Saltar al contenido
PerrosGatosOnline.com

Terrier Irlandés

terrier-irlandes
Terrier Irlandés
5 (100%) 2 votes

Terrier Irlandés: Tu nueva mascota

Conoce a este perrito que luce como todo un fino caballero irlandés, el Terrier Irlandés, uno de los perros clasificados dentro de los terriers medianos y de gran tamaño, el cuarto, a diferencia de las demás razas de terriers, exhibe un contorno de líneas gruesas pero muy elegantes, con cuerpo robusto y contextura fuerte, que además luce un representativo bigote con barba estilo “chivo” de pelo liso y suave.

Este perrito se caracteriza por ser el miembro de una raza muy longeva, proveniente de regiones montañosas del norte y sur de Irlanda, probablemente descendiente de razas de perros extintas en la actualidad. Se considera una raza pura, y fue en los años de 1880 cuando su reconocimiento y fama comenzaron.

Como se dijo, es un perro de tamaño mediano, con discreto dimorfismo sexual que casi pasa desapercibido. Su cabeza alargada es estrecha, con orejitas triangulares caídas sobre la frente y un par de ojos pequeños, redondeados y oscuros que dan la impresión de una mirada tierna, cariñosa y dulce. Además, su grueso abrigo de pelaje rizado y áspero al tacto lo hacen lucir llamativo y aun más elegante.

terrier-irlandes

Su alimentación debe ser dirigida a cada etapa de su edad y a su grado de actividad física para cumplir con sus requerimientos y necesidades, siempre que tengas dudas, consulta al médico veterinario. Los cuidados para mantener esta raza en óptimas condiciones se basan en vigilar su salud y protegerlo de afecciones en especial haciendo énfasis en la higiene de su pelaje, de sus ojos, de sus orejas, para evitar de esa manera patología infecciosa.

Cuidar del Terrier Irlandés, significa también bañarlo y cepillarlo con regularidad, para mantener su apariencia llamativa y sana. Este perrito es muy familiar, adaptable a todo tipo de espacios y de familias, ya sea que haya niños o ancianos, se trate de una casa o un apartamento, es un perro tolerante, amoroso, afectuoso y protector con los suyos.

Lo que más le gusta es compartir con toda la familia en actividades al aire libre donde pueda jugar, estimularse y recrearse. Se recomienda que en lo posible esto se realice con una frecuencia regular para satisfacer las necesidades del Terrier Irlandés desde el punto de vista atencional y recreativo.

Este perrito además de mascota, es un gran perro guardián y protector, con un fuerte ladrido para alarmar y alertar ante peligros o amenazas; además es un excelente cazador de roedores y alimañas, ¡listos para una caza libre de roedores! Del mismo modo, el Terrier Irlandés ha participado en numerosas competiciones de exhibición canina así como en pruebas de destreza y agilidad.

Conocido como el “perro sin miedo” por su valentía y disposición para hacer frente a cualquier peligro y amenaza, el Terrier Irlandés es el compañero que necesitas para jugar, trabajar, y ganar las exhibiciones, el mejor amigo peludo que en cualquier hogar se va a esperar.

Historia y Origen

terrier-irlandes

El Terrier Irlandés es un perro perteneciente a una raza, relativamente famosa, con una historia no muy esclarecida, aunque se han formulado entorno a su origen numerosas hipótesis y explicaciones.

En primer lugar, como nos hace pensar su mismo nombre, el “Terrier Irlandés”, la mayoría de las investigaciones apuntan a que tuvo su origen en Irlanda, y de hecho, se dice que es uno de los perros más antiguos en ese país.

Ahondando en su historia, se ha reportado que esta raza proviene de las zonas geográficas ubicadas en el sudeste del país europeo, y más específicamente en un pequeño condado, llamado Cork, así como también de los alrededores de Ballymena, cuyas tierras se sitúan hacia el norte.

