Saltar al contenido
PerrosGatosOnline.com

Kai ken

Kai-Ken
Kai ken
5 (100%) 3 votes

Kai: Tu nueva mascota

En esta ocasión vamos a hablar de una raza de perro muy interesante, conocido bajo diversos nombres, uno de mis favoritos es el Kai Ken o simplemente Kai, un perro originario de las frías regiones montañosas isleñas de Japón que ha alcanzado reconocimiento y popularidad por su curiosa apariencia y su gran inteligencia para los trabajos de campo y resistencia.

El Kai es una de las razas de perro asiáticos más conocida y llamativa, la razón es su espectacular pelaje denso, duro, y abundante, tiene unos colores bastante partículares; con unos tonos negros, marrones o rojizos se distinguen en el Kai unas rayas de aspecto atigrado aterciopeladas que le dan una apariencia única a este can, por eso lo llaman el “perro tigre”; y  hay quienes afirman que se trata de una de las razas de perros más bonitas que existen. Es un perro de tamaño mediano, de proporciones ligeramente mayores en los machos que en las hembras, aunque sus líneas son delgadas y musculosas, le brindan un aspecto atlético a este can. Algunos dicen que recuerda a los perros de estilo pastor, solo que de rasgos más finos.

El Kai es un gran amigo, no solo para toda la familia sino también para las demás mascotas. Aunque prefiere llevar su convivencia con perros de su misma raza, si el Kai ken es educado correctamente desde cachorro y socializado para la convivencia con otros animales, en este caso perros, no tendrá problemas en compartir el hogar con otros amigos peludos, y en efecto puede crear fuerte lazos de amistad con ellos. Sin embargo, se prefiere que el Kai tenga por compañeros a perros con un carácter similar al suyo, esto es, equilibrados, serenos y cariñosos.

El Kai necesita de una buena dieta que le permita nutrirse adecuadamente para lograr un perfecto desarrollo osteomuscular y desempeñar todos los trabajos al aire libre para los que esta raza es muy buscada, principalmente la caza. La alimentación será rica en proteínas de alto valor energético, bien sea proporcionadas a través de los productos comerciales o de las modernas dietas para perros hechas en casa.

Cuidar del perro Kai es tarea sencilla, gracias a su origen natural esta raza es fuerte, con un gran sistema inmunológico y una genética premiada, no se le han asociado enfermedades específicas, graves o congénitas, salvo algunos problemas óseos y musculares que también se ven en otras razas. Es oportuno llevarlo periódicamente al veterinario, especialmente para mantener al día sus vacunas y desparasitaciones.

Con los humanos es un compañero excepcional. Es fiel, leal, noble, cariñoso y juguetón, paciente y tolerante con los niños, el perro Kai es el guardián protector que necesitas para tu hogar. Para vivir cómodo, el Kai no necesita mayores exigencias, salvo una familia amorosa que le dedique tiempo a su atención y entrenamiento, un ambiente espacioso que le permita moverse con facilidad, paseos frecuentes para hacer ejercicio y entrenar, y un clima frio en el que haga uso de la protección de su peludo abrigo.

Un cazador innato de los bosques montañosos fríos, y un guardián siempre alerta dispuesto a defender y proteger a su familia, ese es el fabuloso perro de la raza Kai.

Historia y Origen

Kai-Ken

El perro de la raza Kai, conocido también por otros nombres como Kai ken, Kai Toraken, Tora Inu o Perro tigre, es un canino del tipo spitz, sus orígenes datan desde hace unos 3000 años, cuando sus ancestros se encontraban habitando el archipiélago de Nipón. Se especula que el perro Kai acompañaría a las tribus nómadas humanas en sus migraciones desde China hasta llegar a dicha región.

