Saltar al contenido
PerrosGatosOnline.com

Shar Pei

shar-pei
Shar Pei
5 (100%) 13 votes

Shar Pei: Tu nueva mascota

El Shar Pei es un perro brillante, inteligente, cariñoso y la mejor compañía para todos los miembros de la familia.
Cuando queremos comprar o adoptar una mascota buscamos en ella un rostro que nos atrape, un ser inteligente y sobre todo un amigo leal. Entre todas las razas que habitan alrededor de todo el mundo existe una que puede cumplir con todos estos requisitos: El Shar Pei.

Esta adorable raza con su extraña pero exótica mezcla es una de las que más ternura despierta en los seres humanos a primera vista.
Y es que no solo se trata de una mascota perfecta para el entorno familiar pues además es un perro totalmente independiente y que no necesita de un nivel elevado de atención, como suele suceder con otras razas de perros.

La raza sharpei es una raza de perro mediano, corpulento, de apariencia compacta. Su peso promedio es de 18 a 30 kilogramos, siendo los machos generalmente más robustos y pesados que las hembras. Por su parte, su altura media va de 45 a 55 centímetros aproximadamente. Particularmente, cuenta con una característica física que lo diferencia de otras razas: las arrugas.

Éstas se extienden en gran parte de su piel, específicamente en la cabeza y cuello. Sin embargo, también las poseen en el resto de su cuerpo. Cuenta con orejas pequeñas y el color de sus ojos es por lo general oscuro. En diferentes partes del mundo podemos encontrar esta raza en gran variedad de colores.

La raza shar-pei es originaria de Asia, específicamente en el mar del Sur de China. Sus ancestros conocidos son el mastín tibetano y el popular chow chow. En este sentido, el Shar Pei puede ser encontrado en gran parte de este continente, como una mascota fiel.

No obstante, con el paso de los años, su hábitat se extendió al continente americano, en donde actualmente podemos localizarlo en países como Estados Unidos, México, entre otros. En America del Sur, específicamente, también podemos encontrar ciertos ejemplares de esta raza.

shar-pei

Gracias a la diversidad cultural en la que podemos encontrar al Shar Pei, existe una variedad de tipos de la raza, como por ejemplo el chino, el cual no es otro que el Shar Pei original, el americano, un cruce de criadores nativos de este país con otras razas, el pelo de caballo, pelo de cepillo, pelo de oso y el mini-pei quien no se encuentra reconocido oficialmente.

El promedio de vida de un Shar Pei es de 8 a 12 años. Sin embargo, existen casos confirmados de mascotas que han durado incluso unos 15 años. Al igual que con toda raza de perro, para que este pueda disfrutar de un desarrollo óptimo que contribuya con su tiempo de vida, es fundamental brindarles los cuidados necesarios durante su etapa de cachorro y aún más en edad adulta.

Expertos caninos aseguran que esta raza de perro en específico puede pasar por algunos problemas digestivos y óseos. Es principalmente por este motivo que es recomendable mantenerlo en chequeos médicos periódicos para que su esperanza de vida se mantenga dentro de los niveles o promedios estimados.

Si tienes un Shar-Pei en casa es importante que sepas que éste no tolera al 100% las altas temperaturas. Por el contrario son mascotas que prefieren los bajos niveles de estas.

En este sentido, exponerlos al sol durante mucho tiempo es un error que puede traer consecuencias negativas.
A pesar de disfrutar en mayor medida el frío, los Shar Pei se desenvuelven mejor dentro del hogar, por lo que no es recomendable que vivan al aire libre. En resumen, los fenómenos climáticos en niveles extremos no son los más adecuados para ellos.

Siempre hay que tenerlos vigilados en climas muy calurosos, porque son perros bastante propensos a la deshidratación. El Shar Pei no requiere de un espacio amplio ni ejercicio muy excesivo, adaptándose bien tanto a casas con patios grandes así como a la vida en interiores.

Tener un Shar Pei en casa es una de las cosas más hermosas que te pueden pasar. Su cariño, fidelidad y protección sin duda aportan felicidad y grandes momentos para toda la familia. Al igual que cualquier otra raza, debes ser responsable y brindarle los cuidados más adecuados para su desarrollo.

