Saltar al contenido
PerrosGatosOnline.com

Drever

Drever
Drever
5 (100%) 7 votes

Drever: Tu nueva mascota

El Drever es una raza poco conocida pero bastante especial, es uno de los mejores perros sabueso en su estilo, tienen una excelente capacidad de rastreo, buen instinto, un desarrollado olfato y amplia capacidad de decisión, además de ello son extraordinariamente resistentes y muy dóciles y amables con los humanos.

Esta raza es originaria de Suecia, país que aunque espectacular por sus paisajes y otras condiciones es un poco rudo al momento de generarse las actividades de caza, ya que su terreno es un poco fuerte y su clima bastante frío llegando en ocasiones a ser inclemente.

En este sentido los cazadores del lugar requerían de perros que les ayudaran a capturar sus presas pero que además de desenvolverse con soltura pudieran tolerar las condiciones climáticas, pero no lo conseguían, al respecto trataron importando una variedad de razas de otros países entre ellos Alemania.

Los perros alemanes eran fuertes y resistentes resaltando una raza de patas cortas que se adaptó mejor que otras, y eran conocidos como los “Dachsbrackes” o también llamados “Brackes” estos eran una diversa selección de sabuesos con ligeras diferencias entre ellos pero que los agrupaban en el mismo linaje.

Así pues se dieron a conocer entre los cazadores y comunidad en general, los que consiguieron a través de una gran variedad de cruces formar una sola raza específica pero que aún no tenía nombre propio hasta un concurso que realizó el Kennel Club Sueco en el que se dio por ganador al nombre “Drever” que tiene que ver con la manera en cómo los perros direccionan a sus amos hacia la presa, un estilo muy apreciado en los sabuesos.

Se trata de animales que son entre pequeños a medianos, pero con una constitución y complexión física bastante fuerte y formidable, a simple vista se distinguen como resistentes y atléticos, son ágiles y musculosos, en realidad todo en su cuerpo incluso sus patas cortas dan la sensación de fortaleza, orgullo y dignidad, especialmente el porte con el que levanta el cuello.

Las hembras y los machos se distinguen levemente, especialmente porque las hembras son un tanto más refinadas en su forma física que los machos pero en líneas generales pueden llegar a medir entre los 30 cm a los 38 cm, llegando a alcanzar un peso que fluctúa entre los 13 hasta los 16 kilogramos, dependiendo de su estilo de vida, actividades y alimentación.

Otro aspecto que pudiera llamar la atención es que son sabuesos con características particulares, su cuerpo alargado y la estricta definición de sus manchas blancas son esencialmente especiales, pero es muy probable que los poco conocedores los confundan con los Beagle, debido al parecido en los colores de su manto, aunque se ha confirmado que no guardan ninguna relación entre ellos.

Su temperamento es muy característico de los perros sabueso, son un tanto obstinados cuando han decidido encontrar algo y poco obedientes si así lo desean, pero también son muy amables, dulces, juguetones y extrovertidos, su relación con los humanos es formidable, altamente sociables al punto de no ser muy buenos como perros de protección.

Con otros perros se desenvuelven muy bien especialmente si han sido socializados desde cachorros, trabajando correctamente en jaurías tanto de su misma raza como en grupos mixtos, no son protagonistas ni altaneros, pero tienden a perseguir a otros animales más pequeños considerándolos como sus presas.

Drever

Su mantenimiento es muy bajo, en realidad los cuidados básicos son los requeridos para su buena vida pero no necesitan de acicalado profesional ni mucho menos de cortes de pelo, tampoco requieren el uso de ropa o abrigos humanos ni gran cantidad de baños, aunque el cepillado si debe ser frecuente especialmente porque tiende a expulsar mucho pelo.

Son perritos muy saludables, cuya expectativa de vida alcanza los 14 años, pero que deben ser completamente monitoreados pues sus excursiones llegan a causarles afecciones debido a los agentes que adquiere o que se le pegan al cuerpo, además aunque sanos no son inmunes a las enfermedades propias de los perros, por lo que deben someterse a su proceso debido de vacunación.

Es posible que los aspectos negativos en la adopción de esta raza sede principalmente en cuanto a la dificultad para conseguirlos, pues no ha sido ampliamente exportado, además de sus requerimientos físicos y de la necesidad de especialistas en su entrenamiento.

Hoy en día son poco reconocidos fuera de su país, a excepción de Noruega y Finlandia donde también se usan como perros de rastreo en la caza, y en los últimos años se han registrado exportaciones hacia Canadá cuyo clima se parece mucho al de Suecia teniendo también buenos resultados y siendo reconocidos por los Kennel Club de dichos países además de otras asociaciones como el FCI.

Se espera que su popularidad siga creciendo especialmente por sus amplios talentos y excelente adaptabilidad al mundo humano.

Historia y Origen

Drever

Suecia es un hermoso país con paisajes maravillosos, pero a la vez con condiciones muy difíciles para la caza, debido a que sus terrenos son duros y en ocasiones traicioneros y lo eran más aún antes del siglo XX, sumándole a ello que posee un clima bastante frío, siendo uno de los lugares con menores temperaturas de la tierra.

