Saltar al contenido
PerrosGatosOnline.com

Perro de montaña de los Pirineos

Perro de montaña de los Pirineos
Perro de montaña de los Pirineos
5 (100%) 9 votes

Perro de montaña de los Pirineos: Tu nueva mascota

El Perro de Montaña de los Pirineos o Gran Pirineo como también se le conoce, es una raza de tipo moloso, pero a diferencia de otros de esta clase no se caracteriza por su musculatura, sino por su elegancia y majestuosidad.

Sus orejas son pequeñas y triangulares pegadas a la cabeza a la altura de los ojos, su estructura es fuerte y el pecho es ancho y profundo, sus ojos son pequeños y su cabeza no es muy grande en comparación con su cuerpo. Su pelaje tiene dos capas, una capa exterior larga y gruesa, y otra interna sobre el cuello y los hombros, donde forma un collar o melena, que suele ser más pronunciada en el caso de los machos para que puedan defenderse de los ataques de otros animales.

Sus rasgos son mucho más estilizados, por instinto es un perro guardián así que suelen convertirse en un gran protector de todos aquellos a los que considera su familia, algunos incluso han luchado con animales mucho más grandes, como osos por ejemplo, para proteger a sus dueños.

perro-pirineos

Esta raza de perro es una de las más antiguas del planeta, es originaria de Francia y España, específicamente de la cordillera montañosa del Pirineo. En la antigüedad se utilizaban mucho para guardar y proteger el ganado, ovejas, o simplemente las granjas o casas donde vivían. Por lo tanto, se crió para vivir solo, por lo que son por naturaleza muy independientes y suelen actuar en base a su percepción de las situaciones por las que atraviesa.

Por su gran tamaño son perros que suelen comer en grandes cantidades, lo ideal es tenerlos en ambientes amplios, grandes espacios, granjas u otros, donde puedan moverse con gran libertad; de lo contrario es necesario sacarlos a caminar por lo menos una hora diaria debido a que deben hacer ejercicio para no correr el riesgo de sufrir de obesidad.

Al momento de pasearlos es necesario hacerlo con correa ya que son muy curiosos y al estar en ambientes que no conocen pierden fácilmente el control explorando todo lo que consigan a su paso.

Una curiosidad acerca de esta raza es que en sus patas traseras, producto probablemente de algunos cruces que buscaban hacerlo un animal con mayor agarre, poseen 6 dedos y no 5 como el resto de los perros.

perro-pirineos

No es un perro muy longevo, suele vivir entre 10 y 12 años. El peso en el caso de los ejemplares machos oscila entre 50 y 57Kg, mientras que en las hembras entre 46 y 52Kg, en tan solo un año esta raza multiplica por cien su peso al nacer, crecen rápidamente.

Es muy independiente, pero se lleva genial con los niños, ya que la paciencia es una de sus cualidades sobresalientes. No se acobarda ante nada ni nadie, pero jamás se ha conocido un caso en el que un Perro de Montaña de los Pirineos ataque a sus dueños o algún miembro de la familia. Los problemas de conducta más habituales que suelen presentar son las actitudes destructivas o las conductas ladradoras, situaciones que pueden prevenirse fácilmente si se le dedica el tiempo adecuado para que haga ejercicio y/o se evita dejarlo solo por periodos de tiempo prolongado.

Esta raza se adapta con gran facilidad a los climas fríos, preferiblemente debe estar en condiciones por lo mínimo frescas debido a que se ven muy afectados por el calor.
Este es un perro estupendo para aquellas personas que no tienen experiencia en educar perros grandes, ya que no tiene predisposición a morder, es muy seguro y fuerte y logra imponerse con facilidad sin emplear la fuerza bruta.

Es un perro extremadamente reflexivo, de manera que interpone la reflexión a la acción, por lo general observa, evalúa y luego reacciona.

La raza de perros de Montaña de los Pirineos experimentaron muchas altas y bajas en los Estados Unidos, específicamente entre los años 2000 y 2010. La raza fue clasificada en la posición número 45 en el año 2000, pero, para el año 2010 había caído a la posición 71 de las razas más populares del país. Para el año 2013 esta raza se posicionaba en el puesto # 69.

Por su porte, belleza e inteligencia esta raza de perros ha participado en diversas obras, películas, por ejemplo, en la cultura popular Belle, de Belle et Sébastien novela de Cécile Aubry, es una perra de Montaña de los Pirineos.

