Saltar al contenido
PerrosGatosOnline.com

Labradoodle

labradoodle
Labradoodle
5 (100%) 7 votes

Labradoodle: Tu nueva mascota

Ojos tiernos, versatilidad, pelaje esponjoso y largo; son las características que más destacan en el Labradoodle.
En el mundo canino el Labradoodle no es conocido como una raza de perro conceptualmente definida, esto se debe básicamente a que se trata de un cruce cuyas características y desenvolvimiento dependerá en definitiva, de sus cuidadores o dueños.

El resultado de una particular combinación entre dos razas, el Labrador Retriever y el Caniche Estándar fue lo que dio origen a este enigmático amigo. Debido a ella y a que no existe un criterio único para esta raza, es difícil definir con exactitud cuál es el factor común que tienen como perros, pues su descripción puede ser muy variada.

Algunos Labradoodle pueden tener el pelo lacio, otros rizados e incluso algunos con textura áspera o suave.

El Labradoodle puede encontrarse en diferentes tamaños, relacionándose directamente con el de sus progenitores o padres. En este sentido, existen tres tipos: el Toy, que mide entre 35 y 50 centímetros; el mediano, con un tamaño de 45 a 51 centímetros siendo el más común en países latinos y finalmente el estándar, que mide de 53 a 63 centímetros y es mayormente encontrado en países como Australia, Francia e Italia.

Es importante destacar que estas mediciones son aproximaciones debido a que no existe un consenso entre expertos caninos en cuanto a tamaño y peso. Este último puede variar según su tamaño, pero comprende un estimado entre 20 y 35 kilogramos.

Esta raza proviene de Australia por lo cual, es en este país donde usualmente se encuentran. Sin embargo, se ha extendido principalmente a países como Estados Unidos, Inglaterra, Rusia, Noruega, Francia, Italia, Colombia, México, y España. Pueden ser perros de ciudad, campos o islas.

Gracias a su excelente empatía y atención con los humanos, goza de gran popularidad en gran parte del mundo. Esto ha permitido que diversas organizaciones y clubes caninos se interesen por adoptar o comprar un ejemplar de esta raza así como también realizar cruces con otras con el fin de obtener un perro con características diferentes pero relacionadas con el Labradoodle estándar sin importar el país donde se encuentre.

Esta raza aunque pueda encontrarse en tamaños gigantes, se considera muy adaptable a entornos pequeños, así que pueden ser criados en departamentos o casas pequeñas sin problemas. Sin duda, su expansión alrededor del mundo ha llegado a niveles que hace unos pocos años no era posible creer.

El Labradoodle vive entre 9 y 15 años. Es un perro muy fuerte aunque en algunos casos es visto como un animal vulnerable y débil. Por lo general, no contrae enfermedades y si lo hace, su recuperación no supera las 72 horas.

Aunque se le conoce como un perro de edad prolongada, no deja de ser importante proporcionarle una rutina diaria de caminata y trote, así como una dieta balanceada.

Un dato crucial para la supervivencia de esta raza, es la compañía diaria. No son perros diseñados para cuidar establecimientos o vigilar, por lo que si se es común dejarlos fuera de casa o solos en lugares aislados probablemente puedan debilitarse emocionalmente y morir de depresión.

Estos perros suelen ser algo ansiosos, por ello es importante brindarles el entretenimiento adecuado. Además para prolongar sus años de vida es necesario no someterlos a grandes estados de presión o perturbación sonora que pueda causarle daños al corazón.

Al provenir de dos razas opuestas, el Labradoodle disfruta de gran adaptabilidad a los diferentes climas. No obstante, puede sentirse más cómodo en climas cálidos, otoñales o de verano, pero de acuerdo a su diseño tiene la capacidad de soportar climas fríos.

Se conoce que los Labradoodle por lo general son perros muy emotivos, fieles y alegres. Estos caninos son extremadamente apasionados por los niños y los juegos de pelota; también suelen ser los perros que más se entusiasman por la llegada de su amo, aunque este solo se haya ausentado por unos minutos. Para estos amigos, cualquier ser humano puede representar una señal de amenaza, pero a la vez cualquiera puede ser digno de su cariño y afecto. Todo depende del tipo de acercamiento de la persona desconocida.

