Saltar al contenido
PerrosGatosOnline.com

Schapendoes

schapendoes
Schapendoes
5 (100%) 1 vote

Schapendoes: Tu nueva mascota

El Schapendoes es un perro que conocen pocas personas, sin embargo, esas personas son acérrimas admiradoras de esta raza gracias a su gran valentía, capacidad de protección a los humanos y la intensión de atacar a cualquier amenaza para poder salvar a su amo.

El Schapendoes se trata de un perro bastante inteligente, amigable, que siempre tratará de que le prestes atención, muy activo y que transmite felicidad instantáneamente lo ves. Esta raza aparte, tiene mucha personalidad que lo identifica y crea un gran número de seguidores entre sus conocedores.

Es un perro mediano que puede alcanzar hasta los 50 cm de altura. Aunque su aspecto es algo tosco, desarreglado y fuerte, se trata de un perro liviano con movimientos gráciles, cuando realiza sus maromas puede realizar saltos bastante largos y altos.

El Schapendoes se trata de un perro pastor excepcional gracias a que fue dotado con una notable inteligencia y capacidad de protección, la cual ha sido pulida durante todos los años que fue usado para esta noble tarea de cuidar al rebaño y guiarlo a la zona segura. Debido a su trabajo como perro pastor es una raza que acata muy bien las órdenes de su amo y se lleva bien con niños y otros perros.

Es un perro tan noble cuando trata con otras mascotas que es capaz de resistir cualquier travesura de cachorros o perros pequeños sin inmutarse, lo cual lo hace ideal para compartir espacios con perros toy o perros de raza pequeña.

Los granjeros identificaron rápidamente las grandes cualidades como perro mascota del Schapendoes y llegaron a adoptarlos como perro mascota para que también cuidara sus casas, poco a poco fue extendiéndose la fama de estos grandes peludos y varias familias ya contaban con un Schapendoes como mascota.

El Schapendoes también llamado Schapendoes holandés es un perro pastor que se crió en Holanda cuyo trabajo era el de ser un excelente perro pastor. Los primeros cruces fueron realizados exitosamente durante los finales del siglo XIX, para comienzos del siglo XX casi todas las familias contaban con uno en los Países Bajos ya que había encantado a las personas con su carisma, obediencia y la predisposición a saltar al peligro con tal de salvar a quienes son importantes para él.

Otros perros que se relacionan genéticamente con él son el puli, pastor de briard, pastor bergamasco, pudel ovejero y el pastor de las llanuras de Polonia.

A pesar de su gran fama en Holanda, esta raza no tenía el apoyo de ninguna institución que se dedicase a preservar el estándar, por lo cual a mediados del siglo XX la mitad de los Schapendoes eran mestizos, lo cual hizo que un grupo de admiradores de la raza formasen un club para poder recuperar tanto el aspecto como el comportamiento de esta gran raza, lo cual consiguieron satisfactoriamente.

Es menester aclarar que el perro pastor Schapendoes holandés no se trata del perro pastor holandés. Muchas fuentes informativas los juntan como si se tratasen de una misma raza, lo cual no es correcto. El perro pastor holandés se trata del hermano gemelo del pastor belga, con el cual comparte casi todas sus características de comportamiento y físicas, de hecho, de no ser por su manto serían la misma raza.

El Schapendoes es un perro pastor de pelo largo, el cual se conoce como “Schapendoes” lo cual puede dar cabida a errores de traducción y que se confunda con el pastor holandés.

Historia y Origen del Schapendoes

schapendoes

La historia del Schapendoes es bastante interesante ya que en su historia siempre ha sido un excelente perro de granja, muy valiente y capaz ante cualquier situación. El Schapendoes desciende de los perros pastores de Drente y Veluwe. Los perros de esta región si bien no tienen raza, sus cruces produjeron de manera espontánea al Schapendoes.

Los perros que se usaban en estas regiones eran varios, no solo el Schapendoes, lo cual de hecho aún hoy en día se sigue practicando. El Schapendoes ejerció labores de perro pastor de manera excelente, lo cual lo hizo adquirir mucha popularidad como perro de trabajo, haciendo que los granjeros seleccionaran para su próxima generación de perros a esta raza para cuidar a su ganado.

El Schapendoes se adaptaba muy bien a las condiciones climáticas de estas regiones, lo cual fue muy bien apreciado por los granjeros, ya que en la antigüedad debían usar varios tipos de perros para que se adaptasen de manera óptima a cada condición climática.

La fama del Schapendoes fue creciendo tanto que ya había familias que contaban con uno para que protegiese el hogar de invasores y le notificaran a sus dueños de la presencia indeseada. En 1870 fue presentado por primera vez en un concurso como perro mascota y de pastoreo.