El origen oficial de esta raza de perro se ubica en la isla de Honshu, perteneciente al país asiático de Japón, la cual se caracteriza por ser una región montañosa, concretamente en la región de distrito de Kai en la prefectura montañosa de Yamashi la cual forma parte a su vez de la región de Chubu en esta Isla de Honshu. Las tribus que comenzaron a adoptar a estos canes, los entrenaban para la cacería de jabalíes y venados principalmente. El perro Kai estuvo a cargo de este oficio por muchos siglos, mostrando excepcionales habilidades para la casa, y convirtiéndose además en guardia y compañía de las poblaciones que a su alrededor habitaban.

Aunque el perro Kai es propio de estas tierras, aun así no es una raza muy común de encontrar, ya que estos caninos tienen una particular tendencia a la organización en jaurías, lo que mantuvo y conservó la pureza de su raza, puesto que sus entrenadores trataban de cruzarlos con perros mestizos europeos, para aumentar el número de perros cazadores.

Con el pasar de los años, y con los viajes a dicha región, el perro Kai fue dándose a conocer adquiriendo popularidad, gracias a sus habilidades de casa y a su curiosa apariencia que recordaba a la de un perro “pastor de pelo corto y de manto rayado”, le dieron el seudónimo de “perro tigre”.

Fue en el siglo XX, específicamente en el año 1934 cuando el perro de  esta raza fue declarado como un monumento y patrimonio natural, se le dio por nombre el mismo que lleva la región donde habita este animal, el distrito de Kai. Pero la raza no tuvo grandes fanáticos que de inmediato iniciaran un programa para su conservación y desarrollo.

Por lo anterior, la raza de perros Kai estuvo a punto de desaparecer. En el año 1945 las cifras de ejemplares de la raza Kai cayeron a niveles alarmantes, casi enfrentando la extinción, debido a que este perro no suele prestarse para cruces mestizos, y además al poco interés y desarrollo que esta raza había generado.

A partir de entonces se establecieron equipos de conservación ambiental, y de crianza y manejo de razas caninas para el desarrollo de los perros Kai, como patrimonio natural que habían sido declarados. Su introducción al continente americano tiene lugar en el año 1950.

En la actualidad, la raza Kai cuenta con un número estable de ejemplares, y ha comenzado a expandirse fuera del territorio de Japón, llegando a muchos países asiáticos, para desempeñar tanto trabajos de cacería como lo hizo en sus orígenes, pero además, para ser un perro de guía y mascota también.

Características de la raza

Kai-Ken

El perro de Kai es un ejemplar canino de una apariencia sin igual, muy llamativa y apreciada por los únicos rasgos que hacen de esta raza una especie singular. Quizás en una vista rápida del perro de Kai podemos pensar que se asemeja a un perro del grupo de los “pastores” solo que más delgado y de rasgos más finos, con un color único en su pelaje sobre el cual se dibujan unos exóticos líneas, como si fuese un manto atigrado, no en vano le llaman, “perro tigre”.

El Kai es un ejemplar canino de tamaño mediano, con una altura que oscila entre 50 a 60 cm para lo ejemplares machos, siendo en las hembras algo menor, de 46 a 50 cm. A pesar de su buen tamaño son perros de rasgos finos y delgados, su peso no alcanza los 30 kg por lo general, alrededor de unos 22 o 25 kg para los machos, y unos 20 kg en el caso de las hembras.

El cuerpo del perro Kai tiene una espalda recta y corta, con un lomo que es ancho y musculoso. Su pecho se reconoce por ser profundo con las costillas un tanto arqueadas y en el vientre se denota una depresión o retracción. Estas son las características de un perro corredor por excelencia. La cola es mediana, en ocasiones se dispone arqueada sobre la espalda. Se distingue un cuello fuerte, grueso y musculoso.

De su cuerpo se desprenden las patas que terminan en dedos arqueados y compactados, con unas almohadillas bastante gruesas. Las uñas son duras y por lo general presentan un color oscuro. Los miembros anteriores y los posteriores tienen gran desarrollo muscular, son fuertes, ágiles y resistentes. Estas características reflejan las adaptaciones de la raza a la vida como perro de montaña.