Debido a ello había sido muy difícil encontrar una raza canina que soportara todas estas condiciones y a la vez se comportara como un buen sabueso, por lo que los cazadores suecos se vieron en la necesidad de importar otros perros a manera de intentar experimentar y crear una especie que ayudara al cumplimiento de sus necesidades y resistiera el duro contexto.

Es así como justo al inicio del siglo XX llegan a Suecia una gran variedad de canes de tipo sabueso pudiendo prosperar sólo unos pocos, entre los que se encontraban los Dachsbrackes que eran unos excelentes cazadores provenientes de Alemania, estos tenían el cuerpo más alargado, sus patas eran cortas, pero tenían muy buen sentido del olfato destacando como rastreadores y aunque su estructura física no lo demostraba, precisamente por ser tan pequeños, en realidad pudieron ser de los que mejor toleraban el frío, habiendo vivido incluso un tiempo atrás en las montañas de los Alpes.

Inicialmente, al llegar estos perros a Suecia, fueron usados cazando pequeñas presas como conejos o zorros y a la vez sacándolas de sus madrigueras, pero debido a la buena capacidad de rastreo que poseían, rápidamente se convirtieron en los perros preferidos para cazar ciervos llegando a alcanzar mucha popularidad en la comunidad de cazadores del país, además tenían a su favor que debido a su tamaño podían ser seguidos fácilmente y no se adelantaban tanto como otras razas más grandes que a menudo espantaban las presas.

Sin embargo, en Alemania la raza de los Dachsbrackes se componía de diferentes perros muy parecidos entre ellos y en la misma variedad se hizo presente en Suecia, pero los criadores de la zona se dedicaron a practicar cruces con todos, aunque mostrando una particular predilección por el Westphalian Dachsbracke además de uno que otro ejemplar sabueso proveniente de Francia y el Reino Unido.

El perro resultante de todas estas uniones era un animal muy parecido a los Dachsbracke pero ligeramente más alto y con una excelente capacidad de aceptación a los climas fríos y al terreno de Suecia, sin embargo aún no se le había dado un nombre particular y seguían llamándolos Dachsbrackes, los que con el paso de los años fueron demarcando sus diferencias con la raza original de Alemania y entonces los llamaron  Dachsbrackes Suecos.

Ya para la década de 1940 estos nuevos animales habían adquirido una buena reputación y bastante popularidad en su país, pero el hecho de que aún no tuviera un nombre característico que representara a Suecia comenzaba a incomodar a los aficionados, además se quería distanciar al nuevo perro de sus orígenes alemanes como consecuencia de la Segunda Guerra Mundial.

En este sentido el Kennel Club Sueco se interesó en apoyar a la especie y distinguirlo tanto como fuera posible, celebrando en el año 1947 un concurso en la prensa de todo el país donde se propusiera un nombre original al cachorro sabueso, ganando el nombre “Drever”, que viene de la composición con la palabra sueva “Drev” que hace alusión a un estilo de caza donde el perro direcciona la presa hacia su cazador y Drever es ese alguien que lo hace.

Casi inmediatamente, en el año 1949 el Drever fue reconocido por el Kennel Club Sueco y muy poco tiempo después se le unió la Federación Cinológica Internacional (FCI) catalogándolo como parte del Grupo de Razas de tipo Sabueso.

Luego de su evolución en esa década el Drever continuó forjando su fama en todo el territorio de Suecia, pero siendo poco reconocido a nivel internacional, encontrándose algunos ejemplares en Noruega y en Finlandia, donde también es usado en las actividades de caza de ciervos.

Otro de los países que ha importado estos ejemplares ha sido Canadá, que cuenta con un clima muy parecido a gran parte de Suecia siendo reconocido por el Kennel Club Canadiense donde formaron las primeras casas de cría con programas en ingles terminando de ser aceptado en el año 1956, pero no es hasta algún tiempo después, en el año 1996 que es reconocido por otro club de criadores de habla inglesa el United Kennel Club, quienes lo consideran como parte del Grupo de Sabuesos también.

Últimamente ha sido reconocida por algunos grupos de aficionados en Estados Unidos pero todavía no por el American Kennel Club, siendo importado a ese país en algún momento pero con poco control por lo que aún no se tiene conocimiento de cuál es el estatus de la raza en esa zona o de si quedan algunos.

A diferencia de muchas de las razas que se han desarrollado en las últimas décadas, el Drever sigue siendo un perro de trabajo.

Características de la raza

Drever

El Drever tiene una apariencia robusta, compacta y fuerte, es musculoso y bien desarrollado, es de tamaño pequeño a mediano siendo más largo que alto, es atlético y ágil además de tener cierta elegancia y orgullo en su porte.

Tamaño.

El Drever es una raza que se parece mucho entre hembras y machos pero si se ha llegado a hacer la separación en función a sus tamaños, estableciendo incluso una estatura ideal para cada uno.

La estatura ideal de los machos es de 35 cm, pero se le permite tener una variación que se ubica entre los 32 cm a 38 cm.

Asimismo, la estatura ideal de las hembras es de 33 cm, pero se le permite tener una variación que las ubica entre los 30 cm a los 36 cm.

Esto hace que a nivel general se puedan encontrar ejemplares desde los 30 cm hasta los 38 cm.

