Saltar al contenido
PerrosGatosOnline.com

Labsky

Labsky
Labsky
5 (100%) 12 votes

Labsky: Tu nueva mascota

Uno de los puntos a favor que tiene el perro Labsky es, que es bastante liviano, por lo tanto, a los niños pequeños y a las personas de una edad un poco más avanzada no les costará sostenerlo por mucho tiempo, ya que no se cansarán fácilmente ni se lastimarán tratando de agarrarlos.

Por otro lado, el Labsky es un perro que fue criado en su origen para cazar animales de tamaños que pueda sujetar como lo son las aves y las ardillas. A pesar de ello, este perro es bastante reservado e increíblemente tranquilo, razón por la cual lo entrenaban para que estuviera en casas sin perder su amor e instinto por la caza.

Es necesario recordar que es una raza bastante nueva. Y que de hecho, el tierno tamaño del Labsky requiere de una rutina de ejercicios bastante moderados, permitiendo que se adapte con facilidad y comodidad tanto a la ciudad como al campo.

El Labsky tiene su origen en Alemania, específicamente en el sur del país, según los datos obtenidos con los años de investigación. Se tiene como argumento que este animal canino fue creado para cazar animales pequeños como las aves y animales pequeños como ardillas, y que posteriormente, mientras los años han pasado, los perros pasaron a ser criados como perros mascotas y algunos como perros guardianes.

Posteriormente sus Padres criadores del Labsky falleció pasándole esa herencia a sus hijos, los cuales fallecieron también unos años después, no sin antes vender uno de esos perros el cual tenía mucho cariño, a un hombre que habitaba en el lado de la frontera alemana y este a su vez lo exportó a los Estados Unidos. Desde ese momento la raza de Labsky fue conocida hasta hoy en día lo que lo ha llevado a cautivar una cantidad de personas.

A partir de ese momento en Estados Unidos se inició la selección de los cachorros de esta raza, y poco a poco fue expuesto públicamente, terminando por ser reconocida por el KC en el año 2010 debido a la selección continua por parte de muchas personas actualmente.

El Labsky es bastante firme, de hecho sus medidas varían en 3 tamaños al igual que Husky, el Toy puede medir hasta 35 cm de altura, el Miniatura puede llegar a medir entre los 35 cm y los 40 cm  y por último el Estándar que puede llegar a medir entre 40 cm y 45 cm, asi mismo, de acuerdo a su tamaño puede llegar a pesar; de hecho, no se conoce un peso estándar para esta raza.

La cabeza del Labsky es levemente amplia y triangular al igual que sus orejas, sus trufas son negras y amplias a diferencia de sus ojos que son también negros pero de un tamaño mediano. La cola posee mucho pelaje y es muy poderosa. Son reacios al dolor y gracias a su pelaje (que es de doble capa) también al frío. Sus tonalidades varían entre blanco, negro, gris, una mezcla de ambos y otros más. Su cola se conecta al lomo dándole mucha firmeza y esbeltez.

Este perro presenta una longitud muy peculiar y divertida en su lomo, pero que para el Labsky es una característica no muy positiva, ya que esa curvatura que se manifiesta en su lomo puede causarle problemas en el área de la columna vertebral. Por otro lado, el pelaje de este animal canino es de un largo aproximado de 5 cm cuya textura es bastante suave, a pesar de que tiene 2 grosores de pelo.

Es un perro bastante leal y notablemente dócil, además de ser un perro muy enérgico y amante del ejercicio duro, sin perder de vista los momentos gratos y tranquilos con los miembros de la familia, permitiendo que todos disfruten de un tiempo de alegría dentro del hogar.

El Labsky es excelente para las tareas como “perro guardián” ya que, a pesar de no ser un perro agresivo, no dudará si es necesario en comenzar a luchar; tomando en cuenta que, este animal perruno posee unos ladridos bastante distintivos y profundos, razón por la cual te generará confianza y seguridad en cualquier momento de la casa.

No obstante, el Labsky es una mascota bastante cariñosa, inteligente, alegre y muy valiente, con un instinto de cacería en su genética que será de ayuda en algún momento, o podría ser una gran desventaja, en caso que existan otros animales en el hogar, y aun más si estos son pequeños.

Es por ello, la importancia de entrenar y educar al Labsky desde que se encuentra pequeño, para evitar que existan desagradables momentos en casa o fuera de ella.

Historia y Origen del Labsky

Labsky

Existen diferentes versiones sobre las historias de la raza Labsky, de manera que algunas incluso se contradicen; sin embargo, los registros de esta raza aparecen desde hace unos años. De manera que se conoce y se tiene por certeza de que el Labsky es una de las razas propias pertenecientes al grupo de los Spitz más nueva que existe.

Principalmente en las labores de vigilancia y cacería en la frontera se llevaban a cabo por otro tipo de perros, pero tras un resultado de una unión accidental de un Husky con labrador desconocido, generó un perro muy parecido al Labsky.

