Saltar al contenido
PerrosGatosOnline.com

Perro Porcelana

porcelana
Perro Porcelana
5 (100%) 9 votes

Perro Porcelana: Tu nueva mascota

Este hermoso animal conquista con su gracia y belleza, el Porcelana enamora en un principio por su fisionomía particular, unas bellas orejas largas acompañadas de una expresión muy dulce e inteligente que hace que se fije en nuestra mente, pero lo que más le da el toque de distinción es su pelaje, que por su brillo y finura hizo que se ganara ese nombre, haciéndolo suave al tacto y propicio para acariciarlo.

Adora vivir con los humanos y tratar de complacer y de respetar, lo que hace que su entrenamiento sea relativamente fácil, pudiendo ser apto para cualquier familia sin experiencia en el cuidado de perros, pero que por su nivel de energía limita las opciones.

En este aspecto el Porcelana muestra su única exigencia natural, una vida muy activa y llena de ejercicios, deportes o actividades entretenidas, de hecho a veces pareciera que cuando está en acción no se cansa nunca, lo que requiere que su familia humana pueda llevarle el ritmo y no se convierta en una molestia al tener que sacarlo diariamente sino en una motivación para incorporarlo en sus rutinas deportivas.

Es también conocido como el Perro del Franco Condado, en función a la zona de donde es procedente, ubicada al este de Francia en la frontera con Suiza, sin embargo, no se da a conocer al mundo en general hasta después de la Revolución Francesa donde hubo que reconstruir a la especie debido a que por diversas variedades de problemas casi desaparece como raza.

Por su parte, se le considera como un perro aristócrata o noble en razón a que sus primeros fundadores estaban estrechamente relacionados con la realeza Francesa, y definieron la raza para su uso propio en la caza de liebres o ciervos, siendo luego popularizada por los organismos aprobados.

En este sentido el Porcelana puede llegar a establecerse como un sabueso muy antiguo, quizás el que posee el linaje con mayor tiempo en la historia de Francia, convirtiéndolo en la raza más vieja de ese país.

Su llegada a América tiene un toque interesante pues fueron primordialmente un regalo al Presidente de Estados Unidos George Washington, lo que demuestra el aprecio y dignidad que se le daba a estos animales en su país, logrando establecerse luego en el nuevo continente a través de las importaciones caninas y desarrollo de programas principalmente en Norte América.

El Porcelana es un perro que denota clase, posee un estilo refinado y deportivo, es extremadamente resistente y puede correr grandes distancias necesitando poco tiempo de descanso, es un excelente rastreador, uno de los mejores sabuesos en su especie, es delgado, con largas orejas y un color invariablemente blanco decorado con unas manchas en su piel negras que se atenúan con el manto fino y brillante.

Asimismo, posee un buen tamaño aproximándose a los 53cm y 58cm dependiendo de su género, y pudiendo alcanzar un peso entre 25kg y 28kg, el que debe ser controlado con una dieta saludable para evitar que caiga en problemas de sobrepeso a los que son propensos, sin embargo, pueden vivir hasta los 14 años humanos, definiéndose como una raza excelentemente sana.

Su temperamento es muy amigable, es amoroso, inteligente, determinado y muy dispuesto a complacer a su familia humana, lo que hace que pueda llegar a vivir bien dentro de los hogares, tratando de no molestar ni incomodar a las visitas de sus amos, incluso se ha notado que pueden llegar a modular su tono de voz y ladrar melodiosamente cuando se encuentran en interiores, pero con la condición implícita de ser llevado a pasear.

Es extremadamente activo, necesita mucho ejercicio y posibilidades de galope o de trote, lo que tiende a reducir un poco las posibilidades en cuanto a su ubicación especialmente en las ciudades donde los espacios son más reducidos.

Su carácter de fácil entrenamiento hace que pueda convertirse en un can de mucho valor en su aplicación en varias actividades humanas, pues aunque su instinto natural lo lleva a ser un buen sabueso y a buscar presas principalmente de su selección, su educación puede basarse en adaptarlo tanto al trabajo en campo, a la ayuda humanitaria y a la vida como mascota, destacando también su buen trato con los niños del hogar.

En consideración a este aspecto, el Porcelana ha mostrado ser muy bueno para trabajar en jaurías, teniendo pocos problemas básicos de convivencia entre ellos siempre que hayan crecido juntos, pero cuando es criado en soledad tiende a volverse celoso de sus dueños, por lo que siempre es importante comenzar lo más pronto posible una educación basada en la socialización, tanto con otros perros como con otros humanos.

Este perro es pues, ideal para aquellas familias activas que tengan disposición y posibilidad de darle todo el contacto con el exterior posible o para las organizaciones que quieran implementarlo en actividades en las que se aprovechen sus múltiples habilidades.

Historia y Origen del perro Porcelana

porcelana

El Porcelana conocido también como el “Chien de Franche-Comte” o el “Perro del Franco Condado” obtiene este último nombre debido a la zona donde se cree que fue desarrollado, es decir, una región ubicada al este de Francia que hace frontera con Suiza, lo que hizo que por algún tiempo se debatiera la exactitud de su procedencia, pero luego se definiera su nacionalidad como Francesa.

