Saltar al contenido
PerrosGatosOnline.com

Dogo Argentino

dogo-argentino
Dogo Argentino
5 (100%) 5 votes

Dogo Argentino: Tu nueva mascota

Cariño, lealtad, grandeza y elegancia son algunas de las características que mejor describen al Dogo Argentino.
Esta raza de perro es considerada alrededor del mundo como una de las que mejor se desenvuelven en el cuidado del hogar. Si bien es cierto que el Dogo Argentino se conoce como un animal agresivo e incluso peligroso, con un buen adiestramiento puede llegar a ser muy afectuoso y de buen temperamento.

Durante su etapa de cachorro, este perro es juguetón en grandes niveles. Por ello para brindarle un cuidado adecuado y una condición de vida estable, es fundamental tener mucha paciencia y sobre todo el espacio suficiente dentro del hogar.

Físicamente el Dogo Argentino es un perro de contextura grande y de un tamaño bien proporcionado. Además con una musculatura fuerte y desarrollada en todo su esplendor. De igual forma, es una raza muy atlética y que gusta de las actividades al aire libre.

Lo robusto de su cuerpo es un indicativo de su estructura resistente y fuerza en gran medida. Por lo general suele pesar de 40 a 45 kilogramos para el caso de los machos en edad adulta y de 40 a 43 kilogramos para las hembras también en esta etapa.

En cuanto a su altura, esta varía de 60 a 68 centímetros y de 60 a 65 centímetros en el caso de los machos y hembras respectivamente. No queda duda de que es una raza de gran tamaño y poder.

Esta raza cuenta con un color particular y elegante: el blanco. Éste es por lo general suave y corto aunque suele variar de acuerdo a la zona donde se encuentre. Básicamente para el caso de las localidades fría el Dogo Argentino cuenta con un pelo más denso, mientras que para las zonas cálidas éste lo es un poco menos.

Sus patas indudablemente son fuertes y musculosas, por lo que su andar es de confianza y con un estilo que realmente sorprende. Por su parte, posee una cola gruesa con la forma de un sable.

Como su nombre lo indica, el Dogo es originario de Argentina. En este sentido, existe un gran número de ejemplares de esta raza extendidos a lo largo y ancho de este país. En esta parte del continente americano son tratados de buena forma y se les brindan todos los cuidados necesarios para su desarrollo.

Así mismo, en algunos países de Europa también pueden encontrarse debido a que hace algunos años fueron importados por personas que encontraron en ellos una mascota fiel, admirable y con grandes características y cualidades.

Por su valor y fuerza son considerados una raza potencial que además de los lugares antes mencionado se ha expandido al Norte de América, con una aceptación favorable en diferentes ámbitos de la sociedad.

Habitualmente el Dogo Argentino tiene una esperanza de vida que va de los 10 hasta los 12 años. Al igual que con cualquier otra raza, es fundamental brindarle los cuidados necesarios para darles una estabilidad emocional y física.
Una alimentación balanceada y constantes actividades deportivas serán fundamentales para mantenerlos activos y contribuir con su calidad de vida.

Recuerda siempre tener mucho cuidado cuando lo expones demasiado al sol, pues su color y pelaje se ven afectados directamente y más propensos al cáncer de piel.

Debido a su pelaje corto el Dogo Argentino es un ejemplar que debe estar en climas relativamente calurosos. Sin embargo, es importante mantenerlo siempre hidratado y en espacios donde también pueda resguardarse del sol.

A pesar de que en Argentina el clima habitual es de temperaturas bajas, existen algunos Dogos Argentinos que pueden soportarlo, esto se debe a que en algunos cruces estos han contado con un pelaje más abundante. No obstante, esto no representa el 100 por ciento de los casos.

Indudablemente el Dogo Argentino puede ser una mascota fiel, respetuosa y adorable. De igual forma es el perfecto guardián del hogar pues siempre hará respetar su espacio y el de sus dueños.

Durante mucho tiempo ha sido catalogado como un animal peligroso, incluso llegando a formar parte de listas negativas en cuanto a mascotas de gran riesgo. A pesar de esto, cuando son entrenados de manera correcta y se les enseña con firmeza, podrán convivir en tranquilidad con otras mascotas y sin ningún riesgo de ataque.

