Saltar al contenido
PerrosGatosOnline.com

Pomsky

Pomsky
Pomsky
5 (100%) 28 votes

Pomsky: Tu nueva mascota

El pomsky es sumamente particular y especial. Si lo que necesitan en casa es adoptar una mascota que no crezca mucho, este pequeño peludo es lo ideal.

El perro pomsky es una nueva raza de perros, pero es tan nueva que es mas bien vista como un perro híbrido. Es decir, aún no está reconocida como raza por ninguno de los clubes oficiales emisores de pedigrees, por lo tanto sus estándares aún no están determinados de manera oficial, y los pomskys aún no tienen pedigree. Este hermoso ejemplar está en su pleno nacimiento y aún no está reconocido de forma oficial, por lo que su historia apenas está comenzando.

Este pequeño can se originó en Estados Unidos y es realmente una combinación entre dos ejemplares similares, es decir, es un perro de sangre mestiza. Aunque es muy poco conocida debido a su reciente aparición, no se puede dudar de su ternura, su inteligencia y todas sus características que lo convierten en un animal sumamente especial.

El Pomsky nace al cruzar el Pomerania con el Husky Siberiano. Este perro es muy especial y su nombre de Pomsky proviene justamente de la combinación de estas dos razas.

Para que se dé el nacimiento de un Pomsky, es necesario que una hembra de la raza Husky se mezcle con un macho de Pomerania debido a que la hembra es más grande y puede soportar el parto de los bebés. Lo mejor de este nuevo ejemplar es que puede fácilmente vivir por muchísimo tiempo así que la familia tendrá Pomsky por mucho rato.

El Pomsky es un perro fácil de mantener y con cuidados no tan estrictos.

Es un tipo de perro muy tranquilo que no causa problemas. Las familias que se sientan preparadas para comprar o adoptar un perro pero no saben cuál raza elegir porque viven en un departamento, pues ¡el Pomsky es el perro que estás buscando para este tipo de ambiente y familia pequeña!

El Pomsky es el perro perfecto porque es una mezcla entre grande, pequeño y esponjoso. Se adapta fácilmente a los entornos que lo rodean y es un animal sumamente cariñoso con muchísimas cualidades y características que sus dueños deben conocer y otras que también irán conociendo poco a poco.

Los genes dominantes de la hembra Husky se pueden apreciar en el físico del pequeño Pomsky por lo que al observarlos se pueden ver muchos rasgos de la raza de la madre por lo que su aspecto es similar al de un lobito pequeño.

Son perros llenos de energía y les encanta pasar el tiempo con sus amos. No son perros esbeltos sino más bien rechonchos por lo que es necesario mantener el cuidado perfecto de sus músculos y sobre todo supervisar su alimentación para evitar problemas futuros.

Prepararse para tener a un Pomsky como mascota no es muy difícil. Es necesario que desde cachorros se establezca una conexión familiar profunda y especial. El entrenamiento de este animal se basa muchísimo en el carácter del amo, son perros sensibles y activos por lo que el amo debe trasmitirle ordenes de la forma correcta y sin parecer agresivo ya que puede herir la susceptibilidad del perro.

El Pomsky es sumamente sociable que puede compartir fácilmente con mascotas, niños y humanos. Hay que tener en cuenta que cada ejemplar tiene su personalidad por lo que debe ser educado desde cachorro para evitar mal entendidos en algún momento.

Un perro educado es un perro feliz. Cualquier Pomsky será un perro modelo si se le educa desde un principio. Su inteligencia es sumamente alta por lo que entender las órdenes y aprender rápidamente no será un gran problema para él. Mientras más educado, será un perro más abierto y más dispuesto cooperar y a jugar.

El Pomsky no es un perro que se enfermará de forma seguida. Su salud dependerá de los cuidados del dueño y de las visitas periódicas al veterinario de confianza. Además de las enfermedades comunes que los perros pueden sufrir, no hay de qué preocuparse con este pequeño amiguito.

Posee fuertes músculos y firmes huesos que lo convierten en un ejemplar pesado que puede resistir muy bien a pesar de contar con patas pequeñas.

Historia y Origen del perro Pomsky

Pomsky

De esta mezcla resultó el Pomsky. La genética permitió que el Pomsky heredara el pelo esponjoso, abundante y suave de la madre y el tamaño del padre.

Pomsky

No fue sino hasta el 2013 en Estados Unidos que el Pomsky se dio a conocer. Este hibrido resultó un éxito total no solo en lo físico sino en lo genético y emocional. Es un animal sumamente inteligente y con una capacidad de aprendizaje bastante elevada en comparación con otras razas de perros híbridos.

El Pomsky heredó características físicas de su madre, desde los ojos hasta el aspecto de lobo mientras que el toque especial lo otorga la raza Pomerania quien permite que el Pomsky se aprecie como tamaño de bolsillo. Si bien es cierto que el Pomsky surgió en Norteamérica, su raza se ha extendido en varios países de Europa, sobre todo España.

Actualmente es muy solicitado dentro de Estados Unidos ya que su aspecto es como el de un cachorro durante toda su vida. Lo que lo convierte en un perro sumamente atractivo y con las posibilidades de mantenerlo dentro de casas pequeñas o apartamentos.

Infortunadamente, esta es una raza que no ha sido reconocida por el Club Oficial de Pedigrees, Lo que significa que el Pomsky no tiene pedigree y los estándares, características y demás información aún no se encuentra oficialmente publicado.

Características Principales

Tamaño
Los Pomsky no tienen definido un tamaño todavía, la asociación americana de animales no le ha designado una media estándar de tamaños.

Pomsky

Dado que es un tipo de perro nuevo, las especies no se han homogeneizado todavía y las variantes de tamaño son bastante disparejas. Existen Pomsky bastante paticortos y pequeños, casi del tamaño del Pomerania, estos son los más caros y buscados. Pero, también existen muchos Pomsky que son más altos, casi del tamaño de un husky y con las apariencias redondeadas de un Pomerania.