Por otra parte, en la película del 2004 Descubriendo Nunca Jamás, el perro Landseer Newfoundland de J.M. Berrie es también uno de esta raza. Aparecen también en Horse Feathers, en King of Queens, e incluso en el programa de variedades de Corea “Feliz Domingo – 1 Noche 2 Días” donde la mascota de este programa es Sang Geun quien fue nombrada posteriormente “La mascota de la nación”.

La versatilidad del Gran Pirineo, con una gran disposición a adaptarse a vivir en las montañas, lo hace funcional en la actualidad para otras funciones como por ejemplo, perro de rescate en caso de avalanchas, tirador de carros, perro de ayuda para portar equipajes en viajes de trineo, y otros. Hoy en día esta es una de las razas más grandes y fuertes que existen.

Perro de montaña de los Pirineos

Historia y Origen

El origen de los Perros de Montaña de los Pirineos puede rastrearse hasta la época de las primeras migraciones humanas a lo largo de Europa occidental provenientes del sudeste asiático, estas migraciones llegaron hasta la cordillera Pirenaica a establecerse trayendo consigo sus rebaños los cuales eran parte de su fuente de sustento y para protegerlos de los predadores de las zonas conde se establecieron trajeron consigo grandes perros, una prueba de la relación genética de los perros de montaña de los pirineos es el parecido morfológico con otras razas esparcidas desde la época en otras zonas de Europa.

Una de las razones que dan certeza de la existencia del perro de montaña de los pirineos desde épocas antiguas es la permanencia de estos hasta la actualidad en estas zonas montañosas hasta la actualidad, estos aún se dedican a proteger a los rebaños que pastan en los ricos pastizales de la zona protegiéndolos de los osos y lobos que los acechan.

Pero también existen documentos que dan testimonio del uso del perro de montaña de los pirineos para la protección de los castillos de Foix, Lourdes, Pau, Orthez y Carcasona, los cuales estaban ubicados en la parte norte de la cordillera.

Así mismo se sabe que a principios del siglo XVI Fueron llevados por los pescadores vascos a Terranova en donde fueron cruzados con retrievers negros que habían sido importados a la zona por inmigrantes ingleses y de este cruce es originaria la raza Terranova.

perro-pirineos

A partir del siglo XVII los perros de montaña de los pirineos comenzarían a ser conocidos fuera de la cordillera Pirenaica concretamente en el año 1675 el Delfín de Francia de seis años de edad se enamoró de un cachorro de estos y se lo llevo consigo a la corte de Versalles y fue a partir de esa época que todo aristócrata que se preciara valoraría tener un Patou, nombre con el cual fue conocido desde entonces en Francia.

El Perro de Montaña de los Pirineos sería conocido como Patou entre la aristocracia francesa pero vivió sus peores momentos durante la revolución francesa pues sería visto como símbolo de la nobleza arrogante y fue objeto de la violencia que se vivió en la época.

Estos grandes perros serían apreciados por su belleza y elegancia y por sus habilidades innatas razón por la cual serían apreciados en el resto de Europa y posteriormente en America lugar a donde fueron importados por el general Lafayette en el año 1824. Luego fueron introducidos en Australia en el año 1843 para la protección de rebaños.

A principios del siglo XX la población de depredadores en la cordillera había disminuido y los pastores de la zona comenzaron a restarle importancia al perro de montaña como perro de resguardo del ganado de modo que la cantidad de ejemplares que habitaban la zona comenzó a disminuir a tal punto que casi desaparecieron, para evitar su desaparición y resguardar su tipología original se creó en 1907 “el pastor club” este club redactó en julio de ese año el estándar de la raza.

En la época de la primera guerra mundial el perro de los pirineos sufrió nuevamente los embates de la violencia humana pero en esta oportunidad no sería tanto objeto de ella sino que a consecuencia de los azares de la guerra quedó casi en el olvido y su población se vio seriamente diezmada, en el año 1923 se realizó la “Reunión des Amateurs de Chiens Pyrénéens” que sustituyó al antiguo “pastor club” y se encargó de redactar el nuevo estándar oficial de la raza para luego afiliarse a la Société Céntrale Canine.

Tanto en la primera como en la segunda guerra mundial el perro de montaña tuvo un papel crucial de trabajo con las tropas siendo usado como perro de carga y al final del último conflicto armado comenzaría a ser criado como perro de compañía debido a su belleza y gentileza además de su instinto protector.

En noviembre del año 1978 se realizó el Coloquio internacional de fauna pirenaica donde se abogó por la reintroducción del perro de montaña a su habitad natural como perro de resguardo del ganado en la cordillera pirenaica.

