Saltar al contenido
PerrosGatosOnline.com

Perro Esquimal Canadiense

Perro-Esquimal-Canadiense
Perro Esquimal Canadiense
5 (100%) 7 votes

Perro Esquimal Canadiense: Tu nueva mascota

Hermoso, fuerte, potente, el Perro Esquimal Canadiense posee una combinación en sus rasgos y en su temperamento que hace que sea admirado por quien lo tenga a su lado y por quien lo vea pasar, causando respeto con su imponente figura.

Podría asegurarse que es una de las razas más antíguas en la historia, el que ha demostrado su pasión por el trabajo y la dedicación en el favorecimiento y evolución del hombre, abocándose a su compromiso en todo lo que se le ha solicitado y perfeccionando otras habilidades con tal de seguir dando de sí a la raza humana.

Lastimosamente hoy está en peligro inminente de desaparecer como especie, lo que ha hecho que muchos aficionados se preocupen y hayan decidido protegerlo, favoreciéndolo incluso en su trabajo, ayudándolo a ser mejor tratado y auspiciando su reproducción.

Sin embargo, es importante darlo a conocer pues su vida no ha sido tan popular y notoria como muchos otros que incluso se han podido dar a notar hasta en las artes escénicas, este amigo ha vivido en zonas inhóspitas aprendiendo de la naturaleza, pero albergando un gran corazón.

Su procedencia original parece venir del Ártico, donde se han encontrado fósiles que indican que ha podido vivir allí desde hace más de cuatro mil años, siendo fabuloso ver como es una de las razas que poseen un linaje tan antiguo y preservado pues siguen siendo muy parecidos a sus ancestros.

Estos ancestros registrados no tienen una relación reciente con los lobos, a excepción de la primer base original que se derivó y modificó hace muchos siglos pero que hoy en día ya no se encuentra genéticamente en ningún perro, por lo que su parecido con ellos aún se encuentra en estudio pero se sabe que no son parientes cercanos, de hecho esto fue analizado en varias expediciones y por especialistas en el tema quienes avalan su independencia como raza.

En su vida en América del Norte el Perro Esquimal Canadiense trabajó para favorecer a los Inuit los que lo usaban principalmente como perro de trineo, pero desafortunadamente no tuvieron la dedicación para ayudarlo en su preservación y hoy en día se encuentra en la categoría de razas en peligro de extinción, por lo que se han abierto grupos y casas consagradas a salvarlo teniendo algunos resultados exitosos pero que todavía necesitan continuar con los esfuerzos.

Estos animales pueden desarrollar una buena velocidad especialmente llevando una carga a cuestas, aunque su físico denota más poder que rapidez, son compactos, atléticos y fornidos, pueden medir entre 58 centímetros a 70 centímetros medidos desde el piso a la cruz (23 a 28 pulgadas) y alcanzan un peso que llega a los 30 o 40 kilos, variado un poco en la talla y peso de las hembras, las que son un poco más pequeñas y livianas, generalmente son muy sanos teniendo vidas que alcanzan los 14 años humanos, aunque debe tenerse sus ciertos cuidados para ayudarlo.

Poseen una amplia y asombrosa capacidad para vivir en zonas árticas, con temperaturas que se encuentren en menos cero grados, pero se desarrollan muy bien en lugares con climas fríos, necesitando muy poca exposición al sol pues tienen la piel un tanto delicada para soportarlo y llegan a sufrir de insolación rápidamente.

Es de subrayar que, se encuentran categorizados en el grupo de los Spitz, que son perros que poseen algunas características comunes, como el doble tipo de pelaje, algunos rasgos en su fisionomía y otros de su temperamento, aunque son muy independientes y tienden a mostrar modales un poco rudos cuando no están entrenados.

Son muy inteligentes y pueden adaptarse a la vida en compañía de otras mascotas, de hecho en su mayoría necesita de la presencia de otros perros de su complexión para poder jugar y relacionarse, pueden aprender las lecciones del entrenamiento sin ningún problema pero son testarudos y requieren  dueños que muestren fortaleza en su carácter además de mucha paciencia.

Por la manera como lograron sobrevivir por muchos siglos y los trabajos que sus ancestros ejecutaron, estos perros tienden a preferir correr y realizar trabajos o actividades rudas, podría decirse que son muy varoniles y se llevan muy bien con los juegos que requieren de aplicación de fuerza como de ingenio, son pasivos y no han dado muestras de agresividad en contra de los humanos, al contrario pueden ser los mejores en alertar la presencia de osos u otros depredadores.

El adoptar a un Perro Esquimal Canadiense además de traer la responsabilidad y alegría de ayudar a conservar la especie también requiere de una vida un tanto activa, no son muy recomendados para las ciudades ni para vivir en apartamentos reducidos, son muy fáciles de socializar y los más leales perros que se han conocido, los que una vez entrenados se robarán el corazón de quien lo tenga en custodia.

Historia y Origen del Perro Esquimal Canadiense

Perro-Esquimal-Canadiense

La data de los animales de esta raza, por su parte indica que residen en el Ártico desde hace aproximadamente 4.000 años como mínimo, siendo desarrollados y criados por el pueblo Thule de donde se aceptan sus ancestros como de linaje  puro, es probablemente la especie de perros con más antigüedad en América del Norte.