Si bien esta raza de perro es muy independiente, debes tener paciencia y dedicarle el tiempo adecuado a su educación y adiestramiento, no solo para enseñarle a desenvolverse de manera adecuado en su entorno sino para que aprenda a sentirse confiado y pueda cumplir con su labor de mascota del hogar.

shar-pei

Historia del Shar Pei

Durante mucho tiempo la información sobre los inicios de esta raza ha sido mínima. Existen ciertos indicios que establecen que la documentación sobre diversas razas caninas en China para la época de la antigüedad, fue destruida.

Los habitantes de este país asiático se han interesado a lo largo del tiempo por la cría de perros, ya sea para compañía o en actividades de caza. La historia del Shar Pei se relaciona con la Dinastía Han, específicamente durante los años 206 – 220 antes de Cristo a través de perros retratados en estatuas con el único fin de realzar su importancia.

Las figuras representadas por perros con cuerpos cuadrados y patas cortas, tenían cierta relación con el Shar Pei que hoy conocemos, de ahí las características directas con las que se vinculan.

Tanto el Chow Chow como el Dogo del Tíbet guardan un nexo sanguíneo con esta raza, considerándose parte de sus antepasados. A lo largo de la Dinastía Han el imperio romano logró abrir rutas comerciales por toda Asia, lo que dio lugar a la llegada de diversas razas existentes en el imperio, a China. El Gran Pirineo también es considerado una raza que guarda relación con el origen del Shar Pei ya que posee alguno de sus rasgos como los dedos dobles.

En sus inicios se destacó como un perro adorado y retratado en muchas imágenes, las cuales fueron encontradas en excavaciones arqueológicas de la época. Fue utilizado además en la caza de animales como jabalíes y en el pastoreo y resguardo de rebaños.

Con el pasar de los años esta raza se caracterizó por ser fiel y comprometida con sus dueños, pero también de una forma u otra pasó por diferentes transformaciones. La nobleza China utilizó al Shar Pei en peleas por sus cualidades físicas: fuerza, coraje, osadía y su piel gruesa.
A pesar de ello, esta práctica fue desapareciendo con la llegada de la revolución comunista. En este momento la raza desaparece casi por completo debido a la situación política por la que atravesó el país.

shar-pei

Los ejemplares del Shar Pei que lograron sobrevivir en China se vieron afectados drásticamente al punto de descender a un nivel alarmante. Para la década de los 60 es cuando Matgo Law, un criador y amante de esta raza centra sus esfuerzos en salvarla y lograr un aumento significativo del número de ejemplares existentes. Es con la ayuda de la revista americana “Dogs”, como Law da inicio a un largo proceso de recuperación.
Gracias a una publicación realizada por esta revista, se logra conmover a diferentes personas en todo el territorio estadounidense y obtener un apoyo sin precedentes para enviar un número de ejemplares de la rasa a los Estados Unidos y así, poder comenzar una campaña en todos los medios de comunicación del momento.

Programa de crianza

La noticia de la llegada de esta raza milenaria a Norteamérica permitió una evolución y avance rápido de su especie. Durante el año 1974 se logra inaugurar el Club Americano del Shar Pei Chino, lugar en el que se le da la importancia que merece así como cuidados y estudios para aumentar considerablemente el número de ejemplares.

Para el año 1980 la fama de este pequeño can sigue en aumento, incluso logrando obtener un reconocimiento mundial al entrar en la historia del Libro Guinness, premio que obtiene por ser el perro más raro y costoso en todo el mundo.

Oficialmente es reconocida como una raza pedigrí y establecidas todas sus características físicas en 1992. Este reconocimiento es realizado por el American Kennel Club, lo que les permite a partir de ese momento participar en diferentes competencias caninas, ganando gran parte de ellas.
Con el paso de los años ha tomado gran popularidad en exposiciones y campeonatos en los que participan en sus diferentes versiones. El Shar Pei Chino y el Shar Pei Americano son dos razas cuya principal diferencia en la cantidad de pelaje y su peso. Ambas especies son reconocidas legalmente por la Federación Canina Internacional.

Además de ser enviado a Estados Unidos, el Shar Pei fue importado a Inglaterra, donde es registrado por el Kennel Club de ese país para el año 1982. En un principio fueron 14 los especímenes conocidos, sin embargo, la enorme popularidad e interés que despertó en expertos del área, permitió obtener nuevos ejemplares.