Peso.

Por su parte, su peso se ve muy influenciado por diversos factores como su estatura, su condición muscular, su nivel de ejercitación e incluso su sexo, pero se ha observado que la mayoría de los ejemplares pueden pesar desde los 13 kilos hasta los 16 kilos si se mantiene con una correcta dieta alimenticia.

Cabeza.

Estos perritos tienen el cráneo arqueado lo que se denota visto de frente y se resalta por la baja inserción de las orejas, tienen la depresión naso frontal muy leve y su cabeza es un poco más grande si se compara con el tamaño de su cuerpo, es alargada hacia el hocico.

Región facial.

Su cara se va afinando hacia la trufa, el cual muestra un hocico tan largo como el cráneo y bien desarrollado, es fuerte pero no puntiagudo, por lo general presenta una mancha blanca que se extiende por todo el surco frontal pero sin resaltarlo, su boca es bien adherida, y el labio superior cubre levemente al inferior que es de color negro, posee una mordida perfecta en forma de tijera aunque la mordida de pinza no es descartada.

Cuerpo.

Su cuerpo es fuerte, más largo que alto, con el cuello largo y musculoso que llega hasta los hombros, la cruz es bien definida especialmente en los machos,  las patas son cortas y los codos ni salen ni entran, los muslos son desarrollados y los pies miran al frente.

Trufa.

La trufa del Drever es un poco grande con las ventanas bastante amplias como es característico de todo sabueso, lo que le permite apoyarse en ello para exaltar su olfato en el rastreo y en la caza, la tiene ubicada al extremo del hocico con las ventanas bien vistas.

Siempre deben ser de color oscuro, preferiblemente negro, los tonos claros como el color carne no son aceptados en el estándar de la raza.

Ojos.

Los ojos de los perros de esta raza están ubicados justo al terminar la frente y bien proporcionados al ancho de su hocico, son ovalados y los párpados se muestran bien adheridos en la parte superior dejando notar un poco de su redondez, son expresivos aunque no protuberantes, poseen una línea negra en el párpado inferior y el iris es marrón oscuro, no siendo aceptado por las federaciones los ejemplares de ojos claros ni azules.

Orejas.

Se ubican  un poco más debajo de la línea del cráneo lo que hace que se vean bastante bajas, son anchas y tienen forma de trapecio con la punta redondeada llegando el extremo más largo al área cercana a la boca, son suaves y colgantes, poseen el pelo muy corto y son del color del manto sin manchas.

Cola.

La cola del Drever tiene una inserción baja, que hace que tienda a caer hacia las piernas traseras y pueda llevarla guindando, aunque pocas veces se le ha podido observar poniéndola un poco más arriba pero nunca la coloca sobre la espalda, cuando la lleva colgando no la arrastra debido a que mantiene el extremo ligeramente elevado del suelo, es gruesa en la base y se afina levemente hacia la punta.

Pelaje.

Los perros de esta raza muestran un manto muy parecido al de la mayoría de los sabuesos pero un poco más largo en comparación, aun así su pelo es bastante corto con algunas áreas en las que se muestra un poco más largo como en el cuello, en la espalda, en la parte de atrás de los muslos y debajo de la cola, aunque no lo suficiente como parecer un plumero.

Al tacto es áspero y muy pegado al cuerpo pero lo expulsa mucho sobre todo en época de muda.

Color.

Estos perros pueden presentarse en una amplia diversidad de colores aunque los más vistos son los marrones, rojizos y castaños con áreas negras, en realidad no hay ningún patrón que excluya la gran variedad de tonos aunque los que son totalmente blancos o color hígado no son aceptados por la mayoría de las federaciones que tienen la raza estandarizada.

El aspecto que si es solicitado es que los ejemplares Drever deben tener manchas blancas bien definidas y homogéneas, y deben verse desde todos los ángulos, presentándose generalmente en el cuello, las que deben cerrar como en forma de collar amplio, en los pies, las que deben subir como si fueran medias, en el pecho y en la cara, preferiblemente que sean simétricas.

Comportamiento con otros perros

Drever

Los perros Drever especialmente los que tendrán una vida como mascota o mixta en la que también salgan a expediciones esporádicas de caza van a requerir que pasen por una temprana etapa de socialización, de lo contrario su manera de actuar ante otros perros será un poco nerviosa o tímida, siendo muy poco probable que se vuelvan agresivos.

Es por esto que este aspecto se convierte en un factor súper significativo en su evolución en el que se debe poner en contacto (la interacción visual exclusiva no es suficiente) a su cachorro con otros perros de su misma o de otra raza, pero, es imperativo que su otro compañero sea también un animal debidamente socializado o entrenado, de lo contrario podría ocasionar traumas en su temperamento.

Si su cachorro Drever, por ejemplo, tiene un infortunado incidente con un animal más grande o agresivo su percepción inicial sobre el contacto con otros perros será o el de la timidez o el de la defensa demostrada como agresión, lo que tardará un poco más de tiempo en ser solventado, es por ello que es importante que los ejemplares con los que tenga sus primeros contactos sean socializados también.