Sin embargo, en Groenlandia, también se han encontrado ejemplares muy parecidos a esta raza que, según las últimas investigaciones, se ha demostrado que pudiera ser un pariente más no es aceptado como miembro de la misma por poseer algunas diferencias genéticas y porque el programa de cría que usan no es el más adecuado, no siendo aceptados como del tipo Esquimal Canadiense en los organismos que avalan la especie.

Estos perros vivieron junto a los Inuit (personas que habitan en el Ártico) los que por mucho tiempo no los consideraron como seres importantes, ni siquiera como parte de la naturaleza (uumajuit), sino más bien una excelente herramienta para el trabajo, obviando sus necesidades y con ello la importancia en la preservación de la raza.

Asimismo, los Inuit aprendieron a explotar las habilidades del Perro Esquimal Canadiense en muchas actividades viéndolo como un elemento de usos múltiples, debido a ello fueron usados mayormente como perros de Trineo, los que los ayudaban en conjunto para movilizarse sobre la nieve de una población a otra y para cazar.

Aunado a ello también encontraron otra manera de darle uso mientras no se movilizaban de un lugar a otro o mientras no movilizaban suministros y era colocándolos a cazar focas u otros animales como osos, los que al parecer eran sus presas favoritas, tanto así que para estimularlos los Inuit muchas veces gritaban “Nanuq” (que significa oso) haciéndolos correr más rápido.

Igualmente los Perro Esquimal Canadiense destacaban en su versatilidad pudiendo rastrear agujeros en el hielo, lo que hacían muy bien por su excelente olfato y adaptabilidad al clima frío, aunque muchas veces se convertían en el medio de sustento de los Inuit si no se encontraba otro animal para comer o para protegerse del frío, incluso su orina era considerada como medicinal.

A finales del siglo 20 la raza se encontraba en peligro de extinción, a pesar de que nada más en el siglo 19 y comienzos del siglo 20 tuviera alta demanda para ser usado en las expediciones polares, registrándose un estimado de 20.000 perros viviendo en el Ártico Canadiense para el año 1920, de hecho tuvo su aceptación en el American Kennel Club y en el Canadian Kennel Club, disminuyendo las cifras considerablemente hacia el 1960.

Para contrarrestar estos números, se crea en 1970 la “Fundación de Investigación del Perro Esquimal”, los que apoyados financieramente por el Gobierno de Canadá y otros organismos, lograron comprar perros provenientes de la isla Baffin, así como de la Península Boothia y la de Melville, los que intentaron criarlos para aumentar el preocupante número, teniendo a la fecha una buena cantidad de ejemplares.

Hoy en día el Perro Esquimal Canadiense se usa como parte de los equipos en los Perros de Trineo, especialmente para atender a turistas, aunque siguen aprovechándose sus habilidades en la caza de osos, demostrándose que aún no hay equipos que puedan superar su instinto y reconocimiento en los sonidos y olores que emiten estos depredadores, por su parte en el 2000 fue reconocido como el símbolo del territorio de Nunavut haciendo que muchas familias lo consideren para ser adoptado.

Características de la raza

Perro-Esquimal-Canadiense

Los ejemplares que entran en la categoría del Perro Esquimal Canadiense son muy fuertes y pueden desarrollar una excelente velocidad en la carrera, son muy demandantes en cuanto a ejercitación diaria se refiere por la cantidad de energía y necesidad del trabajo que muestran.

Sin embargo, cuando son criados en casa son muy dulces con su familia adoptiva, demostrando bastante adaptabilidad al entorno humano, requieren de un dueño con carácter dominante y respetuoso, siempre está atento de su entorno aunque a veces se le ve despreocupado.

Apariencia general

Estos perros dan una sensación de fortaleza, se ven muy resistentes y lo son aunque no muestran visualmente lo rápidos que pueden llegar a ser precisamente por verse tan fornidos y deportivos.

Las hembras son un poco más sutiles, de huesos y músculos un poco más elegantes aunque son igual de resistentes.

Un hecho importante con respecto a la clasificación de su apariencia se dio en la Expedición de Miera durante el período 1819 al 1822 cuando varios exploradores notaron su gran parecido con los lobos, pero pudieron llegar a reflejar diferencias que luego fueron avaladas por genetistas y especialistas, entre ellas los tonos en sus patas delanteras y la forma y disposición de la cola, que en el caso de los Perro Esquimal Canadiense es más corta y más curvada hacia la espalda.

Altura a la cruz
Los Perro Esquimal Canadiense tienden a manifestar una diferencia entre los machos y las hembras, afectando también la estatura en ambos, por lo que los machos pueden medir entre 58cm a 70cm a la cruz (23 a 28 pulgadas) y las hembras ser un poco más bajas midiendo entre 50cm a 60cm (20 a 24 pulgadas).