En 1980, René Schmitt técnico gubernamental, le da un trabajo a título experimental al perro de montaña usándolo para proteger rebaños ovinos que habían sido introducidos en la zona y usó al perro de montaña del cual se había comprobado durante siglos su eficacia en la protección contra osos y zorros pero esta vez su interés era proteger los rebaños contra perros silvestres que atacaban a los mismos, teniendo gran éxito en su experimento.

En 1989 se crea la asociación la Asociación para la promoción de animales de protección, en 1992 el instituto francés de cría colabora con la asociación dando como resultado el programa nacional de perros de protección de rebaños. En febrero de 1996, 105 explotaciones ovinas ubicadas en Francia utilizaban más de 150 perros de protección.

Así mismo en numerosos países del mundo se introdujo el perro de montaña para la protección de rebaños y como perros de resguardo en casas de familia, hasta la fecha se han censado 15000 ejemplares.

Características de la raza

perro-pirineos

Su constitución física imponente hace que sea un perro comúnmente usado en labores de pastoreo, vigilancia, guardia y defensa, aunque nadie puede negar que como perro de familia es un amor.

Las características físicas predominantes en el perro de montaña pirineo es su gran tamaño, imponencia y proporciones, infundiéndole temor al bandido más temerario que quiera asaltar el hogar en donde la familia del gran pirineo descansa.

Fijándonos en cada parte de su cuerpo podemos ver que la cabeza es proporcional al cuerpo, pero como característica principal de esta zona está las zonas aplanadas cada lado de la misma. La trufa debe ser negra y los ojos deben ser pequeños en forma de almendra, de color deben tener el ámbar. Las orejas del gran pirineo son pequeñas, en forma de triángulo y ovaladas en su punta, se ubican a mediana altura en su cabeza y caen a ambos lados de la cabeza.

Su altura es buena, sin embargo, esta se ve un poco opacada por su largura, por lo que puede decirse que no es muy proporcional en cuanto a estas características, dándole un perfil en forma de rectángulo. Todo su cuerpo cuenta con buena musculatura y robustez, el pecho del perro de montaña de los pirineos cuenta con buena fuerza, anchura, musculatura y profundidad.

La cola del gran pirineo es larga y debería alcanzar sin problemas el corvejón. Normalmente la lleva curva sobre la espalda, aunque solo la punta descansa sobre la espalda. Esta raza posee dos espolones en las patas traseras.

El pelaje del perro pirineo es denso, liso, largo y suave al tacto en varias zonas menos en la espalda y los hombros. Puede ondularse en zonas en donde crece con mayor rapidez y es más denso como el cuello y la cola. El pelaje debería ser de color blanco, pudiendo tener o no manchas en las orejas, la base de la cola o la cabeza. Las manchas únicamente pueden ser de color gris, amarillo débil o naranjas.

Los machos pueden alcanzar una altura de 80 cm como máximo, acompañados con un peso de 50 kg. Lo mínimo aceptable para considerar que un perro de montaña de los pirineos macho está sano o es un ejemplar puro es una altura de 70 cm y un peso de 36 kg.

En el caso de las hembras la estatura puede oscilar entre los 65 y 75 cm y el peso entre 38 a 45 kg.

El perro de montaña de los pirineos es un perro robusto y fuerte por naturaleza, características que no fueron tocadas por el hombre, pero que supo aprovechar muy bien para el cuidado de ovejas y terrenos.

Es un perro que, aunque se crio en las montañas, tiene tendencia a ser un poco sedentario. Le encanta sentarse a mirar todo su entorno, incluyendo a las personas extrañas que pasen de aquí a allá para descartar la presencia de un intruso.

El gran pirineo tiene una expectativa de vida de entre 10 a 12 años si es cuidado de manera óptima, mucho menos que un perro pequeño, pero es necesario recordar que los perros de gran tamaño sufren enfermedades degenerativas de una manera acelerada, además que sus órganos se van degenerando con mayor velocidad.

Es un perro que babea, por lo que tendrás que acostumbrarte a ver rastros de baba en donde habitualmente se pasea, no ronca, pero si es bastante ladrador al ver a extraños, tanto animales como personas.

Es un perro ampliamente difundido por el mundo debido a su fuerza y potencial peligro para intrusos que busquen hacer daño a la familia. Además, se trata de un gran perro mascota, por lo que es una elección adecuada si sabes cómo adiestrar a perros de gran tamaño para que te obedezcan.

Comportamiento con los Humanos

perro-pirineos

El perro pastor de las montañas pirineas produce tanto respeto como su propio nombre, es un perro que está dispuesto a todo para proteger a su familia, lo cual incluye claramente el sacrificarse para que su amo pueda salvarse de un asaltante o alguien que quiera hacerle daño. Son perros extremadamente fieles con su amo si este crea una conexión especial con él, pero, así como puede ser severo, también puede ser cariñoso, amigable y muy dulce con los miembros de la familia y claramente su dueño.