La cabeza del perro Kai tiene un tamaño proporcional al del cuerpo, con la forma de una cuña  de la que se pronuncia un hocico corto, con una nariz negra u oscura. Las mandíbulas de este can dibujan una mordida en forma de tijera muy potente, utilizada en sus actividades de caza. Presenta un par de ojos oscuros, pequeños dispuestos en sentido oblicuo. Un par de orejas se implantan en lo alto de su cráneo, están bien separadas entre sí, son pequeñas, triangulares con la punta superior redondeada y en posición erecta.

El pelaje del perro Kai es probablemente el rasgo más representativo de este animal a la textura se aprecia rústico y áspero, de pelo corto o mediano, internamente se aprecia una laminilla suave y densa. A nivel de la cola el pelaje es un poco más largo y separado como plumero.

El color de su pelo es muy llamativo. Se presenta un color sólido de fondo, negro, marrón o rojo, con unas rayas terciopeladas que le confieren un aspecto atigrado, de ahí el seudónimo de “perro tigre”, los patrones pueden ser, negro atigrado, rojo atigrado, y el atigrado exclusivo. Cuando son cachorros, los perritos Kai presentan un único color, que a medida que van creciendo en su desarrollo surgen estas manchas o rayas con aspecto de tigre, aunque algunos casos pueden tardar hasta cinco años en manifestar estas rayas..

Los nombres dados a los colores del pelaje son: para el rojo Aka-Tora, para el negro Kuro-Tora y el aspecto marrón atigrado que es como una mezcla de los dos anteriores se conoce como el Chu-Tora.

Comportamiento con otros perros

Kai-Ken

El  Kai Ken es un amigo peludo con un carácter sereno, el a pesar de haber nacido en tierras montañosas y frías algo distantes, y que en sus orígenes tuvo poca convivencia con el humano, el comportamiento de este perro es el de una mascota sociable, amistosa, cariñosa y en extremo protectora con su familia.

El perro Kai es muy inteligente y hábil, por lo que desempeña muy bien la realización de pruebas o trabajos que demandan importante esfuerzo físico, aprende rápidamente trucos y labores, ya que desde los comienzos de esta raza se fue educando para que ejecutase trabajos relacionados con la caza de animales grandes, labores que aun cumple.

Como mascota de un hogar, donde probablemente compartirá territorio con otros animales, específicamente con perros, su conducta y reacciones pueden ser variables. Esto lo determinará la educación que reciba desde cachorro y el momento en el que se incorpora a la familia, ya sea el Kai o un perro de alguna otra raza.

Cuando son cachorros, los Kai, como todos los cánidos, tienen la oportunidad de convivir con su madre y hermanos, por lo que es prudente adoptarlos a una edad entre dos y tres meses, de modo que hayan podido tener esta interacción inicial con otros animales y vayan desarrollando la socialización.

Cuando es adulto, el Kai es un perro que prefiere vivir con sus pares, es decir, la convivencia se desarrolla con una mejor relación entre dos perros de la raza Kai que entre un Kai y una raza de canes diferente. De hecho, en algún punto de su historia, los Kai llegaron casi a extinguirse debido a que tienen la tendencia de cruzarse entre su misma raza, por lo que los perros mestizos son muy escasos.

Si se introduce un perro nuevo a la familia cuando el Kai es cachorro, el proceso de adaptación y convivencia entre ambos será más moldeable y adaptable debido a que crecerán juntos. Cuando la llegada del nuevo miembro es en la edad adulta del Kai, este inicialmente podría adoptar una conducta distante y reservada, aunque con la buena educación aceptará sin problemas la compañía. Rara vez el perro Kai presenta problemas de conducta o agresividad.

El Kai es un perro siempre en estado de alerta, activo y audaz, disfruta de correr, ejercitarse regularmente y jugar, son valientes y muy fuertes, se comportan como perros guardianes y vigilantes, además son perros con un fuerte sentido territorial. Frente a otras mascotas perrunas en el hogar marcaran y posicionan su papel de perro guardián principal. A pesar de esto es un excelente compañero de mascota, es capaz de desarrollar fuertes lazos con otros perros, considerarlos amigos, y no solo usar sus habilidades de guardián y protector para con los humanos, sino también para con los perros con los que haya desarrollado estos fuertes lazos familiares.