La exportación de razas provocó en los perros de las zonas más pobladas, que frecuentemente hubiera un cruce entre ellos y fue así como la pureza de los perros de razas nativas disminuyó. Pero a pesar de ello, los perros que habitaban en las más remotas regiones del país lograron mantener de una condición muy sencilla su pureza a través de la falta de contacto con las otras razas.

Una diferencia bastante marcada y notable de esta raza con la mayoría de las otras, es que el Labsky no ha tenido muchos cambios desde su creación. De Hecho, la separación entre ellos generó problemas más graves de los que se estaban tratando de evitar, ya que muchas de esas razas nativas que aun permanecían en existencia se tuvieron que enfrentar a una consunción potencial durante diferentes épocas de la historia.

Por muchos años, los Labsky se encontraban muy bien criados y perfectamente establecidos como verdaderos pero no tenían un nombre propio ni único hasta que un hombre hizo mención sobre esta raza uniendo lo mejor del Labrador y el Husky.

De hecho, anteriormente todos los tipos de Spitz eran llamados solamente “Spitz” pero posteriormente se fueron clasificando y colocándoles nombres únicos para diferenciarlos.

Un señor siendo propietario de varios Labsky, los mencionó en una visita que realizó hacia los Estados Unidos, considerándolos como únicos. Luego, la raza comenzó a conocerse como “Labkoy”, pero con los años esto fue cambiando hasta ser llamados como lo son actualmente; además que estos perros de raza son los primeros perros Spitz que reciben un nombre único y propio.

El Labsky posee un Club que se creó en Alemania en el año 2006 y fue allí donde se asignó el estándar correcto para esta raza, donde en la primera reunión que realizaron, la mayoría de los criadores no se encontraban en acuerdo sobre el tamaño adecuado para la raza. Ya que estos Labsky variaban constantemente de peso y así mismo de tamaño.

Después de muchas reuniones, todos los criadores miembros llegaron a un resultado conforme sobre los tamaños y los pesos básicamente correctos del Labsky. De manera que se obtuviera una descripción escrita sobre la apariencia apropiada para considerarlo parte de la raza, entre los cuales se les exigía que tuvieran un peso aceptado y uniforme con su tamaño.

Actualmente, este Club es el tercero más nuevo del mundo en la historia de los Clubes de razas caninas. Y además, fue criado por bastantes personas diferentes, de manera que algunos perros de esta raza poseen historias realmente interesantes, como el ejemplo del

No obstante, el Labsky se convirtió en una raza popular para los fines del año 2009. Es más, no existen actualmente registros de la fecha en la que los primeros ejemplares de esta raza llegaron a Estados Unidos, pero el AKC tiene en sus registros a un Labsky de hace años, llamado Runnie.

El respeto existente y la dedicación evidente hacia los propietarios, los criadores y la raza como tal provienen de la confianza que otorgó Linda, al asegurar que estos perros son totalmente cariñosos, leales, enérgicos y cuidadosos. Además sus antiguos dueños decían que en más de una oportunidad el perro los acompañaba a donde fuera que se dirigieran, siendo su perro guardián, su apoyo y su mayor motivación durante las largas jornadas de trabajo.

La grata compañía que le hacia el perro spitz Labsky, era lo que las personas necesitaban desde el momento en que decidió crear a estos perros tan peculiares. Ellos eran personas que traspasaron sus perros a todos los miembros de su familia y junto con eso, el amor por esta raza canina tan interesante.

Durante muchos años se formó una concentración impresionante de esfuerzos para producir un Labsky consistente en conformación, color y tipo, siendo esta la recompensa de los criadores que tuvieron la visión unificada de trabajar en conjunto para ayudar a esta raza. Ya que ellos tenían una capacidad para observar a la raza de los Labsky dentro de un contexto histórico, cuya intención no era cambiar la raza sino mejorar lo más posible la que ya existe, llegando hacia la perfección.

Características Principales

Todos los perros en general tienen características descriptivas que los hacen quiénes son y que son utilizados para diferenciarlos entre una raza de perro u otra.

Labsky

Este caso no es la excepción, pues el Labsky es un perro de talla y tamaño mediano, de hecho se considera que es un perro miniatura a diferencia de sus antepasados; además se conoce que tiene una estructura corporal muy solida que lo ayuda a estar bien equilibrado; además, es necesario reconocer que sus huesos son pesados y con mucha sustancia que le otorgan gran parte de la fuerza.

En referencia a su aspecto físico o externo; sabemos que son perros que muestran una gran fortaleza física, también se conoce que son bastantes infatigables al dolor y al frío, gracias a la doble capa de pelaje que esta raza presenta. El manto de los Labsky se presentan en distintas tonalidades donde se pueden encontrar con una máscara negra o incluso no tener máscara como también pueden tener un blaze o incluso su cabeza totalmente de color gris oscuro; además su cola debe ser llevada sobre el lomo levemente enroscada.

