Saltar al contenido
PerrosGatosOnline.com

Lobero Irlandés

Lobero-Irlandes
Lobero Irlandés
5 (100%) 7 votes

Lobero Irlandés: Tu nueva mascota

El lobero irlandés es un perro imponente que se ha ganado el respeto de miles de personas alrededor del mundo gracias a su tamaño y a su apodo “cazador de lobos”. Actualmente es el perro más grande y alto del mundo entero. Sus orígenes datan de Irlanda. Para tener una idea de su gran tamaño, un perro adulto puede medir 86 cm hasta la cruz.

Este gran canino a menudo es comparado con otras razas gigantes bastante populares como son el Gran Danés o el Dogo alemán, por ser dos razas que se encuentran entre las más grandes del mundo al poder alcanzar hasta 100 cm de altura. Hablando del Lobero irlandés, esta raza puede conseguir un peso de 54 kg haciendo juego con una altura de 79 cm para los machos, mientras que las hembras tienen en promedio un peso de 40 kg junto a una talla de 71 cm.

Historia y Origen del Lobero Irlandés

El Lobero Irlandés es una raza de perro bastante antigua, data del año 295 D.C y son descendientes directos de un linaje de perros conocidos como los lebreles, cuyos miembros tienen la característica de tener un cuerpo bastante largo el cual es perfecto para correr, por ello, en cada competencia en donde se presentaban se ganaban la presea dorada.

Los irlandeses fueron los primeros que invirtieron tiempo en entrenar a estos perros desde cachorros para que fueran grandes perros cazadores. Hasta los años 1700 fueron grandes cazadores de presas que los superaban varias veces en tamaño como lo eran los lobos, jabalíes y ciervos.
El éxito de esta raza en la cacería fue tal que los romanos mostraron cierto interés en la raza e importaron varios ejemplares desde Irlanda. Los celtas lo conocen como Cú Faoil.

Un año oscuro para el Lobero irlandés fue 1862, año durante el cual casi queda extinto, pero lograron salvar la raza realizando cruces selectivos con dogos alemanes, deerhoungs y el lebrel escocés, lo cual fue un éxito ya que hasta hoy en día disfrutamos de la compañía de esta hermosa y talentosa raza.

Quizás, cuando te preguntan cuál es la raza de perros más grande del mundo viene a tu mente el popular Gran Danés, pero lo cierto es que se trata de nuestro amigo el Lobero Irlandés.

El lobero irlandés, además de buen cazador tenia excelente habilidades que supieron aprovechar para usarlo como animal de guerra. Debido a su gran tamaño podía derribar fácilmente a soldados que se encontraban montados en carruajes, carretas o caballos. Era un perro bastante fiero en la antigüedad, por lo que fue bastante apreciado en sus regiones de origen.

El Lobero irlandés fue un perro que comenzó a ser popular luego de que los celtas envistieron a los Delfos, hecho que ocurrió en el siglo III a.C. Los soldados que sobrevivieron a la escaramuza describieron que fueron atacados por animales gigantescos que estaban acompañados por sus dueños.

De hecho, Julio César en uno de sus asaltos a Francia (guerra de las Galias) habló de esta noble raza cuando Flaviano, un ciudadano de Roma le regaló 7 perros de esta raza a Símmaco, quien fuese el hermano del emperador. Estos perros tenían como tarea la lucha contra lobos y osos para un torneo. Luego de vencer en dicha competición Julio César exclamó que “Toda Roma se encuentra asombrada con estos perros”.

Relato de Edmund Campion

En el libro “Historia de Irlanda” se relata también como eran y cuáles eran los usos del Lobero Irlandés. En dicho texto se revelaba que en Dublín eran usados para dar búsqueda y matar lobos en las montañas de Wicklow. Principalmente eran usados por la nobleza.

En Dublín se podía tener por persona sólo 2 canes de esta raza, pero debido a su popularización en el exterior comenzaron a exportarse a tal escala que en la propia Irlanda comenzaron a escasear, dictándose una ley que restringía la exportación de esta raza para poder tener el mínimo requerido en Irlanda para que pudiesen luchar contra los lobos.

Terminando el siglo XVIII la población de lobos salvajes que resultaban una amenaza para los pobladores cayó drásticamente y la cría del Lobero Irlandés no fue tan necesaria, cayendo en gran manera hasta principios del siglo XIX, en donde gracias al cruce selectivo de esta especie con el Gran Danés y el Deerhound pudo resurgir de nuevo y esta vez con una gran estatura.

