Saltar al contenido
PerrosGatosOnline.com

Doberman

doberman
Doberman
5 (100%) 6 votes

Doberman: Tu nueva mascota

El Dóberman es un perro valiente, vigilante, enérgico y con actitud decidida. Además es cariñoso y pacífico, aunque un poco desconfiado con los desconocidos.

En algunos lugares es conocido como “Thuringer Pinscher”, “Polizeilicher Soldatenhund” o “Dóberman Pinscher”, es un perro criado como guardián, aunque también ha sido utilizado como rescatista, militar y policía, debido a su maravilloso sentido del olfato y a su presencia elegante e intimidante.

Es apto como mascota familiar y puede relacionarse con niños, sin embargo, su dueño debe ser cuidadoso, justo y firme. Si bien es un perro cien por ciento leal, debido a su tamaño y fuerza al jugar y tratar con las personas puede hacer daño. Por eso, es muy importante un adiestramiento adecuado desde edades tempranas y siempre ser muy cuidadosos.

Hoy en día, el Dóberman es considerado como peligroso en algunos sitios de la sociedad. Esto se debe a que durante mucho tiempo fue utilizado en películas donde se mostraban algunos aspectos negativos de esta raza, como la agresividad, lo que llego a infundir temor en algunas personas.
No obstante, contrario a esto, este perro es amable, inteligente y fiel con sus dueños.

doberman

Uno de los aspectos que más destacan de su contextura física es su tamaño mediano y su cuerpo, el cual es cuadrado y musculoso, mientras que su cabeza tiene forma de cuña alargada. Su altura promedio está entre los 68 y 72 centímetros con peso de unos 40 kilogramos en los ejemplares machos.

Para el caso de las hembras, estas suelen ser más pequeñas, llegando a medir entre 63 y 68 centímetros con un peso aproximado de 32 kilogramos.

El pelaje de esta raza es corto, lacio, duro y brillante y sus orejas son caídas naturalmente. Anteriormente se acostumbraba a cortárselas cuando aún era un cachorro, pero esta práctica se ha ido reduciendo ya que se considera totalmente innecesaria y como un maltrato al animal.

Particularmente, puede ser encontrado en algunos países de Europa como Alemania o España. De igual forma, gracias a la popularidad que obtuvo durante su participación en la Segunda Guerra Mundial pudo expandirse hacia el continente americano, específicamente hacia Estado Unidos. En este país goza de gran apoyo y es posible encontrarlo en hogares como un perro guardián.

Hoy día, existen muchísimos criaderos alrededor del mundo donde se pueden adquirir ejemplares de esta raza.

El Dóberman es una raza originaria de Alemania. Este interesante dato podría darnos una idea de que se desenvuelven más favorablemente en climas fríos. Sin embargo, este concepto está alejado de la realidad.

Esto se debe a que prefiere climas calientes. Esta raza no es tolerante al frío, así que no es recomendable que duerma fuera de la casa y si lo hace, se le debe construir una estructura que le permita dormir abrigado y libre de corrientes de aire.

doberman

Su aspecto físico, es decir su hocico largo, es lo que le permite soportar y enfrentar más fácilmente el calor.

Esta raza de perro es fuerte y saludable. Con una alimentación y estilo de vida adecuado, su esperanza de vida se calcula entre 10 y 13 años.

Los Dóberman requieren mucho ejercicio diario, ya que la falta de actividad física podría causar que se vuelvan agresivos. Se pueden adaptar a vivir dentro de una casa o un departamento, siempre y cuando su amo le dé largos paseos diarios en donde pueda gastar toda su energía. Siempre será mejor contar con un patio donde el perro pueda correr libremente.

Si bien el Dóberman es una raza sumamente sana, en algunos casos, puede presentar determinados problemas físicos, por lo que para garantizar un estilo de vida tranquilo y que pueda vivir durante el tiempo promedio, e incluso más, debes llevarlo a chequeos médicos periódicos para verificar su estado de salud.

En la actualidad, se dicen muchas cosas negativas sobre esta raza de perro, las cuales resultan ser exageradas al mencionar determinados rasgos de agresividad. Su instinto, proveniente de su origen es el de un perro rudo y fuerte. A pesar de ello, cuando son entrenados correctamente todo esto queda atrás y podemos tener en casa a una mascota fiel y obediente, lo cual la hace perfecta para toda la familia.