Es importante destacar que pese a que es un perro calmado, es poco recomendado para vivir con niños, básicamente porque suelen ser muy celosos con sus dueños.

Si estás pensando adoptar o comprar un Dogo Argentino, esta información será de gran ayuda para que tu experiencia con este amigo canino sea grata y de mucho aprendizaje.

Historia y Origen

dogo-argentino

El dogo argentino es el representante de una hermosa raza de perros que se caracterizan por ser de gran tamaño, y que nacieron a partir de varios cruces entre otras razas como el Bóxer, el Bulldog y el Gran Danés. Este perrito fue creado por un médico veterinario argentino, quien tenía como propósito formar al perro de caza perfecto.

Surgió entonces en Argentina, alrededor de los años de 1920 cuando dos hermanos quienes además eran médicos, los doctores Antonio Nores Martínez y Agustín Nores Martínez, idearon una serie de cruces entre razas de perros cazadores de gran reconocimiento y fuerza, sin problemas de agresividad, para obtener a  un perro cazador que reuniese las mejores cualidades de estos progenitores. Comenzaron utilizando como base al perro de pelea cordobés, cruzándolo con el pointer para que se heredara un gran olfato. La siguiente generación se cruzó con un bóxer para disminuir los temperamentos y tendencias a la agresividad. Así continuaron los cruces.

Emplearon un Gran Danés para que se heredase la altura, y el bulldog para que su cuerpo fuera robusto y fuerte. Del bull terrier buscaban el fundamento del valor, y del woolhound irlandés, afinar los instintos de cazador y reforzar la altura del perro. Se incorporaron a los cruces los perros de montaña de los Pirineos, quienes aportaron en la altura y en el pelaje blanco reluciente; finalmente, cerraron las combinaciones con el Mastín español, para reforzar el rasgo de la altura y que fuese considerado como una raza de perros grandes.

Seguidamente, esta raza producto de tantas mezclas, tuvo que pasar por una serie de pruebas para identificar anomalías, enfermedades o cualquier otra alteración. Al superar estas evaluaciones, estos perros fueron empleados en diversas tareas más allá de la cacería, tales como el de lazarillo, carreras de trineos, perro guardián, en las cuales rindió estupendamente.

El objetivo tras todas estas generaciones de cruces, era crear a un perro de raza superior, con las mejores cualidades de todos sus progenitores, un perro perfecto, para ser empleado en la caza de animales grandes como los jabalíes y los zorros. Este perro era planeado como un can de raza invencible por todas las cualidades que tenían los perros involucrados en los cruces que le dieron origen.

Llegando al final de la década de 1940 se logró establecer esta raza, aunque solo fue hasta el año 1964 cuando estos perros fueron reconocidos de manera oficial en Argentina. Su reconocimiento internacional llegaría casi diez años después en 1973, y desde entonces comenzó su popularidad en Estados Unidos y en gran parte de Europa.

El estándar de esta raza se había establecido por primera vez en 1928, y fue aceptado por la Federación Cinófila Argentina en 1965. Luego en 1973 la FCI determinó un estándar nuevo que es el reconocido en la actualidad, y que dio a este perro el único can de origen argentino. Este perro con múltiples actitudes para la caza, el combate y la protección, es un imponente y sólido can, conocido como Dogo Argentino.

Características de la raza

dogo-argentino

El dogo argentino es un hermoso ejemplar canino, es el producto de la combinación de fuertes y bien estructuradas razas de perros que ha heredado lo mejor de cada una de ellas.

Este es un perro de tamaño grande, su aspecto impone fuerte y tiene un gran porte. Los machos pueden llegar hasta los 65cm de alto, y tener un peso alrededor de los 45 Kg, por su parte, las hembras son más pequeñas, y pueden medir una altura de 60 cm y pesar unos 40 Kg.

Su cuerpo es de estructura compacta y robusta, es atlético y musculoso, muy fuerte y potente, el cuello se dispone arqueado y es grueso, su pecho es amplio y a la vez profundo, y su lomo sólido con espalda recta. Podemos decir en general que todos sus rasgos y líneas corporales son gruesos y bien fornidos, desde la cabeza hasta la cola.