Una vez que se de inicio a este proceso y se realice frecuentemente los perros de esta raza tienden a ser bastante adaptables y sociables, no son de los más juguetones en su etapa adulta pero tampoco son aislados ni muy severos, poseen buen carácter y mediana tolerancia.

Lo mismo puede suceder con otros animales más pequeños y de otra especie como es el caso de los gatos, aunque se debe recordar que el instinto de caza del Drever es muy elevado y está muy fijado por ser la mayor actividad que realizan a la fecha, lo que hace que sea muy posible que aún y cuando se lleve a cabo un proceso de socialización con estos otros animales sea probable que se den eventos incómodos de persecución o agresividad.

Trabajo con otros perros

El Drever es un animal que por muchos años ha trabajado en jaurías de sabuesos, las que generalmente eran de la misma raza por la homogeneidad en su estilo de caza, lo que hizo que se acostumbraran a trabajar en equipo con otros perros, haciendo que naturalmente sea bastante fácil programar sus actividades en grupos.

El estilo de los sabuesos de este tipo es muy parecido a los otros en los que realizan un trabajo colaborativo siguiendo el rastro a través del olfato y llevando al amo a la presa sin alejarse demasiado de ellos.

El apareamiento del Drever

Al igual que ocurre con otras razas el Drever es un animal instintivo que se aparea exclusivamente cuando es incitado por los factores que despide la hembra cuando se encuentra en celo, bien sea por el rastro de feromonas que emite en su olor o en su orina o por el aroma que las caracteriza en esta etapa.

Lo cierto es que no hay ningún evento en particular que haga que se tenga que tener mayor cuidado o preparación que la de proteger a la raza, la salud de la hembra y el éxito en la llegada de la camada.

Al respecto es importante considerar algunos factores como esperar que la hembra Drever esté completamente desarrollada, lo que no sucede en su primer año de vida y por lo tanto no sucede en su primer ni segundo celo, haciendo que lo ideal sea esperar a que se presente el tercer período para efectuar un cruce, esto no quiere decir que antes de ello sea imposible conseguir una camada, sino que las condiciones para ella son un tanto más difíciles y requieren de mayor cuidado.

Asimismo se debe también reflexionar que los animales no distinguen de protección de razas y que las feromonas que emite no son exclusivas para el olfato de otro sabueso, por lo que es posible que sea cortejada por otro perro de otro linaje ocasionando que se obtengan camadas híbridas, por lo que, si se ha decidido continuar con la pureza de la línea Drever se debe también gestionar la protección de la hembra en esta etapa.

Otro factor a tomar en cuenta al momento de planificar el cruce es el de la salud del macho así como sus rasgos físicos, los que mientras más se adapten a los parámetros establecidos en la raza son mucho mejor, o si desea obtener una nueva línea híbrida entonces deba seleccionar cual sería la ideal para obtener buenas propuestas.

En todo caso una vez su perra se encuentre en estado de gestación deberá ponerla en contacto periódico con su veterinario el que va a monitorear el proceso y a calcular la fecha de alumbramiento aproximada, además de saber a ciencia cierta cuantos cachorros vienen en la camada lo que es importante pues si no han nacido todos es probable que alguno haya quedado dentro y deba practicarse una cesárea, lo que no es muy común en esta raza pues tienden a tener buenos partos.

Dieta y alimentación

Drever

Estos perros pasan por tres etapas cruciales en su alimentación, en las que deben modificar forzosamente sus hábitos alimenticios para poder cumplimentar un proceso en su maduración, siendo el primero el más corto y es cuando son cachorros, donde en sus primeros meses son alimentados por su madre y luego pasan a comer papillas o pienso para la edad que poseen.

Cuando ya su dentadura se ha fortalecido es posible cambiar su dieta a la de adultos la que mantendrá por mayor tiempo siempre que cumpla con los requisitos adecuados para su desarrollo y luego de ocho años aproximadamente deberá pasar a la categoría senior donde su dieta va más enfocada a la protección de su salud y estructura ósea y muscular.

Proteínas, vegetales y Carbohidratos

Estos animales son netamente carnívoros por lo que necesitan que su dieta incluya en su mayoría elementos proteicos, preferiblemente a través del suministro de carne de primera y no en función a los subproductos de proteína que se encuentran en el mercado.

Asimismo, la incorporación de vegetales y carbohidratos a su plato es fundamental para ayudarle a mantenerse sano y activo así como a complementarlo de manera que se sienta satisfecho, pero nunca deben ser los protagonistas y se deben servir en menor proporción que las proteínas.

Modo de Preparación

Los Drever no son para nada exigentes en este sentido, sin duda en parte a que deben acostumbrase a comer lo que está a disposición cuando se encuentran cazando y se deba preparar con pocos ingredientes, lo que en realidad tiende a ser lo más apropiado.

En este sentido es importante saber que ellos no poseen la misma capacidad digestiva que los humanos, y muchos de nuestros platillos son dañinos para su formación y estructura, por lo que lo mejor es procurar servirles la comida de la manera más saludable posible.

Este motivo hace que se necesite evitar algunos ingredientes como son los condimentos, todos sin excepción y más aún aquellos aromatizantes, así como las especias, salsas, picantes, aceites u otros componentes como el ajo, la sal, cebollas ni enlatados.

