Saltar al contenido
PerrosGatosOnline.com

Pastor de Anatolia

pastor-de-anatolia
Pastor de Anatolia
5 (100%) 7 votes

Pastor de Anatolia: Tu nueva mascota

El Pastor de Anatolia o Karabash es un antiquísimo perro pastor que según estudios podría descender directamente de los poderosos perros de la antigua Mesopotamia. Esta raza ha ido evolucionando de una manera brusca y sin contemplaciones producto de la implacable naturaleza de la zona y condiciones en donde se originó, dando lugar a perros realmente resistentes, fuertes, poderosos y de un imponente tamaño y aspecto para nada amigable, aunque esto no tenga por qué ser así en la actualidad.

En Turquía existían tribus nómadas que contaban con sus rebaños para alimentarse. El alimento en aquel entonces era escaso y era difícil siquiera darle de comer al rebaño para poder sacar frutos de él, por ello, y acompañado de los largos veranos secos y de mucha temperatura, solo era apta la supervivencia de los animales más fuertes, tanto en el campo de los depredadores como en el de los perros que necesitaban conseguir presas para poder comer.

Se cree que el pastor de Anatolia es un perro con más de tres mil años de antigüedad, claro, no como lo conocemos hoy en día ya que durante ese tiempo fue que se perfeccionó mientras se juntaban los ejemplares más fuertes de todas las razas de perros del aquel entonces. La combinación de todas esas razas hizo posible un perro que se adaptó con cierta facilidad al inclemente clima de lo que hoy se conoce como Turquía, en donde las estaciones se marcan con cierta intensidad (cuando hay frio, hay mucho frio y cuando hay calor, hay mucho calor).

El pastor de anatolia en ningún momento vivió bajo el cobijo de un hogar en las condiciones inclementes del clima, era un perro de trabajo y las personas veían a estos como simples vigilantes sin demasiada importancia más que la de alertar que algún depredador o ladrón se acercaba al ganado. Por ello, siempre vivían en las afueras fuese cual fuese el clima.

A pesar de su gran tamaño se puede ver en sus ojos que se trata de un perro leal y cariñoso con sus dueños, pero siempre tiene su toque de orgullo e independencia típicos en esta raza. Con los desconocidos no es muy amigable, al fin y al cabo, lo entrenaron para que fuese así, seguro de sí mismo y protector por encima de cualquier cosa de lo que consideraba su terreno u hogar.

No es un perro agresivo, lo que es un alivio dado su tamaño, es un perro que goza de buena inteligencia, con lo que es capaz de guiar al ganado hacía zonas en donde no exista peligro.

A diferencia de lo que podrían creer las personas que vean por primera vez a un pastor de anatolia, estos no tienen nada de agresividad, son perros nobles si como desconocido no te muestras agresivo ni dispuesto a hacerle daño a los miembros de la familia. Su nobleza ha dado de que hablar puesto que se dice que incluso las hembras de este han llegado a amamantar a otras razas de perros e incluso a corderitos.

Cuanto vive un perro pastor de Anatolia?

Aunque el pastor de anatolia se encuentra un poco por encima de la esperanza de vida de los perros gigantes, esta sigue siendo corta, el pastor de anatolia puede vivir entre 10 y 13 años, a pesar de que su ancestro directo, el kangal turco es un perro longevo para su tamaño, también gigante, con 12 a 15 años de vida.

Lo cierto es que para los perros grandes la vida no es tan sencilla como para los pequeños. Los perros grandes necesitan grandes dosis de actividad física porque a ello están acostumbrados. La actividad física constante que les exige su cuerpo también es la razón por la que sus huesos y órganos se van deteriorando más rápidamente que en el caso de los perros pequeños.

No hay nada que se pueda hacer para evitar la degeneración acelerada de los perros gigantes, son perros que necesitan ejercitarse constantemente ya que si no lo hacen comenzarás a ver como aflora en ellos un comportamiento destructivo que puede tornarse o nervioso o agresivo.

Ahora ya sabes que si tu perro de gran tamaño como el pastor de anatolia se comporta mal, comienza a escarbar por todo el jardín, muerde muebles o se torna agresivo de repente, puede estar necesitando recrearse por medio de un paseo y ejercicios.

Historia y Origen

El pastor de anatolia es un perro de raza gigante que fue juntado de manera intencional con razas con buenos dotes para el cuidado de rebaños. Estos perros tenían la importante labor de cuidar las granjas previniendo que ladrones de ganado o animales salvajes se inmiscuyeran en ellas cazando a las ovejas del granjero.

pastor-de-anatolia

Para esto estaban dotados de un buen oído y un constante estado de vigilancia que podía convertirse en cuestión de segundos en un estado de alerta y ataque. Los pastores de anatolia eran en aquellos tiempos uno de los perros más grandes dedicados al cuidado del ganado, muy pocos animales salvajes se atreverían a entrar a un área custodiada por un perro de tal envergadura, y si lo hacían, ya podían esperar las consecuencias.

Aunque no se trate de un perro especialmente fiero, el tamaño que posee este can ahuyentará tanto a ladrones como a depredadores ya que no querrán vérselas con un perro de tal tamaño.

