Saltar al contenido
PerrosGatosOnline.com

Beagle

Beagle
Beagle
5 (100%) 8 votes

Beagle: Tu nueva mascota

¿Recuerdas a Snoopy? El adorable y reflexivo perrito que dormía sobre su casita e inseparable amigo de Charlie Brown, creado por Charles Schulz para la tira cómica Peanuts en el año 1950, pues este famoso animalito es un Beagle.

Con una mirada hermosa, ojos color avellana enmarcados con una fuerte línea oscura que va de chocolate a negro y una tierna expresión que pareciera suplicar por atención y cariño, a este perrito provoca abrazarlo, quererlo y convertirlo en parte de la familia.

Su procedencia aún no está muy clara, se asegura que una de las últimas versiones conocidas es de origen Inglés, pero como su antigüedad data de más de 2000 años se cree que tiene ascendencia Greca, en las cuales se ven ancestros de este precioso animalito, por lo que no ha sido posible definir una época exacta de su creación, lo que si se ha podido conocer por diversas fuentes históricas, es que fue inicialmente usado como perro de caza, por sus excelentes capacidades olfativas era usado para cazar liebres y conejos, aunque en la época Isabelina alcanzó popularidad como mascota de hogar por su gentil carácter.

Es un perro pequeño a mediano, corpulento, de apariencia compacta y cuadrada, de igual longitud y altura, moderadamente fuerte y con aspecto deportivo, con pelaje grueso, brillante y corto, puede llegar a medir unos 33cm a 40cm a la cruz, por su contextura fornida alcanza un peso entre 8 a 16 kilos (entre 17,64 a 35,27 libras) que, con una buena alimentación y no tan excesivos cuidados, puede llegar a vivir entre 12 y 15 años.

Como la mayoría de las razas de perros que se conocen hoy en día, el Beagle actual es el resultado de varias décadas de cruces entre diferentes especies, matrimonios de perros en la misma especie, e hibridaciones en general, por lo que la tipología que se conoce difiere un poco a la de sus ancestros, obteniendo, sin lugar a dudas, mayor fineza y proporciones en su fisionomía.

Una de las bellas cualidades de este animal es su dulzura y gentileza, todo en él desborda familiaridad y positividad, aún y cuando a veces pueda llegar a ser muy inquieto, su gran capacidad para relacionarse con los niños y ancianos, su poca predisposición a pelear, y su lealtad incondicional hacen que siga siendo el preferido de muchas familias americanas.

Su popularidad es tal que ha sido la mascota de la realeza de Inglaterra en algunos reinados, por su excelente comportamiento y adaptabilidad en jaurías fue ampliamente extendido como colaboradores en la caza, de la mima manera su inteligencia combinada con su desarrollado olfato lo han convertido en uno de los seleccionados para proteger los aeropuertos de contrabando de sustancias ilícitas, lastimosamente por ser una de las pocas razas que no poseen enfermedades congénitas ha sido blanco de pruebas de laboratorio.

Es tal su versatilidad que además de sus usos en los que se aprovecha su increíble olfato, por su carácter amigable y su bello porte ha sido incluso protagonista de películas como “Súper Perro” y “Como Perros y Gatos” 1 y 2, de igual manera se muestra como era usado anteriormente en jaurías por la realeza para acompañarlos en sus actividades de caza, en la película Franco Alemana “La Bella y la Bestia” estrenada en el año 2014, es pues, por sus bellos rasgos ideal para la cámara.

beagle

Para quien desea incluir en su familia a un Beagle debe saber que tendrá un nuevo integrante un poco testarudo, con tendencia a aburrirse fácilmente, por lo que procurará buscar otras actividades que hacer, su capacidad olfativa hace que rápidamente se decida a encontrar aquello que llamo su atención y no escuchará el llamado de sus amos hasta que lo encuentre, le encanta la comida, lo que combinado con su agudo olfato puede ser tema de disgusto cuando decida “saborear” algo que le atraiga, siendo éste un punto de atención ya que tienden a padecer de obesidad.

El Beagle permitirá a su dueño que lo adiestre en lo que él lo considere necesario, pues su inteligencia es tal que puede definir qué le puede agradar a su amo sin que lo aburra, pero con el debido refuerzo positivo, algo de paciencia y bastantes muestras de respeto y cariño puede convertirse en un medianamente obediente compañero.

Es también necesario que sea expuesto diariamente al contacto con la naturaleza, dar largos paseos en los que desgaste ese ímpetu y energía propios de esta raza, sin embargo, por su carácter amigable y dulce, su atractivo porte, y su tendencia a complacer a sus dueños (sin salirse de lo que a él le agrade hacer), puede ser el ideal compañero de familia, es fácilmente excitable, le gusta jugar, correr, olfatear, pero también puede acurrucarse con sus dueños buscando el calor de sus afectos.

