Saltar al contenido
PerrosGatosOnline.com

Pointer

pointer
Pointer
5 (100%) 3 votes

Pointer: tu nueva mascota

El Pointer es muy reconocido gracias a sus extraordinarias habilidades en el ámbito de competencia. Se dice que es el mejor perro de muestra ya que posee una buena velocidad, resistencia y olfato desarrollado.

Cuando un cazador quiere un perro para que lo asista al momento de cazar lo primero que se le pasa por la cabeza (de seguro) es un Pointer. Es un perro que se destaca lo suficiente cazando que es conocido como el mejor perro de caza que puede actuar sobre terrenos llanos.

El Pointer es un perro sumamente talentoso, puede encontrar a una presa incluso si las condiciones climáticas no son las optimas (día soleados y secos). Es conocido por su gran resistencia al momento de perseguir presas y siempre tiene un buen ánimo.

Es un perro sumamente expresivo que da la sensación que siempre está erguido. Está siempre dispuesto a trabajar, pero como perro de compañía se puede ver que es bastante fiel, cariñoso y noble.

Esta raza es de origen inglés, aunque existen diversas opiniones que ponen en duda esta teoría. Varios conocedores de la raza afirman que podría ser francés y otros piensan que puede ser italiano. Pero la gran mayoría de los fans y conocedores de raza afirman que es más adecuado pensar que su origen se dio en España. Esta última teoría sostiene que el Pointer es un perro español que fue exportado a Gran Bretaña entre los años 1705 y 1713 para criarlos selectivamente y mejorar el espécimen para hacerlo un perro cazador con buenas habilidades.

Junto a todas estas características que lo hace un perro excelente para la caza se le suma otras dos, son perros excelentes para aprender comandos y ordenes y, además, cuentan con una memoria excelente. Alguien que resuma a esta raza podría decir que es un perro bastante fiel con las personas que conforman su familia, amable con los niños y con una energía infinita, por lo que necesita un gran espacio en donde correr y jugar o largos paseos que lo dejen cansado.

El Pointer a simple vista es un perro elegante, con un porte esbelto y respetable ya que posee una fuerza que se ve a simple vista. Lo mejor es que, a pesar de este aspecto, guarda buena flexibilidad. Sus dos pares de patas tienen mucho músculo y sus huesos son bastante fuertes. Sus orejas se sitúan bien arriba en su cabeza y caen por las mejillas. La cola no es muy larga, es gruesa en la base y se va adelgazando en la punta.

El pelaje de esta raza es fino y duro al tacto, puede venir en colores blancos, limones o combinaciones como el naranja y blanco, blanco y negro, limón y blanco o incluso tricolor.

El Pointer es un perro bastante saludable por lo que se tienen que tener cuidados estándares para cualquier raza de perro como por ejemplo sacarlo a pasear para que se ejercite, hacerlo visitar al veterinario al menos unas dos veces al año para un control de salud, tener todas las vacunas al día y que pueda tener un jardín en donde estirarse serían todos los cuidados pertinentes para un Pointer. Un perro Pointer debe ser cepillado frecuentemente para evitar problemas en su piel.

El Pointer debido a su buena salud no ha desarrollado demasiados problemas congénitos con el pasar de las generaciones. Pueden presentarse casos displasia de cadera por su tamaño, pero no específicamente por su raza. Otra enfermedad que puede afectarlo aunque es bastante raro el caso es la osteopatía neurotrópica.

Los perros de raza Pointer poseen habilidades estupendas que lo hacen un gran perro deportista, pero debes tener cuidado con estafadores que aseguran que su raza es pura y no lo es.

Lo primero que debes hacer a la hora de querer adoptar un Pointer es conseguir un criadero registrado en alguna asociación canina que pueda certificarte que el Pointer que te está vendiendo es de raza pura. Si por el contrario quieres rescatar a un cachorrito o perro callejero y este es parecido a un Pointer, lo conveniente es que lo lleves a un veterinario que pueda certificar que se trata de un Pointer.

El estándar de raza del Pointer no es muy exigente en cuanto a su aspecto físico, sin embargo, no hay que descuidar este ya que nuestro querido amigo canino puede contraer enfermedades en la piel si no se lo cepilla o baña cuando está sucio.

Como cualquier otro perro es conveniente que le revises tú mismo sus orejas, dientes, uñas y ojos para descartar cualquier tipo de infección que pudiese estar ocurriendo.

Historia y Origen del Pointer

Como todos sabemos, los perros descienden de los lobos, pudiendo venir de cuatro ramas diferentes. Los perros que se encuentran entre estas cuatro especies que fueron descendientes directos de los lobos se les llaman dingos, perros del Norte, lebreles y los molosos. En la actualidad casi ninguna raza es descendiente pura de un grupo de estos perros, en su mayoría son cruces entre las cuatro especies lo que le dan todas las características que estamos acostumbrados a ver.

