Saltar al contenido
PerrosGatosOnline.com

Bichón Boloñés

bichon-bolones
Bichón Boloñés
5 (100%) 4 votes

Bichón Boloñés: Tu nueva mascota

El Bichón Boloñés es un perrito muy amigable, hermoso, inteligente, disciplinado y bastante adaptado a la vida en familia, es una mascota netamente de compañía, por lo que son ideales para aquellos que buscan un miembro alegre en su hogar.

Se ha reconocido su origen como italiano, procedente de Bolonia, llamándose por ello Bichón Boloñés, pero en realidad en este lugar fue donde se dio su rescate o resurgimiento y reconocimiento como raza en particular.

Sin embargo, el origen real de los Bichones es desconocido, solo se sabe que tienen una presencia muy antigua en el mundo pudiendo remontarse a épocas del imperio romano, aunque el lugar de donde provienen es incierto teniendo varias opiniones datadas de diversas fuentes, algunos consideran que es un animal de la India y que fue trasladado a Grecia, otros que viene del antiguo Egipto, pero ninguna de las aseveraciones ha sido la aceptada como único paradero aun.

De lo que si se tiene certeza es que el Bichón ha sido un perrito muy consentido y que se ha codeado por muchos siglos con la realeza europea, siendo el regalo preferido de muchos nobles especialmente cuando querían demostrar buenos deseos o hacer un acto de agrado a otros, los que también lo apreciaban como tal, ha sido retratado en pinturas con personas influyentes del siglo XV al XVII e incluso Aristóteles ha hecho referencia a estos canes.

Sin embargo, con la llegada de otras especies igual de interesantes e inteligentes dejaron de ser novedad en la corte y pasaron a ser relegados disminuyendo mucho su popularidad la que se vio aún más afectada con la primera guerra mundial, estando a punto de encontrarse extintos.

Pero la sociedad italiana tenía sus fuertes admiradores de la raza y decidieron tratar de reconstruirla obteniendo los mejores resultados, llegando incluso a establecerla como especie y hacerla reconocer por las federaciones más importantes.

Se trata de un animalito pequeño, hermoso y muy blanco, su pelaje es tan vaporoso que puede compararse con una bolita de algodón, sus características lo hacen parecer un animal inquieto o distraído pero en realidad es todo lo contrario, son compactos y cuadrados por lo que su estatura se equipara a su longitud, midiendo alrededor de los 25cm los más bajos a los 30 cm los más altos.

Su peso varía obviamente en función a su estatura y a su género, siendo las hembras un poco más refinadas en su contextura y rasgos físicos especialmente en el rostro, pero se pudieran estandarizar entre los 3 o 4 kilos, con lo que se debe prestar especial atención en el mantenimiento de su dieta para evitar que sufra de obesidad, pues aunque son pocos los que padecen de esta condición puede llegar a afectarlos severamente.

Su expectativa de vida es de 12 a 14 años, considerándose animales muy saludables, no tienen registro de poseer enfermedades hereditarias ni de otras afecciones que puedan terminar su existencia o dañar su calidad de vida, aunque esto no es indicativo de que sean totalmente resistentes a cualquier virus por lo que se debe estar muy atento con sus vacunas y en todo caso con el cuidado de su piel, que si llega a manifestar alergias.

Su temperamento es excelente, son agradables y prefieren siempre estar en compañía de sus dueños, son muy familiares aman a los humanos y tienen una relación muy afectuosa con los niños, aunque sus juegos son más controlados y no son amantes de las relaciones bruscas.

Tienen un aspecto muy interesante y es que hay momentos en los que se ven como si estuvieran distraídos pero si se les detalla bien, en realidad están observando todo a su alrededor, son pensadores, si se quiere toman una actitud un tanto graciosa al parecer como filósofos, son inteligentes y responden muy bien a los estímulos positivos.

Así pues son muy buenos al momento de ser entrenados, son dóciles y entienden con facilidad las órdenes haciendo las repeticiones con bastante destreza, pero el método de enseñanza nunca debe ser mediante la agresividad o la amenaza pues no responden al mal trato, al contrario, nada los fortalece más como una buena recompensa basada en aprecio y respeto.

Si hay algo que quizás pueda ir en su contra es que no son mascotas para dejar solos, no les gusta la soledad y necesitan casi que con urgencia desesperada estar cerca de su dueño o en su defecto de sus familiares humanos inmediatos, por lo que no son aptos para personas que tengan que ausentarse del hogar, pudiendo vivir muy bien en familias donde hay adultos mayores que tengan el tiempo para dedicarles.

Hoy en día se encuentran pocos ejemplares aunque los suficientes como para no tener la preocupación de un peligro de extinción, ubicándose básicamente entre Italia y Bélgica, con algunos pares en otros países y muy pocos en América.

Historia y Origen

bichon-bolones

La historia del Bichón Boloñés se encuentra estrechamente relacionada con la del Bichón Maltés así como la del habanero, los que se encuentran poco diferenciados entre ellos por muchos siglos, hablándose de los mismos como los Bichones, por lo que es muy evidente la agrupación de sus orígenes hasta que son distinguidos por separado.

