Saltar al contenido
PerrosGatosOnline.com

Galgo Español

galgo-espanol
Galgo Español
Valora esta información

Introducción de la Raza

Considerado como uno de los perros más dulces con sus familiares, el Galgo es la muestra del maltrato animal, donde su resiliencia y temor a los humanos, en la mayoría de los casos se hace palpable, es también catalogado como el segundo más veloz del mundo.

Además de su delgada contextura, el Galgo Español tiene una composición física ligera (que se detallará más adelante en este artículo), sus huesos son largos y estilizados, posee poca grasa corporal, llegando a parecer incluso un modelo de hoy en día.

Lo cierto es que además de su gran velocidad el Galgo es un perro extremadamente noble, el que, una vez superado su temor a los humanos, en especial a los que conviven con él, puede llegar a demostrar una amplia adaptabilidad para convivir con niños, pero, es necesario considerar que por ser tímido y muchas veces retraído va a necesitar sus momentos para estar solo y descansar.

Es un animal de tamaño mediano, delgado, ligero, de patas largas y facciones alargadas, se encuentran unos con pelo muy corto pegado al cuerpo y otros con pelo duro, corto, aunque más largo que el de su semejante, al que se le puede observar barba y cejas, puede llegar a medir como mínimo entre 50 y 70cm a la cruz, por su contextura liviana alcanza un peso que oscila entre 18 a 22 kilos (entre 39,68 a 48,50 libras) siendo una característica propia de esta raza el tener poco peso, por su parte, con una correcta alimentación, vigilancia a su salud y buen trato, puede llegar a vivir entre 12 a 15 años.

Por ser una raza muy antigua no se tiene asentado la data de sus inicios, aunque se puede observar en algunas imágenes cómo en el antiguo Egipto ya se veían registros de esta especie, sin embargo, se considera como proveniente de España donde se usaba como ayudante en la caza de liebres, siendo también incluido en los refranes populares de dicha región.

A diferencia de la mayoría de las razas de perros que se conocen hoy en día, el Galgo Español, es probablemente uno de los pocos canes que conservan la mayor parte de las características de sus antepasados, teniendo muy pocas variaciones, ya que según estudios realizados se ha llegado a la conclusión de que esta especie ha sufrido pocas mutaciones por los pocos experimentos que se le han realizado.

galgo-espanol

Debido a su capacidad como velocista el Galgo ha sido utilizado como competidor en las carreras de perros, llegando a ser muy populares luego de la segunda Guerra Mundial, en esta actividad los canes son protegidos con bozal y corren detrás de una liebre mecánica, el primero en llegar a la meta gana, siendo un deporte que, tiene sus seguidores y ha generado muchas ganancias entre sus apostadores.

Sin embargo, la mayoría de los Galgos que participan en estas carreras luego son sacrificados o maltratados, por lo que existen países que lo consideran una práctica cruel y han establecido leyes para prohibirlo, llegando incluso a ser penado con cárcel. Es por esto que esta raza tiende a ser una de las más adoptadas en el mundo, reconocido de tal manera que incluso el animalito recogido de la calle, que termina siendo mascota en la serie Los Simpsons, fue un Galgo Ingles, al que echan por no ganar una de estas carreras mencionadas.

Una de las bellas cualidades de este animal es su dulzura, su paciencia y su capacidad para dormir durante varias horas, siendo considerado incluso como perezoso, es realmente tímido con extraños, en muchas ocasiones, en especial a los que son adoptados de adultos se les observa cierto temor, sin embargo, con una buena terapia y adiestramiento pueden superar tales traumas y adaptarse cómodamente a la vida de mascota de hogar.

Para quien desea incluir en su familia a un Galgo Español, requiere saber que, antes de adoptar esta raza particular se debe tener seguridad de poseer un elevado compromiso y estima por esta especie, al igual que con todas las demás, tanto de perros como de cualquier otro animal doméstico, pero se hace una mención especial ya que, esta raza en particular, ha sido víctima por varios años del abuso de los humanos, teniendo en su memoria traumas que necesita controlar para poder socializar tranquilamente con su familia humana.

El Galgo es considerado como un perro inteligente y tranquilo, muy dulce, cariñoso y suficientemente obediente que le permitirá un adiestramiento apropiado, lo cual se detallará a continuación, medianamente celoso de su grupo familiar, es poco ladrador, y aunque es reconocido por su tendencia perezosa y tranquila, necesita, por ser un rasgo característico en su especie desde tiempos inmemoriales, correr a grandes velocidades, ejercitarse diariamente, realizar paseos donde pueda estirar sus piernas, consumir energía y sentirse libre, por supuesto con la vigilancia adecuada para evitar que se extravíe.

