Saltar al contenido
PerrosGatosOnline.com

Bandog

Bandog
5 (100%) 6 votes

Bandog, el perro prohibido

El bandog es una raza digna de admirar tanto por su historia como por su imponente aspecto, comportamiento y trabajos que ha realizado a lo largo de su vida. El bandog es catalogado como uno de los mejores perros guardianes que han existido, definiéndose en algunos casos como perro “peligroso”.

bandog

El bandog en realidad no es un perro que sea abalado por las instituciones cinológicas a nivel internacional. El nombre “bandog” pasa a significar “perro encadenado” o “perro grande y pesado”.

El bandog es el resultado del cruce planeado entre un perro de presa y cualquier tipo de perro moloso, por lo que su aspecto puede ser muy variado, pero siempre manteniendo las características típicas de un perro moloso.

En el inglés “ban” significa “prohibido” y “dog” significa “perro”, por lo que el nombre actual de esta raza mixta pasa a ser de “perro prohibido”, lo cual ha hecho que se creen muchas falsas creencias en torno a esta raza, pero estas son verdades a medias porque en realidad estos perros son criados para que tengan un carácter fuerte y muy desconfiado con extraños, para que puedan realizar bien su trabajo.

Los bandog son excelentes perros guardianes y de vigilancia, capaces de atacar a cualquier ladrón o intruso que se cuele en una propiedad custodiada por él, gracias a su excelente sentido protector del terreno y de su familia.

Anteriormente era usado como perro guía de ganado, el cual podía controlar incluso al ganado más arisco gracias a su fuerza, tamaño y testarudez. Incluso ha llegado a trabajar con la policía debido a su excelente temperamento para perro policía.

El bandog en sus comienzos hace más de 700 años no era catalogado como una raza de perro mixta, era más bien un grupo de perros los cuales tenían una función bastante determinada. El “bandogge” como era reconocido en Inglaterra en 1250 d.C era cualquier perro musculoso, excesivamente protector de los suyos y que de día tenía que ser encadenado debido al peligro de que atacase a personas que sea acercaban al hogar sin conocer el instinto protector de este perro.

Muchos expertos en la historia y crianza de esta raza, para determinar que en verdad se trate de un bandog el cachorro resultante del cruce, explican que este debe tener la cabeza de un perro de presa y el cuerpo de un perro moloso.

De igual manera en su constitución física el bandog debe tener al menos un 75% de perro moloso y otro 25% de perro de presa para complementar lo que hoy en día si es una raza y se le atribuyó el nombre de bandog.

Cabe destacar que no se puede reconocer a un perro como bandog si no cuenta con el aporte moloso recomendado, por ejemplo, muchas personas creen que el cruce entre un pitbull y un presa canario o un pitbull y un american stafford da como resultado un bandog, pero el cachorro resultante de este cruce no posee aporte moloso en su genética, por lo que no se trata de un bandog.

Los Bandog por lo general son perros de familia. Se llevan muy bien con ella y son muy leales y amistosos, sin embargo todo cambia con los extraños, ya que con ellos son muy desconfiados, en especial si hay niños cerca de él y algún extraño se acerca.

Si quieres adoptar a un bandog necesitas saber que no es un perro que se recomiende para personas primerizas si de mascotas hablamos. Es un perro que requiere de un entrenador de mano firme y con mucha paciencia, ya que puede tornarse terco en ciertos momentos.

A continuación conocerás todos los aspectos del bandog, un perro fuerte, sumamente protector, un poco arisco, pero sobre todo extremadamente leal y amistoso con la familia.

Historia y Origen de la raza

La historia de los perros Bandog es sumamente interesante, profunda y bien documentada, por lo que si piezas adoptar a un gran moloso como este o ya tienes a uno en casa te encantará saber los pormenores referentes a su historia.

bandog

El responsable de la creación de esta raza fue John Swinford, el cual vio nacer el primer tipo de Bandog en 1960, un Bandog americano llamado Bantu. Swinford era un veterinario de profesión que quería rescatar a los extintos perros Bandog, grandes servidores, protectores y vigilantes del ganado como de su territorio, por ello decidió dedicarse a rescatar, darle balance tanto estético como en comportamiento al que sería el nuevo Bandog, el Bandog americano.

Swinford creía que era posible volver a crear al Bandog, pero esta vez sin problemas de salud o de comportamiento. Primeramente decidió usar a los Pitbull debido a la belleza de esta raza y su gran capacidad de protección del territorio. Los Pitbull que se seleccionaron para los cruces fueron los que se usaban en aquellos tiempos para las peleas contra toros y también seleccionó a los más fuertes ejemplares de mastín napolitano y mastín inglés.

Los primeros ejemplares de Bandog poseían buenas características físicas y de comportamiento, pero faltaba estandarizar la raza, cosa que Swinford no pudo llegar a realizar debido a que murió antes de hacerlo.