Lo cierto es que algunos de estos primos Bichones estuvieron al borde de la extinción, algunos en los primeros años del siglo dieciocho y otros durante el siglo diecinueve, pero afortunadamente pudieron ser rescatados y aún se encuentran entre nosotros con sus anécdotas y aficionados.

Esta unión en sus historias hace que no esté muy clara la opinión sobre los orígenes verdaderos del Bichón Boloñés, de hecho algunos consideran que provienen de la India y que luego de un tiempo fueron llevados a Grecia, con probabilidad de que fuera trasladado en el siglo IV A.C. durante las conquistas de Alejandro el Grande, aunque otros opinan que su procedencia se remonta al antiguo Egipto.

Lo cierto es que han sido vistos desde hace muchos siglos datando incluso desde la época romana, siendo referenciados sus ancestros por el mismo Aristóteles, el que los denominó como “canes melitenses”, los que llegaron a ser muy apreciados en las cortes europeas durante los siglos XI y XII, se cuenta que el Cosme de Medici le regaló a algún noble de Bruselas ocho cachorros de esta raza, lo que demuestra el aprecio que llegó a tener.

Su fama se extendió de tal manera que fue el consentido de duques y princesas, e incluso de las damas de compañía de la corte europea aún hasta el siglo XV y el XVI, siendo apreciado por lo blanco de su pelaje y porque en realidad era muy tranquilo, teniendo un toque de distinción y clase por su propia cuenta, llegó a ser la muestra de buenos deseos o de aprecio hacia otros especialmente cuando se le daba como obsequio.

Se tiene como referencia que el rey de España, Felipe II, soberano que gobernó durante el 1556 y 1598 recibió como regalo a dos cachorros Bichón Boloñés por parte del duque d´Este a quien le respondió con una carta agradeciéndole por haber recibido el “regalo más majestuoso que se le puede dar a un emperador”.

De hecho, se encuentra registrado en la historia que varios ejemplares de esta raza fueron los preferidos por algunas personalidades como la Zarina Catalina la Grande de Rusia, así como de Madame de Pompadour, siendo retratados junto a la duquesa de Alba de Blanco, incluso muchos otros artistas lo incluyeron en sus obras como Pierre Breughel y Tiziano.

Sin embargo, su popularidad no pudo sostenerse por mucho más tiempo y duró unos pocos siglos, pues en su momento se dio a conocer el caniche que además de ser hermoso, poseía otras cualidades como su inteligencia y variedades en su tamaño, lo que causó sensación entre la nobleza y relegó al Bichón Boloñés al olvido, el que, aunque tenía sus grandes atributos no pudo con la competencia ante un nuevo descubrimiento y poco a poco fue desapareciendo de la corte.

Entre los pocos ejemplares que quedaban se logró mantener viva a la especie por mucho tiempo más estableciéndose en Italia y hasta en Bélgica, de hecho, se comenta que se realizaron experimentos para cruzarlo con otras razas y crear una nueva que adquiriera lo mejor de su especie llegando a Estados Unidos y a Alemania.

Pero los ataques y las consecuencias de la primera y de la segunda guerra mundial lo volvieron a afectar destruyendo de nuevo su estabilidad y dejándolo de nuevo casi extinto, debido a que los pocos suplementos eran recibidos especialmente para las razas más queridas e importantes de la época, siendo los aficionados Belga y los Italianos quienes decidieron darle nueva vida a la raza y tratar de reconstruirla con lo mejor de los pocos que quedaban.

Este grupo de personas formaron sus asociaciones buscando el apoyo y reconocimiento de las federaciones más importantes de manera de mantener su existencia y su pureza, logrando ser reconocido por la FCI (Federación Cinológica Internacional) en el año 1989 donde entra en la categoría de Perros de Compañía, por su tamaño y temperamento, ubicado en el grupo IX en la sección 1.1. Bichones de Italia siendo el número 196.

Hoy en día el Bichón Boloñés es un animal poco popular y con poca presencia, y aunque no está amenazado con tener posibilidad de extinguirse si es una raza bastante rara especialmente en América donde es muy poco frecuente verlo aunque si se puede encontrar en algunas zonas de Estados Unidos, la mayoría de sus ejemplares resaltan en algunos países del continente europeo, especialmente en Italia, siendo usados básicamente como animales de compañía o como modelos en exposiciones de belleza y formación canina.

bichon-bolones

Características de la raza

Apariencia.

Se trata de una raza de perritos pequeños, compactos, de aspecto cuadrado por la proporción que guardan entre su altura y su longitud, con mucho pelo de color blanco que tiende a mostrarse vaporoso, todo esto hace verlo como un animalito muy acogedor.

Tamaño.

El Bichón Boloñés es un perrito que muestra una muy leve diferencia en el tamaño entre las hembras y los machos, ya que ellas son un poco más pequeñas y refinadas, pero igual de inteligentes y con el mismo temperamento, es por ello que se puede establecer el rango de su altura en función a su sexo de la siguiente manera:

Los machos miden entre los 27 cm a los 30 cm.

Las hembras miden entre los 25 cm a los 28 cm.

En líneas generales la raza se encuentra entre los 25 cm a los 30 cm.

Peso.