La historia del pastor de anatolia comienza en Turquía, un país en donde antiguamente los nómadas se encontraban a menudo luchando con el implacable clima.

La susbsistencia de los nómadas en estas condiciones dependía casi enteramente del origen animal que proveían a las pequeñas comunidades los grandes rebaños de ovejas y corderos, pero estos usualmente eran atacados por depredadores naturales, lo que impulsó a los pastores a buscar un aliado para proteger al rebaño y así garantizar la alimentación de la tribu.

Implementaron a grandes perros guardianes, estos perros no podían ser de cualquier tipo, debían tener ciertas características físicas para que pudieran cumplir su labor de manera excelente.

Las características de los perros que pastoreaban estos grandes rebaños siempre debían ser las siguientes: poseer un buen tamaño, tener mucha potencia a la hora de correr y abalanzarse sobre el intruso, ser valiente y tener la fuerza suficiente para vencer a los depredadores.

Los tiempos de las tribus nómadas fueron muy duros tanto para los humanos como para los perros. La comida debía ser racionada para asegurar la supervivencia de los miembros de la tribu, pero no daba abasto para los perros encargados de cuidar el rebaño, por lo que estos tenían que buscar el alimento por ellos mismos, cazando pequeños animales como liebres y otros mamíferos de la localidad.

Aquellos perros que no lograban cazar los alimentos tenían un destino fatal, mientras que los que lo lograban se iban apareando, fortaleciendo la especie. Estos perros que durante siglos se fueron apareando construyeron las características de los que hoy conocemos como los pastores de anatolia.

Los machos presentaban un buen tamaño y eran un poco más territoriales, es por ello que ellos eran usados como protectores del rebaño mientras que las hembras de estos se mantenían en otros entornos con fines únicamente reproductivos.

Las hembras tenían un valor elevadísimo y no se encontraban en las granjas, sino en el pueblo, en casas en donde se dedicaban a criar a los cachorros de anatolia para luego venderlos al mercado que los necesitaba como perros de trabajo. Estos cachorros también tenían un coste bastante elevado, sobre todo en el campo, lo que indica que no eran usados como perros de compañía sino estrictamente como perros pastores.

A finales de los 50 el pastor de anatolia se introdujo en los Estados Unidos y siendo reconocido por el Kennel Club en el año 1996.

Algunos sostienen firmemente que el pastor de anatolia es un perro guardían que lleva ejerciendo su profesión durante más de seis mil años ya que existen registros de hace cuatro mil años en donde, en Anatolía, su provincia de origen, eran usados con fines de vigilancia.

Lo mejor es que no se trata de un perro que solo goza de fuerza bruta, ya que posee la inteligencia para guiar al ganado y llevarlo a zonas en donde no se encuentren en peligro si divisan alguno.

Características de la raza

El pastor de Anatolia sin dudas es un perro que no solo posee un instinto natural para proteger a las personas importantes para él, sino que también protegerá el área en donde sea destinado como morador con gran fiereza.

Los perros pastores de Anatolia son perros tan nobles que incluso pueden amantar a crías de otras especies de perros o animales con el fin de mantenerlas con vida hasta que puedan comer alimentos sólidos. ¿Pero cuáles son las características exteriores de estos grandes perros pastores?

Los perros pastores Anatolia son perros gigantes, por lo cual resultan bastante llamativos en zonas urbanas en donde se acostumbra ver perros únicamente de pequeño a mediano tamaño. Su mirada es tranquila y sumisa, sin embargo, se trata de un perro bastante fuerte al que le gusta la independencia.

pastor-de-anatolia

Según la FCI el pastor de Anatolia se encuentra en el grupo 2 el cual se compone por perros Pinscher y Schnauzer, perros de montañas suizas y molosoides.

La apariencia general del pastor de anatolia es la de un perro gigante y fuerte, con un cuerpo rectangular ya que tiene mayor longitud que altitud. La cabeza es tan grande como la proporción de su cuerpo, por lo que no se ve desproporcionada al compararse con este. Sus ojos no son muy grandes ni muy chicos, tienen buena separación y forma de almendra.

Los suele tener de color castaño, oscuro o amarillo oscuro. El hocico de un pastor de anatolia es grande, ancho y con trufa oscura, la mordida de este animal se cierra en una potente forma de tijera. Su nariz casi siempre es negra o castaña, se prefieren colores oscuros en esta zona.

Las orejas del pastor de anatolia son semi-triangulares y medianas, cuelgan al lado de la cabeza. El cuello de este poderoso perro posee mucha musculatura, lo que lo hace fuerte y fornido, posee un arco leve. Los labios de esta raza a diferencia de otras razas de perros molosoides, no cuelgan sino que se mantienen en su lugar.

El pelaje interno del pastor de anatolia es corto y posee buena densidad, el pelaje externo por su parte tiene una longitud media. Este tiene una gran gama de colores y ninguna representa un problema para los estándares preestablecidos para la raza.

Sus patas delanteras poseen hombros con mucha masa muscular, los pies y codos son rectos mientras que en las extremidades traseras se puede ver buena musculatura y potencia.
La cola de un pastor de anatolia es larga y se curva tan solo un poco en dirección ascendente antes de terminar en su punta.

