Saltar al contenido
PerrosGatosOnline.com

Boston Terrier

boston-terrier
Boston Terrier
5 (100%) 32 votes

Boston Terrier: Tu nueva mascota

Boston Terrier: Un perro pasivo, educado, juguetón, amigable, es sin duda capaz de enamorar a quien convive con él, demostrando un gran corazón, su mirada nostálgica y seriedad en sus facciones son disipadas por su dulzura, comportamiento alegre y disposición a acompañar y complacer a sus dueños en todo momento.

Proveniente de Boston, Massachusetts, es el resultado de un cruce de razas entre el Bulldog inglés y el extinto Terrier Blanco, los motivos de su búsqueda y crianza original no están muy claros, la idea más propagada fue la de ser amaestrado inicialmente como perro de campo de batalla, pero su naturaleza pasiva y su dulce comportamiento demostró muy pronto que no era el indicado para estas crueles actividades, convirtiéndose el Boston Terrier en uno de los primeros perros de compañía “hecho en EEUU”.

Es una raza de perro pequeño, que por lo general no alcanza la rodilla de sus amos, corpulento, de apariencia compacta, muy parecido al Bulldog Francés, pero con las patas un poco más largas, moderadamente fuerte, con pelaje fino, brillante y corto, puede llegar a medir unos 30cm aproximadamente, por su contextura fornida alcanza un peso entre 7 a 11 kilos (entre 15,40 a 24,25 libras) que, con una buena alimentación y no tan excesivos cuidados, puede llegar a vivir entre 12 y 14 años.

boston-terrier

Por sus características y especialmente su tipo de piel y de pelo, el Boston Terrier no soporta climas extremos, ni muy fríos ni muy calientes, se adapta fácilmente a la vida en el interior de una casa o un apartamento, pero se debe tener cuidado con sus paseos al exterior, que aunque siempre está dispuesto a complacer a sus amos, es recomendable evitar cuando el clima no es el apropiado, ya que tiene una piel sensible que aunque teniendo un pelo fino y no lo bota mucho, el Boston Terrier tiende a sufrir de caspa, lo que no lo hace apto para convivir con personas alérgicas.

Como la mayoría de las razas de perros que se conocen hoy en día, el Boston Terrier actual es el resultado de varias décadas de cruces entre diferentes especies, matrimonios de perros en la misma especie, e hibridaciones en general, tratando de borrar un poco de sus facciones los rasgos tan marcados que inicialmente poseía de los bulldog (que daba la sensación de ser un asesino), por lo que este puede ser el motivo por el cual tenga cierto parecido con algunos otros de otras castas, épocas o países.

Un aspecto interesante sobre este tipo de perro es su elegancia, apodado como el caballero americano por su traje natural, el Boston terrier alcanzó gran popularidad a finales del siglo XIX y principios de siglo XX y es aproximadamente en la década de 1920, cuando la economía de Estados Unidos alcanzó un incremento y estabilidad muy altas debido a la posguerra, siendo el preferido como compañía de la alta sociedad americana, entre los que se cuentan aristócratas e incluso actores y actrices, llegando a requerir la presencia de sus mascotas en eventos sociales como condición para asistir ellos mismos.

Una de las cualidades de este animal es su dulzura y gentileza, todo lo contrario a los motivos por los cuales fue enrazado en sus inicios, que unida a una fuerte inteligencia lo convierte en el compañero perfecto para el día a día, no le gusta estar solo por mucho tiempo, por lo que no es recomendable cuando sus familiares humanos pasan varias horas fuera de casa.

El Boston Terrier es fácilmente adiestrable y se adapta a la vida de hogar rápidamente, incluso en apartamentos pequeños, pero para mantenerlo sano y explorar su espíritu juguetón e infantil es recomendable dar paseos diarios con él o exponerlo a juegos y actividades entretenidas periódicamente, aunque también se siente feliz dando una compañía callada y tranquila a sus cuidadores a quienes les será leal toda su vida.

Para quien desea incluir en su familia a un Boston Terrier debe saber que tendrá un nuevo integrante con necesidades propias, dulce, amigable, gentil, considerado como uno caballero americano, capaz de tomar sus propias decisiones, y socializar fácilmente con extraños, si considera que son aptos para jugar con él, por lo que sería necesario un correcto adiestramiento, para evitar que interrumpa conversaciones o se acerque rápida e insistentemente a aquellos que recién llegan a su vida.

El Boston Terrier es pues, un buen amigo, ideal para tener una compañía a largo plazo, posee una encantadora mirada, un rasgo de nostalgia con inocencia que no pierde con el paso de los años, un amiguito que cambiará sin duda la vida de sus amos, trayendo alegría, distracción, seguridad y alguno que otro disgusto, porque aunque pacífico y gentil es también como un niño pequeño que necesita atención, aspectos propios de su especie controlados mientras se establece su entrenamiento, pero lo más importante se adueñará del corazón de sus dueños.

Historia y Origen del Boston Terrier

boston-terrier

Antes de entrar en detalle sobre la historia del Boston terrier es necesario conocer un poco sobre los orígenes de los perros en la tierra, de manera de ubicar cronológica y contextualmente a nuestra raza en descripción.