Kai-Ken

De preferencia como compañía para el perro Kai se sugieren raza de perros de tamaño mediano, con caracteres, serenos, equilibrados, afectuosos y sociales; de este modo las relaciones entre ambas mascotas serán efectivas y sin mayores inconvenientes o problemas.

Dieta y alimentación

La alimentación del perro Kai Ken, no difiere de las demás razas de canes. Con esta se busca lograr una nutrición balanceada que permita el aporte de nutrientes suficientes y adecuados para el desarrollo óseo y muscular del animal, y para conservar la salud de su hermoso manto de pelaje atigrado, el brillo de sus tiernos ojos y la salud de su fuerte dentadura.

La alimentación del Kai requiere de comidas que aporten más que cantidad, un alto valor en la calidad de sus nutrientes, ya que este animal es un perro entrenado para trabajos de caza, su desarrollo corporal debe ser óptimo para poder desempeñar dichas tareas con agilidad y destreza.

El principal nutriente en la alimentación del can es la proteína. Esta proteína puede ser de origen animal como la derivada de las carnes de res, de pollo o pescado, o también puede ser proteína de origen vegetal. La proteína de origen animal tiene mayor valor energético y es la necesaria para el perro Kai.

Sin embargo los consejos de alimentación para esta como para las demás razas de perros se enfocan en qué producto comprar, pues la respuesta a esa interrogante depende de varias consideraciones. Lo primero y lo ideal es siempre consultar con el especialista, en este caso el veterinario, acerca de que marcas de productos alimenticios están disponibles en el mercado para nuestro perro Kai y cuál necesita el. Luego de la revisión de su estado de salud, veterinario puede indicar qué clase de alimento necesita el perro, cuántas raciones al día, y cómo deben ser esas raciones. En este punto la edad del perro también es importante a considerar.

Lo más común es que la recomendación del veterinario sea un producto alimenticio de la mejor calidad, que tenga alto contenido proteico derivado principalmente de carnes. Son desaconsejables los cereales, entre ellos cebada, trigo, arroz, y harinas, se ha comprobado que estos compuestos pueden inducir graves reacciones alérgicas además de que su aporte nutricional es escaso, dan sensación de llenura al perro pero realmente no nutren.

Kai-Ken

La comida preparada en casa es una opción muy moderna. Se está comenzando a desarrollar en diversas partes del mundo, y particularmente en Japón ha adquirido un notable interés. Los menús de comida hecha en casa para perros, se basan en crear dietas con una combinación de nutrientes óptima en cada una de las comidas a los fines de brindar a nuestros amigos peludos todas las ventajas de la sana alimentación en casa. Usualmente la combinación se trata de mezclas de presas de carne o pollo, en ocasiones se agrega pescado, los cuales deben estar bien cocidos, sin agregar mayores condimentos ; así mismo se adicionan vegetales bien lavados crudos o cocidos, a los fines de lograr raciones de nutrientes adecuadas para el animal.

No podemos dejar de lado en la alimentación del Kai la importancia de la buena hidratación. El agua es el componente principal del cuerpo de todos los seres vivos, de modo que resulta fundamental para los procesos fisiológicos tanto de humanos como animales. Debes asegurarte de que tu perro Kai siempre cuente con un suministro de agua apropiado, un tazón con agua fresca y limpia que le permita hidratarse cada vez que sienta sed o mientras come, así mejorara su proceso digestivo.

En síntesis, la alimentación del perro Kai necesariamente tiene que ser fortalecida y enriquecida, ya que este es un perro de caza que necesita mucha energía para desempeñar sus actividades y tareas diarias.

Salud y cuidados generales

El Kai ken es un perro afortunado desde el punto de vista de su salud, ya que por su origen en tierras naturales de montaña, presenta un buen sistema inmunológico y una excelente herencia genética, de modo que hasta los momentos no se han identificado patologías ni problemas de salud propios o específicos de esta raza.