El gran pirineo es un perro que está dispuesto a llevar una vida tranquila y rural o semi-rural, no es recomendable para grandes ciudades a menos que tenga una buena área verde cerca que pueda vigilar y así sentirse útil y encontrarle un propósito a su vida.

El dueño de un gran pirineo nunca debe adoptarlo o comprarlo debido a su aspecto, ya que si no tiene ningún tipo de experiencia con perros este puede doblegarlo y demostrar un carácter dominante, independiente y testarudo en gran manera, por lo que si adquieres uno debes conocer desde ese mismo instante los conceptos básicos e intermedios de adiestramiento canino.

Si no conocer estos conceptos más adelante te daremos a conocer algunos para que despierte tu interés y seas capaz de educarte para que puedas educar a tu cachorro después.

El perro de las montañas pirineas es un perro que disfruta de la tranquilidad. Le gusta estar acostado o sentado mirando “sus dominios” como hacía la manada en las montañas de donde procede. Los humanos que habitaron con él por primera vez lograron el hito de domesticarlo y convencerlo de que cuidase a las ovejas a cambio de un plato de comida seguro, lo cual repitieron durante décadas, tanto, que esta habilidad de protección se ha quedado grabada en ellos.

En las montañas se escuchaban a lo lejos los ladridos de estos perros cuando divisaban a un intruso. A modo de advertencia sus ladridos eran cada vez más insistentes a medida que se acercaba, de esta manera lograban alertar a su amo antes de que tuvieran que actuar por su cuenta (en una granja normalmente había más de uno). Esta característica se arraigó en todos los pastores pirineos, por lo que se constituyeron como perros ladradores.

La etapa de cachorro de estos perros normalmente dura un año, aunque la madurez sexual de algunos puede llegar a los dos.

Al gran pirineo le gustan mucho los paseos, especialmente si los llevas a zonas verdes amplias para que se sientan libres y su instinto explorador aflore. Estas caminatas deberán ser frecuentes y de al menos 60 minutos divididas en varias al día y cortas o una sola larga.

A los grandes pirineos les agradan las familias sedentarias ya que ellas tienen un ritmo de vida rutinario y tranquilo, tal como la personalidad de esta raza, forjada con el día a día en las montañas pirineas.

Para que este perro pueda ser apto para la tenencia en el hogar indiscutiblemente debe ser socializado. Un perro pirineo de las montañas puede ser un perro peligroso si no se socializa ya que en cuanto detecte una amenaza puede simplemente decidir actuar por su cuenta, atacándole y metiendo en problemas a su dueño si la persona atacada era un servidor público o una persona que iba pasando y resulta que el territorio no contaba con vallado.

Socializar quiere decir hacer que entre en contacto con otros perros y personas, el mayor número posible de estos mientras aún es un cachorrito y ya esté vacunado. De esta manera entenderá que no es necesario atacar con agresividad extrema a una persona a menos que se cumplan ciertas condiciones como que esta haya atacado a su amo, se encuentre directamente su territorio o actúe de manera muy sospechosa muy cerca del territorio que guarda.

Para ser el dueño de un perro de esta raza también tendrás que tener bastante paciencia debido a la testarudez típica de este perro producto de tantos años de independencia en las montañas pirineas.

Es conveniente que toda interacción con niños sea vigilada ya que no es un perro que tenga tanta paciencia con los pequeños como otras razas más dependientes y juguetonas. Antes de que uno de estos perros entre en contacto con un niño es necesario que este sea educado por sus padres para que no exista en él un comportamiento que tenga que hacer defenderse al pirineo.

De resto el pastor de las montañas pirineas siempre cuidará de los niños con su propia vida, como si se tratasen de ovejas.

Comportamiento con otros perros

perro-pirineos

Este es un perro sumamente territorial, por lo que quizás no le guste que otro perro macho que hayas adoptado venga a reclamar, así como así, parte del territorio que le corresponde. Por lo que tendrás que comenzar un proceso de adaptación que puede tardar semanas en completarse satisfactoriamente.

La competencia por la comida puede desencadenar dificultades en su relación con otros perros ya que se trata de un perro algo glotón que no le gusta compartir su comida con otros miembros de la manada, por lo que para que esto no sea el carburante del caos cada perro deberá contar con su propio plato de comida, de modo que cada perro encuentre su alimento sin necesidad de entrar en disputas con los demás.