El motivo de la duda en cuanto a su origen se debe a que la fundación del Franco Condado se consolida en el año 1789 y hay muchos registros que datan al porcelana desde antes del 1700, distinguiéndose ejemplares entre Suiza y Francia en esa época, pero se evidencia que fue en esa zona donde se vieron por primera vez.

De hecho, se ha podido comprobar que son originarios de los perros blancos del rey Luis IX (perros cazadores Saint Hubert Blanc) apareciendo por primera vez en la mitad del siglo XV y que las crías se daban en Saboya, Vaud y en las abadías de Luxeuil y Cluny, especialmente por la familia de Choiseul, aristócratas de la época o apellidos preferidos por el Rey, eventos que han dado pie a asegurar que el Porcelana era también un perro de sangre real.

Aunque su fisionomía continuó desarrollándose desde entonces incorporando ejemplares puros de las razas Harrier inglés, Laufhounds, Montaimboeuf y el Hound de Talbot, que tenían excelentes habilidades como sabueso y se consideraron importantes para formar al Porcelana como un especialista en la caza de ciervos, jabalíes y liebres.

Su temperamento y excelente colaboración en la persecución de presas, deporte que era el preferido por las familias nobles y reales en aquel momento, lo ayudó a permanecer entre las jaurías y fijarse como especie notablemente, pero, debido a la Revolución Francesa en el 1789 al 1799 aproximadamente, su cría cayó cuesta abajo y estuvo a punto de desaparecer como raza.

Sin embargo, con los pocos ejemplares que pudieron ser rescatados y la unión a otras razas de tipo sabueso se pudo volver a reconstruir a la especie, incorporando sangre de los Gascon Saintongeois, Harriers gris de Somerset y el Billy (réplica actual de la raza ya extinta de cazadores que acompañaban al Rey Carlos IX).

Dando como resultado al Porcelana que conocemos hoy en día, un perro de tamaño mediano, valiente, con un excelente olfato, resistente y con cierto toque de dignidad aristocrática.

Por su parte, todavía para el año 1845 eran aún conocidos como el perro “Franco Comtois” y no es hasta algunos años después que se asocian sus características al material de porcelana debido al brillo y suavidad de su pelaje en el que se le atribuye ese nombre, llegando a inspirar la ejecución de algunas figuritas de perros con su fisionomía y color.

A pesar de estos esfuerzos, el Porcelana no era muy conocido en otros lugares que no fuera Francia, Suiza o Italia, siendo bastante exclusivo y difícil de adoptar o comprar, pero sus aficionados continuaron impulsándolo hasta que se publica su estándar oficialmente en el año 1964.

Asimismo, tal y como sucede con la mayoría de los perros que se desea sean protegidos y propagados, se forma en el año 1971 el “Club du porcelana” ubicado en Francia, donde se le ayuda a mantenerse dentro de los estándares aprobados y se lleva un registro de la mayoría de los ejemplares de la zona, haciendo que dicho Club trascendiera y se estableciera en toda Europa y en el Reino Unido.

Casi inmediatamente después, para el año 1975 es reconocido por el FCI como la raza Porcelana ubicada entre los sabuesos de tamaño mediano.

Por otro lado, su llegada a América viene dada inicialmente hacia Estados Unidos, debido a que fueron enviados al Presidente George Washington como un regalo del gobierno de Francia en aquel entonces, aprovechando que había un buen ritmo de importaciones caninas a ese país en esos años, llegando especies de todos tipos y de varios lugares.

Esto dio pie a que se estableciera un pequeño programa de importación de la raza a las Naciones Unidas, pero, infortunadamente, se tiene un registro que apunta que a finales del siglo XIX se intentaron traer algunos ejemplares que se extraviaron y se cruzaron con otros perros locales, poniendo en peligro la pureza y correcta divulgación de la raza.

Desde ese entonces se ha intentado continuar con su cría o seguirlo importando de manera controlada y segura, logrando superar a los 500 ejemplares ubicados entre Canadá y Estados Unidos, y dándose a conocer cada vez más por toda Norte América y parte de América latina.

porcelana

Hoy en día son usados como sabuesos en la caza de algunas presas, o reconociendo la aplicación de sus habilidades y temperamento en otras de mayor provecho como el rescate de personas, participación en terapias de rehabilitación, y hasta siendo entrenados para practicar deportes, participar en muestras de belleza o como mascota en el hogar.

Características de la raza

Apariencia.

El Porcelana es catalogado por el FCI (Federación Cinológica Internacional) como un perro mediano, en categoría sabueso, es aristocrático, su porte parece sacado de la nobleza, siendo soportado por su contextura delgada y lo llamativo de su manto, es muy ágil y destaca en la cantidad de energía que posee.

Tamaño.

Los perros Porcelana por lo general son muy levemente más grandes los machos que las hembras, siendo apenas unos dos centímetros más altos que ellas lo que no se observa a simple vista, pareciendo muchas veces ser del mismo tamaño.

Machos: 55cm a 58 cm.

Hembras: 53cm a 56 cm.

Es recomendable que no su estatura no sea superior a 60cm.

Peso.

El peso en los Porcelana es variable, dependiendo de su contextura, y es el mismo rango en machos o hembras, pudiendo pesar entre 25 y 28 Kg.