Como sucedió con una gran cantidad de razas, durante la Segunda Guerra Mundial quedó prácticamente extinto, pero entusiastas rescataron a unas pocas parejas que todavía se conservaban dentro de los estándares de calidad de la raza y las cruzaron para conseguir salvarla, por lo que esta raza desciende de unos pocos ejemplares que lograron sobrevivir al mestizaje.

Durante 1952 el Kennel Club de Holanda le da el viste bueno a la raza para ser considerada como tal. El primer estándar oficial de la raza no se dio a conocer hasta 1954 y es bajo el cual aún se crían los Schapendoes puros.

Otras razas que probablemente se encuentren relacionadas genéticamente con el Schapendoes son el puli, pastor de brie, pastor bergamasco, pastor alemán schafpudel, pastor de valeé, el collie y el bobtail las cuales pertenecen al grupo de perros pastores y boyeros que se desenvuelven muy bien en climas montañosos.

El Schapendoes fue reconocido durante el año 1971 por la FCI bajo el estándar de los perros pastores. En América se encuentra registrada bajo el UKC y el CKC bajo la clasificación de perros pastores.

P.M Toepoel fue el encargado de fundar la raza, ya que durante la Segunda Guerra Mundial fue la primera persona en interesarse por la preservación de los perros de esta raza, haciendo que otras personas también mostraran interés en él.

Entre a mediados de los años 40 se llevó a cabo el rescate de una gran cantidad de Schapendoes puros para ser criados en diferentes centros de crianza. En 1945 se comenzó a criar de una manera seria este ejemplar y durante el año 1947 fue fundado el primer club oficial de la raza.

Esta raza hoy en día es poco conocida, aunque muy popular entre los que la conocen, que son personas que usualmente todavía la siguen usando como perro pastor o que viven rodeados de grandes terrenos y requieren a una mascota que también pueda cuidar su propiedad y nunca dar problemas con otras mascotas ni con los niños.

Descripción y características del Schapendoes

La apariencia general del Schapendoes es la de un perro de pelo largo, con un cuerpo fuerte y una mirada muy tierna… Si es que logras verla a través de su penacho.

schapendoes

Los Schapendoes machos pueden alcanzar una altura entre los 43 y 50 cm mientras que las hembras alcanzan de 40 a 47 cm. El peso de las hembras oscila entre los 14 y 19 kg mientras que los machos son más corpulentos, llegando a pesar entre 17 y 24 kg.

El cuerpo del Schapendoes es tiene una mayor extensión que altura. Es un perro ligero gracias a que no posee huesos pesados, lo cual le permite tener una excelente elasticidad y ser flexible. La línea superior de su cuerpo forma un ligero arco en el lomo, zona en donde se puede apreciar una buena musculatura.

El pecho es marcadamente profundo, las costillas se encuentran bastante marcadas en forma de arco y extendidas hacia atrás. El vientre del Schapendoes no se encuentra demasiado retraído.

Su cabeza está bastante llena de pelaje, lo cual da la impresión de una cabeza desproporcionada, sin embargo es de un tamaño normal, aunque sí un poco ancha en proporción a su cuerpo. El cráneo se ve profundo, aunque no lo es tanto como se puede divisar. El cráneo tiene un stop moderado, es un cráneo amplio.

La nariz del Schapendoes es algo más baja que la línea horizontal del cráneo.

El hocico es corto si se le mide desde su stop. Este es amplio en la base y se va estrechando hacia la punta, siempre es profundo y termina en una pequeña área que le da un aspecto redondo al mismo. Los labios deben permitir que se vea el maxilar inferior.

La mordida del Schapendoes tiene forma de tijera normalmente, sus mejillas son sobresalientes, lo cual abulta más el aspecto de la cabeza.

Los hermosos ojos del Schapendoes son grandes, muy expresivos, bien redondos y no muy sobresalientes ni muy profundos, lo cual les da un buen aspecto normal. Los ojos apuntan al frente, no a los lados. Cuando te miras a los ojos con un perro de esta raza podrás notar una expresión tierna, animada y que deja en claro que se encuentra muy complacido de compartir su tiempo contigo. Esta mirada es característica de esta raza, es difícil de encontrar en otro perro.

Las orejas se encuentran insertadas en lo alto de la cabeza, son pequeñas y delgadas, colgando libremente a cada lado de la cabeza, no siendo pegadas a ella. Las orejas tienen un gran pelaje, pero este pelaje estéticamente hablando no debería pasar de la mitad del cráneo hacía abajo.