Cuatro años más tarde finalmente se establece el Club de Shar Pei en Gran Bretaña, dándose así la mayor importancia posible a su crianza.
En la actualidad esta raza va en constante crecimiento y tomando mayor relevancia en hogares y competiciones oficiales. Su “rareza” es ahora parte del pasado y el peligro de extinción es menos latente. Podemos disfrutar de su belleza y gran corazón, brindándole siempre los cuidados más adecuados.

shar-pei

Características Principales

El shar pei es un perro que no es tan conocido por su carácter, sino por su peculiaridad física, parece una toalla doblada o tirada en el suelo. Esta peculiar comparación se debe a la cantidad de arrugas que posee su piel, semejantes a la forma que adquiere una toalla al caer al suelo y doblarse. El shar pei es un perro robusto sumamente encantador para algunos, mientras que para otros, debido a su apariencia, no es muy bonito que digamos.

El shar pei es un perro robusto, de apariencia pesada y tosca, con una cabeza grande y hocico peculiar. Este perro tiene una buena fuerza, su cuerpo tiene una forma compacta y cuadrada. El estándar del F.C.I establece que en el caso de los machos la altura debe estar entre los 46 y 51 cm mientras que las hembras deberán tener una altura promedio de 44 y 48 cm. El shar pei comparte una característica que se creía única en el chow chow, una lengua azulada. El paladar y las encías también tienen un tono azulado que va menguando mientras más crema sea el color del pelaje.

El pelaje del shar pei puede ser de una amplia variedad de colores, sin embargo, solo se aceptan, como parte de la raza oficial, los shar pei con pelaje de un color sólido, es decir, no se aceptan combinaciones de colores ni demasiadas manchas o motas, de hecho, se quiere según el estándar que no tenga ningún tipo de manchas. En ocasiones aparecen combinaciones curiosas como el negro con rojo fuego pero no son reconocidos por la F.C.I.

La piel del shar pei es su principal distintivo, y es que no existe otro perro igual en el mundo. Ningún perro tiene tantos pliegues en su piel, de hecho, se cree que shar pei significa “perro con capas de arena”, algo que hace alusión a las dunas y como las capas de arena las cubren. El pelaje que recubre esta magnífica piel es corto, áspero, duro y resistente, no suele caerse con facilidad.

Existe otro tipo de pelaje de shar pei que es aún más corto que el normal, lo malo con este es que puede llegar a irritar la piel de las personas que interactúen con él, por ello se recomienda discreción al adquirir un shar pei con esta característica y primero comprobar si eres alérgico o no a este tipo de pelo corto

El pelaje del shar pei no posee una capa interior de pelaje, solo posee una y es la visible. Se acorta en las extremidades. Si el pelaje pasa los 2,5 cm de longitud sería una razón de descalificación para el estándar de la raza.

El F.C.I no menciona los tipos de pelaje que son incluidos dentro del estándar para un perro de tipo shar pei, sin embargo, un estudio en la región de Hong Kong determinó que existen al menos unos 10 tipos de pelajes que pueden presentarse en un shar pei.

El estándar de la raza tiene una descripción un tanto extraña sobre el tipo de pelaje ideal del shar pei, y es que dice que el pelaje debe ser “áspero para que sea demasiado incomodo tomarlo por la boca”, lo cual querría decir que el pelaje puede resultar muy áspero al ser cargado, en especial en la región del hocico.

Otro tipo de pelaje no oficial pero no descalificativo es el shar pei con capas de cepillo, el cual posee un pelaje más largo de lo normal. En contadas ocasiones también se puede ver shar peis con pelaje con “capas de oso”, el cual es más largo aún, pero se encuentra dentro de los 2,5 cm reglamentarios que estipula la F.C.I, aunque existe actualmente una controversia sobre si aceptarlos o no dentro de este estándar.

La cola del shar pei se encuentra situada de manera bastante alta, no se debe amputar nunca ya que podría desencadenar problemas de salud en la zona y además sería un descalificante para la raza. Si no posee cola de nacimiento el perro será descalificado de inmediato como shar pei de raza pura.

La cola es redondeada en su base y va disminuyendo su grosos a medida que se acerca a su punta. No existe una posición fija en que deba ser llevada, algunos ejemplares la llevan levantada, otros encorvada, algunos como tirabuzón y otros curvada hasta la espalda o hacía abajo, a cualquier lado de esta.

shar-pei

El peso normal de un shar pei es de entre 18 y 21 kg, las hembras pesan menos que los machos. Su clasificación lo hace entrar dentro de los perros dogo molosoides.

Comportamiento del Shar Pei con otros perros

El shar pei es un perro que hace mucho tiempo era usado para peleas de perros por dueños de granjas, por lo que está acostumbrado a una socialización constante con otros animales y perros, por lo tanto, no se trata de un perro agresivo por naturaleza.