Su trabajo sin duda conmovió a varios admiradores de los perros y también a granjeros que querían establecer un estándar de esta raza para así regodearse de haber creado el perro de defensa, ataque y vigilancia más eficaz del mundo.

Desde sus comienzos la meta a alcanzar en cuanto a la crianza de este perro es muy simple, se debe obtener un perro de vigilancia, ataque y defensa fuerte, grande y con aspecto moloso sin descuidar su salud física y cuidando que no presente un comportamiento exageradamente agresivo.

La crianza del Bandog y la búsqueda de homogeneidad en cuanto a su apariencia definitiva puede ser una labor que nunca termine, ya que es demasiado difícil el estandarizar un ejemplar que puede ser el resultado del cruce de un gran número de razas molosas y de presa. Además también estaría la cuestión del temperamento y salud, dos aspectos que deben ser tomados muy en cuenta si se quiere que estandarizar una raza y que esta sea reconocida por las asociaciones cinologicas a nivel internacional. La belleza en estos ejemplares no es una prioridad ya que se tratan de perros de trabajo.

Los primeros Bandog resultaron extintos

Lamentablemente, después de la muerte de John Swinford, los Bandog que había estado criando y cruzando selectivamente no continuaron sus cruces, por lo que estos primeros ejemplares resultaron extintos, pero según las notas y lo que se sabía sobre la crianza de los mismos varios fanáticos de la “raza” continuaron su trabajo.

Entre estos entusiastas se encontraba Joe Lucero, responsable de la fundación del club American Bandogge Mastiff. El resultado de los esfuerzos de este club fue satisfactorio, Lucero había podido crear un Bandog de calidad cruzando un Pitbulls y mastines napolitanos, aunque la selección para conseguir al Bandog americano perfecto duró nada más y nada menos que ¡40 años!

Como lo mencionamos antes, existen diferentes tipos de Bandog, no solo el Bandog americano debe ser considerado bajo el nombre de raza mixta “Bandog”, ya que existen varias variantes europeas y otras americanas.

El Bandog no es un perro demasiado popular para una familia común y corriente ya que se cataloga como “perro peligroso” debido a su fuerza y su capacidad de atacar sin preguntar si los suyos están en peligro, además no tiene la belleza de otros ejemplares.

El Bandog ha sido el perro preferido de granjeros, dueños de negocios o personas con un amplio terreno que cuidar en casa, pero no por eso estas han ignorado su buen corazón y determinación a la hora de actuar.

Características principales

El Bandog no posee características físicas exactas debido a la cantidad de razas que pueden estar involucradas en la constitución de un ejemplar, pero si existen características físicas que deben cumplirse para que en ejemplar pueda ser considerado Bandog como tal.

bandog

Primeramente tenemos que el Bandog es un perro musculoso, muy fuerte y de tamaño grande a gigante. A simple vista pueden verse sus músculos y una expresión no tan amigable para los extraños, por lo que es un perro ideal para espantar curiosos, intrusos, ladrones y animales salvajes.

Es un perro bastante bien proporcionado, no existen partes de su cuerpo que no estén en armonía. Los Bandog machos pueden medir entre 55 y 72 cm mientras que las hembras son un poco más bajas con una estatura de 48 a 65 cm. En cuanto al peso los machos pueden alcanzar un asombroso peso de entre 40 a 75 kg mientras que el de las hembras se ubica entre 35 y 65 kg.

Debido a que el peso aproximado de los Bandog es tan amplio los criadores alrededor del mundo crearon dos clasificaciones del Bandog según su peso, existiendo dos tipos de Bandog, el liviano y el pesado.

Los Bandog livianos no pueden superar los 50 kg de peso  y este debe estar acompañado de una altura de menos de 60 cm, mientras que los Bandog pesados deben tener un peso mayor a 50 kg y una altura mayor a los 60 cm.

El Bandog tiene un aspecto bastante rústico y no es tan bonito a simple vista como otros perros, desencadenando temor instantáneo en el caso de que un intruso no lo haya visto mientras entra a un territorio custodiado por él. Su aspecto es una de las principales razones de su popularidad entre los perros de vigilancia y defensa, ya que inspira temor, un temor bastante bien justificado.

Su robusto cuerpo se encuentra cubierto por un pelaje corto y fino, áspero al tacto y con una capa de pelaje interno muy fino que lo ayuda a protegerse del frio. Este pelaje suele tener colores que van desde el arena, gris, amarillento y negro hasta una gran variedad de colores atigrados, fuego, beige y varias combinaciones de estos últimos. La trufa sin embargo siempre debe ser negra o roja fuego.