Historia y Origen del perro Dóberman

doberman

El Doberman es uno de los perros más hermosos e imponentes que existen en la actualidad y cuenta con un controversial origen, plagado de muchas historias erradas sobre su comportamiento.

Todas las razas que encontramos alrededor del mundo se basan en un origen incierto debido a la falta de información. Indudablemente el Doberman no escapa de esta realidad y es que la incertidumbre y los datos concretos no van de la mano con sus inicios.

Desde su desarrollo este enigmático animal cumplió con dos funciones específicas: controlador de algunas especies o alimañas y guardián de sus amos, esta última gracias a sus imponentes características físicas y carácter protector. Por esta razón fue creado como un perro de trabajo al servicio de las personas.

El origen de este can es relativamente cercano a la época actual y mucho más claro que el de otras razas. Durante finales del siglo XIX Friedrich Louis Dobermann inicia una serie de experimentos en los que involucra diferentes razas con el fin de crear un perro guardián. A ciencia cierta hoy día no son conocidas con certeza y exactitud cuales fueron esas razas.

doberman

Es totalmente destacado por los historiadores que el objetivo de Friedrich fue encontrar la protección con este experimente. El motivo de esta búsqueda se debía a su trabajo como vigilante y recaudador de impuestos, llegando a lugares inseguros sin ningún tipo de ayuda.

El desarrollo de la raza data en la localidad de Apolda en Turingia, Alemania. El primer nombre con el que fue conocido fue “Perro de Dobermann” en homenaje a su creador. Más adelante se añade el término “Pinscher” a su nombre, traducido como “terrier”, el motivo de esto es desconocido.
No existe información clara de las razas utilizadas inicialmente para su cría ya que Friedrich Louis no dejo por escrito ningún detalle de sus experimentos antes de su muerte. Se cree que es descendiente de la unión de un Rottweiler, con el Dogo Alemán, el Pastor Turingio y el Pinscher Alemán.

Otro de los cruces de los cuales se piensa nace el Doberman es la combinación entre el Braco Alemán, el Greyhound y el Manchester Terrier. De todos ellos pudo obtener las mejores cualidades para ser un animal de creciente popularidad e importantes funciones.
Físicamente los primeros ejemplares fueron musculosos y resistentes, con un cráneo grueso y pesado.

doberman

El desarrollo de la raza no culmina con la muerte de su creador Friedrich Louis Dobermann. Una gran cantidad de criadores continuaron su legado perfeccionando y mejorando nuevos ejemplares, entre ellos Otto Goeller, Gustav Krumbholz, entre otros.

El primer Doberman

Si bien no existen pruebas claras que definan con exactitud el origen de la raza, es posible conocer cuál fue el primer ejemplar creado. Gracias a Robert, hijo de Friedrich, se pudo saber que la primera cría fue llamada “Bisart” una hembra obtenida gracias al cruce de Wattenrock una perra con antecedentes Pinscher y un macho Pinscher puro del cual no se informa sobre su nombre.

Queda claro que los inicios de la raza no son certeros y carecen de información pero si establecen que para lograr el Doberman actual fue necesario cruzar diversos canes.

Esto concuerda también con el hecho de que su creador tenía acceso a una enorme variedad de perros por uno de sus trabajos como capturador oficial. Como tal tenía acceso a todos los que se encontraran en condición de calle.

Migración hacia Norteamérica

doberman

La llegada del Doberman a Estados Unidos se da para el año 1898 bajo la responsabilidad de E.R. Salmann. En los libros del American Kennel Club quedo establecido que el primer ejemplar conocido en esta parte de América llevo por nombre Intelectus, inscrito en la institución canina para 1908. Los padres de Intelectus eran Bertel y Hertha, de origen alemán.

El primer macho campeón de una competición canina oficial fue Dix, con la particularidad de ser el primero en ser criado en los Estados Unidos. Gracias al creciente interés entre los pobladores y criadores por esta raza se crea para el año 1921 el Pinscher Club of America enfocado principalmente en todos sus ejemplares.

El Doberman en la actualidad

Durante la década de los 50 se da inicio al auge de la popularidad de los Doberman en las exposiciones caninas de belleza. Una amplia participación en diferentes categorías inician una época de gloria para la raza.

doberman
La historia de este increíble animal está llena de particularidades en cada uno de los cruces que para finales del siglo XIX fueron necesarios para alcanzar el resultado final. Sin embargo con determinación y muchos esfuerzos, todos los criadores capacitados lograron manipular la genética en busca de las características ideales.

