Saltar al contenido
PerrosGatosOnline.com

Pastor Ovejero Australiano

pastor-ovejero-australiano
Pastor Ovejero Australiano
5 (100%) 3 votes

Pastor Ovejero Australiano: Tu nueva mascota

Este extraordinario amigo le hará acelerar su corazón, siendo conocido por su energía inagotable, es un perro hermoso, fácilmente adiestrable, amoroso, leal y protector con los suyos, ideal para el trabajo de campo, con una fisionomía que hace pensar en la vida campestre, de rancho, de suma inteligencia, puede convertirse en la mejor decisión al momento de adoptar.

Una maravillosa cualidad de este amiguito es su vitalidad, que da la impresión de no llegar a agotarse nunca, pudiendo estar activo por muchas horas, le encanta jugar, correr, brincar, cualquier actividad de buscar la pelota o las de estilo “agility” que se basan en sortear obstáculos siguiendo las instrucciones de sus dueños, las cuales además son excelentes para fortalecer la comunicación entre amo y perro, permitiendo controlar esa energía retenida que pudiera llegar a traer consecuencias dentro de su morada.

Aunque parezca extraño, el Pastor Ovejero Australiano, también conocido como Aussie, en realidad proviene originalmente de España, donde se usaban como colaboradores en el pastoreo, pero se dan a conocer realmente cuando son llevados a Estados Unidos, partiendo en barcos desde Australia, junto con las ovejas y sus dueños, quienes migraron a la zona oeste de ese país en el siglo diecinueve.

Una vez establecidos en América, comienza a tener popularidad por su belleza y por su gran capacidad para adaptarse a cualquier clima, siendo muy útiles tanto en ambientes extremadamente fríos como extremadamente calientes, lo que hizo que fuera rápidamente extendido por todo el país, además que destacó en sus habilidades en las ferias de rodeos.

El Pastor Ovejero Australiano entra en la categoría de lo que se podría denominar como nacidos espontáneamente, siendo su aparición en el mundo producida sin intervención asistida por el hombre, desde hace muchos siglos, formándose a través de cruces entre perros de diferentes o de la misma especie, llegando a ser difícil determinar una fecha exacta de su existencia, ya que no se han encontrado aún ningún registro que determine con exactitud una data determinada.

En cuanto a su apariencia física, es de reconocer la belleza de este encantador animal, con un pelaje exótico, brillante, sedoso y largo, pueden ser de cola muy corta casi inexistente, los que se encuentran generalmente en América y otros con una cola más parecida a un plumero, siendo estos más europeos, tienen un porte rústico, de campo, pueden alcanzar una altura a la cruz que va desde los 50 cm a 70 cm, variando un poco dependiendo de su género, debido a su complexión llegan a pesar entre 14 a 30 kilos (30,80 a 66,14libras), los que, con una correcta alimentación y cuidados moderados tiende a vivir de 12 a 14 años aproximadamente.

pastor-ovejero-australiano

En cuanto al color de su pelaje, es necesario realizar una descripción detallada sobre ello (lo cual se puede encontrar en este artículo más adelante) ya que, los Pastor Ovejero Australiano, tienen una amplia variación en su tinte, pueden ser de un solo color homogéneo con algunas manchas blancas o beige, pueden ser de tres colores parecidos a los tonos del Boyero de Berna, que usualmente son negros con manchas marrones y una franja blanca, pueden tener esta trilogía de colores pero en tonos marrones o grises (conocidos como pastor australiano azul merlé), o ser completamente blancos, siendo estos últimos muy delicados en su salud.

Por su parte, estos canes también poseen una diversidad en el tono del color de sus ojos, donde se encuentran desde marrones claros y oscuros, ámbar, azules o pueden sufrir de heterocromía, que es una condición genética heredada produciendo que un ojo sea de un tono diferente al otro, siendo a veces visible también en su pelaje produciendo muchas manchas, incluso se han visto algunos Pastor Australiano con varias tonalidades en un mismo ojo.

El Pastor Ovejero Australiano además de ser un perfecto compañero para el ejercicio diario, es también muy fiel y atento a las indicaciones de sus dueños, amoroso, le gusta complacer, y hasta la fecha ha mostrado una actitud muy pacífica (aunque sí vigilante) y mucho menos agresivo con los humanos, siendo, en todo caso, bastante reservado con los extraños, llegando a parecer tímido a primera vista, lo que puede controlarse si se le socializa desde temprana edad.

Para quien quiere adoptar en su familia a un Pastor Ovejero Australiano, debe tener en cuenta que estos amigos requieren de mucha actividad física diaria y continua, por lo que si no es muy amante a los ejercicios moderados es recomendable que escoja otra raza más pasiva, ya que los Aussie necesitan dedicación física y mental, llegando a ser muy destructivos si no se les atiende en este aspecto. Pero si, por lo contrario, usted posee un estilo de vida activa y tiene la posibilidad de salir todos los días al aire libre, éste es uno de las mejores mascotas que podrá incluir en su hogar.