Peso
El peso de este animal va ajustado a su tamaño y condiciones físicas, variando entre 30kg a 40kg los machos y 18kg a 30kg las hembras, el cual debe ser constantemente vigilado pues tiende a sufrir de problemas con el mismo, sobre todo si es educado como mascota.

Formas físicas.
Su boca y su trufa son negros, aunque a veces se presentan en tonos marrones dependiendo del
color de su manto.

Sus ojos son pequeños y ovalado, ubicados muy cerca del stop, generalmente delineados con el mismo tono de los labios y trufa, el color del iris puede ser celeste, verde muy claro, gris, marrón miel y marrón oscuro.

Sus orejas son altas y erguidas, de forma triangular, con la base gruesa y terminan en punta.

Su cola posee una buena longitud siendo medianamente larga, siempre la lleva en posición de alerta curvándola sobre el lomo, está inserta al finalizar la espalda, es muy tupida con un pelo abundante y plumoso, cubierta desde la base hasta la punta, sus colores cambian, van en función al tipo de manto del can, llegando a veces a ser bicolores.

Sus extremidades son rectas y proporcionales al tamaño y longitud de su cuerpo, sus huesos son muy resistentes, las patas traseras tienen los muslos con músculos poderosos, las patas delanteras las coloca rectas, las lleva cubiertas de pelo un poco más corto que el del cuerpo.

El pelaje del Perro Esquimal Canadiense es bastante abundante y espeso, es de constitución rígida y suave al tacto pero suficientemente resistente, este es un aspecto que diferencia a las hembras de los machos, ya que ellas llevan la capa sutilmente distribuida por todo su cuerpo teniendo un poco más alrededor del cuello debido a un poco más de piel que se acumula en esa zona, sin embargo, los machos, además de tener estas características le incorporan un toque un poco más dramático al poseer el pelo del cuello aún más grueso y exuberante.

Asimismo ambos géneros al entrar también en la categoría de Spitz tienen una doble capa de pelo, siendo una la externa y visible y la otra interna, pequeña y muy importante porque es la encargada de darle protección a la piel así como de ayudarle en la resistencia contra el frío.

En cuanto a los colores que presentan los perros de esta raza es de hacer notar que poseen una tipología muy variada, presentando una variación entre sus patrones al ser unicolores, bicolores, y blancos con manchas, en este sentido se puede encontrar un Perro Esquimal canadiense con la capa coloreada en diversas formas y saber que aún pertenecen a ese linaje, destacándose de la siguiente manera:

  • Con el manto todo en un tono blanco sólido, aunque también se les ha visto en tonos más oscuros como en negro o en plata.
  • Con el manto blanco sólido pero con manchas de algún otro color exclusivamente en la cabeza cubriendo sus ojos y orejas, dando la impresión de tener una máscara.
  • Bicolores: con una base blanca o plata y una mancha de otro color, que puede ser negro, gris, marrón o rojizo extendida sobre la cabeza, el lomo y la cola.
  • Con medias: de un tono sólido con manchas blancas en las patas y parte del abdomen.

Comportamiento con otros perros

Perro-Esquimal-Canadiense

El Perro Esquimal Canadiense por haber pasado tantos siglos trabajando en grupo para acarrear con los trineos y para cazar por el sustento es muy dado a compartir con otros perros, su espacio, su tiempo y en ocasiones hasta su sustento si fue obtenido en esfuerzo colaborativo y si ha crecido en ese tipo de entorno.

Sin embargo, sus juegos y capacidad de respuesta hacia otros canes es bastante ruda incluso comer en grupo es un espectáculo un tanto brusco, no del tipo que se acostumbra a ver entre mascotas de ciudad, por lo que si desea adoptarlo para convivir en un ambiente más controlado que en la naturaleza exterior deberá entrenarlo para que su comportamiento con otros perros sea más delicado.

Igualmente su nivel de socialización es muy bueno, pero si se ha alejado muy pronto de su madre y si no se mantiene en contacto con otros animales desde que es un cachorro, tenderá a ser desconfiado y agresivo, por lo que es importante codearlo desde muy pequeño con otros.

Por su parte, cuando viva en conjunto con otros canes va a necesitar encontrar autoridad, debido a que en su trabajo como perro de trineo seguía al guía principal de la manada, la que siempre es recomendable que sea vista en el amo y no en otro animal o que él se considere el líder, por lo que habrá que tratarlos a todos con respeto pero con la suficiente autoridad como para que no desvíe su atención y pretenda cumplir otras órdenes o hacerlas cumplir.

En el desarrollo y evolución de su conducta es substancial el entrenamiento y la guía constante, por lo que es significativo llevarlo diariamente, especialmente desde cachorro, a jugar y caminar en lugares donde haya presencia de otros animales y personas, para adaptarlo y convertirlo en parte de su rutina diaria.

Por otro lado, los animales en su mayoría y más los que han tenido que defenderse de depredadores tienen su instinto de conservación bastante activo por lo que va a responder naturalmente si llega a sentirse hostigado o amenazado, para lo cual será necesario adiestrarlo a que responda a las órdenes de mando para su control y tranquilidad.