Últimos datos concuerdan con que nuestros amigos caninos son una derivación de lobos “domesticados”, que hace aproximadamente unos 32.000 años comenzaron a convivir con los humanos, se asegura que, se dio a través de una evolución mutua, donde los lobos se fueron acercando a los humanos en búsqueda de sustento y a la vez los humanos vieron que le aportaba fuerza y colaboración en el trabajo, así como resguardo, llegando a un acuerdo tácito.

En este acuerdo, los hábitos alimenticios, de trabajo y distracción fueron cambiando el temperamento de los lobos, siendo a su vez cruzados intencionalmente o de manera natural entre varias especies, lo que dio como resultado una generación con un carácter mas refinado, que a lo largo de los años y con las continuas mudanzas de la civilización nómada generó la derivación de varias razas en el mundo.

boston-terrier

Dichas razas son los ancestros de las que se conocen en la actualidad, que son totalmente diferentes a las nuestras, debido a los múltiples cruces que se han venido generando, siendo los últimos mayormente creados intencionalmente, y aunque esta práctica no es reciente, puesto que las antiguas civilizaciones también buscaban obtener el can ideal para su desarrollo, hoy en día es muy común encontrar perritos “creados” o “diseñados”.

En este caso se encuentra al Boston Terrier, que nace no de manera espontánea sino por el estudio de dos especies de las cuales se programó una unión con el propósito de tener rasgos característicos de ambos, siendo sus ancestros originales un Bulldog Inglés y un Terrier Inglés Blanco, dado en Inglaterra a finales del siglo XIX.

El primer resultado de esta unión tuvo características no tan refinadas como la actual, de hecho, se decía que parecía un asesino, siendo alto con un peso de casi 15 kilos, color atigrado oscuro con ciertas manchas blancas, era pues, un poco diferente, sin embargo, este animalito fue comprado por el Sr. William O´Brien, en el año 1865 y llevado a Boston, Massachusetts, quien luego lo vendió al Sr Robert C. Hooper, dándole por nombre el de Hooper´s Judge (Juez de Hooper), siendo considerado como el precursor de la raza en cuestión.

Al llegar a Boston, Hooper´s Judge fue cruzado con una perrita pequeña, de color blanco y cabeza cuadrada llamada Gyp, dando una camada bastante aceptable por el Sr. Robert Hooper, a partir de aquí se da inicio al proceso de refinación de la especie, aceptando algunos rasgos inamovibles.

Sin embargo, no fue aceptada de manera tan sencilla, puesto que el Boston Terrier tenia tanto fans como detractores, en su momento, cuando ya la raza se había establecido en algunas familias, un grupo de propietarios decidieron formar la “American Boston Terrier Club”, con el propósito de defender los derechos y hacerla reconocida por las sociedades internacionales, para ello, le solicitaron al American Kennel Club (AKC), una “asociación de asociaciones Americana” donde se congregan los representantes de cada raza inscrita, que se les admitiera en sus reuniones, pero esto no fue aceptado.

Al parecer la nueva especie en ascenso no fue muy querida en sus inicios debido a que algunos consideraban que atentaba contra los derechos de las que ellos figuraban, por ejemplo, los de la Bull Terrier agregaban que los Boston Terrier no pertenecían a la suya y los de la Bulldog decían que no eran ejemplares tan buenos como los de ellos y que además le estaba robando seguidores, por lo que hubo que esperar para que pasara un poco el rechazo.

Debido a que algunas de las objeciones eran relacionadas con el nombre, se tomó la decisión de cambiarlo y gracias a la sugerencia de un periodista en la que opinó que, si era originario de esa ciudad porque no incorporarlo en su nombre, se aceptó la consideración y pasó a ser Boston Terrier, cambiando también el nombre de la asociación defensora de sus derechos a “Boston Terrier Club of América” en la que se dieron a la tarea de registrar las características que definen a la raza, llegando a tener 75 ejemplares como muestra.

Luego de tener toda esta recopilación de información y tener asentadas las bases para el establecimiento de esta especie, vuelven a solicitar ante la American Kennel Club su incorporación y fue aceptado, siendo reconocido en el año 1893, época desde la cual aumenta su popularidad y continúa teniendo modificaciones en su fisionomía, aunque esta vez reguladas en función a las pautas establecidas.

boston-terrier

A comienzos del siglo XX ya era muy querido en Canadá, extendiéndose su fama por el resto del mundo rápidamente, hoy en día es la mascota oficial en el estado de Massachusetts.

Características Principales

El Boston Terrier es una raza de perro muy sociable, llegando a ser el perfecto compañero de hogar, es inteligente, amable, juguetón, muy dinámico y bastante leal a los suyos.

En cuanto a sus características físicas es notable su constitución compacta, tiene un porte atlético con proporciones bien balanceadas. Su cuerpo tiende a ser corto aunque denota fuerza y da la impresión de tener mucha determinación, con un toque de estilo y clase, sin duda por la apariencia en su capa de poseer un esmoquin natural, además de unas facciones que denotan profundidad e inteligencia.

boston-terrier

Generalmente todos los Boston Terrier poseen características muy similares, cambiando un poco en su tamaño y peso o en el color de su pelaje, pero poseen aspectos claramente reconocibles que han hecho que se establezcan parámetros para evaluarlos, especialmente en exposiciones de belleza, quizás la diferencia más notable entre ellos es que las hembras tienden a poseer rasgos más refinados.

