Saltar al contenido
PerrosGatosOnline.com

Caniche Schnoodle

Schnoodle
Caniche Schnoodle
5 (100%) 14 votes

Schnoodle: Tu nueva mascota

🐾 El Schnoodle es una raza de perro mediano, de temperamento dulce, leal a sus seres queridos, caracterizado por su amplia inteligencia y su capacidad de aprender a leer situaciones rápidamente.

La historia del schnoodle es un poco difusa, ya que es una raza de perro relativamente nueva y es probable que no la hayas visto con tanta frecuencia.
El perro Schnoodle, es lo que se conoce como un perro de diseñador, o híbrido, creado intencionalmente a partir del cruce estratégicamente pensado entre dos razas antiguas, preferiblemente puras.

Es ampliamente reconocido el hecho de que los perros de raza pura tienden a padecer enfermedades congénitas, generalmente las mismas en la misma familia, afectando incluso a aquellos que han sido bien cuidados a lo largo de su vida, por lo que, intentando eliminar estos factores, se ha establecido una práctica relativamente reciente de crear perros combinando ciertas variables, siendo conocidos como perros híbrido o de diseñador, los que además de ser más saludables, muestran una gran belleza física, mejorando en la mayoría de los casos, a alguna de las razas usadas en su creación.

Es por esto que los Schnoodle entran en esta categoría, ya que provienen del cruce entre el Poodle o Caniche, (siendo deseable que éste sea el padre) y el Schnauzer, y aunque se tiene la teoría de que, este cruce se comenzó espontáneamente en Inglaterra, cuando se unían a Poodle con Terrier para crear perros que ayudaran con la caza, no se tiene evidencia que lo asegure, hasta que en 1980 se comienza a dar la aparición del Schnoodle en América, específicamente en Minnesota, siendo su diseñador principal no conocido aún.

Este tipo de camadas tiene la particularidad de mostrar pocos perros con características homogéneas entre ellos, ya que, aunque siendo hermanos con genes equivalentes al 50 y 50 por ciento de cada raza de progenitor, tienden a mostrar diferencias, o a escoger alguno que otro rasgo diferente, sin embargo, en el caso de los Schnoodle, se ha podido establecer un estándar (aceptando ciertas variaciones) separándose únicamente por su tamaño y color.

El Caniche Schnoodle, es un can con formas atléticas, de apariencia deportiva, activo, fuerte, saludable, con un rostro parecido al Schnauzer, pero refinado con los del Poodle, siendo su peso determinado por su tamaño, el cual se discrimina de la siguiente manera:

– Toy o juguete: Miden entre 20 cm a 31 cm a la cruz, y pesan entre 3 a 6 kilos (6 a 13 libras) aproximadamente.
– Pequeño: Miden entre 31 cm a 41 cm a la cruz, y pesan entre 6 a 12 kilos (13 a 26 libras) aproximadamente.
– Mediano: Miden entre 41 cm a 51 cm a la cruz, y pesan entre 12 a 20 kilos (26 a 44 libras) aproximadamente.
– Grande: Miden entre 51 cm a 66 cm a la cruz, y pesan entre 20 a 30 kilos (44 a 66 libras) aproximadamente.

En cualquier caso, el Schnoodle presentará una apariencia saludable, con poca tendencia a padecer fuertes enfermedades, alcanzando una expectativa de vida de unos 16 años aproximadamente.

Schnoodle

Una de las maravillosas cualidades del Schnoodle es su tipo de pelo (que se describirá a detalle a continuación en este artículo) brillante, grueso como alambre, y ondulado, una perfecta combinación entre sus progenitores, pudiendo presentar colores sólidos como el gris, negro, dorado y blanco, heredó del Poodle la condición hipoalergénica, puesto que expulsa poco pelo y no padece de caspa.

Tienen un aspecto adorable, son bastante versátiles, si bien pueden adaptarse a la vida de apartamento pueden también ser felices en una casa campestre, siendo necesario para ellos por su energía uno o dos paseos diarios, donde pueda correr y ejercitarse, aunque no le sorprenda cuando su Schnoodle desee acostarse a un lado, o en los pies, o simplemente estar cerca de su familia humana, pues son muy dichosos al compartir y ser acariciados por sus amos.

Para quien quiere incluir en su familia a un Schnoodle debe saber que la soledad los pone algo irritados, no toleran pasar mucho ni poco tiempo sin compañía, lo que podría tener consecuencias en el orden de su hogar, por otra parte, deben tener una educación temprana que los ayude a socializar con extraños, niños y otras mascotas, ya que tienden por su personalidad activa y vivaz, a perseguir gatos y otros perros cuando no han aprendido a compartir tiempo y espacio con ellos, o con cualquier invitado que le parezca extraño pudiendo llegar a importunar con su tendencia ladradora.

Son enormemente inteligentes, atributos que parecen heredar del padre Poodle y dados a apreciar los deportes caninos como el flyball, algo usual en los Schnauzer, lo que indica que ha tomado lo mejor de ambas razas, con sus pocas excepciones, y aunque pertenecen al grupo de perros que están apenas siendo reconocidos por algunas asociaciones, el Schnoodle parece tener sus admiradores y protectores, obteniendo cada vez más popularidad y aceptación en los hogares.