El apareamiento del Perro Esquimal Canadiense

El hecho de que esta raza se encuentre hoy en día en peligro de extinción y el hecho también de que posea un linaje muy antiguo remontándose a más de 4.000 años hace que el tema del apareamiento de estos perros sea de especial atención, con el propósito de mantener vivo el linaje y evitar que se corra el riesgo de endogamia.

En este sentido puede asegurarse de llevar a cabo un correcto cruce de ejemplares asesorado por las casas avaladas en crías del Perro Esquimal Canadiense, donde le indicarán el programa para su reproducción y conservación.

Sin embargo deberá estar atento a las muestras de su cachorra para saber cuándo se encuentra en celo, en estos casos deberá tener sumo cuidado pues los perros no reconocen de razas ni edades cuando necesitan obedecer a la naturaleza y las muestras y el olor despedido por ella atraerá a todos por igual, para lo cual, si desea preservar la especie como pura necesitará aumentar su protección mientras pasan los días de peligro.

Esta etapa es muy notoria en las perras en celo pues comienzan a aumentar su producción de orina, también empiezan a dejar rastros de sangre en el piso y en muchas ocasiones se inflaman y pueden verse sus partes un poco más abultadas, algunas manifiestan un cambio de actitud asociado a un especie de malestar.

Generalmente es conveniente que el primer celo se deje pasar sin realizar ningún monte, pues la perra esquimal canadiense aún no estará en posición de soportar eficientemente una gestación, si lo haría, pero podría causarle problemas futuros, ya que sus órganos, músculos y huesos aún no están totalmente maduros y la gestación necesitaría de mayor control, de hecho, hay veterinarios que expresan que es mejor aguardar a que pase el segundo celo.

Una vez que su perra esté dispuesta para tener una camada es importante que escoja el semental para su reproducción basándose en su belleza, fortaleza, salud y comportamiento, estos animales son muy sanos pero tienen algunas condiciones hereditarias que debería tener en cuenta, como si han sufrido de problemas oculares, cáncer, despigmentación, entre otros.

Por su parte, el cuidado y correcta alimentación de la perra embarazada es fundamental en el éxito de la gestación, en la que se debe prevenir que no aumente demasiado de peso para que no sufra luego de dolores en su cadera o en sus codos, así como también se encuentre preparada para una próxima etapa de lactancia en la que deberá consumir suficiente agua  y la dieta recomendada por su veterinario.

Dieta y alimentación del perro Esquimal Canadiense

Perro-Esquimal-Canadiense

La alimentación se considera como un factor esencial en la vida y salud de todas las especies animales así como en la humana, siendo importante llevarla con un régimen apropiado aprobado por los especialistas en el tema de manera de poder colaborar con el bienestar y calidad de vida de la mascota.

Asimismo, cada perro tiene requerimientos calóricos propios de su constitución y de su estilo de vida, mientras más desgaste tengan mayor cantidad de suministros exigirán, aunado a ello cada raza tiene sus gustos en función a la vida que llevaban sus antecesores.

En este sentido el Perro Esquimal Canadiense tiene una historia en la que demuestra su independencia hasta en sus hábitos alimenticios en la que tenía que cazar por necesidad, convirtiéndose en un can carnívoro y amante de las buenas presas las que consumía crudas y directo de la fuente, acostumbrándose en muchos casos a compartirla con el resto de la jauría.

Es por ello que la mayor parte de la dieta de su can de esta raza debe ser basada en proteína animal, cocida o cruda, preferiblemente que sea carne de primera, siendo servida en la cantidad de gramos y cantidad de veces que el veterinario lo indique, en favor de proteger su peso y su salud.

Por su parte la cantidad de agua que ingiere es esencial, estos animales necesitan estar en climas fríos y tienden a sufrir de golpes de calor, por lo que asegurar que tengan una buena, accesible y limpia provisión de este líquido es primordial.

Sin embargo, el hecho de que generalmente el Perro Esquimal Canadiense haya tenido y tenga por preferencia un estilo de alimentación casero y netamente carnívoro no es indicativo de que pueda ser alimentado exclusivamente de esta manera, de hecho en los últimos años se ha adaptado muy bien al pienso y enlatados.

En este sentido, si usted desea tener en casa un perro de esta raza y acostumbra alimentar a su mascota con alimentos industrializados no se preocupe, simplemente asegúrese de que su pienso sea de la mejor calidad posible y que sea compuesto principalmente por proteínas, igualmente la cantidad en gramos y la cantidad de veces que deba servirle el alimento dependerá de las indicaciones de su especialista.

En esta búsqueda de la marca ideal puede revisar que el empaque indique el tamaño y la edad para la que está hecho, así como que además de proteínas animales como pescado, hígado y carne, también contenga vegetales, alfalfa, semillas de soja, hidratos de carbono, minerales y vitaminas A, B y D.

Este tipo de alimentación es muy recomendada por muchos debido a que posee una formación muy homogénea en cada galleta o cada grano, lo que ayuda a asegurar que su perro consuma la suficiente cantidad de nutrientes en cada bocado.