En la antigua China era usado también, luego de estos tiempos barbáricos, como perro de guardia, aprovechan su aspecto temible y serio y su experiencia como perro de peleas, sin embargo, el shar pei nunca decidía atacar a la primera si veía a un intruso, sus advertencias se quedaban en constantes gruñidos, tal como pasa cuando ve a otras mascotas, especialmente de su mismo sexo, que se pasean por su territorio.

No se trata de un perro excesivamente dominante, aunque si cuidará su territorio cuando necesite ser cuidado y le dejará bien en claro al invasor, sea animal o no, que no puede cruzar los límites del terreno que guarda.

Si alguno de los miembros de la familia está en peligro, incluyendo a otras mascotas, el shar pei no dudará un instante en lanzarse al ataque para intentar salvarlo y ahuyentar al invasor, está en sus genes gracias a su entrenamiento en el antiguo imperio chino.

Shar-Pei

Se recomienda no colocarlo frente a perros dominantes si está en su territorio, tiene muy poca paciencia con los intrusos y la tendrá aún menos si siente que son una verdadera amenaza para él o su manada. También se recomienda avisar antes de entrar al amo del shar pei, para que el perro no tome la entrada del extraño a su territorio como una invasión del espacio del hogar.

Es convenientes ir moldeando el carácter de este perro desde muy cachorro, ya que aun siendo cachorros son bastante ariscos con el entrenamiento, y de adulto, aún más. Pero esto no quiere decir que no sean perros inteligentes, porque lo son, es solo que presentan un grado de aprendizaje más lento que los demás perros, pero con constancia y dedicación se pueden alcanzar excelentes resultados.

Las familias usualmente buscan perros que no representen mucho problema a la hora de tratarlos, esta esta es una descripción exacta del shar pei. No es un perro que busque problemas con las demás mascotas ya que tanto el macho como la hembra de esta raza son perros tranquilos, que prefieren quedarse viendo las actividades de las demás mascotas e integrarse de vez en cuando para juguetear un rato y gastar la energía que han venido acumulando en el día.

Sin embargo, para lograr que el shar pei tenga este comportamiento siempre, deberás tener en cuenta que necesita una excelente socialización y adiestramiento cuando aún está cachorro. Muchas personas no están dispuestas a adiestrar a su perro ya que consideran que puede estar bien si se junta con otros perros u otras mascotas, pero debes saber que no es así y que el entrenamiento de un perro es tan importante como la educación de un niño para su futuro.

Enséñale que no debe ser agresivo con otros perros ni con otras mascotas como gatos o aves y él (lento pero seguro) entenderá que su comportamiento debe ser amistoso hacía ellas, e incluso protector.

Shar-Pei

El shar pei no se las ve muy bien al obedecer a otras personas que no sean su dueño. Es un perro muy apegado a él y hará todo lo que este le diga, aprovecha eso y junta a tu pequeño shar pei con otros perros que ya estén bien socializados y entrenados para que estos le enseñen las normas de convivencia de la manada.

Aprovecha el tiempo que el shar pei cachorro esté con su madre para que así pueda compartir con ella y sus hermanos, entendiendo que la agresividad o dominancia no será tolerada por los demás y le puede traer problemas innecesarios. Esto no le costará mucho entenderlo ya que hablamos de un perro pacifico de por sí, pero no está de más con ningún perro.

Un shar pei cachorros es bastante juguetón. Una de las características al juguetear son sus característicos zarpazos, parecidos a los de los gatos, que usa para jugar a las peleas con sus hermanos y otros perros.

Cuidados necesarios

El shar pei es un perro por lo general sano, pero si descuidas su higiene puede contraer diferentes enfermedades, especialmente en su piel, por ello es necesario que tenga un amo que se preocupe siempre por su cuidado y limpieza, para evitar cualquier tipo de complicaciones relacionadas con la mala higiene. Su piel se divide en múltiples capas que hace recordar a una toalla doblada, aunque esto es muy bonito también requiere muchos cuidados adicionales para evitar que los pliegues de piel lleguen a infectarse por el roce constante y acumulación de suciedad en ellos.

¿Cómo cepillar el pelaje de un shar pei?

