Saltar al contenido
PerrosGatosOnline.com

Kromfohrländer

Kromfohrlander
Kromfohrländer
5 (100%) 10 votes

Kromfohrländer: Tu nueva mascota

Una mascota realmente hecha para estar en casa, jugar, divertirse y amar a sus dueños es el Kromfohrländer, el que demuestra cada día su incondicionalidad hacia su familia humana, es hermoso, muy sano e inteligente.

El Kromfohrländer es una raza bastante joven, creado entre los años 1940 al 1950 en Alemania, con la mezcla de los Fox Terrier y el Basset Grifón Vendeano, tuvo una aceptación increíble que le hizo escalar rápidamente y ser reconocido por los organismos nacionales e internacionales así como por la FCI.

La idea de su formación fue basada en la aparición de un perrito a quien llamaron Peter el original, que mostraba unas cualidades físicas muy apreciables y una personalidad encantadora, este perrito tuvo la oportunidad de compartir con soldados Americanos quienes lo vieron en las calles y decidieron quedárselo como mascota, pero en uno de sus viajes Peter saltó del camión y se extravió.

En ese mismo sector fue encontrado luego por una señora a quien le causó lástima su estado tan maltratado y lo tomó en adopción, pero como era muy lindo y su temperamento era tan amable sus vecinos y su familia adoptiva decidieron buscar la manera de recrearlo y generar camadas que se parecieran a él, consiguiendo así formar al Kromfohrländer en un sector de donde se deriva su nombre.

Otro de los factores que impulsaron su desarrollo fue la de formar un perrito con cualidades netamente de compañía, por lo que el Krom, como también es llamado en señal de cariño, es un can netamente de interiores y juegos, por lo que no está preparado para realizar grandes ni pequeños trabajos, es un perro con mediana cantidad de energía que puede jugar por horas y descansar a ratos, muy leal y con mucha capacidad de adaptación a los humanos.

Esta capacidad de adaptarse lo hace ser bastante obediente y por lo tanto muy fácil de entrenar, por lo que el uso del refuerzo positivo y de recompensas harían de él un perro muy apto para convivir con los humanos, pero es necesario también considerar que es un poco reservado con los extraños y si no se corrige ese aspecto en su conducta podría ser un perro bastante tímido o agresivo en su presencia.

Es por ello que los Kromfohrländer necesitan de una buena base de socialización desde temprana edad, tratando que estos cachorros tengan buen contacto con humanos que no pertenezcan a su núcleo familiar, pues el trato con los que siempre están a su alrededor es totalmente confiado y amoroso, lo que hace que solo necesite un ligero entrenamiento para que tenga más confianza ante los que no ve constantemente.

Igualmente sucede con su trato o desenvolvimiento ante otros perros, mientras más contacto tenga con alguno de ellos desde cachorro mejor se desarrollará su conducta y podrá compartir con otras mascotas de esta o de cualquier otra especie, pues no muestra instintos de caza.

Estos son perros medianos, catalogados como animales de compañía, tienden a vivir aproximadamente los 10 años de edad contado en el tiempo humano y son en general bastante sanos, su constitución es mediana pues no son ni robustos ni delgados, pueden pesar entre los 9kg y los 16kg dependiendo de su género, alcanzando una altura que oscila entre los 38cm a los 46cm.

Entre ellos hay una variación marcada en función al tipo de pelaje que poseen, por lo que se le ha dividido a los ejemplares en dos tipos dentro de la misma raza ya que es la única particularidad diferente que se les ha encontrado, siendo entonces unos de pelo duro y otros de pelo fino, pero con las mismas manchas y colores, además todos ellos poseen una doble capa en su manto una externa y otra interna parecida a una lanilla.

Por su temperamento los Kromfohrländer son muy solicitados para compartir como mascotas de familia, pidiendo los requerimientos básicos en cuidados y alimentación, así como necesitando una rutina de ejercitación mediana pero constante, por lo que los paseos al exterior son una buena opción en su educación, contribuyendo al fortalecimiento de su autoestima y a su evolución física.

Aunado a ello, tienen buenas cualidades saltando y les gusta hacerlo, por lo que pueden verse participando en deportes de este tipo, mostrando buen impulso y equilibrio, igualmente es debido a su belleza y capacidad de entrenamiento que pueden también ser adiestrados para comportarse correctamente en las exposiciones de belleza canina.

Kromfohrlander

Todo esto hace de él un animal muy apreciado y deseado por los que lo conocen, siendo una raza que aunque tiene poco tiempo en el mundo ha roto corazones y ganado gran cantidad de aficionados.

Historia y Origen de la raza

El Kromfohrländer es una raza bastante joven en cuanto a su fundación se refiere, por lo que su historia no se le asocia todavía a grandes problemas en su evolución  o a anécdotas en particular que hayan recorrido el mundo, en realidad son una especie buscada por una persona a la que le agradó un ejemplar que encontró en la calle, quien luchó por sus derechos y pudo establecer ejemplares bien formados con buenos resultados.

Es desarrollado en la década de los años 1940 a 1950 siendo uno de los perros más jóvenes de Alemania, por lo que su historia comienza después de la Segunda Guerra Mundial, época en la que muchas casas de cría se vieron obligados a cerrar y parar los programas que habían alcanzado o sus importaciones mayormente por la falta de suministros, lo que puso en peligro la existencia o el linaje de muchas razas.