Estos perritos pesan entre 3 kilos a 4 kilos, independientemente del género que poseen pues el rango es muy corto, es aceptado que pesen hasta un mínimo de 2,5 kilos, pero si se presenta menor a este valor es recomendable que su dieta y salud sea evaluada por un veterinario, igualmente si superan los 4,5 kilos.

Cabeza.

Su cabeza es de tamaño mediano, alcanzando casi un tercio a la cruz, se podría decir que tiene forma cuadrada, asimismo su cráneo es ovoide con una parte chata en la zona superior, siendo su longitud un poco superior a la que posee el hocico, el surco frontal está levemente diferenciado llegando a una depresión naso frontal muy pronunciada.

Región facial.

El rostro del Bichón Boloñés está determinado por su hocico el cual tiene líneas rectas y paralelas, muy bien proporcionado en función a toda la cara y a la longitud de la misma, su mandíbula es de buen desarrollo con dientes blancos y bien alineados, tiene mordida de tijera aunque algunas federaciones los aceptan incluso con una de tipo tenaza, el labio inferior no se encuentra cubierto por el superior ya que éste es elevado siendo determinada la forma de los mismos por la estructura de la mandíbula.

Trufa.

La nariz de estos perritos se ubica en la misma línea que posee el hocico, de frente muestra las ventanas, es ligeramente más grande que el tamaño de los ojos, pero proporcionada a la cara, siempre es de color negro puro.

Ojos.

Los perros de esta raza tienen una particularidad y es que sus ojos son un poco más grandes que los de otros perros de su tipo y tamaño, son casi redondos y se ubican justo al frente del rostro, son muy expresivos normalmente porque los lleva bien abiertos, aunque el globo ocular no sobresale, la esclerótica es poco visible.

Son de color ocre oscuro y sus parpados están delineados en negro y levemente difuminados.

Orejas.

Las orejas del Bichón Boloñés se ubican en la parte alta del cráneo separadas del pabellón del mismo, su base es rígida por lo que hacen que se crea que su cabeza es más amplia de lo que en realidad es, son largas y tienen forma de trapecio, el resto de la oreja es flexible y muy cubierta de pelo largo.

Cola.

La cola de estos perritos no es muy larga, pero está bastante cubierta de pelo vaporoso y blanco, pareciendo más un plumero, está ubicada a la altura de la grupa y la arquea en ocasiones sobre la espalda.

Pelaje.

El manto del Bichón Boloñés se presenta en forma de mechones rizados, tiene mucho volumen por lo que se le observa un pelaje vaporoso, nunca tiene flequillos ni tampoco lleva el pelo naturalmente estirado, es largo en la mayor parte del cuerpo incluyendo la cabeza, la región dorsal, los pies y sobre todo la cola, pero en el hocico es corto.

Por su parte su piel es bien adherida sin mostrar capas colgantes.

Color.

Si hay algún aspecto característico en el Bichón Boloñés es su color, el cual es invariablemente en un tono blanco puro, por lo que no se acepta que tengan variaciones de blanco, es decir tonos hueso ni ostra, ni mucho menos que tenga manchas de ningún tipo.

El contraste entre el blanco intenso de su pelaje y lo negro de su trufa y delineado de ojos, así como el iris oscuro hace que sea un animal muy llamativo y distinguido.

Cuerpo.

El Bichón Boloñés tiene un cuerpo cuadrado, pues su longitud comparada con su altura a la cruz es la misma, posee un perfil rectilíneo y un pecho amplio con costillas bien arqueadas. Su Cuello no posee papada.

Movimiento.

Estos animales aunque pequeños y con un pelaje que tiende a desaliñarse, tiene un temperamento y una estructura física que hace que su porte sea noble o distinguido, tiene su toque de clase, es enérgico y su trote es desenvuelto.

Comportamiento con otros perros

bichon-bolones

El Bichón Boloñés es un perrito con un temperamento muy agradable, normalmente es tranquilo y juega a discreción cuando se encuentra en el exterior, por lo que no tiene por qué preocuparse de dar muestras de agresividad o de que se convierta en un revoltoso si lo lleva a un lugar con otros animales.

Sin embargo, siempre es importante estar pendiente de la situación que lo rodea, pues en primer lugar su confianza se fortalece cuando se siente cerca de su amo y esto hará que no dé muestras de timidez ni nerviosismo, pero si por el contrario se observa solo o desprotegido y en situaciones que considera amenazantes su reacción será desequilibrada tratando de ladrar y ladrar en señal de alerta o preocupación.

Esto no es un evento que solamente le sucede al Bichón boloñés, así que no debe preocuparse de que su temperamento sea vulnerable por ello, de hecho, es normal que la mayoría de los perros tengan la necesidad de defenderse o de mostrar a otros que no tienen miedo siempre que sientan que no tienen posibilidad de escapatoria.

Socialización con otros perros

El Bichón boloñés se lleva muy bien con otros animales siempre que haya tenido su etapa de socialización, es decir, de reconocimiento temprano y contacto con otros canes, la que si se efectúa a tiempo y constantemente genera excelentes resultados pues él es muy tranquilo, poco agresivo, juega con discreción, y se convierte en un buen anfitrión cuando tiene visitas de su especie.