Para cepillar el pelaje debes tener paciencia ya que puede ser difícil cepillarlo debido a sus pliegues, pero es algo necesario para quitar pelaje muerto, pequeños arácnidos como las garrapatas y pulgas y evitar alergias debido a estos agentes. Lo recomendable es cepillar el pelaje del shar pei una vez por semana, aunque cuando está mudando esta práctica es necesaria al menos unas tres veces a la semana.

¿Cada cuánto bañar a un shar pei?

El baño del shar pei debe realizarse cuando el perro lo necesite. No hay un tiempo en específico para bañar al shar pei, solo cuando esté muy sucio o huela mal. No debe bañarse con mucha frecuencia (cada dos semanas por ejemplo) ya que podría desarrollar alergias en su piel. El shar pei, como una gran variedad de perros, tiene una capa de grasa natural que protege su piel de la suciedad y los arácnidos como garrapatas y pulgas, esta tiene como función el evitar las alergias y aparición desproporcionada de pequeños insectos como las garrapatas y las pulgas.

Incluso algunos dueños solo bañan a sus shar pei unas dos veces al año, pero constantemente los mantienen limpios con toallas húmedas desechables de bebés, con estas van limpiando los pliegues de sus “mascotas toalla”, arrastrando la suciedad que pueda existir entre ellas y manteniéndolo completamente limpio sin necesidad de humedecerlo en exceso.

Las toallas pueden servir perfectamente para limpiar el contorno de sus ojos, el lagrimal, el hocico, las orejas y su zona íntima.

Cuando lo bañes siempre procura que el clima sea soleado y seco, que le permita secarse rápidamente para que así no quede humedad en sus pliegues lo cual luego pueda ocasionar irritación en la piel.

Si el shar pei se tumba en la arena y comienza a revolcarse en ella tendrás que sacudirlo o limpiar las partículas de arena que hayan quedado entre sus pliegues de piel ya que esto también puede ser un agente irritante.

También es necesario revisar las uñas de los perros de esta raza y recortárselas o limárselas cuando las tenga muy largas, lo cual ocurre cada dos meses a partir del día en que te encargas de cuidárselas.

Enfermedades que pueden afectar al shar pei

A pesar de que la mayoría de los shar pei son perros sanos, las características físicas del mismo pueden jugarle una mala pasada enfermando de diferentes maneras a varios ejemplares de esta raza. Afortunadamente un buen criador de shar peis se dará cuenta de que algo no anda bien y comenzará el tratamiento veterinario de inmediato para resguardar la vida e integridad del animal. Estas son algunas de las afecciones que puede sufrir un shar pei:

Corvejón hinchado

Esta afección requiere atención especial si se presenta en perros de esta raza. Se le conoce comúnmente como la “fiebre del shar pei” y hace que el perro tenga problemas o incapacidad completa para procesar la proteína amiloidea, la cual se va reproduciendo sin control, destruyendo los riñones e hígado gradualmente, haciendo que el cachorro shar pei muera al poco tiempo de haber nacido.

Esta enfermedad solo aparece cuando dos shar pei con la enfermedad se cruzan, un shar pei puede ser portador y no tener síntomas aparentes.

Los síntomas principales son poco apetito, lentitud, fiebre y escalofríos, también puede presentarse hinchazón en el hocico. El dolor producto de esta enfermedad se presenta en la barriga y hace que el cachorro camine arqueado.

Para aliviar las molestias y darle una vida aceptable a un shar pei cachorro con esta enfermedad es conveniente darle una dieta con pocas proteínas (16 – 20%) y té de flor de azufre, la cual puede aliviar los dolores. Las comidas con una cantidad moderada de perejil pueden evitar que los riñones se destruyan rápidamente.

Problemas en la piel del shar pei

El shar pei es uno de los perros que tiene más posibilidades de sufrir enfermedades en la piel. Esto se debe a los múltiples pliegues que posee en ella y a las grandes posibilidades de que partículas de suciedad o de agua se mantengan en estos y causen irritación o roturas leves, causando una gran molestia al shar pei.

Para cuidar a los perros de esta raza de la humedad se les puede aplicar talco medicinal, el cual ayudará a secar la humedad entre los pliegues de piel, pero como medida de cuidado excepcional conviene que lo mantengas alejado de las zonas con humedad o líquidos.

Cómo entrenar o adiestrar un Shar Pei

shar-pei

El shar pei o “perro toalla” como se le conoce popularmente en algunas regiones es un pero que tiene una personalidad bastante amigable, pero sin un entrenamiento de obediencia puede llegar a ser un perro realmente testarudo e independiente. Afortunadamente este perro cuenta con una gran inteligencia que lo hará aprender rápidamente todo lo que necesita saber de tu parte para ser un perro obediente y pueda mantener una excelente convivencia con otros perros y otras personas a parte de ti.