Historia y Origen del Pastor Ovejero Australiano

La base inicial de la cual se formaron todos los perros existentes en el mundo fue la misma, datando de una antigüedad milenaria ubicada presuntamente durante o finales del mesozoico, cuando los cavernícolas lograron parar su lucha con algunas camadas de lobos realizando una especie de sociedad tácita, en la que el lobo pasa a formar parte de la tribu, obteniendo ambos beneficios que les convenían, el hombre vio que estos animales los protegían de otros depredadores y el lobo descubrió que el hombre podría darle calor y comida.

Una vez aceptados en las tribus, las camadas de lobos comenzaron a cambiar sus hábitos, tanto alimenticios como de conducta, ya no necesitaban cazar tan seguido como antes puesto que los humanos comían frutas, vegetales, incluso comida asada al fuego, que generó cambios en su comportamiento al perder un poco de ferocidad ante los nuevos compañeros y modificaciones en su estructura muscular y ósea, de esta manera lo que eran los “canis lupus” pasaron a ser “canis familiares”, aunque evidentemente no todos los lobos aceptaron esta asociación y permanecieron en su raza con ciertas diferencias a los de hoy en día.

Aunado a esto, el hombre de las cavernas tenía un estilo de vida nómada, moviéndose constantemente debido a múltiples factores, lo que hizo que cada camada adoptara condiciones diferentes, necesitando adaptarse al clima y tipo de terreno, los que crecieron en zonas frías se formaron de manera distinta a los que crecieron en zonas calientes, así como los que se adaptaron a comer vegetales se formaron de manera distinta a los que vivían de la pesca, por ejemplo.

pastor-ovejero-australiano

Esto hizo que se generaran varios grupos de los cuales se derivan las razas actuales, siendo conocidos como el Grupo Mastín, que se encontraba en el Tibet; el grupo Dingo, que provenía del lobo de Asia y se posicionó luego en una parte de África; el Grupo Galgo, que era originario también de Asia pero poseía características físicas diferentes al Dingo y el Grupo del Norte, que podría considerarse como el más amplio, tal vez porque fue el mas exportado a todo el mundo, encontrándose en este muchas familias caninas.

De los perros categorizados como los del Norte se tiene evidencia que muestra cómo fueron movilizados en las continuas expediciones que realizó una civilización muy importante para la época, que fueron los Vikingos, éstos en sus travesías llevaban sus perros como compañía, poblando con sus razas diversos lugares de Europa, lo que hace pensar a muchos historiadores que los ancestros del Pastor Ovejero Australiano provienen de allí, aunque luego sufriera varias modificaciones.

En una de las visitas de estas castas extranjeras llegan a España y a Asturias varias razas que se emplearon en el pastoreo, ya que era la actividad con mayor potencialidad comercial en la época, desarrollándose en el Norte los Perros ovejeros Australianos, los cuales fueron llevados luego a Australia, partiendo desde allí a Estados Unidos, no queda duda que debido a que esta raza fue mayormente movilizada en barcos australianos adoptara ese nombre, aunque en realidad ésta no era su procedencia original.

El Aussie destacó por su inteligencia y concentración en el pastoreo, siendo muy valorados por ser de fácil entrenamiento, demostrando siempre su deseo de complacer a sus dueños lo que lo convertía en una inversión muy importante, sobre todo durante la conocida “fiebre del oro” donde se desarrollaron ciudades en la costa de Estados Unidos, aumentando en gran medida actividades comerciales y gastronómicas dentro de las que cabía la ganadería, ahora era necesario criar y arrear más ganado para su venta, para lo cual se consideró al Pastor Ovejero como propicio ayudante.

Sin embargo, aunque obtuvo cierto aprecio por los ganaderos no alcanza su popularidad por completo hasta luego de la segunda guerra mundial, en la que se comienzan a dar a conocer participando en los rodeos y ferias que se efectuaban, siendo estas actividades cada vez mas apreciadas por las comunidades.

En estos rodeos el Aussie demostraba sus habilidades tanto en el área de la ganadería como haciendo piruetas y agradando al público, lo que llamó la atención de muchos visitantes, esto hizo que incluso fuera incluido en las películas de Disney, dándose a conocer por todo el mundo.

Hoy en día El Pastor Ovejero Australiano sigue participando hábilmente en las actividades de arrear ganado en muchos países, siendo reconocido y solicitado por sus características físicas que lo individualizan teniendo aspectos únicos debido en parte a la heterocromía que padecen y a su color de ojos, lo que lo hace llamativo para las exposiciones caninas, de igual forma debido a su formación física ha destacado en competencias como el Agility, flyball, y frisbee, siendo también incorporados en los entrenamientos para rescatar personas, y como ayudantes en tratamientos terapéuticos, guías y actividades de servicio.

Características Principales

Los rasgos físicos del pastor ovejero australiano,  a diferencia de otras razas reconocidas, no son siempre los mismos. Estos pueden  variar significativamente de un ejemplar a otro, por ejemplo, hay quienes consideran que existen diferencias relevantes entre un pastor ovejero australiano que es criado como perro de trabajo o de compañía y uno que es criado para ser presentado en exposiciones caninas.

En estos casos los perros de compañía suelen tener menor cantidad de pelaje mientras que los destinados a exposiciones caninas y concursos poseen un manto con mayor abundancia y su contextura física es de por si mas alta y fornida.

pastor-ovejero-australiano

Sin embargo hay ciertos rasgos que todos los pastores ovejeros australianos tienen y es que generalmente son de tamaño mediano, por lo que su medida va desde los 51 a 58 centímetros  en los machos y de 43 a 56 centímetros las hembras.