La altura hasta los hombros de un ejemplar macho se ubica en unos 74 a 81 cm mientras que en las hembras es de 68 hasta los 79 cm de altura. A pesar de que este gran perro es gigante de por sí, su cuello y cabeza engañan a la vista haciendo que parezca aún más grande de lo que ya es.

El peso de los ejemplares machos puede alcanzar los 60 kg mientras que las hembras pueden pesar entre 53 y 55 kg.

En proporción al tamaño poseen un pecho no muy profundo y una zona lumbar delgada.

Carácter y personalidad

El pastor de anatolia es un perro bastante tranquilo con su familia, es conocido por tener un carácter calmado y observador.

Le gusta tumbarse y ver, mientras jadea, a su familia relacionarse en paz, tal como haría si estuviese a cargo de un rebaño de ovejas. De hecho, para él no hay diferencia entre un rebaño de ovejas o una familia a la hora de proteger con su vida de cualquier peligro a esta.

El pastor de anatolia más que un perro cuya función principal es ser la mascota del hogar, es un perro guardián, cuya meta en la vida es cuidar su territorio de cualquier animal o persona que se acerque con intensiones no claras para él.

Cualquier extraño alertará al pastor de anatolia, el cual desconfiará de inmediato de él. Si este además fuese agresivo de alguna manera con el amo del pastor de anatolia inmediatamente este procederá a atacar al agresor, muchas veces sin emitir ningún tipo de advertencia.

Si adoptases a un pastor de anatolia deberás hacerlo con esto en mente, aunque existen diferentes métodos para apaciguar un poco su instinto territorial si entre sus labores no se necesita que sea un perro guardián, sino una mascota.

La socialización temprana y exhaustiva permitirá que tenga un comportamiento un poco menos territorial, para ello deberás interactuar mucho con él cuando aún es un cachorro, pero no solo tu deberás interactuar con él, deberás pedirle a amigos, familia lejana y hasta desconocidos que se acerquen a él y le den una caricia o una palabra de afecto para que así comprenda que los desconocidos no son necesariamente enemigos y evitar agresividad inesperada hacia ellos.

Otra opción es esterilizarlo o castrarlo, de esta manera olvidará casi por completo su territorialidad con otros animales, sin embargo, aún actuará de manera agresiva con aquellos animales o personas que amenacen a su dueño.

Comportamiento del Pastor de Anatolia con otros perros

El pastor de Anatolia es un perro reconocido por comportarse de una manera pasiva y juguetona. Es un perro bastante amoroso con las personas y amigable con otros perros.

pastor-de-anatolia

Cuando se habla del pastor anatolia se habla de un perro que es en realidad grande y robusto pero que a pesar de esto es manso, muy amigable y juguetón con otros perros. Es un perro que le gusta tener cierta independencia, es por ello que puede que no le gusten las órdenes directas de su dueño.

Debido a que es un perro de tamaño gigante no se recomienda que conviva con perros toy o pequeños ya que puede hacerles daño tanto sin querer como queriendo. Puede que no le guste alguna acción que un perro pequeño esté haciendo y le haga mucho daño con tan solo una advertencia, de igual manera, un perro de este tamaño tan solo jugando puede hacerle daño a un perro pequeño como un chihuahua.

No es raro que lo escuches ladrar debido a que le encanta, pero no lo hace por diversión, lo hace para alertar sobre los peligros que existen en la calle y si alguien o algún otro animal se acerca a su territorio. No es una buena idea que un perro desconocido para él entre a su territorio sin previo aviso, por el contrario, el amo de dicho perro deberá avisar al dueño del pastor anatolia que visitará el hogar con otro perro para que así el amo pueda estar pendiente del comportamiento de este y corregirlo si se torna agresivo.

Debe ser entrenado desde cachorro para evitar cualquier tipo de agresividad en contra otros animales ya que debido a su naturaleza de perro pastor, desconfía de todo lo desconocido que se mueva. Puede que le eches la culpa de agujeros en el jardín a otras mascotas que tengas, pero lo más seguro es que se trate de tu perro pastor anatolia haciendo de las suyas, le encanta hacer agujeros en la tierra.

Si otro animal se comporta agresivo con el dueño o familia de un pastor anatolia este no dudará en atacar para conservar la integridad de los miembros de la familia, por ello, si se lo lleva a un lugar en donde haya muchos perros es conveniente tenerlo con su cuerda. Si notas que el lugar es seguro ya que no hay perros agresivos entonces podrás soltarlo, le encanta andar libre y correr de aquí a allá.

Un excelente ejercicio para que pueda ejercitarse y tener más confianza con los demás perros y mascotas del hogar es organizar salidas grupales en donde también te lleves a tus otros perros o gatos y así que el pastor anatolia relacione la compañía de otros animales con un agradable momento, reduciendo la posibilidad de que existan problemas entre él y las demás mascotas ya que se habrá acostumbrado a sus presencias.