Una de las características también muy marcada en esta raza es su cabeza ancha, de manera que se encuentra en forma de un triangulo obtuso, con el hocico bien profundo, sus ojos son relativamente pequeños en tamaño y sus orejas son erguidas en forma rectangular con una pequeña tendencia hacia adelante, en línea con la línea superior del cuello aproximadamente.

El Labsky es un perro con una capacidad auditiva bastante aguda, capaz de escuchar sonidos desde largos metros de distancia, asi como también se encuentra muy bien desarrollado su olfato. Es conocido que existen una diferencia de perros entre los Labsky, y aunque pareciera que fueran iguales a los Husky, estos realmente son bastante diferentes. Es por ello, que mencionaré algunas diferencias principales que existen entre el Husky y el Labsky.

Para comenzar se observa que el Husky es mayor de estatura y de peso, además de ser más imponente y grueso que el Labsky. Por otro lado, la cabeza del Husky tiene su cabeza en forma triangular y sus orejas son formadas también triangulares muy aparentadas a la raza spitz, resaltando la diferencia que este tiene delante del Labsky además de su notable y característica mascara. La nariz en la parte de la trufa es negra completamente y los ojos del Husky son pequeños y de color negro.

Otra de las diferencias se encuentran en la capa de estos perros, ya que el Labsky tiene una doble capa de pelaje, el cual lo ayuda a protegerse muy bien del clima frío y además le proporciona un aspecto impresionantemente elegante añadiendo mucho estilo a la gruesa y fuerte cola que se enlaza en el lomo; a diferencia del Husky cuyas capas son más delgadas y en menor proporción que a pesar de su gran tamaño, le resta elegancia.

En casi todas las razas se tiene el conocimiento de que los perros machos suelen ser en tamaño y peso algo más grandes que las hembras; de hecho sus medidas varían entre los 35 cm y los 45 cm siendo los machos más altos pero caracterizándose por tener 3 tamaños: el Toy que mide hasta los 35 cm, el Miniatura que mide entre los 35 cm y los 40 cm y por último el Estándar que puede llegar a medir entre los 40 cm y los  45 cm.

En cuanto al peso, los Labsky se caracteriza por no poseer un peso muy especifico, sino que de acuerdo a su tamaño, si es Toy, Miniatura o Estándar, será su peso tratando que siempre se mantenga en proporción a su tamaño y a la alimentación que este lleve, adaptándolos al ejercicio constante.

Por otro lado, las tonalidades en las cuales se encuentran esta raza de perros generalmente se encuentra en variación entre los colores blanco, gris, negro, pinto y la combinación de ellos. Lo cual le aporta esa majestuosidad y elegancia que caracteriza al Labsky, pareciéndose en gran proporción a un perro lobo auténtico.

Hay que recordar que en definitiva, el Labsky es un perro de tamaño mediano pero que posee gran fuerza y de grandes habilidades, las cuales en su mayoría son debido a su cuerpo pero, este perro no puede realizar ninguna actividad si no se encuentran acompañado de una alimentación correcta, un ejercicio constante y un entrenamiento que le haya sido habituado desde su nacimiento, de manera tal que pueda ser aprovechada cada parte de la vida de esta raza.

Es necesario reconocer la combinación de agilidad, de coraje, de dignidad, de fidelidad, de lealtad y de devoción a su patrón que caracteriza a este perro, lo cual le permite mostrarse afectuoso ante su familia principalmente y sus amigos.

Otra característica temperamental que define o describe a los Labsky es su completa territorialidad, razón por la cual requiere ser socializado desde que es muy cachorrito. A esta raza de perro grande, fuerte y poderoso debe brindársele ejercicio, disciplina y afectos para mantenerlo no solo saludable sino también un perro feliz.

Entre tantas descripciones, tenemos además; la inteligencia e independencia de este perro el cual lo asemeja mucho al Husky, con la diferencia de que los Labsky son más adiestrables y obedientes, lo que los convierte en un mejor alumno que el Husky. El control debe ejercerse sobre esta raza de perro grande deberá ser igual que su tamaño e incluso un poco más para evitar cualquier malestar con la mascota.

Comportamiento del Labsky con los Humanos

El Labsky posee una personalidad bastante sorpresiva, al igual que su comportamiento. Este perro es bastante fácil de manejar, de educar y de socializar; sin embargo también puede ser un perro al que le teman las personas que no lo conocen y en aquellos momentos en los que se enoje.

Recordando que este animal canino posee un historial como perro cazador, al cual le encanta realizar agujeros en la tierra y hacer largas carreras; a pesar de ello, es necesario proporcionarle al Labsky un adiestramiento correcto, basado en el reforzamiento positivo y ayudado con recompensas; de esta manera se podría lograr que se convierta en un animal mucho mas sociable, evitando que se meta en problemas y en peleas.