En textos antiguos que datan del siglo XV el religioso William Harrison en su obra que relata la historia de Inglaterra “Descripción de Inglaterra”, habla un poco de la apariencia general del Bandog, describiéndolo como “un perro feo, bastante terco, con ganas de actividad física casi perenne, bastante fiero, poderoso, imponente y temible”, sin dudas una descripción que estaba enfocada en destacar que era un perro cuya presencia no se podía tomar a la ligera.

El cuerpo del Bandog tiene buen aplomo, camina con firmeza y es muy ágil, incluso para su constitución física. Su cruz está muy bien definida, al igual que su dorso, el cual tiene buen tamaño y es musculoso. En el lomo se pueden encontrar una gran cantidad de músculos y la grupa es robusta, cuenta con buen tamaño y permite que el Bandog pueda comenzar a correr de manera potente desde el primer segundo que divisa a un intruso.

La grupa sigue el estándar del cuerpo, siendo ancha y teniendo buena robustez, permitiendo aumentar el empuje de los saltos y apresurar el tiempo que le toma comenzar a correr a toda velocidad.

El pecho de Bandog es profundo, ancho y con buena musculatura visible a simple vista. Las costillas tienen buen arco, son largas pero no forman tonel. El cuello del Bandog es bastante fuerte, con poca papada y bien proporcionado con el cuerpo, a veces da la sensación que en realidad no posee cuello debido a que este se fusiona de manera perfecta con el cuerpo.

El cuello sostiene una gran cabeza, pero esta no debe ser muy pesada o desproporcionada en tamaño con respecto al cuerpo. En la cabeza se puede notar un marcado stop, músculos temporales notables y piel casi liza con muy poca presencia de arrugas.

La trufa es grande, de buen tamaño y cuenta con dos grandes agujeros nasales. La nariz de este gran moloso puede ser negra o roja fuego, color que debería ser diferenciable del color del pelaje.

La boca del Bandog es cuadrada, ancha y profunda, no es bien visto que posea pliegues. El hocico definitivamente no debe ser tan corto que se vea desproporcionado con toda la estructura de la cabeza.

Los labios que cuelgan un poco de su hocico son tan grandes como para cubrir los labios interiores y cuentan con buen grosor. La pigmentación de estos puede ser negra o roja.

Los ojos del Bandog son medianos y cuentan con  buena separación entre sí, son ovalados y es de muy buena aceptación que combinen con el pelaje. Es un perro cuya mirada seria e intimidante puede helarle la sangre a cualquier intruso, sea humano o animal.

Las orejas se encuentran a altura media en su cráneo y poseen muy buena separación entre ellas. Son un poco redondeadas y erectas. La cola del Bandog es fuerte, gruesa y se va afinando a medida que llega a su culminación. Mientras está relajado la lleva colgando en forma de un gran gancho, cuando se ejercita la lleva alta, pero nunca sobre su espalda. Sus patas y pies son muy fuertes.

Comportamiento con otros perros

bandog

El Bandog es un perro con un carácter difícil, puesto que puede ser una total dulzura con su amo, pero con otros perros puede llegar a ser reservado, mientras que con animales desconocidos llegará a ser muy receloso y puede que hasta agresivo si representan una amenaza clara para él.

Durante toda su historia se han escogido perros para mejorar su raza de manera estratégica, logrando así perros que no resulten demasiado agresivos como para contemplarse como mascotas. En casa será amistoso, leal, amoroso y un poco independiente con su amo y familia, pero sobre todo será protector.

Esta característica se extiende a las mascotas del hogar, las cuales pasarán a ser parte de su manada llegando a ser protegidas por este a capa y espada. Sin embargo, no es un perro paciente y puede llegar a ser agresivo si se le provoca lo suficiente, por lo que no recomendamos la interacción directa de perros toy, pequeños o medianos con este, ya que estos pueden resultar muy abrumadores para él si siempre están buscando jugar con él mientras el Bandog quizás solo quiera descansar.

Teniendo un Bandog en casa tampoco es recomendable tener animales pequeños que este pueda cazar, tarea que la tendrá muy sencilla debido a su poder e insistencia en lograr algo cuando se lo propone.

Dependiendo de la procedencia del Bandog este puede tener un comportamiento controlado, una buena salud y una excelente relación con otros perros como también puede tener un comportamiento demasiado agresivo por naturaleza, mala salud y expectativa de vida y una mala relación con las demás mascotas del hogar, por lo que recomendamos que su compra sea de manos de profesionales o, en el caso de que lo estés adoptando, no cuentes con otros perros de raza pequeña en casa.

Si adoptas a un Bandog de procedencia mientras este es un cachorro tiene todas las posibilidades de llevarse bien con otros perros si se le socializa, adiestra y entrena correctamente, además de hacerlo entrar en contacto con otros perros grandes o gigantes del hogar que tengan un comportamiento manso.