Historia y Origen

Durante la Edad Media se conoció en Inglaterra a dos variedades de perros sabuesos. Estaban clasificados entre los sabuesos del norte y los del sur.

beagle

Se cree que el Beagle actual es el descendiente de los sabuesos del norte, con parientes relacionados al Foxhound pequeño y al Harrier pequeño, o quizás es uno de ellos mismos, pero con un nuevo nombre, ya que en el siglo XVII los Beagle recibieron muchos nombres, incluyendo los mencionados previamente, así como también los de “Beagle de pelo liso” y “Beagle de pelo duro”.

Uno de los mayores exponentes y que han mantenido mayor predilección por las jaurías Beagle, ha sido la realeza Británica, de hecho hay pruebas que apuntan a su existencia durante el reinado de Enrique VIII y su hija Isabel I durante el siglo XVI, haciendo la acotación que durante esta época eran muy pequeños, entrando en la categoría toy o miniatura, siendo transportados incluso en los lomos de los caballos.

Es a finales del siglo XIX cuando se funda el Kennel Club de Inglaterra cuando comienza a participar en exposiciones caninas, siendo de tal aceptación que se creó una competencia exclusiva para Beagle, fundándose en estos años también el Beagle Club de Inglaterra, pero, tal como le sucedió a muchas otras razas, la llegada de la primera y la segunda guerra mundial mermó la creación de estos cachorros, dejando pocos para volver a cruzarlos y crear nuevas camadas una vez se dio por terminado los eventos bélicos.

Por su parte en América, desde la época de la colonización se tienen registros de la llegada del Beagle a estas zonas, donde los europeos en sus excursiones llevaban, entre otras cosas y animales, sabuesos que los ayudaran en la caza y actividades del nuevo mundo, manteniendo su predilección en jaurías como perros sabuesos.

No es hasta finales del siglo XIX cuando despierta el interés de algunos aficionados a la raza que quisieron mejorarla, y este es el caso del Sr. Richard Rowett, proveniente de Illinois, quien los importó desde Inglaterra haciendo cruces estables y de excelente parecido, siendo unas de las mejores camadas con excelentes resultados.

Por su parte se encontraba también el Sr. Norman Elmore, quien de la misma manera que el Sr. Rowett, importó y creó la línea “Elmore”, llegando a trabajar juntos los cuales produjeron perros muy apreciados por la pureza y estabilidad en sus características.

Es a partir de los inicios tardíos y mediados del siglo XX cuando el Beagle llega a obtener un incremento interesante en popularidad, llegando a ser el preferido en muchas exposiciones caninas de su estilo, el cual además de ser propio para sus actividades innatas también se desempeñaba correctamente como perro de compañía, lo que, unido a su belleza hizo que incluso fuera aceptado en el cine, todavía sigue estando entre los más preferidos de la población americana.

Características de la raza

beagle

Generalmente cualquier cachorrito es hermoso, casi todos causan una sensación de ternura, pero los provenientes de esta raza son especialmente bellos, tienen un aspecto atractivo con su color de pelaje y sus largas orejas, además de una expresión dulce y suplicante que derrite el corazón, pareciera que sin hablar pidiera que lo abracen, lo que hace muy difícil poder rechazarlos.

Esta ternura pareciera ir adaptándose a ellos con el tiempo, ya que aunque van envejeciendo, el Beagle nunca pierde su rostro amable y tierno, lo que combinado con sus características físicas, lo hacen ser un muy popular compañero del hogar.

Inicialmente su función era principalmente la de la caza, bien sea liebre o conejo, acompañando a sus dueños quienes usualmente practicaban esta actividad con el uso de la escopeta, desarrollando en ellos un amplio sentido para seguir los rastros, mucha determinación y un excelente temperamento, dispuesto siempre a complacer y a colaborar, es un perro muy alerta, tenaz hasta el punto de parecer terco, amable y extrovertido.

Apariencia

El Beagle posee una contextura atlética, proporcionada y deportiva, con una apariencia cuadrada, es decir, su altura es bastante proporcional a su longitud, contada desde sus piernas hasta su pecho y la altura medida desde el piso hasta la cruz, llegando a tener una talla que varía entre 33 a 40cm y un peso que oscila entre los 8 y los 16kg.

Su cabeza es alargada aunque tiende a verse como de una longitud adecuada por sus proporciones, es fuerte sin llegar a ser tosca, no posee arrugas, en las hembras se observa más finura, siendo un poco más estilizada.

Su cráneo es liso y un poco abombado, moderadamente ancho y con una leve cresta occipital, llegando a un Stop (depresión naso frontal) claramente definida, dividiendo el rostro en dos partes iguales.

El hocico es mediano, no se muestra puntiagudo sino más bien de ángulo recto, siendo su nariz es ancha con amplias ventanas, usualmente de color negro aunque a veces se le observa una pigmentación atenuada especialmente en los ejemplares de colores claros.

Sus labios están bien desarrollados sin ser muy voluminosos o finos, acompañada de una mandíbula fuerte, con mordida tipo tijera, con excelente cuadre, debido a que sus incisivos están estrechamente superpuestos a los incisivos inferiores.

Los ojos son de color pardo, avellana o marrón oscuro, son grandes aunque no hundidos ni saltones, perfectamente separados entre sí acompañados de una tierna expresión que lo hace ver simpático.

