatido, para algunos significa “cabra”, ya que el pelo de este animal cuando no esta cepillado adecuadamente asemeja al de una cabra tibetana, por otro lado se considera que significa “Leon que ladra” y esto estaría relacionado también con su apariencia, es el significado más aceptado dada las representaciones artísticas donde aparece este perro.

Lhasa-Apso

En la tradición del budismo tibetano este perro tiene un simbolismo muy importante, al igual que el león, el aspecto de su pelo que asemeja a una melena asi como su postura orgullosa y su gran valor le dieron le valieron que se los considerara como pequeños perros leones.

Lhasa Apso y la tradición tibetana

Estos perros fueron animales considerados sagrados por los monjes y el pueblo tibetano, encontrándose solo en monasterios y especialmente bajo el cuidado del Dalai Lama, quien era el único capaz de entregar uno de estos animales a personas fuera del orden religioso.

El principal lugar donde fueron criados estos perros por generaciones fue en el palacio de Potala, residencia del Dalai Lama y su monasterio. Aquí eran criados por él en persona y servían como su compañía, se dice que incluso ayudaban a calentar sus pies en los días más fríos.

Existen registros en el arte tibitano y en la tradición religiosa del Lhasa desde el 800 antes de cristo. Eran guardianes de templos y palacios, mientras los grandes mastines tibetanos resguardaban las afueras, los pequeños Lhasa guardaban las habitaciones, con su fuerte ladrido alertaban de la presencia de desconocidos.

Únicamente aquellas personas consideradas como santas recibían del Dalai Lama estos perros, al igual que personas pertenecientes a las clases mas altas de la sociedad. Eran símbolo de buena fortuna, por lo que recibirlos auguraba bendiciones sobre la familia y el hogar al que llegaban.

Para los monjes eran los guardianes de las almas de aquellos que no habían alcanzado el nirvana hasta su siguiente reencarnación, es por esto que eran venerados y cuidados con gran delicadeza.

Esto hace de esta raza un perro noble y orgulloso, puesto que por miles de años su rol en compañía del hombre fue particularmente importante tanto como guardián del hogar como protector de las almas y portador de buena fortuna para su amo.

Llegada a otros Países

Durante la dinastía Manchuria en el año 1583 se inicio una tradición que se respetó durante muchos años en la que el Dalai Lama enviaba Lhasas como regalo a los emperadores de china y otras familias nobles de la región en señal de bendición cuando ocurría una ascensión o evento importante en esa familia.

Nunca eran enviados o regalados de manera individual, el Dalai Lama escogía personalmente los animales que llevarían su bendición y buenos deseos a los dignatarios extranjeros en parejas, de esta forma sus almas y la buena fortuna permanecerían en su hogar por mucho tiempo.

Lhasa-Apso

Conforme inicio el proceso de expansión del imperio Chino y ante una mayor apertura de las ciudades tibetanas a las visitas de extranjeros, poco a poco comenzaron a llegar al palacio del gran maestro dignatarios de muchas regiones y de esta forma fueron empezando a darse a conocer fuera de la región tibetana y de Asia.

Sin embargo, no fue hasta 1920 cuando llego la primera pareja a Bretaña, aquí fueron dados a conocer en Europa y comenzó a popularizarse la raza en el occidente del mundo, siendo un perro hermoso, cariñoso y muy inteligente no fue difícil que los europeos le tomaran cariño.

Dada los pocos ejemplares disponibles para la reproducción fuera de su nación de origen, su expansión global fue lenta. Para 1935 habían llegado a Estados Unidos, alcanzando el continente americano. No fue sino hasta 1960 cuando Australia recibió a su primera pareja de Lhasa Apso.

Características del Lhasa  Apso

Los Lhasa son perros milenarios que han acompañado a los tibetanos por muchas generaciones. No fue hasta que se conocieron en Europa y Estados Unidos que las organizaciones encargadas de la vigilancia de la crianza y de las estandarizaciones de las razas, se dieron por enteradas de la existencia de este can.

Es aquí cuando las características fueron registradas y dadas a conocer, permitiendo a los criadores y los propietarios estar enterados de cómo es un Lhasa y evitar reproducir animales con defectos que pueden afectar la salud de futuras generaciones.

Son perros robustos, con un pelaje abundante pero no excesivo, el cual es su principal característica, teniendo una melena típica y un pelo largo y liso. Es una raza pequeña pero bien balanceada.

Cabeza y cráneo
Al ver la cara de un Lhasa el pelo debe cubrir levemente sus ojos, sin limitarle la visión, además tiene bigotes y barba bien formados y abundantes. El cráneo de estos canes es angosto, no es plano pero tampoco abombado o con forma de manzana.

Su hocico mide unos 4 cm aproximadamente, sin llegar a ser cuadrado. La nariz debe ser de color negro, los ojos son de color oscuro y tamaño mediano, ubicados frontalmente, con forma ovalada, no pueden ser considerados grandes y llenos ni tampoco pequeños y hundidos, no debe observarse partes blancas en ellos.