Puedes lograr excelentes resultados haciendo que tu perro socialice desde cachorro con los demás animales del hogar. Si no tienes ninguno, sino que adquiriste un cachorro de pastor anatolia de un criador entonces busca que se relacione con otros perros en un parque, de algún vecino u adopta otro perro o gato para que pueda tener compañía desde cachorro y se dé cuenta que no está mal compartir su territorio con otras mascotas cuando sea adulto.

Para mantenerlo contento y así evitar confrontaciones con los demás animales del hogar u entorno debes saber que es necesario sacarlo a pasear diariamente y que tenga un amplio jardín disponible. Le gustan los entornos semi-urbanos o rurales, no disfrutará de la vida en la ciudad ya que lo suyo es el campo y pasearse entre arbustos, corretear sabandijas y oler pistas de posibles peligros.

Cuando se acostumbre a la presencia de los demás animales de su entorno podrá convertirse en un perfecto perro guardián, que tendrá en consideración a los demás animales del hogar como si fuesen parte de la gran manada de la que está a cargo, protegiéndolos de cualquier peligro que se aparezca. Es típico ver a un pastor de anatolia muy celoso de la presencia de un humano que llegue a interactuar con las demás mascotas o niños del hogar ya que se trata de un perro muy posesivo y protector con estos una vez asuma que son parte de su manada.

Dieta y alimentación

Estos enormes perros necesitan alimentarse de una manera saludable, y no hablamos de las típicas croquetas baratas. Un pastor de anatolia debe consumir alimento de calidad para poder satisfacer las demandas energéticas que posee su robusto cuerpo. Debido a la gran cantidad de energía que gasta cuando realiza actividades físicas debe tener una buena cantidad de esta para no padecer de fatiga ni debilidad, recuerda que se trata de un perro gigante y que necesita más nutrientes que un perro pequeño.

Otro punto interesante de los perros gigantes es que aunque les des mucha comida nunca se saciarán si esta no contiene nutrientes y proteínas esenciales para su alimentación. Es decir, puedes darles un kilo de alimento para perros al día y si este es de mala calidad entonces no será suficiente para ellos sino que siempre estarán con hambre mirándote con una carita triste esperando que puedas lanzarle algo de comida desde la mesa.

Esto se soluciona comprando croquetas de calidad o suministrándole una alimentación casera en donde pueda adquirir las vitaminas, minerales, calcio, grasas buenas y proteínas que tanto necesita su cuerpo, en especial durante la etapa de cachorro.

pastor-de-anatolia

Si quieres alimentar a tu perro con estos componentes adicionales a su dieta debes saber que la abundancia de estos en las comidas durante su etapa de cachorro puede hacer que desarrollen molestas enfermedades en un futuro, es por esto que es muy recomendable el acudir a un veterinario para que te recomiende las dosis correctas de calcio, proteínas y grasas que darle a tu perro durante la etapa en la cual has decidido alimentar a tu perro con comida casera o con la dieta BARF.

Debido al gran tamaño y glotonería típica de los pastores de anatolia, es normal que tiendan a engordar, por ello debes vigilar muy bien y ser estricto con las porciones de alimento, sin hacer que quede con hambre por supuesto.

Es recomendable alimentar a un perro adulto dos veces al día, en la mañana y en la noche, cuando es cachorro esto cambia a una vez en la mañana, dos por la tarde y una en la noche o adecuándolas a tu horario sin hacer que el cachorro pase hambre.

Para medir correctamente si tu perro anatolia se encuentra obeso debes colocar tus manos alrededor de la cintura del can, luego, coloca tus pulgares justo en su columna y los dedos de ambas manos hacía abajo, tocando sus costillas.

En esta posición no deberías sentir las costillas si no estás presionando suavemente la zona, si presionas un poco la zona y no puedes sentir las costillas tu perro se encuentra obeso, si sientes las costillas sin presionar esto indica que tu perro se encuentra desnutrido y necesita una mejor alimentación.

Es importante que les enseñes a estos perros que en el momento de la comida no sean agresivos si alguien se acerca, podría ser peligroso para los niños el interrumpir a cualquier perro durante este momento ya que podrían sentir que están a punto de quitarles la comida.

Practica con tu pastor de anatolia cachorro el colocar y quitar el plato de comida y si este se torna agresivo durante dicho momento corrígelo, el actuar a tiempo permitirá que el cachorro no crezca con esta agresividad poniendo en peligro a todos a su alrededor mientras se alimenta, especialmente con alimentos que le encantan.

Esta advertencia también se extiende hacía las hembras de cualquier especie de perro mientras están cuidando de sus cachorros recién nacidos.

Durante la etapa de lactancia de los cachorros la madre será sobreprotectora con ellos, en especial con las personas desconocidas, usualmente solo dejará tocar e interactuar con las crías a su amo directo si tienen una relación estrecha.

Tampoco es recomendable que los niños alimenten a los perros, en especial si son adultos, estos podrían reaccionar efusivamente y tomar el alimento de manera brusca, en algunas ocasiones mordiendo parte de la mano que sostiene el alimento y produciéndole heridas al pequeño.

El pastor de anatolia es un perro glotón, como sucede con la mayoría de los perros grandes y gigantes, por ello está predispuesto a un aumento de peso que va aumentando mientras se acerca la adultez. Por ello la alimentación siempre debe ir de la mano con ejercicio y paseos, permitiendo que pueda deshacerse de toda la energía acumulada durante el día y que esta no se convierta en reservas de esta (grasa).