Sus orejas son anchas rematando en una punta redondeada, son largas, llegando a alcanzar el extremo de su nariz, son suaves al tacto debido a su fina textura, colgando elegantemente cerca de las mejillas.

Los Beagle poseen el cuello fuerte y de longitud necesaria como para olfatear en el suelo fácilmente, no poseen papada y tiene un ligero arco.

Su cuerpo es recto, corto pero proporcionado, fuerte y flexible.

Tienen el pecho amplio, descendiendo hasta la zona de los codos, sus costillas llegan hacia atrás siendo bien arqueadas, rematado con un vientre ligeramente levantado.

La cola es gruesa y un poco corta, cubierta  de  pelo,  con  el extremo  blanco, no se dobla sobre su espalda, pero se mantiene erguida cuando está activo, es de inserción levemente alta.

Los hombros echados hacia atrás, no son muy cargados, bajando hacia sus codos que son firmes y rectos, están proporcionados a su altura, siendo generalmente la mitad de su medida total hasta la cruz.

Las piernas delanteras son rectas y las traseras musculosas y dobladas, sus pies son compactos, con almohadillas y uñas cortas.

Su pelaje es corto, liso pero denso, lo suficientemente resistente a cualquier cambio meteorológico lo que lo protege en la intemperie.

En cuanto a su color, en realidad en esta raza se encuentra una variedad de los mismos, aunque la preferida y más popular es la tricolor compuesta  por  una  base blanca con grandes áreas diferenciadas con tonos marrones y negros,  sin embargo pueden verse con los colores habituales de los sabuesos.

Generalmente este tipo de Beagle nace en un solo tono, usualmente en negro, y va adquiriendo sus manchas blancas cerca de la octava semana de vida, asimismo las marrones vienen de una derivación de las áreas negras que se van aclarando, llegando a tardar entre uno o dos años, se han observado ejemplares que continúan perdiendo el color negro durante toda su vida consiguiendo eliminarlo por completo.

Además de esta tipología se pueden encontrar otros bicolor teniendo el blanco de base, pudiendo ser combinados con marrón claro, negro, rojizo o marrón oscuro.

Por su parte los Beagle son ampliamente reconocidos por su olfato, llegando a encontrar sus presas mucho más rápido que otras razas, aunque tienen la particularidad de ser mejores siguiendo un rastro que olfateando el aire, por lo que no son incluidos en equipos de rescate para las montañas por ejemplo, pero son especiales para olfatear en tierra.

Comportamiento con otros perros

Beagle

La gran mayoría de las especies, con sus pocas excepciones, muestra la necesidad de socializar, bien sea como medio de compañía, como estrategia para sobrevivir o para reproducirse, por lo que no es muy difícil tener estas mascotas conviviendo con otras, en realidad la capacidad de su Beagle de adaptarse a otros perros de su raza o de cualquier otra va a depender de la educación que reciban.

Naturalmente el Beagle es un perro muy dado a aceptar a otros en especial de su misma raza, sobre todo si comparten con él sus habilidades de sabueso, siendo esto debido a la crianza que tuvieron durante muchos años trabajando en grupos o jaurías en las actividades de caza.

Los Beagle, así como algunas otras castas, tienen la capacidad de inferir cómo comportarse por asociación u observación, lo que es muy importante como recurso para formar su personalidad, con esto se denota la necesidad de socializarlo desde muy pequeño, para que entienda que es un proceso normal que no requiere de mucho esfuerzo.

Generalmente las estrategias para hacer que su cachorro se adapte a la presencia de otros animales, bien sean perros, gatos o cualquier otra especie vienen incluidas en las indicadas para su entrenamiento, el cual puede ser especializado o casero, siendo lo primordial la constancia de sus dueños en su educación acompañada de refuerzos positivos.

Por su parte, si es posible encontrar ciertos inconvenientes en la crianza de un Beagle si su compañía es precisamente aquella que por muchos años fueron objeto de su persecución, es decir, su presa, como los conejos, liebres o cualquiera que considere puede ser la cena de su amo, lo que aunque no es imposible, si requerirá de atención especial para educarlos a respetar este tipo de compañeros.

beagle

Si su Beagle vivirá solo pero no desea tener inconvenientes cuando sus amigos y sus mascotas lo visiten es útil entonces que le proporcione la posibilidad de pasear en algún parque diariamente, si es posible dos veces al día, lo que además de favorecerle en su salud le ayudará a reconocer exteriores, liberar energía, percibir olores y otras presencias de personas o animales sintiéndolo como muy común y normal.

Sin embargo, los perros son muy territoriales y el Beagle no se excluye de ello, por lo que naturalmente tenderá a proteger lo que considera como suyo o de sus dueños, incluso querrá cuidar hasta la atención de sus amos, demostrando en ocasiones una actitud conservadora hasta que perciba que sus posesiones se encuentran fuera de peligro.