De forma graciosa, estos perros pueden sentir cierto nivel de celos al ver a personas acercarse a su amo con mucha afectividad (besos, abrazos, caricias) algunos pueden producir fuertes ladridos en señal de protesta o pueden intentar llamar la atención saltando a su encuentro.

Pueden distinguirse por su proveniencia de las razas más inteligentes del mundo, así que si se les enseña con persistencia en una semana pueden obtener grandes cambios.

Historia y Origen del Labradoodle

El Labradoodle es una de las razas caninas más inteligentes en todo el mundo. Su singular aspecto lo hace la mascota perfecta para toda la familia: una combinación de cualidades y características físicas de gran valor.

labradoodle

Esta raza de perro es una de las más recientes entre todas las conocidas alrededor de mundo. Donald Malcom Campbell, su creador, decidió realizar el primer cruce aproximadamente en el año 1955 utilizando para el momento un Labrador Retriever y un Caniche. Posteriormente Malcom deja plasmado en su libro “En la barrera del agua” la experiencia de todo el proceso de cría y los resultados finales.

Durante los años siguientes a su creación el Labradoodle pasó desapercibido a pesar de su imponente belleza. Es apenas en 1988 cuando Wally Conron, un popular criador australiano inicia la cría y cruce del Labrador y Caniche con el objetivo de obtener un perro con habilidades de guía y un pelaje hipoalergénico.

Este importante personaje en la historia de la raza dedicó su vida a la educación, cuidado de perros de compañía y ayuda a discapacitados, razones que motivaron la idea del nacimiento de este increíble can.

Conron contó con un programa de selección de cachorros que pasaban por un largo proceso de socialización hasta llegar al adiestramiento para finalmente ser entregado a personas que requerían de un perro guía. Las Golden Retriever y los Labradores eran dos de las razas con las que más trabajaba hasta que un determinado día recibió la visita de una mujer ciega proveniente de Hawái.

Una de las peticiones de esta mujer fue su necesidad de un perro guía que pudiera servir a ella sin afectar a su marido, el cual era alérgico a ellos. Esto resulto un grave problema ya que la única raza que se adaptaba a esa situación era el Caniche por su pelaje hipoalergénico.

Durante más de 3 años Conron trabajó y experimentó con más de 30 caniches de gran tamaño en la búsqueda del más apto para el trabajo, sin lograr el resultado esperado. Las características de esta raza impedían obtener las aptitudes necesarias para ser un guía.

Las presiones por parte de sus jefes llevaron a Conron a tomar una drástica decisión: combinar mediante un cruce genético a una Labradora con un Caniche macho, con el objetivo de finalmente llegar al perro ideal para la mujer hawaiana y su esposo.

Es así como gracias al esfuerzo y un largo proceso de cría, Wally obtiene una camada de 3 cachorros. A través de diversas pruebas llegó a la conclusión de que uno de ellos era hipoalergénico y contaba con todas las características exigidas y buscadas. Este sin duda fue un gran paso en la carrera de este personaje australiano.
De esa manera nace el Labradoodle, la mascota perfecta para personas con algún tipo de discapacidad, entre ellas la alergia a los perros.

El primer Labradoodle

El nombre del Primer Labradoodle conocido fue Sultán, y estaba destinado a ser un fiel compañero de niños que padecían asma o algún tipo de alergia. Este perro conto con una vocación de servicio para toda la familia, por lo que su creación se acopló perfectamente con su finalidad.
Si bien Sultán fue el resultado esperado después de un largo proceso de cruces era tan solo un acierto entre tantos errores ya que no todos los perros obtenidos eran hipoalergénico. De hecho, de 10 ejemplares solo 3 cumplían con esa característica.

Estos resultados llevan finalmente a Conron a un laberinto sin salida, por lo que finamente decide abandonar el proyecto a pesar de los grandes avances que para el momento tenía.

Problemas históricos de la raza

A pesar de ser una raza con aptitudes importantes y de fácil relación con humanos, surgió un gran problema con la sociedad. Las personas no deseaban adquirir perros mestizos nacidos del cruce entre varios ejemplares.