El Boston Terrier posee una forma cuadrada, por lo que sus extremidades y altura son en la mayoría de los casos igual a su longitud, es robusto aunque elegante y no muestra ningún rasgo ordinario o tosco. Sus huesos y músculos guardan equilibrio con su talla y peso.

Su cuerpo parece ser corto, aunque está bien construido, la línea superior es horizontal, su espalda es corta también pero es la que le da la forma a toda su estructura, su pecho es ancho y las costillas se extienden hasta arriba, su grupa muestra una curva leve hacia la base de la cola.

Su cola se ubica un poco baja, por lo general es bastante corta y delgada, aunque se va afinando hacia la punta.

Su cuello es un poco arqueado, elegante y bien balanceado, se une a los hombros gradualmente sin mucha diferencia.

Es corta aunque igualmente bien proporcionada a su cuello y a su cuerpo, su cráneo es cuadrado y chato, la frente es ancha y no posee arrugas, su stop o depresión naso-frontal está bien definido.

Su hocico es cuadrado y corto, ancho, sin arrugas, normalmente es más profundo que largo, y se encuentra paralelamente ubicado en función al cráneo.

boston-terrier

Su trufa es negra con un surco claramente definido, sus labios cubren totalmente sus dientes cuando posee la boca cerrada, son profundos y no cuelgan, su mandíbula es cuadrada y sus dientes son cortos.

Sus ojos están separados uniformemente, son un rasgo muy característico en el Boston Terrier, son oscuros, redondos y bastante grandes, demuestran estar siempre alerta y su formación hace parecer que posee mucha inteligencia.

Sus orejas son pequeñas y erguidas, se ubican en los bordes del cuadrado aparente de su cráneo y poseen una forma con tendencia a ser triangulares.

Son fuertes, sus miembros anteriores están separados moderadamente, y se ubican paralelamente al extremo superior del omoplato, con huesos muy rectos, lo que determina toda su apariencia cuadrada y compacta.

Sus miembros posteriores son marcados por músculos bien delineados, rectos, con un buen ángulo en las rodillas.

Sus hombros son extendidos hacia atrás, sus codos son rectos, sus pies son redondos, pequeños y compactos, se asientan perfectamente en el suelo y sus uñas son cortas, todos estos elementos colaboran con la agilidad que muestra en sus movimientos.

Su pelo es liso, corto, fino y brillante si está bien alimentado con buenas dosis de vitamina,  su color es combinado entre un tono que parece negro (en realidad es seal, que adquiere un cierto tono rojizo cuando le da la luz solar desde ciertos ángulos) con manchas blancas bien delineadas, en algunos casos se ha visto en tonos marrones, aunque debe cumplir con todos los otros requisitos de la raza para ser considerado como un Boston Terrier.

Igualmente su hocico posee una línea color blanco que separa sus ojos y baja por el cuello hasta el antepecho, a veces se encuentra dibujada también en su frente, aunque esta marca es bien definida, generalmente predomina el color seal.

Toda la constitución del Boston Terrier le permite tener un movimiento ágil y bien articulado, sus pies tienen buen agarre y sus piernas son lo suficientemente fuertes como para soportar su propio peso y un poco más cuando tiene buena talla.

Es de hacer notar que el Boston Terrier, naturalmente tiene una composición genética hereditaria que da la sensación de atletismo y robustez, pero requiere del cuidado y atenciones necesarias para su mantenimiento tanto físico como mental, es un perro como mucha gracia y elegancia, dotado de una figura pequeña pero poderosa, atractivo a la vista y con un temperamento encantador que sin duda alguna puede cautivar cualquier corazón.

boston-terrier

Comportamiento del Boston Terrier con otros perros

El Boston Terrier es una sociable raza de perro que se siente muy cómodo con la compañía de otros tanto de su especie como de otras, debiendo ser adiestrado más para su correcto comportamiento cuando posee estos amigos que para que los acepte como tal.

En este sentido, la evolución histórica canina puede ser una fuente primordial para reconocer varios de sus comportamientos usuales y también para poder concluir cuales son las tareas que pueden fastidiarlos o encantarles, al respecto, es obligatorio recordar que los perros se formaron y se desarrollaron primariamente en jaurías, generalmente de la misma especie, y con el paso del tiempo fueron educados para trabajar solos o en equipo con otras razas con el propósito de ayudar a los humanos.

Debido a ello la mayoría de los perros tienen una tendencia a aceptar y a ser felices con la compañía de otros, a menos que posean un carácter extremadamente territorial, sin embargo no sucede igual con la aceptación de otras especies, especialmente las más pequeñas.

Los terrier por su parte tienen una educación trabajadora, rastreadora y cazadora de alimañas o animales pequeños, por lo que se ha visto en algunos Boston Terrier una fuerte presencia de esta característica haciéndolos incompatibles con conejos o animales pequeños.

Es por ello que para entender cómo puede llegar a proceder su mascota, debe primero estudiar un poco en su cronología y su historia, llegando a comprender el porqué de algunos comportamientos y pudiendo definir el estilo de entrenamiento que deben tener.