Por otra parte si tiene la posibilidad de escoger a su Perro Esquimal Canadiense antes de nacer es aconsejable que le permita la posibilidad de ser amamantado por su madre, la leche materna es uno de los primeros alimentos más importantes que cualquier cachorro debe tener, ayudándolo en su fortalecimiento inmunológico y en su desarrollo óseo y muscular, además le provee de formación social inicial.

Una vez haya sido destetado y haya superado la etapa de la papilla puede comenzar a incorporar la alimentación junior de su preferencia, bien sea casera o industrial, sin embargo muchos canes requieren de ayuda en su proceso de dentición y para evitar que sean muy destructivos o que el malestar los vuelva desobedientes puede adquirir un hueso de ganado bobino y permitirle que se calme en momentos, evitando que permanezca mucho tiempo con él para que no tenga un desgaste prematuro en los dientes.

Quizás uno de los elementos que más causa dudas en cuanto a la alimentación del Perro Esquimal Canadiense es el suministrarle golosinas o no, las que en realidad pueden ser muy buenas como refuerzo positivo en la etapa de entrenamiento, especialmente porque este es un can que requiere de estrategias para fomentar su obediencia, pero, deben ser administradas con control y darle exclusivamente las que son hechas para canes, como galletas, salchichas u otras especiales, nunca le dé parte de las sobras o golosinas de humanos.

Cabe destacar que muchos perros y sobre todo el Perro Esquimal Canadiense tiende a preferir la rutina en muchos aspectos, por lo que la comida puede ser uno de ellos, por lo que debería ser aprovechado para crearle hábitos alimenticios en cuanto al horario, lugar y tipo de comida a ingerir la que no es necesario que sea cambiada por otra con otro sabor a menos que el especialista lo indique.

Por último es significativo indicar que estos animales necesitan seguir a un rol dominante, hecho que juega a favor de su dueño al poder demostrarle que es quien le provee el alimento, siendo importante que sea él quien le sirva.

Cuidados generales

Perro-Esquimal-Canadiense

Los cuidados del Perro Esquimal Canadiense van adoptados en función a su formación y estructura física, el que a pesar de ser sumamente resistente requiere de su protección y manutención para favorecer su crecimiento y su longevidad, el que si se trata correctamente puede llegar a alcanzar los 14 años humanos de vida.

La primera y más importante característica es el ser del tipo Spitz conformados por dos capas de pelo, una interna vista como una lanilla pequeña pegada a su piel, la que además es muy sensible y predispuesta a sufrir de resequedad y la otra que es la capa externa visible, dando pie a formar una variedad de recomendaciones en su acicalamiento.

Entre estas recomendaciones está la frecuencia del baño, la que no debe ser muy continuamente pues su capa interna o lanilla de pelo tiende a maltratarse con el agua y jabón haciendo que se pierda y que se eliminen los aceites naturales que deben cubrir su piel provocando infecciones, caspa o irritaciones.

En este sentido el baño puede esperar hasta 7 o 10 semanas, especialmente después que hayan tenido una muda de manto la cual generalmente ocurre una vez al año en los cambios de estación, así pues, estas duchas deben ser esporádicas en parte porque el Perro Esquimal Canadiense no libera muy mal olor corporal rápidamente y en parte para protegerlo, siendo este período alterado por la presencia de mucha suciedad que no se pueda eliminar con el cepillado.

Sin embargo cuando se dé la necesidad de bañarlo, hágalo usando jabones o champú para perros, no use productos corrientes, ni perfumados, ni mucho menos los elaborados para humanos, esto puede dañarle la piel, afectarle el olfato y causarle mal olor, además procure bañarlo con agua a temperatura ambiente, no la caliente, e intente que sea un proceso rápido, lavado, enjabonado, enjuagado, y secado con toalla y con secador en aire frío, no lo deje húmedo pues esto también colabora con la resequedad de la piel.

Por su parte hay otra actividad que si debe hacerse con mucha más frecuencia y es la del cepillado, la que en el caso del Perro Esquimal Canadiense requiere que se le efectúe al menos tres veces por semana para ayudarlo a evitar o eliminar la formación de los nudos en su capa.

Para ello procure primero hacerle una revisión manual, hágalo sentir en calma, generalmente es un proceso agradable para ellos pues se sienten acariciados, revise con sus manos que no haya enredos en su pelaje y trate suavemente de deshacerlos, de igual manera puede revisar que no haya adquirido ningún parásito o insecto de jardín y se le haya pegado a la piel, lo cual es muy probable cuando tienen mucho contacto con el exterior.

Una vez haya desenredado los nudos con sus manos y haya tratado de eliminar los insectos que pueda encontrar, si es que no necesita un producto especial el cual es preferible que sea recomendado por su veterinario, proceda a cepillarlo con un peine de cerdas gruesas de punta redonda, esto también le ayudará en la eliminación del pelo muerto especialmente en la época de muda evitando que deje rastros por toda la casa.

Al respecto es valioso aclarar que la muda en estos perros no tiende a generar calvicie, ellos eliminan naturalmente pelo de su capa externa y de la interna reponiéndola rápidamente, en la que no debe aplicarle ningún producto a menos que vea que hay una expulsión anormal y su veterinario, luego de una evaluación, se la recomiende.