De esta manera el cachorro Bandog se acostumbrará a la presencia de otros perros en el hogar, desarrollando un fuerte vínculo de protección y confianza con ellos.

Si en cambio, adoptas un Bandog adulto es conveniente que este sea el único perro de la casa, o al menos, asegúrate de mantener a tus perros pequeños o toy dentro de casa ya que los juegos bruscos o un ataque del Bandog pueden dejarlos muy malheridos.

Todas las características del comportamiento del Bandog han sido dirigidas estrictamente para cumplir una misión: ser un perro guardián.

¿Cómo hacer que la relación entre un Bandog y otros perros sea buena desde un principio?

Lo conveniente es adoptar a un Bandog que sea cachorro para ir moldeando su carácter a través de los meses. Durante su etapa de cachorro el Bandog puede ser mejor educado que comenzando ya su adultez, por lo que dará tiempo de socializarlo y adiestrarlo para que se comporte correctamente en casa con otras mascotas.

Socialización del Bandog

El Bandog necesita una socialización sostenida desde muy cachorro ya que si la descuidas cuando sea un perro adulto existe una gran posibilidad de que desarrolle un carácter agresivo y dominante con otras mascotas e incluso contigo o los miembros de la familia con los que no tenga una interacción muy frecuente.

Para socializarlos es conveniente permitir que pasen al menos unos tres meses completos con su madre y hermanos de camada. De esta manera podrá entender de una manera rápida como funciona una manada y que para llevarse bien con los demás debe ser un perro tranquilo y que no es necesario que sea el líder de la misma para que funcione bien.

La socialización seguirá en casa con nuestras mascotas y el Bandog cachorro, pero también es conveniente presentarlo a otras personas de la familia y conocidos para que así su agresividad se vea aplacada y solo vaya en protección del hogar cuando en realidad un extraño se encuentre robando o actúe de una manera amenazante en contra de un familiar.

Cuando el Bandog cachorro quiera tomar acciones agresivas con otra mascota será una excelente oportunidad para demostrarle que no es una acción permitida bajo tu techo. Tendrás que llamarle la atención con un “shhh” para que deje de mostrar agresividad, y si esta continúa aparta a tu otra mascota de su presencia. Con esto entenderá que lo que hizo produjo que se quedara solo y con ello acabó la diversión.

En resumen el Bandog es un perro que puede llevarse bien con otros perros grandes o gigantes, pero su función principal es la de ser el perro guardián de casa, no tanto un perro mascota modelo.

Dieta y alimentación del Bandog

bandog

El bandog requiere una alimentación bastante abundante, tanto en cantidad como en calidad. No todos los perros grandes como este puede seguir la misma alimentación y estilo de vida, en especial cuando tiene tanto músculo que mantener en forma, por lo que te enseñaremos algunas consideraciones a la hora de alimentar a un bandog.

El metabolismo del bandog es más lento que el de los perros pequeños y medianos por lo que se debe tener cuidado de sobrealimentarlos, lo que podría producir que el ejemplar engorde y con esto sea posible que adquiera algunas enfermedades que se desarrollan producto de ese estado de salud.

Consideraciones a la hora de alimentar al bandog

Existen varias consideraciones que debes tener en cuenta antes de comprar croquetas para la alimentación de tu bandog:

Edad del bandog

La edad es un factor determinante a la hora de alimentar al bandog debido a que según sea esta se tienen que añadir o quitar diferentes elementos de la dieta.

La edad en los perros de raza grande

La edad es un elemento determinante a la hora de elegir la dieta de tu perro de raza grande. Y es que las necesidades alimenticias de un can adulto no son nada parecidas a las de un cachorro.

Los perros de raza grande y gigante crecer de manera más pausada que los cachorros de perros de raza pequeña, por lo que su alimentación deberá tener muy en cuenta la edad para evitar sobrealimentarlos, haciendo que aparezcan importantes problemas genéticos a los que son vulnerables los perros de gran tamaño, como la displasia de cadera o de codo.

La alimentación de los cachorros bandog no puede contener mucha grasa y por nada debe ser combinada con suplementos alimenticios, en especial el calcio. El calcio en esta etapa puede provocar malformaciones en los huesos.

La alimentación del bandog adulto debe ser muy bien cuidada ya que estos perros pueden padecer de problemas digestivos y alergias a determinados ingredientes de los alimentos caseros. La mejor solución para este problema es escoger croquetas que se puedan digerir fácilmente y contengan una buena cantidad de calorías. Es una buena idea administrarles antioxidantes.

La alimentación del bandog adulto senior debe estar llena de nutrientes que eviten que la degeneración de su cuerpo avance de manera acelerada. Debes conseguir croquetas con un alto contenido de minerales, los cuales ayudarán a frenar un poco el paso del tiempo para los huesos y articulaciones de tu bandog, haciendo que esté activo más tiempo antes de tener que retirarse de sus actividades de vigilancia debido a múltiples dolencias.