En cuanto al Boston Terrier, su estilo de vida citadino y de compañía continua con los humanos lo ha hecho ser perfecto para tolerar y apreciar visitas, una vez que reconozca que sus nuevos compañeros no son una amenaza y puede confiar que no lastimarán a sus familiares humanos o a el mismo, los aceptará como sus amigos.

En función a ello se podrá ver en él una actitud positiva y de invitación al juego, este animal es un perfecto juguetón, y sus demostraciones de afecto hacia otros animales son totalmente diferentes que las que demuestran con los humanos.

boston-terrier

En este sentido el Boston Terrier ladrará en forma no amenazante, morderá suavemente a su compañero y dará la vuelta, hará piruetas, arqueará la espalda y podrá llegar a ser bastante insistente y hasta cierto punto molesto, con tal de salir a jugar.

En este punto se recomienda evaluar bien las condiciones en las cuales lo hará, si es su territorio vigile que su nuevo amigo tenga una correcta actitud para evitar que lo lastime y si no es su territorio, evalúe las condiciones o pregunte a los dueños de su nuevo amigo si es seguro dejarlo jugar.

En cuanto a las manifestaciones de conductas agresivas o tímidas, el Boston Terrier no es conocido como un perro agresivo con otros, aunque bien es cierto que no se deja intimidar y que no es un estilo de perro que saldrá corriendo a ocultarse cuando otro lo provoque, también es cierto que preferirá la vía pacífica y nunca iniciará una pelea.

El apareamiento del Boston Terrier

Es sabido que el instinto en los animales opera de una forma mucho más poderosa que en los humanos, los animales no pueden razonar sobre las consecuencias que tienen el satisfacer los deseos propios de su naturaleza, así que el tener una mascota, especialmente una hembra, tanto de esta como de cualquier otra raza, le otorga, entre otras cosas, la responsabilidad de cuidarla en este aspecto.

Al respecto, si su hembra posee la salud y las condiciones físicas como para tener una buena descendencia es aconsejable sea llevada primero a su veterinario para una evaluación y mantener el embarazo bajo vigilancia, ya que en la mayoría de ellas se hace necesario practicarles una cesárea, puesto que el parto tiende a complicarse.

Por su parte, es recomendable también, en el momento de obtener una cría,  escoger el semental, evaluando la salud del mismo y si es posible la de sus padres también, de manera de controlar la posibilidad de que sus cachorros padezcan algunas de las enfermedades congénitas a las que son propensos.

Las Boston Terrier tienden a mostrar su primer “sangrado” a los diez meses, aunque en realidad es más un proceso de manchas de sangre, sin embargo es recomendable esperar a que se presente el segundo proceso para embarazarlas, de manera de asegurar que sus órganos, madurez y salud estén listos para la gestación.

Cuando llegue el momento su Boston terrier lo hará saber, mostrará un cambio en sus hábitos urinarios, se limpiará más en sus órganos y en ocasiones su humor tiende a ser un poco menos juguetón para tornarse tranquila y en descanso.

Este es el momento para ubicar a su pareja, siendo aconsejable realizar el cruce una vez que el segundo sangrado haya cambiado de color, tornándose en un tono rojo claro, que es cuando ellas se encuentran en realidad fértiles.

Dieta y alimentación del Boston Terrier

En el momento de seleccionar una mascota para el hogar surgen muchas dudas sobre su cuidado, cual es el mejor veterinario, donde o cómo vivirá, cuales vacunas o medicinas debo darle, cuantas veces debo llevarlo a pasear, como debo preparar a los niños y entre otras cosas, cómo será su régimen alimenticio, cuánto cuesta, donde lo encuentro, cuanto le sirvo, en fin una serie de dudas que pueden ser aclaradas por un especialista.

boston-terrier

Lo que da pie a aclarar que tanto éste como cualquier otro artículo o discusión que encuentre en la red, debe ser tomado como orientativo y no como una guía a seguir al pie de la letra, puesto que cada ejemplar tiene necesidades propias dadas por su herencia genética y los datos incorporados son en base a las líneas generales de la raza.

Entre estos lineamientos se pueden dar algunos que aplican no sólo para el Boston Terrier sino para todas las razas, como la necesidad de crear cierta disciplina en sus horarios y metodología de alimentación, es fundamental que los cachorros reconozcan que poseen un lugar y un tiempo determinado de alimentación, lo que les favorecerá su salud y su comportamiento.

Para ello es importante ubicar un espacio en la casa donde se distribuya su comida, el que no debe ser el mismo donde duerme, intente equiparlo con un tapete que absorba la humedad y procure cambiarlo frecuentemente para mantener el área limpia, en él debe colocar una tasa de fácil acceso con agua limpia y su plato de comida, el cual llenará dos o tres veces al día dependiendo de la edad del Boston.

Con respecto a la selección del estilo alimenticio, puede optar por comida casera basada en proteínas y vegetales o en los piensos o alimentos industrializados, generalmente se tiende a seleccionar este último debido a los beneficios que trae, puesto que no necesita de mucho tiempo en su preparación, poseen todos los componentes bien distribuidos y en comparación con la dieta casera tienden a ser más económicos.

Estos los puede adquirir en tiendas especializadas o en ocasiones se encuentran en grandes supermercados, vienen diversificadas por razas, edades y tamaños, incluso algunas tienen las indicaciones sobre las dosis a suministrar, lo que colabora con su selección y uso.