Existieron dos loberos particularmente famosos en la historia fantástica de Irlanda, llamados Bran y Sceolan, perros propiedad de su amo Fionn, un guerrero famoso dentro de la mitología de este país. La historia cuenta que tanto Bran y Sceolan eran hijos de la tía de Fionn, pero en su embarazo fue convertida en perro porque era una persona muy celosa debido a que su marido la engañaba.

El nombre de esta raza en inglés es Irish wolfhound, el cual se traduce en perro cazador de lobos o a resumidas cuentas Lobero Irlandés en español ya que defendía tanto a sus amos como a las ovejas y las vacas de los lobos que buscaban presas.

El valor histórico de esta raza es alto ya que era un perro que cuidaba fieramente a sus amos y a los rebaños de este, haciendo que el resto de las regiones se sintieran admiradas por la capacidad de cuidar los intereses de sus amos.

Además, eran perros que no dudaban en luchar para proteger a sus amos, incluso en grandes batallas en donde resultaban ganadores ya que podían derribar a grandes luchadores de sus caballos o medios de transporte. Sin dudas un perro digno de admirar, perfecto para proteger rebaños hoy en día o ejercer labores de vigilancia.

Características de la raza

Irish Wolfhound

El Lobero Irlandés es una raza especial y muy particular. Hasta ahora, su gran altura les concede el título del Can más alto del Mundo. Esta raza tiene una apariencia similar a la de un Gran Danés, sin embargo, el Lobero es más delgado, más alto, más estilizado y fuerte.

A simple vista este perro puede parecer flacucho, pero la verdad es que al ser el can más grande del mundo, sus músculos son muy fuertes y sus huesos son gruesos, pesados y potentes. En sus antebrazos, su pecho, el cuello y en sus patas se puede observar su gran musculatura.

Esta raza es de tamaño gigante. Su apariencia lo hace parecer un poco desgarbado porque es muy alto y tiene forma rectangular; sus patas no son tan largas como el lomo. A pesar de que sus miembros no son tan largos, son muy delgados pero poseen gran fuerza y músculos resistentes. Su cabeza es pequeña en comparación con el resto del cuerpo, su hocico es fino, un poco alargado y puntiagudo. Lo que identifica plenamente al Lobero Irlandés es que su línea principal y el lomo se encuentran levemente curvados.

En cuanto a las orejas de este can, suelen ser pequeñas y caídas mientras que su cola es muy larga y delgada. Esta raza posee unos ojos que cautivan a quien lo mire, son pequeños y no están muy separados entre sí; se encuentran centrados en su cara. El color de sus iris puede llegar a ser completamente negro y en algunos casos son de un marrón muy oscuro.

Los machos alcanzan por lo mínimo, 80 centímetros y las hembras no menos de 71 centímetros. Esta raza gigante puede parecer muy estilizada, elegante y audaz.

Altura a la cruz
La altura a la cruz de los machos en esta raza es alrededor de 85 centímetros mientras que las hembras unos 80 centímetros como mínimo.

Pelaje
El pelaje de esta raza es muy particular y diferente. Dependiendo del ejemplar, puede ser corto o medianamente largo, pero bastante duro y áspero. El color puede varias entre negro, color castaño rojizo, grisáceo, marrón oscuro, negro azabache e incluso blanco. Generalmente el pelo es de una sola tonalidad y en el caso de presentarse dos o tres colores y cuando se presenta, se combinan el blanco, negro y marrón. Al acariciar al Lobero su pelo no se sentirá suave sino grueso y para nada suave.

Medidas
Las tallas de este perro son igual de grandes que su tamaño, los machos adultos llegan a pesar como máximo 60 kilos mientras que las hembras alcanzan los 55 kilos. En cuanto a la altura, las hembras llegan a los 95 centímetros y los machos 100 centímetros en ejemplares adultos. Un Lobero Irlandés parado en dos patas sobrepasa la altura de un humano.

Expectativa de vida
El lobero es de raza gigante, esto quiere decir que su expectativa de vida por Ley es más corta que la de otros perros de raza pequeña. Si este can se somete a los cuidados adecuados, puede vivir como máximo unos 10 u 11 años pero en promedio viven 7 años.