Esta negativa se vio contrastada con el crecimiento de los Labradoodle ya creados y cuya vida se vio afectada por no contar con un hogar para su desarrollo. Wally decide finalmente enviar un aviso a los medios de comunicación para informar sobre el nacimiento de una nueva “raza” destinada a la asistencia. Es de esta manera que empieza a tener una alta valoración.

Una vez establecido en los hogares de cientos de personas el siguiente paso era lograr su reconocimiento como raza, sin embargo para ello necesitaba de sementales de Caniche los cuales solicitó al Kennel Club, obteniendo una respuesta negativa.

Esta organización y sus criadores de raza pura no veían con buenos ojos el programa de cría de este perro mestizo. Esta es la principal razón por la que aun hoy en día el American Kennel Club o algún otro organismo canino lo reconocen como raza oficial.

Una vez culmina el proceso de cría del Labradoodle y quedan sentadas las bases, Wally se retira oficialmente. Son muchos los criadores que se interesaron por este ejemplar continuado con las pruebas de su desarrollo hasta la actualidad.

Características de la raza

El labradoodle es un perro encantador, nacido como una raza híbrida ya que es una mezcla producto del cruce entre un poodle y un labrador Retriever. Esta raza, surgió como una petición especial de una mujer invidente que necesitaba un perro guía que fuese hipoalergénico, así apareció este encantador perro.

Labradoodle

Los labradoodles no son aceptados como una raza en sí por algunas organizaciones, ya que es uno de los “perros de diseño”. Este hecho, dificulta la posibilidad de caracterizar un estándar en la imagen de este can y hablar de generalidades de los labradoodles, puesto que muchas de las características que tienen estos perritos dependerán de cada criador y del tipo de labradoodle.

Esta raza híbrida creada por Wally Conron, en los últimos años ha pasado de ser un perro de asistencia o de terapia, para convertirse en un cachorro apreciado desde el punto de vista estético, ya que parece un “peluche” con la ventaja de que pierde poco pelo. El labradoodle es un ejemplar de raza mestiza, al ser sus progenitores un labrador Retriever y un caniche, hereda de forma variable características de ambas razas, y estas no son constantes ni predecibles. Sin embargo, pueden describirse algunos aspectos comunes en su apariencia, del mismo modo sucede al hablar de su personalidad.

En este sentido, existen diferentes tipos de labradoodle. En general podemos decir que este un perro de tamaño mediano, que pesa usualmente entre 15 a 25 Kg, sus facciones y líneas corporales dan la silueta de un pelo de rasgos gruesos. Con respecto a su cabeza, es de tamaño mediano, proporcional al cuerpo, algunos pueden presentar un hocico alargado, otros más bien un rostro aplanado, su nariz es oscura y presentan un par de ojos bien separados de forma redondeada y de color oscuro. Las orejas se implantan superior y a cada lado de la cabeza, son grandes y en actitud caída.

De su cuerpo se desprenden unas patas, redondeadas, gruesas y peludas. Del mismo modo, su cola es redondeada, peluda y larga.

Es muy representativo el pelo de este can; por lo general este manto de pelaje es grueso y denso, cualidades que hacen que pierdan poco pelo, y a veces puede ser liso, ondulado o rizado es abundante en la cara, en el torso y en las patas, esto le confiere un encantador aspecto a este can, el labradoodle parece un peluche. Por su apariencia, también se asemeja al perro de agua portugués, aunque ligeramente de menor tamaño. Los colores más comunes en los que se presenta esta raza son negro, beige y marrón rojizo.

Gracias a este pelaje grueso y ondulado, herencia del poodle, los labradoodles presentan la ventaja de que desprenden poco olor. Sin embargo, algunos ejemplares heredan las características del pelaje del labrador, por lo que su pelo puede ser liso y pierden mayores cantidades de éste.