En cuanto a cómo será su dieta y su dosificación se debe aclarar, que al igual que con los humanos y muchas especies de animales, ésta cambia con la edad, debido a la necesidad en sus cambios de consumo calórico y diferentes nutrientes que van favoreciendo su salud.

Es por ello, que cuando el Boston Terrier es un cachorro, debe ser preferiblemente, alimentado con la leche de la madre, puesto que es lo mejor que puede llegar a recibir a esta edad, ya que posee mucha agua, calcio y todos los nutrientes necesarios para su crecimiento.

Cuando su Boston se encuentre amamantando verifique que toda la camada pueda recibir del mismo tiempo de succión, es probable que aquellos cachorros más activos releguen a los más tranquilos no permitiéndoles que se alimenten correctamente, igualmente tenga mucho cuidado al ubicarlos ya que la madre se encontrará más alerta y su sentido de protección tiende a ser muy alto.

Esta etapa tiene una duración de aproximadamente dos meses, que es cuando el Boston Terrier comienza con su proceso de dentición, a partir de esta edad puede complementarlo con papillas e incluso sustituir a la madre con leche y otros complementos para cachorros, lo que indica que está listo para irse a su nuevo hogar.

Una vez en casa y en función a su tiempo puede decidir si establecer una dieta elaborada por usted o por un tercero o adquirir el pienso más adecuado, si opta por éste último es aconsejable que se asegure que sea para tamaños pequeños o medianos y que se encuentre en el rango de la edad de su Boston, igualmente puede verificar entre su lista de contenidos que posea proteínas, aceite vegetal, sales minerales y poca cantidad de cereal.

En los primeros meses del Boston Terrier su nivel de energía, tipo de vida y requerimientos en su desarrollo lo harán tener mucha hambre, por lo que puede servirle dosis pequeñas (ajustadas a su talla y peso) tres veces al día hasta que cumpla un año o año y medio.

Una vez superada esta etapa el Boston entra en la adultez, necesitando que su dieta sea a base de proteína, por lo que deberá verificar que su pienso tenga un alto nivel de ellas, pudiendo provenir de vegetales y animales.

Una vez que cumpla los siete años, su Boston puede ser considerado como un adulto mayor o un anciano, aunque su picardía será la misma, su salud tenderá a deteriorarse por lo que es importante que sea evaluado con frecuencia por un especialista el cual indicará cual será la dieta más apropiada y si necesita o no del suministro adicional de algunas vitaminas.

Cuidados generales del Boston Terrier

Generalmente el Boston Terrier ha mostrado ser una raza muy sana y de cuidados muy básicos, es de fácil mantenimiento y a pesar de su pequeño tamaño tiende a ser muy resistente.

Al igual que la gran mayoría de razas, con muy raras excepciones, el Boston Terrier requiere de cuidados diarios o semanales y de otros cuidados más esporádicos que van acorde a la necesidad y obedecen regularmente a los trabajos o actividades que realiza su mascota.

Cuidados frecuentes para el Boston Terrier

El Boston Terrier posee una capa de pelo, corta y fina con tendencia a mostrarse brillante, por lo que no requiere más que un cepillado interdiario o semanal, que irá más asociado a eliminar los rastros de suciedad, polvo y pelo muerto que a eliminar nudos o peinarlo.

En el momento del cepillado se puedo optar por hacer una revisión a mano para verificar que no exista presencia de garrapatas, pulgas o cualquier otro parásito, que llegan a afectar fuertemente su salud.

Por su parte, al escoger un cepillo, seleccione uno amplio o ancho con cerdas suaves y de punta redonda o gruesas, de manera que no raspe o irrite la piel del Boston, ya que no posee una capa interna que lo proteja. El proceso es muy sencillo, se pasa el cepillo suavemente desde el cuello o la cabeza (sin tocar su rostro) hasta la cola en repetidas ocasiones.

Asimismo, una de las principales características del Boston Terrier es la forma de sus ojos, las cuales llegan a estar desprotegidas y ciertamente tienden a padecer de algunas complicaciones, por lo que es recomendable vigilar que no juegue en lugares donde los arbustos puedan lastimar sus ojos y preguntar a su veterinario si es necesario aplicarle gotas que le ayuden a mantenerlos correctamente humectados.

Otro de los aspectos importantes a cuidar es su pequeña dentadura, las que por su forma llegan a acumular sarro y restos de comida generando problemas de salud dental, así como mal aliento, esto puede evitarse realizándole cepillados semanales y lavando su boca con enjuagues bucales para perros.

Cuidados esporádicos para el Boston Terrier

Los perros y en especial aquellos de pelaje corto y fino como el Boston Terrier, poseen en su piel una especie de aceite o grasa producida naturalmente que los protege de los agentes externos evitando que padezcan de hongos o irritaciones en general.

Es por ello que no necesitan baños frecuentes como lo necesitamos los humanos, además que su olor corporal es menos fuerte que el nuestro, es por ello que su calendario de duchas puede llegar a fijarse en lapsos más prolongados, asegurando que no causará ningún deterioro en su salud.

En este sentido puede planificar sus baños en períodos de seis a ocho semanas, las cuales pueden variar dependiendo de la manera cómo vive su Boston, obedeciendo también a donde juegan, se ejercitan y la frecuencia con la que lo hacen.