Características
Estos perros tienen el pelo denso y un poco largo, bastante parecido al de su madre Husky, también heredaron los colores bastantes pintorescos de estas razas, negro, gris, blanco y beige en algunos casos.  Y aunque no lleguen a tener un pelo tan largo como los huskys, si es necesario que se cepillen continuamente para evitar que el perro deje pelo tirado por todos lados.

Además de eso, los Pomsky tienen las características redondeadas y suaves de sus padres. Lo cual los hace un poco más adorables que su padre.

Hay muchos casos documentados que estos chicos tienen el caminar de los Pomerania en lugar de los Husky siberianos. Lo cual es un punto a favor de estos cachorros.

En cuanto peso, debido a todas lo mencionado anteriormente a su genética, no hay ejemplares iguales. Se ha dado a conocer ejemplares que no pasan los 7 kilos, algunos pueden ser medianos y llegar a los 10 u 11 kilos y otros casos más impresionantes de Pomskys que han llegado a los 14 kilos. Debido a la rareza de este perro y el contenido genético con el que nazca, dependerán sus colores y sus rasgos físicos.

El Pomsky no tiene una forma igual. Cada ejemplar, por más extraña que parezca, puede tener sus propias características originales. Siempre los genes de este animal van a sobresalir. Dependiendo de su carga genética es que puede observarse su desarrollo físico pero su temperamento es otra cuestión. Suele ser muy parecido en cada Pomsky pero la realidad es que es igual de variante como sus características físicas.

El perro Pomsky suele tener una apariencia amigable y tierna, son parecidos a los lobos y al mismo tiempo son tiernos y se ven sumamente vulnerables.

Poco a poco el Pomsky ha estado ganando popularidad y reconocimiento en más y más países. Sus particularidades especiales lo convierten en una mascota que casi todo el mundo puede tener. La descripción del Pomsky no es totalmente verídica por lo que es necesario adoptar a un cachorro para ver cómo se va desarrollando el animal durante su vida.

Es importante aun así mantenerse un poco informado de sus entandares basado en las experiencias con otros dueños y así poder tener una idea más acertada de cuánto puede desarrollarse el animal.

Expectativa de vida

Este perro no tiene enfermedades crónicas conocidas que pueden acortar significativamente su vida, sin embargo, puede adoptar enfermedades muy peligrosas si no es vacunado prontamente.

Un pomsky bien cuidado puede vivir perfectamente entre 14 y 16 años, por lo que se cataloga como un perro longevo, aunque en parte esto se debe a su pequeño tamaño.

Los pomsky a veces no heredan las condiciones genéticas que lo hacen desarrollar las enfermedades típicas de los padres, a veces heredan la de los pomerania y a veces heredan las del husky, pero en casos desfavorables pueden heredar las condiciones genéticas desfavorables tanto de los husky como de los pomeraria.

Esto se debe a que el estándar no está demasiado establecido, hace falta que se estabilice y se ajusten los ejemplares explícitamente a él. Pero para ello las asociaciones como AKC tendrían que reconocerlo como raza, para lo que pueden faltar muchos años todavía.

De todas maneras ya se conocen las enfermedades a las que tienden tanto los huskys como el pomerania, por lo que puedes investigar cómo evitarlas desde que el pomsky aún es cachorro. Estas enfermedades son:

  • Problemas en las articulaciones
  • Problemas oculares
  • Sarro dental

Quizás es problema más grave, afortunadamente, es el de la placa dental, la cual un veterinario puede eliminarla fácilmente. Se recomienda llevar al pomerania al veterinario al menos dos veces al año si se encuentra sano y al menos en una de estas visitas que le sean limpiados sus dientes.

Para evitar este problema y sus complicaciones puedes comprarle juguetes masticables e ingerirles.  A los perros les encanta morderla y esta, debido a su textura, elimina el sarro.

Carácter y personalidad del perro Pomsky

Quizás uno de los puntos que más quieren conocer las personas que quieren adoptar a un pomsky es si este se parece más a un husky o a un Pomerania en su comportamiento, pues bien, debes saber que el pomsky la mayoría de las veces es una mezcla perfecta entre estas dos razas.

Muy activo, juguetón e incansable, como el husky, pero también es un perro que disfruta al límite el estar recostado sobre nuestras piernas, viendo la televisión, como el pomerania.

Tiene una personalidad chistosa, siempre hará las mejores morisquetas, muecas y acciones para llamar nuestra atención y así podamos jugar con él y pasar un rato divertido.

A pesar de ser un perro pequeñito, al pomsky no se le drenará su gran energía con paseo de cinco minutos diarios. Deberás reservar para él al menos unos 20 minutos al día para que pueda realizar el ejercicio que necesita y así mantener su salud en un estado óptimo.

El pomsky, como cualquier otro perro, se sentirá muy triste y aburrido en el caso de que no le dediques el tiempo que necesita al día, pudiendo llegar a convertirse en un perro bastante destructivo, aunque estas cosas las hará para deshacerse de la energía sobrante y no porque sea un mal perro.

El pomsky no tendrá problemas con los extraños, raramente los agrede o ladra cuando se encuentran visitando el hogar, ya que no ha heredado el instinto tan territorial del Pomerania.

Comportamiento del Pomsky con los Humanos

Pomsky

Es un perro muy sociable. Son muy leales y fieles con sus amos por lo que no hay ningún problema al querer adoptar a uno.

A pesar de que el entrenamiento de este animal debe ser enseñado desde temprana edad, la característica principal del Pomsky es su facilidad con la que se lleva con humanos, con otros perros e incluso con otras mascotas.