Por lo que justo después de que se culmina la guerra y cuando ya se ha restituido la paz, los criadores tuvieron que empezar a formar sus especies a partir de buenos sementales que habían guardado o prácticamente desde cero, lo que hace que el Kromfohrländer se diera en una época de mucho interés por los aficionados en la protección de razas caninas.

En la historia de este animal por su parte, se cuenta sobre el descubrimiento que hicieron las tropas de Soldados Americanos que pasaban a través de Francia alrededor del año 1945 y encontraron a un perro al que llamaron Peter, conocido como Peter el original, el que mostraba ser una mezcla entre lo que parecía un Gran Basset Grifón Vendeano y un Fox Terrier.

Este perro era atractivo, dinámico y valiente, por lo que los soldados decidieron adoptarlo y llevarlo consigo como su mascota, lo que en realidad ocurría muy frecuentemente, pues estas tropas se entretenían adoptando cualquier tipo de animales que les ayudaran a sentirse mejor o menos estresados, siendo los más buscados los perros amigables y juguetones, pero también estilaban coleccionar gatos y menormente gallinas o monos.

Kromfohrlander

Mientras tanto, en uno de los viajes por Alemania, en Siegen, Westfalia, Peter saltó del camión de los soldados y se extravió, siendo luego encontrado por la señora Ilsa Shleifenbaum quien al verlo en tal estado de deterioro se compadeció de él y lo llevó a su casa para ahora adoptado con el propósito de que fuera uno de sus perros de compañía y darle todo el amor que consideraba se merecía.

Una vez allí, el vecino de la Sra Shleifenbaum le propone cruzar a “Fifi” su perrita mestiza que parecía provenir también de algún Fox Terrier con Peter y ver qué resultados se obtenían, lo que aceptó siendo para su sorpresa que los cachorros tuvieron mucho parecido con el original Peter, tanto en forma física como en temperamento.

Al parecer esta fue la primera cría de los que hoy en día conocemos como los Kromfohrländer, los que luego se usaron como muestra para alcanzar a desarrollar la especie debido a que tenían una fantástica y amigable personalidad, tenían muy buena salud y eran fácilmente adiestrables, obteniendo ese nombre por la zona en la que nacieron por primera vez a partir de Peter, un sector llamado Krumme Furche.

Diez años más tarde la Sra Shleifenbaum se asoció con otros creadores de razas quienes usaron a los primeros ancestros y a la camada principal, consiguiendo otros pequeños cachorros muy bien desarrollados, llegando al parecer a fijar definitivamente a la especie, logrando incluso crear las primeras asociaciones protectoras del Kromfohrländer.

Y aunque este parece ser un tiempo muy corto para la evolución de un linaje canino lo cierto es que estos animales fueron casi inmediatamente reconocidos por el Kennel Club Alemán, y muy pronto por la Federación Cinologica Internacional (FCI) en el 1955 creando los parámetros aprobados para ellos y siendo expuesto al público en general por primera vez ese año.

Además en el 1996 el Krom, como también se les suele llamar en una especie de apodo diminutivo, fue agregado al Kennel Club del Reino Unido ubicándolo en el grupo de los Terrier en honor a sus ancestros los Fox Terrier, pero a partir del 2013 fue cambiado al grupo de animales de compañía que parece ser más apropiado para la raza.

Sin embargo, estos perros fueron ubicados en el grupo de los Perros no importados desde el 2012, lo que hace que su propagación en el mundo se vea muy limitada aún y cuando son muy hermosos y unas excelentes mascotas, pudiendo ser muy solicitados por gran cantidad de familias, los que además han mostrado ser muy leales y devotos.

Hoy en día la raza se ha podido propagar hacia algunas otras zonas, registrándose alrededor de los 1.000 ejemplares Kroms, ubicados más o menos en un 75% en Alemania y el resto distribuidos entre Suiza, Holanda y Finlandia.

Características de la raza

Kromfohrlander

Apariencia.

El Krom es clasificado por el FCI (Federación Cinológica Internacional) en el Grupo 9 – Sección Número 10, como un perro mediano y con una variación debido a las cualidades de su manto, es un perro atractivo, compacto, bien proporcionado.

Tamaño.

El Kromfohrländer es un perro que no marca mucha diferencia entre hembras y machos en cuanto a su tamaño, por lo que ambos géneros pueden llegar a medir lo mismo, por lo que su altura a la cruz se establece entre los 38cm y 46cm, siendo a veces las hembras ubicadas en el rango más bajo.

Peso.

Por su parte, estos perros poseen un rango pequeño en la variación de su peso, siendo todos con la misma contextura pero esta vez si hay una variación medianamente marcada que va en función a su sexo, siendo las hembras  más ligeras y finas.

Machos: 11kg – 16 kg.

Hembras: 9kg – 14 kg.

Cabeza.

Su cráneo es muy poco redondeado y pequeño pero guarda buena proporción con respecto a su cuerpo, su frente es bastante plana, sin mostrar ninguna prominencia y poseen el surco frontal apenas visible.