El cuello del Schapendoes es fuerte aunque no tiene demasiado musculo debido a su delgadez.

La cola del Schapendoes está bien poblada por pelaje y pelaje interno a modo de pelusas o plumillas. Otra de las características físicas del Schapendoes es la manera en la que lleva su cola, puesto que casi siempre se encuentra bastante abajo, pero cuando camina suele llevarla bien en alto. La cola va de un lado a otro curvándose, cuando se encuentra animado por alguna razón.

Cuando corre suele batirla de lado a lado de forma horizontal. La cola juega un papel fundamental durante el equilibrio de sus saltos o sus cambios de dirección mientras corre. La cola nunca deberá llevarla sobre la espalda de manera recta ya que indica que pudiera no ser un ejemplar de raza completamente pura.

Los pies del Schapendoes son grandes, redondeados, con dedos bastante bien, unidos, con almohadillas bastante resistentes y abultadas, pero sobre todo elásticas. Los pies en general tienen buena elasticidad. Tienen espolones.

El movimiento general del Schapendoes es a modo de galope ya que no le gusta mucho el correr mientras realiza sus recorridos por motivo de trabajo. El movimiento del Schapendoes no es para nada pesado, es bastante grácil, elástico y pareciese que lo le costara energía el trasladarse.

El pelaje es el punto más llamativo del Schapendoes, ya que esta raza está realmente muy cubierto de pelo. Posee dos capas de pelo, una interior, llamada pelusa o lanilla y una exterior que es bastante larga. La capa de pelaje exterior puede llegar a medir unos 7 cm de largo, sobre todo en las patas traseras. Posee un pelaje ondulado y bastante unido, lo cual define una capa bastante espesa de finos pelos largos que lo protegen muy bien del frio combinándose con la lanilla interna.

El pelo del Schapendoes no debería ser sedoso, más bien tiene un aspecto un poco descuidado y seco. El pelaje tiende a entrelazarse en zonas donde abunda, por lo que el cuerpo del Schapendoes se ve mucho más voluminoso de lo que realmente es.

Comportamiento con otros perros

El Schapendoes se trata de un perro que tiene una personalidad bastante parecida a lo que puede deducirse con tan solo una mirada a su aspecto. Es un perro amigable, muy fiel, protector y con una gran energía para los juegos. Sobre todo le encanta complacer.

schapendoes

Con las otras mascotas se comportará de una manera muy apegada y protectora, no llegando a ser territorial si se lo educa muy bien cuando aún es un cachorro. El Schapendoes se trata de un perro pastor, por lo que tiene ciertos comportamientos que son típicos en los perros de esta raza, como por ejemplo, el llevarse muy bien con otras mascotas, aunque estas sean pequeñas.

Los perros pastores están acostumbrados a la vida en la granja, en la cual tienen dos trabajos, el primero es mantener a las ovejas, vacas, entre otros animales de granjas seguros ante la presencia de un depredador como los zorros y la otra, la de guiar al ganado para que no se aparte demasiado de la zona segura que puede brindarle el perro pastor, que es en donde está el gran grupo de animales.

Gracias a tantos años de trabajo que ha tenido el Schapendoes, en sus genes sigue el instinto de protección de cualquier especie de animal hoy en día. Por lo que no solo se llevará muy bien con otros animales, ya que se encuentra acostumbrado a la interacción frecuente con ellos, sino que también los protegerá incluso con su vida si la relación con las demás mascotas es muy fuerte, por ejemplo, si se ha criado con ellas.

El Schapendoes es un perro que se lleva muy bien con pequeños animales por lo que se hace ideal si tienes en casa animales de corral como gallinas o patos o pequeñas mascotas como conejos, hamsters, entre otras. Se lleva bien incluso con gatos.

Para poder asegurar un buen comportamiento en el Schapendoes es necesario que primero se lo socialice correctamente. Para socializarlo debe entrar en contacto con otros animales durante el tiempo suficiente, durante su vida de cachorro, para que pueda comprender como tratar bien a otras mascotas y recibir el afecto de ellas gracias a su buen comportamiento.

Usualmente los criadores no dan en adopción a cachorros sin que hayan cumplido al menos dos meses y medio de vida, para así poder permitir que se relacionen correctamente con sus hermanos, puedan definir su carácter y sepan que él no es el líder de la manada, sino su cuidador.

Apenas lo recibas es conveniente que lo lleves a vacunar para luego, tras un tiempo prudencial, presentárselo a tus amigos, familiares e incluso a personas que no conozcas mucho, pero que se interesen por los animales. El contacto con personas desconocidas para él lo hará entender que los desconocidos no son una amenaza directa, por lo tanto no tienen nada que temer y es una buena idea el ser sociable con ellos, al menos cuando no están saltándose la valla que separa la calle del terreno de tu casa.