A pesar de ser una raza muy reciente, su evolución se ha visto acertada con rapidez generando gran expectativa. Indudablemente el origen de este perro se basa en la lucha y amor de sus propietarios para crear la mascota deseada.

Características de la raza

El doberman es un perro de una raza fuerte y muy popular, su imagen se relaciona erróneamente con el ataque, la agresividad, aunque también con el entrenamiento policial y de rescate. Esta raza se incluye en el grupo considerados como perros potencialmente peligrosos, identificados por sus siglas PPP.

doberman

A pesar de ello, su apariencia es estilizada, hermosa y llamativa. El doberman es un perro de tamaño mediano que exhibe un cuerpo fuerte y musculoso, con grandes capacidades y habilidades corporales ya que puede moverse con mucha agilidad y rapidez, ya sea que se trate de un espacio pequeño o grande, el doberman posee muchas cualidades físicas para el  entrenamiento.

Su tamaño se puede medir por la altura a la cruz, la cual es de unos 60 a 70 cm, con un peso que oscila entre los 30 y los 40 kg, siendo ligeramente mayores estas dimensiones en los machos que en las hembras. Sus líneas corporales están bien definidas, lo que le da un aspecto musculoso y  una figura muy atlética.

La cola es fina y alargada de implantación media, aunque suele recortarse para que quede amputada. Esta conformación del cuerpo le confiere un aspecto muy elegante, con una marcha imponente y de largos pasos.

La región cefálica del doberman es alargada, aunque, su cabeza luce esbelta con un perfil egipcio. Los ojos son oscuros, ovalados y de tamaño mediano, el hocico es alargado y la trufa o nariz es de color oscuro. Una particularidad que describe y muchas veces, hasta identifica esta raza, es la forma de las orejas.

De manera natural, el doberman tiene las orejas caídas, sin embargo, existen algunos países en los que está permitido recortarlas, las dejan de manera que queden erguidas, con forma triangular y puntiaguda. Este corte de las orejas, tiene varios estilos, los cuales serán realizados de acuerdo a las funciones del perro, y debe llevar a cabo este procedimiento un veterinario especializado. El corte de las orejas se realiza después de las 8 semanas de vida y antes de las 10 semanas.

Aunque, prácticas como esta, cada vez se prohíben más por las sociedades protectoras de animales. Cuando las orejas no se cortan, confieren una apariencia más grande y redondeada a la cabeza, éstas se disponen a cada lado, caídas y son bastante grandes.

El cuello del doberman es arqueado y alargado. El pecho ancho y el lomo recto, de hecho, todas las líneas corporales de esta raza de perro son rectas, lo cual hace que su porte sea muy estilizado.

Con respecto al pelaje, este se caracteriza por ser un manto de pelo corto, que puede presentarse en tono negro, castaño oscuro, marrón o rojo oscuro, y también un negro azulado. El pelo se va a presentar dispuesto en una única capa, lisa, brillante y corta, que se encuentra muy adherido al cuerpo. A la textura, brinda una sensación áspera este tipo de pelaje.

Con estas características y apariencia, el doberman luce como un perro imponente, fuerte, musculoso y estilizado. Un ejemplar canino digno de admirar.

Comportamiento con otros perros

doberman

Durante muchos años y de manera errónea, se asoció al doberman con la concepción de que este era un ejemplar canino peligroso, puesto que en numerosas películas y publicidades aparecía el doberman en medio de mordidas, ataques, mucha agresividad e incluso asesinatos. En efecto, esta raza se incluye dentro de las lista de razas de perros consideradas como potencialmente peligrosas.

Si bien las opiniones son variables y particulares, las mismas difieren. Hoy en día, muchos criadores han demostrado que los doberman son, la mayoría de las veces, perros muy fáciles de adiestrar, los cuales poseen una lealtad y sentido de compromiso y protección hacia sus dueños que es incomparable. Sin embargo, es cierto que pueden ser dominantes y temperamentales, sobre todo con los extraños y desconocidos.

El doberman es un perro listo y astuto, es inteligente e imponente, su carácter revela que tiene una actitud dominante y de líder nato, que debe ser regulada y controlada con un entrenamiento positivo que inicie a temprana edad y que incluya fundamentalmente la socialización, no solo con otras personas, también con los compañeros de su misma especie los perros.