El Labsky, a pesar de su pequeño tamaño y de su tierna apariencia, no es un perro calmado, sino que al contrario, le gustan bastante los juegos duros y en especial aquellos en los que la cacería es la meta final del juego. Eso no quiere decir, que el Labsky no sea un perro tranquilo y que no disfrute de la comodidad del hogar.

De hecho, este perro es excelente para actuar como una mascota de hogar. Es perfecto para aquellas familias donde las actividades deportivas son su mejor opción del día, ya que es además un perro bastante enérgico.  El Labsky es un amigo fiel, leal y perfecto para personas de todas las edades y todos los tamaños, ya que es también bastante ligero y de poco peso.

El Labsky es considerado desde hace años como un animal inteligente, habilidoso y además independiente. Aunque no es un secreto que con los extraños puede ser bastante tímido, reservado e incluso agresivo.

Se caracteriza por ser un perro que se lleve muy bien con los más pequeños de la casa. De hecho, puede ser que el Labsky ya en su edad adulta no se encuentre muy familiarizado con los niños pequeños, y en ese caso es mejor que su hogar sea aquel donde los niños sean más grandes y que posean una madurez suficiente como para poder tener una relación adecuada con la mascota.

Si no es de esta manera, el Labsky no sabrá cómo actuar frente a los juegos del pequeño niño, entendiendo o creyendo que lo están atacando y poniéndolo además en posición de defensa. Sin embargo, una gran ventaja que presentan estos animales perrunos es que no son agresivos instintivamente y por lo tanto, no mostrarán sus dientes o garras al menos que los juegos se hayan convertido en  juegos demasiados bruscos.

El Labsky presenta un síndrome bastante frecuente en su comportamiento, y es mejor conocido como “Síndrome del perro pequeño”, el cual se encuentra basado en el desarrollo negativo de su comportamiento, y con esto se adueñan de todo aquello que pueda rodearlos, entre los cuales se incluyen a las personas, de modo que también reaccionan de muy mala manera cuando sienten que se les va a arrebatar algo que les pertenece.

Esta conducta es una actitud que puede generar problemas entre los miembros del hogar, por causa de ese sobre desarrollado instinto territorial. Sin embargo, esta situación podría ser evitada con un adecuado, correcto y perfecto adiestramiento desde que el Labsky se encuentra en su edad cachorra.

Es importante saber que este “Síndrome de perro pequeño” no es parte de su carácter genético, sino que son una especie de desorden psicológico resultante de una educación incorrecta. Por ello, necesario evitar que el Labsky tome el control de sus acciones y hacer lo que él desea. Esta raza, al igual que todas las demás requiere de disciplina sin violencia.

El Labsky con una buena educación y un excelente ejercicio diario, no presentará este ni ningún otro problema psicológico. Tomando en cuenta la repercusión que tiene que poseer este animal canino en cuanto a la canalización de su energía y de su actividad. No obstante, si este perro con origen de cazador, puede convertirse en un perro bastante agresivo, destructivo e incluso desobediente a causa del estrés o la ansiedad producto de la falta de actividad física.

Comportamiento del Labsky con otros perros

Labsky

Para las personas en su mayoría es mucho más fácil relacionarse con los animales que con otras personas; de hecho, existen estadísticas que indican que un gran porcentaje de la población que tiende a quedarse “sola”, no terminan solos realmente sino que sus vidas giran en torno a la compañía de animales, como lo puede llegar a ser el Labsky.

Además, muchos psicólogos indican que estas personas que no sociabilizan tienden a encontrar en los Labsky, la familia que han deseado tener por mucho tiempo y de alguna forma no pudieron tenerla.

Y aunque parezca increíble de aceptar y reconocer, en los Labsky o los favoritos de mascota para muchos, como lo son los perros ocurre algo muy similar, donde para algunas razas caninas es más fácil establecer relación con las personas que con otros animales o incluso otros perros. Esto se debe a las características resaltantes y demandantes de cada raza en particular; es por ello que esta difícil relación entre mascotas y razas no es generalizada, sino que va a depender de cada perro, su temperamento, su crianza y educación.

En el caso particular del Labsky, podemos conocer y aprender que a pesar de ser muy dulce y tierno con las personas y aun mas con los niños, es un animal bastante dominante, razón por la cual no suele llevarse muy bien con otros perros que también tengan esta característica de ser dominantes.

Sin embargo, no es asi con todos los perros; pues se relaciona con total normalidad con aquellos perros que no son dominantes en lo absoluto. A pesar de esta situación no se debe escatimar el proceso de sociabilización a la que debe ser sometido todo Labsky desde muy temprana edad, para tener el control de esta manera sobre ellos y asegurar de alguna forma que pueda relacionarse con facilidad.