Su cabeza en general es delgada, de aspecto rectangular y un poco larga.

Región facial.

Su cara no es muy amplia, con un stop bien marcado, y un hocico recto y moderadamente ancho visto de lado se adelgaza hacia la punta, por su parte sus labios son finos, de color negro y pegados, con una mandíbula fuerte y mordida de tijera, posee 42 dientes.

Trufa.

La nariz del Kromfohrländer es de tamaño mediano, generalmente más grande en proporción que el tamaño de sus ojos, se ubica bien al extremo final del hocico y posee las ventanas algo abiertas. Siempre es de color negro aunque en algunos ejemplares se ha presentado en un tono castaño oscuro.

Ojos.

Los perros Kromfohrländer poseen ojos de tamaño mediano, ovalados casi redondos pero no saltones, el iris es castaño oscuro a veces castaño medio pero nunca claros.

Orejas.

Se ubican bastante altas en el cráneo y bien a los extremos de la cabeza, son erguidas en la base pero el resto se dobla y cae, son de forma triangular y las puntas se redondean, móviles y a veces volantes.

Cola.

La cola del Kromfohrländer se implanta en la parte baja de su área trasera muy abajo de la línea de la espalda, no es muy ancha siendo su parte más gruesa en la base donde está insertada y se afina hasta la punta, generalmente la lleva en forma de sable, pero es normal verlos con la cola ligeramente curvada hacia arriba, lo que depende de si está en posición de reposo o en acción.

El tipo de pelaje que cubre la cola va en función al tipo del ejemplar, los de manto duro la tienen con  pelo corto y los de manto fino la tienen muy parecida a un plumero.

Pelaje.

Estos perros tienen una variación dentro de su misma especie que se denota básicamente en las características de su pelaje, distinguiéndose de la siguiente manera:

Kromfohrländer de pelo duro

Estos ejemplares poseen el pelo externo corto y muy tupido, la textura del mismo es áspera y gruesa, asimismo poseen una capa interna de un manto fino.

Su distribución no es homogénea en cuanto a longitud se refiere, presentando áreas con el pelo un poco más largo que otras, viéndose las zonas con mayor longitud en la cara y en el hocico, de hecho muchos tienen barba, el de la espalda es mucho más duro que el del resto del cuerpo.

Kromfohrländer de pelo liso

Estos ejemplares también poseen el pelo externo muy tupido pero no tan corto, la textura del mismo es suave, asimismo poseen una capa interna de un manto fino.

Su distribución tampoco es homogénea en cuanto a longitud se refiere, presentando áreas con el pelo un poco más largo que otras, viéndose las zonas con mayor longitud en las orejas, debajo del cuello y en el pecho, no poseen barba y su cola parece un plumero, además lleva flecos en las patas delanteras y traseras.

Kromfohrlander

Color.

Estos animales poseen una piel y una lanilla interna blanca, aunque a algunos se les ha visto en tonos pardo, lo que les sirve de fondo, con una base en el pelo del color blanco, pero con manchas que van en la gama de los castaño naranja bien sea claros u oscuros.

Igualmente deben poseer manchas en la cabeza de forma regular, en los mismos tonos castaño, el tamaño de las mismas es variable pero deben tratar de ser simétricas y ubicarse en las mejillas, ojos y orejas, así como estar separadas por una franja central blanca.

Movimiento.

Toda la formación del Kromfohrländer en su estructura ósea y muscular, así como el desarrollo de sus patas, hombros, espalda y pies, le hacen que su andar sea fluido, sin muestras de dificultad, es equilibrado y no tiene desviaciones manteniendo un desplazamiento regular, por su parte tiene muy buen alcance y firmeza, también es bueno saltando.

Comportamiento con otros perros

El Kromfohrländer es un can muy lindo y amigable, que se llevará bien con cualquier mascota, especialmente si ha sido bien entrenado, pero que necesita pasar por una etapa de socialización para no mostrarse tímido ni asustadizo.

Kromfohrlander

Es por ello que el mantenerlo en contacto con otros perros incluso desde su nacimiento es sustancial en el fortalecimiento de su autoestima y en su auto confianza, mientras más se codee con otros de su especie mejor se llevará con ellos.

Por lo que, si ha sido adoptado con propósitos de ser el “hijo único” y aún y cuando no tenga planeado traerle otro tipo de compañía a este perrito, siempre será conveniente codearlo aunque sea en sus salidas a pasear, permitiéndole que olfatee a otros animales, ladre y hasta juegue, esto le garantizará un mejor comportamiento en caso de una visita canina no planificada.

Al ser bien socializados y educados, el Kromfohrländer siempre mostrará una invitación al esparcimiento a sus congéneres, a menos que sean de alguna raza mucho más grande o agresiva que lo intimiden, de lo contrario ladrará, saltará, arqueará la espalda y mostrará todas las acciones posibles para que le permitan a su nuevo amigo jugar con él, lo que también se convierte en tema de entrenamiento enseñarle a que estas actividades se hacen en el exterior de la vivienda.

Por su puesto el conocimiento de que su Kromfohrländer esté bien educado no debe darle la confianza ciega de que puede compartir con otros perros sin la supervisión apropiada, pues hasta que no se cerciore del comportamiento del otro compañero no debería dejarlos a solas.