Origen de las cuatro especies de perros
Te mencionaremos, para que puedas tener una idea global, las cuatro ramas de perros que fueron descendientes directos de los lobos, con esto podrás saber de donde exactamente provienen y así llegar hasta el lobo del cual desciende el pointer.

Dingos
Los dingos eran perros bastante antiguos ya que ellos descienden justamente del lobo de Asia. Uno de los descendientes más puros es el basenji y otro, luego de cruzarse con varias razas de Europa es el Rhodesian Ridgeback.

Lebreles
Los lebreles descienden del lobo de Asia ya que son descendencia de un lebrel que se cruzó con este. Los lebreles son perros que pueden alcanzar grandes velocidades y sobre todo, una excelente vista. Los perros más conocidos que pertenecen a este grupo son el borzoi, galgo afgano, el lobero irlandés y el galgo inglés. Si bien son buenos perros de caza es importante saber que estos perros no encuentran y persiguen a su presa mediante el olfato, ya que lo hacen con la vista. Es válido recalcar que el Pointer es un perro que posee varias de estas ventajas, por lo que tiene miembros de su descendencia que se han cruzado con lebreles.

Perros del Norte
A los perros del Norte también se les conoce como perros árticos, son descendientes directos del lobo del Norte. Los perros que representan mejor el estándar a nivel de popularidad son el Chow Chow, Alaskan Malamute y el Pastor Alemán, aunque también es válido el colocar dentro de esta descendencia a razas de menor tamaño, como los Spitz.

Molosos
El Pointer es un perro considerado como moloso, por lo que se encuentra dentro de este grupo y si se quiere conocer los inicios de esta raza se debe investigar muy bien dentro de este grupo.

Los perros molosos descienden del lobo tibetano. Debido a que el grupo de los molosos constituyen a la mayoría de las razas de perros que se conocen hoy en día es válido pensar que no son puros y han tenido cruces con los miembros de los anteriores tres grupos.

Los molosos, desde sus inicios, eran perros que cazaban a sus presas con gran precisión gracias a su gran sentido del olfato, dejando la vista como segundo método de caza, por ello, en este grupo se clasifican a los sabuesos y perros de caza.

El hombre con el tiempo fue evolucionando en sus métodos para hacer las cosas y el ritmo de vida que tenían se volvió más difícil, por lo que decidieron que los perros que descendían del lobo debían mejorar sus características para así trabajar mejor en cada oficio de los humanos. Al principio, fueron los cazadores los que experimentaron los cruces selectivos para tener aspectos positivos de las dos razas en un solo perro. Una vez que se creaba una raza perfecta para un tipo de oficio esta se hacía perpetúa a través de la endogamia.

El Pointer sin duda es un perro moloso, ya que incluso su nombre hace referencia a que es un excelente perro de muestra. El Pointer proviene de Europa, continente que buscaba una forma de caza perfecta, consiguiendo mediante cruces selectivos al Pointer, Deutsch Drathaar, Braco Alemán entre otros.

Muchos conocedores de perros han inducido en la opinión popular la idea de que los perros de muestra provienen de un solo país, España, lo cual no está comprobado, pero sostienen que perros como el Pointer deben su origen a razas españolas de muestra como el Perdiguero de Burgos, sin embargo, muchos conocedores del Pointer no se encuentran de acuerdo con esta afirmación.

Existe una obra literaria llamada “The Pointer and his predecessors”, de William Arkwright, proveniente de Chesterfield que goza de una buena aceptación de los conocedores de la raza. Dicha obra cuenta sobre los inicios de la raza como tal. Se sabe que Arkwright comenzó a trabajar en esta obra finalizando el siglo XIX tras investigar durante 30 años los antecedentes del Pointer.
En la obra hizo saber que el Pointer si tuvo influencias provenientes de razas españolas, estas fueron pocas, descartando (para muchos) la idea de que es una raza descendiente directa de razas españolas.

El libro “Anecdotes of Dogs”, creado por Edward Jesse en 1880 sigue los planteamientos del libro de Arkwright. Jesse planteó en su obra que el Pointer y el Perdiguero de Burgos eran perros sumamente diferentes que no sabe en que punto llegó a asociárselos.

Características Principales

El Pointer es un perro de tipo cazador, desde muy cachorros es habitual verlos con pequeñas presas que les presentan a su dueño como regalo, lo cual es sin duda una muestra de lo magníficos ayudantes de casa que fueron en un pasado y hoy en día algunos aún son.

Algunos de los aspectos destacables del Pointer es que es un perro realmente activo, con mucha energía y su capacidad de concentración es destacable cuando se encuentra persiguiendo a una presa.

Los dueños de Pointer afirman que no podrían haber escogido una mejor raza como compañero de vida ya que es un perro tan inteligente que a cada problema, si este se encuentra en sus… Patas, le encuentra solución.

El Pointer además es un perro que goza de gran independencia, si pudiese hablar con los humanos y estos le preguntaran si necesita ayuda con algo la respuesta del Pointer de seguro sería algo como “gracias, pero no, puedo hacerlo yo solo”, para él las personas son ayudantes que puede necesitar alguna vez en su vida, pero no a corto plazo.