El doberman puede reaccionar con rechazo e intolerancia hacia otros canes, ya que suele ser altivo, dominante y muy resueltos, no le gusta sentir competencia o que alguien invade su territorio. Sin embargo, estas conductas pueden modularse con el entrenamiento en la socialización tempranamente. Los doberman pueden convivir con otros de su misma raza, con quienes son receptivos la mayoría de las veces, más aun si crecen juntos. El asunto se complica un poco con las demás razas de perros.

Perros con espíritu altivo  y actitud dominante no son una buena compañía para el doberman, el choque de personalidades podría generar conflictos. No obstante, puede adiestrarse para ello, y si crecen juntos ambos perros, los riesgos de agresividad y conflicto se reducen.

Con respecto a la tolerancia con otras mascotas, generalmente, el doberman por su fuerte e imponente carácter no es muy tolerante ni dado a convivir con mascotas domésticas como gatos, roedores, sin embargo puede soportarlo, aunque preferiblemente no se recomienda, para evitar los problemas de intolerancia ente los animales. Es importante señalar que durante el entrenamiento, una socialización efectiva, completa puede ser la herramienta clave para mejorar el proceso de convivencia con el entorno y otras mascotas.

Por otro lado, se reconoce que los doberman, no son los perros terribles y peligrosos que muchas veces nos han pintado. Se trata de un perro fuerte, enérgico, que bien entrenado es un animal ejemplar. Su actitud altiva y airosa se impone siempre. Una técnica para tener su humor controlado en casa e mantenerlos ocupados en algo, así como también dedicarle cuando menos unas 3 horas semanales para diversión al aire libre, de esta manera, liberará su energía y controlará los impulsos de agresividad, ira y destrucción.

Dieta y alimentación

La alimentación de un can es un punto clave en el cuidado de todas las mascotas, pues por medio de ella, el perro es capaz de adquirir los nutrientes necesarios que le llevaran a disfrutar de una vida ejemplar, creciendo sano, fuerte y alcanzando su máxima esperanza de vida posible.

doberman

Es prudente informarse acerca de cuáles son las mejores opciones de alimentación para nuestro perro doberman. Comúnmente, la más recomendada y aceptada universalmente es la variedad de alimento seco de elaboración industrial, es decir, el pienso.

Este producto es el más recomendado debido a la facilidad con la que puede adquirirse, a que no es muy costoso, se elabora con una combinación de nutrientes y además viene en diversas presentaciones de acuerdo a la edad del can, ya sea que se trate de un cachorro (junior), o de un adulto (adult), o inclusive, hasta para razas pequeñas y grandes.

En el caso particular de los perros de la raza doberman, estos comienzan a alimentarse con pienso seco más o menos a partir de las 4 semanas de vida, tomando la previsión de que los granos de pienso deben ser ablandados con agua o leche para facilitar su masticación y deglución.

Se debe garantizar el producto de mejor calidad que se disponga, de preferencia que contenga carne, pollo, cordero, ya que estas carnes son de origen animal y son ricas en proteínas de alto valor nutricional. Cuando el doberman va creciendo, a partir más o menos de los 4 meses, está en la etapa del crecimiento y desarrollo de mayor valor en la edad de cachorro, por ello, el doberman debe ser alimentado con mayor frecuencia, de modo que se reparten en 3 o 4 raciones durante el día.

doberman

Posteriormente, cuando el perro cumple el año de edad, es momento para cambiar ligeramente la dieta. A partir de esta edad estamos hablando de un perro adulto. Por tal motivo, deben ofrecerse alimentos tipo pienso seco para razas adultas o mayores de un año. Durante el día, al doberman pueden ofrecérsele dos y hasta máximo tres comidas especiales, aunque lo ideal es que se repartan dos raciones que contengan alrededor de 500 a 650 gramos de alimento completo seco en dos dosis. De estos gramos, dos tercios serán carnes y un tercio serán verduras, diariamente.

Otras alternativas para la alimentación como el pienso húmedo, pueden tomarse en cuenta de forma esporádica. También, hay unos huesos crudos que  a los perros les gusta morder, sin embargo, la dentadura del doberman es un tanto delicada, podría sufrir lesiones buco-dentales como fracturas de los dientes, lesiones en la lengua, entre otros trastornos que pueden llegar incluso a afectar segmentos inferiores del aparato digestivo.