Debido a la glotonería del pastor de anatolia nunca debes dejar la comida siempre disponible y al alcance de él. Con esto lograrás que engorde de una manera rápida y perjudicial para su salud, además afectando su reloj interno que indica cuando se les abre el apetito.

Normalmente para alimentar a un pastor de anatolia lo único que necesitas son croquetas premium que contengan todos los nutrientes esenciales para el desarrollo del cachorro hacía su etapa adulta, para luego suministrar una alimentación con croquetas para adulto y así evitar que engorde por las muchas vitaminas y mineras que se encuentran en los alimentos para cachorros para lograr que crezcan sanamente.

Si tu perro se aburre de las croquetas puedes intentar darle comida casera por unos cuantos meses para que olvide el sabor de estas y luego acostumbrarlo de nuevo a ellas. Para esto es necesario que te asesores con un veterinario el cual te dará ideas sencillas para preparar comidas balanceadas para tu pastor de anatolia.

Salud y cuidados necesarios

Lamentablemente los pastores de anatolia son perros que están predispuestos a diferentes enfermedades congénitas, algunas propias de las razas gigantes y otras que se dan más frecuentemente en perros de esta raza.

Entre las enfermedades que se dan debido a su tamaño tenemos las clásicas displasia de cadera y codo y la torsión de estómago, esta última pudiendo llegar a ser mortal si no se trata de inmediato.

También son perros que pueden contraer parásitos en las orejas debido a la suciedad presente en ellas, especialmente si viven en zonas montañosas, también es conveniente buscarles entre su pelo a insectos como garrapatas y pulgas ya que pueden pasar desapercibidos producto del gran tamaño del animal.

Entre las enfermedades que pueden heredarse están las que atacan los dientes, y es que los problemas maxilares son frecuentes en estos perros.

También existen problemas oculares como el conocido entropión y algunos endocrinos como el hipertiroidismo, lo bueno es que todos ellos pueden ser tratados por un veterinario para así lograr la correcta recuperación de nuestro fiel amigo.

Si eres una persona prudente sabrás que es mejor llevar a tu perro a una consulta veterinaria para que valoren su estado de salud antes que una enfermedad aparezca.

Los cuidadores deberían proveerles todas las vacunas necesarias a los cachorros de anatolia durante sus primeros dos o tres meses de vida que es la etapa en que los cachorros deben permanecer con su madre, si no lo hacen esto habla mal del criador, al igual que el separarlos antes de los dos meses de su madre ya que los cachorros necesitan todos los nutrientes de la leche materna que la madre pueda darles como también las enseñanzas que durante este tiempo puedan recibir de su madre y sus hermanos.

En sus primeras semanas de vida deben suministrársele las vacunas que asegurarán su supervivencia ante virus tan peligrosos como los responsables de la parvovirosis o el distemper canino “moquillo”.

En cuanto a los cuidados externos, en este perro destaca su pelaje, el cual debe ser cepillado al menos una vez a la semana para retirar el pelo muerto que suele enredársele en el nuevo pelo formando molestos nudos. Además de hacer que se vea mejor este pelaje prevendrás alergias e irritaciones que puede ocasionar estos restos de pelo muerto.

La muda de pelo se da una vez al año y durante esta etapa el pastor de anatolia pierde una gran cantidad de su pelaje, durante esta etapa puede que su manto se vuelva opaco y sin vida, pero se trata de un proceso natural.

Mientras esté mudando pelo debe ser cepillado con más frecuencia, unas cuatro veces por semana para retirar la gran cantidad de pelaje que se queda en su cuerpo pero ya no forma parte del manto.

En cuanto a los baños que necesita para estar limpio te sorprenderás al saber que solo necesita unos cuatro baños al año ya que no es un perro que se ensucie mucho. De todas maneras recomendamos, aunque no lo tengas que bañar entero, la constante revisión de sus orejas, ojos y boca para descartar cualquier enfermedad, parasito, insecto o infección que se haya podido colar en ellos o en sus cercanías.

En resumidas cuentas el pastor de anatolia no es un perro que requiera de grandes cuidados ya que se trata de un perro doméstico (aunque de grandes proporciones), con un cuidado estándar como el que se tiene con cualquier perro gozará de una buena salud y muchos años de vida. De todas maneras recuerda bien los siguientes puntos para mantenerlo muy bien cuidado:

• Revisar ojos, orejas y boca.
• Que pueda tener acceso al exterior del hogar.
• Realizar jornadas de ejercicios con él una vez al día.
• Llevarlo con correa en lugares donde hay muchos perros o personas desconocidas para él, es sobreprotector.
• No amarrarlo con cadenas ni encerrarlo en espacios pequeños.
• No dejes a los niños jugando solos con ningún perro, podría lastimarlos sin que esa sea su intensión.
• Entrénalo desde cachorro a obedecer tus órdenes.