Sus orejas son colgantes cubiertas por un pelaje denso. La boca se caracteriza por tener una mordida en tijera invertida, es decir que los incisivos superiores se cierran por dentro de los inferiores, estos dientes se organizan en línea recta.

Cuello y patas delanteras
El Lhasa es un perro con porte orgulloso y digno, su cuello y la postura de sus patas así lo refleja. El cuello de esta animal es fuerte y bien arqueado, lo que le permite mantener la cabeza bien erguida.

Los hombros están echados hacia atrás, sus patas delanteras son fuertes y rectas cubiertas por abundante pelo liso.

Cuerpo
Son perros cuyo cuerpo es más largo que alto, su pecho es amplio y sus costillas se extienden bien hacia atrás, lo que se refleja en su postura. Tienen un lomo fuerte y recto, no debe tener puntos donde se encorve. Es un perro bien balanceado y compacto.

Patas traseras, Pies y cola
Sus patas traseras son musculosas y bien anguladas, vistas desde atrás se aprecia la presencia del corvejón, están cubiertas de abundante pelo y son paralelas, no muy cercanas entre sí. Los pies del perro son parecidos a los del gato, están muy densamente cubiertas de pelo, sus almohadillas son finas y delicadas.

Tiene una cola bastante larga, la cual sostiene en alto, puede mantenerla sobre su lomo sin que se doble y sin forzarla, la punta de la cola hace un doblez ligero sin llegar a la forma de tirabuzón. Esta muy cubierta de abundante pelo largo y liso.

Movimiento
La estructura de sus patas traseras y delantera así como su cuerpo robusto y musculo le brindan una amplia libertad de movimiento, sus patas aunque son pequeñas y delicadas le permiten desenvolverse bien en el ambiente donde vive.

Estos perros fueron criados para vivir dentro de palacios, si bien eran considerados grandes compañeros su principal función era la de perro guardián, por lo que debían ser capaces de moverse con rapidez para alertar a sus amos de la presencia de desconocidos.

Manto
La característica mas representativa del Lhasa es su pelaje, el cual le da su particular belleza y además con el corte adecuado le da una apariencia imponente dentro de su pequeño tamaño, este pelaje es el tipo de un perro de montaña y además de ser hermoso le resulta muy útil le ha sido de gran ayuda en los altos Himalaya de donde es originario.

Su pelaje tiene dos capas, una superior que es la que es mas apreciada y vistosa, la cual es de un pelo largo y pesado, se caracteriza por ser un pelo liso pero duro, su textura esta entre la lana y la seda, sin llegar a ser tan suave ni tan rustico, con tendencia a anudarse. Esta capa cumple la función de proteger a animal del frio.

En la cabeza y los hombros se organiza de cierta forma que recuerda a la melena de un león, es espeso en las orejas, los bigotes y la barba, las patas delanteras y traseras y los pies, sin llegar a limitarle el movimiento.

El manto interno se encuentra mas cercano a la piel del animal y no tienden a crecer tan rápido, es mas grueso y denso que el externo, tiene la función de protegerlo contra el agua, por lo que es un pelo impermeable.

En cuanto al color de su pelaje, este es muy diverso y hay muchas variaciones que son aceptadas entre los estándares de la raza, siempre que el resto de las características físicas y especialmente el pelo se mantengan con la textura que se mencionó.

Los colores mas frecuentes son el dorado, arena, miel, marrón oscuro, pizarra, humo, negro, marrón y blanco y una combinación entre dos o mas de estos colores.

Tamaño
Estos perros son de raza pequeña, su altura promedio es de 25 cm o 10 pulgadas, tomando en cuenta que las hembras siempre serán ligeramente más pequeñas que los machos, con una diferencia de 1 pulgada o 2 cm.

En cuanto al peso, este se adapta al tamaño del animal, por lo general no superan los 8 kg o las 15 libras, es importante estar atentos a este dato para evitar la obesidad en los animales, aunque esta no se presenta con frecuencia en la raza.

Expectativa de vida

Lhasa-Apso

Estos canes son animales sumamente saludables que pueden tener vidas muy largas, el promedio de vida es de 14 años. Sin embargo se han registrado muchos ejemplares que han superado los 15 años e incluso algunos que han alcanzado los 20 años.

Comportamientos con otros perros

Las características propias físicas e históricas del Lhasa determinan en gran medida el temperamento del can y por lo tanto su forma de relacionarse con otros perros y animales. Son perros pequeños que no se comportan como clásicamente lo hacen los animales de este grupo.

Son perros muy orgullosos, encarnan y representan la imagen que los tibetanos tienen de ellos como pequeños leones, no por su fiereza y agresividad sino por su actitud muy digna y regia, ellos son los gobernantes y jefes del hogar, su tamaño no les resulta importante.

Además de esto, son perros sumamente inteligentes, que son capaces de aprender con gran facilidad, al ser perros que tienen un nivel de energía mas bien bajo que no requieren demasiada actividad física, se sienten muy cómodos en compañía de su amo y de otros perros cuando logran entrar en confianza.