El Schapendoes no se trata de un perro que se saldrá de casa para morder a otro perro porque se acercó demasiado a su territorio, se trata de un perro pacifista, pero que si ve que alguno de sus amigos peludos o emplumados se encuentra en riesgo no dudará en asistirlo, distrayendo al atacante y ahuyentándolo, muy pocas veces enfrentándose a él directamente, puesto que conoce sus limitaciones de tamaño.

El Schapendoes es bastante tierno ya que cuando otra mascota se encuentra en los límites de tu jardín, o se ha salido de él, inmediatamente acudirá a empujarla amablemente hasta donde pertenece, lo cual es un comportamiento protector típico de algunos perros pastores, el cual conservan pocos perros de este tipo hoy en día.

Es un perro ladrador si otro perro extraño se acerca a su territorio. No lo atacará, pero si le advertirá que se retire con fuertes e insistentes ladridos ya que es un perro que no está muy acostumbrado a la presencia de otros animales o personas en tu territorio, debido a la lejanía de las tierras en la cual trabajaba. Este comportamiento puede ser disminuido de manera importante si lo socializas bien en sus seis primeros meses de vida.

Son perros más independientes que dependientes, pero siempre recibirán muy bien una caricia, una felicitación, así como también una sesión de entrenamiento y varios paseos.

Si en tu casa lo que necesitas es un perro guardián quizás debas adoptar a otro perro un poco más territorial y agresivo que el Schapendoes, sin embargo, este como mascota es fantástico y sumiso.

Dieta y alimentación del Schapendoes

schapendoes

La correcta alimentación de nuestros amigos peludos la determina primeramente el tamaño de la raza, en segundo lugar su edad y en tercer lugar el nivel de actividad diaria que presenta cada uno de los ejemplares, ya que cada perro tiene una personalidad y gusto por el ejercicio distinto.

El Schapendoes se trata de un perro mediano puesto que su peso oscila entre los 10 y los 30 kg, justo el peso estándar entre los perros de tamaño medio. El Schapendoes puede ser bastante activo o sedentario, depende de su entorno, del nivel de peligro que exista en él y del número de animales que estén cuidando.

Todos estos elementos se unen para determinar la alimentación correcta de un perro, aunque además también puede ser alimentado de diferentes maneras, como con dieta de comida casera, dieta BARF o dienta basada en croquetas para perro, aunque una alimentación perfecta variaría entre todos los tipos de comida disponibles para que nuestro Schapendoes se mantenga feliz y con diferentes cantidades y tipos de vitamina disponibles para él.

El Schapendoes usualmente necesitará una cantidad de comida normal para los estándares de los perros medianos ya que suele ejercitarse bien, eso sí tiene un patio amplio disponible, como recomendamos, para su libre ejercicio, de lo contrario puede que comience a ponerse gordo debido a la falta de espacio para ejercitarse, lo cual deberemos vigilar muy bien, pues un perro obeso podría tener diferentes tipos de problemas de salud, al contrario de lo que muchos creen.

El Schapendoes deberá consumir entre 190 y 210 gr de croquetas para perro al día distribuidas en dos comidas, una en la mañana y la otra en la noche. Claro, esta es la alimentación perfecta para un perro Schapendoes adulto, pero ¿cómo es la alimentación de un Schapendoes cachorro?

El Schapendoes cachorro tendrá que comer hasta cuatro veces al día apenas comience a destetarse, esto se debe a que su estómago es bastante pequeño y debido a las pequeñas porciones de comida que puede engullir tendrá hambre a menudo.

Esta etapa durará entre los 3 y 4 meses. Luego de esta etapa y hasta los 6 meses deberán ser alimentados con tres comidas al día, distribuidas igualmente en pequeños (aunque ya no tantos) puñados de croquetas para cachorro de primera calidad. Asegúrate que desde los tres meses les estés dando croquetas para cachorro, ya que estas contienen una alta cantidad de vitaminas, minerales y proteínas, los cuales los harán crecer de una manera sana, fuerte y les darán mucha energía.

A partir de los 6 meses de edad ya podrán comer dos veces al día unos 110 gr aproximadamente por comida.

Se recomienda comenzar la alimentación del Schapendoes con croquetas ya que esta puede ser la más acertada en cuanto a componentes vitamínicos y proteicos, ya que el preparar comidas perfectamente balanceadas y estar pendiente de los cachorros puede ser una tarea agotadora. Luego de los seis meses de edad ya puedes comenzar a probar con diferentes tipos de dieta, pero te recomendamos encarecidamente que primero acudas con tu veterinario para que te pueda explicar los pormenores de los demás tipos de alimentación para tu Schapendoes.