La cabeza es de tipo molosoide, con un cráneo fuerte, convexo y macizo, sus rasgos están bien marcados y tiene una forma más o menos cuadrara. En su frente se pueden observar una serie de arrugas que están bien pronunciadas. Sus maxilares son anchos y potentes con un hocico igualmente ancho y cóncavo, todo esto hace que su mordida sea una de las más fuertes, a pesar de tener unos labios finos.

La trufa o nariz al momento del nacimiento es de color carne, desprovista de pigmentación, la cual al hacerse adultos se vuelve negra. Sus ojos redondeados se sitúan bien separados entre sí y su color es avellana o castaño oscuro. También, las orejas son de implantación alta, se disponen erguidas o semierguidas y se pueden llevar bien sea de manera natural las cuales van caídas hasta la mitad de la cabeza en dirección anterior, o cortaras en forma triangular en dirección lateral.

El rasgo de las orejas, cortadas o no, cambia mucho la apariencia y el aspecto del dogo, con las orejas naturales se usa más para los perros de caza, y con las orejas cortadas, su aspecto más feroz, se usa para perros guardianes y en exposiciones caninas. Este rasgo es tan distintivo que se pueden llegar a confundir con dos razas diferentes solo por el hecho de las orejas.

Del robusto cuerpo del dogo, salen dos pares de miembros o extremidades, sus patas anteriores son largas y rectas, mientras que los miembros posteriores son fuertes y musculosos, todos terminan en unos pies ovalados con los dedos arqueados. En su extremo posterior se halla insertada la cola, la cual es gruesa, larga y se dispone a modo de colgante.

El pelaje es un rasgo muy llamativo en esta raza de perro, este es del tipo corto, espeso y muy vistoso, se reconoce fácilmente por ser de color totalmente blanco. Los pelos se disponen apretados y tupido, son suaves al tacto y lucen brillosos, si presenta algunas manchas de color puede ser causa de descalificación, aunque ciertas federaciones aceptan una mancha oscura en la cara que ocupe menos del 10% de la cabeza, algunas pintas en las orejas, también se aceptan algunas zonas de pigmentación en los perros viejos, pero en general es preferible que el perro sea completamente blanco.

Este pelaje puede ser corto y escaso en las orejas, y alrededor del cuello es más abundante y algo más largo, pero todo pelaje largo lleva a la descalificación.

Comportamiento con otros perros

El dogo argentino, conocido bajo otros nombres por mastín argentino o mastín blanco, se ha concebido con el propósito de ser un súper perro. Este es un can imponente, impactante, con un gran tamaño y un llamativo pelaje de color blanco, características que le confieren un aspecto sin igual.

A este impresionante físico, se le suman unas extraordinarias cualidades de servicio, como un gran perro cazador de grandes animales, sus habilidades son impresionantes, puede seguir el rastro de sus presas pasando a través de bosques y arbustos muy densos. Definitivamente, el dogo argentino no es un perro de caza común y corriente.

Es lógico, que luego de toda esta impresionante descripción sobre el dogo argentino surja la pregunta acerca de cómo es su convivencia con otros perros  u otras mascotas en casa, e inclusive, cómo es el trato con las personas. Este punto es un tanto delicado y se debe trabajar desde cachorro con el dogo para lograr una correcta socialización. El dogo argentino desciende de los mejores perros cazadores, con caracteres y personalidades temperamentales, de líder y territoriales, no es un ejemplar fácil para convivir ni para dominar, pero con un dueño con ciertos conocimientos y adecuadas técnicas de adiestramiento y socialización todo se puede lograr.

El dogo argentino adulto puede mostrarse agresivo hacia otros perros, especialmente si son desconocidos, o si siente que invaden su territorio, aunque por lo común, no es el dogo argentino quien inicia el conflicto. Este perro es reservado, territorial y muy dominante, difícilmente le gusta compartir territorio con otros perros, mucho menos alimento o atenciones de su amo, el dogo argentino es un perro celoso desde este punto de vista.

dogo-argentino

Con otros animales domésticos, por ejemplo, gatos, aves, la convivencia es aun más difícil, el dogo podría ver a estos animales pequeños como presas de caza, inclusive, esto también sucede con razas pequeñas de perros, el dogo podría entender que estos animales de menos tamaño son presas y entonces dejar aflorar sus instintos de cazador y actuar agresivo hacia ellos. Por tal motivo, se recomienda evitar razas de perros pequeñas, gatos u otros animales domésticos en el hogar de un dogo argentino, incluso en lo posible, si es perro único se evitan muchos conflictos y agresividad entre razas de perro.