Un punto importante a considerar es que la dieta del doberman puede sufrir ligeras modificaciones en relación a las actividades y personalidad de tu perro, si se trata de un can enérgico, divertido, muy activo, probablemente necesitará porciones más grandes o una ración extra de comida.

Por último, recuerda el agua. Ofrécele a tu doberman un tazón de agua fría que esté limpia para que se mantenga bien hidratado.

Salud y cuidados generales

doberman

Cuidar de un doberman requiere de un dueño amoroso y paciente, que a la vez tenga un carácter firme y dominante para asumir el papel del líder frente al perro. Por supuesto, el dueño debe tomar en consideración ciertos aspectos básicos que tienen que cuidar de los perros de esta raza para que crezcan fuertes y sanos; así mismo, se recomienda que el dueño no sea un inexperto del todo y tenga cierta experiencia en el cuidado animal. Los aspectos a considerar en relación al cuidado del doberman son principalmente, el aseo, la salud, el entrenamiento, además de la alimentación.

El doberman es una raza muy atlética, fuerte, enérgica y divertida, desborda mucha actividad y disfruta de jugar, correr y de los juegos. Estos animales necesitan el tiempo suficiente para dejar salir toda esa energía que encierran, lo recomendado es que puedas tomarte un tiempo a la semana para llevar a tu perro a un lugar abierto y seguro donde puedan saltar, correr, jugar y entrenarse. Los doberman adoran correr, así que lo ideal sería que el sitio tuviese una cerca alta para evitar que el perro se escape hacia la carretera y puedan ocurrir accidentes. Otro juego apropiado para este can es el de saltar y perseguir objetos como los discos. Del mismo modo, el doberman necesita de caminatas diarias para hacer sus necesidades fisiológicas y mantenerse estimulado.

En relación al cuidado de su higiene y su aseo, el doberman presenta la ventaja de tener un pelaje oscuro y corto que se ensuciará poco. Precisa de un cepillado suave, diario o tres veces a la semana con un cepillo de cerdas suaves para cuidar de su pelaje, mantenerlo limpio, con los pelos muertos removidos. El baño será una actividad esporádica, una vez cada tres meses. También se recomienda limpiar sus ojos y orejas con apósitos estériles solución alrededor de una vez por semana y, revisar con frecuencia sus patas, ya que al ser perros muy activos que gustan de correr, las patas podrían acumular estillas, espigas, sucios y demás.

Aunque es una raza de perros bastante fuete, desafortunadamente este can no está libre de enfermedades. Son diversas las patologías que pueden afectar a un doberman. Entre ellas podemos mencionar algunas:

  • Las enfermedades cutáneas como alergias e infecciones, causadas por hongos, parásitos y demás infecciones o alergias.
  • Las patologías cardíacas como la cardiomiopatía dilatada que lleva finalmente a una insuficiencia cardíaca.
  • Problemas endocrinos como el hipotiroidismo.
  • Enfermedades osteoarticulares como hernias discales y defectos en la columna.
  • El síndrome del doberman azul, el cual es una enfermedad tanto de cachorros como de adultos y la cual ocasiona que la piel se torne escamosa.

Así mismo, lleva a tu doberman de manera regular al veterinario para que verifique su desarrollo y estado de salud, además de mantener al día sus vacunaciones y desparasitaciones. Con buenos cuidados, el doberman llega a alcanzar una esperanza de vida de hasta 10 a 12 años en la mayoría de los casos.

Cómo entrenar, educar o adiestrar un Doberman

doberman

El doberman es una  raza de perros que se reconocen por tener un carácter fuerte y muy dominante, son líderes por excelencia y presentan un fuerte sentido territorial. Aunque, a su vez, esta raza tiene la ventaja de ser perros muy inteligentes, lo cual permite que el doberman pueda aprender fácilmente las conductas que debe seguir durante en el adiestramiento. Sin embargo, no es una raza de perros que se recomiende para inexpertos.

En general los doberman se reconocen por ser perros atentos, cariñosos y dulces con las personas, en especial con su familia, pero hay que recordar que estas cualidades son afinadas y garantizadas en la personalidad del doberman gracias a un entrenamiento que explote y afine lo que es la socialización de estos perros, en especial cuando son cachorros.