A pesar de todo el entrenamiento que este perro pueda tener, no dudará en seguir una pelea si se siente desafiado, aunque se puede estar seguro de que no la va a iniciar. Más allá de todo lo mencionado anteriormente, hay que recordar que este Labsky se mantiene impasible en muchas ocasiones donde otros canes considerarían esas situaciones como irritantes; características que le añaden una gran ventaja ante muchas otras razas.

A pesar de ser un perro muy dominante sobre todo ante la presencia de otros perros, también es un perro muy paciente, sobre todo las hembras, capaces de compartir un espacio si es educado para ello.

Por eso muchos veterinarios recomiendan que desde que estos perros de raza como el Labsky es un cachorro, le establezcan una convivencia constante con otros perros y aun más con otras mascotas, de esta forma será más sencilla y lograran compartir cualquier espacio estando todos juntos. Un ejemplo de ello son los parques, los grandes patios y las enormes ciudades.

Muchos especialistas hacen referencia con respecto al carácter dominante social de este perro con tendencia a ser mostrado con desconocidos y con perros del mismo sexo, especialmente. Y aunque son perros criados para estar solos o en pareja, no son excluidos de los grupos sociales en los que puedan permanecer, sobre todo cuando están muy pequeños y conviven con sus hermanos, hermanas y padres; creándose en el cachorro esa nobleza que caracteriza al Labsky.

Es necesario recordar también, que ellos a pesar de no ser sanguinarios, una vez que siguen una batalla o una guerra que fue comenzada por otro animal que le inyectó una amenaza, no van a parar hasta obtener la victoria o hasta ser vencidos.

Ellos consideran que en una batalla no hay punto medio, es por eso que hay que tener sumo cuidado cuando un Labsky se siente amenazado y hacer lo posible por evitar una cruel guerra que en definitiva terminará con que uno de los dos termine muy mal herido o incluso muerto.

La educación continua para los Labsky son herramientas que cualquier experto en animales no le dejará de sugerir y resaltar, a pesar de ser muy obedientes a sus dueños, no escucharán la voz de nadie más con quien no se relacione constantemente. Allí se encuentra una vez más, incluida las relaciones y la sociabilización con otros perros o cualquier otra mascota con las cuales el Labsky.

Salud y cuidados generales

Los Labsky se adaptan a cualquier espacio y lugar, además podrán disfrutar de su vida tanto en el campo como en la ciudad, permitiéndose apreciar de ambos espacios, si les es opcional, recordando que lo importante para estos perros es el poder pasar tiempos agradables con los miembros de la familia.

Sin embargo, el Labsky es una mascota que podría convivir muy cómodamente en lugares pequeños, como casas angostas o apartamentos, considerando su necesidad de caminar constantemente por las calles, o en un patio amplio en el cual este perro pueda jugar y correr.

De hecho, el Labsky requiere de al menos unas dos o tres caminatas de aproximadamente 30 minutos como máximo en el día, añadido a los tiempos de juegos que la mascota pueda tener en el patio. De esa manera, el Labsky podrá mantenerse y sentirse feliz, además del desgaste de energía que normalmente necesita tener para también descansar y apreciar los tiempos en el hogar.

Los Spitz en líneas generales, llevan la excavación en su ADN, por lo tanto, se les puede proporcionar una zona propia para realizar sus excavaciones o sino podrían supervisar sus momentos de juegos al aire libre. Siempre recordando que es parte de su naturaleza el realizar esta actividad y que si no lo realiza podrían sufrir de algunos problemas psicológicos.

Un área de mucho cuidado en los Labsky es su espalda, por esa razón es recomendable que usen para sujetarlo un arnés y no un collar en el cuello, ya que si se utiliza y en un momento de descuido se le realiza un jalón repentino, la mascota podría sufrir un daño en su espalda. Sin embargo, no se puede dejar al Labsky sin correa en un lugar abierto, debido a que su instinto de caza podría generar una persecución en el momento menos esperado.

Por otro lado, al Labsky se le tienen que hacer una eliminación del pelaje muerto como mínimo, unas dos veces al año. Por ello se recomienda, que el dueño aprenda a realizarle el afeitado especial, en caso de no querer que lo realice un profesional en el área. Es importante, saber que los pelos largos pueden ser desplumados todos los días con ayuda de los dedos índice y pulgar, para tratar de tener una apariencia cuidada.

No obstante, este perro de raza tendrá que ser cepillado todos los días para evitar problemas dentales, además de también recortar mensualmente como mínimo sus uñas y cuidar delicadamente sus oídos con la ayuda de un algodón y agua por un tiempo aproximado de 2 veces al mes, para evitar la acumulación de bacterias que proporcionen enfermedades virales a su cuerpo.