Pero sobre todas las cosas, préstale atención todos los días. Los perros son seres sumamente puros e inocentes, no sabrán porque un día no les diriges la palabra y se sentirán solos. Interactúa con tu pastor de anatolia seguido y verás cómo desarrolla un vínculo fuerte de amistad contigo, sin duda se convertirá en tu mejor amigo.

Cuanto ejercicio debe hacer un Pastor de Anatolia?

El perro pastor de anatolia, como su propio nombre lo indica, es un perro pastor, y como perro pastor, necesita grandes cantidades de ejercicio y paseos para sentirse a gusto con su entorno y no demostrar un carácter agresivo o destructivo con sus familiares y desconocidos.

En el caso del pastor de anatolia el ejercicio es algo fundamental, ya que su carácter reservado puede convertirse en violento si es sometido a encierro en el hogar, sin posibilidad alguna de divertirse o drenar la energía que se almacena en su cuerpo.

Si un pastor de anatolia no realiza suficiente ejercicio puede comportarse de manera errática buscando atención, puede destrozar muebles u objetos preciados de su dueño, cavar hoyos en todo el jardín o intentar escaparse para poder drenar la energía a su manera.

Sabiendo esto, como amo es tu deber el hacer que se presten las condiciones para que pueda drenar su energía, lo cual es sencillo si eres responsable con tu perro.

Un pastor de anatolia se conformará con 45 minutos de ejercicio al dia o un paseo de una hora. Este paseo no tendrá que ser corrido, puedes alternar varias salidas de 10 minutos o 20 minutos, aprovecha de llevarte a tu perro a la tienda (con correa claro) en vez de ir en moto o auto, llévalo a caminar por el parque y aprovecha tú también de respirar un poco de aire fresco, juega a buscar la pelota en una zona fuera de peligro a las afueras de tu casa.

Hay muchas maneras de fomentar la actividad física en un pastor de anatolia y él te seguirá la corriente con todo el gusto.

Recomendaciones:
No hagas que el pastor de anatolia se sobre esfuerce, puede ser un perro resistente, sin embargo, todo perro tiene su límite. Es desaconsejado que estén en desigualdad de condiciones al momento de salir a pasear, si vas en bicicleta procura ir lento, a un paso que el anatolia pueda seguir sin problema. Aunque si vas caminando y ya estás cansado te será fácil saber que tu perro también podría estar cansado.

Llévalo siempre con correa, es un perro que puede reaccionar de manera desfavorable ante desconocidos.

Es mejor, en el caso del pastor de anatolia, que los extraños se limiten a acariciarlo, es un perro  que tiende a ser dominante y puede que no le  parezcan agradables las caricias, tomárselas como un gesto de dominancia de un extraño hacía él.

Cómo entrenar, educar o adiestrar un Pastor de Anatolia

Posee una gran inteligencia, es muy perspicaz, fiel y seguro de sí mismo. Este tiene la característica de ser en cierto modo fácil de entrenar gracias a sus características, pero no todo es perfecto, debido a que tiene cierta independencia puede tomar sus propias decisiones sobre lo que esta correcto o no, por lo tanto en algún momento del entrenamiento puede manifestarse cierta desobediencia por este motivo, el dueño del pastor de anatolia debe ser firme con una posición de líder para que el perro no se confunda. No se debe dejar de lado el afecto, solo no se debe ceder a la voluntad de la mascota en ninguna ocasión. No toleran muy bien los castigos porque son muy sensibles a estos.

pastor-de-anatolia

El pastor de anatolia suele ser reservado y prudente con las personas, perros y lugares nuevos por ello hay que darle un entrenamiento desde cachorro para que no se sienta intimidado.

Otro tipo de entrenamiento que hay que darle es el de obediencia y respeto del liderazgo, hay que ser bastante persistente con este entrenamiento porque esta raza goza de un carácter fuerte al igual que su físico, hay que saber controlarlo tanto mental como físicamente.

Hay que tener paciencia a medida que vaya asimilando el rol de seguidor ya que no asumirá todas las órdenes en algunas ocasiones. Este perro tiene una naturaleza propia de un guardián, protegerá al hogar y familia sin nada de entrenamiento como un perro de protección, no es recomendable que se le adiestre para ser un perro de ataque, este entrenamiento no es el mejor para él ya que puede desarrollar en ciertos casos agresividad.

Su instinto innato de proteger la familia comienza a manifestarse cuando termina su desarrollo y comienza su etapa adulta que suele ser cerca de los 18 meses de vida. La gran mayoría toma el rol de guardián como una necesidad.

Un entrenamiento ideal debe empezarse desde que es un cachorro, este desarrollara un fuerte lazo con su dueño en esta etapa y su instinto independiente no estará desarrollado todavía.

El entrenamiento en este tiempo es muy efectivo ya que enseñara al cachorro a no desobedecer ni manifestar dominancia, el adiestramiento estableciera el comportamiento del perro durante toda su vida, si es correcto será una mascota perfectamente obediente y afable que acatara bien toda orden de su dueño, en cambio un adiestramiento incorrecto o tardío puede incitar al animal a la desobediencia y rebeldía lo cual no es nada conveniente.