El Pointer necesita un entrenamiento riguroso ya que desde épocas antiguas fue entrenado para ser un perro que tuviera una combinación inigualable de velocidad, energía, inteligencia y resistencia.

El Pointer es un perro hermoso estética y psíquicamente, lo cual le ha conferido mucha fama como mascota, sin embargo, las familias que lo adoptan no saben que el Pointer es un perro que no puede mantenerse quieto y necesita grandes sesiones de ejercicios al día para evitar comportamientos destructivos.

Si el dueño de un Pointer no puede dedicarse a ejercitar a su perro al menos durante una hora al día entonces será mejor que no lo adopte o si ya lo tiene alguien más pueda hacerlo ya que en realidad necesita mucha actividad física para mantenerse en paz consigo mismo.

Si quieres un Pointer lo mejor será que escojas uno de un criador que se dedique a criar ejemplares para concursos de exhibición o directamente como mascota de familia y no criadores que todavía se dedican a criar ejemplares que serán usados para cazar.

Lo que hace a las personas escoger a un Pointer como perro mascota es la amplia capacidad que tienen para solucionar problemas que se le puedan presentar como también su hermoso porte. Esta combinación de características lo hacen un perro realmente atractivo para cualquier persona amante de los perros.

Sin embargo, el Pointer no puede ser escogido simplemente porque es un perro hermoso, también el dueño debe analizarse a él mismo para poder saber si es posible que pueda suplir las demandas del mismo.

El Pointer no es una raza que se pueda encerrar en el hogar o espacios cerrados para sacarlo a pasear durante 5 o 10 minutos, un día sí y otro no, el Pointer es un perro que en realidad NECESITA correr y sentirse libre. Es un perro que se puede igualar a una persona a la que le apasionan los viajes y conocer diferentes zonas del mundo, solo que en el caso del Pointer quiere conocer toda la localidad de donde vive.

El Pointer además puede que quiera cazar pequeñas alimañas ya que, independientemente de que criadero proceda, la necesidad de caza la lleva en su sangre.

Los cachorros de Pointer

Algunos dueños de pointers afirman que cuando estos estaban en la etapa de cachorro eran incluso más bonitos que cuando alcanzaron la edad adulta. Los cachorros de Pointer tienen orejas caídas, mueven la cola de una manera graciosa y, de hecho, son la imagen que transmite ternura en la gran mayoría de las tarjetas de invitación a cumpleaños, felicitaciones entre otras.

Durante la etapa de cachorro los Pointer prácticamente no se quedan quietos en ningún momento ya que se dedican a pasear, conocer los alrededores, investigar, mover, observar y escuchar todo a su alrededor en busca de presas.
Durante esta etapa siempre querrá salir a investigar afuera del hogar, solo para insistir en querer volver a entrar poco después de haber salido.

Los Pointer en esta edad tienen una salud delicada por lo que el dueño debe estar muy pendiente de estos posibles problemas para suministrarle medicamentos u atención médica necesaria a parte de llevar al día sus vacunas.

Los perros Pointer, como mencionábamos al principio, a veces son abandonados por sus dueños debido a que estos no se preocuparon por investigar todos los requerimientos que necesitaban para poder adoptar a un perro de esta raza, por esto es que en muchas perreras y centros de cuidados de animales vemos a pointers que han sido dejados atrás por sus dueños debido a que comenzaron a mostrar un carácter destructivo que no es más que estrés por no ejercitarse lo suficiente.

Comportamiento del Pointer con otros perros

A pesar de que el pointer es excelente con los humanos sus antepasados le confieren cierta independencia gracias a su espíritu cazador que en la mayoría de las ocasiones requiere ayuda lejos del líder, siendo así un gran apoyo con una mentalidad decidida la cual repercute en su comportamiento diario.

El pointer es un perro con un carácter bastante equilibrado. Suele ser bastante conservador y competitivo en frente de otro de su especie, con la socialización puede llegar a ser un compañero muy juguetón y activo a la hora de relacionarse con los demás.

Mientras sean cachorros no hay que preocuparse por algún inconveniente con otros perros ya que estará formando su conducta, en esta etapa hay que aprovechar su curiosidad por aprender nuevos comportamientos y acciones ya que será mucho más fácil involucrarlo con los demás perros. En la hora del paseo se dan las mayores oportunidades para socializarlo, teniéndolo sujeto con una correa acércate a otra mascota de forma tranquila y deja que se huelan y se conozcan mutuamente hasta que se sientan cómodos juntos. Al principio pueden mostrar timidez o incluso miedo al enfrentase a un espacio de convivencia totalmente nuevo para ellos, ya que habrá algo de ruido y muchas personas y perros desconocidos, familiarizarlos con este ambiente traerá ventajas en un futuro, así su comportamiento en presencia de muchos elementos será tranquilo porque sabrá manejar la mayoría de situaciones que se le presenten.