El Terrier Irlandés, surgió para ser una mascota sensacional, con gran sentido de valentía, fuerza, resistencia y mucha rapidez; su olfato, desde los inicios de esta raza, fue ampliamente apreciado y valorado en las tierras rurales de Irlanda, ya que este sentido está muy desarrollado, sus primeros trabajos fueron como un perro de caza para conejos, nutrias, tejones y zorros, entre otros animales.

Con exactitud la edad del Terrier Irlandés resulta un tanto incierta, aunque se sabe que, siendo una de las razas más antiguas en el país, es muy probable que sus ancestros ahora ya se encuentren extintos. Se dice que descendió de los canes “Terriers negro y canela” y también del “gran Terriers blanco”. La raza como tal se comenzó a reconocer en los alrededores del año 1875, cuando tuvo lugar su presentación en una exposición canina en otra región del Reino Unido, esta vez, Glasgow, Escocia.

Para el año de 1879, esta raza se hizo especialmente interesante para los criadores, ya que había dos terriers irlandeses, de nombres Captain Erin y Killney Boy, de quienes descendían una raza de campeones, así que se tomaron como base para esta raza. Cuando llego el año de 1880, el Terrier Irlandés se convirtió en la cuarta raza más popular del Reino Unido.

Sin embargo, el típico aspecto de esta adorable raza, difería mucho de los perros ingleses. Se solía cortar las orejas de estos perros, hasta el año de 1889 cuando, el Club de Terrier Irlandés se manifestó en contra de esta medida y eventualmente se logró la prohibición de esta práctica

La fama y popularidad rápida que gano el Terrier Irlandés, llevó a que se extendiera rápidamente, alcanzando la exhibición del Westminster Kennel Club show, en 1981 que tuvo lugar en los Estados Unidos de América. El primer ejemplar de la raza aceptado por el American Kennel Club fue “Aileen” en 1885.

Cuando llegaron los difíciles tiempos de la primera guerra mundial, la inteligencia del perro Terrier Irlandés hizo que desempeñaran funciones importantes como perro centinela y mensajero. Ha sido una raza muy valiente y les muy leal y apegada a sus dueños.

Posterior a estos años de fama, la popularidad del terriers descendió un poco, hasta que recibió una nueva propulsión en el año 2007, gracias al estreno de “perro al rescate” película donde se observa al Terrier Irlandés como un can alegre, leal y juguetón.

Características de la raza

terrier-irlandes

El Terrier Irlandés es un precioso ejemplar canino, que tiene todo el aspecto de un “señor”, gracias a unos cómicos bigotes que le dan una barba alargada. Este perrito tiene una apariencia muy tradicional y tierna, es un can hermoso, digno ganador de numerosas exhibiciones caninas.

Comenzamos diciendo que la raza Terrier Irlandés pertenece a los grupos caninos ubicados en la categoría 3, junto con los terriers de talla mediana y grande, él es un perro de tamaño mediano. La altura a la cruz de este can es de alrededor de los 48 – 50 cm, siendo un poco más grande el macho que la hembra. Su peso es proporcional a la altura, y se encuentra alrededor de los 11 o 12 kg.

El aspecto del Terrier Irlandés es el de un can muy elegante, es una raza pura, con un cuerpo de proporciones moderadas, sus patas son algo cortas en comparación con las de otros terriers, lo cual le confiere un aspecto compacto. Es un perro fuerte, aunque es bastante ágil a la hora de moverse y de desplazarse, es veloz, resistente, y con bastante potencia para el trabajo.

Su contextura es la de un perro de proporciones fuertes y gruesas, luce también musculoso aunque no pesado. Las patas gruesas y redondeadas terminan en pies pequeños, fuertes, redondos con gruesas almohadillas, con unos dedos curvados que presentan uñas negras. La cola por lo general se amputa en el último tercio, queda así en una estructura erecta y firme, que está forrada en grueso pelo duro y áspero.

La cabeza tiene una forma más o menos alargada, con un cráneo que es aplanado y estrecho. Su hocico, un poco prominente, es estrecho  y alargado, la trufa o nariz es de color oscuro. Los labios son apretados y presentan un reborde negro.