Lhasa Apso, perro dominante pero amigable

Su tradición como perro guardián y en especial como animal sagrado le dotan de ciertas características propias que lo hacen sin duda un perro de compañía único. Son perros que no son agresivos de entrada, pero si son perros muy reservados.

Su actitud dominante los hace convertirse en los jefes de la casa, en general son muy amigables con otros perros y se llevan bien, siempre y cuando el otro sea un perro sumiso y no ponga en duda la autoridad del Lhasa. Si este aspecto dominante del temperamento es muy marcado o no se maneja adecuadamente puede volverse problemático.

En líneas generales la mayoría de la los Lhasa son muy amigables con los demás perros y animales, en algunos casos, especialmente con algunos machos, su actitud desconfiada puede tornarse agresiva si no se demarcan claramente los límites de autoridad entre el dueño y el perro.

Cuando perros adultos interactúan con otros perros es preciso estar atentos, en especial cuando se trata de animales mas grandes. Es muy poco probable que el Lhasa inicie una pelea, sin embargo son muy desconfiados con los desconocidos, por lo que no será amigable de entrada.

Asi que al presentar a un Lhasa con otro perro lo mejor es respetar los limites que él decida y no presionarlo, conforme vaya conociendo al otro se sentirá mas cómodo e interactuara de forma mas amigable y relajada. Hay que ser muy cuidadoso con esto, porque dado su tamaño pueden salir muy lesionados si se enfrascan en una pelea.

Son perros tranquilos y serios, con su círculo mas intimo llegan a ser muy juguetones, por esta razón tienden a llevarse mejor con perros con un temperamento similar al de ellos, cuando sus compañeros son muy activos y juguetones pueden perder la paciencia y dar algunas mordidas o gruñidos de advertencia para hacerse respetar.

Socializar para hacer amigos

Como todo perro la clave del éxito con los Lhasa es el habito y la constancia, su tendencia dominante forma parte de su temperamento pero no es algo que no puede ser manejado, la mejor etapa para controlarlo es en la etapa de cachorro cuando el animal esta aprendiendo a interactuar con su entorno.

De la misma forma su desconfianza habitual a los desconocidos responde a su posición como guardián durante milenios, así que esto es algo que permanecerá con ellos de manera invariable, sin embargo también es posibles enseñarlos a interactuar positivamente en su espacio de desconfianza hasta que se sienten cómodos.

La socialización temprana es la clave para una conducta adecuada que no ocasionaría problemas, asi como el establecimiento de límites claros y la autoridad en el hogar que son mas fáciles de demarcar cuando son cachorros. Ambos son elementos fundamentales para un perro bien educado que pueda acompañar a su dueño en el hogar y en la calle bajo cualquier circunstancia.

Cuando se lleva a casa a un pequeño Lhasa y existen otros perros ya en ella, él crecerá dentro de este entorno y aprenderá a comportarse con sus compañeros de manada, es posible que logre ser el líder con el tiempo y se sentirá sumamente cómodo en su ambiente.

Igualmente es necesario hacerlo interactuar con otros perros, fuera de los perros de su manada, como llevarlo a parques de perros o tiendas de mascotas, permitiéndole aprender a comportarse con desconocidos de manera segura. Esto es válido especialmente cuando no tiene compañeros caninos en casa.

Confiaran siempre en su dueño, es por esto que aunque se muestre inicialmente reticente y distante de otros canes, si están en con su amo y este les muestra que todo está bien, tomara confianza y aprenderá que puede conocer a otros sin que sean una amenaza para él o su manda.

Si la socialización se integra como parte de la rutina del perro, llegara a ser muy amigable con otros perros y cualquier animal, esto es un factor que resulta muy atractivo en un perro de compañía y sumada a su personalidad orgullosa lo hacen un animal bastante especial.

Dieta y alimentación del Lhasa Apso

La alimentación de nuestras mascotas gracias a la enorme variedad de alimentos preparados a nivel comercial no resulta una tarea demasiado complicada, la regla básica y fundamental para brindarles una dieta de primera es darles alimentos de primera que tengan todos los elementos necesarios para mantener saludables.

En el caso de los Lhasa la dieta que debe ser adecuada para su tamaño y nivel de actividad, al ser perros pequeños y de baja actividad no requieren demasiado aporte energético, sin embargo esto varia significativamente en relación a las actividades que realice a su día a día y de la edad del animal.

Lhasa-Apso

La necesidad de energía no será la misma en un perro que sea el fiel compañero del hogar, que solo va a cortos paseo dos veces a la semana sin mucha mas actividad a la de un perro que se lo entrene para realizar actividades de agilidad o que tenga un patio enorme y mucho ejercicio con perros de otro tipo.

Igualmente un cachorro en crecimiento requiere mucha mas energía que un perro anciano que esta en su días de descanso. Los Lhasa crecen rápidamente, por lo que ya cerca del año han alcanzado su tamaño máximo y es un periodo de grandes necesidades nutricionales.

