Saltar al contenido
PerrosGatosOnline.com

Perro de montaña de los Pirineos

Perro de montaña de los Pirineos
Perro de montaña de los Pirineos
5 (100%) 9 votes

Perro de montaña de los Pirineos: Tu nueva mascota

El Perro de Montaña de los Pirineos o Gran Pirineo como también se le conoce, es una raza de tipo moloso, pero a diferencia de otros de esta clase no se caracteriza por su musculatura, sino por su elegancia y majestuosidad. Sus orejas son pequeñas y triangulares pegadas a la cabeza a la altura de los ojos, su estructura es fuerte y el pecho es ancho y profundo, sus ojos son pequeños y su cabeza no es muy grande en comparación con su cuerpo. Su pelaje tiene dos capas, una capa exterior larga y gruesa, y otra interna sobre el cuello y los hombros, donde forma un collar o melena, que suele ser más pronunciada en el caso de los machos para que puedan defenderse de los ataques de otros animales.

Sus rasgos son mucho más estilizados, por instinto es un perro guardián así que suelen convertirse en un gran protector de todos aquellos a los que considera su familia, algunos incluso han luchado con animales mucho más grandes, como osos por ejemplo, para proteger a sus dueños.

Esta raza de perro es una de las más antiguas del planeta, es originaria de Francia y España, específicamente de la cordillera montañosa del Pirineo. En la antigüedad se utilizaban mucho para guardar y proteger el ganado, ovejas, o simplemente las granjas o casas donde vivían. Por lo tanto, se crió para vivir solo, por lo que son por naturaleza muy independientes y suelen actuar en base a su percepción de las situaciones por las que atraviesa.

Por su gran tamaño son perros que suelen comer en grandes cantidades, lo ideal es tenerlos en ambientes amplios, grandes espacios, granjas u otros, donde puedan moverse con gran libertad; de lo contrario es necesario sacarlos a caminar por lo menos una hora diaria debido a que deben hacer ejercicio para no correr el riesgo de sufrir de obesidad. Al momento de pasearlos es necesario hacerlo con correa ya que son muy curiosos y al estar en ambientes que no conocen pierden fácilmente el control explorando todo lo que consigan a su paso.

Una curiosidad acerca de esta raza es que en sus patas traseras, producto probablemente de algunos cruces que buscaban hacerlo un animal con mayor agarre, poseen 6 dedos y no 5 como el resto de los perros. No es un perro muy longevo, suele vivir entre 10 y 12 años. El peso en el caso de los ejemplares machos oscila entre 50 y 57Kg, mientras que en las hembras entre 46 y 52Kg, en tan solo un año esta raza multiplica por cien su peso al nacer, crecen rápidamente.

Es muy independiente, pero se lleva genial con los niños, ya que la paciencia es una de sus cualidades sobresalientes. No se acobarda ante nada ni nadie, pero jamás se ha conocido un caso en el que un Perro de Montaña de los Pirineos ataque a sus dueños o algún miembro de la familia. Los problemas de conducta más habituales que suelen presentar son las actitudes destructivas o las conductas ladradoras, situaciones que pueden prevenirse fácilmente si se le dedica el tiempo adecuado para que haga ejercicio y/o se evita dejarlo solo por periodos de tiempo prolongado.

Esta raza se adapta con gran facilidad a los climas fríos, preferiblemente debe estar en condiciones por lo mínimo frescas debido a que se ven muy afectados por el calor.
Este es un perro estupendo para aquellas personas que no tienen experiencia en educar perros grandes, ya que no tiene predisposición a morder, es muy seguro y fuerte y logra imponerse con facilidad sin emplear la fuerza bruta. Es un perro extremadamente reflexivo, de manera que interpone la reflexión a la acción, por lo general observa, evalúa y luego reacciona.

La raza de perros de Montaña de los Pirineos experimentaron muchas altas y bajas en los Estados Unidos, específicamente entre los años 2000 y 2010. La raza fue clasificada en la posición número 45 en el año 2000, pero, para el año 2010 había caído a la posición 71 de las razas más populares del país. Para el año 2013 esta raza se posicionaba en el puesto # 69.

Por su porte, belleza e inteligencia esta raza de perros ha participado en diversas obras, películas, por ejemplo, en la cultura popular Belle, de Belle et Sébastien novela de Cécile Aubry, es una perra de Montaña de los Pirineos. Por otra parte, en la película del 2004 Descubriendo Nunca Jamás, el perro Landseer Newfoundland de J.M. Berrie es también uno de esta raza. Aparecen también en Horse Feathers, en King of Queens, e incluso en el programa de variedades de Corea “Feliz Domingo – 1 Noche 2 Días” donde la mascota de este programa es Sang Geun quien fue nombrada posteriormente “La mascota de la nación”.