Pero, si no se le enseña desde cachorro o si se lleva esta etapa con poco control y su mascota tiene varios encuentros incómodos con otros perros agresivos o mal entrenados, entonces es posible que desarrolle conductas de timidez y nerviosismo, escondiéndose cuando llegan otros animales o incluso ladrando en desmedida para defenderse.

Al respecto es importante ponerlo en contacto con otros perros cuyo trato sea agradable o respetuoso, es cierto que no siempre será de esa manera, pero las primeras semanas del Bichón son las que desarrollan su temperamento y forman su carácter por lo que las primeras impresiones son realmente valiosas.

Los juegos con otros perros

El Bichón pasa por tres etapas en su madurez en cuanto al contacto con otros animales se refiere, siendo en primer lugar juguetón y divertido en sus primeros meses y casi en su primer año, donde jugar es su prioridad aunque normalmente prefiere hacerlo con los humanos, pero un compañero canino especialmente de un tamaño poco intimidante para él no le viene para nada mal.

Luego se tranquiliza un poco más, es más observador y atento al entorno, puede jugar con normalidad y al cansarse retirarse a reponer fuerzas o simplemente retirarse a “pensar”, lo que se acentúa cuando ya se encuentra en una etapa de edad bastante avanzada en la que poco se le observa disposición a jugar con otros animales más que la interacción básica de reconocimiento.

El apareamiento del perro

Este proceso es muy natural en el Bichón Boloñés, por lo que se debe estar atento a ciertas consideraciones especialmente si se desea proteger la pureza de la raza o si se desean hacer cruces  con otra especie, para lo que se aconseja en primer lugar ponerse en contacto con el veterinario de su preferencia el que le podrá ayudar en realizar una comparación de las características más apropiadas y en planificar bien los tiempos de apareamiento.

En este sentido es conveniente saber que al igual como sucede con otras razas de este tipo de tamaño y constitución física, no es prudente cruzar a su perra Bichón Boloñés con otro can en sus primeros celos, siendo necesario esperar a que se encuentre en el tercero, por lo que deberá calcular la fecha aproximada de la llegada del tercer período para ponerla en contacto con el que será su pareja.

No está de más recordar que es importante protegerla durante esas fechas, pues las feromonas que emita su perra no solamente hacen efecto en otros de su misma raza y puede llegar a atraer la atención de otros canes generando embarazos no planificados que en ocasiones pueden hasta maltratar su salud dejándola imposibilitada de tener nuevas crías.

En este sentido, una vez que su Bichón Boloñés se encuentre lista y tenga la seguridad de contar con un buen semental que además de producir perros bellos sea sano, entonces puede proceder a hacer el cruce, tratando de controlar luego todo el proceso si lo prefiere con la ayuda de un especialista.

Este control va asociado a la posibilidad de saber cuántos cachorros tiene en su vientre de manera de que cuando llegue el momento del parto sepa si todos han salido o si debe correr con ella de emergencia a practicarle una cesárea, además también le pueden ayudar a controlar su peso y sus valores nutricionales.

Dieta y alimentación

bichon-bolones

El Bichón Boloñés es un cachorro realmente fácil de alimentar, se adapta a casi cualquier tipo de alimento y generalmente tiene buen apetito, aunque siempre es recomendable que se le controle la cantidad de comida y las dosis buscando que se adapte a comer dos o tres veces al día en pocas cantidades, que sumadas sean los gramos diarios ideales para mantener su peso equilibrado.

Además, su morfología tiene tres cambios sustanciales a lo largo de su vida, donde necesariamente se debe también que modificar su dieta, pues se deben incorporar o eliminar ciertos componentes en función a ayudar a su desarrollo y proteger su salud.

Es por ello que se pasa de una alimentación para cachorros o junior, luego la del adulto que es la que tiene mayor duración especialmente en los ejemplares sanos y por último la senior o de adulto mayor en el que se intenta mantener sus valores controlados.

Sin embargo, en todas estas fases se debe tener en cuenta que estos animales son mayormente carnívoros y que su formación física requiere de la suficiente ingesta de proteínas, acompañada de vegetales y carbohidratos, aunque en menor cantidad, así como del acceso ilimitado a una provisión de agua limpia y potable.

Modo de Preparación de la comida casera

El Bichón Boloñés es un animalito poco exquisito, a pesar de tener un historial muy codeado con la alta sociedad y de haber recibido por mucho tiempo el trato de un soberano luego tuvo que sobrevivir a épocas duras hasta que fue rescatado prácticamente por la sociedad Italiana, lugar que se reconoce por su excelente cocina.

Sin embargo, como todo perrito pequeño su constitución física, su estómago y capacidad de digerir los alimentos no es como la de los humanos y aún y cuando viene de un país con excelentes habilidades culinarias su dieta no debe ser tratada por igual.

Es por ello que la manera como se deben preparar sus alimentos debe ser de lo más sano y natural posible, procurando que sea de fácil digestión y que no altere los valores sanguíneos de su mascota.

En este sentido se puede optar por preparar los alimentos bien sea cocidos al vapor, hervidos en agua limpia sin sal, asados o incluso horneados, básicamente cualquier medio es aceptable menos las freidoras, el aceite no es saludable para estos animales.

Asimismo, se debe procurar no agregar ningún tipo de condimentos ni sales ni salsas, el sabor puro y natural de los alimentos es muy aceptable para su paladar y para su olfato, por lo que no requiere del cambio de los mismos ni tampoco de resaltar ninguno.