Historia y Origen del Schnoodle

La historia del schnoodle es muy difusa, ya que no existe evidencia soportada de su cronología, por ser un híbrido se considera como el resultado del cruce entre el Poodle también conocido como caniche y el schnauzer, exponiendo una amplia categorización, debido a los diversos tamaños de sus padres, el Schnoodle muestra también diferentes alturas, debido a todo esto, nos encontramos con un perro mestizo, híbrido o de diseñador como se les denomina en los últimos años.

Es sabido que los perros poseen todos, una base inicial, y es que provienen de los lobos, remontándose a la época de las cavernas, en las que algunos se afiliaron a los humanos modificando sus costumbres y alimentación, lo que generó una diversificación con cambios tan patentes que ya no entraba en la categoría de lobos pasando a ser perros.

Este hecho se presentó en lugares puntuales del mundo, por lo que los perros que se originaron mostraron diferentes características, los cuales, en las épocas de las invasiones y cambios de territorio se fueron mezclando y generando nuevas razas, prácticamente esta es el principal referente histórico de todos los ancestros de las especies que se conocen hoy en día, existiendo muchos otros detalles inmersos en ese relato que aclara muchas dudas con respecto a gran cantidad de ejemplares.

Una vez aclimatadas las razas que llegaron y formadas otras nuevas de manera espontánea, el hombre (entre ellos granjeros, carniceros, cazadores, entre otros) vio la posibilidad de idear perros con características apropiadas para sus actividades diarias, por lo que se establecen otras nuevas, que fueron fijadas y reconocidas luego de muchas prácticas, educación y alimentación que permitieron diseñar inclusos los estándares para ser catalogados con un nombre aceptado.

Como se puede observar, en el mundo hay muchos perros mestizos, que por su antigüedad y estabilidad en sus camadas han sido reconocidos y aceptados por las organizaciones que hoy en día validan la existencia de una especie o no, lo cierto es que son muy pocos los perros que exhiben fielmente elementos físicos o de comportamiento propios de su base ancestral, siendo pocos los que poseen un linaje estrictamente puro.

En este sentido, el Schnoodle es el resultado controlado y planificado de un cruce previamente estudiado, para el cual, se midieron las posibilidades de aparición de ciertos elementos que se querían reproducir del poodle o caniche y otros elementos del schnauzer, aunque es muy posible que en las múltiples combinaciones que se generaron naturalmente se haya creado un schnoodle es también muy probable que haya desaparecido por falta de control, sin embargo no se tienen pruebas sustentadas que avalen este hecho, y su inexistencia tampoco se acepta como fundamento para negar tal hipótesis ya que para fijar una especie es necesario la realización de varias pruebas.

Entre las características heredadas se ha podido observar en muchas de las nuevas razas, la disminución en la aparición de ciertas enfermedades congénitas que padecen algunos perros de linaje puro, sin embargo, fijar una nueva especie no es tarea fácil, para lo cual es necesario evaluar los resultados antes de darlos a conocer, es decir, es importante monitorear el comportamiento del animal, su capacidad para relacionarse, cuales serían los parámetros para su correcta alimentación, que enfermedades puede padecer, determinar un estándar para su fisionomía, de manera de publicar un ejemplar que pueda perdurar en el tiempo sin que represente un riesgo para los humanos, para otras razas o incluso para él mismo.

Schnoodle

Este tipo de animales ha generado un debate entre los aficionados al mundo canino, ya que algunos lo consideran como una posibilidad muy rentable y efectiva para crear razas hermosas y con cualidades específicas y otros piensan que ponen en peligro a aquellas cuyo linaje es conocido, siendo muestras puras de su raza, considerando también que modifican en gran medida sus rasgos físicos, haciendo muchas veces una mala copia de sus representados.

Por su parte existen también otros críticos que examinan los motivos para la creación de estas nuevas razas, exponiendo que son ideadas con fines estrictamente comerciales, tal como se puede diseñar muebles, ropa o accesorios, comentan que estos creadores compiten para generar belleza en las especies de manera de obtener grandes beneficios económicos, disminuyendo la posibilidad de adopción de otras razas ya establecidas, con una historia conocida en el mundo pero que se encuentran sin hogar, llegando incluso a pagar altos costos por los nuevos híbridos.

Sin embargo, con sus pro y sus contra, la práctica de crear nuevas razas en función a la hibridación, bien sea a petición de clientes o por observación y deseo propio de combinación de sus dueños, se ha popularizado cada vez más, llegando muchas de ellas a ser aceptadas por muchas organizaciones, lo que en el caso del schnoodle aún se encuentra en proceso, ya que todavía no es aceptado en su totalidad a nivel mundial.

Características Principales

El schnoodle es un perro conocido como de raza híbrida, que incluso aún no ha sido aceptado por muchos organismos dedicados a la protección del linaje de los perros, debido en parte a que todavía, las camadas de esta raza no se han mostrado estables, y si bien se encuentran ejemplares muy parecidos en una misma camada, en la siguiente se vuelven a obtener resultados desafortunados, lo que no ha permitido la creación de parámetros propios.

En este sentido, el schnoodle no se reproduce de unos padres de la misma raza, aunque sí con unos cuyo árbol genealógico sea medianamente rescatable, ya que se debe asegurar la pureza de ellos para obtener buenos resultados y evitar la incorporación de características desconocidas, este cruce se realiza controlando una serie de elementos, llegando a darse clasificaciones generacionales.

Estas clasificaciones tienen que ver con el padre o la madre del cruce, generando productos catalogados como Schnoodle F1, Schnoodle F1b y Schnoodle F2.