Por lo que según el estándar oficial publicado por la FCI es considerado como un perro más largo que alto.

Su peso puede ser en  los machos de 25 a 32 kilogramos, mientras que en las hembras de 16 a 25 kilogramos, lo que hace una diferencia significativa entre machos y hembras y permite diferenciarlos de una forma fácil.

En cuanto al color, existen mucha variedad que va desde azul mirlo, rojo mirlo, negro y por último el  rojo, y donde todos estos  pueden o no estar combinados con  manchas de color blancas o fuego sin ningún tipo de orden en dichas combinaciones.

Las manchas blancas, en específico están generalmente  por debajo del cuello, pecho, miembros, en la parte inferior del hocico y en una mínima parte de la cabeza, por lo que las machas blancas no podrán ser predominantes en dicha área.

También es importante señalar que los ejemplares de color mirlo, ya sea rojo o azul tienden a oscurecerse a medida que su edad va avanzando, un aspecto que es bastante curioso en esta raza.

Otra particular característica del  pastor ovejero australiano es con relación a sus ojos, y es que al igual que su pelaje, estos cuentan con diferentes tonalidades que les han valido el apodo de “perros de ojos fantasmas” ya que el color puede variar desde azul, marrón, negro pudiendo incluso presentarse el caso de un ejemplar con ojos de colores distintos.

Es decir es común ver a un pastor ovejero australiano con un ojo de color azul y otro de color marrón, por ejemplo, e incluso pueden observarse los llamados ojos bicolor, que consisten en la mezcla de dos colores como un medio azul y un medio marrón.

Todo esto parte del gen que produce en ellos el color de pelaje llamado merle, y que de igual manera forma parte de los rasgos aceptados que definen a esta maravillosa raza, siempre y cuando ambos ojos estén sanos.

Con respecto a su cabeza, esta es fuerte y delgada hacia el hocico, y se muestra un poco aplanada en la parte superior.

El color de su nariz, esta va a variar dependiendo del color de pelo que tenga. Si el pastor ovejero australiano es de color azul mirlo y negro su nariz será  de color negro, mientras que los que son de color rojo mirlo y rojo tendrán una nariz de color marrón pigmentada o parda.

En los perros de color mirlo es normal observar ciertas manchas de color rosa en la nariz, siempre que estas no abarquen el 25 % de la superficie de la misma lo cual se considera que no va acorde o conforme  con el estándar oficial.

Por su parte sus orejas son gruesas, y triangulares y constantemente están dobladas hacia adelanta o hacia los lados, pero nunca erguidas.

La cola del pastor ovejero australiano puede ser de forma natural corta o larga. Si es corta no debe exceder de los 10 centímetros. Y es aceptable dentro del estándar oficial un ejemplar con la cola amputada, en aquellos países donde aun es permitida esta práctica.

Por otro lado, y en cuanto al temperamento del pastor ovejero australiano se puede decir que es un animal bastante activo y muy enérgico, al que necesariamente hay que asignarle alguna actividad que realizar.

Debido a esto, si no se le asigna una actividad que le permita drenar sus niveles de energía el mismo pastor ovejero australiano no dudara en inventar sus juegos y hacer de un momento aburrido un episodio donde las travesuras y las actividades nunca paren, lo que es considerado en algunas ocasiones por los dueños como hiperactividad.

Por ejemplo, el pastor ovejero australiano puede pasar de estar en un momento de reposo a correr a toda velocidad dando vueltas por el sitio donde se encuentre, sin que nadie lo pueda detener.

Lo cierto, es que este hermoso perro es  siempre muy leal,  atento y dedicado a sus amos siempre que la familia que lo adopte tenga la misma energía para poder llevarlo a pasear o a entrenar.

Comportamiento con otros perros

pastor-ovejero-australiano

El pastor ovejero australiano por tener un instinto guardián, es un poco reservado y tímido a la hora de hacer nuevas amistades en el mundo canino, sin embargo esto es solo al principio ya que  su incansable energía y su temperamento alegre, y amigable le hacen ser un perro que no dará problemas a la hora de socializarlo con otras mascotas.

Su manera de actuar ante la presencia de otro perro, después de conocerle, será sin duda el de invitarle a jugar y compartir durante un largo periodo, donde si no le siguen el paso los demás quedaran agotados, mientras el estará dispuesto a seguir por el doble del tiempo.

Como a todas las razas, es necesario que desde pequeño se le enseñe a compartir con otros perros sobre todo en aquellos  donde exista el caso de que habiten solos en casa. Una buena opción es llevarle a un parque donde pueda acercarse y ser él quien decida cómo y cuándo  crear una  nueva  amistad.

En el caso de que se le haga un poco difícil cuando esta pequeño, los dueños deberán brindarle la ayuda necesaria para que este pueda realizar este proceso por sí solo, ya que si no se le enseña a compartir, desarrollara comportamientos como el miedo, la ansiedad e incluso la agresividad ante el acercamiento de otro perro.

Cuando existan otras mascotas en casa, se deberá tener cuidado si estos son de tamaño reducido ya que podría querer casarlos o perseguirlos.