La particularidad con esta raza híbrida es que el labradoodle no posee un estándar universal aceptado por todas las asociaciones con unanimidad, por tal motivo, muchos ejemplares de canes con variadas características pueden llamarse “labradoodle”. Cada criador de labradoodle define los criterios de la raza bajo su propia concepción. Existe una variedad de canes, conocido como Australian Cobberdog, para los cuales sí existe un único estándar de raza y algunos afirman que éstos, son los verdaderos labradoodles.

Comportamiento con otros perros

Labradoodle

Los perros de esta nueva raza labradoodle son ejemplares encantadores, con numerosas características físicas atractivas, que lo hacen ver como un muñeco de peluche, pero además con encantadores rasgos de personalidad que sin duda alguna hacen que parezca aún más un precioso juguete.

Estos perros de raza mixta heredan características variables de sus progenitores, los caniches y los Retriever. Presentan una personalidad muy curiosa, son perros muy inteligentes, equilibrados, calmados y sobre todo, los labradoodles son amistosos y muy sociables. El dueño de este can se sentirá muy complacido al observar un perro fiel, equilibrado, calmado, independiente y con una actitud amable, receptiva y cariñosa. Gracias a todas estas magnificas cualidades, el labradoodle es un perro excepcional, que cumple a la perfección con el fin para el cual se ideo, ser un perro de asistencia y de terapia, además de un gran compañero para toda la familia, desde los pequeños hasta los ancianos.

El labradoodle es en esencia un perro muy amistoso y de fácil relación, no solo con los humanos, particularmente también es buen compañero para otros perros, ya sean de su raza o diferentes, los labradoodles son amistosos, carismáticos, tolerantes, y no son para nada agresivos, al contrario, en este can la mayoría de las veces encontrarás una actitud paciente y comprensiva. El proceso de socialización, como en todas las razas de perros, es muy importante para asegurar el éxito en las relaciones con otros de este can, aunque en la mayoría de los casos son exitosas.

Un labradoodle es un gran compañero, ideal para las familias grandes, con niños, y con otros perros de mascota. Se prefieren razas con un temperamento similar al labradoodle y que no sean agresivos, aunque en general, el labradoodle puede llevársela bien con cualquiera. Otro labradoodle es el mejor compañero para él.

Así mismo, estos perros son muy sociables y dados al trato con otros animales, bien sea que se trate de gatos, loros, tortugas, u otra clase de mascotas, el labradoodle es un buen compañero, cariñoso, amable y afectuoso. Este perro, sabe compartir un hogar, no tiene un sentido territorial ni es celoso; todas estas cualidades hacen del labradoodle un excelente perro de compañía para vivir en el campo y en las granjas, rodeado de una gran variedad de animales.

Con un labradoodle que haya pasado por un buen proceso de socialización la convivencia con otros será tarea sencilla; este perrito es noble, amistoso, tolerante, equilibrado y tierno, no tendrás ningún problema al pasear con el por la calle o por el parque donde puedan encontrarse con otros perros y mascotas, ni mucho menos al tener visitas en casa con otros animales.

Dieta y alimentación del Labradoodle

El labradoodle es un perro de buen apetito, requiere una comida sana, de la mejor calidad posible y que le ofrezca los mejores nutrientes, especialmente durante la etapa de crecimiento y desarrollo, para que llegue a la adultez saludable, libre de enfermedades y que acompañe por muchos años más a la familia a la cual pertenece.

Labradoodle

Los labradoodles tienen gustos de alimentación más parecidos a los de su progenitor, el poodle o caniche, éstos canes prefieren dietas que sean ricas en proteínas y ácidos grasos poliinsaturados, tales como el pescado y las aves. Se pueden conseguir en los supermercados y en las tiendas de mascotas productos elaborados a base de tales nutrientes, los cuales son los ideales y más recomendados tanto para la raza labradoodle como para el caniche o poodle.

Así mismo, se recomienda que el alimento que se le va a ofrecer a este can, sea de la mejor calidad, no necesariamente el más costoso, pero sí el más rico en los nutrientes esenciales que este necesita. Tal es el caso de los preparados para razas de tamaño mediano con alto valor nutricional, que están hechos a base de proteínas de res, de aves, al igual que de pescado, y que de preferencia están libres de arroz, cereales, y otros agregados que pueden desencadenar problemas de alergia en el cachorro, y que además son ricos en carbohidratos y su consumo en exceso puede llevar a problemas nutricionales como sobrepeso y obesidad.