Sin embargo, hay quienes defienden que estas consideraciones no son necesarias, y que  el dogo puede ser un animal plácido, tranquilo y dócil con un entrenamiento oportuno y una socialización efectiva. Sucede que el dogo argentino necesita de altas dosis de compañía, afecto y contacto con su amo. Con una socialización oportuna, desde que es cachorro, el dogo puede ser obediente y tolerante hacia otros animales, especialmente si ha convivido y crecido al lado de ellos desde que es cachorro.

Los ladridos del dogo argentino son un evento ocasionan, pero cuando ladran, alertan de una situación inusual que lo hace sentir amenazado. Este perro es un guardián temible, muy protector y feroz ante los intrusos.

Por tales características de su personalidad, se hace necesario enseñarle al dogo argentino desde cachorro el cómo convivir y compartir con otros perros y animales. Su educación debe ser firme pero sin castigar ni reprender. Aplicando la dedicación y la constancia necesaria, el dogo argentino será una buena mascota para cualquier hogar.

Dieta y alimentación

El aspecto de la nutrición en el dogo argentino es de gran importancia, pues la alimentación influirá tanto en la salud como en el aspecto del dogo argentino, es decir, que del correcto aporte de nutrientes depende que este can sea un perro fuerte, musculoso, imponente, con un hermoso pelaje blanco cargado de brillos.

Para alimentar al dogo argentino, una de las primeras cosas que es necesario manejar son las porciones de alimento. Este perro, al igual que muchas de las razas de perros grandes necesita ingerir grandes porciones de alimento en cada comida, puesto que su peso de adulto puede alcanzar los 45 kg. Sin embargo, esto no significa que desde cachorro vamos a saturar a nuestro dogo argentino con comida, y a provocar en él obesidad. Es necesario que el dogo argentino crezca a su propio ritmo, sano, fuerte y hermoso, ingiriendo las raciones adecuadas de comida en cada plato.

Las opciones de alimentación para este can, varían desde el pienso seco, el pienso húmedo, e incluso, considerando la comida preparada en casa, siempre y cuando siga las especificaciones de las dietas caninas caseras planteadas por los veterinarios y nutricionistas caninos, para ofrecer proporción adecuada de proteínas, grasas y carbohidratos en casa plato.

El pienso seco debe ser de la mejor calidad, este se reconoce por su composición de nutrientes, un pienso seco de calidad, tiene como ingrediente principal, productos cárnicos de aves, pescado o pollo, cuyo valor nutricional es mayor y es altamente necesario para la alimentación del dogo argentino, especialmente durante la etapa de crecimiento y de desarrollo. El dogo argentino cachorro requiere de un mayor aporte de proteínas, para la formación de músculo y el desarrollo de su contextura fuerte, gruesa y compacta. Para cuando son cachorros, puedes adquirir el pienso seco de la gama junio para razas de perros grandes, que cumple con estos requisitos.

En el caso de los adultos, se ofrece el pienso seco de la gama adult para perros de razas grandes. Algunos de estos productos se ofrecen enriquecidos con suplementos nutricionales, tales como vitaminas, calcio hierro y coprotectores. Estos suplementos son recomendados y buenos para la alimentación del dogo argentino, ya que reducen el riesgo de sufrir enfermedades musculo- esqueléticas como la displasia de cadera.

Para variar un poco su alimentación y evitar que aburra los mismos preparados siempre, se puede ofrecer de forma ocasional pienso húmedo, o el alimento disponible en los productos enlatados. Sin embargo, no debe hacerse una costumbre rutinaria ya que estos preparados tienen alto contenido de grasas y glucosa que pueden conllevar a obesidad.

Y finalmente no hay que dejar de lado la hidratación, asegúrate de ofrecerle un tazón de agua limpia y fresca de manera regular para que beba y esté siempre a su disposición.