En este tipo de cuidados es importante incorporar el de sus orejas, las que por su forma y la manera como las llevan, acumulan polvo y suciedad, pero, ellas no se lavan con agua y jabón, de hacerlo de esa manera podrá causarles infecciones severas en el oído, por lo que se recomienda limpiarlas con un trozo de tela suave humedecido con aceite.

Por su parte, existe otro tipo de cuidado que se da necesariamente al inicio de sus vidas y son las vacunas, las que pueden llegar a extenderse por algunos años como refuerzo o incorporar algunas nuevas si las autoridades locales lo sugieren por alguna condición diferente que se desarrolle en el ambiente, dichas vacunas deben aplicarse de manera estricta en el tiempo planificado por su especialista, de forma de garantizar su efectividad.

Salud del Boston Terrier

Regularmente los Boston Terrier gozan de una excelente salud, llegando muchos de sus ejemplares a morir simplemente de vejez y no por algún padecimiento, sin embargo es aconsejable que al momento de seleccionar su cachorro revise la salud e historial de sus padres, de esta manera tendrá conocimiento de las posibles afecciones que pueda llegar a sufrir y evitarlas o retardarlas con cuidados y alimentación adecuada.

A pesar de ser muy sanos, no son totalmente inmunes y entre las enfermedades que han llegado a soportar se encuentran algunos problemas congénitos con el corazón, hipersensibilidad a la anestesia así como algunos químicos en el mismo espectro, epilepsia y alergias.

Por su parte, debido a la forma de sus ojos, es un poco más frecuente que lleguen a sufrir de ciertas enfermedades asociadas a ese órgano, como las cataratas. Asimismo es regular que a las embarazadas se les tenga que practicar una cesárea ya que tienden a padecer algunas complicaciones durante el parto.

Por último, entre las afecciones raras veces vistas en los Boston Terrier se registran algunos que han nacido con “labio leporino” o “paladar hendido”.

Cómo entrenar o adiestrar un Boston Terrier

A medida que han pasado los años, los hombres hemos descubierto todas las bondades que tienen estos amigos, usando sus grandes virtudes en la colaboración de nuestras actividades, llegando a convertirlos en rescatistas, tiradores de trineos, acompañantes de carreras, vigilantes, boxeadores, cazadores, modelos, actores, en fin, una gama de actividades que no se termina y no parece llegar a un límite.

Cada tipo de raza ha logrado demostrar su valor en diferentes actividades convirtiéndose en especialistas de algunas funciones, debido a su formación física y a su historial, lo que ha podido colaborar en el diseño de distintos tipos de entrenamiento que van acordes a las cualidades de cada especie y a las actividades que se deseen realizar con su mascota, fortaleciendo algunos comportamiento, entrenando unos nuevos y controlando algunas conductas indeseadas.

Sin embargo, antes de entrar en materia, es importante hacer una acotación, y es que el tipo de entrenamiento que usted decida darle a su mascota no debe modificar por completo su personalidad, no se trata de convertirlo en un robot o en una marioneta, sino de potenciar sus habilidades y darle disciplina de manera que pueda tener una relación colaborativa con su familia humana, dejándolo ser él mismo pero conociendo el respeto y obediencia.

En el caso del Boston Terrier, su comportamiento es muy dado a vivir en compañía de los humanos, es bastante juguetón y un poco testarudo, lo que lo hace a veces ser un poco indisciplinado, necesitando sin duda de un adiestramiento que le muestre ciertas reglas de convivencia, el que puede optar por contratar en un centro especializado o hacerlo desde casa si ya posee la experiencia o con una asesoría externa.

Si desea que su Boston conviva con usted como un miembro más de la familia, puede optar por buscar un tipo de educación basada en un poco o inexistente coacción (la violencia o agresividad nunca generan respeto, generan miedo), debe usted buscar quienes le aseguren un refuerzo positivo que establezca lazos fuertes entre dueño y perro, fomentando el respeto mutuo y su mascota atienda a las órdenes dadas.

Este proceso generará un cambio en su mascota y en usted especialmente si es nuevo en el mundo canino, creando una relación armoniosa de autoridad y aprecio, donde se dirige la figura de líder al amo, aplicando mucha paciencia e inteligencia.

Podrá notar que, en el caso de asistir a un centro especializado, en la primera fase usted será un espectador, que aunque no tendrá una participación directa debe estar presente para reconocer el comportamiento del especialista, quien le mostrará el tono de voz a usar, las expresiones y el nivel de autoridad que debe tener.

En este momento su perro entenderá ciertas órdenes y asumirá cuando es que se le está solicitando algo, es una etapa donde los dos aprenden las bases iniciales, idealmente su cachorro debe haber cumplido los seis meses, pero puede intentar desde antes en su casa con lineamientos básicos.

Una vez aclimatada su mascota a recibir órdenes, el especialista le solicitará su participación activa, donde el entrenador queda en un segundo plano y usted debe ordenar y controlar a su Boston Terrier, debe tener mucho control y paciencia, procure no modificar su tono de voz puesto que confundirá a su cachorro, si nota que algo no es entendido o que su Boston no quiere obedecer, deténgase, descanse, jueguen un rato y comience de nuevo.