Gracias a la lealtad con la que cuentan los perros shar pei se vuelven unos muy inteligentes alumnos a la hora del adiestramiento, pero no todo es culpa del perro a la hora de entrenarlo, una gran parte de la responsabilidad del éxito del entrenamiento la tiene el dueño que lo lleva a cabo. Ahora que conoces los aspectos positivos y negativos de la raza el entrenarlo será mucho más fácil ya que cuando no quiera seguir siendo entrenado te darás cuenta que no es debido a que sea un perro desobediente, sino que es producto de su instinto de independencia y testarudez, pero que siendo constante puedes hacer que obedezca si insistes en educarlo.

Antes de comenzar el entrenamiento debes saber que debes contar con unas cuantas galletitas, bocadillos y un buen humor para llevar a cabo el entrenamiento. Se ha demostrado que aquellos perros que reciben un entrenamiento con una buena disposición de parte de su amo y son adiestrados con entrenamiento en positivo responden mucho mejor al adiestramiento y son menos propensos a aburrirse mientras son entrenados o a ser tercos al momento de acatar las órdenes.

Los primeros entrenamientos deben llevarse a cabo cuando todavía es un cachorro, en esta etapa le enseñarás cosas importantes como a no orinar dentro de casa. Si orina dentro de casa deberás decirle con un tono de voz firme y fuerte la palabra “no” para luego sacarlo al jardín. Luego de varios intentos el shar pei entenderá que no es conveniente orinar dentro de casa. Cuando lo veas orinando fuera de casa llega hasta él inmediatamente termine y dale una galleta para perros o una felicitación verbal mientras acaricias su barbilla.

Quizás la próxima vez que quiera orinar (si vive dentro de casa) y no tenga acceso al jardín toque con su pata la puerta esperando que lo saques.

A la hora de enseñarle un truco en específico, como orinar en un lugar en específico, no le debes exigir mucho. Con esto nos referimos a que largas sesiones de entrenamiento con múltiples repeticiones matarán las ganas de tu shar pei de obedecer, sacando a relucir su parte terca e independiente. Es mejor repartir las sesiones de entrenamiento en tres fases, es decir, tres veces al día y que cada una no supere los 7 minutos o 20 repeticiones.

Durante el entrenamiento no debes tardar mucho entre dar los comandos y esperar que el shar pei reaccione de acuerdo a él. Es un perro que no presta mucha atención ya que lo caracteriza lo distraído que puede ser, por ello debes insistir mientras dure el entrenamiento para que realice los comandos adecuadamente, sin gritos ni maltratos.

Otro truco que puede funcionar muy bien es ir con tu perro a un lugar en donde no haya mucha actividad externa, es decir, que no existan agentes que puedan distraerlo como personas caminando cerca del hogar, pájaros, otros perros o niños. Con esto se concentrará mejor en lo que le estás enseñando.

Si bien es cierto que presenta un ritmo de aprendizaje lento debido a su testarudez, insistiendo se pueden lograr buenos resultados.

Es conveniente, para quitarle un poco lo testarudo que puede llegar a ser, el juntarlo con otros perros desde que es un cachorro. Esto puede ser un trabajo fácil si se deja con su madre y hermanos, que se encargarán de socializarlo y hacerle saber que él no es el único perro en el mundo y que pueden existir otros líderes.

Los shar pei cuando son cachorros tienden a defecar y orinar muy seguido, por eso durante esta etapa es de vital importancia enseñarles que ese tipo de cosas debe hacerlas en un área determinada del hogar, en la calle siempre y cuando sea un lugar determinado o en el jardín, también en un lugar en específico. Aprenderá rápidamente a dónde acudir a hacer sus necesidades ya que desde muy temprano se le repetirá muchas veces que no debe hacerlo en cualquier parte, sino en donde se le enseñe.

¿Cómo hacer que un shar pei no muerda los muebles?

Los shar pei cuando se aburren o se encuentran estresados pueden comenzar a divertirse mordiendo cosas que no deben morder, en especial cuando son cachorros. Por ello debes enseñarle que esas cosas no puede tomarlas como juguete, tal como le enseñaste que no debe hacer pipí en cualquier lugar, diciéndole “no”, pero esta vez dándole un juguete u objeto que si pueda morder.