Lo importante es que sus platos estén bien balanceados, que incluyan los elementos que necesita sin grasas, aceites, picantes, por lo que también debe evitar otros elementos que aportan demasiado olor o sabor a la comida como el ajo, la cebolla, el vino, y mucho menos el chocolate.

Es por ello que comer de las sobras humanas les causa diversos tipos de afecciones y por lo que no son recomendadas para estas mascotas, las que por vivir en constante comunión con los humanos corren un alto riesgo de ingerirlas con frecuencia, a menos que se sea muy estricto y disciplinado con su dieta.       

Croquetas para el Bichón Boloñés

Este es uno de los más buscados para los animales de esta raza, pues en primer lugar tienen la ventaja de eliminar el tiempo de preparación y minimizar el de la compra de los insumos, reduciéndose simplemente a saber seleccionar cual sería el tipo de pienso más recomendado o cual marca le aporta los mejores beneficios nutricionales siendo incluso preferible evitar cambiarla una vez que el can la haya aceptado.

Al respecto se puede hacer referencia a que existen en las diferentes marcas, varias categorías en los empaques que tienden a agruparse por edad y tamaño del animal, lo que hace que sea fácil saber cuál sería el tamaño ideal de la croqueta para un mejor agarre, que en el caso del Bichón debe ser pequeña y preferiblemente seca para evitar que se pegue a su dentadura.

Además, estos paquetes traen impresos las proporciones o porcentajes de lo que están compuestos permitiendo así comparar cuales son los mejores, siendo aconsejable que se formen en su mayoría de proteína animal y se complemente con menores proporciones de carbohidratos, vegetales y minerales.

El proceso de transición en la comida

Este se basa en una etapa sencilla pero que requiere de cierta perseverancia, en la que se debe cambiar, por cualquier motivo, el tipo de comida que ingiere el Bichón Boloñés, pero no es tan rápido como intercambiar un plato por otro, pues estos animales son rutinarios y una vez que se adaptan a un estilo de vida tienden a aferrarse a ella.

Es por ello que para hacer el canje se debe llevar un proceso de transición, en el que se incorpora gradualmente el nuevo tipo de alimento sobre el actual, variando día a día las proporciones hasta que en el plato haya solo del nuevo tipo.

Salud y cuidados generales

bichon-bolones

El Bichón Boloñés es una mascota muy especial, que cuyo temperamento y docilidad lo hace ser muy apreciado y además sus cuidados no son tan excesivos como puede parecer, evidentemente si desea aprovechar su belleza natural deberá mantenerlo limpio, cepillado y bien alimentado, pero éstas son acciones que cualquier raza aceptaría.

Además, puede aprovechar estos momentos de aseo para unir sus lazos fraternos con su mascota, fortalecer su autoestima y darle cariño o decirle palabras alentadoras o consoladoras como “lo estás haciendo muy bien” para ayudarle a que se sienta tranquilo y le permita volver a darle el mantenimiento que requiere.

Revisión manual

A estos perritos hay que revisarlos constantemente, aunque no son animales súper activos si pueden disfrutar de sus paseos y contagiarse o atraer cualquier rastro del jardín especialmente en sus patas peludas, por lo que chequearlo constantemente no está demás, pudiendo también eliminar algunos nudos que comiencen a formarse con la ayuda de sus manos evitando halarle el pelo cuando se dé el momento del cepillado.

Aproveche también para examinar sus orejas inspeccionando si hay algún parásito, suciedad o irritación.

El cepillado

Debido a las características de su pelaje, su longitud y su color, el Bichón necesita que se le realice el cepillado diariamente, o al menos un día sí y un día no, para ayudarlo a eliminar la suciedad, evitar que se le formen nudos y retirar el pelo muerto que no expulsa tan fácilmente.

Esto debe hacerse con un cepillo amplio de cerdas naturales y puntas ovaladas, para que no lastime la piel de su mascota y no rompa su pelaje, tratando de llevarlo desde la cabeza hacia la cola y desde la espalda hacia las costillas y abdomen.

Los baños para el Bichón Boloñés

A pesar de que regularmente conviven con los humanos en espacios cerrados y su contacto con el exterior es más limitado que el de muchas otras razas más activas, estos perros si se ensucian con facilidad, en parte por la textura y color de su pelaje y muchas veces el cepillado no es suficiente por lo que debe recurrirse a los baños.

Aun así, el Bichón Boloñés puede llegar a requerir que se le lave cada 5 a 6 semanas, incluso mucho menos, dependiendo de cuanto pueda llegar a ensuciarse o de que tan fuerte sea su olor.

Sin embargo, es necesario tener cuidado pues su piel es delicada y tiende a resecarse e irritarse por el continuo contacto con el agua y jabón siendo a veces permitido realizarle alguno que otro baño al seco.

Pero si prefiere ducharlo usted mismo por placer o para afianzar los lazos con su mascota, incluso porque regularmente estos animales sólo se sienten del todo tranquilos cuando están cerca de sus dueños y no desee hacerle pasar un mal rato, entonces deberá tomar en cuenta ciertas previsiones.