A pesar que cada Pomsky es diferente, se puede decir que son muy abiertos a relacionarse con humanos, sobre todo con los pequeños de la casa. La personalidad del Pomsky es muy juguetona por lo que la energía de los niños irá a la par con la del perro y pueden pasar todo el día drenando tanta energía que a la hora de dormir, todos caerán rendidos.

El Pomsky no necesita mantenerse pegado a sus amos todo el tiempo, disfruta los ratos de tranquilidad y soledad cuando su familia se encuentra haciendo sus quehaceres pero en el momento de compartir, este hermoso ejemplar entrega toda su atención y todo su amor y afecto a sus seres queridos.

Los perros Pomsky son muy amables y pacientes con los niños. Pueden llevarse muy bien y tolerarlos muchos. Los genes de Husky, quienes son perros de manada, fueron heredados a este hibrido que disfruta muy bien la compañía de los pequeños.

Para garantizar este buen comportamiento es necesario que el Pomsky sea entrenado desde muy pequeño. Bastaran las técnicas normales de entrenamiento usadas en cualquier raza para mantenerlo calmado.

La Inteligencia del Pomsky es impresionante, les gusta obedecer y hacer felices a sus seres queridos. Llevarse bien con los humanos es parte de su crianza y educación por lo cual es importante que sea constante y firme.

El Pomsky es un perro familiar que puede vivir dentro de casa fácilmente. Bastara con una buena alimentación y una dosis de ejercicio diario para mantenerlo animado y feliz.

El perro Pomsky será perfecto para ti ya que puede brindarte una compañía que solo un mejor amigo canino podría. Te seguirá a todas partes y casi siempre estará dispuesto a jugar y prestarte mucha atención.

Son los Pomsky buenos para los niños?

Los pomsky son perros que por lo general se portan muy bien con los niños, aunque algunos pomsky que no tienen su raza balanceada en 50% Pomerania y 50% husky pueden desarrollar poca paciencia con ellos, por lo que se recomienda, en el caso de que existan niños en el hogar, escoger los ejemplares que compartan más características físicas con las dos razas.

Esto lo recomendamos ya que los perros pomsky que tienen un gran parecido genético a los pomerania, son perros con poca paciencia con los niños debido a su carácter asustadizo. En realidad los perros pequeños no les disgustan la interacción con los niños, lo único que hacen es asustarse debido a experiencias traumáticas que ya pudieron haber pasado.

¿Cómo mejorar la relación de un pomsky con los niños?

El pomsky, para que pueda llevarse bien con los niños tiene que comprender que no representan ningún peligro para él. Esto se logra primero instruyendo a los niños sobre cómo tratar a una mascota. Los niños deben comprender la importancia de tratar a los animales como si fuesen una persona, es decir, con respeto, amor y sabiendo que pueden sentir y amar como cualquiera.

Los niños al conocer esto sabrán que es necesario cuidar al pomsky ya que se trata de un ser vivo que puede brindarles muchos momentos de alegría.

Se recomienda enseñarle al niño que un perro pequeño no es un juguete, es conveniente no cargarlos ni colocarlos en superficies altas. Deberá tener mucho cuidado a la hora de los juegos, ya que si le cae encima al pequeño pomsky este podría morir.

¿Cómo hacer que el pomsky confíe en los niños?

Los niños al tratarlo de una manera correcta ya no representarán una amenaza para el pomsky, por lo que se sentirá confiado al interactuar con ellos. Cabe destacar que si el pomsky tiene una mala experiencia a una edad temprana con los niños, esta puede marcarlo de por vida, haciendo que se muestre muy nervioso o agresivo con los niños.

Comportamiento del perro Pomsky con otros perros

Pomsky

El Pomsky es un perro muy divertido, les encanta jugar y drenar su energía en retos y juegos con sus dueños. No son tan atléticos como su madre Husky, al contrario, suelen ser un poco más rechonchos y esto se debe a su padre, de quien también heredó su tranquilidad pero no demasiada.

El comportamiento del Pomsky no es para nada agresivo, poco a poco los amos han dado a explicar el comportamiento de este reciente ejemplar que puede tener características diferentes en cada caso, según han dado a conocer.

Adoptar un perro Pomsky es una idea maravillosa y el hecho de que no haya mucha información  al respecto no debe ser una razón de peso para tener miedo. La clave para el buen comportamiento de este ejemplar es su educación.

Cualquier perro debe ser educado desde cachorro por lo que el entrenamiento del Pomsky desde sus primeros meses de vida garantizará una buena actitud y mucha obediencia. Es un perro avanzado e inteligente, no es difícil enseñarle reglas a este precioso can.

Las experiencias de sus dueños con el Pomsky han revelado que son perros sumamente obedientes y que pueden ser muy independientes y se portan adecuadamente en el momento necesario. Pueden ser muy juguetones en compañía de otros perros o pueden mantenerse serenos y tranquilos en soledad.

El Pomsky es la mascota ideal. Es fuerte e independiente. Es protector, cariñoso, juguetón y amigable. Ambos sexos  suelen comportarse de forma positiva con otros perros.

Los Pomsky saben que todo el cariño y el amor de sus dueños son solo para él y pasar un tiempo de diversión con otros ejemplares no le hace daño, al contrario, alimenta su personalidad.

Sin embargo, esto no quiere decir que no pueda sentirse malhumorado un día y no se sienta dispuesto a recibir a otra mascota, en este caso suele suceder más que todo con las hembras ya que son más dominantes. Sin embargo, el Pomsky suele comportarse muy bien a pesar de las circunstancias.

¿Los Pomsky son dominantes?