Los Schnoodle denominados como F1, son los hijos creados de un Poodle y un Schnauzer, donde preferiblemente esta sea la madre, en el que se asegura que su camada tendrá la aportación igualitaria de genes y cromosomas, siendo esta tipología la más solicitada y conocida en el mundo.

A partir de allí se pueden dar varias combinaciones en las que se pone en juego los elementos que se desean eliminar o los que se desean ampliar, por ejemplo, si se quiere obtener una camada con más características poodle, se debe cruzar a un schnoodle f1 con un poodle raza pura (claramente que éste no sea el padre o la madre de la pareja), obteniendo lo que se conoce como schnoodle F1b, los que también se pueden realizar en el sentido schnauzer, es decir que el cruce se dé entre un schnoodle f1 con un schnauzer puro.

Por su parte existe otra tipología, que comúnmente causa confusión, y es la schnoodle f2, siendo los resultantes entre dos schnoodle f1, se puede llegar a pensar que estos serían los necesarios para fijar la raza, pero no han producido ejemplares con características propias, siendo camadas muy heterogéneas, lo que hace la necesidad de recurrir al cruce inicial para mantener los elementos deseados.

En este sentido se pueden encontrar schnoodle con cualidades propias de alguna de las dos razas que intervienen en su creación, pero que generalmente se muestran mejor combinadas en los F1, es por ello que para poder describir a un schnoodle se deben tener en cuenta los aspectos mas significativos de sus padres, las cuales heredará inevitablemente, entre los que están:

El Caniche o Poodle:
– Se encuentra en diferentes tamaños, que van desde estaturas muy bajas hasta grandes, siendo por lo general los más comunes los medianos.
– Cara delgada.
– Capa densa, lisa u ondulada, generalmente larga.
– Orejas grandes.
– No expulsa pelo.
– Posee un color.
– Catalogado como uno de los más inteligentes.
– Dinámicos.
– Simpáticos.
– Amorosos.
– Ecuánimes.
– Longevidad aproximada de 12 a 15 años.

El Schnauzer:
– Tamaño mediano.
– Cráneo alargado y frente plana, sin arrugas.
– Cabello grueso y áspero.
– Orejas dobladas y caídas en forma de V.
– Pelo tupido y alambrado.
– Espalda corta y fuerte.
– Inteligente.
– Vigoroso.
– Agil.
– Sociable.
– Color negro o pimienta con lana interior gris.
– Vida aproximada de 14 años.

Los Schnoodles pueden llegar a presentar múltiples combinaciones heredadas de sus padres, aunque, se ha podido evaluar algunas cuyas aparentemente poseen una condición predominante, como son las siguientes:

– Su tamaño varía, se puede encontrar en juguete, mediano y grande, por lo general son medianos obtenidos de un schnauzer mediano y un poodle pequeño.
– Rostro proporcionado, ni fino ni ancho, con el stop bien pronunciado, sus ojos son redondos y cubiertos de pelo, la nariz puede ser negra, café o gris oscuro.
– En cuanto al cabello, pueden mostrar una combinación entre el poodle y el schnauzer o poseer estrictamente las cualidades de uno de ellos.
– Las orejas son de tamaño mediano, muy parecidas en su forma a la del caniche pero más cortas y altas.
– Poseen mucho pelo, pero no lo botan frecuentemente, lo que pudiera ubicarlos en el grupo de hipoalergénicos.
– Por lo general se observan en varios colores, uniformes, algunos con la capa interna de otro color, que van desde negro hasta blancos, siendo estos últimos muy poco comunes.
– Cola larga como la del schnauzer.
– Patas cortas y peludas.
– De apariencia más compacta que delgada.
– Inteligentes.
– Muy activos.
– Juguetón.
– Dulce.
– Amplia tolerancia al clima.
– Promedio de Vida de 12 a 15 años.

Siendo importante recalcar que se ha mantenido la formación y comercialización de esta raza, porque presentan una disminución considerable en los padecimientos congénitos de sus padres, pudiendo ser una versión más saludable.

Comportamiento de Schnoodle con otros perros

Existen teorías de comportamiento desarrolladas por psicólogos reconocidos que explican cómo se pueden aplicar tanto para los humanos como para algunos animales, las cuales van relacionadas al caso de los perros.

Estos, por ser muy inteligentes tienen la capacidad de inferir y tomar decisiones, muchos animales que son considerados como poco inteligentes en realidad lo que han es decidido no acatar y seguir sus propias disposiciones, lo cual indica que poseen una personalidad fuerte y terca, otros por su parte deciden obedecer, en gran medida como una estrategia para complacer a sus dueños.

Lo cierto es que debido a que inicialmente se desarrollaron y vivían en jaurías, los perros poseen una naturaleza abocada a convivir con otros animales y mascotas sin ningún inconveniente, a menos que hayan sido educados de otra manera, lo cual muestra que su comportamiento en gran medida va asociado a las decisiones de los humanos.

En este sentido, el schnoodle ha heredado habilidades y comportamientos de sus padres (schnauzer y poodle), por lo que se considera como sumamente inteligente, teniendo una personalidad fuerte y estable, que, si no es socializado a tiempo puede demostrar su incomodidad con la presencia de otro animal o miembro canino.

Por su parte su predilección al juego hará que una vez socializado se adapte fácilmente a la compañía de otros y propicie siempre a la interacción, llegando incluso a irritar a sus compañeros por sus incesantes movimientos. Se puede notar su invitación cuando ladra intermitentemente, arquea la espalda, muerde suavemente, brinca y en ocasiones hace piruetas.