Continuando con estas recomendaciones de limpieza, se encuentra el cuidado de sus orejas, las que por mantenerlas erguidas absorben todo el viento que llega a su rostro, trayendo frecuentemente pequeños insectos que se pueden acumular en su conducto auditivo, por ello necesita de una revisión semanal en la que se debe inspeccionar que se encuentren limpias y sacar los agentes externos, asimismo en el momento del baño debe limpiar el oído gentilmente con tela cubriendo su dedo índice y humedecida en el aceite encomendado por su especialista.

Por último y siguiendo con las pautas generales para esta raza, que pueden variar dependiendo del can está la de revisar sus patas y sus uñas, ya que por ser un animal que prefiere los exteriores tiende a acumular semillas o restos del patio en sus patas procediendo a retirarlas con cautela.

La salud del Perro Esquimal Canadiense

Perro-Esquimal-Canadiense

Generalmente estos perros gozan de una buena salud, padeciendo de pocas afecciones de carácter hereditario como la displasia de cadera o de codo, que se forma en los primeros años del can debido a una anomalía en esos huesos y músculos, pero que puede ser minimizada si se detecta a tiempo, asimismo manifiestan predisposición a padecer enfermedades en el sistema ocular como cataratas o atrofia de la retina y por su parte algunos han tenido despigmentación de la nariz.

Cómo entrenar, educar o adiestrar un perro Esquimal Canadiense

Perro-Esquimal-Canadiense

Debido al gran parecido que tienen los ejemplares del Perro Esquimal Canadiense con los lobos se ha creído erróneamente que descienden de ellos y por lo tanto tienen el mismo comportamiento, lo que no es así, por lo menos no recientemente, siendo demostrado con estudios genéticos que estos perros poseen su propio linaje y temperamento, el que no llega a ser tan agresivo y mucho menos cuando se ha educado correctamente.

En este sentido, el entrenamiento para esta raza es en esencia el mismo que pueda tener cualquier otro perro de su tamaño y con sus cualidades, que además de poder acoplarse a una vida hogareña puede también ser educado para el trabajo como lo ha venido haciendo por muchos siglos.

Quizás uno de los factores especiales del Perro Esquimal Canadiense que lo particulariza es su necesidad de ejercitación y su rudeza en algunas acciones, que no lo hacen muy apropiado para tener una vida citadina pues necesita espacio, aunque se han encontrado pocos casos que han compaginado a la perfección, lo que da pie a entender que el adiestramiento continuo es la clave para él.

Es testarudo y combina muy bien la necesidad de trabajo duro con la tranquilidad de la relajación, decidiendo con bastante independencia, por lo que su entrenamiento debe hacerse con suficiente autoridad, necesita encontrar en su amo a un líder fuerte en sus órdenes y carácter, pero que sea respetuoso y afectivo, respondiendo muy bien al buen trato de los humanos.

En este sentido, se debe establecer un equilibrio en las estrategias para educarlo, pues aunque necesita de una voz de mando firme y sin titubeos o dudas, también requiere de paciencia, cariño y dedicación, siendo muchas veces preferible inscribirlo en algún instituto especializado en la educación de este tipo de perros o buscar una asesoría profesional, especialmente si no se tiene experiencia en animales con este tipo de carácter.

Asimismo la implementación de elementos que atenten en contra de su bienestar es totalmente inaceptable y no se reconoce como un programa efectivo, esto incluye collares para ahogarlo, cadenas, correas o cualquier herramienta para agredirlo, intente por el contrario escoger un estilo basado en el refuerzo positivo que fomente su autoestima y la unión entre usted y su mascota.

Por su parte, en el caso de que decida realizar el entrenamiento por su cuenta o que sea asesorado con un profesional, puede tomar algunas previsiones antes de comenzar con las sesiones como son en primer lugar esperar a que su cachorro tenga la edad prudencial para que asimile el aprendizaje, que sería a partir de los 3 o 4 meses de edad, estos animales tienden a madurar rápidamente pero en su primera etapa solo van a querer jugar y no prestaran la suficiente atención.

Una vez que haya alcanzado la edad y esté dispuesto a formalizar su educación, es beneficioso también que escoja previamente el lugar donde se efectuarán las instrucciones, el que debe ser relativamente tranquilo sin muchas distracciones, preferiblemente que sea un espacio privado que le aporte algo de intimidad, el cual cambiará a otro más público cuando su can haya comprendido todos los términos seleccionados.

Estas sesiones no deben exceder de 30 minutos diarios y preferiblemente con un descanso a medio tiempo de 10 o 15 minutos, siendo lo importante que su perro no se aburra o se irrite lo que hará que pierda el interés y la concentración, llevándose muy probablemente la paciencia de su entrenador lo que causaría una pérdida de esfuerzos.

De igual manera planifique cual es el término seleccionado a inculcarle día a día, siendo apropiado usar solo uno hasta que lo haya comprendido, si observa que no lo entiende déjelo descansar unos minutos y vuelva a intentar.