Considera que la alimentación por defecto de un Schapendoes son las croquetas, otros tipos de alimentación ya son más avanzadas y requieren de especial atención, para que tu perro mantenga una salud, energía y aporte de vitaminas en un rango recomendado.

Asegúrate de que siempre tenga agua fresca cerca. Las croquetas para perro son secas para fomentar la ingesta de agua fresca y de manera abundante. Las croquetas se expandirán en el estómago para llenar en gran manera a tu perro, por ello procura que tenga su plato de agua cerca de su plato de la comida.

También debes asegurarte de cambiar el agua cada dos días y de colocar este plato en un lugar seguro, en donde no pueda caerle sucio del ambiente u otros líquidos que puedan envenenar el agua. Semanalmente deberás lavar el plato del agua a profundidad, el plato de la comida deberá ser lavado en igual frecuencia a menos que la comida sea casera, caso en el cual debería ser lavado a diario.

Salud y cuidados del Schapendoes

El Schapendoes es un perro comúnmente sano. No tiene enfermedades a las cuales esté predispuesto (o al menos que sean típicas de la raza). Pero como todo perro, su salud dependerá casi en su totalidad de su amo.

schapendoes

Para que un perro de esta raza sea completamente feliz y sano desde el primer momento de su vida tendrás que tener ciertas consideraciones con él, entre las cuales está el motivarlo para que se ejercite, prestarle mucha atención, llevarlo al veterinario al comienzo de su vida y luego cada seis meses, brindarle condiciones higiénicas adecuadas, darle un buen espacio para que pueda sentirse pleno, cepillarlo, bañarlo y tener muy en cuenta su higiene general en todo momento.

Comenzando con sus cuidados hablaremos sobre el régimen de ejercicio que debe tener. El Schapendoes como ya sabes se trata de un perro pastor, por lo que necesita una amplia cantidad de ejercicio para mantenerse saludable tanto física como mentalmente. Los perros pastores están acostumbrados a alcanzar a las ovejas o vacas que se alejan mucho del grupo para rápidamente reintegrarlas al ganado, por lo que a diario tienen una buena actividad física que deberás replicar con al menos un paseo al día o varios paseos pequeños durante todo el día.

Desde cachorro deberá comenzar a interesarse por la actividad física, lo cual no será difícil ya que le encanta ejercitarse. Para ello juega mucho con él y llévalo de paseo, no sin antes aplicar el siguiente punto.

La vacunación es muy necesaria en la vida de cualquier mascota, las vacunas en los primeros meses de vida salvará a tu Schapendoes del parvorirus o el distemper canino, dos enfermedades con un nivel de mortalidad muy alto en las mascotas, aún más si los dueños son inexpertos. Por ello recomendamos que vacunes a tu mascota a la tercera semana de vida, fecha en la cual corresponde la primera dosis de su vacuna y una semana después debería ser aplicada una desparasitación.

Las vacunas son pequeñas muestras de cada tipo de virus canino que entrarán al cuerpo de tu Schapendoes para ayudar a sus defensas a combatir a una pequeña porción de virus controlado, el cual no afectará a tu cachorro, pero si hará que su sistema inmune conozca la manera de neutralizar el virus, aunque este llegue al cuerpo en una mayor cantidad y fuerza en un futuro.

La vacunación es primordial si quieres que tu Schapendoes cachorro tenga muchos años de vida, por lo que apenas adoptes a un perro ya deberás estar pensando en vacunarlo o pedirle al criador el certificado de vacunación del ejemplar que te vende. Un Schapendoes vacunado y con todas los cuidados necesarios puede vivir hasta 15 años.

Si adoptas a un perro callejero o Schapendoes mestizo la vacunación sigue siendo

Aunque ya te hablamos sobre la alimentación adecuada que debe tener el Schapendoes recalcamos que deben respetarse todas las fases de esta. Si tu cachorro Schapendoes tiene hambre solo debes suministrarle la cantidad adecuada de croquetas para que quede saciado. Los perros usualmente nunca rechazarían un bocado, por lo que sobrealimentar a tu mascota es fácil, por ello sigue las indicaciones del empaque al momento de colocarles su cuenco con croquetas.

Entre los cuidados generales, como el cepillado y el baño, tenemos que esta raza debe ser cepillada frecuentemente, una o dos veces a la semana para evitar que su pelaje se enmarañe debido a la suciedad que pueda albergar cuando se acuesta en el jardín. Los baños no tendrán que ser frecuentes, con un baño cada cinco semanas estará más que limpio.