En pocas ocasiones y dependiendo del nivel de socialización que haya recibido desde su infancia, el schnoodle se mostrará reservado, aunque no temeroso, podrá ladrar con fuerza para hacer ver que ese es su territorio, llegando en la mayoría de las ocasiones a un acuerdo pacífico con sus nuevos amigos, sólo en pocos casos se ha observado que responde a una pelea siempre y cuando se sienta acorralado o considere que el bienestar de su familia humana se encuentra en peligro.

El Schnoodle es un perro muy moldeable, que, si ha sido educado correctamente puede vivir con compañía de su misma o de otra especie fácilmente, pero si no lo ha hecho, puede corretear a sus acompañantes causando grandes molestias.

El apareamiento del Schnoodle

En este aspecto el Schnoodle no es diferente al resto de las razas de su tamaño, ya que responde a efectos propios de la naturaleza canina iniciada por el proceso en el que la hembra entra en celo.
Las hembras por lo general tienden a mostrar un primer periodo aproximadamente a los diez meses, pero, es recomendable esperar a que éste pase ya que sus ovarios y órganos no están lo suficientemente maduros para tolerar un embarazo o un proceso de copulación.

Algunos veterinarios recomiendan esperar hasta el segundo o tercer calor para casarla con otro, cuando ella esté lista para ser montada, lo hará notar, no solamente debido a las muestras de sangrado que se podrán ver en el lugar donde vive, sino que desprende a través de su orina feromonas sexuales que son captados por el olfato del macho incitándoles al acto, este es el momento para decidir si reproducirla o no.

Si se desea realizar los cruces necesarios para conseguir una camada estable de schnoodle, debe procurar controlar algunos elementos, para ello es recomendable llevar a la hembra al lugar donde se encuentra el macho, ya que de esta manera el mantendrá la posibilidad de demostrarse dominante y cómodo, otro aspecto a considerar es que en muchas ocasiones ella no permitirá ser montada en las primeras oportunidades, en estos casos no es recomendable presionarlos ya que puede provocar que ella no lo acepte ni en esa ni en otras ocasiones.

Una vez se presente el momento del apareamiento se distinguen varias etapas, primero se deben reconocer y cortejar, en esta fase se pueden oler, y realizar acciones que permitan que ambos se conozcan, no se debe interferir, luego que se da el abotonamiento es recomendable no separarlos ya que podría lastimar gravemente a ambos animales, esto se debe a que en el extremo del pene del macho se forma una especie de bolsa de donde va liberando poco a poco el semen.

Cuando ya ambos se separen de manera natural no es necesario que la vuelva a montar, de hecho, esto podría agotarla más de la cuenta, estos procesos, aunque son naturales también deben procurarse con mucho cuidado y planificación, ya que si no se posee previamente identificado un hogar al cual irán los cachorros, pueden correr el riesgo de quedar abandonados o en casas de adopción.
Por otra parte, es importante recordar que para obtener un Schnoodle puro se deben cruzar un Schnauzer con un Poodle, ambos de buen linaje de manera de asegurar la estabilidad de la camada, donde el padre sea el caniche preferiblemente.

Dieta y Alimentación del Schnoodle

Antes de desarrollar el punto es importante aclarar que, este artículo es exclusivamente orientativo, por lo que no se debe considerar como una guía para la elaboración de la dieta de un schnoodle, ya que, aunque pueden haber recomendaciones generales para todas las razas y otras para algunas en específico, cada animal posee un entorno diferente, con un estilo de vida adaptado al que su dueño le puede dar, para lo cual es recomendable seguir la dieta solicitada por su veterinario.

En este sentido es también importante hacer notar que, aunque el schnoodle por ser muy sociable y tener amplia capacidad para convivir con los humanos, debe poseer una dieta especial y no comer de las sobras, de modo de crearles hábitos alimenticios que aseguren su calidad de vida.

Los alimentos que necesita ingerir esta raza van cambiando con el paso del tiempo, según el clima y la cantidad de ejercicios que hacen diariamente, los que por ser muy activos generalmente tienden a ser hambrientos, para ello se puede optar por establecer una alimentación industrial o una alimentación casera, siendo ésta última asesorada por un especialista.

Existen en el mercado gran variedad de marcas y estilos de alimentos caninos, adaptados según la raza y edades que facilitan la escogencia y suministro ya que poseen incluso las dosis recomendadas, estos alimentos industrializados pueden ser de tipo seco o en conservas o enlatados, en los cuales se debe evaluar la cantidad de agua y sodio que marque la etiqueta.

Durante su primera infancia, la alimentación es de suma importancia, ya que podrá permitir un desarrollo oseo y muscular adecuado además de una correcta evolución de sus órganos, para lo cual, si es posible, se les debe permitir al cachorro schnoodle alimentarse a través de la lactancia a libre demanda, ya que ésta contiene las sales minerales, proteínas y vitaminas necesarias para su crecimiento.

Sin embargo, en muchas ocasiones, dependiendo de la capacidad de la madre y del tiempo en el que se haga el destete (que es recomendable sea de manera natural), se hace necesario la implementación de una alimentación complementaria, basada en proteína, cereales, levadura, aceite vegetal y mucha agua, pudiendo ser preparada en casa o a través de alimentos industrializados, que en muchos casos son mejores ya que sus contenidos son más homogéneos y se evitan las carencias, además de ser más económicos.