En el caso de que el pastor ovejero australiano ya este grande y se desee ampliar el número de perros en casa, se deberán tomar en cuenta la personalidad del perro y como se comporta ante la presencia de otro animal para determinar si es una buena idea traer a un nuevo miembro.

Lo más recomendable es que la presentación del o de los nuevos miembros se haga con supervisión, donde los dueños se cercioren de que ninguno saldrá lastimado. Si todo sale bien en un principio y el pastor ovejero australiano no muestra signos de celos o incomodidad será el inicio de una nueva etapa donde todos podrán ser amigos.

Si por el contrario el pastor ovejero australiano se le nota incomodo, e intenta agredir, morder a simplemente gruñe, el proceso de integración entre todos deberá ser progresivo y constante. Lo mejor será mantenerlos en espacios  separados los primero días y utilizar estrategias para la inclusión y sociabilización correcta.

Dentro de las estrategias a emplear se encuentran la de llevarlos a un lugar donde todos puedan participar de juegos divertidos pero donde no se emplee como método la rivalidad, sino mas bien que todos se sientan incluidos.

Asi mismo al llegar el nuevo miembro no se deberá hacer a un lado al pastor ovejero australiano ya que por ser perros que aman complacer a sus dueños, les será perjudicial para su salud emocional sentirse desplazado.

En este sentido se debe mantener la misma cantidad de mimos,  palabras de afecto y gestos de cariño hacia el pastor ovejero australiano que cuando estaba solo, donde el dueño muestre firmeza y sea él quien promueva la integración del nuevo miembro.

De igual forma los juguetes, envases para comer, y sitios para dormir deberán estar por separado, porque a pesar de que exista una buena relación entre los animales, es muy probable que en cuanto a estos artículos sean bastante celosos.

Dentro de las razas que son compatibles con el pastor ovejero australiano se encuentran el Border Collie, perro con el cual posee grandes similitudes físicas, ya que ambos han sido utilizados como pastores de rebaños, poseen grandes cantidades de energía y son excelentes perros de compañía.

Si se desea mantener la misma línea de criar a perros pastores, también el Pastor de las Shetland o Shetlie también se considera una buena opción ya que es muy parecido al Border Collie solo que más pequeño, pero con una gran inteligencia, y que a pesar de tener un temperamento firme y muy marcado suele ser un perro que demuestra gran lealtad y afecto a sus dueños.

Recordemos que el pastor ovejero australiano es muy activo, por lo que un perro que sea más sedentario o tranquilo podría no ser la mejor opción a la hora de juntarlos, ya que el pastor ovejero australiano podría tornarse molesto para el otro canino a la hora de que este desee jugar y el otro descansar.

El pastor ovejero australiano también se lleva muy bien con un ejemplar del sexo opuesto. En el caso de las hembras suelen ser un poco más tranquilas mientras que los machos más enérgicos, pero ambos juntos son un dúo que llenara de alegría y amor a cualquier familia que desee tenerlos como mascotas.

También si se les desea sacar crías, al conocer el temperamento y las características físicas de los padres se garantiza que la línea del estándar se mantendrá.

Dieta y alimentación del Pastor Ovejero Australiano

Para las razas cuyos niveles de energía son muy altos, el tema de la alimentación es sumamente importante, ya que día tras día necesitan reponer todas aquellas calorías que perdieron mediante las actividades que realizaron.

pastor-ovejero-australiano

Tal es el caso del pastor ovejero australiano, ya que por su constante dinamismo les es necesario para su organismo una alimentación que le proporciones todo lo que necesita para mantenerse activo y feliz. Sobre todo en los casos de aquellos pastores ovejeros australianos que realicen algún trabajo o actividad deportiva.

El agua para esta raza también es un complemento muy importante para su alimentación, por lo que se les deberá proporcionar un envase donde ellos puedan ir cada vez que quieran a beber agua fresca y limpia.

Generalmente estas razas suelen tomar mucho líquido durante el día, por lo que se recomienda estar al pendiente por si se llegase a vaciar el recipiente.

También es importante que esta agua sea fresca y limpia, y no esté llena de insectos o algún otro elemento que la pueda contaminar.

En este sentido, y siguiendo el tema de la alimentación de un pastor ovejero australiano, la selección de la comida, deberá estar acompañado por la supervisión del veterinario, donde recordamos que el hecho de que un alimento sea costoso no quiere decir que sea el indicado para la mascota.

También es importante señalar que la salud de un pastor ovejero australiano va a estar relacionada directamente con el tipo de alimentación que se le brinde, ya que esta será visible en la textura y brillo de su pelaje.

Sera necesario conocer el peso que tiene el  pastor ovejero australiano para poder suministrar las cantidades adecuadas, para evitar alimentarlo de menos o la sobre alimentación, ya que cualquiera de los dos será contraproducente para su salud.

Dentro de los elementos que deben contener una dieta para un pastor ovejero australiano se encuentran los azucares, carbohidratos, proteínas y grasas, para garantizar que su organismo este en constante balance.

Los alimentos secos, que vienen en empaques con diversas versiones y presentaciones generalmente tienen reflejado en el reverso los ingredientes que contienen, por lo que verificar los elementos antes mencionado  es de suma importancia. También se deben evitar aquellos que tienen colorantes artificiales, conservantes o mas cereal que proteínas y carbohidratos.