Cabeza.

Su cráneo es un poco ancho especialmente en el área de las orejas, pero bien proporcionado a su cuerpo, su frente es plana y con un surco no muy profundo  en el medio de la cara que va por toda la frente.

Su cabeza en general es delgada y un poco larga.

porcelana

Región facial.

El Porcelana muestra una cara delgada y larga con un stop bien definido sin llegar a exagerar, su hocico es largo aunque proporcionado con todo el rostro y cuerpo, es semi cuadrado y le caen las mejillas levemente.

La boca es fina y con los labios negros, siendo el labio superior ligeramente más grande lo que lo hace cubrir al inferior.

Trufa.

La nariz del porcelana tiende a ser un poco grande como la de un buen sabueso, se ubica bien al extremo de hocico, con las ventanas bastante abiertas, lo que le permite un excelente desarrollo del olfato. Siempre es de color negro y a veces muestra una leve despigmentación, la cual debe ser monitoreada.

Igualmente los Porcelana tienen una trufa bien definida pero con una pigmentación que se difumina hacia el hocico, pintando todo el borde superior de la boca.

Ojos.

Los perros Porcelana poseen ojos medianamente grandes, pero no saltones, en su mayoría delineados en color negro el que se difumina levemente hacia abajo, el iris es marrón oscuro o marrón claro, su expresión es muy dulce.

Orejas.

Se ubican un poco más abajo que la altura de los ojos, pero nunca al mismo nivel, son largas y caídas, parecen colgar por el peso, pero son más bien livianas, lo que genera es impresión es que se hacen más anchas hacia abajo y rematan en un triángulo invertido culminando en punta.

Cuerpo.

Estos perros tienen un cuello largo con un poco de papada delgada, que desemboca en una espalda recta con un lomo musculoso, aunque no muy largo, a su vez el pecho del Porcelana es medianamente ancho y profundo, con costillas alargadas y redondas.

Sus patas son largas y delgadas pero no extremadamente finas, se ven bien aplomadas y compactas, con hombros largos, inclinados y fuertes pero no gruesos, asimismo sus muslos se ven delgados pero fuertes.

Cola.

La cola del Perro Porcelana se inserta en la parte inferior de su área trasera bien abajo de la espalda, no es muy ancha su parte más gruesa es en la base y se afina hasta la punta, llevándola caída o levantada dependiendo de la actividad o estado de ánimo que tenga y ligeramente arqueada.

Es importante que la cola no termine con pelos largos y gruesos que la hagan parecer una espiga, sino en pelos cortos que hagan que la punta se vea redondeada.

Pelaje.

Estos perros tienen un manto característico que es el que ha inspirado su nombre, pues al ser tan corto, fino y brillante da la impresión de ser de porcelana o cerámica.

Esta capa es única y resistente, pero nunca es dura ni áspera, siendo bastante tupida en todo el cuerpo, la que nunca deja espacio de calvicie.

Asimismo por ser su pelaje tan corto y denso deja a la vista la estructura de su piel, la que es elástica, y cuelga un poco sobre todo en el cuello debajo de la cara como formando papada, es blanca con manchas negras o grises.

Color.

El Perro Porcelana es siempre blanco, y posee en el cuerpo grandes lunares, que van saliendo con el paso de los años, estos son en tonos grises o negros y se producen en su piel, cubiertos por un pelo corto blanco que permite su visibilidad. Además de ello poseen otras manchas en su pelaje de tonos naranja medio, no muy brillantes ni oscuras, ubicadas casi siempre en el área de las orejas, las que combinadas con el tono blanco parecen como si estuvieran salpicadas, en algunos casos estas manchas se extienden al área de los ojos.

Movimiento.

Toda la formación ósea y muscular del Porcelana en sus hombros, espalda, piernas y pies hacen que se desenvuelva perfectamente al galope, volviéndolo ágil e infatigable.

Comportamiento con otros perros

porcelana

El perro Porcelana es muy interesante en este sentido, pues cuando es mascota de hogar es un tanto celoso de su amo y de su familia humana, demostrando que tiene preferencia por no compartir las atenciones ni el afecto de los suyos, pero cuando debe trabajar en el campo se lleva muy bien con los compañeros de la jauría, trabajando colaborativamente con tal de alcanzar la presa seleccionada.

En este sentido su desenvolvimiento se basará principalmente en la socialización que tenga desde cachorro, independientemente de las actividades que haya planificado para él.

Para ello es importante que lo ponga en contacto con otros perritos o animales que tenga en la casa, mientras más joven se acostumbre a tenerlas a su lado será un poco más natural para el compartir a sus dueños, aunque siempre estará muy vigilante de obtener las mismas o más atenciones que reciben los otros.

En el caso de que no posea por el momento otro cachorro en casa pero tenga pensado incluirlo en algún momento, debe tratar de llevarlo siempre de paseo a lugares donde hayan otros perros, en los que pueda incluso jugar y socializar con ellos, pero, tenga en cuenta que en un principio no lo aceptará con mucho agrado, por lo que debe sentir que el afecto y las atenciones por él no se ven disminuidos con la llegada del nuevo compañero.