Actividad física del bandog

Mientras más activo sea tu perro tendrás que darle más comida. El metabolismo de los perros grandes es lento, sin embargo, este puede acelerarse si experimenta una buena cantidad de ejercicio a diario, por lo que deberás introducir más comida a su dieta si se ejercita todos los días.

Alimentación condicionada para el bandog

La alimentación condicionada incluye varios tipos de ingredientes específicos a incluir en la alimentación del bandog para que esta no afecte su salud debido a una condición desfavorable de la misma.

Las enfermedades que podrían modificar los valores óptimos de ciertas vitaminas, minerales y calcio en los alimentos del bandog pueden ser:

  • Huesos débiles: se debe dar suplemento de calcio y fibra (nunca administrar por cuenta propia, siempre contar con la opinión de un veterinario).
  • Problemas del corazón: un perro con este tipo de problemas debe centrar su dieta en una buena cantidad de nutrientes.
  • Sobrepeso: ante un bandog con sobrepeso debes escoger croquetas o alimentos caseros que le aporten la sensación de saciedad más rápidamente a tu perro. Los alimentos no deben contener muchas grasas o carbohidratos. Esto va unido a la realización de ejercicios de incremento progresivo para ayudar a ponerlo en forma.
  • Bajo peso: en el caso de que el bandog esté muy por debajo de su peso ideal lo que debes hacer es conseguir unas croquetas que tengan buena cantidad de nutrientes y aumentar un poco la ración de ellas en sus comidas ya que puede que su metabolismo sea rápido y necesite más cantidad.

Siempre trata de conseguir alimentos de primera calidad para tu bandog y todo irá muy bien.

Salud y cuidados generales

bandog

Debido a que para el Bandog es bastante fácil meterse en problemas con extraños, ya sea animales o personas, debes cuidar de su integridad física en todo momento delimitando el espacio entre ellos y él. El Bandog no puede vivir en una casa sin un jardín vallado debido a su instinto protector y territorial.

Otro de los cuidados que debe tener apenas lo tengas bajo tu tutela es entrenarlo y adiestrarlo (más adelante te enseñaremos como) para que no se meta en problemas con las demás mascotas del hogar y controlar un poco su instinto territorial.

Si no eres una persona con experiencia en adiestramiento de perros es poco aconsejable que adoptes en primer lugar a un perro con un carácter tan serio como el Bandog. Se trata de un perro de grande a gigante, fuerte y con características en su comportamiento que pueden salirse de control si no sabes cómo educarlo.

Como perro grande o gigante también necesita a un amo que lo alimente correctamente. Recuerda que los Bandog pueden llegar a comer hasta 400 gr de croquetas al día, lo que representa un gasto a considerar para muchas familias. Debido a que la adopción de un Bandog no es temporal debes tener muy en cuenta las responsabilidades relacionadas con su mantenimiento.

Otro de los cuidados muy importantes a tener en cuenta durante toda la vida del Bandog es que, a pesar de su aspecto tosco y dominante se trata de un perro muy cariñoso, atento y amable con su amo. Un perro nunca debe ser demonizado debido a su aspecto, siempre debe obtener el cariño de una familia y este es el caso del Bandog, que necesita que todos los miembros de la familia interactúen con él.

El Bandog no es un perro que deba tenerse amarrado. Es un perro bastante territorial y agresivo con extraños, pero eso no justifica su maltrato, y el mantenerlo amarrado es maltrato animal al igual que mantenerlo encerrado. Mientras más encerrado o amarrado esté más agresivo se comportará debido a la frustración que eso supone para él. Mantenlo en un terreno cercado y si el terreno no cuenta con esta característica entonces adopta a otra raza de perro.

Enfermedades del Bandog

No es posible adivinar que enfermedades tendrá un ejemplar de Bandog, lo que sí es posible es determinar bajo sus estándares físicos a que tipos de enfermedad puede ser más vulnerable.

El Bandog es un perro con una salud tan fuerte como él, pero debido a su tamaño puede sufrir malformaciones típicas de los perros de gran tamaño como las displasias o torsión de estómago.

Para evitar las displasias es conveniente no añadir mucho calcio a sus alimentos durante su etapa de cachorro, a menos que un veterinario se lo recete. Para evitar en la medida de lo posible la torsión de estómago es necesario colocar sus platos de comida en un lugar elevado del suelo, evitando así que tu Bandog se esfuerce mucho en alcanzarlo debido a su gran tamaño.

Algunos Bandog también pueden sufrir alergias en su piel. Es importante comprar un Bandog de un criador experimentado que no les haya permitido el cruce a padres con alguno de estos problemas genéticos ya que la displasia de cadera es hereditaria.