Ahora bien, hablemos de las raciones, partiendo del hecho de que el pastor ovejero australiano esta cachorro y ya cumplió su proceso de amamante, el cual repetimos, es muy importante para todos los mamíferos, ya que este le brinda las vitaminas y anticuerpos que le permitirán afrontar las enfermedades en el futuro, es necesario establecer un cronograma de alimentación para el cachorro que empezara a comer comida solida.

Es importante que la comida seleccionada sea la de cachorros de tamaño mediano, ya que estas no serán tan duras como la de los perros grandes y le permitirá masticar de una forma más fácil.

Si se observa que el pastor ovejero australiano tiene dificultades para masticar se le puede triturar de manera tal que las croquetas sean más pequeñas y más fáciles para él.

Para este periodo las raciones deberán estar divididas en tres al día, es decir mañana, tarde y noche donde hasta que  supere la etapa de cachorro se deberán proporcionar siempre a la misma hora, para que se vaya acostumbrando a comer en momentos específicos.

Se deberán supervisar sus heces, su pelaje y su comportamiento para poder determinar si la alimentación está surtiendo el efecto esperado, o si por el contrario le está causando algún daño.

No se conocen casos de perros a los que las croquetas para perros les hagan daño, ya que estás están especialmente diseñadas para garantizar su optima eficacia en animales, sin embargo siempre es importante estar atentos a los posibles cambios como heces muy liquidas, falta de energía o cualquier otra muestra de reacción desfavorable en el animal.

También están los casos de aquellos perros que de una vez no aceptan el sabor del alimento que se les ofrece, y no hay manera de que coman de ello, por lo que este caso deberá cambiárseles por otro que tenga más olor o algún sabor distinto.

Luego, cuando llegan a la etapa de adolescencia se le puede disminuir las porciones a dos por día, con las cantidades relacionadas a su peso. Preferiblemente una en la mañana y una en la noche, donde de igual forma la comida deberá ser sustituida por croquetas para perros jóvenes. Donde estas poseen un mayor tamaño para ser masticadas.

Y posteriormente cuando son adultos, en el caso de que el pastor ovejero australiano siga siendo igual de activo  se puede seguir manteniendo las dos raciones pero tomando en cuenta que el tipo de alimentación debe ser cambiada por una que tenga menos grasa y más vitaminas.

El pastor ovejero australiano se considera un perro longevo ya que puede llegar a vivir por 14 años si se le da los cuidados y la alimentación de forma correcta, de ahí parte la importancia de mantener un control y supervisión de lo que se le va a suministrar en cuanto a comida se trata.

Salud y cuidados generales

pastor-ovejero-australiano

El pastor ovejero australiano por tener un pelaje largo y liso va a requerir que se le cepille por lo menos dos veces por semana, para remover todo pelaje suelto o muerto, y de esta manera masajear el cuero cabelludo para estimular el crecimiento del nuevo pelo.

Esta raza suele botar pelo de forma regular cosa que es normal y que no debe preocupar a sus dueños a menos que se observen en la piel algunas partes con la piel expuesta o áreas sin ningún tipo de bello, por lo que será necesario estar aseando con aspiradora constantemente el lugar donde se encuentre.

En cuanto al baño no será necesario realizarlo con tanta frecuencia, se recomienda que se haga una vez cada dos meses en caso de que el perro este muy sucio y tenga mal olor, de lo contrario solo deberá ser cuando sea necesario.

En este caso se deberá usar un champú especial para pelaje liso y largo, algunas presentaciones vienen con enjuague incluido que deja la sensación de mayor suavidad en el canino, sino, también los venden en frascos por separados, es decir champú y acondicionador.

Nunca se deben usar para el baño del pastor ovejero australiano artículos para personas, ya que estos podrían irritarlos y dañar tanto su piel como su pelo.

Se recomienda usar aquellos productos especiales para perros ya que estos garantizan que están elaborados con el Ph acorde a la piel de los animales.

Por ser de tamaño mediano podría no ser un problema a la hora de bañarlo en casa, pero debido a su vigor en algunos casos lo mejor será llevarlo a sitios especializados donde sepan cómo manejarlo para que se sienta cómodo y no quiera salirse a cada rato de la bañera.

Después de un baño se recomienda que quede bien seco, si es posible utilizando un secador siempre y cuando esto no los asuste, ya que hay perros que el sonido del secador los paraliza y les da terror.

Sus orejas deberán ser revisadas para evitar que haya entrado agua o algún producto, si es así lo mejor será secarlo de inmediato para evitar infecciones auditivas.

Por otro lado, la salud dental del pastor ovejero australiano también forma parte importante del bienestar a los largo de su vida, por lo que se deberá acostumbrar, preferiblemente desde cachorro a ser cepillado de forma periódica y poder así evitar la aparición de sarro y enfermedades bucales, que a la larga pueden ser el origen de problemas hepáticos, renales y cardiacos.

También para mantener su salud al día es necesario llevar un riguroso control en cuanto a las vacunas se refiere, recordemos que estas se colocan anualmente y representan un gran porcentaje en cuanto a la garantía de salud del perro.