Por su parte, estos cachorros no muestran instinto desarrollado de sabueso ni deseos de cazar o perseguir a otros animales, se llevan medianamente bien con los gatos y no tienen problemas con animales más pequeños que no le muestren que sean una amenaza para el ni para su familia humana.

El apareamiento del perro Kromfohrländer

El Kromfohrländer no posee ninguna cualidad adicional o especial en este aspecto comparada con otros perros de su tamaño, por lo que en realidad responde únicamente al celo de la perra, siendo ellas la que marcan la pauta para su apareamiento y tratando de conquistar a su pareja a través de la expulsión de elementos asociados al olfato de otros perros que no necesariamente serán de su misma raza, entre esta expulsión de atrayentes se encuentran las feromonas que expulsa en su orina y por su olor corporal.

Sin embargo, el hecho de que respondan a sus instintos hace que los humanos debamos intervenir para tratar de proteger a la raza de manera que se formen camadas puras y sanas o híbridas planificadas bajo el registro adecuado, lo cual dependerá de sus planes con su mascota.

Por lo que es importante tomar en consideración ciertos aspectos para ayudarlos a procrear correctamente, además de proteger la vida de su perra Kromfohrländer que es la que más se compromete en todo el proceso.

En este sentido se puede tomar como una primera recomendación el esperar la edad apropiada para pautar un embarazo, las Kromfohrländer maduran internamente por completo casi después de haber cumplido su primer año de vida, lo que se puede traducir en esperar a que transcurra el tercer celo, fecha en la cual ya sus órganos, músculos y huesos son lo suficientemente resistentes para llevar dentro de sí una camada de cachorros.

Otro punto a considerar son las condiciones del futuro padre, tanto en su belleza, temperamento y su salud, tratando de descartar el padecimiento de enfermedades hereditarias, en función a ello se puede también tratar de buscar un semental mayor al año y medio de edad, para que la formación molecular de sus espermatozoides esté completa y tengan la suficiente fuerza de llegada para fecundar.

Una vez tenga definido al macho y la perra esté lista se puede proceder a planificar el cruce, para ello, unos días antes del celo puede practicar la estrategia de aumentar muy ligeramente la dosis de comida en la perra lo que la fortalecerá y ayudará en la procreación, el veterinario le indicará cuales son los días en los que debe hacer este paso y en cuanta proporción.

Sin embargo, luego que se dé el cruce tendrá que volver a la cantidad usual de alimentos tratando de evitar que no aumente mucho de peso, asimismo el consumo de mucha agua, especialmente después del segundo mes de gestación es vital para la Kromfohrländer pues le ayudará a producir suficiente leche materna.

Por su parte debe mantener en mente que estos perros simplemente responden a sus sentidos naturales, y que su éxito en esta área depende mayormente de los humanos, por lo que a las perras de esta raza se les debe cuidar mucho de que no cometan actos de “infidelidad” o que atraigan a un compañero no apropiado.

Dieta y alimentación

El Kromfohrländer puede adaptarse fácilmente a cualquier tipo de alimentación que a usted más le convenga sin que esto afecte su salud, pero siguiendo las pautas indicadas por su veterinario el que valorará su estado de salud, peso y ritmo de vida para incluso calcular el tamaño y cantidad de veces que se le servirá el alimento.

En cualquiera de los casos, es conveniente verificar que este perro lleve una dieta basada en la combinación de muchos nutrientes, así como agua potable y limpia a demanda, es decir, con recarga garantizada cada vez que lo requiera, o que le ayudará a calmar su apetito y a mantenerse hidratado.

Proteínas

Debido a todos los beneficios que le proveen, además de mantenerlo satisfecho por mayor cantidad de tiempo, estas son la base primordial en la que gira la disposición de su plato, las que deben ir servidas en buena proporción, calculadas en función a su peso y deben encontrarse en cada comida.

Para estos animales es recomendable que se le sirva la proteína proveniente de la carne de res, con huesos medianos pero no muy pequeños para evitar que le rompan el paladar, puede servírsele pescado sin espinas o hígado, mezcladas con otros elementos o solas.

Vegetales y Carbohidratos

Estos elementos son valiosos en la alimentación del Kromfohrländer ya que le ayudan a obtener las vitaminas y componentes importantes en la protección de su salud y colaboración con su desarrollo, sin embargo no son los protagonistas en el plato, debiendo servirse en una proporción menor a la cantidad de proteínas, actuando como un complemento.

Asimismo, se encuentran los carbohidratos, los que deben servirse más o menos en la misma cantidad que los vegetales pero con la condición de que sean naturales y no hechos con harinas prefabricadas, ya que los que provienen de fuentes naturales son excelentes en la formación de glucosa la que se convierte en una buena fuente de energía para el Kromfohrländer.

Modo de Preparación de la comida casera

El Kromfohrländer no ha demostrado tener preferencia por alguna receta en específico, algunos ejemplares pueden llegar a rechazar la manera como se les prepara ciertos alimentos pero esto es muy variable en ellos, por lo que básicamente descubrir el estilo de cocción que más les guste se tratará de un proceso de ensayo y error relativamente corto.