Cunado ya considere que su perro ha asimilado el entrenamiento, y han podido establecer un medio de comunicación efectiva entre ambos, es recomendable hacer ciertas prácticas, por ejemplo, puede llevarlo a un parque pequeño donde experimente el ruido y presencia de otros perros y otras órdenes lejanas de manera que demuestre que se ha adaptado a usted.

Una vez supere esta etapa puede ir aumentado la complejidad y el tamaño de los espacios, cambiando el tipo de ruido, entre otros factores, evaluando siempre las posibilidades de accidentes o el nivel de seguridad que tendrá su mascota, si no se siente muy confiado puede primero pasear tranquilamente con el, usando un collar y correa de modo que su Boston reconozca el lugar.

Al respecto es importante recalcar que el uso del collar y correa es beneficioso en muchos sentidos, en primer lugar le da control sobre su perro de manera de cerciorarse de su seguridad, su Boston entenderá que es usted el líder y quien tiene el control, le dará tranquilidad a otros quienes en ocasiones sienten temor o respeto por un nuevo animal en su vecindario y podrá colocarle una insignia de manera que puedan reconocerlo en caso de que se extravíe.

En toda esta etapa del entrenamiento, debe ser muy paciente y amoroso, además deben estar involucrados todos los miembros del grupo familiar, de forma de evitar que alguno viole sin querer alguna orden ya entendida y se convierta en un retroceso en el aprendizaje.

Comportamiento del Boston Terrier con los Humanos

Muchos historiadores han confirmado que los perros se formaron como una adaptación a la vida con el hombre, en la que ambos han evolucionado manteniendo una vida de mutua compañía y colaboración, pero, ellos tienen una capacidad que los ha hecho comprendernos más de lo que creemos.

Estos animales pueden leer en nuestro lenguaje corporal y actuar en consecuencia, sin duda una habilidad que han alcanzado con el tiempo, algunos de ellos parecen tener estos instintos más desarrollados que otros en parte por su carácter, los más pasivos y observadores son los que más tienden a mostrar su empatía con las reacciones humanas, aunque todos tienen la capacidad de hacerlo.

Al respecto se ha entendido que estos amigos poseen una amplia inteligencia en general, siendo diferenciado más por su testarudez que por su capacidad intelectual, sin embargo, se ha podido catalogar según varios estudios a las razas más inteligentes, los que pueden llegar a entender casi 200 palabras humanas y  acatar órdenes incluso a la tercera lección.

Lo que da pie a entender que los perros, todos, incluyendo al Boston Terrier, no reconocen el lenguaje humano, nuestras palabras no significan nada para ellos si no van asociadas a un tono y expresiones correctas, que son las que conocen como resultado de su continua observación.

Así pues, es natural que (en condiciones normales) el Boston Terrier tenga una especial habilidad para vivir con los humanos, no sólo cordialmente, sino que llegan a apreciarlos y a ser muy importantes para ellos, siempre y cuando no tengan un temperamento desviado producto de una mala educación o reacciones a tratos violentos o poco afectuosos.

Incluso, una de las características más maravillosas de la compañía de un Boston Terrier es su nivel de empatía con sus dueños o sus personas favoritas, es tal la conexión que llega a tener con ellos que si los descubre malhumorados o tristes puede cambiar su conducta y tratar de ser un amigo dulce que estará a su lado en actitud consoladora hasta que observe que su paciente ha mejorado.

De hecho, en la mayoría de los casos, el Boston Terrier tiende a necesitar de la continua compañía de humanos, y más de sus favoritos, por lo que dejarlo solo mucho tiempo puede ser contraproducente en muchos sentidos, ya que tiende a estresarse demostrándolo con continuos ladridos y si llega a aburrirse puede causar destrozos en el hogar, los que en ocasiones han afectado su salud, recuerde que por su constitución física el Boston tiende a padecer de problemas oculares.

En algunas ocasiones se han presentado casos en los que generan una respuesta física a la soledad y se les observa babeando, cosa que por lo general no hacen, también se les ve temblando, escondiéndose, siendo apáticos o con falta de apetito, si su Boston da muestra de este comportamiento es probable que necesite evaluar la manera en la que pasa sus días siendo necesario una compañía continua, si el problema persiste es imperioso que lo lleve a su veterinario de preferencia.

Con los niños es magnífico, un juguetón y payaso compañero, hará piruetas y tratará de retozar todo lo que pueda con ellos, en este sentido debe poner en práctica los cuidados mínimos que debe tener cuando sus hijos juegan con cualquier mascota, que, aunque sean dóciles y estén bien entrenadas es recomendable que su tiempo compartido sea bajo observación.

Igualmente hay que educar a los más pequeños de la casa en cuanto al trato que tendrán con su Boston Terrier, aunque es un perro muy fuerte es pequeño y no soporta las cargas que otros de mayor estatura pudieran tolerar, igualmente deben tener en cuenta su cuidado y su salud, así como vigilar que sus ojos no sean afectados en las actividades que realicen juntos.

Al Boston le encanta complacer a sus dueños y lo hace sentir especial el ser tomado en cuenta, es perfecto compañero en los viajes, (con su debido entrenamiento) por lo que pasear en el auto o llevarlo en las vacaciones puede ser una opción muy agradable.