La versatilidad del Gran Pirineo, con una gran disposición a adaptarse a vivir en las montañas, lo hace funcional en la actualidad para otras funciones como por ejemplo, perro de rescate en caso de avalanchas, tirador de carros, perro de ayuda para portar equipajes en viajes de trineo, y otros. Hoy en día esta es una de las razas más grandes y fuertes que existen.

Perro de montaña de los Pirineos

Historia del Perro de montaña de los Pirineos

El origen de los Perros de Montaña de los Pirineos puede rastrearse hasta la época de las primeras migraciones humanas a lo largo de Europa occidental provenientes del sudeste asiático, estas migraciones llegaron hasta la cordillera Pirenaica a establecerse trayendo consigo sus rebaños los cuales eran parte de su fuente de sustento y para protegerlos de los predadores de las zonas conde se establecieron trajeron consigo grandes perros, una prueba de la relación genética de los perros de montaña de los pirineos es el parecido morfológico con otras razas esparcidas desde la época en otras zonas de Europa.

Una de las razones que dan certeza de la existencia del perro de montaña de los pirineos desde épocas antiguas es la permanencia de estos hasta la actualidad en estas zonas montañosas hasta la actualidad, estos aún se dedican a proteger a los rebaños que pastan en los ricos pastizales de la zona protegiéndolos de los osos y lobos que los acechan. Pero también existen documentos que dan testimonio del uso del pero de montaña de los pirineos para la protección de los castillos de Foix, Lourdes, Pau, Orthez y Carcasona, los cuales estaban ubicados en la parte norte de la cordillera. Así mismo se sabe que a principios del siglo XVI Fueron llevados por los pescadores vascos a Terranova en donde fueron cruzados con retrievers negros que habían sido importados a la zona por inmigrantes ingleses y de este cruce es originaria la raza Terranova.

A partir del siglo XVII los perros de montaña de los pirineos comenzarían a ser conocidos fuera de la cordillera Pirenaica concretamente en el año 1675 el Delfín de Francia de seis años de edad se enamoró de un cachorro de estos y se lo llevo consigo a la corte de Versalles y fue a partir de esa época que todo aristócrata que se preciara valoraría tener un Patou, nombre con el cual fue conocido desde entonces en Francia.

El Perro de Montaña de los Pirineos sería conocido como Patou entre la aristocracia francesa pero vivió sus peores momentos durante la revolución francesa pues sería visto como símbolo de la nobleza arrogante y fue objeto de la violencia que se vivió en la época.

Estos grandes perros serían apreciados por su belleza y elegancia y por sus habilidades innatas razón por la cual serían apreciados en el resto de Europa y posteriormente en America lugar a donde fueron importados por el general Lafayette en el año 1824. Luego fueron introducidos en Australia en el año 1843 para la protección de rebaños.

A principios del siglo XX la población de depredadores en la cordillera había disminuido y los pastores de la zona comenzaron a restarle importancia al perro de montaña como perro de resguardo del ganado de modo que la cantidad de ejemplares que habitaban la zona comenzó a disminuir a tal punto que casi desaparecieron, para evitar su desaparición y resguardar su tipología original se creó en 1907 “el pastor club” este club redactó en julio de ese año el estándar de la raza.

En la época de la primera guerra mundial el perro de los pirineos sufrió nuevamente los embates de la violencia humana pero en esta oportunidad no sería tanto objeto de ella sino que a consecuencia de los azares de la guerra quedó casi en el olvido y su población se vio seriamente diezmada, en el año 1923 se realizó la “Reunión des Amateurs de Chiens Pyrénéens” que sustituyó al antiguo “pastor club” y se encargó de redactar el nuevo estándar oficial de la raza para luego afiliarse a la Société Céntrale Canine.

Tanto en la primera como en la segunda guerra mundial el perro de montaña tuvo un papel crucial de trabajo con las tropas siendo usado como perro de carga y al final del último conflicto armado comenzaría a ser criado como perro de compañía debido a su belleza y gentileza además de su instinto protector.

En noviembre del año 1978 se realizó el Coloquio internacional de fauna pirenaica donde se abogó por la reintroducción del perro de montaña a su habitad natural como perro de resguardo del ganado en la cordillera pirenaica.

En 1980, René Schmitt técnico gubernamental, le da un trabajo a título experimental al perro de montaña usándolo para proteger rebaños ovinos que habían sido introducidos en la zona y usó al perro de montaña del cual se había comprobado durante siglos su eficacia en la protección contra osos y zorros pero esta vez su interés era proteger los rebaños contra perros silvestres que atacaban a los mismos, teniendo gran éxito en su experimento.

En 1989 se crea la asociación la Asociación para la promoción de animales de protección, en 1992 el instituto francés de cría colabora con la asociación dando como resultado el programa nacional de perros de protección de rebaños. En febrero de 1996, 105 explotaciones ovinas ubicadas en Francia utilizaban más de 150 perros de protección.

Así mismo en numerosos países del mundo se introdujo el perro de montaña para la protección de rebaños y como perros de resguardo en casas de familia, hasta la fecha se han censado 15000 ejemplares.