En la etapa de la adolescencia y adultez el apetito de schnoodle aumenta, debido a su constante gasto calórico, lo que debe ser regulado según las estaciones del año, ya que, por ejemplo, en verano el incremento de calor hace que su comportamiento se calme un poco y permanezca más tiempo descansando, en esta estación del año debe consumir mucha agua y raciones de comida más pequeñas con menos tiempo de espera, de manera de facilitarle la digestión.

Por ser un animal de tamaño pequeño a mediano se tiende a creer, erróneamente, que puede ser alimentado con otros complementos para otro tipo de animales, como gatos grandes o incluso el resto de las comidas humanas, pudiendo esto generar desordenes que afecten su salud e incluso su vida.

A medida que van envejeciendo es importante controlar sus alimentos y raciones, estableciendo un control periódico con el veterinario, que controle su peso, reflejos y habilidades motoras, también se pueden tomar precauciones con su ingesta calórica, ya que tienden a hacer menos ejercicio provocando obesidad, también es necesario disminuir la cantidad de azúcares y minerales, y las proteínas se mantendrán sólo con control de su comportamiento renal.

La alimentación del Schnoodle durante la lactancia

Cuando la schnoodle se encuentre embarazada debe cambiar un poco sus hábitos alimenticios con el propósito de proteger su salud y tener éxito en la camada, pero, esta se debe hacer con sumo cuidado, aumentando poco a poco las dosis, ya que estos perros se habitúan fácilmente a un estilo alimenticio y una vez adaptados a ellos pueden presentar problemas de salud como diarreas o vómitos si se les cambia abruptamente.

Es por ello que necesita pasar por un período de transición alimenticia, de manera de establecer una dieta que la ayude a controlar su apetito por el mayor consumo energético, de igual manera es importante agregar mayor cantidad de sales minerales a partir del segundo mes de gestación de manera de ayudarla en la futura lactancia.

En el momento en el que nace la camada, ella va a mostrarse muy hambrienta, ya que su cuerpo consume mayor energía y líquido para la producción de la leche, por lo que se le debe aumentar las raciones de alimento poco a poco, así como asegurarle toda el agua que desee, para ello, se recomienda seguir las indicaciones de su veterinario quien indicará la dieta adecuada según su peso y cantidad de cachorros.

En cualquiera de los casos que se encuentre su schnoodle es muy importante que obtenga la cantidad de vitaminas y nutrientes que aseguren su desarrollo, evitando el exceso de golosinas, aunque no las suprima por completo, ya que son excelentes recompensa en los entrenamientos.

Schnoodle

Cuidados necesarios

Aseo y belleza del Schnoodle

El Schnoodle presenta las características de sus padres, tanto del schnauzer o del poodle, por lo que en muchas ocasiones necesitará básicamente los mismos cuidados, al respecto es importante resaltar que también ha heredado la inteligencia de ambos, por lo que cuidarlo y asearlo además de favorecer su salud, también es gratamente recibido por él, mejorando su autoestima.

Existen cuidados frecuentes y otros periódicos, entre los frecuentes se encuentra el cepillado, muy importante en esta raza, ya que posee una doble capa de pelo y lo expulsa muy esporádicamente, tendiendo a presentar nudos, para ello puede optar primero por desenredarlo con sus manos, suavemente para evitar halones, luego cepillarlo desde la cabeza hasta la cola con un peine cuyos dientes tengan amplia separación, puede aprovechar para evaluar la presencia de parásitos como pulgas o garrapatas.

Luego de asegurarse haber eliminado la presencia de nudos, cambie a un cepillo de metal para eliminar el pelo muerto, preste mucha atención con la manera como desenreda los nudos, debe ser gentil y sostener la piel del schnoodle para evitar que se corte y luego no le permita volver a peinarlo.

A esta raza, a causa de la abundancia en su capa y a su poca expulsión, se le manifiestan problemas auditivos, debido a la cera acumulada o al pelo, es por ello que necesita también una revisión regular de sus orejas, en función a esto, el veterinario le podrá indicar cual producto usar, generalmente a base de aceite mineral o alcohol, nunca los lave con agua y jabón o con algodón pues podría causar una infección, para ello use los aceites recomendados en un trozo de tela, envuélvala en su dedo y limpie el canal gentilmente.

Por su parte, a diferencia de los humanos, los perros no necesitan un baño diario, de hecho esto podría afectar su piel, causando hongos y exponiéndola, por lo que recurra a un baño periódico que se manifestará de acuerdo a la necesidad, consulte con su veterinario, el cual una vez conozca el estilo de vida de su animal le indicará la frecuencia y el jabón o champú a usar, nunca aplique un producto para humanos ya que la piel del schnoodle es muy delicada y puede irritarla o causarle caspa, además estos productos tienden a ser perfumados lo que no les agrada a nuestros amigos caninos.

En cuanto al uso de las tijeras, el schnoodle tiene una herencia muy fuerte en cuanto al crecimiento del pelaje, mostrando en algunas ocasiones las barbas del schnoodle o mucho pelo alrededor de los ojos y patas como el poodle, para lo cual es recomendable cortarlos ligeramente de manera que no lo incomoden y se vea acicalado, pero recuerde que su piel no debe quedar en completa exposición, pues esta doble capa se convierte en una protección tanto en contra de agentes externos como previene cualquier quemadura solar.