A pesar de ser un perro sabueso con una ascendencia experta en la caza, el Porcelana en el hogar es muy respetuoso de la vida de otros animales de otras especies como los gatos o pájaros, siendo requerido un mínimo adiestramiento en la enseñanza de una convivencia respetuosa.

Estos perros no son para nada tímidos, ni tampoco agresivos, temperamento que los hace ser bastante sociables especialmente con los humanos, pero, cuando no ha sido educado para recibir visitas de otros perros puede que no sea un buen anfitrión, mostrándose en ocasiones reservado, siendo nuevamente la clave para modelar su personalidad el permitirle codearse de sus congéneres desde una edad muy temprana.

Por el contrario, cuando crecen en compañía de muchos otros y son entrenados para trabajar en jaurías, tienden a ser bastante juguetones entre ellos, pudiendo verse en la camada los diferentes rasgos en su personalidad aun siendo de la misma raza, pues aunque todos, en líneas generales, tienen aspectos comunes, algunos pueden ser más despiertos que otros, algunos más comelones u otros más cariñosos, características que por lo general mantienen el resto de su vida.

En cuanto a su comportamiento en función al trabajo que realicen en compañía de otros, el Porcelana no intenta tener protagonismo sino obtener los mejores resultados, pero no se dejará llevar por un líder que no respete ni que le haya demostrado ser calificado para ello, por lo que si no han trabajado juntos antes es preferible permitirles que se conozcan y compartan un tiempo antes para que entre ellos definan la jerarquía a seguir.

El apareamiento del perro Porcelana

Estos perros son tan naturales como los otros en este aspecto, respondiendo evidentemente a sus instintos, los que se alteran cuando la perra entra en celo, pero, al ser adoptado para vivir con la ayuda y cuidado de los humanos es también importante vigilar que su procreación se genere de la mejor manera procurando tener una camada sana y protectora de la raza.

Para ello es primordial conocer algunos aspectos fundamentales, como el caso del celo correcto para montar a la hembra, pues las perras Porcelana no alcanzan la madurez física tan rápidamente, de hecho, muchas veces ven su primer sangrado y aún siguen siendo cachorras, por lo que no es apropiado cruzarlas en ese momento, aunque es cierto que se han dado casos exitosos también es cierto que se puede poner en riesgo la salud de la perra junto con la de la camada.

Por lo tanto es prudencial esperar al segundo celo, en el que ella comienza a ser más adulta y sus órganos y músculos se han fortalecido, además, estas consideraciones deben también tenerse para el macho Porcelana, el que puede llegar a fecundar correctamente después de haber cumplido su año y medio de vida.

porcelana
Porcelaine side view

Por su parte, se debe tener especial cuidado con la perra cuando entra en celo y no se desea cruzar en ese momento o se tiene planificada para algún semental en particular, ya que estas atraen a los machos eficazmente y aún y cuando pueden tener los malestares propios del proceso también es cierto que no son fieles a su pareja ideal.

Una vez que se haya definido y evaluado las condiciones de la pareja y se haya permitido el cruce es también significativo que se cuide a la perra en su alimentación, la que debe tener una dotación de agua potable continua ya que le ayudará en la formación de la leche materna y a su vez se deberá vigilar, con la ayuda de su veterinario, su dieta para evitar que suba mucho de peso.

Dieta y alimentación del perro porcelana

porcelana

El perro Porcelana es un can netamente carnívoro, tanto por sus gustos heredados de unos ancestros muy compenetrados con la caza, como por sus necesidades de nutrición, por lo que sus platos deben ser pensados en este tipo de alimentación.

Sin embargo es un animal muy fácil de alimentar, debido a lo obediente y fácil de entrenar que es, el cual puede aprender sin ningún problema a respetar sus horarios, el tipo de comida seleccionada y el lugar designado para ello. Es por esto que se vuelve fundamental que todos los miembros de la casa cumplan y hagan cumplir las reglas establecidas cuando recién llega su cachorro Porcelana.

Proteínas

Se convierten en la fuente principal que domina el plato del Porcelana, pues son altamente necesarias en su rutina alimenticia, otorgándole energía y saciando su apetito, además son tan beneficiosas para el que le ayudan en el mantenimiento y fortaleza de sus músculos y hasta en su pelaje.

Sin embargo, debe verificarse que sean de buena calidad para que no contengan exceso de grasa o demasiado hueso, ya que estos a pesar de que le ayudan en algún tiempo con los malestares dentales luego pueden convertirse en agentes que debilitan su dentadura.

Vegetales y Carbohidratos

Estas se convierten en un elemento importante a incluir en el plato de Porcelana, pues le ayudan a sentirse lleno y además le aportan una buena cantidad de vitaminas que lo auxilian en su formación, pero no deben servirse en una cantidad superior a la proteína, pues se constituyen como un complemento alimenticio.

De la misma manera y en la misma cantidad de la que se le han servido los vegetales es conveniente incorporar los carbohidratos, preferiblemente los que no son prefabricados con harinas, sino los naturales, que le van a proveer de energía.

Modo de Preparación

El perro Porcelana es un amante de la comida, lo que hará que sean pocos los alimentos que rechace y que serán diferentes para cada ejemplar en particular el que poseerá sus gustos y los hará saber al dejar las mismas sobras en su plato cada día.