Desde muy pequeño debe aprender lo que se puede o no, un entrenamiento firme a base de refuerzo positivo es la mejor manera para despertar su verdadero interés en las actividades, incluyendo el comportamiento durante el paseo. Su entrenamiento debe ser con paciencia y gentileza pero sin dejar la firmeza de lado, por el contrario, un entrenamiento con maltrato no es para nada recomendado ya que la firmeza en sus acciones no será la misma, estas estarán controladas por medio del miedo y no por buena decisión.

Un pointer mal socializado no es para nada conveniente, su comportamiento podría ser inestable e inseguro en un ambiente movido, puede tener malas reacciones cuando se encuentre con otros perros tales como miedo e inseguridad. Lo mejor es hacer la socialización desde pequeño, pero si no tuvo la suficiente experiencia o incluso ninguna no hay que preocuparse, la socialización también es posible en su etapa adulta solo hay que tener mucha más paciencia y practica con otros perros hasta que pueda convivir en armonía y tranquilidad junto a ellos.

El pointer es un perro con la cualidad de ser cercano a muchos individuos, ya que tiene una buena relación con los demás, es atento y muy servicial por lo que en la mayoría de los casos no habrá que preocuparse por problemas de este tipo.

El pointer ya por naturaleza es curioso e intentara salir de casa sin permiso y es importante que se tenga su debida socialización para no atraer problemas. Es posible entrenarlo para diversas cosas, incluso para quedarse quieto.

En cuanto al tema de la personalidad de la hembra y macho ambos son excelentes compañeros, su temperamento no está sujeto a cambios por su sexo, la resistencia y el interés reproductivo son los factores que se deben tomar en cuenta.

También existen variedades de pointer, están los que vienen exclusivamente criados para la caza y trabajo en el campo, estos ejemplares son ligeramente más pequeños con una estructura ósea más delgada, esto le da agilidad a la hora de correr y saltar a través de cualquier obstáculo que se le presente, además tienen una mayor cantidad de energía.

Los pointer de exhibición tienen la característica de ser más fornidos en su fisionomía, también cuenta con huesos más anchos que los ejemplares hechos para la caza lo cual le da cierto grado de estética. Estos al desarrollarse completamente tienen el poder de diferenciarse en muchos casos de su sexo opuesto, el macho tiende a ser más grande que la hembra y más pesado debido a sus grandes huesos.

Los machos generalmente tienen tardan más tiempo antes de poder desarrollarse completamente tanto en su físico como en su comportamiento. En mitad de su crecimiento pueden presentar comportamientos extraños como perdida de interés en la comida (siempre hay que tener precaución, este puede ser un síntoma de alguna enfermedad sea grave o no), puede tener cierto grado de dificultad mantenerlo en su peso adecuado durante esta etapa. Las hembras también tienen este trastorno alimentario, pero no tan marcado como el de los machos.

Por su parte, las hembras tienen su celo dos veces al año, se iniciará el ciclo cuando cumplan 9 meses de vida. Durante el celo deben tener observación para evitar montas y crías indeseadas.

La castración y esterilización en los ejemplares pueden traer cambios de conducta permanentes. Cualquier interrogante hay que consultarla con un profesional veterinario antes de la operación. Hay que tener en cuenta que el animal al que se le practique la cirugía no podrá usarse para eventos reproductivos por el resto de su vida.

Dieta y alimentación del Pointer

Los perros pointer son una de las razas de perro que tienen el crecimiento más lento que podemos ver en los mejores amigos del hombre. Desde pequeños ya tienen un buen tamaño, por lo que deben ser alimentados de manera generosa, pero siempre respetando la correcta alimentación de un cachorro, de lo contrario, si se sobrealimenta confiando en que le estás dando una buena alimentación para su tamaño, podría desarrollar importantes problemas en articulaciones y huesos, como son las displasias.

Los perros grandes por alguna razón viven menos que las razas pequeñas, esto se debe principalmente a que su sufren más problemas degenerativos que acaban afectando severamente su salud cuando ya tienen una avanzada edad para los estándares de las razas grandes (8 – 13 años).

En estos perros se pueden ver degeneración de huesos, articulaciones y enfermedades en las mucosas, por lo que se debe tener muy en cuenta la alimentación para evitar a toda costa que el perro sea propenso a estos y por el contrario, goce de una excelente salud y pueda romper las estadísticas teniendo una vida más larga de lo normal.

Alimentando a un perro pointer cachorro

Cualquier perro necesita la leche materna para poder adquirir todos los anticuerpos que necesita para su crecimiento y desarrollo de todas sus características físicas y psicológicas, como el fortalecimiento de su sistema inmunológico, por esto es necesario respetar a toda costa el tiempo de lactancia que tienen cuando son cachorros, el cual dura unos dos meses, luego de estos dos meses el perro ya puede ser separado de su madre y hermanos para darse en adopción a una persona que requiera un animal de compañía o ayudante de caza en el caso del pointer.

