Saltar al contenido
PerrosGatosOnline.com

Staffordshire Bull Terrier

staffordshire-bull-terrier
Staffordshire Bull Terrier
5 (100%) 1 vote

Introducción de la Raza

El Staffordshire Bull Terrier se caracteriza por tener una gran musculatura, ser muy inteligente y adiestrable además de su pelaje muy corto.

Los perros de esta raza pueden llegar a ser una excelente mascota, muy leal a sus dueños y grandes guardianes de los más pequeños de la casa, siempre y cuando sean entrenados de forma correcta y socializándolos desde cachorros.

Estos caninos, aunque tengan un aspecto rudo llegan a ser muy dóciles y generosos si son bien tratados por quienes lo cuidan.

Incluso mundialmente es conocida como una de las razas que más disfrutan pasar tiempo con sus dueños, en actividades tanto dentro como fuera del hogar. Gracias a su aspecto vigoroso, el Staffordshire Bull Terrier disfruta de los paseos y actividades físicas al aire libre. Por ello, con este amigo canino podrás pasar grandes momentos.

Otra de las virtudes del Staffordshire Bull Terrier es la paciencia. Sin duda pese a su fama de carácter fuerte puede ser una excelente compañía y podrás aprender tanto tu de él, como él de ti.

Esta raza que también es conocida con el nombre de Stafford Ingles, es una mezcla entre los Terrier y los Bulldog. Son perros atléticos y poseen una gran cantidad de masa muscular, su tamaño generalmente va en proporción a su peso que para los machos es de 15 a 18 kilogramos, mientras que para la hembra se espera un peso de 11 a 14 kilogramos aproximadamente.

En cuanto a su altura, las medidas van de 33 a 38 centímetros para la hembra y un aproximado de 36 a 41 centímetros para el ejemplar macho. Es por ello que son considerados una raza de tamaño mediano.

Sus imponentes características físicas como su pecho ancho y robusto, su frente plana, tronco compacto y línea superior recta hacen de ellos una raza atlética, pero son sus grandes dientes y fuerte mandíbula lo que lo distingue entre otras razas. Sus colores pueden variar entre el bicolor, marrón chocolate y una particular cruz de color blanco en su pecho, beige, blanco, atigrado hasta el totalmente negro que por lo general no es tan deseado por quienes los crían.

Esta raza tiene una expectativa de vida de entre 12 a 14 años que podrían ser muchos más o muchos menos teniendo en cuenta el cuidado que brindemos. Básicamente, como su dueño debes garantizar que tenga una calidad de vida óptima, basada en mucha actividad física por su musculatura y para que pueda liberar toda la energía contenida en él.

Al igual que cualquier otra raza de perro, es fundamental darle una alimentación balanceada en conjunto con los cuidados más acertados para que su vida sea plena y larga.

Por lo general pueden vivir en cualquier clima siempre y cuando cuenten con las precauciones que se ameriten en el momento. Para temperaturas cálidas es importante brindarles la hidratación necesaria así como los espacios adecuados para su descanso. Hogares con patios extensos y llenos de vegetación son los más adecuados pues podrán disponer de sombra para protegerse de este tipo de clima.

En el caso de un clima frío, debes mantenerlo dentro del hogar o en espacios no expuestos a las bajas temperaturas ya que su pelaje no es capaz de soportarlas durante largos periodos de tiempo.

Indudablemente el Reino Unido, lugar en el que se dio su origen es donde mayormente encontramos ejemplares de esta raza. Sin embargo, con el paso de los años su popularidad ha ido en ascenso, teniendo gran presencia en otros países de Europa como España, Lituania y Rumania.

De igual forman tanto en Sudáfrica como en Australia, países que en su momento fueron colonia inglesa podemos encontrar al Staffordshire Bull Terrier, teniendo gran presencia en diversos concursos para perros.

El amigo ideal para los niños

Esta raza tiene un temperamento intrépido, bastante audaz y muy confiable, es leal y muy inteligente además de muy cariñoso si desde muy pequeño se le adapta a la compañía de otras personas.

staffordshire-bull-terrier

Teniendo en cuenta la historia, el Staffordshire Bull Terrier ha sido conocido como una “niñera” para los pequeños de la casa. Esto se debe a que suelen ser tolerantes a la enorme energía que estos tienen, disfrutando absolutamente de su compañía.

Así mismo, es una raza muy divertida y amigable que adora correr, perseguir cosas y llevarlas a su amo para repetir este ciclo una y otra vez.

No obstante, al igual que con cualquier otra raza debemos enseñar a nuestros hijos a darle un trato cariñoso y respetar el espacio del perro. Con el adiestramiento correcto y la enseñanza más efectiva tanto para él como para la familia, tendrás garantizado un amigo fiel y leal.