Sin embargo es fundamental que se evite una preparación como la hecha para humanos, ya que ellos no toleran bien, ni lo necesitan tampoco, el consumo de condimentos ni grasas adicionales, pudiéndoles causar alergias en la piel o infecciones estomacales, por lo que se pueden preparar todos los componentes hervidos en agua potable, o asados, sin usar sal, picantes, salsas ni aceites.

Asimismo, el consumo de leche de vaca, chocolate, nueces, algunas frutas y licor, está totalmente prohibido para el Porcelana, por lo que sus paseos en el exterior deben ser monitoreados mientras se le entrena a no comer de lo que no se le ha servido.

Croquetas para el Porcelana

Estas son bastante usadas por muchas familias pues dan el beneficio de facilitar el servicio y eliminan el tiempo de preparación, además que cada croqueta asegura poseer una composición homogénea, por lo que se puede pensar que la mascota consumirá los alimentos en la correcta proporción.

Por su parte, su selección es bastante fácil, pues los empaques poseen especificado el segmento al que van dirigidos, aclarando tipos de perros, tamaños, y algunos incluso indican si colaboran con ciertos problemas de salud o si ayudan en la higiene dental de la mascota, además las marcas reconocidas son las más publicitadas o solicitadas por los veterinarios.

Estas a su vez vienen en diferentes formas, tamaños y sabores dependiendo de cuales son los elementos que los componen, por lo que en el caso del Porcelana se puede revisar que sea fundamentalmente en base a proteína animal, independientemente de la fuente que la provea, siendo también valioso aunque no limitativo que sean de las croquetas grandes que vienen en forma de triángulo ya que él las va a poder morder mejor que si fueran unas pequeñas.

Sin embargo, es conveniente que su suministro sea desde su iniciación a la comida masticable, ya que así se acostumbrará al sabor y a la textura, pero si ya han probado la comida casera es muy probable que tenga que pasar por una etapa en la que se adapte nuevamente, conocida como etapa de transición.

En este proceso deberá ir combinando los platos con comida casera y pienso y luego poco a poco ir cambiando la proporción de los elementos hasta que se retire por completo la comida casera.

La cantidad a servir

Estos perros mantienen apetito, debido en gran parte a su estilo de vida tan enérgico y activo, por lo que van a necesitar más cantidad de alimento el cual debe ser calculado por su veterinario en función a su tamaño y peso, pero, no es recomendable que se le sirva toda la dosis diaria en una sola provisión, ya que se corre el riesgo de causarle problemas de indigestión, en todo caso se podría dividir en dos o tres porciones diarias.

También es propenso a sufrir de problemas de sobrepeso, por lo que es importante mantenerlo vigilado en ese aspecto.

Salud y cuidados generales

Aunque no lo parezca, por el brillo de su pelaje y el hecho de parecer en verdad estar hecho del material de porcelana además de su color, este perro en realidad es bastante resistente lo que lo convierte en un can de poco mantenimiento, requiriendo lo mínimo para su cuidado.

Por su parte es importante acostumbrarlo a los cuidados que se le harán desde cachorro para que lo tome como parte natural y consecuente en su vida y no cómo algo opcional que pueda causarle molestia, considerando que son animales rutinarios, inteligentes y que además aprecian los cariños y atenciones que les dan sus amos.

En este sentido el Porcelana si llega a entender que sus cuidados son parte del amor de su familia adoptiva, a través del buen trato durante cualquier etapa de su mantenimiento y el uso de algunas recompensas, muy probablemente llegue a esperar que sucedan.

No obstante, la frecuencia con la que se le debe efectuar cada rutina de limpieza va a ir estrechamente relacionada con el nivel de actividad y los trabajos que efectúe el Porcelana, pues mientras más contacto tenga con el exterior más agentes contaminantes puede adquirir.

Aunado a ello hay otra etapa en la que se les debe prestar especial atención y es en el período de la muda del manto, que tiende a ocurrir una vez o dos veces al año como máximo, perdiendo gran cantidad de pelo, pero reponiéndolo fácilmente, no dando muestras de calvicie, por lo que si llega a suceder es conveniente que lo lleve al veterinario a examinar las causas de su alopecia.

Cuidados semanales para el Porcelana

Con el perro Porcelana se debe tener especial cuidado en los casos en los que salen de caza o a recorrer espacios un poco boscosos, pues su instinto de sabueso lo hará entrar a cualquier matorral o pasar por encima de cualquier elemento natural o artificial que pueda causarle suciedad.

En este sentido es conveniente revisarlo cada vez que llegue de algún tipo de estas salidas, pues es probable que traiga pegados en sus patas espinas, semillas, o cualquier elemento que incluso puedan causar una infección, así como revisar que no traiga en su piel parásitos o insectos ni tampoco enganchados en su pelaje, este aspecto es de consideración pues el Porcelana tiene un imán especial para las garrapatas.

Si luego de esta inspección visual y manual usted concluye que su mascota no necesita de un procedimiento más a fondo, déjelo tranquilo y mantenga el ritmo habitual en su rutina.

Así pues podría esperar a cepillarlo sólo una vez por semana, en la que se le ayude a descartar cualquier mínimo agente pegado a su pelaje y también se pueda colaborar en retirarle el pelo muerto que tenga, especialmente en la época de muda, este proceso debe hacerse con un cepillo de cerdas blandas, y debe ser pasado con suavidad para no raspar su piel.