Una vez acepte a su nuevo inquilino o visitante es muy posible que comience a invitarlo a jugar, ya que el Beagle es un animal bastante extrovertido y amable, muy pocas veces ha demostrado timidez, así que es común verlo ladrar y dar la vuelta, arquear la espalda, morder suavemente y tomar actitudes muy activas hasta que le sea permitido entretenerse con su nuevo amigo.

En este sentido, es recomendable estar un tanto atento, ya que si bien usted puede estar seguro del entrenamiento que ha recibido su cachorro, algunas veces los canes visitantes pueden llegar a tomar una actitud agresiva llegando a tener momentos incómodos o desagradables.

En cuanto al apareamiento, el Beagle ha manifestado un comportamiento muy parecido al del resto de los perros, teniendo el macho una reacción provocada por el rastro de feromonas y elementos naturales que se producen en el celo de la hembra.

Cuando usted decida tener una camada proveniente de su mascota es ideal que en primer lugar evalúe la salud y condiciones de la que será la pareja de su perro, pues en muchos casos se da la presencia de enfermedades o condiciones hereditarias que pudieron prevenirse o controlarse desde el primer momento.

Por su parte, es ampliamente sabido que la tendencia en la crianza de perros apunta a la de los llamados “perros de diseñador” donde se seleccionan las cualidades de dos razas y se busca crear una nueva con lo mejor de cada una, para ello el Beagle ha sido seleccionado como uno de los procreadores del Puggle, que se trata del cruce entre el Beagle y el Pug, ya que este último es más controlado, menos excitable y tiene menor requerimiento de ejercicio, dando como resultado un cachorro más tranquilo orientado a vivir en la ciudad.

En cualquiera de los casos en los que desee participar, si bien crear una nueva especie o preservar la pureza y linaje de su Beagle, debe tener en cuenta ciertas condiciones con el objeto de cuidar la salud de ambos, especialmente el de la que será ahora madre, a la que se aconseja dejarla madurar al menos hasta el año y medio de vida, luego de haber manifestado su primer celo, de manera que sus órganos estén lo suficientemente fuertes para llevar a cabo un sano embarazo.

Dieta y alimentación

Así como sucede con los humanos y con la mayoría de las especies animales, la alimentación constituye un factor primordial en la salud de los perros y en especial de los Beagle, siendo un punto importante en su vida, felicidad y belleza, que con los correctos hábitos puede ayudarlo a tener una vida longeva y saludable.

Beagle

En este sentido, se hace realmente necesario establecer ciertas pautas alimenticias que deben ser llevadas con disciplina y dedicación, ya que este tipo de cachorros generalmente son criados dentro de casa y tienen la facilidad de acceder a sobras y golosinas lo que los perjudica y puede causarles obesidad, en especial si son adultos o sedentarios, trayendo con ello otra serie de consecuencias.

Para comenzar con esa serie de pautas disciplinarias podría definir el espacio adecuado para suministrarle los alimentos diariamente, si su cachorro y usted se acostumbran a tener un lugar y horas de comida pueden evitar caer en la tentación de darle de las sobras o que coma debajo de la mesa, lo Beagle son especialmente rutinarios y aunque no lo crea lo hará más feliz si come todos los días a la misma hora, en el mismo lugar y si es posible en el mismo plato.

Igual sucede con la comida en sí, no es cierto que se aburren de ingerir lo mismo, por el contrario, si lo acostumbra a comer pienso o cualquier comida seca industrializada de una marca en específico y desea cambiar la marca debe entrar en un proceso de transición alimentaria, suministrando un poco de una marca y luego de la otra para evitar que la rechace.

Esta transición también deberá llevarla a cabo al menos tres veces en su vida, si el veterinario de su preferencia no indica lo contrario, ya que los Beagle tendrán requerimientos especiales asociados a su edad y fase de crecimiento que se marcan en tres etapas esenciales.

En su primera etapa, surge una alimentación que se va complementando hasta que alcancen la primera madurez, es decir hasta que su dentadura esté totalmente formada y fuerte, llegando a ser alrededor del primer año.

beagle

Al nacer necesitará ser alimentado con leche materna, siendo la ideal para su desarrollo y formación, en sus primeros meses sus órganos y estructura ósea aún siguen en formación y la lactancia le aportará todas las vitaminas y nutrientes que necesita para ello, una vez que comiencen a asomarse sus primeros dientes puede comenzar a introducir alimentos suaves.

Cuando pasa su primer año y su dentadura es fuerte puede considerarse que se encuentra con un perro adulto, el cual ahora va a requerir de otro tipo de vitaminas asociadas a su mantenimiento y prevención de enfermedades, entre ellas se puede mencionar la vitamina B12, la cual le ayudará en la muda y brillo de su pelaje.

La manera como alimentarlo va a depender del estilo que usted elija o de la indicada por su veterinario, generalmente se cuentan dos tipos, la casera y la industrializada, en la que ambas deben ser basadas principalmente en la proteína de la carne.