Cepillado y baño del Bandog

El Bandog no es un perro que requiera cuidados especializados, más bien es una raza que requiere poco cuidado en cuanto a cepillados. Con una vez que cepilles su pelaje a la semana eliminarás suciedad y te darás cuenta si ha contraído pulgas o garrapatas. Los baños solo se recomiendan cuando esté realmente sucio, ya que los jabones y champús pueden irritar su piel si se baña frecuentemente.

Es muy importante que el Bandog tenga agua fresca y abundante a diario ya que los perros de esta raza beben realmente mucha agua. El Bandog se mostrará siempre reacio a beber agua contaminada (lo cual es muy frecuente ya que es un perro que produce mucha baba y esta cae en el agua poniéndola en mal estado rápidamente).

En cuanto a los Bandog cachorros deberás asegurarte que su adopción sea cuando ya tengan los dientes a la vista, ya que esto te hará saber que ya han terminado de alimentarse de leche materna y cerrado su ciclo de socialización.

Siempre debes llevarlos a vacunar si el criador aún no lo ha hecho, su vida depende de ello, llévalos a que el veterinario les coloque su primera vacuna cumplido el mes de edad.

Cómo entrenar, educar o adiestrar un perro Bandog

bandog

Los perros por lo general no son agresivos, son ciertas situaciones que los empujan a tener la suficiente desconfianza del resto como para mostrar un comportamiento de este tipo, aunque existen razas como el bandog que tienen cierta predisposición a mostrar este tipo de comportamiento en caso de llegar a experimentar ciertos detonantes que te mostraremos más adelante.

El bandog es un perro territorial, con un amplio sentido de protección de las mascotas y personas que se encuentran a su alrededor, como también puede llegar a convertirse en tu más fiel y amigable amigo si te propones a entrenarlo bien.

El bandog es un perro que instintivamente desconfía de cualquier persona o animal desconocido para él debido a que lo ve como una amenaza directa para él y su manada. Fue criado selectivamente para que desarrolle dicho carácter y ejerciera la labor de perro de vigilancia y defensa de la mejor manera posible. Si tendrás uno en casa conviene tenerlo bien entrenado para que únicamente se muestre desconfiado en situaciones que lo ameriten.

Para lograr eso mediante un entrenamiento eficaz, él debe verte como el líder de la manada, al cual hará caso en el caso de que esté haciendo algo mal y se le llame la atención por ello.

Sigue estos consejos y tu bandog nunca se convertirá en un perro que no puedas domar:

El lenguaje corporal del bandog

Si desde pequeño tu bandog muestra los siguientes comportamientos deberás reprenderlo de manera amable para que no vuelvan a repetirse:

  • Tratar de mostrarse más alto o amenazante ante tu presencia o la de otros animales.
  • Presentar tensión en la boca cuando te acercas a sus juguetes o plato de comida.
  • Que sus labios se muestren sobre sus dientes al realizar las acciones del segundo punto.
  • Que esté en una posición de “listo para atacar” la cual se identifica fácilmente ya que combina varios de los puntos anteriores con sus patas delanteras un poco arqueadas, como preparado para saltar.

Una correcta reprimenda

Por ningún motivo le pegues a tu bandog ni lo maltrates psicológicamente con gritos. Los perros son animales sumamente sensibles y les afectará mucho que la persona que más aman los trate de esa manera.

La manera correcta de regañarlos es mediante una palabra clave, la cual será la que repetirás siempre que realice una acción que no quieres que se vuelva a repetir en su comportamiento. Esta palabra puede ser simplemente “no” o “shh”, pero lo importante es que se la digas en un tono de voz firme y justo cuando se esté presentando ese comportamiento inadecuado.

Una correcta recompensa

Así como existe una correcta reprimenda también existe una correcta recompensa. La mejor recompensa para un bandog viene por parte del entrenamiento en positivo, que no es otra cosa que ofrecerle un estímulo para conseguir su obediencia frecuente bajo determinado comando o acción que se encuentre realizando.

La recompensa que recomendamos es la de un suculento bocadillo a tu elección. Claro, este deberá ser sano y aportar proteínas a su dieta diaria. Cuando lo veas haciendo una buena acción, por ejemplo, jugando felizmente con otras mascotas, dale un bocadillo, lo más probable es que siempre se comporte de esa manera esperando otro bocadillo o una felicitación.

Los bocadillos te serán realmente útiles cuando lo entrenes para que realice determinadas acciones bajo tu comando, por ejemplo, puedes darle un bocadillo la primera vez que tu bandog cachorro te de la pata sin necesidad de tomársela y colocarla en tu mano.