Requerimientos Nutricionales y como alimentarlos

Existen instituciones que se han dado a la tarea de determinar cual es el aporte calórico que necesita un Lhasa Apso adulto para tener una dieta saludable, esto ha servido de guía para los fabricantes de comidas para perro para estandarizar las porciones recomendadas para los distintos tipo de perro de sus productos.

Según estos estudios un Lhasa adulto con una actividad física moderada requiere de 532 kcal por día, siempre tomando este como referente y aumentando o disminuyendo la cantidad de acuerdo a la actividad del can. Los perros ancianos siempre requerirán un menor aporte.

Igualmente un cachorro tiene un consumo mas alto de energía, ya que se encuentra en una etapa de crecimiento, asimismo precisa incorporar micro y macronutrientes que son esenciales para su buen crecimiento. Un cachorro requerirá unas 436 Kcal diarias hasta los 8 – 9 meses, momento en el que alcanza su crecimiento máximo.

Además de esto es necesario darles alimentos especiales para su tamaño, puesto que como perros pequeños su capacidad estomacal es pequeña y para que puedan comer una porción que les brinde la energía del dia necesitan un preparado nutricional acorde a su capacidad digestiva

Los alimentos especiales para razas pequeñas en general tienen un mayor potencial nutritivo, puesto que condensan una mayor cantidad de calorías y nutrientes en porciones mas pequeñas de alimento. Igualmente, cuando se trata de comida seca las piezas son mas pequeñas, adecuadas para un hocico mas pequeños.

Igualmente siendo pequeños es recomendable dividir el total de su alimento en varias comidas en el dia, de manera que puedan recibir todo lo que necesitan en porciones manejables para ellos. En los cachorros se recomienda darles de comer 4 veces al dia e ir reduciendo a 3 porciones y luego a dos para cuando tengan un año y mantenerlo asi por el resto de la vida adulta.

Alergias a Alimentos

Algo particular de los Lhasa es la presencia de alergias a los alimentos, esto les provoca ciertas reacciones de irritación en la piel, la mucosa de los ojos y la boca, pueden a llegar a ser graves y complicarse con infecciones por rascado o estados inflamatorios crónicos.
Los alimentos preparados comerciales contienen diversidad de ingredientes que se combinan buscando el balance ideal de nutrientes y energía para las mascotas, esto hace que en una pequeña pieza de alimento haya gran cantidad de elementos que lo componen.

Los Lhasa tienden a ser alérgicos a componentes habituales en estos alimentos, los principales alérgenos en son la carne de vaca, lácteos, pollo, cordero, pescado, huevos, maíz, trigo y la soya. Todos son componentes que se integran y puede ser difícil detectar a cual es alérgico el animal.

Además puede ocurrir que se alérgico a varios componentes, lo que hace complicado seleccionar el tipo de alimento que puede consumir sin que presente una reacción no deseada. Sin embargo puede irse probando poco a poco alternando entre distintos productos.

Esta selección por ensayo y erros puede ser sencilla cuando el can es alérgico a uno solo de los componentes y con un cierto grado de constancia incluso se puede aislar el componente problemático. Cuando la alergia es a varios elementos es cuando se vuelve una tarea frustrante.

Una manera de reducir la aparición de alergias es evitar los alimentos que contengan granos como maíz y el trigo, preferir alimentos a base de proteínas comunes como cordero, pescado y pollo. Siempre preferir alimentos que no tengan demasiados ingredientes.

Algunos propietarios prefieren dejar de lado los preparados nutricionales tradicionales y preparar ellos mismos los alimentos, para esto es necesario consultar al veterinario para brindarle al perro todo lo que necesita sin alimentarlo en exceso o de forma poco saludable.

Salud del Lhasa Apso

A pesar de perros muy antiguos criados por mucho tiempo por pequeños grupos de personas en lugares restringidos, los Lhasa Apso son perros bastante saludables, tienen pocos problemas de salud y en particular las condiciones hereditarias que padecen son en su mayoría tratables y poco severas.

Lo mas llamativo de ellos es su largo pelaje que requiere de cuidados rigurosos para mantenerlo en condiciones, el cepillado, el baño y los cortes de pelo de esta raza son todo un arte y no deben tomarse a la ligera. Igualmente estos cuidados son fundamentales para ayudar a mantener la salud del animal.

Estos son perros que se mantienen activos en casa sin muchos problemas, con paseos ocasionales y juegos constantes en el jardín o dentro de casa se ejercitan lo suficiente y mantienen su mente activa. Su inclinación a la compañía e instinto protector los hace muy cercanos a su dueño.

Problemas de salud Latentes en la raza

Como se dijo son en su mayoría saludables por lo que las condiciones que padecen con mayor frecuencia están mas asociadas a faltas de cuidados y a mala alimentación y van a presentarse de manera individual particular dependiendo del perro y los hábitos de sus propietarios con él.

En líneas generales los problemas de salud propios de la raza afectan en particular 3 órganos en particular, los ojos, la piel y el riñón, siendo algunas de tipo hereditarios y otras ambientales.