En el caso de escoger la de tipo casera debe asegurarse que su cachorro ingiera todos los elementos del plato, pudiendo combinar la carne con huesos grandes, vegetales, pescado sin espinas, hígado, entre otros, asimismo debe evitar suministrarle algunos elementos como el chocolate, leche, huevos cocidos, aguacate, tomate, uvas pasas, ajo, cebolla o desperdicios caseros, ya que pueden generarle problemas estomacales.

Generalmente las familias se deciden por la comida industrializada ya que además de ser más fácil de servir traen ya establecido en el paquete las porciones y son más homogéneas en cuanto a la composición de cada ración, sólo debe asegurarse de revisar que esté compuesto con un mínimo del 25 por ciento de proteínas provenientes de animales y algunos vegetales, que pueden contener hígado, pescado, carne y vitaminas A, B y D.

Si se lleva a cabo una buena alimentación combinada con ejercicios diarios y algunas consultas al veterinario, es muy posible ayudarlo a llegar a la vejez en perfecta salud, sin embargo, esta nueva etapa requiere de una nueva transición alimenticia para incorporarle otros elementos.

Es muy común ver algunos Beagle que en su vejez sufren de sobrepeso, generalmente debido a una deficiente rutina de ejercicios y a ser muy permisivos en el consumo de golosinas, lo que hace que además de los padecimientos asociados al peso sufran de artritis o dolores articulares, por lo que cuidarlos en esta etapa es de suma importancia.

Es por ello que debe asegurarse que su mascota ingiera alimentos ricos en omega 3 o aceite de pescado, así como cuidar la cantidad de calcio en los productos, es importante recomendar la visita frecuente al veterinario, quien medirá los valores calóricos y podrá definir una dieta especial o el consumo de suplementos, en caso de necesitarlos, nunca los suministre sin una prescripción médica porque puede que no los requiera.

Cuidados necesarios de la raza

Esta raza en particular tiene una tendencia a presentar algunas enfermedades asociadas a su contextura y tipología, sin embargo, con los correctos cuidados, el debido mantenimiento y la alimentación indicada por su especialista puede llegar a tener una vida tranquila sin ningún padecimiento o con el mínimo de ellos.

En cuanto a su cuidado el Beagle no requiere otros especiales muy diferentes al resto de sus compañeros caninos, necesitando los básicos para ayudarlo en su higiene y en el mantenimiento de su salud física y emocional.

Estos arreglos deben realizarse dependiendo de la necesidad que manifieste su mascota, de hecho, algunos no pueden realizarse con mucha frecuencia ya que pueden afectar su delicada piel, de manera que es importante determinar la periodicidad de los mismos ubicándolos en continuos y esporádicos.

Cuidados continuos

El Beagle posee un pelaje muy manejable, corto y grueso, lo que lo hace de muy fácil mantenimiento, siendo muy poco probable encontrarle nudos, pero debido a su naturaleza de sabueso y rastreador sí tiende a ensuciarse y traer consigo restos pegados en su piel o melena, por lo que el cepillado frecuente es una alternativa muy propicia para mantenerlo limpio.


En este sentido se recomienda cepillarlo al menos dos veces por semana, lo cual va a variar en función a lo activo que sea su mascota y a la cantidad de tiempo que pasee en los exteriores, procurando usar un cepillo de cerdas suaves y gruesas de manera de no afectar su piel.

La mejor manera para efectuar el cepillado es desde el cuello hacia la cola, suavemente y en repetidas veces, puede aprovechar para colaborar con sus manos acariciándolo y revisando que no tenga presencia de goma de mascar, elementos pegados, o parásitos como pulgas y garrapatas.

En este momento es posible también hacer una revisión en sus patas y uñas, ya que tiende a traer consigo hierbas, semillas o cualquier elemento pequeño que se encuentre en su jardín, causándole irritaciones o infecciones.

Cuidados esporádicos

Usualmente se tiende a confundir las necesidades de los perros con la de los humanos, sin tener el previo conocimiento de que, aunque seamos dos especies muy compatibles nuestra composición anatómica y psicológica es diferente, por lo que hay aspectos que son totalmente distintos, como es el caso del baño.

Al revisar la piel del Beagle podrá notar cómo es recubierta con una especie de aceite o grasa, esto lejos de denotar suciedad demuestra salud en su perro, ya que se encuentra allí especialmente diseñada para proteger la dermis de su mascota, que sin ella puede irritarse, ser propensa a hongos u otras enfermedades serias.

Debido a ello la frecuencia en la que se debe dar un baño a un Beagle deberá ir definido por su nivel de actividad, la cantidad de sucio que le observe y la presencia de olores desagradables, siendo aconsejable tener una espera mínima de cinco a seis semanas.

Son muy pocos los Beagle que aceptan un baño tranquilamente, siendo en ocasiones un poco difícil de hacerlo, pero si tiene paciencia y disposición a quedar bastante mojado no tendrá ningún problema, si por el contrario no se considera apto para ello, puede llevarlo a cualquier estética canina de su preferencia donde lo harán por usted.

Al culminar el baño su Beagle intentará retirar el agua de su cuerpo con una buena sacudida, pero siempre necesitará ayuda de su parte, no lo deje mojado pues puede contraer un resfriado, séquelo con una toalla y luego retire la humedad con un secador a una temperatura cálida, no muy caliente, esto lo relajará.