Tambien tenemos la higiene bucal; donde es necesario evitar que se le deposite y acumule el sarro en la parte de arriba de los dientes haciendo un constante cepillado dental al Labsky desde que es muy cachorro, acompañándolo con un pequeño y un simple sistema de recompensas donde sean incluidos los snacks antisarros.

El Labsky también tiene que ser bañado una vez al año o cada vez que sea requerido ya que puede atraer bastante fácil olores desagradables y la suciedad durante los días. Para esto se recomienda, preparar una bañera con agua tibia y estrujarlo con un jabón especial para animales caninos. Recordando que gracias a su pequeña estatura, el tiempo del baño no será un tiempo muy difícil.

Este perro de raza, a pesar de ser bastantes sanos en líneas generales, pueden presentar algunas enfermedades principales que compliquen la vida y la salud del Labsky si no es cuidado como se debe, desde que se encuentra cachorro. Comenzando por la aplicación de las vacunas correspondientes, cada vez que lo requiera y por las visitas constantes al médico veterinario especialista.

Entre sus principales enfermedades tenemos:

  • Problemas de la columna vertebral: Lesión de su espalda al momento de subir bruscamente lugares altos o una mala posición al momento de sujetarlo.
  • Glaucoma: aumento de la presión en el globo ocular del Labsky y cuyos síntomas se presentan con el enrojecimiento del ojos, además de un entrecierre constante, y el frote notable de sus ojos con las patas.
  • Epilepsia: convulsiones repentinas y persistentes en el
  • Ácaros Cheyletiella Yasguri: es presentado con la descamación de la piel, también una permanente picazón apoyada con el enrojecimiento de la piel, hinchazón y una especie de caspa andante.

Otras enfermedades no tan comunes pero que también pueden ser presentados en esta raza son: las Hernias del disco espinal, el síndrome de Cushing, cáncer e incluso un Hipotiroidismo, que pueden ser curados bajo tratamiento médico y supervisado.

Es importante que el Labsky sea llevado al veterinario cada vez que se encuentre en malas condiciones físicas y que se le pueda colocar desde temprana edad el microchip para las garrapatas. Por otro lado, es importante castrar al perro mascota si no quieren que este crie.

Dieta y alimentación del Labsky

Labsky

El Labsky se caracteriza por ser un perro que se mantiene muy fuerte, en perfecta salud y con un pelaje magnifico, eso en gran medida es debido a la alimentación que puede ser otorgada al perro, ayudando a llenar su cuerpo de los nutrientes y vitaminas necesarias para su correcto desarrollo y su extraordinaria apariencia.

De igual manera, si la alimentación dada al perro no es la correcta, esto podría generar un gran impacto negativo en la salud del Labsky siendo notado en su apariencia y comportamiento durante su rutina de todos los días, es por ello que la alimentación que se le da a esta raza es muy importante y vital para sus años de vida y para poder ejercer las funciones para las cuales se le capacite.

Por ello es recomendable, asesorarse con un especialista en esta raza, que pueda recomendar su alimentación en base a las necesidades especificas del Labsky como lo son su actividad física y su desarrollo en las diferentes etapas (cachorro, joven, adulto, viejo) en las que se mantenga la vida de la mascota, tomando en cuenta la proporción de productos de buena calidad para el bienestar de esta raza.

Hoy en día, son muchas las personas que prefieren la alimentación de su cachorro en base a comidas preparas comerciales debido a la gran comodidad que estas presentan para los propietarios del perro, verificando que en el empaque del producto se encuentre la frase “nutricionalmente completo”, considerando que este cumple con las necesidades del perro.

Sin embargo, no todos los alimentos comerciales que existen en el mercado son de alta calidad, lo que llevaría a realizar una investigación profunda sobre los componentes del alimentos antes de adquirirlo, posteriormente dárselo al Labsky y por consecuencia una baja alimentación.

Actualmente existen marcas populares para el alimento del Labsky como lo son Acana, Alpha Spirit, Natural Menu o también Taste of Wild, además de otro sin numero de marcas que pueden ser utilizados para proporcionarle una buena alimentación al perro y de la manera más segura para el dueño y el resto de la familia incluyendo a los más pequeños.

Sin embargo, existen también algunas comidas caseras recomendados para una excelente alimentación del perro mascota de raza Labsky, destacando la idea de muchos expertos en que no existen alimentos como los realizados en casa, natural y frescos. Además, de que este estilo de alimentación permite a los dueños poseer un control total sobre los productos y su origen.

En primer lugar, presentamos una dieta basada en la carne sin cocinar, es decir, cruda o como es llamada “Dieta BARF”, utilizando carne magra con los huesos crudos acompañados también de algunas frutas y verduras que pueden beneficiar en gran manera la vida del Labsky. Es importante mencionar, que los huesos no deben estar cocinados, ya que de lo contrario podrían astillarse y colocar a la mascota en un grave peligro.