La hembra Pomsky es dominante, por lo que es importante que su entrenamiento sea desde cachorra y con técnicas caninas muy bien aplicadas. A pesar de su dominancia, no es agresiva. El Pomsky solo busca que acepten su personalidad la cual es tan excéntrica que quiere demostrársela a todos.  Es muy sobreprotectora y siempre se encuentra alerta ante cualquier movimiento. Hay que destacar que la hembra Pomsky suele ser más reservada y cautelosa.

Los machos de Pomsky son más tranquilos y menos reservados. No son dominantes hacia sus dueños u otros animales, pueden convivir sin problemas con gatos, otros perros y pájaros. Tienen mucho más parecido a su padre Pomerania. El macho puede llegar a ser un poco revoltoso por lo que es necesario educarlo al igual que la hembra, de una forma firme pero no buscando intimidar. Estos ejemplares suelen ser muy sensibles y sentimentales.

Pomsky

¿Los Pomsky son territoriales?

Los machos de Pomsky no son territoriales. A este perro le encanta jugar y socializar, pueden tener un poco de instinto, el cual los alienta e incita a seguir descubriendo y explorando lo desconocido.

Las hembras Pomsky son territoriales y sobreprotectoras. Les gusta mantener el control de su terreno y sus alrededores. Se interesa mucho por conocer quiénes son los que se atreven a invadir su espacio, no lo hará de forma agresiva, alertara a sus dueños con ladridos fuertes pero no llegará a atacar.

Las hembras cuidan su hogar y poseen tanta seguridad en sí mismas debido a su gran inteligencia que pueden comprender las intenciones de quienes se acercan a ella. Sabe comportarse de la forma correcta en el momento necesario.

Cuanto dura el celo de los Pomsky?

El celo en los pomsky es bastante más diferente que la etapa fértil de una mujer humana, de hecho, no se parecen en casi nada. Para comprender perfectamente cuando dura el celo de los pomsky, cuando puede quedar embarazada y cómo actuar en consecuencia, primero deberás conocer en qué etapa se produce el celo fértil como tal y cuánto dura para que puedas hacer que se reúna con un pomsky macho y quede embarazada.

A una hembra de pomsky el celo le suele durar unos 23 días en promedio, lo cual sería unas cuatro semanas, aunque a veces puede durar solo dos.  Es vital que estés al pendiente de la aparición de los síntomas del celo en la pomsky si quieres que copule con un macho pronto, ya que el próximo celo se dará en unos seis meses aproximadamente.

Síntomas del celo en una pomsky

Los síntomas del celo en las pomsky serán bastante obvios si tienes a tu perra cerca de ti todo el día. Normalmente una pomsky es muy activa y juguetona, pero cuando entra en la fase del celo se las suele ver demasiado apegadas a ti y muy cariñosas, incluso más de lo que ya pueden ser. Este es el primer síntoma, una perra cariñosa, aunque si no se presentan otros, es muy difícil determinar el comienzo del celo con solo este.

Otro síntoma que puede ser determinante para conocer si ya comenzó el celo de tu perra es el de la vulva hinchada. Si tu pomsky tiene la vulva hinchada y se porta muy cariñosa entonces puedes estar al menos un 50% seguro que el celo ha comenzado. Ahora, el porcentaje aumenta hasta un 80 – 90% si además de tener la vulva hinchada también sangra un poco por ella.

El sangrado se debe a la hinchazón propia del celo, que rompe las venas de las paredes vaginales.

Otro punto importante es la presencia de machos desconocidos en las cercanías del hogar o la insistencia de otros machos de casa por estar cerca o incluso intentar montar a la pomsky. Junto a los demás síntomas ya puedes estar 100% seguro que la pomsky está atravesando por la etapa de celo.

Cuanto dura el embarazo Pomsky?

Algo que tienen en común todas las razas de perro es el tiempo del embarazo de estas. Casi la totalidad de las perras llegan a dar a luz cumplidos los dos meses de embarazo, la pomsky no es la excepción. Sin embargo, debido a que se trata de un tipo de perro nuevo, no existe información estadística que arroje cual es el margen de tiempo normal o a los cuantos días es que parirá con completa seguridad.

De lo que si puedes estar completamente seguro es que este bello acontecimiento natural se puede dar a partir de los 53 días hasta los 63 días de embarazo, a partir del día 65 sería aconsejable acudir con un veterinario para estudiar el caso y el día 66 – 67 se convierte en algo estrictamente necesario para que la asistan y ayuden a parir, ya que tanto su vida como la de los cachorros podría encontrarse en riesgo debido a la complicación del embarazo.

Para evitar complicaciones en el embarazo y que este se dé como la seda puedes seguir los siguientes consejos:

  • Evitar que la pomsky sea montada por un perro mediano y mucho menos uno grande. La pomsky es pequeña y cachorros de gran tamaño podrían complicar e imposibilitar la labor de parto natural.
  • Evitar los juegos bruscos a toda costa mientras la pomsky esté embarazada. Esto incluye el levantarla, el corretear y el asustarla.

Creando un espacio para la pomsky embarazada

La pomsky deberá no solo permanecer segura mientras se da esta dulce espera, también deberá sentirse así. Para ello, crea un lugar en donde pueda acurrucarse con sus cachorros una vez se produzca el parto, para ello, coloca trapos limpios que no uses y crea una especie de “nido”, en el cual los cachorros no puedan salir fácilmente y siempre se mantengan cerca de su madre.

De esta manera la pomsky podrá retirarse a su lugar de descanso mientras dure su embarazo y en este, al detectar que es seguro, se sentirá dispuesta a parir con mayor facilidad.

Dieta y alimentación del perro Pomsky

Hay muchas dudas y cuestionamientos referente a la alimentación de un hibrido Pomsky. Esta perro posee diferentes hábitos alimenticios, no solamente por su carga genética sino por su tamaño en cada ejemplar.