Asimismo, es importante recordar que el olfato de su mascota es muy desarrollado por lo que no debe aplicarle ningún champú o jabones con olores, incluso evite que su toalla tenga algún perfume, esto sólo podría causarle molestias y alergias, para ello venden champús especialmente diseñados para ellos, siendo muy fáciles de encontrar en el mercado.

Otro factor a considerar es el cuidado de sus orejas, las que por su forma tienden a acumular sucio, por lo que para evitar que se infecten es necesario limpiarlas esporádicamente con un trozo de tela suave humedecido con aceite, nunca las lave con agua y jabón, pues el resto de agua puede causarle enfermedades auditivas.

Salud del Beagle

Los ejemplares Beagle tienden a padecer de problemas en los discos de la columna debido a la longitud de sus patas y su manera de caminar, por lo que es muy importante mantenerlos con una sana alimentación para evitar que la obesidad a la que son propensos le causen daños en sus articulaciones.

Igualmente pueden llegar a sufrir de ciertos trastornos congénitos como ataques de epilepsia, hipotiroidismo, o en algunos casos de enanismo, que en cualquiera de los casos pueden ser controlados con medicamentos indicados por un especialista, luego de realizarle los debidos estudios para su diagnóstico.

Cómo entrenar, educar o adiestrar un Beagle

La sociedad ha venido evolucionando y con ello ha venido cambiando también el tipo de exigencias que se tienen de algunos animales, especialmente de los domésticos, entre ellos los perros, los que sin duda han tenido que adaptarse a nuestro estilo de vida en diversos tiempos.

Como se puede corroborar a lo largo de la historia, nuestros amigos caninos se han desenvuelto en diversas tareas, algunos más que otros debido a sus habilidades e instintos, pero todos han tenido que responder a las demandas de sus amos, pasando de ser grandes cazadores, a deportistas hasta modelos o actores, todo con tal de complacer a sus dueños.

Lo cierto es que cada vez más los observamos participando activamente en las actividades humanas, bien sea como mascotas, como colaboradores y algunos como vigilantes o acompañantes, para lo cual deben seguir ciertas reglas de convivencia.

Estas reglas, cada vez tienen un nuevo tinte, o son más, por ejemplo ya no deben ladrar a cualquier visita, pero deben ser buenos vigilantes, deben ser juguetones pero no incomodar a los extraños, deben respetar los artículos del hogar y entender que tienen sus propios juguetes, no comer de la mesa de los humanos sino de su propio plato, vivir en espacios reducidos o esperar a sus amos luego de un largo día de soledad.

Todo ello aunado al hecho de que en realidad no comprenden nuestro lenguaje, aunque nos lean perfectamente, lo que ha hecho que se requiera de estrategias para ayudarlos a cumplir con todo lo que nuevamente les exigimos y que sin duda pueden llevar a cabo.

Por su parte, el Beagle necesita de un entrenamiento para poder llevar una vida citadina tranquila, puesto que sus instintos de sabueso están siempre dispuestos y tiende a distraerse con facilidad, sin embargo, su propensión a complacer a su familia humana hace que con un poco de paciencia y constancia pueda aprender varias ordenes clásicas.

Generalmente, el entrenamiento del Beagle va asociado al respeto de las normas del hogar, y a las actividades que se tengan planificadas que va a cumplir.

Antes de adoptarlo o empezar su entrenamiento debe definir junto con los miembros de su hogar cuales serán los elementos o espacios prohibidos, donde dormirá, donde comerá, cual será su estilo de alimentación, horarios estimados de salida, y alguna otras normas de manera que todos sean participes en la educación de su cachorro y no llegue a ver una dualidad o permisividad para infringir las reglas.

Normalmente se puede esperar a que su cachorro tenga dos o tres meses para comenzar con un entrenamiento constante, pero puede iniciar incluso un poco antes con algunas órdenes sencillas, tenga en cuenta que el Beagle pierde la concentración y se distrae muy fácilmente, así que este proceso debe hacerlo con la mayor paciencia posible.

Es recomendable que su Beagle no se sienta muy presionado durante el entrenamiento, ya que el estrés lo fastidiará y no seguirá atendiendo órdenes llegando a quitarle su atención y buscando otra cosa que hacer, puede recurrir a la enseñanza por medio de los juegos, o que parezcan tal cosa, de manera que su mascota se entretenga, aprenda y lo disfrute.

Si observa que su Beagle no quiere dar cumplimiento a alguna orden, que se encuentra fatigado o quizás un poco molesto luego de algún tiempo de adiestramiento, lo más aconsejable es dejarlo descansar, permitirle que se distraiga siguiendo algún rastro, tomar agua, y luego recomenzar con una orden nueva, logrando que se interese en un nuevo juego y tal vez en una nueva recompensa.

Cada vez que cumpla con algún requerimiento o haga correctamente lo que se le indica procure recompensarlo, bien sea con una caricia, y palabras amables, o alguna golosina canina pero sin caer en excesos con ellas.