A pesar de ello, es necesario saber que existe un alimento diferente para los Labsky en edad cachorra y otra para cuando están en edad adulta. De manera que se le pueda proporcionar lo correcto conforme a su desarrollo, tamaño y peso. Conociendo que después de su tercera semana de vida, se comienza el proceso de destete del cachorro con la madre.

Esto es un proceso progresivo, en el cual se le dará al pequeño comida húmeda para posteriormente darle comida sólida durante un tiempo de 2 meses aproximadamente. Recordando que todo alimento que se le dé al cachorro Labsky deberá ser formulado para perros en etapa de cachorros específicamente, por un tiempo máximo de un año. Para esto se pueden utilizar algún pienso que exista en el mercado.

Considerando la importancia que los alimentos que se le otorguen tengan una proporción ideal entre las proteínas, las grasas, las vitaminas y los minerales que garantizarán en el Labsky un crecimiento adecuado y perfecto desarrollo físico – mental. Esto bajo supervisión del médico veterinario que ha atendido al perro constantemente y de confianza para asegurar el bienestar del animal canino.

Los Labsky en edad comprendida entre los 2 y 3 meses deberán ser alimentados con un aproximado de 4 veces en el día, para tratar de evitar la hipoglucemia. Posteriormente entre las edades de los 3 y 6 meses pueden reducir la dosis de alimentos a 3 veces en el día y luego, desde los 6 meses hasta el primer año de vida puede alimentarse al cachorro tan solo 2 veces en el día. Aunque según deseen los dueños, pueden mantener de igual manera la alimentación diaria de 3 veces en el día.

A diferencia de los cachorros, los adultos necesitan suplir las necesidades calóricas que se encuentran entre los 970 kc en los machos y los 790 kc en las hembras, por lo tanto después del primer año de vida su alimentación debe aumentar progresivamente en una, dos o hasta tres tomas según desee y considere cada dueño debido a su disponibilidad para con el Labsky.

Además existen otros alimentos que se le pueden proporcionar de manera ocasional con excelentes propiedades para la vida del Labsky como lo son el huevo (entre 2 o 3 veces a la semana, cocido o crudo), la alfalfa, vinagre de manzana o espirulina. Recordando que la alimentación canina es bastante amplia y por lo cual siempre se sugiere consultar con el veterinario sobre los tipos de alimento que se le pueden dar a la mascota.

Cómo entrenar, educar o adiestrar un perro Labsky

Labsky

El Labsky es un perro de raza considerado muy inteligente, mucho más de lo que su pequeño tamaño aparenta ser, de hecho, este perro puede aprender cualquier cosa que se le enseñe en un tiempo muy rápido. A pesar de ello, será debido a la paciencia y a la repetición como con cualquier otro perro que el Labsky aprenderá, recordando utilizar un espacio despejado donde el perro pueda concentrarse mientras que es educado.

El Labsky es un perro al cual es importante considerar que posee un temperamento tierno, amable, paciente y leal, el cual con una buena sociabilización y un buen aprendizaje enamora a las personas que se le acerquen y lo conozcan, después de entrar en confianza. Este perro posee la capacidad de que aunque no es un perro agresivo puede cuidar correctamente la casa, también objetos y además a los más pequeños de la casa.

La mayoría de los entrenadores profesionales y los conocedores de la raza, recomiendan que se tengan con el Labsky unas sesiones de aproximadamente 15 min a 20 min de entrenamiento todos los días, donde se utilice un tono agradable para educarlo; de hecho, se les sugiere que se inicie enseñándole órdenes sencillas como acostarse, asentase, saludar y posteriormente avanzar con órdenes más complejas, así como unos cuantos trucos le vendrían bastante bien a la mascota.

Actualmente existe un método que es el más utilizado para el entrenamiento de cualquier raza de perros y, ese está basado en el refuerzo positivo unido a un tratamiento delicado, el cual ayudará a criar a un perro tranquilo, obediente y saludable.

Los Labsky son bastante cariñosos, sensibles y tiernos, por lo cual no responderán ante el maltrato o ante un tratamiento con carácter brusco; por ello si el dueño no posee paciencia, será mejor que busque a un entrenador experimentado para que lo oriente en esta ardua tarea. Por otro lado, el entrenamiento del Labsky en casa puede ser un poco más complejo si no se realiza en un ambiente calmado y armonioso.

Asi como el Labsky se muestra divertido con los más pequeños del hogar, de la misma manera se tendrá que ser divertido con este animal canino para que pueda aprender; además es importante que además, exista una comprensión del entrenador hacia el perro, ya que definitivamente aprenderá en algun momento. Las motivaciones y recompensas harán que la obediencia del Labsky sea mucho más rápida y efectiva.

A los perros en general, les cuesta mucho adaptarse al baño, y a pesar de que el Labsky es un perro bastante inteligente, capaz de aprender rápido cualquier enseñanza; ésta sin duda alguna será la que más le cueste, aunque no por ello sea imposible de aprender.