Pocas son las acciones que pueden disgustar a un Boston Terrier, obviamente hay algunas condiciones que se manifiestan tanto en esta como en cualquier otra raza, como no tocar su comida, una vez usted haya servido su plato y él se encuentre en su proceso de alimentación, no retire su plato, no juegue con el, no lo moleste, déjelo comer tranquilo, no necesariamente a solas, pero ese es su momento, así evitará que el trate de defender su alimento.

En líneas generales el Boston es un animal muy agradable, un perro humilde que no exige muchas condiciones para ser feliz, aunque las acepte de buen agrado, con un trato respetuoso, los cuidados necesarios, buena compañía y un poco de disciplina será suficiente para que lleven una vida amena y cordial.

Entorno ideal del Boston Terrier

Hay un aspecto importante a considerar en la educación y cuidados de nuestros amigos los perros, y es que ellos son más activos y resistentes de lo que generalmente se cree, por lo que tendemos a caer en errores que lejos de beneficiarlos atraen consecuencias terribles para su salud física y mental, tal es el caso de pretender darles una vida de extrema comodidad.

Aunque actualmente los podemos ver de la mano de su amo, jugando, usando ropa o siendo objeto de muestras de belleza en exposiciones caninas, no siempre fue así, hubo un tiempo en el que eran mayormente usados en el campo o en los rudos trabajos de las antiguas civilizaciones, siendo muchos de ellos felices con la posibilidad de colaborar en las actividades diarias de su familia humana.

Al respecto, es necesario entonces combinar una serie de factores para su desarrollo y tranquilidad, que incluya elementos de comodidad y otros de actividades y juegos, o desgaste de energía en general, que asegure tanto su bienestar como su salud.

El Boston Terrier, debido a su tamaño que tiende a pequeño o mediano, no requiere de grandes espacios para su desenvolvimiento, por lo que puede adaptarse a vivir cómodamente en un apartamento o piso, aunque esto no es excluyente si usted posee una casa de campo y decide adoptarlo como mascota, seguramente su jovialidad llenará todo el lugar.

Si bien es cierto que estará cómodo dentro de la casa o apartamento, es recomendable que se ejercite diariamente con paseos o caminatas, preferiblemente en el parque o lugares relacionados para fomentar su capacidad de socialización tanto con otros humanos como con otros animales.

En caso de que no posea tiempo para sacarlo a caminar diariamente puede optar por contratar a un paseador de perros profesional o en su defecto permitirle que salga al pateo trasero o al jardín a jugar y ejercitarse al menos dos veces al día por 30 minutos, aunque requerirá adiestramiento para que respete la vegetación y los elementos del jardín.

Al respecto debe también asegurarse que su jardín, su hogar, o los lugares donde camine y juegue, no tengan elementos que puedan dañar sus ojos, ya que por el tamaño del Boston Terrier su rostro alcanza la altura de muchos arbustos o incluso maleza que pueden afectarlos y causarle irritaciones u otras afecciones.

Así pues, es recomendable que los animales de esta raza vivan dentro del hogar, en espacios escogidos y preparados para ello, los que puede equipar con una manta o colchón pequeño y sus juguetes. Si desea ubicarlo dentro de su habitación es aconsejable que lo ubique lejos de la cama en una cesta y en un espacio con poco tránsito, para evitar caídas o tropiezos por su causa o sobre él.

En algún otro lugar cercano puede preparar su sitio de alimentación, que contenga su tasa de agua limpia y plato de comida, ambos con un tamaño adecuado para evitar que pueda derramarlos, igualmente es conveniente colocarle un tapete absorbente que lo ayude a mantener el espacio seco.

Asimismo, aunque el Boston Terrier es una raza criada para la compañía, su instinto terrier no desaparece por completo por lo que podrá observarlo en algunas ocasiones revisando los rincones, tratando de dar caza a cualquier alimaña o animal rastrero que haya entrado a su hogar, siendo esto un comportamiento normal y le causa bienestar saber que puede proteger a su familia humana, pero es importante vigilar que no se haga daño en el intento.

Por su parte, existe una práctica inhumana que ha venido perdiendo popularidad debido al reconocimiento de los derechos de estos preciados animales, que es la de mantenerlos atados a una cadena o cuerda en el patio o jardín, considerando erróneamente que todos los perros pueden soportarlo, pero, no es así, de hecho no debe realizarse con ningún animal, ya que lo único que fomenta es el deterioro temprano de su salud y un temperamento inadecuado.

Así pues, si su Boston se ha acostumbrado a su estilo de vida, sus jardines, sus vecinos, sus olores, será luego un poco estresante para ellos si desea darle un cambio importante como practicar una mudanza, recuerde que ellos son animales de rutina, que se sienten más cómodos en espacios reconocidos y aceptados.

Sin embargo, esto no es una limitante si usted se encuentra en la necesidad de hacerlo, de hecho muchos de ellos son acompañantes perfectos en viajes o son buenas mascotas para aquellos que poseen una vida un poco más nómada, el truco es saberlos adiestrar al respecto.

Si desde pequeños se han acostumbrado a cambiar de morada o a viajar, no tendrá ningún problema con llevarlos con usted, pero si lleva años en un mismo espacio si es importante que tome ciertas precauciones, como llevarlo previamente a su nuevo vecindario, si es posible que visite su nuevo hogar, no lavar su manta o colchón y darle mucho cariño en esos días de cambio.