Al respecto, si siente que no posee el tiempo suficiente, o la paciencia para tratar de entrenarlo por su cuenta, también es recomendable llevarlo con un especialista, en este sendito se han creado una serie de centros de entrenamiento basados algunos en el estilo de enseñanza o en las razas y tamaños de los cachorros, también puede contratar a algún entrenador personal capacitado que a su vez le dará las pautas a seguir para complementar la educación de su cachorro.

Cuando escoja el centro de adiestramiento o el entrenador, pregunte por el estilo y métodos que usan, siendo el mejor el basado en la mínima coacción y mejores recompensas, donde le ayuden a fortalecer los lasos con su mascota y le enseñen a obedecer ordenes de su líder.

Asimismo, recuerde que su Beagle no entiende por naturaleza las palabras humanas, pudiendo llegar a reconocer mejor nuestros gestos o sentimientos y algunos términos cortos como un “no”, “quieto”, “arriba”, entre otros, siendo muy importante la constancia en su repetición y su determinación al decirlas.

Comportamiento con los Humanos

Los perros a lo largo de los siglos crecieron y se desarrollaron codeándose con los humanos, compartiendo actividades, historias, inclemencias del clima, comida, entre otras cosas, lo que hizo que apoyado en su excelente capacidad de percepción pudieran llegar a entender las necesidades de los humanos y en cierta manera como comunicarse con ellos.

Esta estrecha relación hizo que casi todas las razas pudieran ser totalmente sociables con los humanos, incluso algunos de ellos no toleran la soledad o estar sin sus humanos favoritos por mucho tiempo llegando a sentir ansiedad por separación.

De hecho, en la gran mayoría de aquellos que no toleran a los humanos se evidencia una poca socialización o maltrato en su educación desde pequeños, por lo que ese comportamiento es una respuesta condicionada, siendo pocos los realmente peligrosos para los hombres.

Asimismo, los Beagle son famosos por ser consentidos, les encanta ser parte de la familia, que los acaricien y los tomen en cuenta en las actividades del hogar, y aunque para ellos algunas actividades, como ver televisión, no son comprensibles y los confunden, el estar cerca de sus humanos lo hará sentir cómodo seguro y feliz.

En cuanto a su comportamiento con los niños se puede decir que en realidad, es excelente, y no es por tratar de hacer alarde, pues los Beagle son ideales para ellos, tienen una constitución física apropiada y les encantará jugar sin parar, teniendo un amigo incondicional que los protegerá de por vida.

En este sentido es necesario recalcar que en muchos casos debemos tener cuidado con la educación que se le da a los niños, puesto que la ternura y amabilidad de este perro les puede causar tanta confianza que llegan, sin querer, a lastimarlo al creer que es un juguete o que no siente sus tratos bruscos, además el inculcarle respeto hacia todos los otros animales y seres vivos siempre es importante.

Por su parte, su comportamiento con los ancianos tiende a ser muy amigable y puede llegar a entrenarse para que se alerte en caso de observar algún cambio en la salud de su amo, son tiernos y su necesidad de complacer lo hará un excelente compañero.

Generalmente su comportamiento es sociable aunque son territoriales y sobreprotectores, por lo que una visita desconocida puede volverlo un poco distante o retraído mientras que acepta la nueva compañía como alguien seguro.

Es claro que requiere de cierta educación para controlar sus modales y testarudez, pero generalmente su relación con los humanos es amigable de forma innata, siendo necesario un entrenamiento para ayudarlo a tener un comportamiento menos excitable.

En este orden de ideas, cabe mencionar que se han hecho experimentos para indagar en las cualidades de los perros, siendo uno de ellos su habilidad para aprender y responder a las órdenes, teniendo una idea general de la disciplina y capacidad de atención de cada raza, en la que el Beagle no se cataloga entre los primeros puestos, lo que da muestras de que aunque es muy inteligente su autodeterminación y capacidad de decisión lo hace ser un poco desobediente.

Además, el olfato súper desarrollado del Beagle hace que cada vez que encuentre una pista que le atraiga pierda su atención en otras actividades o acciones, evidentemente esto no interviene en su temperamento pero si lo hace en la respuesta que tengamos los humanos cuando queramos educarlos, siendo necesario recordar que es importante tener mucha paciencia y respeto por su naturaleza.

En cuanto a los trabajos para los que son aptos los Beagle pueden denotarse varios en los cuales se aprovechan sus habilidades de sabueso, si bien es cierto que las actividades de caza están prohibidas en la mayoría de los países, sus capacidades les han permitido desenvolverse perfectamente en otras funciones como la de detección de sustancias prohibidas o violaciones en cuanto al transporte de alimentos en el equipaje de los viajeros y en algunas ocasiones se han usado a los de mayor tamaño para la detección de explosivos.

De igual manera se han desenvuelto muy bien en las actividades de rescate, destacando sobre muchas otras razas, cabe mencionar un hecho importante en el cual un Beagle ayudó a encontrar al dueño de un hotel en Haití, durante el terremoto del 2010, luego de estar sepultado bajos los escombros por casi cien horas.