Las mejillas son planas y poco prominentes. En la parte superior y más estrecha de la cabeza se presentan un par de orejas pequeñas, gruesas que tienen una forma triangular y se hayan implantadas en el cráneo, las cuales se pueden disponer en actitud semiflexionada hacia delante y caen sobre el cráneo, justo por encima.

Los ojos de este can son de color oscuro, su mirada es intensa y denota inteligencia, son pequeños y redondeados. La mandíbula es alargada con músculos masticadores fuertes y potentes, sus dientes están bien alineados en ella.

La cabeza se conecta al cuerpo por un cuello grueso, un tanto alargado, que se ensancha hasta llegar a los hombros, a este nivel presenta un remolino de cabello. Quizás lo más llamativo de la apariencia de su cara es una barba de largos pelos sedosos que caen a cada lado del bigote, le dan un aspecto de “señor”.

En relación a su pelo, posee un abrigo de pelaje grueso y muy denso, es rizado u ondulado y como tal bastante duro y áspero al tacto, es corto y se halla bien apretado contra la piel. En la cara el pelo es más corto que en el resto del cuerpo, a excepción de la barba de “chivo” descrita donde es largo y sedoso el cabello. En cuanto a los colores, el Terrier Irlandés se presenta en un color uniforme, puede ser rojo, leonado o amarillo rojizo, puede a veces tener una marca color blanca en el pecho.

Comportamiento con otros Perros

terrier-irlandes

El Terrier Irlandés es un perro con un muy buen carácter y comportamiento, de modo que puede ser una gran mascota para la mayoría de las casa de familia y también para personas solitarias. Este noble can posee unas cualidades agradables, como el ser amable, tierno y muy valiente, aunque, por otro lado, el terriers irlandés también puede ser impetuoso, independiente y un tanto testarudo.

Mientras que con su familia es un perro dulce y excepcional, muy apegado y afectuoso, en especial con los niños, con los cuales es muy paciente, así como con las personas mayores, con los extraños es un tanto más reservado, se muestra protector. Puede ser un poco dura y difícil su personalidad, sobre todo en aquellos casos donde el entrenamiento y la socialización no han sido efectivos. Por tanto, este perrito como la mayoría de las razas, requiere de un buen entrenamiento, que enfoque la socialización con personas y especialmente con otros perros.

El Terrier Irlandés tiene la ventaja de ser un perro muy listo e inteligente, con buena capacidad de aprendizaje rápido, de modo que es relativamente sencillo entrenarlo para la convivencia adecuada en el hogar.

En relación a su comportamiento con otras mascotas, el Terrier Irlandés puede ser un perro agresivo y mostrarse a la defensiva con otros canes, en especial si se trata de machos, suelen ser bastante temerarios, hacen frente a los desafíos sea cual sea la raza o el tamaño que se enfrente, por tanto, tener otros perros en casa de carácter dominante y protector, no es la mejor opción en caso de planear tener un Terrier Irlandés de mascota.

La socialización efectiva y a temprana edad de este can, garantiza el que tu Terrier Irlandés pueda ir convivir pacíficamente con otros animales. Llévalo a lugares concurridos donde pueda darse esta convivencia, ya sea que se trate de una plaza o un parque, desde pequeño es importante que pueda modelar su carácter y actitudes.

Con las hembras se dispone un tanto más calmado y receptivo. Sin embargo, estos comportamientos también se ven influidos por los rasgos particulares de cada raza o ejemplar canino. No olvides cuando lleves a pasear a tu can, siempre hazlo con correa para controlarlo en especial cuando se encuentre con otros perros.

Por otro lado, el que un Terrier Irlandés aprenda a llevarse bien con otros canes es importante desde el punto de vista de su seguridad. Este perrito es valiente, dispuesto para la lucha, aunque se trate de un ejemplar canino mucho mayor, y podría resultar herido en estos casos.