Estos términos deben ser claros y sin sinónimos, no importando el idioma que se aplique pues los perros no asimilan el lenguaje humano, generalmente ellos responden a la asociación que hacen entre nuestro lenguaje corporal y el tono de voz que usamos, reconociendo un sonido con la repetición de una acción.

Es por ello que es importante que se le muestre el bien que hace cuando ejecuta correctamente alguna instrucción, procurando felicitarlo con una sonrisa espontánea o una caricia, el uso de golosinas también es apropiado en estos casos demostrándole que puede tener una buena recompensa si obedece a su amo.

Igualmente se debe mostrar una reacción a cuando no solamente no ejecuta alguna orden sino que también viole las normas ya inculcadas, en las que se le debe hablar con total autoridad y retirarlo de lo que se encuentre haciendo, por ejemplo, si lo ve mordiendo un zapato dígale “no” con voz fuerte sin gritar y el rostro molesto, retírele el zapato y ofrézcale uno de sus juguetes, es casi seguro que no obedecerá a la primera vez por lo que usted deberá ser muy paciente y constante.

Comportamaiento del perro Esquimal Canadiense con los Humanos

Perro-Esquimal-Canadiense

El Perro Esquimal Canadiense ha tenido la obligación de trabajar para los humanos durante varios miles de años, ejerciendo una variedad increíble de funciones, llevando a los Inuit en sus trineos sobre la nieve cada vez que necesitaban mudarse en busca de mejores condiciones, o también llevaban sus suministros, los protegían de los osos y depredadores o les ayudaban en la caza, incluso algunos fueron asesinados para ser usados como alimento cuando ya no se encontraba nada y su pelaje se aprovechaba para la protección contra el frío, hasta su orina llegó a emplearse como con beneficios medicinales.

Se podría decir que los perros de esta raza dedicaron su vida a la evolución de una parte de la humanidad arriesgando su propia existencia en el mundo, pues se encuentran en un peligro latente de extinción.

Aun así, no fueron suficientemente apreciados, precisamente por tener un comportamiento tan dado a favorecer al hombre fue que se dejó de ver como un ser animal con necesidades propias y se le vio solamente como una herramienta, mejor dicho como una de las mejores herramientas para sobrevivir en zonas inhóspitas.

Esto da una idea de entender que los humanos tenemos una deuda con el Perro Esquimal Canadiense en ayudarlo a resurgir como especie y consolidarse nuevamente pero esta vez con una mejor respuesta, con familiares más agradecidos y comprometidos en proveerle una buena calidad de vida, respetando por supuesto muchos de sus instintos naturales.

En este sentido el comportamiento del Perro Esquimal Canadiense se ha desarrollado de una manera un tanto brusca especialmente cuando se trata de jugar, ejercitarse, trabajar y algunas veces comer, pues ha tenido que aprender a hacerlo por su cuenta y con otros animales, por lo que requerirá de entrenamiento para dosificar sus modales, aunque es muy probable que siga siendo demasiado a manejar para criarlo en una ciudad, especialmente las que son desarrolladas y requieren que las mascotas tengan cierta sutileza.

Asimismo, si usted reside en un suburbio, campo o ciudad más tranquila y con amplio espacio para entrenarlo y educarlo puede perfectamente considerarlo como una posible adopción, además de poder tener la posibilidad de asignarle responsabilidades en el trabajo que sean dignas y respetuosas de su formación aprovechando su fortaleza y capacidades, lo que le va a favorecer en su autoestima sintiéndose útil con su familia.

De hecho, estos animales son muy inteligentes lo que combinado con su fuerza y predilección por las actividades rudas se convierten en ideales para la vida en el campo, siempre que el clima sea frío, de lo contrario puede optar por practicar con el ejercicios que ameriten que se desenvuelva a sus anchas o que tenga que pensar en cómo resolverlos.

Por su parte, estos perros han demostrado tener una excelente habilidad para involucrarse con los humanos, que aunque muestran una actitud pasiva e independiente si sienten un especial cariño por los hombres que lo han incorporado a su hogar y que le dan afecto y respeto, llegando a ser sumamente leales.

Esta lealtad que se extiende a todos los miembros de la morada puede ser aprovechada para asignarle algunas funciones mínimas de protección, aunque no es precisamente un perro de guardia pues muchas veces se le ve despreocupado y relajado, sin embargo cuidará de los suyos como si fueran parte de su misma especie.

De la misma manera, el Perro Esquimal Canadiense, cuando ha sido criado en casa como mascota, puede llegar a crear un poco de dependencia en cuanto a la compañía de su familia, por lo que no toleran pasar muchas horas o días solos causando destrozos y molestando a los vecinos con sus ladridos.

Estos perros son como la mayoría de los Spitz muy ladradores, tienen una voz fuerte y pueden escucharse desde una distancia prudencial, siendo importante que se le eduque para acatar cuando se le pida que esté callado, generalmente no logran educarse para discernir cuando ladrar y cuando no, tendiendo a hacerlo cada vez que ellos lo consideren pero si pueden obedecer la orden de silencio.

Con respecto al trato que tiene con los niños en realidad es bastante bueno, son cuidadosos, juguetones y amorosos con ellos, pero sería recomendable que se entrenen para dosificar su comportamiento, pues son animales toscos que podrían sin querer lastimarlos.