En los chequeos veterinarios siempre será primordial revisar su peso, para determinar si se encuentra en el nivel adecuado, sus pezuñas para de una vez recortarlas, sus ojos y demás áreas de su cuerpo y poder así prevenir a tiempo cualquier anomalía.

Dentro de las enfermedades que suelen ser comunes en el pastor ovejero australiano debido a su disposición genética se encuentran las enfermedades oculares tales como cataratas, la cual es  una afección ocular que se caracteriza por tornar el cristalino del ojo en opaco o blanquecino y que da como resultado la perdida de la visión en el animal.

Según los estudios realizados alrededor del 25% de los pastores ovejeros australianos sufren de esta enfermedad, la cual se divide en una juvenil, que se desarrolla de una forma poco común y que da como resultado  un deterioro de la visión, y la considerada de tipo severo que afecta a la visión y puede conducir a la ceguera.

También dentro de las enfermedades oculares que puede padecer se encuentran atrofia progresiva de la retina, la anomalía del ojo de Collie y la distichiasis.

La atrofia progresiva de la retina de igual forma, es una enfermedad hereditaria que afecta a los dos ojos por igual, generando ceguera y que no tiene una cura posible.

Mientras que la anomalía del ojo de Collie el cual es un trastorno ocular en el que los coroides no están bien desarrollados mientras que la distichiasis hace que un número anormal de pelo crezca en el parpado del perro pudiendo este tocar la cornea generando mucha molestia, además de causar irritación y daños importantes en el ojo.

Para los perros que sufren de estas anomalías hay que brindarles ciertas comodidades para darles calidad de vida, ya que con una visión poco eficiente es normal que tiendan a llevarse objetos por delante o choquen con las paredes.

Todas estas enfermedades son producto de anomalías genéticas, y los expertos recomiendan que los criadores deberán ser muy cuidadosos a la hora de querer obtener crías de un pastor ovejero australiano con estos síntomas ya que esto desmejoraría la raza y promovería la decadencia de los genes de los mismos.

Cómo entrenar, educar o adiestrar un Pastor Ovejero Australiano

La personalidad versátil y entrenable del pastor ovejero australiano hace que sea el perro ideal para aquellos que aman tener la compañía de mascotas enérgicas pero a la vez obedientes y leales.

pastor-ovejero-australiano

Su necesidad de realizar alguna actividad y de estar siempre en constante movimiento hace que sea un punto a favor para los dueños, si saben aprovechar correctamente la disposición de este perro.

La inteligencia del pastor ovejero australiano hace que su entrenamiento requiera de muchas estrategias donde se empleen diversidad de actividades, ya que recordemos que esta raza no se lleva bien con el aburrimiento y si no se les provee de algo por hacer, serán ellos mismos quienes determinen que travesura realizar para matar ese tiempo de ocio que no les agrada para nada.

Dentro de la educación del pastor ovejero australiano debe haber retos y mucho ejercicio estos acompañados de recompensas que como sabemos, estimulan la capacidad de atención del perro.

Sabemos que toda educación, indiferentemente de la raza que sea, debe iniciar desde temprana edad, ya que así se evita que los perros adquieran costumbres y maneras de comportarse incorrectas. Es por ello que apenas el pastor ovejero australiano llegue a casa deberá iniciar la etapa de entrenamiento con comandos básicos.

Si el pastor ovejero australiano está muy pequeño, indiscutiblemente lo primero que tiene que aprender es a responder al nombre que se le ha asignado, esto no es difícil de lograr, pero llevara un poco de tiempo al principio. Siempre que se le trate con cariño el perro responderá de forma rápida.

Luego están los comandos siguientes tales como “ven” “sentado” “arriba” “silencio” que necesariamente deben ser específicos y basados en una sola palabra, ya que está comprobado que todos los perros responde mejor a comandos cortos.

Seguidamente se le deberá enseñar donde ir al baño a hacer sus necesidades, ya que si se acostumbra a hacerlo dentro de casa será un verdadero problema por el resto de su estadía como mascota, por lo que colocarle algún cartón o periódico para que haga sus necesidades suele funcionar en gran porcentaje, también el césped les atrae cuando tienen ganas, aspecto que facilita las cosas.

Pero generalmente cuando están cachorros no comprende y terminan haciendo donde les provoca, conducta que debe ser corregida con firmeza pero con amor.

También es importante que el pastor ovejero australiano aprenda a no brincar sobre las personas para evitar lastimarlas. De igual forma y debido a que su instinto natural es el de pastorear el ganado utilizando leves amagues de mordida sobre los talones de las vacas el pastor ovejero australiano podría intentar sujetar los pies de las personas, sin hacerles daños, pero de igual forma se le debe instruir a no hacerlo para evitar que tire a alguien o sin querer le rompa la piel.

Ya cuando están en proceso de crecimiento, se puede aumentar el número de comandos a enseñar empleando siempre la diversión como estrategia para que el pastor ovejero australiano se sienta motivado.

Llevarlo a un parque es una buena opción, donde luego de una sesión de entrenamiento se le puede permitir jugar con su juguete favorito o simplemente lanzándole una pelota para que la traiga.

El pastor ovejero australiano responde de buena manera al entrenamiento con refuerzo positivo, el cual consiste en premiar, ya sea con alguna golosina para perros o la entrega del juguete favorito, todas aquellas buenas conductas o labores realizadas de forma correcta.