Un punto en contra de esta raza es también su necesidad de alimento. Estamos hablando de una raza grande y robusta, por lo que requiere una cantidad bastante considerable de croquetas al día. Lamentablemente esto muchas personas no lo toman en cuenta, por lo que terminan dando en adopción a su perro grande, una práctica cruel, pero al final necesaria ya que no pueden mantenerlo.

Examina tu presupuesto ahora mismo y al cabo de 10 a 13 años para que puedas saber si puedes mantener económicamente al perro de montaña de los pirineos, incluyendo las visitas al veterinario, las desparasitaciones y su alimentación.

perro-pirineos

El perro de las montañas pirineas puede pasear perfectamente con otros perros, lo cual te será un alivio ya que sacar a cada perro por la extensión necesaria para que se ejerciten y recreen puede drenarte una gran cantidad de tiempo en tu día a día. Estos paseos deben durar por lo menos una hora. Si un día no puedes sacarlo entonces deberás jugar con él dentro de tus terrenos, los perros pirineos aman la interacción con su amo por medio de los juegos. Aprovecha estas ocasiones para socializarlo con otras mascotas siempre.

Puedes tener otros perros de guardia y defensa en mente, pero lo que te hará decidirte por un pastor de los montes pirineos como perro de vigilancia y mascota es su capacidad de seguir un patrón preestablecido por él mismo para la vigilancia de todos los rincones del hogar.

Puede quedarse quieto viendo el lugar, pero de un momento a otro se levantará y comenzará a seguir un patrón que él mismo cree. Esto lo ideó el perro de montaña pirineo para evitar que cualquier amenaza se acercare demasiado a las ovejas, advirtiendo al pastor minutos antes de que llegue y dejándole en claro al intruso que no es bienvenido.

Para evitar pleitos con otros perros callejeros o que se escape en la búsqueda de la hembra en celo cerca de su hogar es necesaria una barrera física, sin excepción. Las barreras basadas en tecnología diversa que espanta a los perros no funcionan ya que esta raza no tolera muy bien las incomodidades de estas si se trata de cuidar la integridad de su territorio.

Dieta y alimentación

La alimentación del perro de montaña de los pirineos es muy importante planificarla y balancearla.

perro-pirineos

Es un perro de un gran tamaño por lo que los gastos asociados a su alimentación son bastante considerables. Un perro adulto adulto puede comer hasta un total de 800 gr de croquetas a diario si al contrario de como se espera es muy activo, por lo que antes de adoptar deberás chequear tu economía y evitar así el tener que darlo en adopción a una persona que si pueda alimentarlo correctamente.

Otro aspecto a tener en cuenta es que la alimentación de estos perros durante su etapa de cachorro debe comenzar con la lactancia materna y luego de que aparezcan los dientes y su madre se niegue a seguir alimentándolo de esta manera entonces deberá comenzar a alimentarse con croquetas humedecidas por ti, las cuales si bien deben ser un poco duras para poder estimular el crecimiento de los dientes también deben ser blandas para que no se hagan daño al masticar.

Un cachorro a partir de los 3 meses de vida deberá comer cuatro veces al día un total de 350 a 400 gr de croquetas diarios. Es decir, repartir dicha cantidad de croquetas en cuatro porciones. Después, a los 4 meses deberá comer una cantidad de 545 gr de croquetas a diario repartidas igualmente en cuatro comidas al día.

A partir de los 5 meses es que tendrá que comer un total de 530 gr de croquetas repartidas en cuatro comidas, y a los 6 meses ya podrá comenzar a comer unos 530 gramos repartidos en dos porciones de croquetas, es decir, 215 gr de croquetas en cada plato.

Es conveniente comenzar la alimentación de tu pastor de las montañas pirineas cachorro con croquetas ya que si lo comienzas con comida casera deberás tener mucho cuidado con el balanceo de los ingredientes ya que un cachorro necesita abundancia de proteínas, grasas buenas, carbohidratos en menor medida y por supuesto vitaminas y minerales en pequeñas cantidades para evitar desperfectos en sus articulaciones.

Procura desde que desde cachorro reciban una alimentación de primera calidad, puesto que este alimento tiene casi todos los componentes que necesitan los cachorros para mantenerse con una salud óptima, algo difícil de alcanzar con croquetas de mediana calidad o con alimentación casera.

La alimentación de un perro de montaña adulto por su parte, inicia a partir de los 7 meses de edad y debe constar con 520 gr de croquetas repartidas en dos porciones. Lo cual quiere decir que necesitarás comprar sacos de entre 18 y 25 kg para garantizarle la alimentación durante un mes y algunas semanas.