Otro de los cuidados importantes en el Porcelana es la revisión y mantenimiento de sus orejas u oídos, ya que por tener esa forma el conducto se mantiene cubierto y llega a acumular exceso de cera y de humedad, provocándole hongos e infecciones, por lo que es conveniente que una vez a la semana se le haga una inspección y se limpien por fuera y por dentro con un poco de tela humedecida en los aceites para perros que se encuentran en el mercado.

Asimismo su dentadura requiere también de un poco de cuidado, que si bien es cierto el perro Porcelana posee dientes grandes y resistentes, puede también contraer enfermedades bucales por la falta de limpieza, en la que se debe procurar cepillarlo y enjuagarlo de manera que no le queden restos de comida entre los espacios vacíos que conforman su mordida de tijera.

Los baños para el Porcelana

Estos animales poseen una piel un tanto elástica lo que hace que tenga en algunos momentos, especialmente de cachorros y ancianos, poca firmeza en ella llegando a acumular mal olor si no es bien cuidada, además su continuo contacto con el exterior y lo corto y fino de su manto hacen que los baños no puedan ser excluidos de su mantenimiento.

Sin embargo, estos pueden hacerse una vez cada seis semanas, con la intensión de no resecar su piel, pues el agua y jabón lavan también sus grasas naturales, por lo que esperar ese tiempo es prudencial.

Estos baños deben hacerse con champú para perros, sin perfumes, recomendándose que sean dados en una tina en la que se pueda tener control sobre ellos, pues son un poco independientes y en ocasiones deciden terminarlo antes y salir corriendo.

Salud del Porcelana

En general estos son perros muy sanos, siendo muy poco porcentaje de ellos los que padecen de algunas enfermedades que van asociadas a un mal mantenimiento como las infecciones en los oídos.

Cómo entrenar, educar o adiestrar un perro Porcelana

El perro Porcelana a pesar de ser tan activo y dispuesto a estar siempre en correteos y actividades entretenidas es también muy dócil y obediente, dispuesto a complacer a sus dueños, lo que lo convierte en un animal de muy fácil entrenamiento.

Es por ello que casi cualquier amo, con mediana experiencia puede realizar un entrenamiento base al porcelana, aunque siempre es aconsejable aprovechar la posibilidad que otorga este perro en ser entrenado para inculcarle ordenes más complejas que como mínimo deben ser asesoradas por un profesional en el área.

Estilo de entrenamiento perfecto para el perro Porcelana

Este tipo de perros son muy amables y cariñosos con sus dueños, son obedientes e inteligentes, viviendo tranquilamente si se les da un buen trato, por lo que el tipo de entrenamiento que debe aplicarse con ellos es el del refuerzo positivo, no siendo necesario ser agresivos con ellos ni mucho menos amenazantes u ofensivos pero si muy pacientes.

Es importante que sientan que hacen lo correcto y para ello son muy convenientes los estímulos que se les pueden dar a través de las recompensas, las que pueden ser con palabras de aliento o felicitaciones, acariciándolos rápidamente o dándoles alguna golosina para perros, lo que hará que asocien que el responder de esa manera es bueno para ellos.

Con los perros Porcelana, y básicamente con ningún animal en general, no es conveniente tener un estilo de crianza de agresividad o de menosprecio, lo que hace que el uso de correas, collares de ahogo, látigos, entre otros, se conviertan en una práctica inhumana y brutal, causando efectos negativos.

Por  su parte, su nivel de agilidad y energía lo convierten en perros muy buenos al momento de practicar deportes caninos pudiendo llegar a destacar altamente en este aspecto y más aún en las actividades que requieran que exploten sus habilidades de sabueso.

En este sentido son apropiados para el entrenamiento como colaboradores en la caza de animales y muy buenos para trabajar en jaurías, aunque eso no los limita en ser buenas mascotas y acatar las reglas del hogar.

El contexto del entrenamiento

Antes de llevar a su mascota Porcelana a practicar una rutina básica o avanzada de entrenamiento es necesario que evalúe el espacio donde lo va a realizar, el cual es importante que sea siempre el mismo y si es posible que ya su perro lo conozca, así evitará que se distraiga olfateándolo y reconociendo el lugar.

En este sentido seleccione un terreno amplio e íntimo, alejado de cualquier aspecto que pueda entretener a su perro Porcelana, especialmente en las primeras fases del entrenamiento, si el no conoce el lugar llévelo varios días antes a que lo reconozca evitando jugar allí, sólo para pasear, hasta que se le haga familiar.

Una vez esté listo y comiencen las clases debe primero incondicionalmente sacar a jugar a su mascota, recuerde que estos perros son casi incansables, se reponen muy rápidamente y siempre están dispuestos a correr y jugar, por lo que darles una dosis de entretenimiento antes de comenzar es primordial.

Por su parte, intente que estas sesiones se den todos los días a la misma hora, siempre que el clima lo permita, procurando aplicar unos 20 a 30 minutos en el entrenamiento, con algún corto descanso en el medio, intente que su mascota no se sienta presionada y que vea esta rutina como otro especie de juego, de manera que lo acepte y se acostumbre más rápido.