Pomsky

Cada Pomsky es diferente y no se puede alimentar a un Pomsky alto y de 14 kilos de la misma forma que a un ejemplar adulto de 7 kilos. Las características físicas varian en cada animal por lo que es necesario empezar una dieta adecuada dependiendo de su edad y satisfaciendo las necesidades de su organismo.

Los Pomsky al igual que sus padres no suelen ser hambrientos y codiciosos respecto a su comida. A pesar de que cada raza posee sus propias características, cada uno come justo lo necesario por lo que es de imaginarse que el pequeño Pomsky será igual. Para no tentar a la suerte, se recomienda alimentar al cachorro adecuando los nutrientes y las cantidades a su edad.

El hibrido Pomsky empieza su desarrollo desde los dos meses de edad y hasta los 9 o 10 meses de vida por lo que es fundamental un alimento de calidad durante esta etapa de crecimiento.

El cachorro Pomsky debe ser alimentado tres veces al día durante sus primeros meses de edad.

Es importante que el valor nutricional del Pomsky sea cubierto de la forma correcta. Puede ingerir croquetas para perros de alta gama o incluso una comida casera a base de muchos vegetales y proteína animal como pollo o carne.

Para garantizar una buena alimentación al Pomsky desde temprana edad, es necesario saber el peso del animal y evitar darle cantidades exageradas de comida. Un cachorro debe comer al menos como unos 150 gramos de croquetas al día por lo menos durante sus primeros dos meses. Esta cantidad debe ser dividida en tres porciones durante algunas horas de diferencia. Desayuno, almuerzo y cena como cualquier humano.

El cachorro a sus cuatro meses empezará a tomar un tamaño parecido al de su adultez. Hay que recordar que ningún ejemplar es igual por lo que a los cuatro meses puede pesar 5 kilos o más. Dependiendo de su peso necesitará cantidad de comida que aun así hasta el año debe dividirse en tres porciones.

No solo basta la cantidad de comida que se le ofrezca a un Pomsky. Es necesario que el alimento contenga las proteínas, las vitaminas, los carbohidratos y minerales (incluso grasa) necesaria para que el perro pueda crecer sanamente y no altere su personalidad o su carácter debido a algún problema de salud ocasionado por una mala alimentación.

Para mantener una buena alimentación en el Pomsky es necesario observación constante. Desde su tamaño, su peso y comportamiento. Todos estos detalles deben ser anotados y evaluados por un veterinario quien debe llevar un control regular del animal y puede ayudar a estandarizar esta nueva raza que poco a poco ha ido evolucionando más.

Al Pomsky le encanta juguetear y hacer cosas diferentes cada día que lo ayuden a aprender conductas nuevas. Con la comida es igual, el Pomsky se aburre y sus amos pueden intercalar el alimento entre comidas caseras, queso, rodajas de pollo o carne y sus croquetas de calidad pero con sabores diferentes.

Es necesario evitar a toda costa los suplementos. Un veterinario puede informarles a los amos en caso de que sea necesario pero mientras el Pomsky  este sano y tranquilo con su alimentación regular, no amerita que ingiera otros alimentos fuera de su dieta que puedan afectar su desarrollo.

Cuando el Pomsky llega a la adultez ocurre lo mismo que un cachorro. La alimentación dependerá de su tamaño y de su peso. Hay híbridos Pomsky que pueden pesar más de diez kilos y otros que apenas llegan a los ocho kilos.

En los años de adulto del Pomsky se puede agregar a su alimentación los alimentos húmedos. Es una dieta saludable, nutritiva y sobre todo bastante diferente y además, es diferente con respecto a las croquetas y puede ayudar a no desgastar sus dientes de forma rápida.

Un adulto de Pomsky comerá lo necesario en su peso. Si pesa más de diez kilos es necesario al menos unos 900 gramos de alimento al día y dividido en dos porciones. SI el Pomsky es menor a los diez kilos, entre 500 y 700 gramos de croquetas para perro bastarán para mantenerlo activo y con la energía suficiente para realizar sus actividades regulares.

La salud del Pomsky dependerá de la alimentación que tenga desde cachorro. Si la dieta que se ha escogido para cada ejemplar está bien equilibrada, es decir, con grasas moderadas, rica en vitaminas y nutrientes, el perro se mantendrá en excelente estado de salud, con más energía y se sentirá muy feliz y siempre dispuesto a querer jugar y pasar el tiempo con su familia.

¿Cuánto debe comer un pomsky?

Un pomsky es un perro pequeño – mediano, no se puede encasillar en una categoría ya que los tamaños son variables. Unos son más parecidos al husky, otros son más parecidos al pomerania. Esto es debido a la falta de estandarización, por lo que criadores no se ponen de acuerdo en las características que deben tener.

Si el pomsky pesa menos de 10 kilos y se encuentra bien de salud (no está desnutrido) pasa a ser un perro pequeño y su ingesta de croquetas para cachorro debe ser de entre 155 y 185 gr diarios. Si el pomsky viene de padres medianos entonces deberá comer durante el segundo mes de vida hasta el octavo unos 265 – 280 gr de croquetas.

Para el pomsky adulto la cosa cambia. Los ejemplares adultos deben comer croquetas para perros adultos, de lo contrario podrían engordar. Los pomsky adultos deberán comer entre 180 y 255 gr de alimento al día, pero si son activos a diario la cantidad máxima de croquetas aumenta a 265 gr diarios.

Cuidados necesarios

Pomsky

Si bien es cierto que el Pomsky es un perro especial, no quiere decir que requiera de cuidados excesivos o extraños. Adoptar un hermoso cachorro Pomsky es maravilloso y sus cuidados no son diferentes a los que necesita cualquier otro perro de raza diferente.

Sin embargo, no es lo mismo un perro de pelo corto y en el caso del Pomsky, ambos padres tienen el pelo moderadamente largo por lo que es necesario establecer una buena rutina de aseo regular y así evitar que se generen  parásitos u otras enfermedades, incluso por estética y olor del pelaje es necesario mantenerlo limpio e higienizado.