Problemas oculares

Una de las condiciones oculares mas severas que padecen los Lhasa es la atrofia retinal progresiva hereditaria, esta enfermedad provoca el deterioro progresiva de la retina en el perro, condicionándole ceguera. Siendo una enfermedad hereditaria es necesario asegurar que los perros de cria no la padezcan antes de reproducirlos, para evitar que la siguiente generación la hereden.

El ojo de cereza es una situación relativamente frecuente en la cual el conducto lagrimal sale y queda expuesto en la superficie del ojo, esto provoca irritación, puede tratárselo con tratamiento tópico para reducir las molestias que pueda generarle al perro o puede operarse.

La keratoconjuntivitis es otro problema común, en este caso no se producen suficientes lágrimas para lubricar el ojo, por esto también se lo conoce como síndrome del ojo seco, provocando irritación, dolor, hinchazón y sequedad del ojo, el tratamiento varía según el caso y va desde el uso de lágrimas artificiales hasta la cirugía.

Problemas de piel

El mayor problema cutáneo de la raza es la adenitis sebácea, esta enfermedad puede confundirse con alergias, sin embargo es una afección de causa desconocida a la cual esta raza es susceptible. Provoca en el perro una caspa plateada que descama con el cepillado.

Asimismo el pelo se torna opaco y quebradizo, lesiones en la piel que se pueden sobreinfectar y complicar la enfermedad, en ciertos perros provoca un olor rancio que se hace constante y no mejora con los baños normales.

Esta enfermedad no tiene cura, sin embargo los síntomas pueden tratarse con antibióticos cuando se presenta infección de las lesiones, además existen shampus, aceites minerales y ungüentos que ayudan a mejorar la condición.

Problemas renales

La hipierplasia cortical renal es la enfermedad hereditaria mas grave de la raza, en ella la corteza del riñon no se forma adecuadamente en el desarrollo del perro, por lo que conforme el animal crece se ve afectada su capacidad de eliminar las toxinas del cuerpo.

Esta enfermedad es congénita, sin embargo en los primeros años de vida del Lhasa puede que no de ningún síntoma o que estos sean tan sutiles que pasen desapercibidos. Una vez se diagnostica sin embargo, es necesario cambiar los hábitos alimenticios para poder mejorar su calidad de vida.

Los perros de cría deben estar libres de esta enfermedad, esta es la forma mas efectiva de prevención.

Cuidados necesarios

Los Lhasa son perros que no requieren grandes cantidades de actividades físicas o estimulación para sentirse bien, tienen un nivel de energía moderado, siendo activos y disfrutando mucho de jugar con sus dueños. La practica de juegos de intensidad variada en patios o simplemente en el hogar los brinda un buen nivel de actividad física.

Los paseos cortos mas juegos constantes son suficientes para ejercitar y mantener en forma a estos perros. En la mayoría de los casos la obesidad no es un problema que afecte a la raza, asi que actividad moderada estos animales prologan su expectativa de vida y evitan por completo problemas de peso.

Cuidado del Pelo

El pelo del Lhasa es su mayor atractivo físico, si no se le da el cuidado adecuado puedo enredarse y causarle daño al animal, igualmente la limpieza de las orejas, la forma correcta del baño y la frecuencia de los cortes son elementos fundamentales para la salud y estética del perro.

Como Cepillarlo

Cepillar el pelo de un Lhasa es una actividad que debe hacerse con cuidado y de forma correcta. Lo primero es un cepillo doble, un lado con pines separados y otro con cerdas suaves y juntas, así podrás usar un lado o el otro según el caso y la zona que se este cepillando.

Es necesario cepillarlo al menos una vez por semana, se cepilla en dirección al crecimiento del pelo, evitando que este se enrede. El pelo del Lhasa es muy proclive a esto por su textura, desenredarlo puede ser complicado y doloroso para el animal.

Como Bañarlo

La frecuencia del baño dependerá en gran medida de la actividad del can y del largo de su pelo y de que tanto se lo cepille, puede ser tan frecuente como 1 vez a la semana hasta un intervalo de 6 semanas entre baños.

Lo primordial con estos baños es tener en cuenta la capa interna de pelo que es impermeable y lo fácil que se enreda su capa externa, es por eso que debe mojarse muy bien al perro y masajearlo, permitiendo que el agua penetre en el pelaje.

Al aplicar el shampu y luego el acondicionador se deben evitar los movimientos circulares, lo ideal es hacerlo con un masaje en el cuerpo y movimientos descendentes, asi se evita que el pelo se enrede y se asegura que el producto penetra en ambas capas de pelo.

Al momento de secarlo es necesario escurrir el pelo con una toalla, siempre con movimientos hacia abajo, una vez se quita el exceso de agua se seca con el secador y un cepillo, no debe pasarse de una parte a otra hasta que estén completamente secas ambas capas de pelo.

Corte de pelo

La frecuencia del corte se recomienda entre 4 y 6 semanas, el estilo del Lhasa es un pelo largo, pero el mantenimiento de este tipo de corte puede ser muy complicado, especialmente para aquellas personas que no puedan dedicarle el cuidado a su pelo o en un perro con mucha actividad.