Es bueno conocer igualmente que, el Terrier Irlandés en ocasiones es un buen compañero para otras mascotas como los gatos, pero es recomendable que se críen juntos desde pequeño. No es así el caso de juntarlo con otras mascotas más pequeñas, tales como jerbos, ratones o hámsteres; recordemos que el Terrier Irlandés también tiene fuertes instintos de caza que bien podrían ser un problema bastante conflictivo en este tipo de convivencias.

Dieta y alimentación

terrier-irlandes

El aspecto de la alimentación para las mascotas caninas es sumamente importante casi por igual en todas las razas. En el caso particular de esta, el Terrier Irlandés, este perrito debe de recibir la cantidad de alimento apropiada y de buena calidad que se adecue a las exigencias nutricionales del can en todas las etapas de su vida durante el desarrollo, es decir, tanto cuando es cachorro, adulto y adulto mayor, y estos requerimientos también deben analizarse en conjunto con las actividades que desempeñe el can.

Hay que desligarse un poco de los conceptos modernistas que defienden darles alimentos humanos a los perros, la realidad es que este tipo de comida no es segura para nuestras mascotas perrunas, ya que su modo de preparación usualmente es distinto a los tipos de comidas preparadas que los cachorros ameritan.

Tampoco es adecuado darles comida cruda, puesto que ocasiona trastornos en la digestión como alteraciones de la motilidad digestiva entre otras. Es cierto que en los días actuales se están promoviendo cada vez más numerosas dietas que pueden ser beneficiosas y preparadas en casa, pero requieren muy específicas combinaciones de nutrientes así como determinadas formas de cocción, y en lo posible que sean reguladas y recomendadas por el especialista.

Ante cualquier dura con respecto a la alimentación del Terrier Irlandés, lo más recomendado es asesorarse con un profesional para cualquier duda o inquietud, en especial sobre el peso que tienen que tener a determinada edad, las recomendaciones alimenticias, y sobre todo sus preguntas e inquietudes con respecto a las opciones para alimentación. En general, se recomienda que las raciones de alimento para el Terrier Irlandés deban estar alrededor de 250 a 350gr de pienso seco al día, y se ajustan estas cantidades a los hábitos y niveles de actividad del can.

El pienso seco sigue siendo la opción más fácil, práctica y completa para la alimentación de tu Terrier Irlandés, solo tienes que asegurarte de que se trate de un pienso de buena calidad, que tenga alto contenido de proteínas de origen animal como principal ingrediente, pues son estas proteínas las que representan el sustrato para el desarrollo muscular y óseo adecuado de este can.

Así mimos, el pienso debe ser rico en grasas poliinsaturadas, o grasas saludables, derivadas de aceites de pescado, son de buena calidad para la alimentación, funcionan como antioxidantes para proteger a los tejidos, y  también mejoran la vista, el sistema inmunológico, la piel, el pelaje y el estado general de salud de este can.

El pienso seco, por otro lado, es de fácil adquisición, está disponible en cualquier tienda de animales, de diferentes marcas y excelente calidad. Del mismo modo, es aconsejable evitar los carbohidratos, especialmente los que proceden de cereales agregados, puesto que no tienen un aporte energético significativo.

A todas estas recomendaciones dietéticas no podemos dejar de lado el agua. El agua es un líquido vital esencial para la gran mayoría de las funciones del cuerpo de los seres vivos, de modo que tu perro, necesita sin lugar a dudas, de un buen estado de hidratación que lo mantenga fuerte, sano, y bien hidratado, así que asegúrate de ofrecerle una buena taza de agua limpia y fresca que el mismo pueda tener a su alcanza para disponer cada vez que se le ofrezca.

Salud y cuidados generales

terrier-irlandes

El cuidado de la raza Terrier Irlandés para que viva como un bonito perro, equilibrado, sano y feliz, tiene en cuenta el atender ciertos aspectos básicos de este can, como son el conservar su salud, el mantener un buen aseo y además conservar su estado de belleza, sumado a los cuidados necesarios ya descritos para gozar de buena alimentación.