Sin embargo, hay unos aspectos importantes que se deben tener muy en cuenta al momento de preparar sus alimentos como el hecho de que en realidad casi ningún perro puede comer tal y como lo hacemos los humanos, en el sentido de que ellos no deben comer condimentado ni frito o guisado.

Asimismo el Kromfohrländer a pesar de ser muy sano ha mostrado algunos problemas óseos y otros en la orina, que hacen que en pocos casos requieran una alimentación monitoreada, por lo que lo más conveniente para todos es prepararles sus comidas al vapor, hervidas o asadas, pero sin agregarles salsas, sal, picantes ni aceites, esto colaboraría con la prevención de aparición de enfermedades que deterioran su calidad de vida.

Igualmente hay muchos otros componentes que son absolutamente dañinos para ellos, como el chocolate o el licor, el hígado de ellos no está preparado para trabajar con el procesamiento de este último y podría llegar incluso a morir por su consumo.

Croquetas para el Kromfohrländer

Los paquetes de comida prefabricada pueden venir en diversas opciones, sin embargo la más comercializada o preferida por muchos dueños de perros es la conocida en algunos lugares como pienso o croquetas, que se encuentran a su vez en diversas presentaciones generando una diversidad de opciones.

Por lo que para escoger la más conveniente para el Kromfohrländer solo es necesario leer con detenimiento el paquete de la marca de su preferencia o en su defecto preguntarle a su veterinario cual es el que más le aconseja, siendo necesario que incluya una composición basada en proteínas y un tamaño ideal para su mandíbula y dentadura, que en este caso pudiera ser de cualquier tamaño.

De hecho muchos de estos productos han extendido su gama de posibilidades y han producido galletas con sabores, otras texturas y hasta nutrientes especiales en la ayuda para prevenir o curar ciertas enfermedades y colaborar con su higiene dental.

Al igual que con la comida casera, es probable que exista alguna marca que su Kromfohrländer no acepte debido a que no le guste cualquiera de sus cualidades por lo que es posible que deba cambiarla, aunque una vez que éste se ha adaptado a una en específico será muy difícil volver a modificarla.

Si se llegara a presentar este caso, invariablemente tendrá que recurrir a pasar por un período de transición alimentaria, en el que lo acostumbre a tolerar de nuevo otro sabor de manera paulatina, para lo que tendrá que mezclar el pienso anterior con el nuevo e ir variando las proporciones cada día hasta que quede solamente el nuevo, lo mismo ocurre cuando se debe cambiar de comida casera a la industrializada o viceversa.

Salud y cuidados generales

El Kromfohrländer no necesita un nivel de cuidados muy elevado, ya que son animales ligeramente tranquilos y de facilidad para permanecer en interiores, requiriendo básicamente los procesos de mantenimiento normales en todo cachorro de su tipo.

Sin embargo es conveniente que estos cuidados se inicien lo más temprano posible, en vigilancia y con la asesoría de su veterinario, tratando de que se acostumbre a ellos y los vea como una etapa natural en su vida, además que pueden ser usados para darle cariño y halagos lo que le ayudará a disfrutarlos.

Un aspecto esencial es la selección de las herramientas o productos que se le aplicarán, pues es primordial que sean los elaborados para ellos, o para canes de su tipo, pero nunca se deben usar productos para humanos los que resultan perjudiciales en muchos aspectos.

Cuidados semanales

El Kromfohrländer es un animal muy dispuesto a permanecer dentro de la casa pero que si necesita sus horas de paseo para ayudarlo a mantener sus niveles de socialización lo que favorece en su temperamento, por lo que aunque no es muy probable que ande correteando todo el tiempo, si puede llegar a adquirir sucio o a pegársele elementos externos como pulgas o garrapatas.

Es por ello que debe hacerle una revisión visual y manual constantemente, lo que a veces podemos disimular con las caricias, para que no se sienta inspeccionado, pero si debe intentar velar por la limpieza de sus patas, orejas y lomo, tratando de ayudarlo a retirar aquello que pueda causarle daño.

Asimismo debe proceder a realizar su cepillado cada tres o cuatro días, chequeando primero con sus manos que no tenga formación de nudos, pues tratar de deshacerlos con el peine es además de doloroso, peligroso para su piel, pudiendo ajarla, lo más prudente es sostener la piel con una mano y con la otra tratar de desenredar el nudo para luego proceder a cepillar.

Por su parte el cuidado de su dentadura es vital debido a que sus dientes no son totalmente grandes y tiende a quedar comida acumulada en los espacios abiertos de su mordida por lo que hay que enseñarlo a tolerar una rutina mínimo semanal de limpieza dental.

Los baños para el Kromfohrländer

Esta es una actividad que no debe hacerse con mucha frecuencia, ya que el Kromfohrländer genera una capa de grasa en su piel que lo ayuda a protegerse y evita que se le formen infecciones en la piel, además posee un doble manto con uno interno muy fino y delicado, es por ello que es conveniente esperar al menos un mes entre cada uno ya que esta grasa se elimina con el baño y se regenera a los dos o tres días después del mismo.