Historia del Staffordshire Bull Terrier

El Staffordshire Bull Terrier es una raza empleada desde sus orígenes y durante mucho tiempo como acompañantes y perros de pelea debido a su musculatura y potencia física.

El inicio de este imponente can se da en el Reino Unido en torno al año 1800 donde eran populares las peleas entre bulldogs y toros u osos. Los bulldogs eran entrenados para crecer fuertes y lograr enfrentar a sus oponentes.

A pesar de su fortaleza y fuerza para afrontar cada enfrentamiento, requería de otras características que le permitiesen tener un mayor grado de éxito en cada uno. Los aficionados y quienes apostaban en peleas entendían la necesidad de un equilibrio físico y psicológico que realmente diera resultado. Es por ello que un cruce entre el Bull y los Terriers fue la opción perfecta.

La idea era cruzar al bulldog con alguna raza más pequeña, activa y con buen nivel de agilidad. Por esta razón la opción elegida fue un Terrier de caza, el cual era utilizado con diversos animales y cumplía con todas las características necesarias pues sin duda era un perro ágil y ligero.

El Bull utilizado para tal fin a mediados del siglo 19 no era del todo similar al que conocemos hoy día, ya que poseía las primeras características previas a todos los cruces. Los Terrier utilizados por su parte, fueron el White English Terrier y el Black and Tan Terrier.

Es a partir de esta combinación cuando nace el Staffordshire Bull Terrier, superando todas las expectativas de los criadores.

Para 1932 el equipo conformado por Joseph Dunn y Joseph Mallen decidió darle un nuevo uso a esta raza al tratar de alejarla de aquella reputación que la caracterizaba: ser una máquina de pelea. Su principal meta fue convertir al Staffordshire Bull Terrier en un perro que pudiera ser exhibido en exposiciones con un comportamiento más amigable.

Desde su creación hasta el mes de Mayo de 1935 era conocido como Bull and Terrier en algunos lugares, mientras que en otros era llamado Pit Dog hasta que se decide darle el nombre que actualmente tiene.

Posterior a dicha fecha se convoca a una reunión en el Cross Guns Hotel con el fin de dar inicio al club oficial de la raza. Fueron muchos los criadores citados, entre ellos Alf Garrett, quien durante muchos años se dedicó junto a su familia al cuidado de los Staffords.

La propuesta inicial fue llamar a esta nueva organización como “The Original Staffordshire Bull Terrier”, lamentablemente el nombre fue rechazado por el Kennel Club, dando paso finalmente a “The Staffordshire Bull Terrier Club”

El primer ejemplar aceptado oficialmente fue “Jim The Dandy”, bajo la responsabilidad de Jack Barnard. Gracias a las cualidades de este perro se logran redactar y desarrollar los primeros estándares de la raza en manos de uno de los criadores más populares del momento, J. Dunn. Cada una de ellas fue aceptada por los directivos y socios del Kennel Club.

Este fue el paso inicial para los venideros éxitos de la raza. Su participación en diferentes actividades no se hizo esperar y en junio de 1935, logran incursionar en una exposición de la Sociedad Agraria de Hertfordshire.

Cross Guns Johnson y Gentleman Jim son los primeros ganadores en representación de esta raza en competencias oficiales. Cross gana su categoría en la Exposición Canina Crufts y Gentleman logro ser el primero en coronarse en el Kennel Club durante la Exposición Nacional de Birmingham, con un doble campeonato.

Todos los éxitos obtenidos por el Staffordshire Bull Terrier se vieron afectados en determinado momento por algunos de sus fundadores. Los pioneros de esta raza ubicados en la “Región Negra” no veían con buenos ojos su inclusión en exposiciones ya que según sus consideraciones, esto afectaría considerablemente su real temperamento y cada una de sus verdaderas funciones.

Pese a todos los problemas históricos, el Staffordshire no dejó de ganar popularidad y seguir siendo expandido hacia otras fronteras.

Llegada a Estados Unidos

La llegada de trabajadores británicos a territorio estadounidense durante 1860 y 1870 fue la base para que el Staffordshire Bull Terrier se expandiera al continente. Sus dueños y criadores continuaron con su desarrollo pero esta vez mediante el cruce con diversos ejemplares Terrier.
El resultado de estas nuevas combinaciones fue conocido como Yankee Terriers o el popular American Bull Terrier, quienes eran realmente apreciados por los norteamericanos por su respeto a la familia.

En ese momento también se utilizaban en peleas todos estos nuevos ejemplares y años después, se funda el United Kennel Club para su registro. De igual forma se registran algunas situaciones en las que el American Kennel Club decide rechazar la llegada del Staffordshire a esta parte del mundo, no obstante, termina por reconocerlos en 1936 bajo el nombre de Staffordshire Terrier.

En definitiva la raza pasó por un largo proceso de desarrollo y cruces para ser lo que es hoy en día.