Debe señalarse que el Perro Esquimal Canadiense requiere de una voz de mando fuerte, por lo que su dueño debe demostrarle carácter, que sienta que su líder puede llevarlo en su vida sin titubeos ni muestras de debilidad, de lo contrario se convertirá en un can un tanto testarudo y desobediente, pero el hecho de que requieran este tipo de liderazgo no significa que se le deba tratar con agresividad, por el contrario, esta raza se desarrolla muy bien ante buenos y dulces tratos.

Entorno ideal

Perro-Esquimal-Canadiense

El trato que han recibido los perros por los humanos ha venido siendo en su mayoría un tanto desagradecido con sus esfuerzos, dejándolos que se las arreglen solos aún y cuando ellos han trabajado duro para favorecernos, llegando incluso a poner en peligro la existencia de toda una raza como ha venido sucediendo con el Perro Esquimal canadiense.

Este animal ha pasado siglos colaborando con los humanos en su evolución y sin embargo ha tenido que ser rescatado de su entorno natural para ayudarlo a mantenerse como especie, afortunadamente ha conseguido quienes se han dedicado a ayudarlo.

Sin embargo esto ha hecho que los nuevos ejemplares de esta raza combinen sus habilidades innatas con otras un tanto más hogareñas y tengan más posibilidad de adaptarse a la vida como mascota, siendo necesario incorporarle elementos que lo hagan sentir en casa.

Generalmente los Perro Esquimal Canadiense han tenido una vida de exteriores, en la que su entorno se basa en el aprovechamiento de los recursos que tienen a su alrededor, durmiendo en grupos sobre la nieve y cazando para alimentarse, son especialistas en la detección de osos los que al parecer se han convertido en su presa favorita.

Quizás esto haga que lo ideal para él aunque no deba limitarse a ello, es que se le construya su espacio propio en los exteriores de la vivienda, preferiblemente en un jardín cerrado y controlado, sin embargo si es muy posible que se adapte más a la vida de campo o a los suburbios que a una vida citadina, pues su nivel de energía y su estilo tosco en sus juegos no son compatibles con la vida y las mascotas adiestradas en ciudades.

Asimismo estos animales requieren de su ejercitación diaria, pero no del tipo caminata o paseos cortos, su naturaleza lo ha programado para necesitar correr o realizar actividades que demanden un gasto calórico importante, por lo que es conveniente ubicar un buen espacio donde practicar con el los juegos para los que son aptos.

Otro de estos factores esenciales antes de adoptar a un Perro Esquimal Canadiense bien sea para incorporarlo como un miembro más de la familia o para usarlo respetuosamente como ayudante en el trabajo es que necesita vivir en un clima frío, mientras más baja sea la temperatura mejor, lo que hará que en algunas épocas del año usted tenga que eliminar la calefacción del sitio donde se encuentra para evitar que sufra de un ahogo por calor.

Es por ello que es contraindicado que se considere su adopción si se encuentra en una zona tropical o de clima caliente o incluso templado, la época de verano puede ser muy agobiante para él y ningún entrenamiento podrá ayudarle a que lo soporte, además su constitución física no lo aguantaría, siendo naturalmente proveído para vivir tranquilamente sobre la nieve y con temperaturas que van alrededor o por debajo de los cero grados.

En este sentido el Perro Esquimal Canadiense va a necesitar de la ubicación mínimo de un lugar propio para el descanso en el patio o jardín, que sea preferiblemente bien techado y un poco elevado del suelo con el propósito de evitar que se inunde en las épocas de lluvia y de que el can deje, en los pocos escalones, restos de agua o suciedad que traiga en sus patas, pero este lugar debe ser bien ventilado, para ello puede optar por colocarle ventanas o dejar un espacio de separación entre cada tabla de madera que conforman las paredes y el piso.

De igual manera es importante que, en el caso de ser incorporado a la familia como su mascota, tenga un lugar dentro de la casa, en la cual se comportará de acuerdo a la educación recibida en su fase de entrenamiento, siendo esta vital para que pueda convivir en el interior del hogar, dicha área debe ser ubicada también en la zona más fría de la casa, preferiblemente sin calefacción, donde se pueda sentir cómodo y bien recibido.

En ambos lugares no es necesario que le agregue gran cantidad de cosas, con solo incluir una manta, un colchón suave y algunos juguetes serán suficientes, siendo únicamente requerido que sean limpios y lavados con jabones sin aromas para evitar causarle alergias o malestares en el olfato.

Además de ello debe también ubicar un lugar donde servirle el alimento, que no sea el mismo donde duerme ni tampoco sea el mismo donde usted y su familia comen, pues tenderá eventualmente a pedir o a comer de las sobras humanas, dicho lugar debe tener fácil acceso y de fácil limpieza.

En cualquiera de los casos procure, una vez que lo haya instalado, no mudarlo ni mudar sus cosas, con esto él se sentirá considerado y eventualmente entenderá como usar cada zona, aprendiendo también a respetar las otras áreas del hogar y a saber dónde se puede jugar y donde no.