Lo cierto es que durante la etapa de lactancia también pueden aprender varias cosas que solo aprenderán si interactúan el tiempo suficiente con la madre, el padre y los hermanos, esta etapa suele durar de dos meses a tres meses, por lo que lo correcto sería separar al cachorro luego de este tiempo para que no solo esté bien alimentado, protegido contra enfermedades y nutrido, sino que también pueda estar muy bien enterado de cómo debe comportarse con otros animales.

Al terminar el periodo de lactación el cachorro ya podrá comenzar a comer alimentos blandos. Recomendamos las croquetas para perros cachorros, unas de alta calidad y para razas grandes. Estas croquetas las humedecerás y aplastarás, de modo que quede como resultado una pasta blanda que será la que comerá tu cachorro de pointer. Esta pasta se la deberás dar mínimo unas tres veces por día y máximo unas cuatro veces. La porción deberás consultarla en el empaque o con un veterinario, debes tener en cuenta que los cachorros pointer más activos necesitarán más alimento mientras que los que son más quietos y sedentarios necesitarán una cantidad normal (aunque es raro ver a un pointer cachorro quieto, sin olisquear por todas partes).

Durante esta etapa deberán seguir una dieta baja en grasas y evitar raciones desproporcionadas ya que son perros propensos a sufrir de obesidad si se los sobrealimenta. No se debe forzar el crecimiento del cachorro dando grandes cantidades de alimento y/o calcio adicional, ya que esto podría no solo cumplir con dicho cometido, sino que también podría producir obesidad, displasias de cadera y codo y problemas en las arterias.

Cuando el cachorro se transforma en un adulto sus necesidades alimenticias cambian. Ahora necesitará unas croquetas o alimento para perro de fácil digestión, ya que los pointer son propensos a intolerancia digestiva, un trastorno que hace difícil el procesamiento de los alimentos ingeridos y esto puede desencadenar torsión de estómago, un problema que puede cobrar la vida del animal si no se atiende rápidamente llevando al perro a un veterinario.

¿Cómo elegir comida de fácil digestión?

Es muy sencillo, solo necesitas revisar en las etiquetas de los productos alimenticios para perros el porcentaje de calorías que posee, si posee alto contenido calórico (e incluso existen empaques que dejan en claro que el alimento es de fácil digestión) te habrás encontrado con un buen alimento para tu pointer.
Alimentándolo con las porciones correctas con estos alimentos fáciles de digerir, tu pointer estará sano y libre de problemas de estómago.

Como recomendación final debes visitar a tu veterinario de confianza para adquirir fósforo, vitamina E y C que son antioxidantes, vitaminas necesarias para evitar los problemas antes mencionados en tu pointer.

Salud y cuidados necesarios

Un pointer debe tener una serie de cuidados para estar en óptimas condiciones, aunque no tenga tantos cuidados como otras razas.

El pointer no necesita cortes de cabello ya que su pelo es tipo corto, lo que si necesita es cepillados cada cierto tiempo para evitar que la suciedad se acumule en el pelaje dando lugar a enfermedades o infecciones en la piel se recomienda el cepillado una vez por semana, este tiene una época de muda de pelaje en donde el ambiente donde vive podría presentarse lleno de pelos y la casa también, por eso hay que cepillarlos más seguido en esta época. La hidratación en la piel de la mascota es fundamental para que la resequedad no afecte la caída del cabello para que no sea excesiva.

El pointer necesita de unas sesiones de ejercicio bastante extensas ya que tiene demasiada energía la cual debe drenar para que no se presenten inconvenientes como hiperactividad o dificultad para conciliar el sueño. Si es tan solo un cachorro no hay que obligarlo a hacer ejercicio ya que su cuerpo no está del todo desarrollado para afrontar este tema.

El cachorro no debe tener un entrenamiento riguroso ya que sus articulaciones no están preparadas para tal fricción, si se fuerzan demasiado se podrían presentar problemas motores en un futuro, lo mejor es esperar a la adultez que se alcanza a partir de los 18 meses de vida para exigir perfección y esfuerzo en las rutinas.

Hay que escoger un lugar seguro para que nuestro pointer conviva tranquilamente, lo mejor para ellos es un jardín espacioso cerrado.

Estos perros tienen un tipo de entrenamiento que no requiere de elementos externos ya que está basado en enseñar a seguir olores y correr grandes trechos. Los pointer tienden a perderse fácilmente si se alejan mucho de su hogar, estos no están acostumbrados a los automóviles u otros elementos de la ciudad por lo que estaría confundido en presencia de estos. Por esto es de mucha importancia mantenerlo dentro de un hogar con cercado, con esto estará tranquilo y seguro, pero esto no asegura que intrusos como como animales y personas desconocidas no puedan entrar a su territorio.