El dueño del Terrier Irlandés tiene que considerar varios aspectos para el mantenimiento de esta raza. En primer lugar, sabemos que este es un perro inteligente, ágil y muy activo, que prefiere realizar actividades físicas estimulantes, de modo que su vida sería más feliz en una casa con un espacio, como un jardín, donde pueda emplear todas estas energías. Sin embargo, no es algo restrictivo y este can, puede de hecho adaptarse a lugares pequeños siempre que su dueño este atento de satisfacer estas necesidades de entretenimiento.

Continuando con el tema del aseo, el pelaje de este can es quizás el aspecto de su higiene que requiere un cuidado más particular. Su peinado requiere varias intervenciones especiales para mantenerlo en los estándares de la raza.

Lo básico corresponde, al igual que en todas las razas, a un cepillado regular, junto con recortes de cabello más o menos frecuentes, incluso se plantea el realizarle un “trimming” (un procedimiento estético en el que se arranca el cabello con cuchilla” una dos veces por año, para facilitar la muda de los  pelos viejos y secos.

La frecuencia del cepillado se hace una vez a la semana, para mantenerlo libre de suciedad, más movible y suelto y conservar el buen aspecto de este can.

El baño puede realizarse con productos especiales para el cuidado del pelaje y la piel de los perros, cuando menos se realiza una vez cada tres meses dependiendo de las condiciones del can. Asegúrate que posterior al baño, el can este bien seco con una toalla y luego aplicar secador a una considerable distancia para no quemar su delicada piel.

En el aspecto de la salud del Terrier Irlandés, por fortuna este can tiene la particularidad de ser una raza fuerte y longeva, la cual sufre de pocas enfermedades que lo aquejen. Este perrito, padece pocas enfermedades, ninguna congénita o hereditaria ni de importancia mayor, aunque esto no debe descuidar el atender a su salud oportunamente y llevarlo cada 6 meses a su consulta regular con el veterinario.

Este profesional se encargará de evaluar su crecimiento y desarrollo, así como de mantener al día el esquema de vacunación que amerita este can.

Debes asear sus ojos, boca y oídos con una toalla limpia humedecida en solución, esto una vez por semana, para evitar la acumulación de sucio que desencadene infecciones en dichos órganos.

Algunas enfermedades que pudieran afectar la salud del can, son los problemas de la piel, como enfermedades alérgicas e irritaciones; también se han descrito algunas enfermedades oculares, la displasia de cadera, y otras enfermedades hematológicas como ciertos defectos de la coagulación, entre estos se mencionan las trombofilias y la enfermedad de Von Willebrand.

Cómo entrenar, educar o adiestrar un Terrier Irlandés

terrier-irlandes

El aspecto del entrenamiento apropiado y adecuado es clave para lograr una mascota socializada, bien portada con la que sea sumamente sencillo convivir y disfrutar en el hogar.

El Terrier Irlandés es un perro muy alegre, juguetón, cariñoso y amable, son cualidades que por lo general acompañan su presentación desde que es cachorro, aunque a veces llegan a ser un poco traviesos, puesto que la idea del juego puede caer en lo límites del mal comportamiento.

Especialmente cuando son pequeños, el terriers irlandés disfruta de hacer de las suyas rompiendo papeles, volcando basura, y hasta la cesta de la ropa sucia, puede ser también muy inquieto en relación a la comida, e intentar alcanzar la mesa de la cocina buscando algo para alimentarse. Por tanto, son varios los comportamientos que hay que evitar para hacer el Terrier Irlandés una mascota gran compañera.

Lo primero siempre es iniciar el entrenamiento a la edad apropiada que les permita adoptar desde cachorros las conductas que son aceptadas. Puede iniciarse alrededor de los 4 a 6 meses de edad. El dueño debe ser amoroso aunque con mano firme para imponer su presencia ante el perrito que quiere seguir haciendo de las suyas con sus travesuras.

Puedes iniciar con el adiestramiento de órdenes básicas, como acudir al llamado o sentarse. Para que se sienta en un lugar cómodo y seguro, puedes acomodar para él una caja, la misma le sirve para descanso y para transportarlo o en cerrarlo si precisos.