Las patologías y enfermedades que puede presentar esta raza son similares a las comunes que presentan los demás perros, entre estos podemos mencionar la luxación congénita de la rótula, la displasia congénita de cadera así como también trastornos digestivos sobre todo del tránsito intestinal, como las obstrucciones intestinales.

Algunos estudios arrojan ciertas enfermedades hereditarias se pueden presentar con poca frecuencia en la raza de perros Kai, entre estas podemos nombrar: la atrofia progresiva de retina, la cual es una degeneración de las células nerviosas de la retina que avanza con los años, así como también otros problemas oculares.

Ya que el perro de la raza Kai es un animal dispuesto para el trabajo en el campo y en los espacios abiertos, tras la casa de animales como jabalíes y venados, requiere que su dueño o cuidador revise con frecuencia a su perro. Hay que hacer estas revisiones de todo el cuerpo del Kai haciendo énfasis en buscar entre su pelaje cualquier espiga o astilla de madera que pudiera incrustársele, así mismo revisar sus patas, sus orejas y ojos, y limpiarlos con paños limpios para remover sucios y residuos y prevenir las infecciones que son perjudiciales para la salud.

Como cualquier otra mascota perruna, es necesario acudir al veterinario, al menos dos veces al año o según la frecuencia indicada por el especialista, con el fin de vigilar el crecimiento y desarrollo del Kai y para la detección oportuna de enfermedades. Resulta muy importante el tema de la vacunación en el Kai y en todos los perros que desempeñan trabajos al aire libre. El dueño del Kai debe cumplir con el esquema de vacunación necesario para prevenir que adquiera enfermedades durante el trabajo en el campo, así mismo vigilar las desparasitaciones, pues en este trabajo al aire libre, el Kai es propenso a sufrir de ectoparasitosis.

Por otro lado, la salud emocional del perro Kai también va a depender del grado de estimulación que tenga por parte de su dueño. Se recomienda que diariamente el Kai sea llevado a sesiones de entrenamiento que consten de caminatas, paseos y juegos que permitan poner en práctica su inteligencia y habilidades. La vida sedentaria es sumamente perjudicial para estos perros y puede causar en ellos sobrepeso. Los Kai necesitan de una familia adoptiva comprometida, cariñosa, preocupada y amorosa, que se dedique a su cuidado y desarrollo sano y fuerte.

En relación a la higiene, el tema más relevante es el de su precioso pelaje atigrado aterciopelado. El perro de la raza Kai posee un pelaje de manto doble, con una textura gruesa y áspera, el cual es muy denso. Este debe ser cuidado con baños cada seis meses, utilizando un champú especial para perros, aunque la frecuencia se determinará de acuerdo a las condiciones de pulcritud del perro. Así mismo el cepillado de su pelaje se hace de forma regular, unas tres veces por semana con el fin de remover los pelos muertos y caídos y prevenir los problemas cutáneos de salud.

Con estos cuidados básicos y sencillos podrás disfrutar del perro de la raza Kai por muchos años en tu hogar.

Cómo entrenar, educar o adiestrar un perro Kai

El Kai ken es un perro con grandes cualidades y virtudes para el aprendizaje, si bien para entrenar a un perro de esta raza hay que tener cierto conocimiento en el manejo de los perros, no se necesita ser un experto perruno ni mucho menos un encantador de perros para lograr tener un perro Kai adiestrado, educado y dispuesto para el trabajo.

Como en todas las razas de perros, es preferible iniciar el entrenamiento del Kai desde que es cachorro. Se recomienda que la edad para su adopción sea mayor a los dos meses de edad, en promedio a los tres meses. Durante estos primeros meses de su vida, se permite que el cachorro Kai conviva con su madre y hermano, de tal manera que pueda desarrollar normas de convivencia. A esta edad, cuando son cachorros, los Kai pueden ser muy inquietos y llenos de energía, por lo que es propicio comenzar a entrenarlos con paciencia, firmeza y amor.