A ningún perro es prudente mantenerlo amarrado todos los días, ya que esto hará que se torne agresivo o termine enfermándose debido a la ansiedad y la depresión. Si crees que es normal tener a un perro amarrado durante todos sus días quizás tengas que instruirte primero sobre crianza de mascotas antes de adoptar a un Schapendoes, ya que es un perro que necesita estar libre y tener un buen espacio que pueda “proteger”, ya que es su trabajo y a él le gusta mucho.

Como punto final para los cuidados del Schapendoes conviene mucho que primero desarrolles un plan de crianza para tu nueva mascota, para que luego no tengas la necesidad de darla en adopción, para esto primero analiza los costos a futuro de su alimentación, tamaño final y espacio disponible en tu hogar. Si crees que no podrás, por alguna razón, mantenerlo hasta el final de sus días contigo, entonces no estás preparado para adoptar a un perro, y menos a un Schapendoes que es tan apegado con su amo y al cual le haría mucho mal ser dado en adopción siendo adulto o peor aún, abandonado.

Nunca regales a un Schapendoes, no sabes si la otra persona podrá mantenerlo, le gustan las mascotas o lo cuidará de manera óptima. Tampoco encargues a un niño de sus cuidados, un Schapendoes siempre deberá ser cuidado principalmente por adultos.

Cómo entrenar, educar o adiestrar un perro Schapendoes

schapendoes

El Schapendoes es un perro realmente inteligente, tan inteligente como para ser entrenado sin ningún tipo de dificultad gracias a que en sus genes está la predisposición a servir a su amo en todo lo que desee. Debido a esta inteligencia y la predisposición a aprender cada día más el Schapendoes es un perro mascota excelente, que puede encariñarse mucho con los niños, otras mascotas y además, alertar sobre cualquier posible intruso en casa.

Es vital que el Schapendoes sea adiestrado desde muy temprano en su vida, ya que como es típico en los perros con una gran inteligencia, puede que te manipulen de vez en cuando para obtener lo que desean. Debido a su tierno aspecto y mirada puede que siempre logren lo que se proponen, por lo cual puede que se malacostumbren a siempre tener la razón en todo y esto desarrolle dominancia en ellos.

Para evitar que este comportamiento “sabelotodo” se salga de control es necesario que cuentes con “mano dura” en su entrenamiento, y con “mano dura” nos referimos a ser firme en tus decisiones, pero nunca maltratar a tu Schapendoes ni física ni psíquicamente, lo cual no será necesario ya que los métodos de entrenamiento para perros han avanzado mucho en eficacia y ya no será necesario nunca amenazar a un perro para que pueda hacer caso.

Para que un Schapendoes pueda hacerle caso a un adiestramiento necesitarás que te vea como el líder del hogar, para ello el entrenamiento deberá comenzar muy temprano en la vida del Schapendoes. Tú como dueño, para ser reconocido por él como líder debes ser su proveedor de alimentos, protector y cuidador, tres tareas que llevarás a cabo si eres el propietario de una mascota.

Sin embargo, a veces el Schapendoes puede ponerse un poco rebelde y no acatar tus órdenes a la primera, es allí en donde de verdad sabrá quién es el líder, ya que a veces estará retando tu autoridad para conocer si en realidad eres digno de ser el líder de la manada. Ante estas situaciones deberás crear una palabra de regaño, la cual usualmente es un “no” o el sonido “pssst”, dicho en voz alta, sin gritar, pero con contundencia. A esta palabra o sonido tu Schapendoes sabrá que ha hecho algo malo y necesita parar lo que hace y retractarse.

Recomendamos que sea desde cachorro que comience el entrenamiento ya que durante esta etapa se encontrará abierto a aprender nuevos patrones de comportamiento y debido a su gran inteligencia podrá asociar la palabra clave negativa “no” con “estoy haciendo algo malo”.

Ahora que ya sabes cómo entrenarlo para que no vuelva a repetir conductas erróneas para un comportamiento de un perro educado, solamente toca enseñarle que conductas si debe llevar a cabo, las cuales serán las que aprenderá desde pequeño y repetirá durante toda su vida.

Algunas de las conductas que deberá aprender para ser un buen perro son las de hacer sus necesidades en un periódico o en cierta zona del jardín para que luego su recolección sea fácil, el esperar que su comida esté lista y no insista con ladridos o excesiva emoción que le sirvan antes de que tú comas, el no ser agresivo con invitados, comportarse adecuadamente con otras mascotas entre muchas otras que irás viendo conforme vayas compartiendo tus días con esta adorable mascota.