Cuando la adopción de órdenes se hace un poco complicada, cuentas con la opción de incorporar al entrenamiento un estimulo como lo es el refuerzo positivo. El darle un premio o recompensa por las buenas conductas ejecutadas favorece su aprendizaje y adopción.

Otro rasgo es que se hace necesario que las rutinas de entrenamiento de este can sean entretenidas para captar la atención del perro, así como no muy extensas, alrededor de 20 minutos cuando máximo, de modo que se pueda tener la atención y disposición para el aprendizaje, aplicando a la práctica de la educación del Terrier Irlandés, juegos divertidos y recreativos en los que aprenda instrucciones.

Este perrito tiene la ventaja de ser un buen can para ello, muy inteligente con rápido aprendizaje. Así mismo, no olvides que el refuerzo positivo no siempre se baja en bocadillos o alimentos, las caricias y los cumplidos son igualmente, buenas formas de retribuir y afianzar las conductas obedientes.

Un aspecto que debes de cuidar al momento de sacarlo a pasear es llevarlo sujetado a un collar, esto te permite controlar mejor sus movimientos y manejar posibles ataques de intranquilidad cuando camines por la calle y se encuentren con otros perros.

El Terrier Irlandés se caracteriza por ser un ejemplar obediente y con un aspecto hermoso, además de ser muy ágil, por lo que su proceso de adiestramiento se facilita. Por último, si el Terrier Irlandés está siendo entrenado para ser un perro de granja en el que sea ayudante de caza el soltarlo en el campo para que corra y explore el terreno ayuda, si tienes otros perros cazadores, el convivir con ellos hace que por imitación aprenda sus habilidades.

Comportamiento con los Humanos

terrier-irlandes

Te sorprenderán las grandes cualidades que posee la personalidad de este amiguito peludo tan encantador. Este perrito desde su nacimiento ha sido una excelente compañía para las familias, urbanas, y en especial las del campo, pues durante muchos años trabajo como perro de caza, incluso hasta hoy en día se desempeña en esas funciones en algunas regiones.

Las actitudes de su personalidad permiten describir a un perro adorable, tierno dulce y amigable, cosas que demuestra particularmente con sus dueños. Con su familia adoptiva aflora lo mejor de sí, es un perro cariñoso, amigable, muy apegado, leal, fiel y protector, es un activo amigo para los adultos jóvenes, es un compañero de juegos paciente para los niños, y es una presencia grata en los momentos de descanso y lectura de los abuelos.

En sí, su personalidad es fuerte e imponente, en ocasiones es un tanto territorial y se muestra defensivo con los extraños, así como con otros perros machos, ante los cuales no teme enfrentarse sea cual sea su tamaño. El Terrier Irlandés es valiente y temerario.

Este perrito, es muy protector y cuidador con su familia, ante la presencia de cualquier alarma o un extraño suelen avisar con un ladrido. Sin embargo, algunos de estos perros pueden ser molestosamente excesivos en ladrar, comportamiento que debe ser controlado desde el inicio, solo se agradece la alerta y luego se intenta distraer con otra actividad para evitar que se enfoque en los ladridos.

A lo largo de los años, la raza de terriers irlandés ha acompañado al hombre como mascota, desempeñando diferentes funciones. Desde ser un excelente compañero, hasta un maravilloso perro guardián y un excelente perro de caza, el Terrier Irlandés es de buen carácter, siempre lo veras animado y se adapta a cualquier tipo de situación.

A pesar de que solo pesa unos 12 a 15 Kg, con una altura que difícilmente alcanza los 48cm, esta raza de perros fue muy utilizada como un perro de caza mayor, sobretodo en el continente africano. Además, uno de sus principales trabajos lo desempeño durante la Primera Guerra Mundial, cuando paso de ser un cazador, a convertirse en el perro mensajero y centinela.