Salud y cuidados generales

Cuidar de un perro tan grande como es el dogo argentino tiene ciertas consideraciones en lo que respecta a su salud, su higiene y aseo general, su alimentación, y por supuesto su recreación y entorno adecuado para vivir.

dogo-argentino

Comenzando con el aspecto de la higiene y aseo de este can, debemos de reconocer que como muchas de las razas grandes de perros, el dogo argentino tiene la particularidad de que despide cierto “olor a perro” característico, por ello necesita un aseo frecuente para evitar que se intensifique este olor que puede llegar a ser un tanto desagradable. El baño es una tarea que requiere de un dueño paciente y tolerante puesto que la reacción de cada dogo argentino puede ser diferente, por lo general, bañarse es una práctica a la que no se acostumbran estos perros. Se recomienda acostumbrar a tu perro a bañarse desde que es cachorro para que pase por todo un proceso de adaptación y al llegar a adulto sea más adecuada su adaptación.

En las épocas del verano el baño puede resultar muy entretenido si se practica con una manguera en un jardín y si el día esta caluroso, resulta hasta refrescante, por el contrario, si se trata de los días helados del invierno, se debe bañar dentro de la casa, y salir al exterior completamente seco.

Una particularidad es que el pelaje totalmente blanco del dogo argentino puede ensuciarse con facilidad, sobre todo si realiza muchas actividades al aire libre o trabajo de caza, por esto también necesita de un baño regular. Posterior a la ducha, con un secador eléctrico, a una distancia considerable del cuerpo del perro y a temperatura moderada, seca bien todo su pelaje, asegúrate que este bien seco antes de salir a jugar en el exterior.

El pelaje de esta raza necesita de ciertas atenciones especiales, por lo que es mejor que el dogo argentino sea adoptado por dueños que manejen cierta experiencia en el cuidado de los perros. Se necesita acicalar y cepillar en promedio unas dos o tres veces por semana, con el propósito de conservar su manto libre de pelos muertos y de partículas de polvo o suciedad. Incluso, antes de bañarlo, es bueno cepillarlo para que el aseo sea más fácil y boten menos pelo en la ducha.

Debemos de igual manera cuidar de la higiene de sus uñas cortándolas de manera regular para evitar que se desgasten. Lavar sus dientes una o dos veces a la semana cepillándolos, es recomendable para evitar las enfermedades bucodentales como la enfermedad periodontal que puede desencadenar desde pérdida de piezas dentales, hasta enfermedades tan graves como patologías cardíacas.

El veterinario es el profesional calificado para vigilar el crecimiento y desarrollo de tu dogo argentino, así que recuerda llevarlo por lo menos dos veces al año y siempre que sospeches de enfermedad o de que algo no anda bien. El médico veterinario se encargará de revisarlo por completo y también de llevar al día su calendario de vacunas y desparasitaciones que es sumamente importante en estas razas de perros que trabajan al aire libre, en el campo y en labores de caza.

El dogo argentino es un perro fuerte y casi siempre muy saludable, su promedio de vida con frecuencia supera los 12 años, y de hecho algunos ejemplares pueden llegar hasta los 16 años de vida. Sin embargo, algunas enfermedades que pueden presentar son la sordera hereditaria, y la displasia de cadera. Así mismo, hay que considerar que su delicada piel, de manto blanco de pelo corto, puede sufrir quemaduras solares en las áreas más expuestas como la cabeza, para ello puedes aplicarle protector solar e incluso vestirlo para reducir los daños del sol sobre su piel.

Cómo entrenar, educar o adiestrar un perro Dogo Argentino

El dogo argentino es un perro con grandes cualidades si se toma en cuenta su personalidad, es sensible, valiente, equilibrado, sereno, discreto, observador, y sobre todo muy inteligente, aunque sus fuertes  instintos, y el descender de las mejores razas de perros de caza y de combate, han hecho que el carácter de este can sea un tanto difícil de manejar, pues también es dominante, territorial, con espíritu de líder y de guardián.