En primer lugar, trate de seleccionar el espacio donde le practicará el baño y tenga todos los implementos a mano, siempre es bueno que sea un sitio controlado como su bañera, donde no haya corriente de aire fría y su can tenga pocas posibilidades de escape.

En segundo lugar, use sólo productos caninos, nunca bañe a su Bichón Boloñés con jabones o productos para humanos y menos los perfumados, estos tienen componentes que son muy fuertes para su piel y además lastiman su desarrollado olfato.

Por su parte, recuerde que este debe ser un proceso rápido, en el que no se alargue ni se detenga en cada paso más de la cuenta para evitar que su Bichón pierda la calma, primero cepíllelo bien, mójelo con abundante agua, enjabone de manera que no quede ningún espacio sin limpiar (a excepción del rostro), enjuague en varias oportunidades para cerciorarse que no hay rastros de jabón, seque con una toalla y luego con un secador asegurándose que no le quede nada de humedad y listo.

La peluquería canina para el Bichón Boloñés

Es una práctica muy usual llevarlos a la peluquería periódicamente donde puedan realizarle alguna rutina de limpieza o belleza, pero no es recomendable cortarles el pelo, a menos por supuesto que sea para eliminar algo pegado en alguna zona o aquellos que se acercan mucho a sus ojos, de resto es ideal respetar su longitud y crecimiento natural pues es un elemento muy importante tanto para su salud como para su desenvolvimiento.

La salud del Bichón Boloñés

Estos perros son realmente muy sanos, por lo que no tienen una patología asociada a la raza en sí, son resistentes y pueden vivir un promedio de 12 a 14 años de vida, aunque evidentemente no son del todo inmunes y pueden contagiarse de los virus caninos tradicionales, por lo que es conveniente la visita periódica al veterinario, así como la aplicación de las vacunas según lo estipula su planificación.

Cómo entrenar, educar o adiestrar un Bichón Boloñés

bichon-bolones

El Bichón Boloñés es un can con excelentes cualidades, inteligente y dócil, ideal para ser perro de compañía o mascota, el cual desarrolla un temperamento muy fácil de entrenar lo que aunado a su práctico tamaño hace que pueda educarse por cualquier persona con la menor experiencia, aunque siempre es aconsejable que se solicite al menos una asesoría menor para evitar caer en errores cotidianos.

Estilo de entrenamiento ideal

Como sucede con muchos animales de esta personalidad, el tipo de educación que hasta ahora ha sido el tradicional o el más practicado basado en técnicas de coacción son totalmente negativas para su desarrollo, pues en el caso de Bichón boloñés tienden a fomentar su timidez y pueden convertirlo en un animal totalmente asustadizo o nervioso.

En todo caso lo más recomendable es tratarlo con el mayor respeto y paciencia posible, siendo la recompensa la ideal para mantenerlo interesado, estas pueden basarse no solamente en golosinas (las que además deben ser suministradas con mucha vigilancia y control) sino también en caricias, palabras de felicitación y buenos tratos los que siempre son aceptados y apreciados por su Bichón Boloñés.

Cuando sea el momento para aplicar la rutina que usted desee para su educación, que en la mayoría de los casos de esta raza se basa en una en la cual pueda comportarse correctamente o practicar algunos ejercicios, deberá ordenar la cantidad de lecciones por dificultad, de manera de enseñarle uno por uno.

Este entrenamiento debe aplicarse al Bichón Boloñés diariamente preferiblemente a la misma hora y tratando de que dure unos quince a veinte minutos, no es un proceso muy largo pues se corre el riesgo de aburrir al cachorro, lo importante es la constancia.

Edad adecuada para comenzar a educarlo

El Bichón Boloñés necesita en primer lugar su tiempo de juegos y de caricias, permítale disfrutar de ello en sus primeros meses de vida, en los que se le socialice y simplemente se le enseñe la manera de comportarse en el hogar, porque aunque no comience su rutina de entrenamiento siempre va a necesitar que se le muestren cuales son las reglas del juego.

Aproximadamente la edad ideal para que el Bichón Boloñés se eduque formalmente puede ser a partir de los cinco meses, en los que ya tienen madurez suficiente para controlarse y atender las lecciones, debido a su inteligencia y docilidad este proceso tiende a ser relativamente rápido, pudiendo completarse cuando su mascota tenga un poco más de un año, dependiendo también de la cantidad de órdenes que quiera incluir.

La socialización para el Bichón Boloñés

Estos animales tienen naturalmente un temperamento un poco tímido especialmente con extraños, por lo que su socialización temprana es primordial para ayudarlo a relacionarse con la mayoría de sus familiares y amistades, pero esta etapa debe ser correctamente efectuada pues sus primeros contactos con los humanos son los que le enseñaran como se puede desarrollar su carácter con ellos.

En este sentido, si su cachorro Bichón Boloñés tiene una buena relación inicial y puede ser acariciado y jugar con su familia inmediata, así como las visitas esporádicas, entonces es muy probable que pueda controlar su timidez y desarrollarse como una excelente compañía.

Sin embargo, deberá vigilar que el trato que tenga en este proceso de socialización sea llevado de la mejor manera, sin que sea maltratado o asustado lo que puede llevar atrás toda la etapa de educación.