Por lo que este método, sin dunda le garantizara al dueño que su perro aprenderá lo que él le desea enseñar.

En algunos casos por su energía y euforia el perro querrá jugar más que ser entrenado, es ahí donde el dueño deberá emplear con carácter la firmeza necesaria para que este se tranquilice y logre prestar atención.

Nunca deberán ser usados castigos como golpes, gritos o maltratos ya que el pastor ovejero australiano es muy sensible al afecto que pueda recibir de sus dueños y si se le trata de una forma inadecuada, esto terminaría repercutiendo de forma negativa en su salud emocional.

Los especialistas en entrenar a este tipo de raza concuerdan que los mejores resultados se obtienen al educar al pastor ovejero australiano de forma divertida y entusiasta, y nunca con jaloneos de correas, ni regaños fuertes ya que como dijimos se volverán retraídos y no querrán colaborar con el entrenador.

En cambio con la diversión y la inclusión de juegos alternados ser vera la notable diferencia, incluso en sus gestos corporales se podrá ver a través de una cola erguida y en movimiento lo feliz que le hace practicar junto a la persona que lo está enseñando los divertidos comandos que se desea que aprenda.

El pastor ovejero australiano suele ser muy bueno en los concursos de agilidad y de obediencia y juegos como frisbee, rally y flyball lo que denota el hecho de que puede llegar a ser un perro con una gran cantidad de virtudes y características que lo hacen ser una excelente mascota.

Comportamiento con los Humanos

pastor-ovejero-australiano

El pastor ovejero australiano es ideal para personas que amen hacer ejercicio y participar en constantes actividades al aire libre o paseos, de por si este perro está recomendado para este tipo de personas, de lo contario, si las personas tienen una manera de vivir más relajada el pastor ovejero australiano se convertirá mas en un inconveniente al no saber cómo manejar tanta energía en un ser de 25 kilogramos.

Por lo que recomendamos que antes de tomar la decisión de adquirir a un pastor ovejero australiano se tome en cuenta el tipo de vida que lleva la familia en general, ya que después que esta raza crea lazos de afecto con las personas, tener que darlo en adopción por no saber manejar su enérgica personalidad puede afectarle en su estado emocional y ocasionarle mucha tristeza incluso depresión.

Esta raza tiene como característica que una vez que el dueño se gana su afecto, el perro se apegara a él con una peculiar adoración por lo que también se les conoce como perros “sombra” ya que se apegan a las personas como pegamento.

En este sentido, si los dueños del pastor ovejero australiano comparten el mismo ritmo de vida que esta raza necesita será el complemento ideal para él y para los que conformen el hogar.

Trotar junto a sus dueños, ir a caminar por largos senderos o simplemente ir de paseo junto a las personas que conforman su hogar será muy agradable para el pastor ovejero australiano.

El comportamiento del pastor ovejero australiano con sus dueños será de total lealtad y complacencia hacia ellos, no hay nada que esta mascota ame más que estar siempre atento a lo que su dueño quiere que el haga, para recibir sus halagos y sus palabras de cariño.

A pesar de ser un perro con un temperamento estable requiere de la compañía y la dirección de las personas que lo rodean, ya que no se lleva bien con la soledad.

El pastor ovejero australiano es un perro territorial, pero no agresivo, por lo que al notar la presencia de alguna persona extraña observara de quien se trata, primero de lejos, para luego proceder a acercarse.

Es decir el pastor ovejero australiano no es de esas razas que suelen acercarse meneando la cola para darle la bienvenida a cualquier persona, el será mas bien observador y estará muy al pendiente de cada movimiento.

Incluso como mencionamos, debido a su naturaleza de pastor de ganado es posible que ante la presencia de una persona extraña  den pequeños mordiscos a la gente, que no llegan a ser  mordeduras fuertes, como si acercaran sus dientes a las personas, para recordarles de que están es su territorio, lo que muchas veces asusta a quienes le conocen por primera vez

Pero luego de que ya conocieron y olfatearon un poco a las personas, se comportaran de una forma muy amigables, pudiendo incluso intentar llamar su atención con su forma de corretear indeteniblemente por toda la casa.

Por otro lado, y con los niños el pastor ovejero australiano será la mejor compañía, es maravilloso ver como este perro se lleva tan bien con los pequeños de la casa, llegando incluso a ser conocido con el apodo de “nanny perruna”

Si un pastor ovejero australiano llega a un entorno donde hay niños presentes no querrán separarse ni un segundo, y serán la pareja perfecta para compartir juegos y travesuras donde no será hasta que ambos queden realmente agotados que todo acabara.

Y se ha comprobado que el pastor ovejero australiano no tiende a tener conductas agresivas con los niños en ningún sentido. Claro está, siempre es importante supervisar que ambos, tanto los niños como el perro, se estén tratando y comportando de la forma adecuada. Nunca está de mas hechas un vistazo de vez en cuando.

Dentro de los trabajos que el pastor ovejero australiano ha realizado a lo largo de la historia, y de los que mas resaltan está el realizado como ganadero o pastor de rebaños donde era la mano derecha del dueño  guiando a los rebaños de una forma natural, con mucha resistencia física y con mucha eficiencia.