En este sentido, tenemos que las opciones de alimentación para el labradoodle en preparados comerciales son el pienso seco y las purinas, los productos enlatados y pienso o comida húmeda y ciertos bocadillos y croquetas, muy útiles a la hora del entrenamiento.

Las dietas caseras también representan una opción moderna para la alimentación de tu labradoodle, sin embargo, debes asegurarte de que en cada plato le proporciones a tu perro los nutrientes adecuados que requiere para mantener su salud, conservar su belleza y crecer sano y fuerte. Los platos constan básicamente de una mezcla de proteínas como carne, pollo o pescado y vegetales cocidos, entre ellos nabos, zanahoria, ajo cebolla, con los que se preparan las comidas del día de tu labradoodle.

Las raciones de alimento al día para el labradoodle se reparten en dos o tres comidas principales, un tercio en cada plato si se trata de tres comidas, que serán dos en el día y una en el atardecer o en la noche. Por su parte, si se reparten en dos comidas dos tercios del alimento diario se ofrecen en el día y un tercio en el atardecer. Posterior a cada comida, el labradoodle debe descansar entre una y dos horas, para mejorar el proceso digestivo y evitar patologías relacionadas con  la alteración de la digestión.

Ante cualquier duda lo recomendados es acudir al veterinario por los consejos más apropiados para la correcta nutrición del labradoodle.

Salud y cuidados generales

Los cuidados básicos para el perro labradoodle son similares a las atenciones que requiere cualquier otra raza de canes con abundante pelaje grueso y denso, y con un estilo de vida familiar y de asistencia y guía. De modo que, además de vigilar su correcta alimentación y nutrición para un crecimiento sano y fuerte, se presentan una serie de consejos con el objetivo de facilitar el apoyo y desarrollo de medidas que permitan mantener el aseo y  la higiene correcta de este can, cuidar de su belleza y preservar su salud.

Labradoodle

Los cuidados con relación a la higiene del labradoodle dependerán mucho del tipo de características físicas que presenta cada uno de los ejemplares. Tenemos por ejemplo, aquellos labradoodles que presentan un aspecto más parecido al labrador, solo necesitan ocasionalmente de un baño cada tres meses. Si el pelaje es denso grueso y ondulado, más parecido al de poodle, con mayor facilidad acumulará entre sí suciedad, polvo, de modo que va a necesitar un aseo con mayor frecuencia.

Las variedades de labradoodles que tienen un pelaje liso se cepillan unas dos veces a la semana. El cepillado estimula la circulación cutánea lo que mantiene un aspecto brilloso en el pelaje y además remueve los pelos muertos, haciendo notar que la caída de pelo es mayor en aquellos canes con el pelo liso. Si el pelo es rizado u ondulado se puede cepillar una vez por semana, estos labradoodles son considerados hipoalergénicos ya que sueltan menos pelo y en consecuencia producirán menos alergias.

Si es un perro para actividades de campo o al aire libre, es recomendable luego de cada sesión, revisar su pelaje y sus patas, para quitar restos de plantas u otras suciedades que pudieran haberse acumulado en el. Así mismo, necesitan de un aseo regular en sus ojos, oídos y dentadura. Las secreciones oculares pueden manchar la zona infraorbitaria, esto se evita limpiándolos con frecuencia con una gasa estéril y solución, el mismo método de limpieza se utiliza para las orejas, y la dentadura se puede cepillar una vez por semana.

Con respecto a la salud, el labradoodle presenta la gran ventaja de ser el producto de dos razas de perros sanas y fuertes. Sin embargo, como toda raza híbrida presenta diversidad y variaciones genéticas que obligan a que se chequee regularmente su salud, así que debes llevarlo al veterinario cuando menos dos veces al año y cada vez que se sospeche de enfermedad. El veterinario se encargará de mantener al día sus vacunas y desparasitaciones, lo cual es sumamente importante si tu labradoodle desempeña trabajos al aire libre.