El entrenamiento del Labsky puede ser muy agradable o muy tortuoso, dependiendo de la actitud del amo y de su esfuerzo por educar a su mascota con amor, paciencia y firmeza. Esta raza de perros no es la única ni será la única a la que le cueste aprender a ir al baño, sin embargo, algunos mandatos más sencillos los hará de manera inmediata y sin ningún problema.

El Labsky se caracteriza también por ser una mascota que adora satisfacer a sus dueños y verlos felices, por lo cual no será falta de compromiso por parte del canino si no logra aprender algo; de hecho, esta raza se esfuerza mucho por obedecer todas las normas que se le establezcan.

Por otro lado, es importante recordar que aunque sus necesidades para ejercitar no son bastantes, de igual manera deberán tenerse atado en áreas donde no existan vallas para evitar que si sus instintos de cacería se activan, este pueda controlarse en presencia de otros animales o de otros amigos.

Además es necesario recordar que este perro de raza, requiere para mantenerse en forma una salida a pasear o a correr diario, donde además se aproveche de jugar con el Labsky a la pelota o a la cuerda para que de este modo queme todas sus energías y sea un perro feliz.

Entorno ideal

El Labsky puede adaptarse fácil y cómodamente en cualquier lugar o en cualquier área debido a su pequeño tamaño y a su carácter tan peculiar.

A pesar de ello existen algunas cosas a considerar antes de adoptar o comprar este perro. En primer lugar, es necesario asegurarse que las instalaciones en las que esté el perro, bien sean jaulas y también los comederos se encuentren bien limpios; antes y durante el desarrollo de la mascota.

En segundo lugar, es importante que el Labsky se encuentre rodeado de personas que los quieran y que además los cuiden correctamente, permitiéndoles vivir sanos y activos todo el tiempo que puedan. Es por ello, que se sugiere que antes de adoptar a un perro de esta raza, los futuros dueños se informen correctamente sobre todo lo que concierne a su futura mascota.

En tercer lugar, sus dueños deben tener conocimiento sobre los padres de la mascota que poseen para asi asegurarse en las comidas correctas a proporcionar y tener una idea clara de la salud tanto de los padres como de los cachorros. Además que de este modo se podrá cuidar y proteger al Labsky de la mejor manera.

Si es una adopción, se tiene que tomar en cuenta que no entregarán al Labsky cachorro con menos edad que dos o tres meses, para seguridad y bienestar de la raza.

Tambien hay que recordar que es necesario que el hábitat del perro sea el más idóneo según sus características. Por ello, el Labsky podría tener una casa donde existan patios con dimensiones un poco grandes, de manera tal que este pueda moverse, correr, jugar, y quemar las energías con los ejercicios que este desee.

Hay que hacer énfasis en la característica del Labsky en ser un perro territorial, y esta es una razón más para ubicar a esta raza de perros en casa grandes y cerca de lugares como parques, donde pueda soltar todo ese vigor que tiene diariamente. Sin embargo, debido a su tamaño, el Labsky puede vivir también en casa pequeñas o en apartamentos.

Hay muchas personas a las que les gusta caminar, pasear, hacer ejercicio, e incluso escalar montañas, además de actividades que beneficien a la salud. Sin embargo, existen personas que no tienen esas mismas disciplinas al aire libre. Pero para todos aquellos que apuesten por la raza de un Labsky, deberán acostumbrarse a realizar paseos diarios.

Es decir, que un perro de raza, inteligente, enérgico y cuyos antepasados se encargaban de labores de caza; no es un perro que pueda estar en una casa, encerrado, solo ni aburrido, pues esto terminará por disminuir la calidad de vida del animal, sino muy por el contrario, deben hacer actividades juntos, juegos y salidas al aire libre donde el pueda sentirse feliz.

Algo muy único del Labsky es que a medida que se le sea impartida dosis de amor, cariño, ternura, dedicación, lealtad, confianza y alegrías; de esa manera el perro, le impartirá a sus dueños cuidados, protección, fidelidad, cariño, diversión y todo lo que una familia desee tener con su mascota y de su mascota.

Es bastante importante otorgarle al Labsky el entorno ideal para su felicidad. Tal y como los padres desean para sus hijos los mejores deseos y trabajan para que sean felices; asi mismo, a los perros como unos miembros más de las familias deben ser otorgados los mejores ambientes para que ellos sean felices.

Tener a una mascota no es un juego, sino más bien una gran responsabilidad muy grande, de manera tal que todo aquel que desee adoptar a una mascota debe también aceptar y cumplir con las responsabilidades y necesidades que el perro requiere para lograr tener un bienestar óptimo y disfrutar de los años de vida que le sean permitidos llenos de alegría tanto para el perro Labsky como para la familia y el hogar.