Edad ideal para comenzar a educarlo

Los porcelana son unos cachorros muy despiertos, juguetones, curiosos y muy pronto demuestran su necesidad de olfatear y buscar presas u objetos de su interés, por lo que desde que llegan al hogar deben ser educados con órdenes muy sencillas, las que no son dadas en un tiempo determinado sino constantemente para que reconozca su importancia.

Es pues que lo principal que debe hacerse es educarle a respetar los espacios, a aprender donde hará sus necesidades y a aprender a respetar cuando se le prohíba o niegue algo, sin embargo, la rutina de entrenamiento como tal puede iniciarse cuando su Porcelana tenga unos seis meses, empezando con las lecciones más sencillas y aumentando su complejidad poco a poco.

Adiestramiento continuo en casa

El perro Porcelana aprende fácilmente a respetar las normas siempre que se le inculquen continuamente, convirtiéndolas en su día a día, por lo que este adiestramiento en casa se vuelve en una parte esencial en el desarrollo de su personalidad, que con el paso del tiempo respetará sin necesidad de que usted esté presente.

Es por ello que desde que sea un pequeño cachorro se le deben definir claramente las reglas de convivencia, procurando que todos las hagan cumplir de manera que no entienda que pueden ser vulneradas o que se deben al respeto de una persona en particular.

Comportamiento con los Humanos

Cuando un cachorrito Porcelana es separado de su madre y es trasladado a un nuevo hogar lleno de humanos, éstos pasan en su mente a tomar la posición de los miembros de los que serían su camada, por lo que tienden a apreciarlos casi automáticamente, asimismo desarrollan un hermoso sentimiento que tratan de expresar al intentar complacer a sus amos en todo, considerando que son superiores en la jerarquía y que ellos están allí para ayudar.

Sin embargo si necesitan de su socialización temprana para ayudarlos a fortalecer su buen temperamento y a que no sean retraídos con los extraños o tímidos ante otros animales.

Comunicación efectiva

Los Porcelana a pesar de ser bastante inteligentes no llegan a entender el lenguaje hablado por los humanos, por lo que una conversación con ellos, leerles algo o incluso darle órdenes sin previa educación tiene ningún sentido, pudiendo aburrirlos y haciendo que se retiren sin obedecer.

Es a causa de esto que se hace importante encontrar la manera de darle a entender lo que se desea haciendo uso de las mejores estrategias, como la de aprovechar su nivel de estudio en las expresiones humanas, los que aunque no tienden a pasar todo el tiempo vigilando nuestro comportamiento, si son lo suficientemente inteligentes como para captar cuando algo está bien y cuando no.

En este sentido nuestra vocalización y lenguaje corporal se convierten en el mejor medio para establecer una buena comunicación, así como escoger términos cortos enseñados en un mismo tono de voz y con los mismos movimientos, por ejemplo un “afuera” o “out” señalando la puerta y con tono de orden será perfectamente comprendido luego de una leve rutina de aprendizaje.

En muchos casos los ejemplares que han sido criados desde cachorros en estrecha relación con su familia humana, han podido entender algunas situaciones sin necesidad de recibir órdenes, como la de tristeza o dolor de su amo, mostrándose bastante empáticos y consoladores.

Comportamiento con los niños

Entre sus dotes de amabilidad con los humanos es visto como un buen compañero para los niños, es excelente en la participación de juegos infantiles que requieran el uso de sus capacidades y puede adaptar su nivel de fuerza para ser más sutil con los más pequeños.

Sin embargo, siempre es importante considerar la educación que se le da a los niños con respecto al trato que deban tener con su mascota, especialmente con una como Porcelana, ya que tienden a pensar que por ser grandes y dóciles son de hierro y sus tratos llegan a ser muy bruscos, lo que en ocasiones ha causado que respondan tratando de hacerse respetar.

Nivel de respuesta

Estos perros poseen una muy buena capacidad para responder ante una diversidad de situaciones, pues además de inteligentes, deciden muchas veces por su cuenta sin esperar a que su amo les dé una orden, pudiendo discernir entre lo que es más conveniente o no.

Muchos de estos comportamientos se hacen evidentes en el campo, cuando se encuentran en actividades de caza o siguiendo rastros, en los que responden a sus instintos y a lo que le determina su oído u olfato, para lo que es preferible dejarlos actuar con la menor supervisión, especialmente si han sido entrenados para ello.

Estilo de vida que necesita

El Porcelana requiere como condición sine qua non una vida llena de actividades, bien sea deportivas o de trote o paseo, así como de rastreo o caza, cualquier actividad es buena con tal de que pueda gastar sus sobradas energías.

En este sentido, el porcelana va a precisar salidas continuas o de más de una hora de duración, en la que se le permita correr y olfatear, siendo preferible que tenga siempre a disposición un lugar para hacerlo sin la necesidad de esperar por el tiempo de su dueño.

Son perros recomendados para solteros o parejas activas, que hagan mucho deporte y puedan ser acompañados por ellos, o para familias que les puedan ofrecer las mismas condiciones.