El doberman precisa de una cuidadosa socialización y un adiestramiento dedicado que se enfoque en la obediencia y en la práctica de la tolerancia y receptividad hacia otras personas, particularmente niños y  por supuesto, también entrenarlo para el comportamiento con otras mascotas.

Cuando se trata de entrenar a un perro doberman, hay que tener en cuenta algunos aspectos. En primer lugar, el doberman puede ser un perro muy noble y amistoso, es un excelente perro guardián, fiel y protector, sin embargo, está muy ligado a sus instintos y necesita que sus necesidades básicas de atención, comida y ejercicio se satisfagan para mantener un buen carácter.

Por ejemplo, si el doberman permanece mucho tiempo solo en casa, o si su dueño no es dado a realizar actividades que lo estimulen y le permitan drenar su energía, este perro puede volverse irritable, agresivo y violento. Es preciso enfocarse en atenderlo y cumplir sus necesidades para que el adiestramiento resulte más sencillo.

La educación del doberman comenzará a temprana edad, entre los tres y los cuatro meses. Debe buscarse que conviva con todos los miembros de la familia, en especial con los niños, y también con otras mascotas que sean seguras para ambos.

doberman

Puedes llevarlo a pasear al parque, a caminar por los alrededores del hogar,  esto se realiza con frecuencia, la idea es que observe personas y mascotas a su alrededor también y comience a aceptarlos. Un consejo importante, en especial para controlar los impulsos de este perro de líder y dominante es que al momento de los paseos, tú, su dueño y entrenador, deben ir un paso delante, el doberman debe caminar a tu lado y no arrastrando o tirando de la cuerda, esto le hará comprender que tú eres su líder.

El doberman es un perro inteligente, cariñoso y atento, cuando se han entrenado adecuadamente son cariñosos y dulces con la familia y las personas cercanas.

La gran inteligencia de estos perros los hace unos maravillosos candidatos para el aprendizaje de órdenes básicas y trucos, incluso se ha dicho que tienen la capacidad de razonar. En entrenamiento básico es sencillo, y se ve impulsado cuando se incorporan técnicas como el refuerzo positivo o la técnica del clicker, esto estimula y dispone más al perro para colaborar con su educación.

Los comandos principales serán los siguientes: “No” cuando no se desee alguna acción o conducta, se repite y mantiene con voz firme y clara, “Ven aquí” para llamarlo, “sentado”, “acostado”, etc.

Son absolutamente desaconsejables los castigos físicos. Simplemente se trata de educar y criar al perro con firmeza, cariño, regulando y controlando sus impulsos. Si necesitas ayuda para el entrenamiento, siempre puedes buscar a un experto.

Comportamiento con los Humanos

Conociendo al perro de la raza doberman a fondo nos podemos dar cuenta que todas las cosas dichas y planteadas en torno a su mala fama y a su conducta agresiva y hasta letal, no son más que exageraciones y especulaciones mal intencionadas.

doberman

El doberman es un perro con una personalidad fuerte e imponente, ciertamente es así, sin embargo, en el encierra cualidades tan tiernas y nobles como el apego, el cariño, la fidelidad, las cuales con un entrenamiento óptimo pueden aflorar como los mejores aspectos de la personalidad de este can.

El perro doberman es un ejemplar que presenta muchas virtudes. Observamos en él a un cachorro activo, inteligente y con mucha personalidad y actitud. Su porte nos indica confianza, seguridad en sí mismo y elegancia. Este perro tiene un fuerte sentido territorial, se dispone alerta ante amenazas, desconocidos e intrusos en su hogar, es muy protector y se considera que es uno de los mejores perros guardianes que pueden conseguirse.

Aunado a estas fuertes características, también nos encontramos ante un perro que tiene muy arraigados sentidos de liderazgo y dominancia, con un fuerte carácter que busca imponente. Es probable que este sea el efecto que más debe enfocarse en controlar el aspecto de la educación y tolerancia de este can, el conseguir apaciguar sus instintos de líder “indomable” y jefe.

Por otro lado, el doberman tiene muchas otras cualidades que vale la pena resaltar. Este perrito detrás de su ruda y fría apariencia, esconde un noble corazón. Es una mascota que llega a desarrollar un vínculo de unión con sus dueños muy especial, puede encariñarse con todos, y a veces más con un miembro de la familia en particular. Es protector, leal, fiel y muy amistoso con los que ama.