El corte de cachorro es un corte que puede usarse y muchos estilistas caninos los recomiendan para Lhasas que participan en competencias de agilidad o con propietarios novatos para ayudarlos a habituarse a la tarea del cuidado de forma mas sencilla.

La limpieza de las orejas y el recorte de las uñas se recomienda hacerla junto con el corte de pelo, para evitar inconvenientes y estilos poco agraciados o dificultades en el corte se recomienda dejarlo en manos de un especialista en el área, sin embargo hay quienes prefieren hacer el corte de sus Lhasas por si mismos.

Cómo entrenar a tu Lhasa Apso

Los palacios tibetanos se consideraban incompletos si no había un Lhasa que caminara por sus pasillos, era un guardián, un símbolo de suerte y buena fortuna y sobre todo un gran compañero.

Por todo esto, su carácter se formó con gran orgullo y nobleza, por muchas generaciones no eran considerados simples mascotas, tenían un rol tanto funcional como espiritual, aun en la actualidad conservan su actitud de perro palaciego por lo que su mayor placer esta en permanecer en interiores y ser los consentidos del palacio familiar.

Además de esto eran guardianes, asi que desarrollaron una característica de protección. No solo eran amados y cuidados con cuidado, sus amos le delegaban la protección del interior de su casa, donde las cosas mas valiosas yacían y aun hoy asumen esta responsabilidad y son protectores con su manada y su territorio.

Por todo esto son animales muy dominantes, territoriales y testarudos, todo esto a tomar en cuenta a la hora de entrenarlos. Son inteligentes por lo que aprender no es problema para ellos, ahora bien su amo tiene que tener constancia y mostrarse como jefe seguro, si no su compañero canina no estará muy dispuesto a seguir órdenes.

Trabajando en la confianza

Los Lhasa debido a su tradición como perros guardianes son muy desconfiados con los desconocidos, no son agresivos pero si les toma mucho ser amigables con personas nuevas y pueden evitarlos o mostrarse ansiosos y ladrar insistentemente, lo que hace las visitas al hogar difícil e incomodas.

Esta misma faceta de su carácter lo hace ser sumamente territorial y protector con sus dueños, si no se les enseña bien como comportarse en situaciones sociales pueden ser agresivos con las personas que se acerquen a sus humanos.

La confianza y los buenos modales se van enseñando en ellos desde su infancia, cuando son cachorros deben ser expuestos a tantas circunstancias, ambientes personas y animales como sea posible para amainar su profunda desconfianza y enseñarles que no todo extraño que se acerca es un agresor en potencia.

Este rasgo nunca desaparecerá por completo, pero serán mas receptivos ante los desconocidos. Lo ideal es que se los lleve a sitios donde tenga la oportunidad de interactuar con personas distintas, familiarizarse con olor y situaciones diferentes.

Nunca deben ser forzados a acercarse o a recibir cariños, es preferible esperar a que poco a poco se sienta seguro y se acerque por si mismo, allí es cuando la persona podrá acariciarlo y jugar con él si lo desea. Esto los ayuda a entrar mas rápido en confianza y a no sentirse amenazado.

Este es el primer entrenamiento que debe tenerse en cuenta, porque para que pueda ser un compañero fiel y con el que podamos compartir en distintos momentos y que sea parte de nuestra familia comportarse en sociedad es fundamental. Poner los límites con otras personas y enseñarlos a confiar es primordial.

Logrando esta meta, su sentido de protección y su instinto dominante disminuyen considerablemente y se comportan como dulces perros amables con todos, humanos y animales.

Entrenamiento de obediencia

Son animales inteligentes y aprenden con rapidez, enseñarles las normas básicas del hogar y los comandos básicos de obediencia para que el orden y la disciplina sean parte de la vida de estos pequeños no resulta algo particularmente difícil, con una motivación adecuada y constancia sabrán cómo comportarse ante lo que se les pida.

El primer entrenamiento condicionado que debe dárseles es sobre ir al baño, ya que son animales de interiores es necesario educarlos para que hagan sus necesidades en el patio o en los sitios en casa que deseemos para esto, de lo contrario lo harán donde ellos quieran y podrían convertir la sala en baño.

Dada su testarudez y habito de control una vez adquieren un habito es difícil quitárselo, esto resulta muy útil si hacen las cosas como nos gusta, pero si se las ingenias a su modo y no es de nuestro agrada, allí es cuando se complica el proceso.

Es por esto que desde el momento que el pequeño cachorro Lhasa llega a casa debe indicársele de manera constante después de cada comida donde puede hacer sus necesidades, sacándolo al patio o poniéndolo donde deseemos que lo haga, sobre periódicos por ejemplo.

Una vez aprendido el hábito, no lo cambiara y lo hará por el resto de su vida. De la misma manera que aprender comandos de comportamiento, el truco en esto está en motivarlos con golosinas y hacer del proceso algo divertido para ellos.