Trabajos para el Porcelana

Estos perros han demostrado ser muy versátiles, dado a sus amplias capacidades, docilidad y posibilidad de entrenamiento, por lo que se pueden planificar una variedad de actividades para ellos que cumplan con el respeto a su dignidad y calidad de vida.

Entre ellas está la principal que es la asociada a sus habilidades de sabueso, pudiendo ser excelentes en la caza y recolección de las presas seleccionadas, más, estas condiciones pueden también ser beneficiosas para incluirlo en los equipos de rescate y búsqueda de personas, especialmente en zonas boscosas pues tienen muy buen sentido de orientación y buen desenvolvimiento.

Por su parte están siendo también adoptados para dedicarlo a la vida familiar como mascota, ya que aunque tiene sus exigencias en cuanto a nivel de actividad, también son dulces y amigables con los humanos, teniendo un cierto toque de distinción.

Entorno ideal

Porcelana es un perro con tanta necesidad de ejercitación y tantos niveles de resistencia que es casi imposible acomodarlos en la ciudad, sin embargo pueden ser entrenados para vivir dentro del hogar al cual tratan de adaptarse con la menor molestia posible, incluso evitan ser muy ladradores o ruidosos, pero siempre van a solicitar su momento de esparcimiento.

Lo más adecuado en el caso de esta raza de perros es adoptarlos para otorgarles una rutina muy activa con amplia capacidad de por lo menos practicar deportes, por lo que lo más recomendado es ubicarlo en ciudades o condados con amplios parques, granjas o cualquier espacio amplio que le permita derrochar sus capacidades.

Por su parte, el estilo de vida que tendrá dependerá básicamente de su amo y de la mejor manera que considere que pueda ofrecerle en su desarrollo y coexistencia, a lo que se recomienda que se esté siempre muy alerta de procurar un entorno digno, con la mejor limpieza posible y que prevenga la protección de su salud así como su seguridad.

Porcelana dentro de la casa

Teniendo en cuenta que el perro Porcelana necesita de amplios espacios y aún así se le es permitido ingresar al interior o se ajusta el mobiliario para su paso, es imprescindible definir claramente el nivel de accesibilidad que va a poseer, es decir si va a poder entrar y salir de cualquier sala o cuarto o si solo tendrá permitido la visita a algunos lugares en los que se asegure que no corra peligro ni el ni la vivienda.

Este aspecto es fundamental definirlo antes o inmediatamente después de su adopción, de manera que no tenga que esperar a entrar en la fase de entrenamiento para inculcarle el acatamiento por las normas que incluyen el respeto de la casa o apartamento.

Entre estas adaptaciones a las instalaciones de su hogar se puede considerar la posibilidad de ajustar la entrada de Porcelana a la casa sin la menor molestia posible, lo que por su tamaño podría ser difícil, pero pueden aprovecharse sus destrezas y capacidad de entrenamiento para enseñarle a entrar por alguna ventana o por la modificación realizada a alguna puerta.

En el caso de que su Perro Porcelana vaya a dormir y comer dentro de la vivienda, aunque le recomendamos que el resto del tiempo lo pase en exteriores a menos que por algún momento desee descansar o se encuentre enfermo, es prudencial designarle un espacio para comer y otro para dormir, siendo ubicados considerando que su mascota estará en su hogar por bastante tiempo y que no son muy aptos a aceptar cambios tan fácilmente.

El lugar que provea para que su perro Porcelana duerma debe ser un poco más grande que el acostumbrado, con amplia facilidad de entrada y salida y que no se convierta en un potencial obstáculo en la movilidad de los miembros de la familia, asimismo debería incorporar un suave colchón con sábanas o mantas lavadas con detergentes apropiados no perfumados y algunos juguetes.

Por su parte, el lugar para comer debe estar en un espacio limpio, seco, que no tenga olores particulares y que no sea el mismo donde su familia acostumbra tomar alimento, a menos que tengan todos el compromiso de no ofrecerle de las sobras para evitar que cree malos hábitos en este sentido.

Su comedero debe poseer su tasa para el seco, que va a depender del tipo de alimento que le provea, y su tasa para el agua, en el mercado hay una amplia variedad de artículos de este tipo en el que puede escoger en función al tamaño, dosis y colores de su gusto.

El Perro Porcelana en exteriores

Este perro necesita del contacto con el exterior para vivir bien, por ser un excelente sabueso y traer un historial dedicado a la caza, el Porcelana no se sentirá a gusto si no tiene la posibilidad de olfatear, seguir rastros, cazar o en su defecto jugar con libertad.

Es por ello que aun y cuando usted decida que será una mascota de hogar debe ofrecerle amplias posibilidades de este tipo de contacto, para lo cual es recomendable contar con al menos un jardín o patio en la vivienda.

Por su parte, podría ubicarle una casita para dormir y descansar en su parcela, pero con la vigilancia de que no tenga posibilidad de escapar al tratar de alcanzar alguna presa, la que puede ser construida con tablas de madera y un techo compacto que evite el paso de la lluvia.

Los artículos del Perro Porcelana

Estos perros usualmente tienen un leve aprecio por los juguetes de su hogar, especialmente si los ayudan a controlar su energía, que pueden convertirse en una buena estrategia al momento de tenerlo en casa, pero se aburrirán fácilmente si no son lo suficientemente interactivos.