El Lobero Irlandés a pesar de su gran tamaño, no resulta intimidante sino tierno y juguetón. Su fuerza es impresionante por sus músculos repotenciados. Su delgadez no interfiere con su poder y su peso a pesar de no ser el mismo que en otras razas gigantes, no interfieren en sus cualidades. Esta raza es muy especial y posee muchas características particulares, desde el pelo, su hocico puntiagudo y sus patas delgadas. Este perro es muy hábil y resistente debido a su contextura.

Comportamiento del Lobero Irlandés con otros perros

El Lobero Irlandés es gigante y su amor y afecto por sus dueños sobrepasa su estatura. Este animal es paciente, pacífico y le encanta ser independiente. Este can es sumamente amable con los niños y al juntarse con ellos parece un cachorro, por lo que no es consciente de su fuerza y tamaño y debe vigilarse constantemente.

lobero irlandes

Este amigo peludo es muy fiel y muy bueno. Tienden a obedecer rápidamente y como son muy inteligentes aprenden muy rápido cuando están en la etapa de adiestramiento. Les encanta correr jugar y divertirse. Es el perro más divertido que se haya visto.

El ambiente familiar es perfecto para él, no son agresivos con otros perros. El Lobero se pondrá a jugar inmediatamente con otro perro por su gran amabilidad. Es una de las razas más sociables que existe. Son pacientes y muy receptivos a conocer otros perros y personas.

Se emocionan con mucha facilidad sobre todo si se trata de otros perros que se acercan para jugar y explorar con él. A pesar de su gran tamaño, no tiende a molestarse con perros más pequeños y los trata como su igual. A penas el Lobero cruce el umbral de la puerta, se ganará el cariño de toda la familia.

Los machos y hembras de esta raza casi no tienen comportamientos distintos, la hembra suele ser un poco menos activa mientras que el macho posee demasiada energía.

Es territorial?

Al Lobero Irlandés ama la compañía. Les encanta compartir su espacio porque así tendrá compañía para jugar y divertirse. Son muy pacientes, sobre todo con animales de raza pequeña o cachorros. Así que es compatible con muchas razas y no buscará problemas, pero siempre estará alerta para proteger a los suyos. Esta raza es dócil y no daña a otros perros.

Esta raza es muy sociable y recibe con gran agrado, amor y emoción a nuevos miembros de la familia sin importar el tipo de animal que sea. Su única desventaja es su tamaño, él mismo no parece consciente de lo enorme que es y querrá meterse en todos los rincones junto con su nuevo amigo. Tiene la sensibilidad y paciencia adecuada para conocer a otros animales y será muy amable con ellos.

Este gigante se apega muchísimo a sus amos y al resto de la familia, sobre todo con los niños. Siempre buscará la forma de llamar su atención. Es pacifico, le gusta estar activo y no causará desastres en el hogar.

El carácter de este can es fascinante. Puede parecer imponente por su gran tamaño pero es tan calmado, que su trabajo ideal no sería hacer guardia o proteger. Son lo suficientemente inteligentes para aprender lo que deben o no hacer y por ello son ideales como mascotas en el hogar.

Su instinto los mantiene alerta en algunos casos pero generalmente son un poco despistados, su mente esperará constantemente el momento para jugar o buscará obtener la atención de sus familiares para obtener mucho amor y cariño. Se adapta fácilmente a los ambientes y no le gusta la soledad. Es aniñado y con un espíritu joven a pesar de encontrarse en la etapa adulta.

En conclusión, el Lobero es la perfecta compañía para la familia. Siempre estará dispuesto a jugar y a divertirse. Los niños son sus los compañeros ideales porque poseen la misma cantidad de energía que deben quemar correteando, lanzando pelotas, entre otros juegos. Este perro es un poco infantil y nunca hará daño a la familia ni a extraños, a menos que estos le hagan daño a un miembro de su familia, ante tal acto el comportamiento de un lobero irlandés no se puede predecir.

Dieta y alimentación

El Lobero Irlandés posee el titulo como el can más alto del mundo. Por lo que es necesario que su enorme cuerpo tenga una alimentación balanceada y equilibrada; puede variar por el tamaño y edad del perro. Un cachorro Lobero no necesita la misma cantidad de comida que un adulto pero sí debe recibir los componentes necesarios para su desarrollo durante la juventud y pueda tener una buena salud cuando ya es adulto.

lobero irlandes

Es importante conocer la nutrición de la mascota del hogar. Cuando se trata del Lobero Irlandés es necesario que el alimento se adapte a sus necesidades físicas y emocionales. Esta raza es muy activa, les encanta estar en constante movimiento y al ser tan grande y tan activo, el consumo de sus nutrientes es muy acelerado.