Para que el entrenamiento pueda ser muy bien asimilado deberás tener en cuenta la necesidad de ejercicio del Schapendoes, la cual es mediana ya que fue un perro entrenado para trabajos pesados en el campo. Necesitará de 30 a 45 minutos al día de caminatas en un entorno fuera de casa para sentirse tranquilo y que pueda gastar sus energías.

Un truco para que tu Schapendoes se entusiasme por el entrenamiento es practicar con él varios trucos justo antes de salir a pasear, ya que así sabrá que mientras más rápido asimile el entrenamiento, más rápido podrán salir a pasear.

Para que el entrenamiento surta un efecto positivo se recomienda implementar el entrenamiento en positivo, que no es más que darle una golosina cuando hace bien un truco. Debes alternar las golosinas con una felicitación verbal, ya que así se acostumbrará a que no siempre recibirá una golosina cuando realice bien un comando, como por ejemplo, dar la pata o sentarse a esperar la comida.

El Schapendoes y su comportamiento con los Humanos

El Schapendoes es un perro con un amplio club de fans, aunque no sea demasiado conocido a nivel internacional como otros perros pastores, pero esto es debido a la lejanía en la cual siempre fue criado y ejercía su trabajo a la perfección, el de ser un perro pastor y guardián del hogar.

schapendoes

En su historia los granjeros, a pesar de tener a su disposición una vasta cantidad de perros para las tareas de pastoreo terminaron escogiendo al Schapendoes ya que simplemente era muy efectivo en su trabajo y además tenía una mirada que convencía a su propietario de que era el mejor para mantener a los animales a salvo.

El comportamiento del Schapendoes puede definirse en una sola frase como amigable, honesto, leal, protector y muy tierno. Es un perro al cual le encanta la actividad física, pero la disfrutará aún más si su dueño está presente para interactuar con él mediante juegos.

Este perro pastor puede tener un comportamiento típico de algunos perros pastores en el cual suelen empujar a sus amos para protegerlo de lo que, según ellos, podría ser el peligro. Este comportamiento se repite frecuentemente con los niños que entran en contacto con el Schapendoes, ya que detecta que son el eslabón más débil de la manada y por lo tanto su seguridad depende de él. Este comportamiento no significa dominancia, significa que le importas y le importa cada uno de los miembros de la familia. Puede repetirse también con otras mascotas.

Es un perro muy leal con la familia siempre y cuando se mantenga un contacto directo con él, ya que toda lealtad, amistad y amor se cultiva mediante la interacción diaria y muestras de cariño que el propietario le da.

El Schapendoes es muy difícil de ignorar cuando quiere algo, ya que pone su famosa cara tierna y con ella usualmente consigue lo que busca. Esta típica expresión lo ha hecho merecedor del papel protagónico de diferentes rodajes.

¿Cómo hacer feliz a un Schapendoes en casa?

Al Schapendoes lo mantendrás feliz siguiendo los siguientes puntos al pie de la letra:

Atendiendo sus necesidades de atención

El Schapendoes es un perro tierno y sensible al abandono por parte de su familia. No es un perro al cual dejarás en el jardín todo el día y solo interactuarás con él al momento de la comida, ya que esto lo interpretaría como abandono, potenciando un comportamiento neurótico y ansioso, el cual derivará en la destrucción de su entorno para liberar el estrés contenido en él. Para evitar esto simplemente préstale atención.

Cuando decimos “prestar atención” nos referimos a pasar tiempo con él, hablarle, acariciarlo, entrenarlo y dar un paseo contando con su compañía.

Saciando su necesidad de ejercicio

El Schapendoes como buen perro pastor necesita una buena cantidad de ejercicio al día para evitar comportamientos destructivos. Una buena idea es sacarlo a pasear por 30 – 45 minutos o jugar con él en el jardín a buscar la pelota, buscar rastros de deliciosas golosinas y las atrapadas.

Cuidando de él

El Schapendoes sabrá apreciar cada cepillado, baño y revisión de oídos y encías que le realices. Cada actividad de este tipo te acercará más a él, haciendo que la relación sea mucho más fuerte.

La personalidad del Schapendoes

Este perro tiene una personalidad de sabelotodo. Es un manipulador muy astuto que usa su tierna mirada y expresión como método para convencer a su propietario que le dé una doble porción de croquetas o que lo deje entrar en el caso de que tenga un ataque de necesidad de afecto.

Es un perro que necesita sentirse en un entorno familiar, ya que de lo contrario se sentirá muy estresado, por ello recomendamos que pueda tener acceso a casa y que su sitio para dormir no se encuentre muy lejos de dónde los miembros de la familia hacen sus quehaceres diarios.