Esta raza al igual que muchas tiene enfermedades comunes que pueden presentarse a lo largo de su vida. Algunas de ellas serian:

El entropión: se presenta cuando en el ojo cuando el parpado inferior se contrae hacia el interior, lo que produce una irritación en el ojo al estar en contacto con él. El entropión puede notarse prestando atención al comportamiento del perro, si se restriega los ojos y tiene comezón en ellos muy seguido es posible que padezca de esta enfermedad. Es más probable que contraiga esta irritación alrededor de los 6 meses de vida. Es necesaria una intervención quirúrgica para corregir esta afección.

Condrodisplasia: este es un problema genético que se presenta como una desproporción en las extremidades haciéndolas más cortas que la medida general de la raza. Muchos llaman erróneamente a esta enfermedad tratándola de “enanismo”. Esto puede ir de solo patas cortas hasta la completa incapacidad del perro. Los ejemplares que presenten esta enfermedad de manera no severa tendrán un ciclo de vida normal y sano, pero no deberán ser reproducido para no ceder a las próximas generaciones la enfermedad.

Cataratas: estas son una especie de manto blancuzco sobre el cristalino del ojo, en el punto de vista del perro se verá como una nube blanca traslucida que le impediría parte de la visión. Estas se desarrollan la mayoría de las veces cuando el perro ya tiene bastante edad, en muchos casos una operación puede solucionar el problema.

El pointer tiene una buena expectativa de vida, llegando hasta los 12 o 14 años de vida con los cuidados óptimos y comidas adecuadas, esto es fundamental al momento de la vejez ya que vivirá más tiempo. Pero desafortunadamente el pointer no está exento de inconvenientes hereditarios, aunque sean prácticamente pocos.

Uno de los inconvenientes más presentados es la displasia de cadera. En estos casos se presenta un mal desarrollo en los huesos de la cadera provocando que se genere una deformidad, ya sea en uno o ambos lados de la cadera.

Algunos casos pueden presentar debilidad en la cadera, siendo inestable su equilibrio provocando que caminen de mala manera o utilizando una sola pata, la mascota podría presentar problemas al acostarse y levantarse. El tratamiento remedio para este problema puede ser desde terapias hasta cirugía en casos graves.

También pueden presentarse problemas en la piel tal como es la sarna, esta se puede evitar dándole el cepillado y aseo regular para que su piel esté fresca y sana.

Cómo entrenar,educar o adiestrar un perro Pointer

Por costumbre o regla general los perros suelen llegar a nuestras vidas desde cachorros, esto puede que sea por numerosas creencias falsas sobre los perros adultos o por querer vivir toda la etapa traviesa y ver crecer a los cachorros, lo cierto es que debes adoptar a un perro siempre y cuando su dueño sea un adulto o joven muy responsable con él. Quizás la adopción de un perro sea una de las primeras grandes responsabilidades de un joven, ya que sabrá que se siente tener la responsabilidad de alimentar, cuidar y sobre todo entrenar a un perro cachorro.

Muchas personas adoptan a los cachorros por su apariencia en esta etapa y lo que es aún peor, los dejan al encargo de los niños, que puede que ya no les interese el cuidado de estos después de un tiempo, cuando el cachorro haya crecido lo suficiente como para dejar ver la apariencia que mantendrá en su etapa adulta.

Para un perro será muy confuso el verse abandonado o con otra familia en cuanto llegue su adultez ya que él te ve como parte de su manada, es decir, su familia, y esperaría que tú también hicieras lo mismo. Al tener en cuenta estos aspectos y saber que los cumplirás, llegó la hora no solo de dar de beber y comer a tu cachorro, sino también enseñarlo a comportarse para que en un futuro sea un perro educado y no de ningún problema a sus dueños ni a su familia con comportamientos destructivos o fuera de control.

En el caso de los perros pointer, estos deben ser entrenados para controlar su instinto cazador, muy en especial si tienes mascotas de pequeño tamaño o distintas a perros que puedan ser vistas por él como presas que puede cazar.

Para comenzar su educación primero deberás llamar su atención para que sepa que llegó el momento de atender a su amo.

Atención

Puede parecer un poco fácil pero es un aspecto fundamental en el entrenamiento. El prestar atención hará que tu perro esté atento a tus comandos y a todas tus acciones. Para lograr esto de una buena manera y sin regaños utilizaremos el entrenamiento en positivo, el cual consiste en ofrecer una golosina a tu perro, pero sin llegar a dársela, de manera que con el olor que desprende esta logre interesarse en ti. Una vez veas que prestó atención puedes dársela y comenzar con el entrenamiento. Una manera fantástica de combinar esta orden es llamándolo por su nombre.

Aprender su nombre

Cuando veas a tu perro llámalo por su nombre y llama su atención con alguna golosina. Practica esto en diferentes entornos y en varias ocasiones sin golosinas, de manera que entienda que para lo que acude no siempre es para recibir una golosina sino para ver qué es lo que quieres. De esta manera aprenderá a venir hasta ti con solo llamarlo por su nombre.