Generalmente estos ejemplares no se sienten muy cómodos en sus primeros baños, por lo que es importante ayudarlos a que lo sientan como un juego o distraer su mente, haciéndolo sentir calmado y bien tratado, hágale piropos, otórguele un juguete, cualquier método de distracción es válido, también debe seleccionar el espacio donde le hará este paso, bien sea la tina, la ducha o el jardín, pero si lo hará en exteriores vigile que sea un día soleado y con clima un poco caliente.

Así pues, cuando ya considere que su mascota está lista para recibir su baño mensual debe primero cepillarlo, para ayudarlo a retirar el pelo muerto, y debe volver a hacerlo más o menos a los dos o tres días después.

Una vez su Kromfohrländer esté cepillado proceda a bañarlo, primero asegúrese de regarlo muy bien, con agua tibia, cerciorándose que el agua moje bien todo su cuerpo, en este momento él se sacudirá un poco pero siga aplicándole el agua hasta que quede bien empapado.

Luego proceda a aplicar el champú, el cual debe fregar constantemente hasta que haga suficiente espuma, vigile constantemente que su cachorro no consuma jabón y que no le caiga en la cara, ya que podría causarle problemas estomacales o alergias.

Cuando esté todo enjabonado y haya limpiado bien todo su cuerpo debe volver a regarlo suficientemente, hágalo si es posible varias veces, no importa que crea que ya retiro el champú, intente al menos tres veces más.

Por último séquelo con sus toallas varias veces y pásele el secador a una temperatura tibia, ni frío ni caliente, para asegurarse que no tenga nada en su cuerpo húmedo, también seque sus oídos con una gasa limpia y seca.

La salud del Kromfohrländer

Estos perros generalmente gozan de buena salud, siendo sólo algunos ejemplares los que han padecido de afecciones como la osteoartrosis, luxación de la rótula o cistinuria que es una enfermedad en la orina, por lo que es conveniente llevarlo a revisiones periódicas con el veterinario.

Tienen un promedio en la duración de su vida de 8 a 10 años.

Cómo entrenar, educar o adiestrar un Perro Kromfohrländer

El Kromfohrländer es una mascota con una personalidad agradable y muy obediente, es inteligente y para nada testarudo, por lo que entrenarlo es fácil, necesitando solo poseer los conocimientos apropiados para aprovechar su carácter, por lo que usted puede escoger si educarlo en casa o inscribirlo en un centro especializado.

Estilo de entrenamiento ideal

Por su tipo de personalidad y lo dispuestos que son siempre por complacer a sus dueños pidiendo solo un poco de su aprecio, el estilo más apropiado para educarlo es el de refuerzo positivo, en el que su cachorro Kromfohrländer se sienta respetado y amado.

El hecho de que el observe que cumplir con lo que le solicita le trae felicidad a usted y le genera recompensas a él hará que se mantenga motivado en el intento de cumplir con lo que se le dice, luego, cuando ya haya alcanzado un nivel más de madurez lo comprenderá como parte de su rutina.

Edad adecuada para comenzar a educarlo

Estos cachorritos son muy dinámicos y en todo lo que pueden pensar es en jugar, jugar y jugar, por lo que establecer una rutina de enseñanza muy pronto podría además de ser una pérdida de tiempo, causarle fastidio y más adelante será algo complicado adaptarlo a que reciba su educación, por lo que es valioso que se le permita disfrutar de sus primeros meses de vida relativamente tranquilo.

Y decimos “relativamente tranquilo”, porque en realidad desde su llegada al hogar el cachorro recibirá un entrenamiento base, como el aprender donde hará sus necesidades hasta que pueda solicitar que se le saque, o reconocer cuáles serán los espacios donde comerá o dormirá, así como entender los sonidos más básicos y su nombre.

Estos sonidos básicos igualmente deberán ir acompañados de la gesticulación apropiada, siendo uno de los primeros el “no” que por lo general deberá, en un principio, ir acompañado de una alternativa de acción, por ejemplo si lo ve mordiendo un zapato, que es un comportamiento muy común, dígale con un tono severo “no”, retire el zapato y ofrézcale un juguete.

Asimismo, otro de los aspectos que comienzan desde muy temprano es el de la socialización, en el que procure tratar que su Kromfohrländer tenga un contacto natural con su familia y amigos, permítales que lo toquen, que lo acaricien, y que juegue con los niños u otras mascotas bajo vigilancia.

Es pues todo esto una etapa de educación inicial, que luego se afianzará en su proceso de entrenamiento, el que puede comenzar en firme cuando tenga unos seis meses de vida, recuerde que las órdenes a enseñar deben ir de menor a mayor complejidad y no pasar alguna si no se está seguro de que la haya comprendido, es por ello que a veces este proceso se extiende hasta casi los dos años del Kromfohrländer.

El contexto del entrenamiento

Una vez que su Kromfohrländer tenga la edad adecuada para comenzar su etapa de adiestramiento, se debe buscar un lugar en el cual se harán todas las rutinas diariamente, el que idealmente debería ser amplio y privado, no necesita que sea un lugar especial para ello, de hecho si su jardín le da la posibilidad puede usarlo tranquilamente, lo importante es que no posea muchas distracciones de manera que su mascota pueda dirigir su atención hacia usted y que pueda equiparlo con los objetos que requiera en el momento, como por ejemplo si va a enseñarle a saltar obstáculos.