Historia del Galgo Español

La procedencia del Galgo Español es en realidad desconocida, aunque se poseen varias hipótesis sobre ello, generando una especie de debate entre los historiadores y aficionados a la raza, ya que, tal como sucede con muchas otras, la gran antigüedad del Galgo hace que se pierda una parte de los registros históricos cortando el hilo cronológico en muchas ocasiones, obteniendo diversas teorías.

Lo cierto es que para llegar a su punto inicial es necesario recordar la estrecha relación que existe entre los perros y los lobos, los cuales luego de un proceso de adaptación a los humanos en los que su estructura ósea y comportamiento se fueron modificando con el paso de los años, deja de ser lobo para pasar a ser perro, siendo estas camadas esparcidas en varios lugares del mundo por la naturaleza nómada del hombre de esos días.

Debido a ello los perros de ese entonces se ubicaron en varios grupos desarrollándose en función al clima, alimentación y costumbres de sus tribus y pueblos, siendo un grupo registrado en Asia y Oriente, en el cual, debido a sus características es claro ubicar al Galgo, obteniendo de esta manera un punto de partida para estudiar a sus ancestros.

En ese entonces comienza el hombre a viajar y conquistar otras tierras, tal como se puede encontrar en la historia a los Vikingos, los Fenicios y un tiempo después a los turcos, entre otros, estos al hacer sus viajes se acompañaban de algunos de sus perros ya que les proveían colaboración con sus sentidos y protección, dejando en muchos casos camadas distribuidas en todo el mundo.

 

galgo-espanol

En el caso del Galgo se pueden ver referentes en Alpera, España, donde existen joyas y arte rupestre que muestran escenas de la caza de esos días en los que se puede ver claramente a un Galgo cercano a los chamanes, acompañados de ciervos y toros.

Por su parte en Egipto también se encuentran jeroglíficos que muestran al Galgo como un Dios que tuvo a un hijo llamado Anubis, simbolizado con un pelaje color negro, se dice que los faraones admiraban a esta raza, considerándolos como protectores, dando esto pie a ubicarlos con más de 8.000 años atrás en el tiempo.

Los egipcios amaban la caza, tanto de liebres como antílopes y gacelas, por lo que esta raza era la ideal para sus actividades, llegando incluso a competir para obtener a alguno de ellos, en este sentido se puede indicar que se ha encontrado en una de las tumbas egipcias, específicamente en la de la esposa de “User” el dibujo de un galgo con la inscripción “Hsy.f” lo que quería decir “el favorito”.

Otras civilizaciones muestran también la existencia de los Galgos en su historia, tales como la Romana y la Greca, ubicándolos incluso como seres mitológicos, sin embargo, es posible que sus habilidades hayan sido los que lo ubicaron en un alto grado de estima en la época antigua, siendo el favorito también en las carreras de perros, las cuales era un deporte con muchos aficionados.

Tal preferencia se extendió incluso hasta nuestros días, pasando por antiguos gobernantes, emperadores y nobleza que mantuvieron la tradición, asimismo se puede observar a una de las primeras sociedades fundadas en función al Galgo en España, conocida como la “Sociedad Coro” y la sociedad “El Goloso” establecidas en los años 1910 al 1913.

Su llegada a España se remonta a períodos anteriores que los reflejados en el resto del mundo, llegando a la Península durante la edad media, en los barcos de los invasores, trayendo otros métodos de caza, y por lo tanto otras costumbres, estos Galgos orientales fueron cruzados con las razas existentes generando una pequeña variación entre las especies.

Debido a que en España las actividades de caza no eran las más populares, se le consideraron como prácticas exclusivas para la nobleza entre los años 700 hasta el 1.600, encontrando aves y liebres, para lo cual el Galgo fue el preferido por su rapidez, aunque el pueblo no tenía autorización para estos ejercicios, en alguna que otra ocasión lo usaban como colaborador en la búsqueda de algún animal pequeño.

Su distribución en el mundo se multiplicó en la época posterior a la guerra, adquiriendo derechos y cierta estima como corredor, adaptándose a los diferentes tipos de clima y a sus costumbres, siendo exportado incluso en gran medida en los siglos XVI al XVIII, del cual se asegura que es uno de los ascendentes del Galgo Inglés, que presenta a su vez características similares al español.

Infortunadamente, su suerte ha cambiado mucho en las últimas décadas, pasando de ser un perro considerado como de particularidades divinas y mitológicas a ser desechado y abandonado luego de perder habilidades en las carreras, por lo cual se pudo observar muchos Galgos en mal estado y maltratados por sus dueños, lo cuales los tenían por fines comerciales, siendo hasta hace unos años que se comienza a respetar los derechos de los animales cuando comienza a ser adoptado como mascota familiar.