A través del juego es la forma mas fácil de enseñarlos, se sientes mas dispuestos a seguir instrucciones y con golosinas puede mantenerse su atención por mas tiempo, además el sistema de recompensa asegura un aprendizaje rápido.

La constancia es algo muy importante en este proceso de educación con los Lhasa, porque si bien son brillantes y no son particularmente voluntariosas, si pueden llegar a ser muy testarudos, por lo que pueden resistirse a ser cosas que no les parezcan divertidas o si prefieren hacerlas de forma diferente a la que deseamos.

Comportamiento con los Humanos

Los perros de raza pequeña son sin lugar a dudas animales hechos para compartir íntimamente con el hombre, esto no es diferente para Lhasa Apso, criado para ser un guardián de palacios y compañero de monjes y nobles, su vocación de compañía es indudable.

Su práctico tamaño y su carácter sereno y serio le permite estar cerca de su amo en casi cualquier circunstancia, son muy proclives a buscar a su dueño y prefieren estar sentados sus pies que jugar solos en un gran patio.

El rol milenario que han desempeñado como guardianes no los doto de un temperamento particularmente agresivos como ocurre con muchas razas que desempeñaban estos rolos, sin embargo si los hace ser animales desconfiados, es por esto que no son cariñosos ni amigables con personas extrañas de entrada.

Algo interesante de esta raza es que a pesar de ser excelentes perros de compañía, no son perros falderos típicos. Estos animales son sumamente inteligentes y dominantes, por lo que llegan a ser los reyes de la casa imponiéndose sobre los demás miembros de su familia si no se los educa adecuadamente.

Este empuje y en especial su inteligencia los dota de habilidades que se pueden aprovechar muy bien para ciertas actividades, con un entrenamiento riguroso estos canes son excelentes animales de asistencia y perros terapéuticos.

Compañero en el hogar

Los ejemplares de esta raza tienen una afición particular por sus familias, siendo muy devotos y entregados a ellas. Tienden a tener una actitud sumamente protectora con sus amos y están dispuestos siempre a iniciar juegos con ellos.

Se llevan bien con niños, especialmente con niños grandes, de 6 años en adelante, que sean capaces de entender las necesidades de su perro y respetar los límites que él coloque. En cualquier caso nunca debe dejarse a un perro solo con un niño, sobre todo cuando ninguno de los dos esta habituado a interactuar con el otro.

A pesar de su carácter juguetón y cariñoso, los Lhasa son perros serios y poco receptivos ante los juegos rudos y los mimos excesivos, es por esto que con niños muy pequeños que los vean como juguetes pueden tener inconvenientes, presentándose algún gruñido o mordida de advertencia.

Además su pequeño tamaño los hace vulnerables ante lesiones cuando se los trata con rudeza, es por esto que no debe ser dejado sin supervisión con animales mas grandes que él o con niños que no sepan manipular a un perro adecuadamente.

Entre cada ejemplar pueden existir variaciones significativas en la personalidad, algunos serán mas receptivos que otros a las caricias y mimos de sus dueños, algunos son más reservados y distantes y otros serán una montaña de ternura. Algo que no varía es su tendencia a actuar de acuerdo a sus deseos y no para complacer.

Este rasgo frio y distante es particularmente notable con los desconocidos, su vena ancestral como perro guardian lo hace ser muy reservado con aquellas personas que no conoce y ladrara siempre que entre un extraño a la casa, una vez este sea aceptado por la familia tomara una postura silenciosa, alerta y distante.

Ganarse la confianza del Lhasa es un trabajo lento, nunca debe forzárselo a interactuar con personas con las que no quiera hacerlo y se debe ser sumamente paciente. Si logra formarse la confianza, se creara una amistad sincera y duradera.

Terapeutas animales

Estos perros tienen una serie de características en su temperamento que los convierten en verdaderos prodigios cuando se los quiere entrenar para que cumplan alguna tarea más allá de su rol de compañero.

Uno de los rasgos mas llamativos de la personalidad de los Lhasa es su capacidad intuitiva, lo que los hace animales sumamente perceptivos a los estado de ánimo y las necesidades de sus propietarios. Esto los convierte en animales muy buenos para ser terapeutas.

En este sentido, aquellos ejemplares que se buscan participen en este tipo de actividades deben reunir algunas características particulares, como lo son una mayor confianza en los desconocidos, mayor tolerancia al contacto y a los mimos, personalidades serenas y una menor testarudez que los haga receptivos al entrenamiento.

Por lo general se someten a entrenamientos conductuales donde se busca exaltar el rasgo perceptivo de su personalidad y las características afectuosas que posean. Su testarudez los vuelve reticientes a obedecer, sin embargo cuando se los convence a realizar algo y ellos llegan a disfrutarlo, son animales sumamente dóciles.

Son utilizados con frecuencia como perros de terapia para niños con necesidades especiales o ancianos, su estética los hace atractivos y adorables y su intuitivita les permite descifrar las necesidades de estas personas.