Usualmente con los niños no tiene problemas, aunque no es un perro que tolere con facilidad los ruidos y los juegos de los niños que pueden ser un tanto pesados, por esto se desaconseja totalmente el dejarlos solos jugando, si tienes niños tremendos, opta por una raza más paciente.

Es un perro versátil complaciente y enérgico, además es muy social, no le gusta estar aislado, encerrado o solo, prefiere la compañía y el juego  con su familia.

Por ser un perro atento, alerta, inteligente y observador, el doberman es considerado como una de las mejores razas de perros guardianes, tienen un fuerte sentido de pertenencia a su hogar y es muy cercano a su familia, los defiende, los protege y esta alerta para cuidarlos de las posibles amenazas.

En otro sentido, estas habilidades de inteligencia, alerta, protección y cuidado en el doberman, sumado a su excelente sentido de la vista y su gran olfato, han sido aprovechadas por las personas para entrenarlo en actividades policíacas, e incluso hasta bélicas, formando parte de muchos cuerpos de seguridad. Y además de esto, el doberman tiene muchas habilidades físicas y destrezas para moverse velozmente, con rapidez y confianza, lo que lo ha capacitado para ser participante en muchas competencias caninas de deportes y pruebas de habilidad.

Entorno ideal

doberman

El perro doberman es miembro de una de las razas caninas más apreciadas y valoradas, no solo por su físico, imponente, esbelto, de marcha elegante y de finos y marcados rasgos, sino también por las afortunadas cualidades de su personalidad que lo convierten en un perro amigable, social, cariñoso, apegado, enérgico, juguetón, con actitudes dominantes y protectoras manifiestas.

Un perro de esta raza precisa de un complejo entorno social, emocional y ambiental que le permita controlar las cualidades no tan favorables, y explotar las actitudes maravillosas de esta mascota.

Primeramente, enfocándonos en el aspecto ambiental, el doberman es un perro de tamaño mediano a grande, que precisa de cierto espacio físico para sentirse cómodo y moverse con facilidad, aunque esto no quiere decir que no pueda vivir en un apartamento, de hecho, el doberman es muy ágil para escurrirse entre pequeños espacios con sus finas y delicadas patas. Solo se hace la observación de que, si el doberman vive en un apartamento, el dueño debe comprometerse a sacarlo a pasear diariamente cuando menos dos veces para que realice sus necesidades y para que se ejercite un poco con una caminata rápida y, también, el dueño tiene que asegurar para el doberman, rutinas de ejercicios frecuentes y regulares que pueden llevarse a cabo al visitar el parque por ejemplo.

En el caso de que el hogar sea una casa con espacios al aire libre, como jardines, estas necesidades disminuyen, ya que fácilmente el doberman tendrá acceso a dichas áreas donde podrá correr y liberar energía, aunque siempre es recomendable que comparta tiempo de calidad con su dueño, para que conviva más, socialice más y se adapte al trato a las personas. Por otro lado, esta convivencia con su familia le permite desarrollar vínculos de apego, protección y cuidado.

Un doberman es un perro precisa de atención y cariños de manera regular. Necesita de una familia que disponga del tiempo suficiente para compartir con él, entrenarlo y educarlo. No es recomendable dejarlo mucho tiempo en casa, ni que forme parte de familias poco activas, un perro de esta raza que permanezca solo por mucho tiempo puede tornarse agresivo, destructor y desarrollar estrés y ansiedad. El desarrollo emocional del doberman para que aflore las mejores cualidades de su personalidad depende mucho del trato que tenga con su familia y de lo que compartan juntos. Así que, el doberman no es una mascota para familias poco activas, ni para casas donde haya niños pequeños, puesto que estos perros no tienen gran paciencia.

Considerar el clima y el ambiente del doberman es otro punto para el cuidado de esta raza. Estos perros presentan una capa de pelo corto adherido al cuerpo, que no ofrece suficiente protección ante los climas fríos y lluviosos, por lo que en el invierno es recomendable que mantengas a tu perro protegido dentro del hogar y que reduzcas la duración de sus paseos diarios, ya que son sensibles a estas bajas temperaturas.

Conociendo estas generalidades puedes analizar y decidir si dispones del entorno necesario para esta gran raza de perros, doberman, sea la mascota para ti.