Cortar las uñas es también una actividad frecuente, tanto para evitar que se unan a la carne, causándoles mucho dolor e infecciones, como para evitar que rompa o maltrate los artículos de la casa o a su familia humana.

La salud del Schnoodle

En cuanto a su salud, los perros son muy parecidos a los humanos, adquieren virus, infecciones, otitis, fiebre, que en muchos casos pueden ser prevenidos con el aseo y cuidado diario y en otras a través de la vacunación, ésta debe aplicarse una vez el cachorro ya no sea alimentado con lactancia materna, el destete, pues ya no obtendrá naturalmente los anticuerpos que posee esta leche, dándose aproximadamente en el segundo mes de su nacimiento.

A pesar de que esta raza puede presentar muy pocas afecciones congénitas (característica predominante en la mayoría de los perros híbrido), es necesario recurrir a las vacunas tradicionales, nunca las aplique sin la planificación de su veterinario y procure que su cachorro posea buena salud al momento de la colocación, considere también que algunas pueden causar un cierto malestar en su mascota pero nunca le suministre analgésicos sin prescripción, ya que éstos en la mayoría de los casos afectan e incluso ponen en peligro la vida de los perros.

Una vez tenga a mano su carta de vacunación verifique que entre ellas se encuentren las siguientes: moquillo, leptospirosis, parvovirosis, hepatitis, rabia, piroplasmosis, o si su cachorro convive con muchos otros perros incluya también la tracheobronchitis, conocida también como tos perruna.

Por su parte, el schnoodle muestra siempre un comportamiento muy vivaz y juguetón, si llegara a observar un cambio prolongado evalúe la posibilidad de estar manifestando algún malestar, lo primero que debe hacer es verificar su temperatura, o si posee garrapatas, pulgas o gusanos, que son los parásitos que frecuentemente se esconden en un pelaje tan denso, ocasionándole problemas importantes de salud, como anemias, erliquiosis o borreliosos, siendo necesario usar productos antiparasitarios recetados por su veterinario.

Cómo entrenar, educar o adiestrar un perro Schnoodle

Con el paso del tiempo se les exige cada vez mas a los perros, los cuales han pasado de ser colaboradores en los trabajos del hombre, a ser expuestos en competencias de belleza canina, mascotas, deportistas, ayudantes en rescates de humanos, policías, bomberos y cualquier otra actividad en la cual el hombre ha necesitado un colaborador, desenvolviéndose perfectamente en las funciones asignadas.

Para ello se han diseñado una gran cantidad de tipos de entrenamiento basados en las condiciones que se desean fortalecer o en las que se desean controlar o suprimir, en cualquier caso, es recomendable aplicar el que se considere más apropiado para el estilo de vida que se va a compartir con el nuevo miembro familiar.

En el caso de los Schnoodle, su comportamiento, tiende a la necesidad de un entrenamiento bien sea con un profesional o en casa, la cual puede darse con asesoría externa o de manera autodidacta, ya que su personalidad puede ser en muchas ocasiones un poco indisciplinada.

Lo más recomendado es llevarlo a un entrenador profesional, pues, cada perro es un ser individual que posee sus propios miedos y problemas de conducta, que, aunque pueden ser muy parecidos dentro de la misma raza, muchas veces su entorno imposibilita que funcione el mismo estilo de entrenamiento.

Entre los elementos que se deben buscar en un centro de adiestramiento canino o aplicar en la educación desde casa se puede considerar como el principal la relación entre dueño-perro, basado en una mínima coacción, estableciendo un respeto mutuo, donde el perro entienda las órdenes como tal y no como una sugerencia.

En este método de educación, el perro no se convertirá en una marioneta, manteniendo su personalidad, sólo crearán una relación armoniosa donde se jerarquiza el liderazgo hacia el humano, esta conexión no se refiere a ser autoritario o violento con el perro, al contrario, requiere aplicar inteligencia y aprecio.

En este entrenamiento se pueden observar varias fases, en la primera el dueño es observador mientras que el instructor realiza una primera interacción con el schnoodle, donde usará el lenguaje apropiado, es aquí donde el dueño comprenderá cómo debe comunicarse con su mascota de la manera adecuada.

Luego se da la fase de asimilación, donde el entrenador pasa a un segundo plano y el dueño comienza a dar las órdenes, en este momento se entienden muchos errores que cometemos con nuestros perros, ya que en ocasiones tendemos a darles órdenes sin un sentido claro, a ser repetitivos e incluso debido a la frustración tendemos a gesticular en sentido contrario a nuestras palabras.

Por último, se presenta la fase de asimilación, donde ambos habrán entendido la manera de comunicarse, esta fase no es inmediata, por lo que en ocasiones pueden verse falsos resultados, es una etapa de paciencia donde la prueba final podría realizarse en un lugar público, de manera que el perro pueda estar en contacto con toda la interacción de otros dueños dándole ordenes a sus mascotas y éste responda exclusivamente al suyo.

Otro aspecto a tener en cuenta en la educación de un schnoodle es su cantidad de energía, por lo cual, hacer ejercicios se convierte en un elemento esencial para evitar que se aburra y lo exprese de maneras inadecuadas, con un desgaste físico que estimule su inteligencia a diario es suficiente, cualquier actividad es buena considerando su tamaño, hoy en día hay academias donde lo puede inscribir o realizar tales actividades con él, lo que además favorecerá en su relación, en este sentido se podrían tener en cuenta ejercicios como el Agility, buscar golosinas, saltar obstáculos, buscar la pelota, entre otros.