Se inicia incorporando estilos de juegos que estimulen sus habilidades, estos pueden ser juegos de búsqueda a través del olfateo, juegos de memoria, y de destreza y agilidad. El perro Kai posee fuertes instintos para la caza, de modo que todas estas cualidades afloraran en el cachorro fácilmente.

A temprana edad es necesario que el entrenador del cachorro Kai establezca reglas, de lo que está permitido y lo que no está permitido hacer. Las reglas ayudarán a que el Kai entienda quien es el alfa y el líder del grupo, el dueño debe ser visto como tal, de esta manera se practica la obediencia. De por si esta en este perrito ser obediente pero también tiene espíritu de líder y guardián con un fuerte sentido territorial, por lo que deben aprender a ver a su entrenador como su amo y la figura a la que obedecer.

Los entrenamientos para los perro Kai se practican preferentemente en lugares abiertos, campos en los que puedan correr, saltar, pasar entre ramas, tal cual como lo harían si estuviesen cazando. Se colocan obstáculos para entrenar agilidad corporal y se colocan señuelos que serán los animales que va a aprender a cazar. Cuando ya se ha cumplido la rutina de entrenamiento y llegan a la edad de adulto joven se llevan a la acción con otros perros Kai ya experimentados para que afinen sus destrezas.

Lo anterior aplica en el caso de que el perro Kai vaya a desempeñar labores de caza en granjas y haciendas, o en bosques.

Como perro de casa, será un perfecto guardián, amoroso y protector con su familia, desconfiado y reservado ante los extraños. El Kai siempre tiene una actitud de alerta y observando todo lo que hay a su alrededor.

Con el entrenamiento adecuado, lleno de paciencia, dedicando el tiempo suficiente, el perro Kai se convertirá en la mascota más obediente, más ágil y el mejor cazador que podrás tener.

Si quieres un entrenamiento a fondo más completo, puedes  consultar con un entrenador de perros profesional para más consejos sobre las actividades y ejercicios que puedes practicar con tu perro Kai.

Comportamiento con los Humanos

El Kai es un gran amigo peludo, fiel, protector y disciplinado, una excelente mascota para tener en el hogar, especialmente si se trata de amplias granjas o haciendas donde se necesita un ayudante para el trabajo en el campo o para ir a cazar.

El perro Kai se caracteriza por ser, un perro inteligente. Es sumamente observador, y siempre se le puede ver en actitud de alerta, como si fuese un vigilante atento a los acontecimientos.

Aunque proviene del rudo clima de las regiones montañosas, el Kai es un perro cariñoso y muy familiar; con todos los miembros es amable y cercano, disfruta del juego y de la compañía, es amoroso y le encanta recibir mimos y caricias de sus dueños y además devolvérselos. No es un perro celoso, de modo que puede compartir hogar con otras mascotas y llevar una buena convivencia.

Con los niños es paciente y protector. Es un perro noble, con un fuerte sentido de lealtad y fidelidad para con su familia y sus dueños, a quien es muy cercano. Su instinto de guardián y protector aflora ante la necesidad de velar por su familia, e inclusive puede proteger a las demás mascotas siempre y cuando la relación sea efectiva.

Cuando esta con extraños actúa de manera equilibrada, se mantiene reservado y distante, hasta que los conoce, entonces se torna en una conducta muy sociable. Las actitudes amenazantes o peligrosas despiertan en él su instinto de perro guardián y protector.

El Kai necesita una familia adoptiva que disponga del tiempo para cuidar de él y ayudarle a desarrollar todas las extraordinarias habilidades que puede llegar a tener. El dueño debe ser firme pero a la vez cariñoso y amoroso con el animal, con la paciencia necesaria para un entrenamiento efectivo y productivo.

Es necesario sacar al Kai diariamente, a que libere su energía, juegue, practique y entrene, esto favorecerá su correcto desarrollo tanto físico y mental.