Como cazador es incomparable, fuertes habilidades, es muy ágil, diestro, inteligente y se mueve con destreza y precaución, suele cazar alimañas, así que será feliz en un patio en el que investigar. Así mismo es un excelente nadador, puede recuperar aves que intentan escapar en los lagos, por ejemplo.

También, el Terrier Irlandés ha participado en numerosas competiciones de desafío y agilidad, gracias a su fuerza, a su obediencia, a su fuerte contextura, que lo hacen un gran competidor.

Con un Terrier Irlandés puedes tener un compañero canino de mascota excepcional, es fuerte, cariñoso, apegado, protector, este can representa una raza antigua que tiene las mejores costumbres inglesas en sí. Hoy en día, no solo continua siendo la mascota de muchos hogares, también en las granjas es un excelente ayudante, algunos reciben entrenamiento como perro guía, y otros aun trabajan en el área de caza.

Entorno ideal

terrier-irlandes

El Terrier Irlandés es un perro muy noble y receptivo, es apegado y cariñoso con su familia de origen, por lo cual, para adaptarse a las características de su entorno solo necesita una familia cariñosa, comprometida que lo guíe y apoye en dicho proceso. Desde su nacimiento en Irlanda, este perrito ha sido el perro compañía de muchas familias, es afectuoso, dulce, alegre, y un perfecto cazador de roedores.

Las necesidades y atenciones que su entorno le debe proveer para que conviva a gusto, no difieren de las del resto de las razas. El Terrier Irlandés es un perro alegre, muy activo, enérgico, por lo que la actividad física regular y estimulante es necesaria para que satisfaga estas necesidades y libere su energía. Prefiere los juegos en grupo, al aire libre, que le impongan actividades que estimulen su mente y de aventura y mucha diversión.

Este perrito adora la vida en familia, se adapta cómodamente para compartir en la ciudad, y puede sin problemas vivir en una casa con adultos, niños y ancianos por igual. Prefiere las casas que tengan ambientes exteriores, tales como patios, jardines, de preferencia cercados, en los que todos los días tenga una dosis diaria de entrenamiento y diversión.

La vida en el campo también es de sus favoritas, con amplios terrenos para correr, jugar y entretenerse. Sin embargo, no es una total negativa al hecho de que no pueda adaptarse para la vida en la sociedad urbana, el Terrier Irlandés en efecto, puede vivir en un apartamento de lugar, pero su dueño debe comprometerse a darle dos caminatas diarias de cuando menos 15 minutos, una en la mañana y otra en la tarde, y llevarlo los fines de semana a un parque o cualquier otro sitio para jugar y divertirse.

Puede llevársela en una relación estable con otras mascotas, particularmente con gatos, aunque se prefiere que estos se críen juntos para facilitar la convivencia. Se recomienda evitarlo en entornos que tengan de mascotas roedores, estos animales podrían despertar los instintos cazadores.

Así mismo, tampoco se la lleva adecuadamente con otros perros machos, así que se recomiendo como mascota única. Es un perro bastante fuerte y sano, y su esperanza de vida puede alcanzar hasta los 12 años de edad.

Los cambios climáticos del entorno, repercuten en el Terrier Irlandés en menor manera, gracias a su grueso pelaje ondulado y denso que abraza todo su cuerpo, es como si el perro tuviese siempre una chaqueta ajustada que además, por su densidad y grosos, el peaje lo protege el agua.

La estructura es la siguiente, el abrigo de pelos del Terrier Irlandés tiene una gruesa capa externa densa y rígida, con una capa densa de cabello más suave y fino en el interior. Esto hace el Irish conserve mejor el calor corporal cuando se acerquen los días frescos y húmedos de lluvia es invierno. El calor extremo lo afecta, por lo que en los tiempos de verano será mejor mantenerlo en casa en un lugar bien ventilado para que se mantenga fresco.

El ofrecerle al Terrier Irlandés el entorno apropiado para su estadía es tarea fácil para un dueño sincero y comprometido, así gozarán de una mascota sana y feliz por el máximo tiempo posible.