Si tu perro se muestra especialmente activo, corriendo de aquí a allá o trabaja actualmente como perro pastor necesitará un total de 600 gr de croquetas al día, pudiendo ser variables si es que notas que tu perro está engordando.

Si te parece mejor alimentar a tu perro de montaña con comida casera, entonces deberás seleccionar alimentos que contengan buena cantidad de proteínas, como pueden ser las carnes, los granos, los huevos y algunos tipos de verduras y frutas. Esto lo deberás acompañar con una fuente sana de carbohidratos, como puede ser el arroz, la harina de trigo y de maíz. Finalmente puedes colocarle una pizca de aceite de oliva y ya tendrías un plato fantástico.

También debes saber que determinados ingredientes pueden resultar tóxicos para la mayoría de los perros, tales son el aguacate, el ajo, el corazón de la manzana, las papas semi-cocinadas, el chocolate, el alcohol, la cebolla, los frutos secos, las uvas, la yuca entre algunos otros.

Mientras que los ingredientes saludables para la alimentación de un perro son el arroz, la harina de trigo o maíz, la calabaza, la lechuga en poca cantidad, las papas bien cocinadas y en poca cantidad, las zanahorias, las carnes de ternera, cabra, pollo o pescado, frutas como la manzana sin las semillas en pocas cantidades, plátano y lechosa y algunos tipos de granos como los frijoles blancos y negros como las lentejas.

Todo lo que debes hacer es balancear los ingredientes para obtener un plato sano. Si en cambio quieres alimentar a tu perro con las sobras debes saber que estas no deben contener ninguno de los ingredientes que resultan nocivos para la salud de los perros y tampoco deberán contener sal ni condimentos.

Salud y cuidados generales

perro-pirineos

El gran pirineo es un perro que posee una salud de hierro gracias a las bondades genéticas de vivir aislado en las montañas pirineas, pero como perro de casa y tú como dueño él pasará a depender de ti, por lo que debes seguir una cantidad de pautas y pasos considerable para mantenerlo en buena forma y con buena salud física y mental. No te preocupes ya que ahora mismo te contamos cuales son:

Alimentación cuando es recién nacido, vacunación y desparasitación

Todo gran pirineo comenzó siendo un pequeño pirineo. El pequeño pirineo tiene muy pocas oportunidades de sobrevivir sin una correcta vacunación ya que existen enfermedades que aprovechan las vulnerabilidades de los cachorros y pueden matarlos en poco tiempo.

Empezaremos hablando del manto del gran Pirineo, pues debido a que posee el pelo largo será imprescindible seguir una rutina de cepillado de, al menos, dos veces a la semana. En las épocas de muda de pelo será necesario hacerlo cada día para eliminar correctamente el pelo muerto y lograr un buen aspecto. Le bañaremos cada 2 o 3 meses, aproximadamente.

En cuanto a sus necesidades psicológicas nos encontramos con que es un perro muy susceptible al síndrome de encierro, que no es otra cosa de estresarse mucho si siente que el espacio con el que cuenta no es suficiente o si siente que en su vida no está siendo útil al hogar por medio de la vigilancia.

perro-pirineos

Lo que tienes que hacer para cuidarlo bien en cuanto a su entorno es hacer que cuente con un buen espacio para que pueda esparcirse y vigilarlo, cosa que ama ya que desciende de perros pastores y con ello se sentirá especialmente útil, por lo que podrá ocupar su mente en ello.

También necesita al menos una hora de ejercicio de medio o alto impacto al día, ya que se trata de un perro que practica el sedentarismo.

Dado que practica el sedentarismo tenemos que se trata de un perro que explota en energía cuando practica actividades físicas, por lo que perfectamente podrías practicar junto a el atletismo, senderismo o simplemente caminar o trotar en su compañía.

Estas actividades, si tienes un jardín lo suficientemente grande, puedes llevarlas a cabo en tu casa si no tienes tiempo disponible para salir, aunque a tu perro no le gustará la idea de que esto sea muy a menudo ya que le encanta conocer nuevos senderos.

El perro pastor de los pirineos es un perro con un pelaje espeso por lo que no deberás encerrarlo nunca, ni tampoco encadenarlo, ya que fácilmente puede padecer un golpe de calor. Estando en libertad, pero en un terreno delimitado podría correr para refrescarse o buscar un lugar más frio para tumbarse.

Otro aspecto del cual ya hablamos es el de la alimentación. El dotarlo con una buena alimentación con croquetas alternada con comida casera le dará a tu perro una alimentación variada y de calidad, eso si, cuando alimentes a tu perro con comida casera deberás prestarle especial atención a su boca, limpiando sus dientes con un cepillo de dientes pequeño para que no aparezca el sarro.