Pero hay que cuidar al Lobero de los excesos, si los niveles en su organismo se encuentran muy elevados, puede causar problemas en su aparato digestivo, gastritis y problemas en la piel.

¿Qué dieta se recomienda para el Lobero Irlandés?

El Lobero Irlandés necesita una alimentación balanceada que le aporte los minerales y nutrientes necesarios para su cuidado y el desarrollo normal de su día a día. Se recomienda servir una buena marca de croquetas para perros, analizando muy bien las recetas para corroborar que los nutrientes sean los necesarios y que no tenga niveles exagerados.

La alimentación del Lobero Irlandés no debe ser en exceso, hay que recordar que es un ejemplar delgado y alto, aunque sea vea un poco flaco, sus músculos y huesos son resistentes. Por estas razones es que necesita fibra, carbohidratos, grasas en niveles bajos y muchas vitaminas.

Cuando el Lobero es cachorro, su energía sobrepasará a su peso, por eso es recomendable racionar sus porciones durante el transcurso del día. Lo normal es que se le sirvan de 3 a 4 porciones pequeñas al día.

Este can cuando alcanza su edad adulta, puede comer hasta 900 gramos de comida por día que deben dividirse en 2 porciones. Es importante que su comida se sirva en un lugar alto para evitar torsiones en el estómago. El Lobero es el perro más alto del mundo, requiere este tipo de acciones especiales que marcaran la diferencia en su expectativa de vida y salud.

A pesar de que se puede dividir la comida en dos porciones en el caso de un Lobero adulto, debido a su delicado estómago, se recomienda dividir en mínimo 3 porciones los 900 gramos correspondientes a su día. Esto, en el caso de que esta raza tenga un metabolismo muy rápido y activo. No tiende a sufrir de sobrepeso y no hay que confundir su delgadez con la falta de nutrición, es importante no alimentarlo más de lo necesario.

El perro Lobero Irlandés posee un carácter alegre y divertido por lo que puede llegar a consumir unas 3000 calorías por día, las cuales debe recuperar cada vez que come. No bastará una gran cantidad de comida sino que el nivel de nutrición que esta posea.

En el mercado se pueden encontrar alimentos para razas gigantes en sus distintas etapas. Los cachorros deben alimentarse bien, pero deben cuidarse los carbohidratos ya que pueden sobre estimularse ante cualquier llamado de atención.

Si la marca de croquetas es la adecuada y contiene los niveles nutricionales correctos, el aspecto del Lobero Irlandés será reluciente: su pelo liso brillará, tendrá mucha fuerza y resistencia, estará activo y casi no contraerá enfermedades. El equilibrio en su organismo ofrece una vida sana y normal para este tipo de raza gigante, no se sobrexcitará ni tendrá desgano a la hora de jugar.

Una forma de identificar rápidamente que la alimentación del Lobero Irlandés es correcta, es su actitud. Este perro es alegre y juguetón, al observar un comportamiento diferente, será señal de que algo no anda bien con su comida.

Cuidados necesarios

lobero irlandes

El lobero irlandés es un perro de grandes características el cual es calificado como raza gigante, un perro de grandes características como este requiere de grandes cuidados para que mantenga su aspecto que, aunque es un poco desaliñado, tiene su encanto que debe guardarse.

Cuando hablamos del cuidado de un lobero irlandés queremos decir también que no solo su aspecto es el que debe cuidarse, también deben cuidarse, para mantener una correcta salud, sus orejas, dientes, encías, ojos, uñas y tener al día su control veterinario junto a un plan de desparasitación frecuente.

Como cuidar a un Lobero Irlandés o Irish Wolfhound

Lo primero a tener en cuenta para poder cuidar a un perro de esta raza es que no se trata de un perro de tamaño, pequeño, mediano o incluso grande, se trata de un perro gigante, incluso es el perro de mayor tamaño que existe, por lo que el espacio en el cual viva deberá ser realmente grande, libre de obstáculos móviles para evitar que se haga daño y también los rompa y adecuado para su estatura.

Un perro de este tamaño no deberá, por ejemplo, tener la tasa de la comida y el agua en el piso, deberá tenerlas a una altura adecuada para que el lobero no se esfuerce mucho para alcanzarlas, el esforzarse para alcanzar estos tazones puede desencadenar un problema de salud muy peligroso llamado torsión de estómago, que ocurre cuando el estómago gira sobre su propio eje generando que la circulación y el contenido de este se paralice, poniendo en riesgo la vida del animal.