Para criar un dogo argentino se necesita paciencia, dedicación y conocimientos básicos sobre la educación y adiestramiento de los perros, de modo que no es una mascota para dueños inexpertos. Depende de su entrenamiento, que el dogo argentino se convierta en una mascota sociable, amable y capaz de convivir efectivamente con humanos y con otros animales, por ello se hace de suma importancia un entrenamiento adecuado y correcto.

Es propicio iniciar el entrenamiento de este can alrededor de los tres meses de edad, puesto que el aprendizaje de conductas desde muy temprana edad cuando es cachorro favorece la adopción de éstas cuando es adulto. Desde el primer entrenamiento el dueño tiene que tener en claro de que debe asumir las funciones de líder firme y colocar límites a las conductas del dogo argentino.

Este perro es en esencia un guardián, y como tal presenta un fuerte sentido de protección y un gran instinto territorial, por lo que el entrenamiento del dogo argentino debe estar dirigido por un dueño que le muestre a este perro los límites necesarios para que controles sus impulsos e instintos. Para esto, siempre se recomienda incorporar algunas técnicas que pueden ser prácticas y servir de mucho, tales como el refuerzo positivo, al incorporar recompensas, tales como bocadillos o cumplidos, se estimula la actitud obediente del dogo argentino. Por otro lado, los castigos, ya sean físicos o verbales son totalmente desaconsejables, y pueden ocasionar estrés y ansiedad en el perro y empeorar cualquier conducta que se desee corregir.

El aspecto de los límites es sumamente importante en la educación del dogo argentino, puesto que se debe evitar que éste se considere el líder de la manada. De tal modo que cuando sea adoptado, las normas es lo primero que hay que fijar. Si no se le deja subirse a los muebles esta orden será firme y siempre debe mantenerse así. Si pasean juntos, el dogo debe ir a tu lado y no delante tirando de la correa, pues es el dueño quien debe llevar al perro y no al contrario.

De una importancia similar es el proceso de socialización temprano y efectivo, desde cachorro se le puede llevar a pasear al parque e invitar a jugar con otros perros y personas, para que aprenda a tolerar y a convivir con todos los elementos de su entorno. Seguidamente en el entrenamiento, se incorpora el aprendizaje de trucos y demás órdenes de obediencia. En promedio, las sesiones de entrenamiento duraran unos 15 minutos diarios, aunque parece poco tiempo, es la cantidad de minutos apropiada para que el dogo argentino este atento a las órdenes y educación que le brindas.

Comportamiento con los Humanos

El comportamiento del dogo argentino es un tanto difícil de manejar, por lo cual es mejor que su dueño tenga conocimientos y experiencia en el cuidado y el entrenamiento de perros. Sin embargo, este mastín blanco, correctamente entrenado y socializado, es un gran compañero, un vigilante nato, perfecto para cuidar de cualquier hogar.

El dogo argentino se caracteriza por un carácter dominante junto con un espíritu territorial y feroz en lo que respecta a su actitud de líder y perro guardián principal. Inicialmente, esta raza que es producto de las mejores combinaciones de perros de caza y pelea, se empleo para trabajos de combate, evaluando de esta manera su capacidad como perro de presa.

Se encontraron con que el dogo argentino es un perro de gran valentía, fuerte y de mucha resistencia, en comparación con otros perros, este can parece un súper animal, por lo cual el dogo argentino comenzó a catalogarse como un perro de “raza de caza mayor”.

Se observar en el actitudes como el trabajo en jauría, la agilidad para correr y atrapar a su presa siendo sumamente cauteloso, y la retiene hasta que lleguen el resto de los perros de caza o su amo cazador. Es sin dudas un gran perro de trabajo de campo, y además, por su fuerza y resistencia, el dogo argentino también se ha empleado como lazarillo en las carreras de trineos.

En casa es un excelente perro guardián, atento, observador, valiente y silencioso, su ladrido indica de alguna situación de alerta o amenaza, es una gran mascota, protectora indiscutible de su hogar, a toda costa es capaz de defenderlo.

En cuando a su personalidad, el dogo argentino es una buena mascota, siempre y cuando reciba la educación apropiada, es un perro fiel, atento, y leal con sus dueños, incluso, se dice que es un buen perro de compañía para niños y personas mayores, aunque en el caso de los niños es recomendable que estos sean mayores y nunca dejarlos solos.