El Schapendoes también es un poco independiente. Si vive dentro de casa y tiene un jardín en donde poder recostarse, con cierta frecuencia decidirá ir a dar una vuelta para verificar que todo esté bien.

Sin duda es un perro que será un gran compañero para ti y para tus hijos ya que posee una extraordinaria paciencia para niños traviesos, aunque recomendamos que enseñes a tus hijos a tratar a una mascota antes de que entren en contacto con él. También recomendamos que toda interacción con los niños y el Schapendoes sea vigilada.

Entorno ideal

El Schapendoes es un perro pastor en sus genes aunque hoy en día solo sea adoptado como mascota. Los perros pastores requieren de un entorno que los haga sentir en casa, es decir, amplio, con vegetación de ser posible y en donde puedan sentir que son los protectores de todo el entorno.

El Schapendoes disfrutará cuidado a mascotas de menor tamaño, ya que no se trata de una raza territorial con las mascotas que viven con él y aún menos con las que ha crecido, por lo que puede compartir terreno con otros perros, animales de corral e incluso gatos, llevándose muy bien con todos. Si el Schapendoes crece junto a otra mascota este le proporcionará una fuerte protección cuando sienta que hay peligro, alertando a su amo con fuertes ladridos o empujándola hasta un lugar seguro, como hacía con el rebaño en la antigüedad.

El Schapendoes es un perro sumiso si se socializa bien y se le hace saber que eres el líder de la manada, pero conviene juntarlo con otros perros socializados ya que no se llevará bien con perros con instintos dominantes.

Consideraciones antes de adoptar a un Schapendoes

Antes de adoptar al Schapendoes como a cualquier otro perro debes hacer un análisis sobre el espacio con el que cuenta tu hogar. Como ya sabrás, ciertas razas de perro poseen una marcada necesidad de espacio, mientras que otras con un espacio pequeño y uno que otro paseo al día se conformarán.

El Schapendoes necesitará un buen espacio al aire libre para sentirse cómodo y útil, aunque si tienes un jardín pequeño existe una solución, que es la de llevarlo a pasear al menos durante 45 a 60 minutos al día para que su energía acumulada sea usada y también pueda desesterarse por completo. Sin embargo, esta actividad deberá ser llevada a cabo a diario, por lo que debes asegúrate que tienes tiempo disponible para ello.

Así que hasta los momentos sabes que las necesidades de entorno del Schapendoes se limitan a uno amplio y paseos de 30 minutos al día o un entorno medio y uno o más paseos de 45 minutos al día, pero ahora toca evaluar el entorno en sí ¿Es adecuado tu entorno para la tenencia de un Schapendoes?

Para evaluar si el entorno es seguro para tu cachorro solo piensa en las cosas que podría comerse accidentalmente, los líquidos peligrosos que podría beber ya que están a su alcance y los objetos que definitivamente no quieres que muerda o destruya debido a sus correteos frecuentes dentro de casa o en el jardín. Luego de evaluadas estas variables convierte el futuro entorno del Schapendoes en un entorno seguro para un cachorro.

El hogar también debe contar con vallado para evitar que el Schapendoes se pierda persiguiendo a un macho que invade su territorio o a una hembra en celo, pero como recibirás a un cachorro Schapendoes apenas lo adoptes, debes revisar cualquier mínima apertura en el vallado que haga posible un escape de tu hogar. Si encuentras una asegúrate de sellarla correctamente.

Lo siguiente será comprar los muebles necesarios para que el entorno del Schapendoes sea confortable:

  • Casa para perro: si el Schapendoes vivirá en el jardín o no hay techado disponible en él entonces una buena compra sería una casa para perros, la cual lo protegerá del sol y la lluvia. Esta debe contar con una pequeña elevación para evitar que se inunde.
  • También deberás comprar camitas para tu Schapendoes, tan grandes como para un perro mediano aunque estés adoptando un cachorro pequeño.
  • Un plato de comida y otro para el agua nunca pueden faltar. El plato de comida será rellenado a diario mientras que el agua deberá ser renovada máximo cada dos días, estos platos deberán estar en un lugar en donde no les caiga suciedad o líquidos de zonas aledañas.

Consejos finales para adoptar a un Schapendoes

Recuerda que el Schapendoes cachorro crecerá y se convertirá en un perro adulto. No adoptes a un Schapendoes por su aspecto de cachorro tierno y frágil, adóptalo con la plena seguridad de que cuando crezca le podrás dar las mismas comodidades que cuando era tan solo un cachorro. De esta manera evitarás darlo en adopción debido a que te quedaste sin espacio para mantenerlo. ¡Los perros tienen sentimientos y en especial el Schapendoes!