El contexto del entrenamiento

Ya cuando su Bichón Boloñés pueda aceptar una rutina continua y formal de educación en la que se le den las clases con sesiones planificadas por orden de complejidad, entonces deberá realizar una pequeña búsqueda en la que escoja el lugar donde va a practicar las sesiones, el cual no necesariamente debe ser alejado de su entorno cotidiano, puede incluso ser su propio jardín o patio, pero si debería ofrecerle cierto espacio como para que pueda correr un poco y también otorgarle algo de intimidad.

En este sentido es ideal que pueda contar con un área cómoda, con amplio espacio aunque con límites controlables, y que no tenga tanto contacto con muchas otras personas o animales de manera que su Bichón Boloñés no se distraiga en otras acciones que le puedan interesar y atienda a lo que usted le está enseñando.

Educación y adiestramiento continuo

El Bichón Boloñés es muy inteligente y sumamente adaptable a la vida con los humanos pero también se adapta fácilmente a los malos hábitos por lo que se debe estar muy vigilante a que siempre obedezca y reconozca cuales son las normas y a no hacer lo que se le antoja, entendiendo también cual es el uso adecuado de los espacios.

Por lo tanto es recomendable que desde el primer día en casa se le muestre con la mayor suavidad que significa “no” o incluso cuál es su nombre, para ello se debe ser muy repetitivo y constante, pero seguramente tendrá buenos resultados.

Comportamiento con los Humanos

bichon-bolones

Uno de los principales aspectos a tener en cuenta cuando se adopta a un Bichón Boloñés, es que una vez que son separados de su madre, lo que tiende a ser alrededor de los dos meses de edad, ellos automáticamente dirigen su aprecio y atención a la familia que los acobija, por lo que pasan a ser parte de su camada.

Sin embargo, no son como muchas otras razas que necesitan de una fuerte jerarquización para controlar sus impulsos de dominio o de protección, por el contrario, ellos asumen un lugar en el que se sienten los predilectos o consentidos, son muy observadores y rápidamente saben que aunque no están en la principal cadena de mando y deben obedecer las órdenes son apreciados e importantes.

La comunicación con él

Este animal se caracteriza por el tiempo en el que se dedica a analizar su entorno, lo que a veces parece un poco gracioso pues su porte y tamaño no combina con la actitud de filósofo que asume en ocasiones, es inteligente y puede registrar en su memoria las consecuencias que tienen algunas acciones, por ejemplo si alguien en el hogar viola las normas que también aplican para él, este sabrá que debería haber el mismo resultado.

Esta capacidad de observación lo hace desenvolverse a conciencia en función a cómo se vive en su hogar, es por ello que es muy importante ser muy consecuente con ayudarle a entender las normas y los tiempos de actividades planificados.

Sin embargo, aún y cuando es bastante inteligente no es su fuerte el comprender el lenguaje humano, por lo que tratar de explicarle las cosas con una larga disertación es tiempo perdido, la comunicación hablada con el Bichón Boloñés debe ser sencilla, con palabras fáciles, si es posible cortas y en el mismo tono.

Una de las primeras palabras que deberá aprender es que significa “no”,  y generalmente se le enseña desde muy pequeño, pero no vale de nada que trate de explicarle que los zapatos, por ejemplo, no deben ser mordidos sino que cuando lo haga se le diga “no” en tono seco o severo y se le retire o a él o a la pieza, repitiéndolo una y otra vez hasta que lo comprenda, pero no debe permitir que lo haga y pasarlo por alto o habrá perdido el tiempo.

Comportamiento con los niños

El Bichón Boloñés se desenvuelve muy bien con los niños, es amoroso, respetuoso y juega con ellos siempre que sea bajo sus condiciones, no le gustan los juegos bruscos ni los correteos intensos, puede pasar un buen rato divirtiéndose siempre que no se sienta vulnerado, de ser así se alejará a descansar.

Sin embargo siempre es importante recalcar en este aspecto que a los niños se les debe educar que este animal no es un peluche ni que tiene la capacidad de otros perros de mayor tamaño, no es un caballito ni soporta que le halen el pelo, es decir, es valioso que los infantes entiendan que esta es una mascota con la que deben tener cierto control en su trato.

Estilo de vida que necesita

Desde que se tiene certeza del estilo de vida que ha llevado el Bichón Boloñés se sabe que es un animal que se codeaba con el boato de la corte y que aunque quizás antes pudo haber trabajado en la caza de animales, desde hace mucho tiempo atrás fue el consentido de las altas clases sociales y luego de familias que siempre lo tuvieron como un animal de compañía.

Es por ello que en su memoria instintiva se registra muy bien la vida en comunión a los humanos, dentro del hogar y como mascota de compañía, necesitando sus paseos diarios en los que pueda explorar y divertirse y luego poder compartir su tiempo con su familia adoptiva.

Es recomendable también que sea adoptado por familias que tengan personas medianamente mayores o que tengan niños no muy pequeños de manera que puedan tener el tiempo suficiente de atención para ellos, y especialmente procurar no dejarlos solos por mucho tiempo pues tienden a ponerse muy nerviosos y destructivos cuando están solos.