Además es vital que examine las condiciones del clima, en la época caliente del año es aconsejable que se usen las horas menos pesadas, cuando el sol esté bajando y proveerle suficiente agua o tiempo de refrescamiento, y en la época fría tratar de entrenarlo con la etapa del día soleada pero tolerable, si observa que puede sufrir de un golpe de calor o por el contrario resfriarse puede usar esas horas en juegos dentro de la casa, solo procure no pasarlo por alto para que no pierda la costumbre.

En cuanto al tiempo que se tomará para cada sesión, es prudente que no supere los 20 o 25 minutos y que se le enseñe sólo una lección a la vez, tratando de reforzarla luego, lo importante es que su Kromfohrländer no se sienta fatigado o presionado.

Adiestramiento continuo en casa

En realidad esta etapa se basa en cumplir y hacerle cumplir las reglas de convivencia, las que sobre todo en los primeros meses y hasta un par de años serán continuamente inculcadas, lo importante es el refuerzo y no dejar que se salga con la suya ni una vez.

En este continuo proceso deben estar comprometidos todos los familiares y  miembros de la casa de manera que no asocie el cumplimiento de las reglas a la presencia de una sola persona o que las entienda como opciones que pueda violar, por ejemplo si no se le va a permitir estar en la mesa cuando todos coman, ninguno deberá llamarlo u ofrecerle comida a escondidas.

Comportamiento con los Humanos

El Kromfohrländer está hecho para los humanos, a pesar de que cuando nacen su instinto inicial está abocado a la vida con su madre y hermanos, cuando se le separa de ellos su deseo de auto protección inmediatamente hace que encuentre a su familia en los humanos que lo adoptan, por lo que se acostumbran rápidamente a ellos.

Asimismo, no tratan de buscar un alto eslabón en la jerarquía por lo que entrenarlos es relativamente fácil, pero tienen que ser socializados con otras personas ajenas a su círculo desde que son cachorros, pues con los extraños son bastante conservadores llegando en ocasiones a ser muy tímidos.

Por lo que un buen proceso continuo de contacto con otras personas le hará desarrollar una personalidad más arraigada en base a una suficiente autoestima y confianza en sí mismo.

Comunicación

Los Kromfohrländer son bastante inteligentes y desarrollan una innata capacidad de vivir en compañía de los humanos, demostrando haber sido formado para ello, lo que también contribuye al hecho de que necesitan tanto de nuestra compañía que es aconsejable que vivan y se desarrollen en interiores siguiendo la vida cotidiana de su familia.

Sin embargo, esta continua relación no le ha permitido lograr concebir el lenguaje humano, por lo que ha desarrollado una amplia capacidad para entender aquello que expresamos en pequeños gestos faciales y corporales, asociándolos incluso al  tipo de respuesta que nos deben dar.

El hecho también de que se desenvuelva dentro de la casa lo capacita para reconocer los comportamientos habituales de sus seres queridos, por lo que en cuanto entiende que hay una anomalía tiende a mostrarse empático o tímido y reservado.

Es por ello que el trato con el Kromfohrländer debe ser de lo más natural posible, tratando de usar siempre los términos seleccionados en su etapa de entrenamiento junto con la expresión y tono de voz asociadas al mismo, los cuales tiende a captar rápidamente por su buen nivel de capacitación.

En este sentido, no se esfuerce en leerle un libro, llevar con él una charla o incluso hacerle ver televisión, porque son actividades que no capta, aunque tratará de hacerle compañía por intentar agradar pudiendo aburrirse a la larga, pero, hay muchos ejemplares que han demostrado que les agrada la música siempre que sea en tonos conservadores.

Comportamiento con los niños

Estos perros son geniales con los niños, los toleran bien y tienen cierto instinto de protección con ellos, aunque a veces al estar juntos pueden llegar a ser bastante inquietos y juguetones, por lo que hay poner cierto control en su momento para compartir con los pequeños de la casa y que entiendan que aun así deben respetar las reglas.

Por su parte también es importante educar a los niños en el aspecto de que comprendan que estas mascotas requieren respeto y que aunque son resistentes no son animales de carga, además deben ser también multiplicadores del cumplimiento de las normas de la casa.

Nivel de respuesta del Kromfohrländer

Por lo general no tienden a tomar decisiones por su cuenta, una vez que se dé el momento de tomar una acción estos cachorros primero necesitan mirar a su amo y encontrar una especie de aprobación o de indicación aun y cuando pueden saber qué es lo que deben hacer, lo cual es muy bueno cuando se requiere de un can obediente y con poco instinto de caza.

Sin embargo esto no es indicativo de que posean un bajo nivel de inteligencia, al contrario, esto solo muestra que pueden llegar a ser bastante obedientes y que desean siempre complacer a su familia humana.

Estilo de vida que necesita

Estos cachorros necesitan una vida hogareña con sus paseos diarios y constantes, en casa una vez que superan sus primeros años y alcanzan cierto grado de madurez pueden ser calmados y amorosos y en el parque juguetones sin necesidad de ser agotadores.