Con esto tendrás un shar pei que no dará problemas, si quieres enseñarle más trucos se te facilitará en gran manera puesto que tendrá unas bases sólidas de adiestramiento canino.

Comportamiento del Shar Pei con los Humanos

El shar pei es un perro que tiene múltiples maneras de comportarse según el entorno en que se encuentre viviendo. Puede ser un perro muy activo y alerta, pero también resalta en él un comportamiento tranquilo, con un toque de independencia y testarudez. A pesar de ser un poco independiente le encanta vivir con las personas que conforman su hogar, a las cuales inmediatamente las considera como parte de su manada y les brinda su protección.

El shar pei a pesar de su gusto por la independencia no se trata de un perro al cual le guste estar solo en el jardín trasero todo el día, es un perro al que le encanta estar en contacto en casi todo momento con sus dueños, aunque no sea directamente, le encantará estar allí para ver las acciones de los humanos que conforman su familia, aunque no pueda entender la mayoría de estas.

Estar tumbado junto a la puerta de entrada será una de sus actividades favoritas, esperando a su amo para que lo lleve a pasear, ya que es un perro bastante apegado a él y que le gustan las aventuras en donde pueda explorar nuevos entornos.

En cambio, con los extraños no será para nada cordial ya que no le gusta que se acerquen al territorio que está protegiendo, pudiendo ser hostil con estos y advertirle a su amo con múltiples ladridos la presencia de los extraños en “su” puerta.

Cuando detecta a un intruso y sus dueños no están en plan de recibirlo inmediatamente correrá hasta donde se encuentra su dueño o algún miembro de la familia y amenazará al intruso con un poderoso gruñido. Aunque pueda tomar una posición tan amenazante, en la mayoría de los casos el shar pei solo gruñe al intruso si este no realiza acciones ofensivas contra él o contra su familia.

El shar pei aunque tiene un carácter independiente y terco no se trata de un perro que muestre agresividad comúnmente, es un perro muy calmado y amigable con las personas que conoce y bastante reservado con las que no. Para evitar inconvenientes con otras personas extrañas para él, como con miembros de la familia que no conoce o trata comúnmente es necesaria la socialización del cachorro junto a sus hermanos y padres, para que entre todos puedan enseñarle las reglas de convivencia en una manada.

El shar pei es un perro que puede ser tanto una buena mascota como un excelente perro guardián, esto se debe a la necesidad que tiene de no permitir que nadie extraño pise su territorio. Esta capacidad de guarda se maximiza cuando tiene una buena relación con su entorno, si es tratado con amor y respeto por parte de su “manada”, entonces hará lo que sea con tal de salvarlos de un peligro, lo cual incluye también a otras mascotas del hogar.

¿Por qué el shar pei es un perro tan agresivo con extraños?

Durante muchos años fue usado en la antigua China como perro de peleas. Esta desafortunada historia para la raza lo hizo un perro desconfiado con los extraños, por lo que siempre estará dispuesto a pelear si su vida o la de su familia dependen de ello. Este comportamiento puede ser ablandado con una correcta socialización y supresión de los comportamientos agresivos con otras mascotas o humanos mediante adiestramiento en positivo.

En la antigüedad algunas personas también lo usaban para cazar pequeños animales. Por ello esta es otra tendencia que se debe mantener bastante bien controlada en el caso de que tengas mascotas pequeñas como aves, hámster o gatos, su instinto de caza puede aparecer y tratar a las demás mascotas como presas e incluso lastimarlas. Esto se puede tratar con socialización desde una edad temprana y corrección inmediata en el caso de que veas que tiene comportamientos agresivos con las demás mascotas.

Puede que incluso un shar pei con poco entrenamiento y nula socialización espere a estar solo con su presa para atacarla, es un perro dotado de muy buena inteligencia y puede que sepa que se lo impedirás si estás presente.

Dejando de lado sus desventajas, el shar pei es un perro muy noble que sin duda te dará muy buenos momentos como mascota. Las horas y horas de diversión que puede darte cuando es cachorro son casi infinitas y cuando es un perro adulto seguirá siendo una buena mascota y un excelente protector del hogar. Es un perro que disfrutará de jugar con su amo durante toda su vida y en ocasiones podrás notar como se queda pensando antes de escoger alguna opción que le des como parte de un juego.

Entorno ideal del Shar-Pei

Para saber cuál es el entorno perfecto del shar pei se debe hacer una pequeña mirada a su pasado, para así comprender mejor a lo que ya se encuentran acostumbrados en cuanto al entorno y ofrecerles algo parecido para que se sientan cómodos como en casa.