El pastor de anatolia debido a su gran tamaño y temperamento autónomo, en algunas ocasiones terco, puede hacer del tiempo de entrenamiento algo largo y cansado, es por esto que esta raza es recomendada para dueños que sepan manejar cualquier situación difícil o incomoda, poseyendo amplia experiencia con perros que posean este tipo de características.

¿Qué hacer si quiero adoptar uno?

Hazte una idea del tiempo y entrenamiento que requiere esta raza, no es sencillo ya que requiere de mucha experiencia además de que necesitas dedicarle tiempo tanto en cuidados como paseos y juegos, como en los baños y comidas.

Las sesiones de entrenamiento te ocuparan el tiempo por lo tanto debes tener disponible parte del día para tu mascota. Si no tienes tiempo suficiente para él ya sea por trabajo, estudios u otras razones no lo obtengas ya que necesita de tiempo con su dueño. El pastor de anatolia necesita de paseos y juegos constantes para drenar su energía y mantenerlo tranquilo.

Ocúpate de que tenga todo lo necesario a su disposición, agua, comida y un lugar donde dormir cómodamente. Necesitas tener una economía estable para poder darle lo mejor a tu perro, ya que necesitara de consultas médicas, vacunas y desparasitantes.

No dejes que tu perro te domine ten carácter sobre él. Todo inicio es un poco tortuoso, los primeros días que tu perro este en casa asegúrate de mostrarle los lugares clave, como el de dormir, comida, baño y juego. Ten espacio suficiente en el hogar y asegúrate que su lugar para dormir sea tranquilo para que no presente molestias.

Si tienes todos los elementos para criar uno puedes permitírtelo, y darle una buena calidad de vida.
Si hay niños en casa asegúrate de enseñarles que el perro es un ser vivo, no un juguete, una idea equivocada puede traer problemas en un futuro.

Tiene una gran inteligencia capaz de tomar sus propias decisiones, el perro algunas veces decide que es lo mejor aún por encima de la orden de su dueño. Puede resultar algo difícil al principio pero con perseverancia se logra su obediencia.

No resulta arisco, es un perro muy leal con valores como la protección y respeto al hogar, esto es así si se tiene un entrenamiento adecuado. Su carácter suele ser firme pero nada que sea incontrolable o demasiado complicado.

Comportamiento del Pastor de Anatolia con los Humanos

El pastor de anatolia suele ser cariñoso y tranquilo con la familia, el tiempo que suele estar acompañado lo aprecia ya que le gusta recibir caricias y atención del resto de su manada, cuando se adquiere esta raza hay que tener un carácter afectuoso y atento con conciencia sobre su carácter.

Es bastante paciente con los niños pero por su gran tamaño y fuerza es mejor tener vigilada la relación entre ellos para evitar que alguien salga lastimado y es mejor no involucrarlos en los juegos. En algunos casos el perro puede asociar a un niño con un cordero y creer que son lo mismo y empezar a ser posesivo con él ya que su trabajo consiste en proteger a los rebaños.

Este perro es bastante familiar y tranquilo en el hogar además de servir como un protector, pero debido a esto con las personas extrañas suele ser extremadamente desconfiado y distante. Estaría vigilando al espécimen desconocido para él, porque supone que es una potencial amenaza para la tranquilidad del hogar.

En otro caso si se quiere exclusivamente como un perro de compañía hay que socializarlo desde pequeño para evitar estos comportamientos independientes y distantes con los demás. Hay que tener en cuenta que este perro no cambiara su actitud por completo mediante el adiestramiento, porque este proviene desde sus ancestros, pero se puede apaciguar al menos un poco.

Los antepasados del pastor de anatolia son perros guardianes muy independientes, que a su vez la raza heredó pero no por completo.

Este goza de independencia, pero no es absoluta, no le gusta la soledad y valora mucho el tiempo con su familia y dueño. También pueden sentirse cómodos con la compañía de algún otro animal que sea de su manada. Les gustan las caricias y mimos para pasar un rato agradable. Intenta establecer un tiempo para el afecto entre tú y tu perro, así estrecharan la relación y habrá más confianza y seguridad entre ustedes.

No necesita de la compañía de su dueño todo el tiempo ya que tiene cierto grado de independencia, pero es necesario dedicarle algo de tiempo al día para que se sienta presente en la familia. No le gusta estar aislado.
A pesar de que sus antepasados sean muy independientes, el pastor de anatolia no tiene este carácter, a medida que fue domesticado fue haciéndose cada vez más dependiente de la convivencia con su dueño y familia. Aunque no tiene problemas si el dueño sale de casa por un rato, no mostrara una conducta ansiosa o preocupada.

El pastor de Anatolia debido a su gran tamaño y fuerza es utilizado mayormente como un perro de trabajo, por lo que no es muy común en el desempeño de animal de compañía, aunque como tal no tiene ningún problema.

Esta raza de perro fue creada especialmente para el pastoreo y cuidado del rebaño contra animales grandes y depredadores ya que este el poder de intimidar en ocasiones a algunas de las amenazas por su gran tamaño.

En su pasado tribus en Turquía lo utilizaron para cuidar sus rebaños ya que eran su única fuente de alimento en un clima frio e inhóspito. Entonces implementaron estos perros para hacer guardia a los rebaños.