Este es un perro que necesita de atención, de otro modo puede sentirse ignorado o aburrido; los juegos en familia son ideales para apoyarlos, hacerlos sentir parte de la familia y crear vínculos más cercanos entre sus dueños y el perro Kai.

Gracias a la notable inteligencia de este perrito, el Kai ha sido seleccionado desde los comienzos de su existencia como un perro de caza, posee impresionantes habilidades para la orientación y un gran sentido del olfato que le permite buscar y rastrear. Además, su contextura fuerte y musculosa, le brinda la capacidad necesaria para correr con rapidez y habilidad y soportar los duros climas fríos y rústicos.

Aunque en el presente el Kai se ha incorporado como perro mascota familiar y guardián, en muchos hogares, particularmente en las poblaciones rurales de Asia, el perro de Kai ken aun trabaja como cazador. Estos perros son valientes, fuertes y muy resistentes a los trabajos duros. Como guardianes del hogar son mascotas serenas, equilibradas, siempre llenos de energía, alegres y juguetones, son a la vez tolerantes. No hay que descuidarlos ni dejarlos solos, pues estas conductas podrían volverse opuestas, como ruidosos, nerviosos y destructivos.

Entorno ideal

El antepasado del perro Kai según las hipótesis, probablemente nació probablemente en las regiones asiáticas de China desde donde migró a las tierras montañosas de climas templados de Japón, cuando se dieron las migraciones humanas de las tribus nómadas hace muchos siglos.

En este clima helado tuvo lugar el proceso de selección natural que dio como resultado a la fabulosa mascota que es el perro Kai. De modo que el Kai desde el punto de vista físico, es un perro fuerte y con gran resistencia a los embates de un clima rústico y helado como el de aquellas regiones montañosas. Esta protección se da gracias a su manto de pelaje mediano, que es grueso, áspero, de doble capa, suave en la lámina de base, que funciona como un abrigo para proteger al Kai de la dureza del frío de las regiones donde trabaja y caza.

Sin embargo, cuando se enfrenta a temperaturas muy altas, como los cálidos veranos que se ven en los países a los que ha viajado el perro Kai, su denso abrigo les resulta no muy útil, fácilmente pueden sofocarse o deshidratarse, además de que aumenta la pérdida de pelo y se hace necesario un cepillado constante. En esos días calurosos, puedes asegurarte de mantener al Kai dentro del hogar, en una habitación bien ventilada y sacarlo para que haga sus necesidades en la tarde cuando el sol haya bajado, e igualmente el tiempo de juego y paseo será menor. Así mismo, debes ofrecerle mayor cantidad de agua para cuidar de su estado de hidratación y mantenerlo sano. De manera que preferiblemente, el Kai es un perro de entornos y ambientes fríos, como los montañosos.

En relación al hogar, el Kai es un perro de buen tamaño, sus proporciones medianas requieren cierto espacio para que se mueva con libertad, el entorno del Kai debe brindarle la posibilidad de ejercitarse y jugar para poner en práctica su inteligencia y demás habilidades. Por ello, aunque pueden vivir cómodos en un apartamento y adaptarse sin problemas, son más libres y felices en una casa, ya que con amplios espacios pueden moverse con mayor libertad, conducta que exige el espíritu enérgico de estos canes. Especialmente si la casa posee un patio o un jardín, serán sumamente felices corriendo, saltando y jugando con los niños al aire libre.

Son perros también ideales para vivir en el entorno rural que ofrece el ambiente en el campo, tales como una granja o una hacienda, con mucho espacio para jugar y entrenarse, seguro que resultara de mucha ayuda tener a un perro Kai en estos lugares.

Desde el punto de vista afectivo, el Kai necesita un ambiente emocional que le brinde una familia atenta, amorosa, comprometida y preocupada por su salud, su desarrollo y su felicidad. Si el perro Kai se siente amado y querido como un miembro más de la familia, devolverá a sus dueños estos sentimientos con fidelidad, amor, cariño y protección.