El shar pei era un perro de peleas. Como perro de peleas era bastante útil ya que sus característicos pliegues de piel actuaban como protección ante las mordidas de otros perros y animales salvajes; esta les daba la posibilidad de soltarse de la mordedura de estos y de moverse con gran libertad buscando la manera perfecta para atacar a su contrincante.

El shar pei podía salir con pequeños rasguños en la piel, pero nunca nada grave que pusiera en riesgo su vida. Lo triste es que muchas veces no era usado para cazar, sino para un entretenimiento muy primitivo y rudimentario como eran las peleas de perros entre granjeros, únicamente con el fin de entretener a estos.

Aunque era un perro bueno para protegerse en las peleas, pocas veces fue usado como perro de caza cobrador, ya que tiene la manía de sacudir las cosas que muerde, lo cual es un punto en contra en los perros de caza, ya que su misión es traer a la presa intacta hasta el cazador.

Teniendo este pasado en cuenta sabrás que se trata de un perro vigoroso y potente, es decir, no puede vivir cómodamente en espacios cerrados sin posibilidad de salir diariamente a tomar el sol. Era un perro de granjeros, por lo que también tenía la responsabilidad de vigilar los terrenos de la granja, por lo que sin ser un pero ovejero, necesita un buen espacio para vivir, como a los que se encuentra acostumbrado.

Esto no quiere decir que el entorno perfecto para un shar pei no pueda ser un apartamento o el interior de una casa sin jardín o con un jardín pequeño, toda vivienda puede ser adaptada para un perro, pero será necesario que adquieras un sentido de responsabilidad con esto, ya que tu perro te exigirá salir para hacer sus necesidades y quemar la energía que se encuentra atrapada dentro de él producto de no realizar otra actividad más que estar acostado o deambulando de aquí hasta allá todo el día dentro de casa. Trata a tu perro como tratarías a un niño pequeño en asuntos de recreación, sácalo a pasear para que conozca nuevos entornos y se distraiga al menos una hora al día.

Si vive dentro de casa deberá tener un espacio que pueda sentir “solo de él”, que pueda sentir intimidad y libertad de retirarse hacía él cuando no se sienta cómodo con las visitas, por ejemplo.

En este lugar deberá estar su cojín para dormir, y no demasiado lejos, su plato de comida y agua, para tener un fácil acceso a ellos. Si tienes un jardín pequeño puedes colocar estos dos accesorios en él, cuidando que no existan agentes externos que puedan ensuciar el contenido de estos.

El shar pei necesita juguetes para poder divertirse si está dentro de casa. Puede ser frustrante para él no tener tierra para poder excavar y liberar un poco de estrés o no tener demasiados olores o cosas que ver, por lo tanto se puede divertir mucho si tiene algún juguete que pueda morder o corretear con él. No es conveniente darle juguetes muy duros, los juguetes con superficies suaves serán perfectos para estimular el crecimiento de los dientes del shar pei cachorro sin desviar el trayecto de estos.

También puedes aprovechar los juguetes para jugar con él dentro de casa. Los típicos juegos de “ve a buscarlo” o esconderle su juguete favorito en alguna parte donde pueda encontrarlo con facilidad son juegos que pueden ser practicados dentro de casa y harán que se dé cuenta que es tomado en cuenta por ti y la familia, mejorando su socialización y comportamiento futuro.

¿Y qué si tienes un gran jardín? ¿Un shar pei se sentirá conforme con un entorno espacioso?
Los shar pei se sentirán muy bien en entornos con mucho espacio siempre y cuando los tomes en cuenta y puedan entrar a casa para solicitarte atención. De nada sirve que tengan un entorno espacioso y por ello sean vistos como mascotas únicamente cuando los alimentas. ¡Interactúa más con él aprovechando los grandes espacios de terreno que tiene tu casa!

Juega con él a las atrapadas, lanza un juguete para que vaya a buscarlo, escóndele bocadillos con un aroma irresistible para él en varios lugares cerca de donde se acuesta o come, juega a las escondidas… Existen muchas actividades con las que puedes aprovechar grandes espacios y hacer sentir muy feliz al shar pei.

Recuerda que si va a vivir en el jardín necesitará una casa para perros en donde pueda meterse cuando llueva, procura también que en donde se acuesta no sea un lugar que sea propenso a estar húmedo.