Trabajos para el Kromfohrländer

Son mascotas de hogar por excelencia, lo cual no es un trabajo en sí pero es el motivo por lo que son mayormente adoptados, además de ser bastante atractivos por lo que pueden también participar en exposiciones caninas.

Otra de las opciones en las que puede ser entrenado es para ser un guardián interno, es decir, el Kromfohrländer desarrolla un excelente instinto de protección con los suyos, pero no es un animal agresivo y a veces puede llegar a ser retraído con los extraños, por lo que se le puede adiestrar para que anuncie llegadas inesperadas o indeseadas pero no es muy probable que desee ahuyentarlas.

A pesar de que no son los más enérgicos entre la gran variedad de razas, si poseen un nivel bastante aceptable para practicar algunos deportes caninos, como el de saltar obstáculos, ya que tienen buen impulso y bastante equilibrio.

Entorno ideal

El Kromfohrländer es un perrito muy adaptable, que por todas sus características y personalidad se convierte en una mascota de mucha aceptación en las familias y en casi cualquier entorno, con pocas  pretensiones, a excepción de, por supuesto, aquellas con no son propicias para su salud o calidad de vida.

Es por ello que puede ser considerado para vivir tanto en la ciudad como en el campo, con climas templados aunque no muy tropicales ya que pueden sufrir de olas de calor y sentirse asfixiados por momentos, debido a que no son perros de gran tamaño.

Por lo que independientemente de si usted posee una casa en el campo o en algún condado con grandes jardines o un pequeño departamento, su Kromfohrländer se sentirá tranquilo y vivirá cómodamente en cualquiera de las opciones que pueda ofrecerle, con la condición de salir a pasear y jugar al menos una vez cada día, logrando con ello que gaste energías acumuladas y pueda permanecer en el interior con más tranquilidad.

Así pues una vez aclarado los criterios para su establecimiento es también valioso que se ponga en consideración la importancia que tiene para el Kromfohrländer el respeto por una rutina a la que el ya se haya acostumbrado, lo que se traduce que la selección de los espacios y normas serán para toda su vida, a menos que por alguna razón particular deba modificarse, como por ejemplo una mudanza.

El Kromfohrländer dentro de la casa

Este es un aspecto en el que el Kromfohrländer debe ser bastante considerado, pues, a pesar de que poseen buena salud y son muy resistentes, por su temperamento no son aptos para vivir en exteriores, lo que hace que necesariamente deba tratar de ubicarlo de la mejor manera posible dentro de las instalaciones del hogar, independientemente del tamaño que sea.

En este sentido, es importante que se definan las condiciones y normativas que se asociarán al estilo de vida que tendrá esta mascota, pues a pesar de que no son una raza en extremo enérgica, si tendrá sus momentos en los que desee jugar y distraerse, por lo que es necesario que todos en el hogar definan y cumplan estos criterios, como los espacios en los que no podrá entrar, o no montarse sobre los muebles, entre otras cosas, que en realidad responden más a los gustos de cada familia y su nivel de interacción con su mascota que a unas pautas en ese aspecto.

En consideración a tales puntos, se puede incluir la posibilidad de darle al Kromfohrländer mayores facilidades con el propósito de que se sienta cómodo y tranquilo, como ubicar en la casa o departamento sus propios espacios, en los que sepa que se le han regalado para que desarrolle actividades específicas.

Uno de estos espacios es el de dormir y descansar, el Kromfohrländer es una mascota que en ocasiones va a requerir su descanso para luego salir a jugar o compartir con sus humanos favoritos, por lo que este lugar es valioso para su desarrollo, tratando de ubicarlo de manera que sea de fácil acceso tanto para él como para poder hacerle un mantenimiento apropiado, que tenga buena ventilación y sea seco sin posibilidades de que se humedezca por agentes externos.

Asimismo es fundamental que sea equipado como mínimo con un colchón blando pues esta raza ha mostrado padecer en algunos casos de osteoartritis lo que hace que se deba buscar proteger sus huesos y musculatura, así como mantener una revisión frecuente en la que se le cambien las sábanas por unas limpias y sin perfumes, así como revisar que no haya adquirido ningún parásito.

Otro lugar a asignarle y que debe ser tratado con disciplina es el de comer, el que igualmente debe ser ubicado tratando de causar la menor molestia tanto al cachorro como a los humanos y buscando que se pueda limpiar diariamente de manera de no acumular grasas ni humedad.

Por su parte, debido a que el Kromfohrländer es un perro netamente de interiores, se presenta la necesidad de escoger un espacio apartado donde pueda hacer sus necesidades hasta que pueda ser sacado al exterior, o si es posible permitirle su salida cuando lo necesite, siendo un aspecto que se trataría obligatoriamente con el entrenamiento adecuado pero que es fácilmente aceptado por él.

El Kromfohrländer en exteriores

A pesar de que esta mascota requiere de pasar mayor tiempo protegido y en compañía de sus humanos, es también importante sacarlo continuamente a jugar y distraerse, lo que hará sin mucha molestia pues no es un animal muy dado a perderse o separarse mucho de sus dueños, pero, si se debe tener en mente que su personalidad tiende a ser reservada con extraños y otras mascotas, por lo que estos paseos le ayudan a mantenerse sociable y confiado, ayudándolo en su desarrollo físico y mental.