Por su parte cuando el schnoodle es cachorro, en parte por el proceso de dentición, tiende a mordisquear todo lo que le rodea, esta conducta puede controlarse con absolutamente mucha paciencia, en cuanto comience a roer dele la orden de detenerse, una vez y de manera firme, pero sin violencia, que no se sienta amenazado porque reaccionará de mala manera, si no obedece colóquelo en aislamiento hasta que se calme y vuelva a liberarlo.

Repita esta acción cada vez que sea necesario, pero no emita las órdenes una y otra vez porque asumirá que es un juego, asimismo, no haga excepciones, no le permita mordisquear algunas cosas y otras no, de manera que entienda que los artículos humanos no son permitidos y puede jugar sólo con los que se le ha dado el consentimiento que generalmente son juguetes diseñados para su dentadura.

Otras acciones que son beneficiosas para la educación de un schnoodle se dan exclusivamente en casa y pueden ser tales como, darles un plato de comida, nunca debe comer del plato con los humanos ni cuando estén en la mesa, por más que lo pida, colocarle un collar, asignarle un lugar para dormir, y muy importante usar siempre las mismas palabras con un sonido ecuánime tales como “arriba”, “sentado”, “quieto”, entre otras.

Comportamiento del Schnoodle con los Humanos

La manera como evolucionaron los perros fue estrictamente ligada a los humanos, se podría considerar que fue un proceso mutuo y colaborativo, siendo unos de los pocos animales que realmente se conectaron con el hombre, en este sentido, han sido tantos los años de convivencia, los que algunos historiadores ubican hasta en 30.000, que han hecho que el perro entienda al hombre, pero no en el mismo sentido que lo hacemos nosotros.

De hecho, en función a varios estudios realizados se ha llegado a saber que los perros entienden muy poco del lenguaje verbal del hombre, reconociendo el significado de máximo 200 palabras en los más inteligentes, categoría en la que entra el schnoodle.

Esto da pie a entender que el perro por naturaleza tiende a llevarse bien con el hombre, a menos que su educación lo lleve a un comportamiento desviado como resultado de expresiones de miedo, estrés o elementos que lo hayan desequilibrado.

En este sentido el schnoodle si no ha sido víctima de una educación poco respetuosa, agresiva o abusiva, tiende a mostrar una excelente relación con sus dueños, exponiendo en todo momento su aprecio hacia su familia humana, aunque por poseer una personalidad muy característica, también puede manifestar ciertas exigencias.

El schnoodle posee un temperamento muy dócil, ha demostrado ser aficionado a compartir tiempo con los humanos, de tal manera que es peligroso dejarlo solo, ya que se estresa y causa destrozos en el lugar donde se encuentre, así como manifestar su incomodidad con continuos ladridos que en ocasiones molesta a sus vecinos.

Esto, a pesar de ser entrenado, se convierte en una condición a tener en cuenta al momento de su adopción, que, aunque es una raza muy inteligente, dócil y dada a aceptar una educación, no soporta la soledad, lo cual le puede generar mucho estrés, dando muestra de ello con su comportamiento, que se puede notar cuando babea en exceso, araña, se esconde, tiembla, muestra falta de apetito, apatía o duerme mucho más de la cuenta.

El schnoodle tiene una particularidad muy especial para entender el lenguaje corporal de los humanos, respondiendo a los tonos de voz, y emociones que logra captar debido a su excelente habilidad en reconocer el estado de ánimo de sus dueños, llegando a mostrarse muy empático cuando observa algún comportamiento de tristeza en alguno de sus familiares humanos o incluso en las visitas.

Otro aspecto que afecta considerablemente su comportamiento es el estrés o malhumor de sus dueños, mostrándose preocupado o aprensivo, y aunque no es un perro con tendencia a la timidez o apatía, si se conecta directamente con su familia, de manera que responde a cualquier cambio en el ambiente donde vive.

Existen algunas acciones que no le agradan, que, aunque para el hombre sean del cotidiano, para el schnoodle pueden ser una invasión a su privacidad o una incitación a la pelea, tal es el caso de acariciarle el rostro, lo cual lo considera como una violación a su espacio personal y muchas veces no responderá de buena manera, el hecho de que responda diferente a los humanos no indica que su mascota tenga un problema, de hecho, es un comportamiento muy común en casi todas las razas.

Otro proceder que le disgusta es que se le hable continuamente, manifestando en muchas ocasiones aburrimiento o incomodidad, ya que, este perro a pesar de ser una excelente compañía, prefiere hacerla en silencio o escuchando cuando los humanos conversan entre ellos, más no con él, ya que no lo necesita, su sentido de interpretación del tono de voz y expresiones corporales es suficiente para establecer una buena comunicación.

En este sentido cabe destacar un aspecto que muchos humanos realizamos y es abrazarlo, al schnoodle le encanta bañarse, que lo peinen, que le acaricien la espalda, los juegos y compartir tiempo de calidad con sus dueños, pero le desagradan los abrazos, se le ha observado en muchas ocasiones que intenta zafarse con desesperación, mostrando bastante molestia con esta acción.

Para establecer una buena relación con el schnoodle, además de aplicarle un sistema de aprendizaje, sólo se debe compartir con él de manera natural, el mayor tiempo posible, de forma que su instinto identifique el comportamiento de su familia y pueda realizar una interacción saludable en las condiciones normales de comunicación.