Es importante que sin importar la edad o tamaño de Pomsky se mantenga limpio y sano y para mantener este estatus de higiene se recomiendan los siguientes concejos en los cuidados principales del animal:

Cómo bañar un Pomsky

Los expertos veterinarios no han establecido una frecuencia exacta en la cual se debe bañar a la mascota. Los baños son un momento divertido donde toda la familia puede participar o también puede ser un tiempo de mimos para la mascota en algún spa para perros.

Se recomienda que el Pomsky se bañe por lo menos una vez al mes. Este perro puede vivir muy bien dentro de una casa o departamento pero suelen ser revoltosos y juguetones por lo que se encuentran expuestos a ensuciarse. Mantenerlo con buen olor y sin parásitos en el pelaje es fundamental para la salud de los humanos en el hogar  y para la mascota.

Cómo sepillar un Pomsky

El pelaje del Pomsky es grueso y suave como el de su madre Husky. Es necesario mantener un cepillado diario para evitar la formación de nudos y para cuidar su piel. Un cepillado diario evitará que los baños hacia el hibrido Pomsky sean semanales, lo que puede afectar duramente las secreciones naturales del animal y que son necesarias para su salud.

Cuidado de los oidos

El Pomsky debe ser atendido regularmente. Sus orejas se encuentran rectas y siempre alerta por lo que es más fácil que agentes externos penetren en esta zona por lo cual se recomienda revisarlos una vez a la semana y limpiar con gasas y productos específicos recomendados por el veterinario e incluso, el especialista debe enseñarle al amo como higienizar esa zona tan delicada del animal.

Cuidado de las uñas

Es necesario la revisión de las uñas en el Pomsky, sobre todo si el animal vive dentro de casa. Cuando se encuentran al aire libre es más común observar que por naturaleza se desgasten pero al estar dentro de casa pueden estar un poco más largas de lo necesario por lo que este tipo de cuidado es recomendable hacerlo con un experto ya que un mal corte puede generar dolor y sangrado.

Cuidado de los dientes

El Pomsky necesita revisión de los dientes regular, se recomienda que en cada visita periódica al veterinario, al menos dos veces cada seis meses,  exista una revisión dental. Cualquier problema dental puede ocasionar problemas de salud al Pomsky por lo que la alimentación y la ingesta de nutrientes necesarios a través de la alimentación lo ayudarán a mantener una buena dentadura por muchísimo tiempo.

Vacunas del Pomsky

Las vacunas son fundamentales en el Pomsky desde su primer mes de edad. Esta acción requiere mucha firmeza por parte de los dueños y solo el veterinario está autorizado para administrarlas y es quien se encargara de mantener informado a los dueños del Pomsky cada cuanto necesita la desparasitación y las vacunas. Mantener un control de vacunas evitará problemas de salud en el animal y mantendrá a los humanos libres de enfermedades.

Hay poca información con respecto a las enfermedades que afectan a los Pomsky. Basado en las experiencias e historial de sus padres, se puede esperar que ésta haya heredado posibles problemas en el corazón al igual que su padre Pomerania quien también tiene tendencia a sufrir problemas dentales.

Se puede esperar que dure unos 14 años de vida. Si la intención es adoptar a un Pomsky, este durará muchísimo tiempo.

Los hábitos de cuidado del Pomsky deben tomarse como un ritual, debe considerarse como un ritual sagrado donde el can y su familia puedan sentirse cómodos y a gusto con lo que están haciendo.

Los cepillados y la hora del baño son momentos únicos y especiales que se van convirtiendo en recuerdos sumamente agradables y felices. Cada cuidado aplicado a la mascota le transmite todo el amor y el cariño que sienten por el animal. El Pomsky le encanta sentirse consentido y cuando la atención está puesta sobre él, se puede sentir sumamente especial y con la necesidad de ser cariñoso y amigable con su familia.

Cómo entrenar, educar o adiestrar un perro Pomsky

Pomsky

Para este nuevo tipo de perro no es imposible el ser obediente, al contrario, son mascotas muy dispuestas a captar las ordenes de sus dueños.

El entrenamiento del Pomsky no es algo fuera de lo común. Es necesario seguir ciertos consejos básicos para mantener un entrenamiento positivo a base refuerzos y mucho amor.