Trabajos para el Bichón Boloñés

No se tiene registro de que estos animales hayan participado en actividades modernas en los que se califiquen como trabajadores o colaboradores, debido a que normalmente su uso ha sido como mascota, pero en realidad el Bichón Boloñés puede ejercer algunas funciones que también se asocian a su temperamento hogareño, pudiendo desenvolverse muy bien en geriátricos como compañeros de las personas mayores.

Hubo algún momento en el que debido a su insistente capacidad de ladrar fue usado como perro de vigilancia o de alarma, pero su constitución física no es la apropiada para ello y más que desarrollarse como una buena alerta no puede llegar a intimidar como otras razas con mejores aptitudes y cualidades físicas para ese tipo de trabajos.

Entorno ideal

bichon-bolones

El Bichón Boloñés es un perrito con un tamaño muy apropiado para vivir en cualquier piso o apartamento, tienen la capacidad de comportarse muy bien en el interior de las viviendas siendo tranquilo y observador, usando bien sus espacios si ha sido entrenado a tal fin y respetando a las visitas si ha sido socializado.

Sin embargo disfruta de sus salidas por completo, es un perro alegre y puede jugar con cierta moderación, es de los que se cansan y prefiere sentarse a meditar por así decirlo, pudiendo vivir perfectamente en las ciudades siempre que se le permita distraerse de vez en cuando.

El Bichón Boloñés en interiores

Este es un animal que, aunque resistente es preferible que resida en los interiores de su vivienda, pues por su tamaño y características además de su temperamento se desarrolla mejor bajo el cuidado interno y continua interacción con los humanos.

Es por ello que al adoptarlo se deben tener las consideraciones necesarias para preparar todo en su estadía, así como coordinar con el núcleo familiar el respeto por las normas y decisiones tomadas en función a las reglas de convivencia, por ejemplo, si su Bichón Boloñés posee una cesta para dormir y se trata de hacer que se acostumbre a que ese sea su espacio de descanso, ninguno de los otros miembros del hogar debe aceptar que duerma en su cama.

En ese sentido cabe destacar que a este animalito le encanta dormir en la cama con los humanos, llegando a apoderarse de ella a su gusto y conveniencia.

Así pues, es ideal que se le designen áreas de manera de garantizar la mejor convivencia con el Bichón Boloñés teniendo en cuenta que es un perrito rutinario y que una vez que se adapte a un espacio será difícil hacerlo cambiar de parecer.

Por lo tanto, es recomendable que en primer lugar decida donde dormirá, este aspecto en realidad va muy asociado a las costumbres y tradiciones familiares, hay quienes se sienten muy bien teniendo a sus cachorros en sus habitaciones y otros que prefieren alejarlo un poco, en todo caso tenga siempre en cuenta la posibilidad de respetar sus necesidades y cuidar su salud, sobre todo que el Bichón Boloñés es pequeño y corre el riesgo de ser pisado sin querer.

Al respecto se pueden encontrar en el mercado una gran variedad en productos para preparar su reposo, como cestas o camitas, siendo en realidad necesario un colchón cómodo y esponjoso, no muy alto que le permita subir y bajar sin esfuerzo o en su defecto que le ofrezca posibilidades cómodas de acceso.

Asimismo, es también valioso que se decida a ubicar un lugar donde ingiera los alimentos, evitando que su mascota pretenda comer a deshoras o en otras áreas como debajo de su mesa, recuerde que es usted quien pone las reglas del juego y con paciencia puede hacer que su Bichón las cumpla, en este aspecto puede usted ubicar su plato en un mismo espacio, procurando que los implementos sean de fácil acceso para él y que puedan contener los gramos de alimento necesarios para que sirvan también como medida en las dosificaciones.

Otro aspecto a considerar desde el primer día que llegue su Bichón Boloñés es donde hará sus necesidades especialmente mientras se acostumbra a tener sus salidas diarias o a solicitarlas en caso de que no pueda aguantar más, enseñándole a usar el papel o los elementos con los que desee cubrir el piso, en algún espacio de poco uso, luego poco a poco aprenderá a hacerlas en el exterior donde usted deberá igualmente proceder a limpiarlo.

El Bichón Boloñés en exteriores

Siendo un animal básicamente de compañía, el Bichón Boloñés no requiere de tanto contacto con el exterior como muchas otras razas, pero si necesita su dosis diaria de ejercitación y esparcimiento, especialmente para ayudarlo a mantenerse sano y socializado.

Recuerde que son animales con tendencia a la timidez o nerviosismo y la mejor prevención que puede tener para mantener su carácter equilibrado es que mantenga contacto con otras personas, siempre con sus dueños cerca y con otros perros.

Sin embargo, siempre es preferible que su contacto con el exterior sea monitoreado, especialmente si no han reconocido previamente el lugar, tratando de controlar sus límites, contacto con vehículos, con bicicletas o con cualquier elemento que pueda hacerles daño.

Por su parte si usted posee jardín en su hogar y considera que su Bichón Boloñés estará en buenas condiciones pasando un tiempo prudente en el exterior entonces es posible que deba construir una casita o lugar techado que lo proteja de la humedad y del sol, tratando de que cumpla con sus necesidades de tamaño y movilidad, considerando también el comprar alguna ya prefabricada pero que le asegure accesibilidad tanto para el can como para su mantenimiento y limpieza.