El pastor de anatolia es un perro rápido y fuerte, capaz de hacerle frente al ataque de un depredador antes de acercarse al rebaño con suma rapidez. En antaño los machos fueron considerados más preparados para pastorear el rebaño debido a sus genes, mientras que las hembras fueron usadas únicamente para la reproducción de la raza.

También fue usado en el pasado como perro para el combate en guerra y caza de animales como ayudante.
En la actualidad se sigue usando mucho en el cuidado de los rebaños y como perro guardián en los hogares, pero otra utilidad es la de ser una mascota de compañía.

Con el entrenamiento adecuado y el cariño de su familia es un animal muy doméstico, tranquilo y dócil, siempre hay que tener en cuenta los paseos diarios para que este despejado y sereno.

Comportamiento con los niños

El pastor de anatolia puede ser una de las mejores elecciones que puedes escoger como mascota y guardián si tienes niños en casa.

El adoptar o comprar un pastor de anatolia en un hogar con niños protegería a estos inmediatamente de cualquier persona o animal que quiera atacarlos, esto es así porque el pastor de anatolia, cuando identifica a humanos como su familia inmediatamente piensa en ellos como ovejas por proteger.

Para el pastor de anatolia su familia es al mismo tiempo su camada y su rebaño. Como perro pastor, su meta principal en la vida es defender a su rebaño de cualquier cosa que lo amenace, por lo que defenderá a los miembros de su familia con fiereza, aunque le cueste la vida.

Sin embargo, con los niños ocurre algo especial, el pastor de anatolia sabe que son los miembros más vulnerables dentro de la familia, por lo que se muestran sobreprotectores con ellos. No dejarán que extraños se les acerquen si no está su amo cerca, advirtiéndole al extraño que si sigue avanzando no tendrá otra alternativa que atacar, lo mismo para perros ajenos a su territorio.

Incluso existen ejemplares de pastor de anatolia que se encargan de rodear a los niños mientras juegan, lo cual es una conducta que genera preocupación en los padres, pero no significa nada malo en realidad. En el campo los perros pastores comúnmente hacían esto con las ovejas para asegurarse que no se dirigiesen a lugares peligrosos, haciendo que se quedaran en un terreno seguro para ellas, conducta que aún posee el anatolia.

Aunque no exista peligro inminente por parte del pastor anatolia si que lo hay de parte del niño, varias veces la conducta de un perro la determina primero la conducta que un niño tiene hacia él. Si el niño no se comporta adecuadamente con el perro, lo monta, le hala el pelaje, lo golpea o le grita puede que el pastor de anatolia reaccione bruscamente.

No todo es culpa de los niños, en algunos casos sin ninguna razón el pastor de anatolia podría atacar a los niños simplemente por su carácter dominante, identificando al niño como una presa, sin embargo, esto es exclusivamente posible en el caso de que el pastor de anatolia no haya sido socializado correctamente durante su etapa de cachorro.

De todas maneras, recomendamos que ningún niño juegue a solas con ningún perro, toda interacción deberá estar vigilada por sus padres, de esta manera evitarás cualquier problema mayor.

Entorno ideal

Como ya hemos mencionado, los pastores de anatolia o Karabash son perros que siempre, incluso durante milenios han sobrevivido en condiciones de calor o frio extremo, lo que los hace perros altamente resistentes a cualquier condición climática.

Debido a que toda su existencia han vivido a la intemperie no es recomendable confinarlos todo el día a un apartamento o interior del hogar, de igual manera, aunque tengan un poco de patio, no es recomendable tenerlos en hogares que se encuentren en entornos urbanos.

El pastor de anatolia se trata de un perro que toda su vida ha sobrevivido en condiciones extremas en las afueras de las granjas, con grandes extensiones de terreno al cual pueden acudir fácilmente para cazar, seguir rastros y vigilar, algo que preferirían seguir haciendo aunque ya no vigilen rebaños sino a tu familia.

Son perro bastante nobles así que no hay peligro si invitas a personas a tu hogar, no los atacará si ellos no te atacan a ti o a ellos primero, además no atacaran sin antes avisar con una sucesión de ladridos, lo que a cualquier persona sensata haría retroceder unos cuantos pasos debido al tamaño de nuestro amigo turco.

Para que puedas adoptar un pastor de anatolia deberás tener un buen terreno y vivir en zonas rurales o suburbanas, en donde tu perro pueda recorrer grandes extensiones de terreno para olfatear y corretear pequeños mamíferos lo cual considera muy divertido y le recuerda a cuando tenía que alimentarse de pequeños mamíferos (por ello no recomendamos que compartan espacios con otras mascotas pequeñas que pueda identificar instintivamente como presas)

Aunque pueda aguantar condiciones climatológicas bastante desfavorables, no conviene someter a un perro que adoptes como mascota a dichas temperaturas o muy bajas o muy altas, sobre todo si vives en una región en donde se dan climas bastante inclementes. Ya tu pastor de anatolia no tiene que aguantarlas ya que lo hacía cuando las cosas no estaban del todo bien para las personas que conformaban las tribus nómadas, en la actualidad se merece que lo trates como tratarías a cualquier mascota.