Ningún tipo de guisado es saludable, ni mucho menos las frituras o el licor, por lo que lo ideal es preparar sus platos asados, cocidos en agua limpia sin sal, o incluso horneados, procurando principalmente incluir los elementos más importantes en su ingesta como la cantidad correcta de proteínas, vegetales y carbohidratos.

Croquetas para el Drever

Este tipo de alimento tiene una gran gama de facilidades que hacen que muchos dueños de perros prefieran esta opción a la comida casera, principalmente por la rapidez con la que puede servirse y eliminar el tiempo de preparación además de las compras de todos los ingredientes, sin embargo, en el caso del Drever va a ir asociada al tipo de actividades que tenga planificado para él.

En el caso que el Drever sea adoptado como una mascota de hogar no habrá ningún inconveniente en acostumbrarlo a comer el pienso ideal, pero si tendrá que trabajar en el campo es posible que deba optar por el estilo casero o en su defecto mixto.

En el caso de que su Drever pueda convivir con usted y comer en su casa entonces las croquetas pueden ser una muy buena opción siempre que se componga en su mayoría de proteína, en este sentido es importante que verifique que el empaque indique el porcentaje que posee y en función a que tipo está elaborada, asimismo es valioso también que incluya vegetales y carbohidratos, evite las que se componen mayormente de cereales pues no son las más apropiadas para este tipo de perros.

Por su parte muchas de las marcas han desarrollado productos con los tamaños de croquetas asociados al tamaño del perro, así como también han ideado empaques que traen diversas características incluso han podido crear líneas específicas para alguna condición o enfermedad particular.

La cantidad a servir

Este tipo de perros requiere de la constante supervisión en las cantidades de alimento que consumen comparándolo con el nivel de ejercitación y el estilo de vida que poseen, tratando de calcular cual es aproximadamente su gasto calórico y cuanto deben reponer para mantenerse fuertes y saludables.

Asimismo, un exceso en las cantidades o raciones, así como el suministro indebido de golosinas puede convertirse en un factor determinante al momento de generar obesidad en él, la que además de afectar su salud puede incluso menoscabar su movilidad y agilidad debido a su contextura y al tamaño de sus patas.

En este sentido es apropiado solicitar a su veterinario o a un especialista en el tema que luego de evaluar a su can y determinar cuáles son sus necesidades y estado de salud indique cómo sería la manera más apropiada de alimentarlo y en cuantas cantidades o cuantos gramos debe aproximadamente pesar su plato.

Salud y cuidados generales

Drever

Los ejemplares Drever han desarrollado una fortaleza en su capa y en su piel que hacen que su mantenimiento sea de baja intensidad, requiriendo básicamente los cuidados frecuentes en la mayoría de los animales, pues su corto pelaje cambia constantemente.

El Cepillado

El Drever es una raza de perro que usualmente arroja mucho pelo, especialmente en la época de muda, lo que hace que frecuentemente deje rastros en la vivienda pegado en los muebles o en las alfombras, siendo bastante molestoso para los dueños tener que aspirar continuamente, quizás este sea uno de los pocos factores que tiene en su contra al tratar de ofrecerle una vida de interiores, además de su alta demanda de actividad física.

En este sentido, a pesar de poseer un pelaje muy corto que no tiende a enredarse, si es conveniente cepillarlo con la mayor frecuencia posible para ayudarlo a retirar el exceso de pelo muerto pegado a su piel y evitar que se esparza por todo el lugar, aunque a veces esto no es suficiente.

Al hacerlo se recomienda en primer lugar calmarlo y acariciarlo, de forma que no se inquiete demasiado, luego pasar rápidamente con trazos cortos y hacia afuera un cepillo amplio de cerdas cortas y naturales para evitar lastimar su piel procurando empezar desde el cuello hacia la espalda y desde la espalda hacia las costillas.

Revisión Manual

Debido al constante contacto que poseen estos perros con el exterior es importante mantenerlo vigilado especialmente en cuanto al estado de su pelo y piel se refiere, pues corren el riesgo de adquirir elementos que a la larga pueden hacerle daño o causar enfermedades.

En este sentido es valioso que lo examine tras cada salida a cazar, de forma de eliminar cualquier espina, semilla o alguna adherencia que haya adquirido, las que en ocasiones tienden a infectarse y causar peores afecciones, de la misma manera debe revisar que no se haya contagiado de parásitos como las garrapatas que le provocan severas enfermedades.

Aún y cuando su Drever no tenga por trabajo la salida al rastreo siempre será buena opción hacer esta inspección manual con bastante frecuencia ayudándolo así a mantenerse saludable, además de proveer tiempo de unión entre usted y su mascota.

Las orejas del Drever

Esta raza tiene una característica muy apreciable en la forma de sus orejas, pero que puede tener complicaciones si no se le da el mantenimiento adecuado ya que tienden a acumular suciedad generando infecciones, es por ello que una vez a la semana debe limpiarlas sin agua ni jabón, preferiblemente usando un trozo de tela humedecido en aceite (hay en el mercado aceites especiales para las orejas de los animales) la que debe pasar por el conducto gentilmente.