Haciéndole saber al bandog que tu eres el macho alfa de la manada

Un bandog adulto fácilmente podría pasar de ti como si fueras un ser inferior gracias a su gran instinto de superioridad, sin embargo, esto es algo que debemos evitar a toda costa, ya que traería importantes trastornos de conducta que no querrás experimentar con tu perro.

Para demostrarle a tu bandog que eres el líder de la manada simplemente mantén bajo control cualquier situación. Si tu bandog ladra sal a ver qué sucede, esto lo tomará como que saliste a la defensa del hogar como buen líder. También debes comer primero que todos, esto lo haría un líder y finalmente, no desistas de acostarte en tu cama porque el bandog está acostado en ella… El líder siempre se tumba donde quiera así que invitalo a bajarse e ir a su cama para perro.

Ten en cuenta estos consejos y tu bandog tendrá un comportamiento modelo. Recuerda nunca pegarle o amenazarlo, ya que esto podría ser visto como una provocación, haciendo que se desarrolle mucho su agresividad.

Comportamiento con los Humanos

bandog

Es totalmente vital para ti, como el futuro amo de un Bandog el conocer las particularidades de su comportamiento. Un Bandog incorrectamente entrenado puede convertirse en un perro agresivo y muy peligroso para los extraños que se acerquen a tu hogar, así como también su interacción con los niños no estaría recomendada debido a su carácter problemático.

Sin embargo, con un buen entrenamiento y socialización temprana conseguirás a un Bandog amigable, fiel, buen compañero, aunque un poco independiente.

Antiguamente esta raza de perro en sus diferentes variantes era conocida por la ferocidad con la que se enfrentaban a cazadores furtivos, sin embargo, en aquellos tiempos poco se preocupaban sus dueños por socializarlo, todo lo contrario, era preferible el que no recibieran socialización para fomentar un comportamiento agresivo y así esta raza pudiera “darles caza” a los cazadores furtivos que cazaban ilegalmente en territorios prohibidos.

El Bandog no es un perro ladrador, lo que lo hace mucho más peligroso para los extraños que se atrevan a entrar en un territorio custodiado por él, puesto que se acercará sigilosamente hasta el intruso y lo atacará sin previo aviso, prefiere tomarse la justicia por su mano en vez de alertar a su dueño sobre la presencia del intruso.

Socializar al Bandog es sencillo, simplemente no lo apartes de tu día a día, permite que comparta desde cachorro con otros perros, gatos, miembros de tu familia y desconocidos, de estas buenas experiencias tomará conciencia en un futuro, permitiendo así que el ejemplar no goce de agresividad extrema en caso de que vea a un intruso.

Un Bandog socializado siempre será un perro excelente para la convivencia familiar, se lleva muy bien con los niños, será tolerante con los extraños siempre  y cuando estos interactúen con su amo antes de entrar a su territorio, se llevará bien con los extraños en los paseos siempre y cuando no lo toquen y sobre todo será muy amigable con la familia, al mismo tiempo que la protege, incluso a costa de su vida.

El tener a un Bandog en la familia para muchos afortunados dueños les hace sentir una sensación de tranquilidad, ya que saben que ningún intruso con uso de razón entraría en un territorio que se encuentra vigilado por un perro con un aspecto tan serio y un cuerpo tan musculoso y grande.

Cualidades de la personalidad del Bandog

Para que un perro moloso y de presa encaje con el perfil psicológico del Bandog es necesario que se cumplan los siguientes requisitos:

  • Debe anhelar proteger el hogar y a su “manada”.
  • Ante cualquier ruido o movimiento extraño debe querer ir a investigar.
  • Distantes con extraños invitados al hogar y desconfiado con extraños que vayan pasado frente al mismo.
  • No le teman a nada.
  • Rápida estrategia para contrarrestar las acciones del intruso.
  • Capacidad de ataque si el intruso es agresivo.
  • Mucha inteligencia que se nota al enseñarle comandos y adiestrarlo.
  • Resistente al estrés por separación.
  • Oído, vista y olfato excelente.

El Bandog es un perro guardián pero nunca debes confundir el término perro guardián con perro agresivo ya que un perro guardián bien puede ser adiestrado para que paralice a un intruso sin hacerle un rasguño.

Un Bandog es un perro que puede mostrar una obediencia casi perfecta a su amo durante todo su tiempo de vida. Para ello es necesario entrenarlo adecuadamente para que pueda mostrar este comportamiento.

¿Cómo se si mi tipo de Bandog es un perro ideal para el trabajo de vigilante?

Los perros de vigilancia deben tener la predisposición de proteger a su propietario y territorio ante cualquier evento amenazante, el Bandog es un perro que puede adaptarse de manera perfecta a esta tarea, siendo de hecho, uno de los perros que mejor ejerce labores de vigilancia entre todas las razas existentes.