Luego de esto tu pointer ya será capaz de atender a tu llamado y prestarte atención, algo que aprenderá muy rápido debido a que los perros pointer por generaciones han sido entrenados para acatar las órdenes de su amo en los terrenos de caza.

Teniendo estas bases de enseñanza puedes comenzar a enseñarle trucos y comandos más completos como el dar la pata, esperar tu orden antes de que pueda comer, seguirte, disminuir los ladridos y no atacar a otros animales (en compañía de la socialización con ellos).

Consejos antes de entrenar a un perro pointer

Existen varios consejos que se deben tomar en cuenta antes de entrar a un perro pointer o a cualquier perro, son los siguientes:
1. No puedes estar alterado, tu perro lo notará y se pondrá nervioso, además, podrías tratarlo de una mala manera debido a tu estado de ánimo.
2. No deben haber personas alrededor ni agentes que puedan desviar su atención, tampoco multitud de sonidos.
3. El perro debe estar calmado.
4. Antes de comenzar, al igual que un maestro, realiza un plan de entrenamiento en tu mente antes de llevarlo a cabo. (Cuantas repeticiones, cuanto tiempo, etc.)
5. Da la orden con calma, una sola vez y si no es ejecutada espera unos segundos antes de volver a decirla.
6. No intentes que aprenda varios trucos o comandos al mismo tiempo, solo lo confundirás. Espera que entienda uno y lo ejecute a la perfección para pasar a enseñarle otro.
7. Ten a la mano recompensas sabrosas y altérnalas con caricias y emotivas felicitaciones.
8. Si no entiende a la primera no te molestes, repítela calmadamente y al cabo de unos segundos, si sigue sin entenderla sigue con este método.
9. No dediques más de diez minutos a la sesión de entrenamiento. Puedes entrenarlo varios diez minutos al día con una hora de descanso.
10. No muestres un entusiasmo exagerado ya que esto podría confundir al perro.

Comportamaiento del Pointer con los Humanos

Los pointer son excelentes compañeros y acompañantes, hay que saber cuidarlos y tratarlos ya que todo comienzo puede llegar a ser algo difícil pero si se pone esfuerzo por mejorar de ambos lados será una relación excelente que perdurara por gran parte de sus vidas.

El pointer es un perro especialmente criado para la caza tanto cerca como lejos del cazador, nunca se crio con la mentalidad de hacerlo un perro de compañía que no preste un trabajo activo, pero a pesar de esto también se desarrolla adecuadamente en este ámbito. El pointer suele sentirse más a gusto con un dueño que le pueda dar diferentes oportunidades de trabajo porque le hace falta sentirse de utilidad en el hogar, puede llevar a cabo diferentes tareas para ello, ya sea con una rutina de ordenes en el entrenamiento diario o con juegos como buscar y traer la pelota.

Estos perros necesitan tareas diarias para cumplir o hacer ejercicio, si no se implementa ningún modo para esto puede que busquen alguna otra tarea que no sea muy adecuada para gastar su exceso de energía.

Normalmente si no tienen un adiestramiento totalmente correcto puede que escojan morder algunos enceres del hogar, llegando a morder las esquinas de la cama, patas de las mesas o incluso subirse al sofá o cama y escarbar en él, también pueden hacer desastres en el jardín si deciden hacer hoyos sin parar o derribar alguna que otra maceta. Estos comportamientos hay que pararlos lo más pronto posible porque de lo contrario ellos tomaran el desinterés del dueño como un estímulo para seguir haciendo estas actividades. A pesar de que el pointer sea un amigo fiel e inteligente no siempre obedecerá cada orden que se le exija, ellos pueden decidir en algunas ocasiones por su propio bienestar.

Para mantener a esta raza con una mentalidad de seguidor requiere de un líder que se dé a conocer como tal, de lo contrario el perro asumirá el liderazgo ya que se sentirá más capaz.
A la hora de escoger un pointer como mascota es mejor escogerlo como cachorro, de esta forma se acostumbrara poco a poco al entorno que le rodea siendo más tranquilo su desenvolvimiento, además el adiestramiento se debe empezar a esta edad para que sea fácil y no haya inconvenientes en un futuro por un mal comportamiento.

Pero si adquieres a un pointer adulto no hay problema alguno, estos suelen ajustarse al ritmo de vida de su dueño en un tiempo prudencial. Con estos ejemplares solo hay que tener más paciencia y dedicación para enseñarles porque ya no son cachorros por lo tanto su capacidad de aprendizaje no será la misma.

Hay que tener en cuenta las características del pointer presentes antes de elegirlo como compañero de vida. Ser responsable con sus cuidados y atenciones especiales es brindarle una buena calidad de vida. Si el próximo propietario tiene todo lo necesario para su cuidado podrá hacer la idea de comprar o adoptar uno, se debe de disponer de tiempo, recursos monetarios y conocimientos para poder adquirirlo.