Algunos problemas de salud que pueden afectar a esta raza son la displasia de cadera, trastornos oculares como la atrofia progresiva de la retina y las cataratas, enfermedades endocrinas como la enfermedad de Addison, entre otras. Para detectar a tiempo cualquiera de estas afecciones es prudente llevar al labradoodle a su visita al veterinario donde se le pueden practicar radiografías, exámenes oculares y demás pruebas para identificar precozmente alguna de estas enfermedades.

Cómo entrenar, educar o adiestrar un Labradoodle

La raza de perros labradoodle tiene la ventaja de ser el resultado de un cruce entre dos perros que son sumamente inteligentes y a quienes les encanta aprender cosas nuevas, tales como el labrador Retriever y el caniche o poodle. Esto hace que los labradoodle hayan heredado un gran sentido de aprendizaje, son perros listos, dispuestos al entrenamiento, y a obedecer y aprender trucos y juegos.

El comportamiento de estos perros permite que su adiestramiento sea una tarea relativamente sencilla, básicamente lo que se necesita es un dueño con buena actitud y un gran carácter para educar y dedicarle el tiempo a la enseñanza del labradoodle. Su entrenamiento comenzará a la edad de los tres meses en promedio. Se inicia con órdenes y actividades básicas, por ejemplo, el realizar sus necesidades fuera de casa. Es buena idea observar a tu labradoodle para aprender sus rutinas diarias, y determinar por ejemplo, a qué horas hace sus necesidades. Así podrás sacarlo a pasear en este momento y el perro va a relacionar el paseo con el momento de hacer sus necesidades.

Si estas en casa y no puedes llevarlo a su paseo, colócalo sobre un periódico, así entenderá que este es el lugar donde debe hacer tales necesidades y no en cualquier rincón de la casa.

Cuando lo lleves de paseo, tu labradoodle debe tener la oportunidad de interaccionar con otras personas y mascotas. Saluda a quienes veas en el camino y permite que tu perro se acerque también a saludar, de esta manera entenderá que muchos extraños no son peligrosos y será adecuado para una convivencia con las visitas en la casa. Al dar una caminata asegúrate que tu perro camine a tu lado, para que entienda que tú eres su líder, y que no vaya delante de ti.

Enséñale juegos, por ejemplo, dale a olfatear un objeto, luego escóndelo y haz que lo busque. Te sorprenderá la capacidad de olfato y de memoria que tienen los labradoodle. Así mismo, son buenos para juegos de destreza como atrapar o traer objetos, y juegos de superar obstáculos.

Por último, incorpora técnicas que hagan más fácil tu entrenamiento, tales como el reforzamiento positivo, consta de dar cumplidos a nuestro perro o bocadillos cuando obedezca una orden, o la técnica del clicker, que es un dispositivo que al presionarlo emite un sonido agradable para el perro y le indica que lo ha hecho bien.

Los labradoodles son perros muy inteligentes, por años se han entrenado con éxito para ser perros serviciales, de asistencia y de guía y compañía de discapacitados. Estos amigos peludos resultan mascotas maravillosas para cualquier familia.

Comportamiento con los Humanos

El labradoodle hereda las mejores cualidades de la conducta de sus progenitores, el labrador Retriever y el poodle, por lo tanto, éste resulta ser un perro con un temperamento equilibrado, que goza de buena energía y de un carácter fácil para convivir y tratar en casi todas las familias.

Así mismo hay que considerar que los labradoodle son perros de una raza híbrida que se desarrollo para funciones específicas, por eso se pensó en crear un híbrido a partir de dos razas puras que reuniera las mejores cualidades de ambas. El labradoodle es un perro con maravillosas cualidades para ser la compañía de cualquier tipo de personas, en el puedes encontrar a un amigo muy sociable, amistoso que es dado a compartir con todos, usualmente es bastante receptivo y tolerante ante las demás personas, así como también ante otros perros y mascotas. El labradoodle es un can cariñoso, afectuoso, apegado a su familia y a su hogar.