Por su parte, muchos ejemplares han mostrado una tendencia a heredar condiciones y características de sus padres, que, aunque fue ideado como perro de compañía, o mascota de familia, puede también ser excelente para cazar roedores, actividad en la que el schnauzer ha mostrado ser muy hábil y que fue usado para tal fin en innumerables ocasiones.

Lo más importante a considerar para tener a un schnoodle en el hogar o para realizar cualquier trabajo, es su socialización a temprana edad, tanto con otros animales como con humanos, mientras más se relacione con ellos, más rápido se adaptará a sus costumbres.

Entorno ideal del Schnoodle

En este apartado es necesario aclarar varios mitos referidos a la convivencia con los perros, ya que se tiende a creer que lo más apropiado para ellos es darle tantas comodidades como sea posible de manera que terminan siendo casi un perro de peluche, cuando en realidad no hay nada que los aburra más que la inactividad, llegando incluso a afectar considerablemente su salud.

Aunque hoy en día se desenvuelven estrictamente dentro del hogar, o en exposiciones de belleza canina, los perros tuvieron muchos siglos trabajando a la par con los humanos, bien sea pastoreando, cazando o protegiendo las granjas, por lo que poseen una necesidad innata a la actividad, al olfateo y al desgaste energético.

En este sentido, independientemente del tamaño de la raza, se deben considerar varios elementos a incluir en su entorno, además de los indispensables, a los cuales, en la mayoría de los casos, se debe optar por hacer un entrenamiento para su aceptación.

En todo caso el schnoodle más popularizado es de tamaño mediano a pequeño, por lo que no requiere una vivienda sumamente amplia para vivir, pero si necesita poder recorrerla y salir a pasear diariamente, nunca lo encierre en un espacio confinado, pues es un perro muy activo que precisa movilidad.

Si su vivienda posee patio trasero o jardín, permítale salir a jugar continuamente, puede también construir una casa para él, que contenga una manta, cesta o colchón, además de su plato y tasa para el agua, debe limpiarla frecuentemente y asegurarse que no tenga filtraciones o le pueda entrar la lluvia, ya que un ambiente húmedo es perjudicial e incómodo, el sentir un lugar propio le beneficiará gratamente.

De la misma manera puede seleccionar un espacio dentro de la casa que sea destinado para él, en el cual es importante incluir también los elementos que posee su casa de patio, donde dependiendo de la edad de su schnoodle puede incorporar algunos juguetes elaborados especialmente para perros, de manera de controlar su ansiedad en muchas ocasiones.

Es necesario recordar que ellos tienen muy desarrollados ciertos sentidos debido en gran parte a que poseen debilidades en otros, por ejemplo, la mayoría de los perros no ven bien, o tienen un campo de visión muy estrecho, por lo que algunas actividades humanas no son ideales para ellos, como ver televisión, debido a que tampoco entienden claramente el leguaje, es para ellos un motivo de aburrimiento.

En el entorno de un schnoodle debe tener posibilidad de rastrear olores, permítale caminar por toda la casa o apartamento, no es necesario que tenga muchos metros cuadrados, ya que se adaptará al espacio que se le disponga fácilmente, pero, si bien no es un sabueso, su instinto lo lleva a cazar roedores o alimañas, no se extrañe cuando lo vea intentando acceder a rincones cerrados en el hogar.

Por su parte, se debe recordar que los perros se adaptan a una rutina, la que si ha sido diseñada en función a sus necesidades podrá aplicarla durante toda su vida, pero, se dan hechos que los afectan considerablemente, por ejemplo, cuando se cambia de residencia, esto es algo que los afecta importantemente, pues les cambia su ambiente y deben adaptarse de nuevo.

En este sentido puede implementar estrategias para ayudarlo a aceptar con el menor estrés posible este nuevo hogar, tales como, llevarlo días antes al inmueble, de manera que vaya reconociendo los olores y los espacios, tampoco lave su manta o colchón muy cercano a la mudanza, procure llevarlo por un tiempo, si es posible, a los mismos parques que frecuentaba y si está en sus manos, al mismo veterinario, haga los cambios paulatinamente, en el caso del schnoodle no es recomendable modificarle por completo la rutina de una sola vez.

Otro aspecto a tener en cuenta en el entorno de un schnoodle es la presencia de los automóviles, ya que éste no sabe que son, ni que tan peligrosos pueden llegar a ser, para ellos salir corriendo con libertad es algo natural, así que, si decide adoptarlo para vivir en una ciudad con mucho tráfico vehicular, debe entrenarlo para que no corra si usted no está presente, para lo cual es muy beneficioso la implantación de un collar y correa.

Asimismo, existe un error muy común que cometemos los humanos con nuestras mascotas y es la de abrigarlos o vestirlos, lo cual lejos de agradarlo, lo incomoda y afecta su percepción del entorno, pues su pelaje está distribuido de manera de protegerlo del frio de manera natural, no siendo nunca igual que cortarle el pelo y colocarle una manta, en este aspecto es recomendable acicalarlo discretamente de manera que se siga sintiendo protegido por sí mismo.

El schnoodle no es muy caprichoso ni tampoco exigente, no necesita lujos, es un perro tranquilo de temperamento suave que sólo necesita de un espacio confortable que le permita gastar sus energías y en algún momento descansar a los pies de sus dueños.