  • Desde el primer día que el cachorro Pomsky llegue al hogar es necesario darle a entender quién manda para que pueda captar las reglas de la casa de forma rápida y segura. Establecer reglas el mismo día ayudará a su comprensión. Si lo que se busca es que no ande por toda la casa, coloca barreras en los accesos por donde pueda escapar del sitio destinado para él y así sabrá que allí debe pertenecer. Hay que recordar que es un cachorro y que las reglas deben ser fáciles de entender.
  • Una buena recompensa hará que el cachorro pueda anticipar la hora de entrenamiento y lo motivará a seguir obedeciendo correctamente. Es imposible entrenar a un cachorro si no se incluye una recompensa que regularmente son golosinas o alguna comida, es necesario que sean golosinas pequeñas y no tan fuertes porque el estímulo constante del entrenamiento y la frecuencia de la práctica lo puede llevar a engordar fácilmente.
  • Es necesario conocer a la mascota. Cada Pomsky va desarrollando su personalidad, conocerlo a medida que se va entrenando y va creciendo es primordial para aprender de sus conductas lo que les gusta y lo que no, sobre todo para evitar errores y evitar acciones que no produzcan algún efecto positivo. Si el perro se ve constantemente molesto y no avanza en su entrenamiento, es necesario evaluar la forma en que se le está educando.
  • Es cierto que las recompensas con comida funcionan, pero es importantísimo que el perro se sienta elogiado de forma verdad con su dueño. Los perros sienten, aman y por ello con cada acto correcto que hagan deben recibir un aliento y palabras de amor por parte de su dueño. Necesitan sentir que lo hacen bien y que con cada palabra y caricia pueden motivarse a seguir obedeciendo y ser un perro modelo. El Pomsky es sumamente inteligente por lo que no habrá problemas en su entrenamiento.
  • Es importante no saturar al Pomsky. El entrenamiento debe ser diario pero mucha presión sobre ellos puede aburrirlos rápidamente. Lo mejor es hacer pequeñas sesiones de máximo quince minutos. Es importante estimular su imaginación y que cada momento de entrenamiento sea distinto al otro. Es importante combinar el entrenamiento con los juegos, hay que recordar que es un cachorro y su forma de ver las cosas es totalmente distintas a las de un perro adulto.
  • Es importante terminar la sesión si al entrenarlo el amo se siente frustrado. La idea no es maltratar al animal, este es un trabajo que conlleva mucha paciencia y las energías negativas pueden afectar el entrenamiento del cachorro.
  • Es importante culminar cada sesión de entrenamiento de una forma positiva para que el animal no se sienta herido o reprendido y pueda entrenar nuevamente sin ningún tipo de miedo. Cada sesión debe ser diferente con respecto al orden que se le intenta enseñar y si no todo sale como se espera en el primer intento, es necesario culminar con una recompensa y así el perro sabrá que puede esperar una buena reacción de parte del entrenador así no haga las cosas de forma correcta.

El hibrido Pomsky es maravilloso. Hace falta mucho por descubrir sobre este pequeño animal que tiene encantadas a pocas personas. Los fanáticos esperan que pronto haya mucho más reconocimiento y que sus características puedan ser establecidas y así ganar la confianza de aquellas familias que quieran adoptar un perro.

Cuando el Pomsky entra a la familia es muy común que se integre muy fácilmente al hogar. Es muy normal que quiera ser muy consentido, sobre todo por los niños quienes quieren estar siempre jugando y concediéndole al cachorro todo lo que pida.

Para evitar que este comportamiento resulte en desobediencia es necesario que el adiestramiento sea impartido por todos los miembros de la familia. Que cada familiar que se relacione directamente con el Pomsky aprenda cómo educarlo y que ellos mismos no rompan las reglas establecidas que al final llevan al animal a sentirse muy confundido.

Cuando el Pomsky está adiestrado correctamente, no hay forma de que haga muchas travesuras, no ocasionará problemas serios y su conducta será muy buena ante otras mascotas, los paseos por el parque y sobre todo ante otros humanos.

Que debo tener en cuenta al momento de adoptar un Pomsky?

Adoptar a un pomsky es una tarea que por más que sea fácil, ya que solo consta de ir hasta el criador o persona que quiere darlo en adopción y obtenerlo, las responsabilidades que conlleva el tener a un perro van mucho más allá de esta simple acción.

Muchos dueños de perros ven muy tarde que su estilo de vida no concuerda con el de su perro, por lo que deciden darlo en adopción o en el peor de los casos abandonarlo, lo cual es simplemente cruel e inhumano. Para evitar que tu perro se sienta triste ya que el abandono haría que se pusiera muy triste, debes tener en cuenta varios consejos antes de adoptar a un pomsky, que te permitirán vivir toda su vida a su lado:

El espacio: Nunca adoptes a un perro si este no tiene espacio suficiente en donde estar. Debes contar con una casa grande, si vivirá dentro, o con un patio, si dormirá en el jardín.

Alimentación: Ten muy en cuenta que será otra boca más y esta requiere alimentos especiales, los cuales deberás poder cubrir desde la fecha en que lo adoptes a 12 – 15 años a futuro.

Tiempo: Los pomsky y todos los perros merecen tu tiempo. Estos merecen unas palabras tuyas, una caricia y un paseo al día para mantenerse física y mentalmente estables. Si no puedes brindarle de tu tiempo a tu perro, entonces no lo adoptes hasta que puedas hacer un espacio en tu vida para una mascota.

Dejarlo al cuidado de los niños: Otro error frecuente que cometen las personas es adoptar un perro para que su hijo pequeño esté al pendiente de todas sus necesidades, craso error. Los perros, indiferentemente del tamaño y edad, necesitan los cuidados de un adulto. ¿Dejarías el cuidado de uno de tus hijos bebés a otro de tus hijos?

El pomsky necesita ser cuidado por una persona madura y consciente de las necesidades del mismo. Debe poder llevarla al veterinario eventualmente, crear una rutina para alimentarla a diario desde cuatro hasta dos veces, debe bañarla, cuidarla y darle de su tiempo. Está bien que un niño la cuide, pero estos cuidados deben ser prescindibles ya que eres tú en realidad el que la está cuidado “en serio”.

Como criar un Pomsky

La crianza del pomsky es de baja dificultad, criarlo no será mayor problema si sabes cómo hacerlo, por ello te enseñaremos los aspectos más relevantes de la crianza del pomsky.

Dedicarle tiempo a tu pomsky

Los perros pomsky son perros con un comportamiento que explota en energía y mucha actividad física, son perros extremadamente juguetones y muy activos. Son perros que tienen buena masa muscular, aunque no llegan a ser tan fornidos como el husky siberiano.

Esta característica de su cuerpo les exige ejercicio constante para poder mantenerla y además, también son perros muy apegados con su amo, por lo que es vital dedicarle varios minutos al día, para que puedan sentirse satisfechos y queridos.

Adiestrar a tu pomsky

Naturalmente el pomsky necesita adiestramiento constante cuando todavía es un cachorro. No es un perro que crezca mucho como el husky pero, para evitar que desarrolle un comportamiento a sus anchas, es necesario enseñarle lo que puede hacer y lo que no. Lo normal es enseñarle en donde puede hacer sus necesidades, donde no puede excavar y que la agresividad está mal vista.