Si se decide hacerlo mediante la compra será un importante costo que se pagará por el ejemplar, pero el costo de su mantenimiento será un poco menor que el de un raza mestiza (en caso de que su tipo de pelaje sea diferente y más largo), una ventaja más de un pointer puro es su carácter firme, valiente y servicial. El entrenamiento también será en cierto grado más fácil. Entonces, tomando en cuenta los factores anteriores el costo por obtenerlo se hacer poco para todas las virtudes que puede ofrecer esta raza en la mejor de sus condiciones.

El pointer debe tener ciertos patrones para su cuidado, también hay que prestarle atención a factores como su energía y carácter para decidir si es el perro ideal que se adapta a sus características familiares. Algunos factores que hay que poseer para adquirir un pointer son:

* Un patio cercado para que el animal tenga seguridad, es muy inquieto y en algunos casos podría intentar escapar, si no se disponer de este puede perderse ya que no tendrá un límite para el espacio de su hogar, estará seguro con el cercado cuando el dueño no esté en casa para vigilarlo.

* Se debe contar con tiempo para el entrenamiento de estos, ya que necesitan drenar su energía sobrante.

* Los niños no deben ser demasiado pequeños, deben contar con por lo menos 5 años. Los pointer generalmente tienen buena correspondencia con los niños, pero en ocasiones podría hacerle daño sin intención por su gran fuerza.

* Disponer de buena economía para alguna emergencia que requiera intervención veterinaria.

* Los pointer son demasiado activos, una persona mayor podría tener problemas al controlarlo.

Su Entorno

El pointer un perro tipo cazador y estos necesitan de bastante espacio para desarrollarse con total comodidad en un hogar. El espacio perfecto es aquel que permite que la mascota pueda hacer todas sus actividades y necesidades sin esfuerzo ni incomodidad, un ejemplo serían las hora de sueño, baño, convivencia tanto con personas como con otros animales y defecación. El hogar debe contar con todo lo necesario, no solo es un espacio sino un lugar para que se desarrolle correctamente.

Hay muchos prejuicios y mitos sobre qué ambiente debería tener cada perro como “Una raza grande no puede vivir en apartamentos” o “Un perro solo puede sentirse bien con un jardín a disposición”. Estos son pensamientos erróneos ya que no importa el tamaño ni el tipo de hogar, todo está en la atención y cuidado que se le den al perro.

No necesariamente tienen que correr dentro del hogar, hay paseos y varias actividades más a los que los podemos acompañar fuera de él. Si se vive en un departamento no hay problema alguno mientras se hagan los paseos adecuados diarios, unos tres al día sería lo ideal para que hiciera sus necesidades y se ejercitara para gastar sus energías. Con los paseos diarios en el hogar se sentirá satisfecho con la actividad y se dedicara a dormir, comer y estar acostado.

Por otra parte si el perro no tiene el tiempo del paseo adecuado o no tiene ninguno podría desarrollar malos hábitos como el ansia por morder o recolectar objetos de la casa, hacer hoyos en el jardín o corretear por lugares indebidos. Entonces se diría que el perro no puede vivir en un espacio pequeño como un departamento.

Es mucha la importancia de darle una rutina diaria, ya que con esta tendrá una ocupación de la que encargarse y no estará aburrido ideando un plan para divertirse que probablemente no sea bueno.

Otro tema a discutir es el de si tener un espacio en la casa para la mascota.

Pues es de gran importancia tener un espacio específico para él ya que necesita de un espacio solo para él y sus actividades como descansar y dormir, por lo tanto necesita de tranquilidad y serenidad.

El perro además de esto necesitara varios elementos que conjuntamente lo harán sentir querido y cómodo en el hogar. Algunos consejos que se pueden seguir son:

* Este se sentirá a gusto si todos los días le brindamos los paseos necesarios.

* Un elemento que se debe tener en todo momento presente es la comida, si todos los días se implementa una rutina para ello el perro se sentirá satisfecho.

* También está el factor de su salud, este necesitara cada cierto tiempo vacunas, desparasitaciones y visitas al veterinario.

* Es importante ser firme con él, pero nunca se debe dejar el cariño por un lado, hazle saber que lo quieres y que te gusta que sea parte de la familia con caricias y tardes familiares en donde se sentirá agradecido.

El perro estará feliz aún en un espacio muy reducido, solo hay que poner en práctica lo anterior cada día y te lo agradecerá mucho.

El espacio es importante en el caso de que si estuviese encerrado todo el tiempo o la mayoría de él, no sería para nada adecuado, si no se sacara a pasear en ninguna o muy pocas oportunidades o si no le proporcionases la comida y liquido necesario podrá sentirse mal y tratado como un ente ajeno al hogar, esto significaría que no está preparado para tener un perro o no le da importancia al asunto.

No hay que considerar demasiado el espacio en donde vive si las atenciones que recibe son las adecuadas y oportunas se sentirá bien y tranquilo. Puede que tengan que acomodarse algunas cosas en la casa por el tamaño del perro pero esto es una pequeñez comparado a un amigo perruno satisfecho y feliz.