Es un perro equilibrado, usualmente sereno y silencioso, no es agresivo a pesar de lo que se cree, es decir, el dogo argentino rara vez comenzará una pelea pero probablemente si sea quien la termine. Con el ejercicio suficiente se mantendrá en forma y liberará la gran cantidad de energía que posee, de modo que su dueño debe llevarlo a pasear diariamente y a jugar al aire libre. Estos hábitos mejoran su conducta y su convivencia.

Se puede decir de este perro que sin duda pertenece a una raza superior, es noble, fuerte y valiente, un guardián y cazador como ninguno. Sus grandes capacidades también han sido aprovechadas por la policía e inclusive por el ejército, particularmente en la aduana, por su gran olfato. También se ha empleado como perro de trabajo en catástrofes e inclusive como perro guía para los invidentes pues es un can muy inteligente.

El dogo argentino no es una mascota para todos los dueños, pero sin duda que es un gran ejemplar canino. Con un criador paciente y bondadoso, desarrollará el mejor perro que podrá tener tanto para compañía como para guardián y para perro de trabajo.

Entorno Ideal

El entorno del dogo argentino es muy importante para su correcto desarrollo, no solo desde el punto de vista físico, sino que también involucra su aspecto emocional. Este can necesita una familia apropiada para él, que sepa manejar su temperamento, que imponga los límites necesarios, y que al mismo tiempo le brinden un hogar cariñoso y afectuoso; del mismo modo, el ambiente físico donde crecerá y vivirá el dogo argentino necesita ser considerado en algunos aspectos.

Es ideal que el dogo argentino crezca y se desarrolle en un ambiente tranquilo, sereno y equilibrado. Sus dueños deben ser firmes y justos, e igualmente, deben brindarle la seguridad que necesita el perro para saber cuál es su ligar siendo parte de la familia. Es importante que el dogo entienda el orden de la jerarquía, que debe obedecer a sus dueños y que los vea como líderes. Los dogos argentinos son perros muy listos y astutos, aunque tardan en adoptar las órdenes, generalmente su comportamiento es sereno y terminan por obedecer, más aun si se recompensan.

La socialización debe ser una de las tareas principales del entorno de este perro, muchas veces, sobre todo si se trata de dueños con poca experiencia, puede ser necesario contratar un adiestrador canino experto, que ayude a que el dogo argentino se pueda relacionar efectivamente con otros perros, incluso si su temperamento es distinto, y así se evitan los problemas al salir a dar un paseo alrededor de la cuadra, por el parque o por la ciudad.

La familia del  dogo argentino también debe brindarle las oportunidades para que este perrito se divierta, en tal sentido, se recomienda realizar diversas actividades al aire libre con este perro, tales como pruebas de agilidad y destreza, búsqueda, rescate de personas, y demás ejercicios que sirvan además de estimulación física, para aprovechamiento de sus sentidos y de su inteligencia.

Cuando van de paseo, los días demasiado soleados, como aquellos en la época de verano pueden resultar dañinos para este can, ya que su piel es muy delicada, por ello se recomienda aplicarles protector solar, en las áreas más sensibles, como la cabeza, e inclusive puedes adquirir ropa y accesorios para perros, como una camiseta, un abrigo o gorras, para llevarlo de paseo alrededor de la ciudad o en una actividad de fin de semana, así se disminuye la incidencia de los rayos del sol sobre su piel.

En relación al tipo de hogar ideal para este perro, el dogo argentino es conocido por ser una raza de gran tamaño, y como tal, requiere de un ambiente con el espacio suficiente para moverse con libertad. Lo más cómodo sería un hogar tipo casa con ambientes exteriores como un jardín, en el que el perro pueda jugar, correr y disfrutar del aire libre. Estar encerrado en un piso pequeño de un apartamento puede resultar incómodo y un tanto irritante para este perro.

Por otro lado, los días fríos del invierno también le afectan a esta raza. Cuando lleguen éstos, asegúrate de acortar los paseos y de abrigarlo bien antes de salir por una vuelta.

Con estos básicos cuidados y consideraciones, el dogo argentino será una gran mascota, fuerte, sana y defensora.