En estos trabajos todos los dueños que comparten la compañía del  pastor ovejero australiano concuerdan en que este perro vale su peso en oro, ya que tienen la capacidad  de valorar las situaciones y no dudan en hacerse cargo si sienten que se necesitan sus habilidades únicas, que en su mayoría son buenas.

Los pastores ovejeros australianos creen que son invencibles por lo que será común verles realizar cualquier tipo de actividad sin medir los riesgos, por lo que también se les ha utilizado como perros de brigadas o pertenecientes a algunas organizaciones de rescate o salvamento.

También son comúnmente visto en concursos de obediencia y de agilidad canina lo que le ha valido gran cantidad de premios y condecoraciones.

Entorno ideal

Definitivamente el entorno ideal para un pastor ovejero australiano es aquel en el que pueda sentirse libre para correr, distraerse y liberar energía. Lo más recomendable son casas con jardines y patios amplios.

En el caso de aquellos que habiten en espacios reducidos como departamentos o casas pequeñas, los dueños deberán comprometerse a brindarle el esparcimiento que estos requieren, llevándolos a pasear por lo menos dos veces al día en periodos de 45 minutos como mínimo.

De lo contrario el pastor ovejero australiano  se tornara desobediente y desastroso ante el encierro y por no poder movilizarse como su cuerpo y su naturaleza lo requieren.

En el caso de las casas con jardines o campos, estas deberán estar bien cercadas en cuanto a su perímetro, ya que mientras más amplio sea el lugar más querrá el pastor ovejero australiano explorarlo, existiendo la posibilidad de que se escape, cosa que será un verdadero inconveniente ya que será casi imposible alcanzarlo.

Por su instinto guardián muchas veces preferirán dormir fuera de casa para estar al pendiente de cualquier movimiento o peligro, si este es el caso podrá dormir donde quiera, si por el contrario está acostumbrado a dormir dentro de casa lo mejor será propiciarle un lugar especifico para su descanso.

El pastor ovejero australiano puede resistir tanto altas como bajas temperaturas, pudiéndose ajustar a casi cualquier entorno, sin embargo siempre es importante estar al pendiente si dichas temperaturas superan el límite de lo normal para que se le pueda dar resguardo dentro de casa y poder protegerlo por completo.

Sin duda, para que el pastor ovejero australiano se sienta a gusto deberán incluir en su día a día paseos largos donde junto con el dueño pueda distraerse, ejercitarse y drenar todo el vigor que suele tener. Estamos hablando de un perro que puede llegar a correr 60 kilómetros diarios, por lo que insistimos que los paseos y los ejercicios serán muy necesarios a lo largo de su vida.

Es importante que siempre al llevarlo de paseo sea  con una cadena para evitar que salga corriendo y se pierda, y de igual forma hay que enseñarle que deberá caminar junto a la persona sin adelantarse ni atrasarse.

También Para que su entorno se ajuste de una mejor manera a sus necesidades, una buena estrategia es incluir gran variedad de juguetes y artículos con el que se pueda distraer en caso de que no se le pueda sacar a pasear. En las tiendas de mascotas ofrecen un sin número de artículos de diferentes texturas, con o sin sonido que serán de gran ayuda para estos perros que ameritan estar siempre realizando alguna actividad.

Inscribirlo en alguna clase donde realice actividades de agilidad o donde se le entrene también puede favorecer a que se mantenga entretenido y ocupado por largos periodos y que a su vez disfrute y se divierta.

Por otro lado, las personas que convivan con el pastor ovejero australiano deberán ser personas que constantemente le brinden cercanía y compañía, ya que las familias donde acostumbran a viajar y ausentarse por largos periodos no son las indicadas para este tipo de raza, recordemos que los lazos afectivos de estos perros con las personas son muy fuertes.

Si las personas necesitan viajar, lo mejor será realizar todo el papeleo necesario para poder llevarlo consigo, de manera tal que el perro no se sienta desplazado ni abandonado.

Cada país tiene su normativa con respecto al traslado de mascota, por lo que antes de realizar cualquier movilización lo mejor será ponerse al día con la legislación y requisitos para evitar inconvenientes.

Existen empresas y personas que se especializan en tramitar todos estos requerimientos, que se especializan en todo el papeleo y las vacunas que deben tener al día, y que además le pueden brindar a la mascota una mayor comodidad a la hora de viajar, sobre todo si es por un periodo de largas horas.

Se sabe que el pastor ovejero australiano es capaz de resistir largos viajes y disfrutarlos, siempre y cuando se le brinde el bienestar que necesita en un contenedor acorde a su altura donde tenga agua y comida.

Si el viaje es en auto siempre será conveniente detenerse de vez en cuando para que el pastor ovejero australiano estire las patas y haga sus necesidades como ir al baño, entre otros.

En otro orden de ideas, los entornos donde abundan las discusiones fuertes, gritos y peleas de todo tipo desarrollan gran cantidad de estrés en esta raza, por lo que también insistimos que su hábitat deberá ser más bien un ambiente lleno de paz, armonía y amor.

El pastor ovejero australiano no es para nada agresivo pero si en su entorno abundan este tipo de comportamientos, sin duda harán de él un perro con rasgos que lo llevaran a defenderse y responder ante cualquier ataque de una persona.