Sácalo a pasear

El sacarlo a pasear además de drenar su explosiva energía hará que se entretenga mucho y pase tiempo de calidad contigo, cosas que ama y de seguro te lo demostrará lamiendo tu cara al momento de regresar a casa.

Los ejercicios diarios, que pueden darse en forma de paseo o caminatas son necesarios, si no le son suministrados puede que comience a comportarse de manera rebelde e incluso rompa algunos muebles del hogar simplemente para drenar la energía contenida en su cuerpo.

Cuidar al pomsky

Tienes un perro ¡Necesitas cuidarlo! Llévalo al veterinario si acabas de adoptar uno y no tiene vacunas, desparasítalo cuando te lo indique el veterinario y cumple el calendario de vacunación establecido. Todo esto hará que la expectativa de vida de tu hermoso peludo se extienda mucho.

Entorno ideal para el Pomsky

El Pomsky es un can que puede vivir dentro de casa sin ningún problema pero es necesario que dentro del hogar tenga su propio espacio para que se sienta cómodo, feliz y tranquilo, sobre todo en sus momentos de descanso.

Es necesario que la mascota cuente con un espacio que pueda sentirse propio. Puede ser en cualquier lugar de la casa pero lo importante es que pueda sentirse identificado con él y que en el momento que necesite descansar, jugar o pasar un tiempo a solar, recurra su propio espacio

Los perros también se estresan y pueden tener ponerse de malhumor. El Pomsky no es un perro acostumbrado a estar triste o malhumorado, al contrario, son sumamente felices y alegres. Pero hay días donde necesitan sentirse solos y es por ello que en su hogar debe tener un espacio privado.

Ademas de un espacio privado, este debe contar con todas las comodidades necesarias para mantener al dia todas sus necesidades.

Cerca de su lugar de descanso deben estar sus juguetes. Es necesario que si el perro vive dentro de la casa, tenga objetos con los cuales distraerse y jugar para evitar que su curiosidad o aburrimiento lo lleve a tomar conductas destructivas con las cosas del hogar.

Además, debe contar con una manta y una cama cómoda que pueda ser lo suficientemente grande para que pueda estirarse y moverse a su antojo. El piso frio puede ser muy incómodo para los perros es por ello que dentro de la casa debe tener su propia cama.

El tazón para la comida y el agua deben estar cerca de su lugar de descanso. Es mucho mejor darle privacidad a cualquier perro en su hora de alimentación. Dependiendo del tamaño del Pomsky se debe situar los tazones para alimento e hidratación. Si el perro es alto, debe tener ambos envases a la altura de su cuello para evitar lesiones futuras y torsiones gástricas o gases que se pueden producir al mantener una mala posición mientras el animal está comiendo.

El perro puede tener su lugar dentro de la casa pero necesita quemar toda la energía acumulada, necesita divertirse, sentirse amado y hacer ejercicio para mantenerse sano.

Es necesario establecer una rutina de ejercicio y juegos diarios para que el perro pueda mantenerse bien y ser obediente. Un perro sin nada que hacer tiende a hacer muchas travesuras y al estar dentro del hogar todo puede culminar en un completo desastre.

Es importante que si el perro vive fuera en el jardín o patio trasero, pueda también tener su propio espacio y su propia casa para perros para que se sienta caliente y reconfortado en las noches frías y pueda cubrirse del sol.

El Pomsky se adapta muy bien a diferentes entornos pero es necesario tener en cuenta que son perros de frio y su cuerpo está hecho para soportar bajas temperaturas. Si el Pomsky vive en una ciudad donde el ambiente sea cálido, puede tener problemas con el calor debido a la cantidad de pelaje que posee.

El entorno ideal del Pomsky no es difícil de conseguir, bastarán lugares donde pueda tener su propio espacio y además, el cariño y amor de sus familiares permitirán que cualquier entorno sea perfecto para el animal.

Cuanto ejercicio debe hacer un Pomsky?

El pomsky es un perro pequeño catalogado como mascota, sin embargo, desciende del husky, un perro que requiere grandes estándares de libertad. Sin embargo, a pesar de ser un perro pequeño, el pomsky es un perro que puede llegar a pesar 15 kilos o más, si se lo alimenta cada vez que quiere, ya que se trata de un perro glotón.

Esta característica del pomsky hace necesario una jornada de ejercicios al día. La cual no puede ser solo de cinco minutos o creer que se conformará con seguir al dueño por toda la casa. El pomsky a pesar de parecer un perro sedentario y de tipo mascota, en realidad es un perro que requiere ejercicios de mediana intensidad para drenar toda la energía que le ha sido heredada de parte del husky siberiano.

El pomsky es un perro que sabrá como dividir perfectamente su dia en sesiones de ejercicios moderados y unos largos ratos acostado en tu regazo o en su camita, por lo que no debes privarlo del ejercicio.

Algunas ideas bastante interesantes en cuanto a sesiones de ejercicios que puedes practicar con tu pomsky, son las siguientes:

Jugar a las atrapadas: El pomsky ama que juegues con él. Juega a perseguirlo y el instintivamente huirá de ti a modo de juego. Esta es una actividad que lo cansará rápidamente.

Jugar a buscar la pelota: Otro truco que el pomsky puede aprender y le resultará bastante entretenido. Ten cuidado de no lanzar la pelota a carreteras ni lugares con desniveles para evitar accidentes.

Paseos: Los paseos entretendrán mucho al pomsky al mismo tiempo que drenarán su energía. Por supuesto, puedes combinar paseos con juegos o sesiones de entrenamiento para hacerlos más interesantes.

Recuerda practicar con tu pomsky alguna de estas actividades al día para que pueda mantener un estilo de vida sano y esté saludable.