Los baños para el Drever

Estos animales no requieren de un baño muy frecuente, debido a que el champú y el agua eliminan de su piel la grasa natural que la protege de irritaciones o infecciones teniendo que esperar unos días para asegurar que se haya restablecido.

Es por ello que lo más recomendable es bañar a su ejemplar Drever cuando lo considere necesario, bien sea porque se haya contaminado lo suficiente tras alguna expedición, porque ya huela muy mal, unos días antes de vacunarlo o porque ya hayan pasado dos meses sin ducharlo.

Al practicar dicha actividad es usual que lo haga en interiores y con la calefacción activa, para evitar que se refríe pues si bien es cierto que el Drever tolera el clima frío no es lo mismo hacerlo seco que humedecido.

Debido a su tamaño estos animales son propicios para recibirlo en la tina o en la ducha de su sala de baño, siendo recomendable tener a mano todos los implementos y realizar la actividad lo más rápidamente posible.

En este sentido procure primero mojarlo bien con abundante agua, enjabonar todo su cuerpo restregando efectivamente pero evitando que toque su rostro, enjuagar más de una vez, secar con toalla y  aplicar un secador no muy caliente, tratando de evitar que queden rastros de jabón o que quede húmedo.

Salud del Drever

En general estos animales gozan de una excelente salud, los que hasta la fecha no han registrado padecer de enfermedades hereditarias o congénitas y siendo afectados por las más comunes en el reino canino, las que también van asociadas a su estilo de alimentación y cuidados.

Obviamente esto no es indicativo de que el Drever sea inmune a muchas enfermedades virales para las que es necesario aplicar las vacunas como medida preventiva tal y como lo indique su veterinario en los tiempos especificados, de igual manera algunas de las consecuencias por un mal mantenimiento pueden ser que su mascota sufra de dolores o lesiones en la espalda, discos deslizados, infecciones en los oídos, atrofia de retina u obesidad.

Los Drever pueden llegar a tener una vida que alcanza los 12 a los 14 años.

Cómo entrenar, educar o adiestrar un perro Drever

Drever

Este es quizás uno de los aspectos un tanto negativos o difíciles en cuanto a esta raza se refiere, puesto que los Drever son, como todo sabueso, un tanto testarudos, especialmente si han decidido capturar alguna presa o algún rastro ha llamado su atención, haciendo que pierdan totalmente el interés por aquello que se le esté enseñando.

En este sentido lo más aconsejable es tratar de educarlos en algún instituto especializado que tengan experiencia con este tipo de temperamentos, o con el asesoramiento de los profesionales adecuados, intentar entrenarlo por su cuenta puede no tener los resultados esperados además de llevarse mucho más tiempo y esfuerzo.

En todo caso el estilo y tiempo de educación también dependerá de las actividades que tenga planificadas para él y del nivel en las lecciones a aprender, por ejemplo si va a ser un trabajador en la caza es importante que sepa que es su colaborador pero que tiene permitido también tomar sus propias decisiones al momento de tomar uno que otro rumbo en el rastreo.

Edad ideal para comenzar a educarlo

Los cachorros Drever son muy activos y como están en un proceso de reconocimiento de todo cuanto les rodea así como de aprendizaje de su entorno es muy probable que se tenga que esperar un cierto tiempo en el que se le permita explorar y derrochar energía, especialmente en los juegos y actividades que más les gusten.

En este sentido, una vez alcanzado los cuatro meses de edad pudieran comenzar a llevarse con profesionales que evaluarán si ya poseen la madurez suficiente para recibir un proceso de educación básico, el que más adelante se complementará con uno de avanzada.

Sin embargo los Drever logran formar su temperamento muy rápidamente llegando a tornarse un tanto testarudos especialmente si ya han establecido alguna rutina, por lo que no tema regañarle si ha demostrado placer al realizar acciones negativas, un “no” seco y con voz firme es necesario casi frecuentemente en sus primeros meses.

De esta manera incluso antes de que el cachorro Drever sea entrenado en una rutina formal usted puede llegar a enseñarle otras nociones básicas en su comportamiento, como el significado de palabras sencillas como “no”, “afuera”, “bien hecho”, así como a reconocer cuál es su nombre, también puede aprender a sentirse cómodo con el collar y la correa o empezar a distinguir los espacios donde puede ladrar a sus anchas o permanecer lo más callado posible, por ejemplo.

Adiestramiento continuo en casa

Este adiestramiento viene dado en función a enseñarle a respetar las normas que se hayan implantado en el hogar, pues naturalmente no está capacitado para hacerlo por su cuenta ya que no las entiende, por lo que esta etapa debe también comenzar el mismo día que llegue a la vivienda.

En este sentido una de las primeras reglas que deberá entender es la de usar sus espacios, durmiendo en su cesta o haciendo las necesidades sobre el papel mientras aprende a aguantar para su salida, igualmente debe aprender a tomar agua de su tasa y a comer en la otra, aspectos que parecen muy naturales pero que deben tener su proceso de instrucción donde la paciencia es la clave.

Asimismo es valioso enseñarle a respetar los artículos del hogar, que por ejemplo aprenda que los zapatos de sus dueños no son sus juguetes, o que no debe romper los muebles si está aburrido o que las instalaciones de la casa no son el lugar apropiado para sus actividades de rastreo.