Asimismo, gracias a su versatilidad, amabilidad y excelente temperamento se han podido entrenar para las terapias con animales, siendo utilizados en la zooterapia como parte del tratamiento dedicado a ancianos o enfermos internos en los hospitales.

Aunado a ello la belleza de estos canes y su capacidad de adaptación lo ha hecho ser uno de los elementos más buscados en el cine, televisión y obras de teatro, llegando a tener algunos papeles de protagonista e incluso su propia tira cómica.

Entorno ideal

En la planificación del entorno del Beagle es necesario considerar los factores asociados a su comportamiento y características físicas, así como sus necesidades de ejercicio y cuidados en cuanto a su alimentación, ya que todo ello es lo que conforma su personalidad y puede generar elementos que dan ideas sobre sus requerimientos de espacio.

En este sentido es importante evaluar la evolución histórica de este cachorro, el que a lo largo del tiempo y debido a su excelente capacidad olfativa  trabajó por muchos años como colaborador en las tareas de caza de sus amos, persiguiendo liebres y conejos, y siguiendo rastros incluso mejor que otras razas, además de ser criados en jaurías.

Todo ello, aunado a su necesidad de ejercicio diaria pudiera dar pie para considerar que necesita de mucho espacio para vivir, pero en realidad este animalito puede adaptarse a cualquier tamaño bien sea una graja o un pequeño apartamento siempre que reciba la cantidad de paseos diarios suficientes para liberar sus energías y darle práctica a sus habilidades de sabueso.

Si usted posee un amplio patio, granja o casa campestre, el Beagle será feliz de olfatear toda la zona, colaborará en la detección de alimañas y será un buen protector en este sentido, pero, debe tener en cuenta que debido a su tamaño puede llegar a lastimarse con arbustos bajos y que tengan espinas, por lo que recomendamos podar adecuadamente o limitar su área de alcance de manera de protegerlo y evitar que se haga daño.

Si por el contrario decide adoptar a un cachorro de esta raza y su lugar de vivienda posee pocos metros cuadrados, también será una buena opción, sólo asegúrese de encontrar un parque cercano donde pueda llevarlo a diario para que corra juegue y se distraiga, recuerde que el ejercicio en esta especie es crucial para cuidar su salud y sus posibles problemas de peso.

Al momento de adoptar un Beagle, independientemente del tamaño de su hogar, deberá escoger cuál será su espacio para dormir y cuál será su espacio para comer, para ello tenga en cuenta que estos animales se sienten más seguros y cómodos con el establecimiento de una rutina, por lo que puede planificar el hecho de que ese espacio sea de él para siempre.

En la selección de dicha zona debe velar que sea en un lugar de poco tránsito, de esta manera evitará accidentes como algún tropiezo de los miembros de la familia con él y que alguno de los dos salga afectado con ello, lo mismo ocurre con su espacio para comer, procure que sea en una zona donde se sienta aislado y tranquilo, evitando que los niños interfieran en su hora de comida.

La ubicación de su espacio para dormir dependerá de los hábitos de su familia, algunos prefieren que el Beagle duerma en el dormitorio, otros en algún lugar seguro de la vivienda y otros en el jardín, todas las opciones son buenas siempre que se asegure de darle la comodidad y seguridad adecuadas, por ejemplo si decide que su cachorro dormirá en su jardín, es recomendable construir un espacio techado y un poco elevado para evitar que la humedad lo afecte, así como buscar la estrategia para protegerlo en la época de mucho frío.

En dicha zona no es necesario colocar gran cantidad de cosas ni lujos, con una manta o colchón y sus juguetes de cachorro será suficiente, pero debe vigilar que la manta no tenga olores, pues su sentido del olfato se verá afectado con detergentes perfumados.

Por su parte, su espacio para comer es necesario que contenga un tapete anti resbalante, el cual deberá limpiar frecuentemente para evitar la formación de hongos y malos olores, un tazón para la comida y una taza con agua potable que debe ser recarga diariamente verificando que siempre esté limpia, de la misma manera debe vigilar que se encuentre un poco alejado de su espacio para dormir, de manera de evitar que se llene de migas de comida, de agua, hormigas, entre otras cosas.

El Beagle tiende a recorrer los espacios, aunque disfrute de ser acariciado y pasar momentos con sus humanos también intentará recorrer todo el lugar en busca de objetivos que lo entretengan, por lo que debe tener cuidado con los elementos que se caigan u objetos filosos que puedan lastimarlo, piense que tiene un niño pequeño aprendiendo a caminar, hasta que poco a poco vaya entendiendo mediante el entrenamiento que objetos son prohibidos o en cuales espacios no debe entrar.

En cuanto a sus paseos por el jardín, es recomendable llevarlo inicialmente con collar y correa, hasta que reconozca todos los olores y pueda soltarlo siempre que sea un espacio controlado y no salga corriendo a la calle en busca de algo que cazar, recuerde que ellos desconocen el peligro y debemos evitarles accidentes.