Cuando se trata de niños los ayudan con juegos a que aprendan a interactuar con otros, además de facilitar el desarrollo psicomotor. En el caso de los ancianos muchas veces visitan casas de retiro y los ayudan a manejar la sensación de soledad.

Entorno del Lhasa Apso

El Tíbet se encuentra ubicada en la cordillera de los Himalaya, es la región más alta del mundo, por lo que su clima es de montaña, un ambiente frio durante todo el año, todo cuanto vive allí debe estar adaptado para este tipo de condiciones, el Lhasa no se escapa a esto.

Son animales que fueron criados en un ambiente muy particular dadas sus condiciones climáticas así como los espacios donde habitaban, los palacios y monasterios tibetanos fueron su lugar por generaciones, advirtiendo la presencia de intrusos a los habitantes de los mismos.

Su tamaño pequeño y su necesidad de actividad física los hace animales ideales para interiores, se adaptan bien en pequeños apartamentos. Algo a considerar sobre esta raza es que al ser perros pequeños son animales frágiles que pueden lesionarse en ambientes inadecuados para ellos.

Clima ideal y atenciones necesarias

Su adaptación al clima frio de montaña en el que fueron criados les aporta su pelaje tan atractivo, que no es solo hermoso sino que también es funcional para las temperaturas bajas y las lluvias frías que se presentan en la región. Cuando viven en regiones cálidas o donde haya veranos calurosos hay que mantenerse atento que se mantengan frescos.

En ambientes fríos no tienen mayores inconvenientes, con los cuidados básicos que amerita su pelaje y la dieta e hidratación adecuada estarán cómodos. Dado su temperamento no disfrutan que se los vista, algo que es una costumbre de propietarios de perros pequeños.

Además su grueso abrigo natural les hace particularmente incomodo este tipo de prendas siendo completamente innecesarias en el invierno y peligrosas en el verano, por livianas que sean.

Ante este tipo de climas cálidos su pelo puede convertirse en un problema, haciéndolos susceptibles a sufrir golpes de calor cuando las temperaturas sean muy altas. Siendo animales pequeños pueden deshidratarse con gran facilidad, esto es un gran riesgo durante el verano que puede afectar su salud.

Para garantizar que el Lhasa este cómodo en cualquier temporada del año hay que estar vigilante de las temperaturas ambientales y asegurarse que el estilo en el pelo del animal sea beneficioso para él. Un estilo corto será muy bueno para en veranos calurosos, ahora bien, si el clima donde vivirá es cálido todo el año, es probable que no pueda llevar su larga melena para que pueda estar fresco.

Es recomendable en estos casos cambiar los paseos a las horas más frescas del día, como a las mañana o el inicio de la noche, mantener un suministro constante de agua fresca y un espacio en el hogar que le permita mantenerse fresco en las horas mas cálidas del día.

Durante milenios los Lhasa se mantuvieron limitados a sus montañas tibetanas, pero en la actualidad son mascotas fieles en todo lo largo y ancho del mundo. Crecieron y se adaptaron a un ambiente particular y ahora sus amos deben asegurarse de brindarles un hogar confortable donde sea que se encuentre.

Ambiente en el hogar

Al ser criados en salas de monasterios y palacios como centinelas están habituados a vivir en el interior de las casas, siendo siempre muy independientes, hacer rondas por un palacio es lo propio del encargado de guardarlo de desconocidos, este habito persiste hasta hoy en dia.

Si bien son perros leales y que disfrutan con la compañía de sus humanos, no dejan de ser sumamente independientes, esto los lleva a explorar su entorno desde muy temprana edad, familiarizándose con el espacio y reclamándolos como suyos.

Dada esta conducta es necesario hacer de los espacios seguros para estos pequeños intrépidos. Una casa no guarda muchos peligros, pero dado su tamaño cosas pequeñas pueden ser muy grandes y guardar riesgos. Evitar caídas, atascos y sobre todos movimientos bruscos les evitaran lesiones.

Este es un cuidado que hay que mantener en la vida adulta, ser pequeños y adorables tiene sus desventaja en lo delicados que pueden llegar a ser en circunstancias donde otros perros con personalidades similares a la del Lhasa, pero físicamente mas grandes salen airosos.

Es por esto que los propietarios de un Lhasa deben asegurarse bien que el ambiente donde viva sea apto y seguro para ellos, además de darle el trato que necesitan, evitando los juegos bruscos que pueden surgir con niños pequeños, perros mas grandes que ellos e incluso algunos adultos que no sepan manejar a este tipo de canes.

En cuanto al hogar, se recomienda tener cuidado con las escaleras y los muebles, especialmente en perros ancianos, dada la fisionomía de la raza, en la que son mas largos que altos, en esta edad son propensos a sufrir lesiones en la columna si esta se somete a presiones innecesarias, como saltar de los muebles y bajar y subir muchos escalones.

Los apartamentos pequeños son ambientes donde estos perros se adaptan bien, por lo que con propietarios que comprendan sus necesidades y teniendo la libertad y sociabilización adecuadas pueden ser mascotas ideales.