Es entonces esta etapa fundamental en la buena educación de su Drever, el que podrá recibir educación especializada en alguna institución pero que debe tener un reforzamiento continuo donde comprenda que no son sólo lecciones para cumplir con sus guías sino que forman parte de su estilo de vida.

La Socialización

Este es uno de los principales elementos a considerar en la educación de un Drever, tanto si será usado como perro de compañía como si se mantendrá como perro sabueso y colaborador en la caza, puesto que por lo general no trabajan solos y siempre en compañía de humanos.

Así pues, este aspecto debe iniciarse inmediatamente el cachorro Drever llegue a su familia adoptiva, poniéndolo en contacto con todos en el hogar, vecinos, amigos y otros perros si los posee, lo que permitirá que pueda desarrollar un buen temperamento sin nervios ni temores.

La socialización es en realidad la clave principal en la formación del carácter de los perros y especialmente del Drever, el que aunque naturalmente tiene una muy buena adaptación al entorno humano y puede desenvolverse bien con otros perros sin mostrar rasgos de agresividad, su contacto con otros tipos de animales más pequeños no es del todo cordial, obviamente debido a su entrenamiento de cazador.

En este sentido es conveniente permitir que su familia y amigos tengan contacto directo con él, que lo acaricien y jueguen desde muy pequeño.

Comportamiento con los humanos

Drever

El Drever fue creado intencionalmente para desarrollarse como correcto perro sabueso tolerante a ciertas condiciones inclementes, pero este desarrollo no se dio de manera espontánea sino con la manipulación y contacto del hombre, haciendo que su percepción del exterior se viera siempre relacionado a los humanos, bien sea como amos o como sus protectores, por lo que el comportamiento ante nosotros es bastante agradable.

Comunicación constante

El primer paso para establecer una buena comunicación con los ejemplares Drever es el de la socialización con humanos lo más pronto posible, en la que su cachorro reciba contacto físico directo, por lo que es conveniente que permita que sea acariciado o que juegue con los niños, adultos y personas de su confianza que le den la seguridad de no lastimarlo en esta etapa de aprendizaje, o en ninguna otra.

Una vez estos perros se acostumbran a compartir su vida rodeado de humanos manifiestan un comportamiento totalmente agradable, nunca es agresivo ni intimidante, se relaciona con todos sin excepción sin muestras de celos o de reservas.

Sin embargo su entendimiento del idioma es casi nulo por lo que deberá pasar por un proceso de educación en el que se le enseñe con suma paciencia el significado de algunas palabras más usadas así como la asociación que tendrán a ciertas expresiones corporales que son de más fácil reconocimiento.

Por su parte el trato que mejor toleran es el comprensivo y afectuoso, los Drever no responden bien a humanos que los maltratan, si bien es cierto que no tienden a mostrar conductas agresivas tampoco toleran lo que consideran un irrespeto a su vida.

Comportamiento con los niños

Los Drever han demostrado tener muy buena interacción con los niños, los respeta, los acompaña en sus juegos y muchas veces participa con ellos, es fuerte y resistente por lo que mientras son cachorros sus juegos son compartidos y crea vínculos afectivos bastante estrechos.

Sin embargo, los más adultos son un poco más reservados aunque igual de dulces y tolerantes, juegan un rato con ellos y luego los vigilan o se distraen con otra presa o rastro que les ha llamado la atención.

Nivel de respuesta

Estos perros son bastante rápidos especialmente en cuanto a sus habilidades se refiere, son inteligentes y muy capaces de decidir por su cuenta sin esperar a las indicaciones de su amo, lo que ha desarrollado debido a la necesidad de seguir rastros sin esperar aprobación o de lo contrario puede perderlo.

Sin embargo estas cualidades también lo caracterizan como un perro un poco testarudo u obstinado, el que en ocasiones responderá a lo que él desea y no a lo que su amo le solicita, requiriendo una buena rutina de entrenamiento en la que no pierda la reacción ante sus instintos pero que comprenda que hay una jerarquía que debe respetar.

Estilo de vida que necesita

Los perros de esta raza se han desarrollado muy bien en el trabajo de campo, en las montañas y en la nieve, demostrando ser muy activos y obstinados cuando se deciden a capturar algo, por lo que su estilo de vida no es para nada sedentaria.

Son animales cuyo entorno y estilo de vida natural es la abocada al rastreo pero que por ser tan adaptables a los humanos han dado buenos resultados como mascotas siempre que se le otorguen al menos 45 minutos de ejercitación diaria, salidas y tiempo para olfatear y correr.

Trabajos para el Drever

Hasta la fecha el Drever ha tenido un solo uso específico en el que como ya se ha especificado previamente, se desenvuelven muy bien, son perros de caza que tienen un excelente olfato y sentido de orientación, son ágiles y decididos, además de ello no se alejan tanto de su amo para permitirle que se acerque y capture a su presa antes de que escape, causado también por el tamaño de sus patas que no le permiten correr a galope.

Asimismo su dulce carácter con los humanos lo han promocionado como perro de compañía o mascota para hogares activos y con suficiente espacio físico, dando buenos resultados y teniendo ya sus aficionados en la raza.