Las diferentes razas que pueden darle vida a un Bandog garantizan también una buena salud y balance en su comportamiento. Durante el entrenamiento del Bandog (para garantizar un comportamiento adecuado a lo largo de su vida) no deberá sentir miedo o nerviosismo producto de castigos que practicarás con él si no hace bien las cosas. El entrenamiento siempre deberá ser llevado a cabo con refuerzos positivos para así reafirmar su seguridad, confianza y buenas relaciones con su amo y familia.

Mientras más quiera un Bandog a su familia, más protector con ellos será.

Otra buena idea para hacer que el carácter dominante y/o agresivo del Bandog se aplaque un poco es esterilizarlo, ya que esta actividad lo calmará un poco, haciendo que se centre más en su trabajo que en ser dominante.

Entorno ideal

Para entender por completo las necesidades del entorno para el adoptar a un Bandog es necesario saber que antiguamente era compañero de guardabosques y lo usaban para encontrar e inmovilizar a los cazadores furtivos en los terrenos reales y prohibidos para personas que no eran de la nobleza. También es un perro que ha participado activamente como perro granjero para controlar a ganado difícil como pueden ser los toros o las vacas rebeldes.

Fue criado selectivamente para que esta actividad fuese uno de sus fuertes, por lo que ha estado acostumbrado a lo largo de toda su existencia a los entornos abiertos, con amplio campo de visión en donde pueda hacer gala de su excelente sentido de la vista, oído y olfato para detectar intrusos en sus dominios.

El Bandog es un perro para entornos amplios ya que además de lo anteriormente descrito cuenta con un gran tamaño y considerando que puede llegar a ser un perro de raza gigante debes tener mucho cuidado a la hora de adoptar uno. Siempre pide que te muestren a los padres del Bandog que estás a punto de adoptar, de esta manera podrás saber si se trata de una variante grande o gigante de Bandog.

Para adoptar a un perro de esta raza debes tener un hogar amplio al igual que tu jardín. No vale un jardín pequeño ni el interior de una casa para el mantenimiento del Bandog ya que debido a su tamaño y necesidad de espacio resulta imposible mantenerlo de manera cómoda en ella o en un jardín pequeño.

El Bandog necesita un terreno que cuidar para sentirse pleno y útil, pero también es necesario que este terreno se encuentre claramente delimitado para que no pueda escaparse o atacar a una persona que simplemente camine por la acera debido a que crea que la misma es parte del territorio de tu casa.

Debido a la magnitud de su tamaño es probable que se sienta incomodo dentro de casa. Además esta raza posee el típico babeo de algunos molosos, por lo que puede resultarte incomodo el ver rastros de saliva por el suelo si eres del tipo de persona que le gusta tener sus pisos inmaculados todo el tiempo.

Si cuentas con el suficiente espacio en casa es una muy buena idea el permitirle entrar, y no solo eso, sino que también pueda tener una gran cama en algún rincón en el caso de que quiera compartir tiempo en familia.

Esto es conveniente ya que mientras más cerca de su familia se encuentre y sienta más será su instinto protector con ellos.

¿Qué debe cumplir un entorno para ser perfecto para un Bandog?

Un Bandog deberá vivir en un entorno limpio, sin insectos que puedan infestarlo (como las pulgas o garrapatas), deberá contar con un lugar con sombra permanente en el caso de que quiera tumbarse en un lugar fresco y protegido y también deberás tener cuidado con ofrecerle un espacio que se pueda inundar fácilmente.

Deberán existir desniveles o desagües para evitar que el Bandog quede con el agua al cuello en el caso de una fuerte lluvia.

Durante la infancia del Bandog es conveniente que viva dentro de casa por las noches y durante los días muy calientes o muy fríos ya que debido a su tamaño es vulnerable a las temperaturas extremas.

Al Bandog cachorro le encanta morder por lo que deberá tener juguetes especializados en esta área para evitar que muerda zapatos, teléfonos entre otras de tus pertenencias valiosas.

El Bandog debe pasearse al menos una vez al día durante 30 – 45 minutos. Esta raza ama los paseos y si la has educado correctamente pasará completamente de los desconocidos que le pasen a un lado ya que sabrá que no son una amenaza real, a diferencia de los que vea en su territorio mientras está custodiándolo.

Antes de que adoptes a un Bandog cachorro recomendamos la inspección total del entorno para verificar que no existan líquidos u objetos que puedan ser bebidos o comidos por este causándole malestar o una emergencia, el Bandog es muy curioso por lo que se llevará todo a la boca siendo cachorrito.

Durante los entrenamientos deberás buscar un entorno tranquilo, sin mucho ruido o movimiento de personas para asegurar el éxito del mismo, el Bandog suele distraerse mucho con las personas que pasan o los ruidos debido a su naturaleza.

También es conveniente mantener alejadas a otras mascotas mientras lo entrenas.