El perro de montaña pirineo también es un perro sumamente inteligente, por lo que necesita actividades que entrenen y aumenten su inteligencia, como permitirle escoger en que puño está el bocadillo, esconderle bocadillos en diferentes lugares para que entrene su olfato y además el tener sesiones de entrenamiento para que así puedan interactuar mejor.

Sumado a esto, el pastor de las montañas pirineas es un perro que puede tener diferentes condiciones de salud adversas, como por ejemplo la displasia de cadera, la luxación patelar, la osteosarcoma y la torsión gástrica, esta última siendo mortal si no se trata en al menos las seis horas posteriores.

Además, para evitar que tu perro muera antes de llegar a la adultez deberás visitar al veterinario para que le coloque las vacunas en contra de algunas enfermedades mortales mientras es cachorro, como el distemper canino y la parvovirosis.

Con estas vacunas y cuidados frecuentes con el veterinario cada 6 meses, solo por precaución, tu pastor de las montañas pirineas podrá vivir entre 10 y 11 años de vida, lo cual es poco aun para un perro de gran tamaño, pero debido a su gran tamaño es que esto ocurre.

Cómo entrenar, educar o adiestrar un perro de montaña de los Pirineos

perro-pirineos

El gran pirineo necesita tener un tiempo adecuado junto a su madre pues el cachorro necesitará aprender las conductas adecuadas que esta le enseñe y le sirvan para defenderse en la vida. El tiempo más recomendable para independizarlo de su progenitora es alrededor de los dos meses de edad, puesto a que en este tiempo ella le enseñará a controlar sus ansias de morder, aprenderá a cómo desarrollar su lenguaje canino a través de sus interacciones y entre otros comportamientos que solo podrá aprender junto a su familia perruna.

Sin embargo, cuando se adopta a un perro de esta raza hay que tener en cuenta que todavía hay mucho trabajo con respecto a la socialización, la cual engloba diferentes elementos, como la convivencia e interacción con distintas razas de perros, gatos y personas en donde también conozcan cómo tratar con niños.

Es fundamental no dejar pasar algunos detalles a la hora de la socialización, como lo son el lugar y los ruidos a los que este expuesto el cachorro, ya que esto influye en buena o mala manera. Lo mejor para las primeras veces que se socialice es un ambiente tranquilo para que preste la mayor atención posible al nuevo individuo que se le presente.

El gran pirineo tiende a ser una raza independiente y segura de sí en la adultez, pero aun así hay que trabajar para enseñarle a eliminar los comportamientos inadecuados y los miedos, esto lo hará un perro integro. Si tiene una socialización adecuada desde cachorro será un acompañante fiel y divertido con su familia, pero seguirá siendo precavido con los extraños, nunca llegando al extremo de la agresividad a menos que la vida de su amo esté en riesgo.

Para fortalecer la obediencia debe contar con un entrenamiento adecuado desde cachorro. En esta etapa no hay que darle mucho trabajo y tiempos prolongados de entrenamiento, los cachorros no tienen tanto aguante como un perro adulto además de que afectaría al correcto desarrollo de su crecimiento, por lo tanto, podrá aprender ordenes simples como sentarse, dar la pata o alguna otra que no requiera de mucho esfuerzo físico, esto fomentará su obediencia de la mejor manera.

Cuando ya un ejemplar es adulto se le pueden dar tareas más complejas como traer un objeto, mantenerse quieto en un lugar o mantener cierto ritmo en los paseos, algunas de estas órdenes tendrán más elementos de memorización de palabras y conductas que deben cumplirse con ellas. Siempre debe mantenerse la práctica de las ordenes que tenga aprendidas para así reforzarlas y que no las olvide.

Uno de los detalles más importantes para el entrenamiento es el refuerzo que se le dará al perro. Existen dos métodos, el refuerzo positivo y el entrenamiento por medio de castigos. El refuerzo positivo consta de premios que se le darán cuando el perro logra completar una orden, así se ocupará por repetirla y ser recompensado de nuevo, pueden usarse tanto golosinas o caricias como método de convencimiento.

Por otro lado, el entrenamiento por medio de castigos no es muy recomendable para el perro, ya que sus acciones se basarán en el miedo a ser golpeados si no cumplen una orden de la forma requerida, esto podría desencadenar conductas como miedo y desconfianza hacia su dueño.

Los comportamientos inapropiados más comunes de la raza son el ladrido excesivo y las conductas destructivas, estos pueden ser muy molestos si no se controlan.