Además, este perrito tiene la fama de ser bastante activo, podrás disfrutar de él con numerosos juegos y actividades diarias, son inteligentes y muy listos, buenos para juegos de memoria, búsqueda y  también les gusta ejercitarse diariamente, el labradoodle tiene una personalidad muy activa y alegre, algo que es muy apreciado por su familia.

Los labradoodle son expertos en natación, les encanta el agua, las piscinas y los días de río o de playa, les gusta mucho jugar en el agua y hasta algunos han actuado como perros socorristas, la natación es uno de los deportes en los que estos perros sobresalen. También poseen un olfato extraordinario, capaces de perseguir olores, encontrar objetos inclusive si estos están enterrados.

Más que un perro de moda, el labradoodle surgió como la necesidad de crear una raza de perros con fines de servicio y asistencia a las personas, este amigo peludo es muy amable, juguetón e incansable, siempre con la disposición alegre de aprender y de trabajar y servir a las personas. Desde su nacimiento, los labradoodles se han empleado en trabajos relacionados con la asistencia a los humanos, pero también a animales, inclusive los labradoodles han sido encargados muchas veces como compañía de otros perros para quitarles la timidez y el miedo y ayudarlos a relacionarse mejor con el entorno.

El labradoodle se ha desempeñado como un perro de terapia y guía para ayuda y compañía de personas invidentes y discapacitadas. Sin embargo, en la actualidad, estos fines laborales han sido reemplazados por la tendencia a desarrollar la cría de esta raza híbrida con fines estéticos, ya que su atractivo aspecto que recuerda a un peluche, ha hecho que sea solicitado por muchas familias como perro de mascota.

Entorno ideal

El entorno del labradoodle tiene pocos requerimientos y exigencias particulares, puesto que es un perro con una gran actitud y le es fácil el adaptarse a la mayoría de los lugares y ambientes en los que se críe esta raza. Un labradoodle es un perro muy servicial y dedicado a compartir con sus dueños humanos, de modo que necesita de un adecuado entorno familiar que le brinden de un clima emocional en el que pueda manifestar todas sus grandes cualidades y deseos con las personas que le rodean.

El labradoodle es la mascota ideal para todo tipo de familias, parejas, o inclusive personas solitarias ya sean jóvenes o de la tercera edad. Para personas con discapacidad tales como invidentes, los labradoodle son perros de compañía, guías y de asistencia. Para individuos que presentan alergia al pelo de los animales, los ejemplares labradoodles de pelo rizado u ondulado son los ideales, puesto que al perder menos pelo son “hipoalergénicos”.

En hogares donde vivan niños, los labradoodles serán sumamente felices compartiendo y disfrutando con los más pequeños, ya que se la llevan bien con los juegos y travesuras de los niños, son pacientes, tolerantes y muy activos, a estos perritos les gusta jugar y realizar muchas y muy variadas actividades.

El labradoodle vive en cualquier época, ambiente o estación del año, si se trata de frío, su grueso pelaje denso lo protege como especie de abrigo, si es un día caluroso, puede recortarse sus períodos al aire libre expuesto al sol y pasar más tiempo en un ambiente confortable dentro de casa. Así mismo, en las épocas de lluvia, el labradoodle disfrutará jugando bajo el agua y saltando de un charco a otro, su salud es fuerte y pocas veces presentan alergias o resfriados.

En relación al hogar donde vivirán, la ventaja con los labradoodles es que pueden vivir tanto en ambientes grandes como pequeños. Por supuesto que serán más felices en casas con amplios jardines y patios en los que puedan disfrutar del aire libre y de juegos y tareas afuera, así como en las granjas en los cuales son perfectos ayudantes de los trabajos del campo y conviven pacíficamente con una diversidad de animales.

En los pequeños apartamentos de la ciudad suelen ser algo hiperactivos, lo que se debe a que sus necesidades de ejercicio y recreación muchas veces no se satisfacen por completo en un pequeño espacio, sin embargo, con un dueño que lo lleve a caminatas diarias, y a pasear regularmente en el parque, los problemas de conducta hiperactiva desaparecen.

Como se ha podido conocer, los labradoodles son una excelente opción de mascota para cualquier familia, un perro cariñoso, afectuoso, paciente, tolerante y muy servicial.