Sin embargo no se desempeñan muy bien como perros de protección, pues no tienen el nivel de concentración en ese aspecto específico y se distraen cuando descubren algo para rastrear o cazar, además una vez puestos en contacto con los humanos son muy sociables y no discriminan entre familiares o ajenos para sus buenos tratos.

Por su parte aún no se ha experimentado con la raza para el ejercicio de otras actividades, considerando el hecho de que son un tanto difíciles de entrenar, pero como ha sucedido con muchos sabuesos es probable que sean excelentes en el rescate de humanos especialmente en zonas montañosas, o como detectores de sustancias.

Entorno ideal

Drever

Los Drever son animales bastante enérgicos, poco agresivos y de buen tamaño, por lo que su entorno puede desarrollarse en diversos escenarios, aunque es muy probable que no se desenvuelva muy bien en lugares cuyo clima es siempre tropical, húmedo o caliente, ya que hasta la fecha se ha desarrollado en zonas de temperaturas muy bajas.

Su necesidad de ejercicio y su disposición al trabajo lo ha mantenido como perro de caza, pero esto no implica que no se le deban dar las mejores condiciones para su salud y desarrollo, tratando en todo momento de asegurar que tengan una buena calidad de vida.

El Perro Drever en exteriores

A diferencia de muchas razas incluso las de tipo sabueso los Drever siguen siendo preferidos para trabajar en el campo continuando con sus ejercicios de rastreo y caza, por lo que el medio en el que mejor se desenvuelven es en el exterior, bien sea en las montañas o bosques, mostrando gran resistencia y adaptabilidad especialmente a climas fríos, así como un increíble sentido de orientación.

Sin embargo es importante tratar de proveerle las condiciones apropiadas de manera de colaborar con su bienestar el mayor tiempo posible, teniendo en mente que aunque es un buen trabajador es un ser vivo que tiene el derecho a ser bien tratado y no ser visto exclusivamente como una máquina.

En este sentido se recomienda preparar su entorno inmediato con los elementos que le puedan ayudar en su cuidado, el que dará un mejor uso de ellos si se le educa desde cachorro como es el funcionamiento de los mismos y para que son, así como mostrarle los beneficios que le acarrea adaptarse a ellos.

Así pues puede comenzar por construir una pequeña casita para perros en su patio o jardín, muchas de ellas incluso ya vienen prefabricadas y sólo necesita ubicarla e instalarla, otras se preparan en el sitio mediante el ensamblaje de tablas de madera, lo más importante es que no representen dificultad para el Drever para entrar y salir, que no se humedezcan y que tengan amplia posibilidad de limpieza.

En cuanto a su tamaño en realidad el Drever no necesita mucho espacio, es suficiente con que pueda entrar, salir, dar la vuelta en sí mismo y estar de pie cómodamente, siendo también necesario que esté bien ventilada pudiendo hacerlo dejándole ventanas o pequeñas separaciones en las tablas de las paredes pero asegurándose que esté bien techada.

Por su parte el espacio para comer dependerá de la enseñanza que se le dé al respecto, pues aunque puede acostumbrarse a alimentarse de su plato y en una zona específica también es necesario que aprenda a comer en momentos en los que se encuentre trabajando en la caza en los que quizás no pueda tener a disposición un plato para servir, por lo que igualmente se recomienda que se le asigne un lugar en la vivienda para esta actividad y se le eduque a que sólo en momentos de rastreo puede comer donde sea.

Los paseos con el Drever

Llevar a pasear a un cachorro de esta raza es muy conveniente y encantador siempre que hayan sido correctamente socializados y entrenados, puesto que debido a la naturaleza que tienen de cazador pueden llegar a ser un poco agresivos con animales de otra especie más pequeños que él, o incluso intentar olfatear y rastrear todo en el lugar.

En este sentido y en el caso de que decida adoptarlo más como perro de compañía que como trabajador es recomendable que lo lleve de paseo continuamente, al menos 45 minutos diarios, incluso desde que es cachorro, no importa que tenga que llevarlo en brazos y luego con collar y correa de manera que controle su instinto de sabueso y aprenda a codearse con otras especies sin ningún problema.

El Drever dentro de la casa

Aun y cuando este animal es muy usado en el trabajo y por lo tanto su entorno natural está en las afueras, también es muy posible entrenarlo para vivir dentro del hogar como mascota, lo que hace sin ningún problema, de hecho su tamaño y temperamento se lo permite siempre que se le dé el tiempo de ejercitación suficiente.

Es por ello que su estadía dentro de la casa puede planificarse sin ningún inconveniente asignándole de igual manera los lugares necesarios donde pueda dormir, comer e incluso recrearse si tiene el suficiente espacio, pero tenga en cuenta que es un sabueso dedicado por lo que va a tratar de rastrear todo lo que le provoque especialmente si no ha sido entrenado.

Estos animales son muy llevaderos, trabajadores y tranquilos, cumplen las reglas y son amables con sus dueños por lo que aunque no es la práctica habitual vigente con esta raza si se puede permitirles que vivan y se desarrollen en la vivienda, aunque no sea muy apropiado para apartamentos pequeños.