Para evitarlo los mejores métodos son poner en practica alguna actividad que lo mantenga ocupado como el ejercicio o el entrenamiento, de esta forma se distraerá y dejará de invertir su energía en causar problemas, también hay que evitar dejarlo sin compañía o mantenerlo en lugares retirados del círculo familiar ya que esto desencadena los problemas de conducta.

En resumen, pasar tiempo de calidad con nuestro perro es la solución para muchas de estas malas conductas, además esto nos ayudara a estrechar lazos con nuestro peludo amigo.

Entorno ideal

El entorno del perro de las montañas pirineas es vital tanto para su salud física como mental. Teniendo un buen entorno esta simpática raza tendrá la capacidad de ejercitarse y lo más importante, trabajar como perro de vigilancia, tal como lo hacía antiguamente en las montañas, salvando a las ovejas de cualquier peligro que se presentaba en el entorno.

Este perro logró crear un elaborado sistema de vigilancia, con el cual creaba un patrón de caminatas, siendo capaz de divisar a cualquier amenaza a lo lejos, lo cual le permitía actuar de manera temprana, salvando a las ovejas casi siempre.

El pastor de las montañas pirineas actual conserva algo de esa conducta, por lo que se le debe ofrecer un entorno en el cual pueda patrullar de vez en cuando. El entorno deberá ser espacioso, contar con áreas verdes y como añadimientos de calidad alguno que otro árbol o arbusto y otras decoraciones naturales que lo enriquezcan y lo hagan interesante para él.

El perro de montaña de los pirineos, como cualquier otro perro, tiene necesidades puntuales de entorno las cuales señalaremos a continuación:

Un lugar para tumbarse a vigilar o descansar

Es necesario para que el gran pirineo se sienta en casa un lugar en donde pueda descansar. Pensarás que puede echarse en cualquier parte de su preferencia, pero lo cierto es que tu perro necesitará un lugar con sombra, a prueba de inundaciones y en donde pueda abrigarse del frio o la lluvia.

Puedes colocarle una cama para perros en la zona techada del patio de tu casa, en esa cama usualmente lo encontrarás, aunque quizás decida tumbarse cerca de alguna zona frecuentada por la familia para poder mantener también vigilada a las “ovejas” que conforman su familia, por lo que es conveniente que esta cama la coloques en un lugar cercano al hogar, como cerca de la cocina o junto a la puerta trasera del hogar.

Queda a tu elección el colocar una segunda cama dentro del hogar si cuentas con el suficiente espacio.

Que su terreno tenga una clara delimitación física

Existen diferentes elementos en el mercado que prometen que tu perro no se escapará, aunque no exista una barrera física entre él y el entorno que lo rodea, pues bien, ignóralos ya que el pastor pirineo es capaz de atravesarlas y soportar el aturdimiento de estas con tal de alcanzar a un “intruso” que esté cerca de casa.

Dada la desconfianza con las personas extrañas de la cual hace alarde el gran pirineo el no tener un vallado físico es un peligro, tanto para los vecinos como para ti, no vaya a ser que ataque a alguien que en realidad era inocente y además de multarte condenen a tu mejor amigo a la muerte.

Si ya tienes un vallado es un gran paso, pero debes asegurarte que es lo suficientemente alto ya que el gran pirineo es un gran deportista y asume riesgos si se trata de proteger el terreno, siendo capaz de herirse a sí mismo con el cercado o saltar al ataque si no se encuentra muy bien socializado.

Consideraciones antes de traer a un gran pirineo a casa

Antes de que traigas a un gran pirineo a casa deberás saber que es un cachorro bastante mordelón, por lo que deberás quitar de su camino cualquier cosa valiosa que te pertenezca, incluyendo zapatos, el control remoto de la TV, Smartphone, dinero en efectivo y productos que puedan resultar venenosos para él, tales como desodorantes, pasta de dientes, perfumes entre otros.

El cachorro de gran pirineo es un cachorrito especialmente travieso, capaz de hacer varias travesuras a lo largo del año de vida que durará esta dulce etapa, por lo que debes estar prevenido si no lo has visto desde hace algún tiempo ya que alguna travesura estará ocurriendo en ese momento.

Es importante que no le pegues si lo ves haciendo una, tan solo incórdialo con un “no” para que sepa que lo que está haciendo está mal.

Para evitar que estas travesuras ocurran deberás comprarle todo tipo de juguetes masticables con los que pueda pasar el tiempo, cuando lo veas jugando con sus juguetes felicítalo con gran alegría para que entienda que debe jugar con ellos en vez de con tus Jordan.