Teniendo en cuenta el espacio que debe tener disponible, debes saber que es un perro que, a pesar de su tamaño, puede vivir perfectamente (según su necesidad de espacio) en el interior del hogar, claro, siempre y cuando tenga un momento al día en el cual pueda salir a hacer ejercicio y jugar con su dueño y en la casa no haya decoraciones que pueda tumbar con su cuerpo. Para él sería un sueño poder estar dentro de una casa pero dormir en un amplio jardín, ya que tiene un carácter dependiente de la atención de sus dueños.

¿Qué pasa si un lobero irlandés no tiene el suficiente espacio?

Supongamos que ya adoptaste a un lobero irlandés y vive contigo en tu departamento, sentirá que tiene poco espacio, pero estará feliz porque en algún momento del día lo sacarás a jugar y a hacer ejercicio, pero, este momento nunca llega.

Poco a poco se irá convirtiendo en un perro neurótico y destructor de los muebles de tu hogar, simplemente, porque se encuentra aburrido y necesita liberar energía a como de lugar.

Pero quizás lo peor sea que llegue a comenzar a presentar comportamientos agresivos, en ese caso sería un peligro para los miembros de la familia.

Así es que, si vives en un departamento piénsatelo muy bien antes de adoptar a un lobero irlandés, ya que necesitará salir a diario por al menos una hora a realizar actividades que drenen su energía.

Recomendamos que antes de adoptar a un perro de este tamaño primero busques vivir en un hogar que al menos tenga un jardín modesto en donde pueda ver el cielo, sentir la brisa y corretear de vez en cuando si necesita liberar energía por él mismo.

Sacar a pasear a tu Lobero irlandés

Puede que ya tengas una casa y esta tenga un jardín amplio, esto no significa que te olvides del ejercicio necesario para tu lobero irlandés y dejes que él solo se ejercite, porque esto podría desencadenar los mismos comportamientos neuróticos que mostraría dentro del hogar, solo que, en vez de destruir muebles, comenzaría a destruir plantas, flores y a cavar una gran cantidad de agujeros.

Debes dedicar a tu perro un tiempo todos los días para que así este no se aburra y acumule energía que después buscará drenar realizando todas estas actividades no deseadas por los dueños.

El compartir un tiempo de juego con el animal lo hará muy feliz y pleno, además, estrechará los vínculos hombre-perro. Sentirá que es parte de la manada.

Es importante que tu también te ejercites, no tiene sentido que estés sentado y simplemente tu lobero esté por ahí corriendo él solo, esto no estrechará los vínculos entre los dos, teniendo el mismo efecto que si corriera solo, en su jardín ¡actívate y ejercítense juntos!

Cepillado del lobero irlandés

El lobero irlandés tiene un pelaje que le da un estilo algo descuidado, pero igual debes cepillárselo al menos una vez por semana para evitar que se formen nudos en él. Si ves que se están comenzando a formar nudos o se le está enmarañando el pelo es conveniente que lo cepilles en ese momento.

En cuanto al baño, el lobero irlandés no es un perro que se ensucie con facilidad, por lo que los baños no deberán ser frecuentes. Báñalo cuando se ensucie mucho, también puedes esperar un mes y medio para realizar esta actividad.

Enfermedades que puede sufrir un lobero irlandés

El lobero irlandés por ser un perro de raza gigante, puede sufrir enfermedades típicas de estas razas, como por ejemplo, la displasia de cadera y de codo. Además, puede sufrir torsión gástrica, la enfermedad que te mencionamos al principio y que puede poner en riesgo su vida. Lo bueno es que todas las enfermedades que se presentan en esta raza pueden ser tratadas con ayuda veterinaria.

De más está recordarte que es necesario mantener un estricto control veterinario con sus vacunas y desparasitaciones, tu lobero te lo agradecerá ya que permanecerá sano.
Siguiendo todos estos cuidados necesarios podrá ser un perro muy feliz, pleno y sano, viviendo incluso más años que lo que dicta la expectativa de vida de la raza.

Cómo entrenar, educar o adiestrar un Lobero Irlandés

Este perro es fascinante tanto en el exterior como en su manera de comportarse con los humanos. Se trata de una de las razas de perros más grandes del mundo, y además, igual de grande es su nobleza y ganas de agradar a su familia.

Lobero-Irlandes

Es un perro que es sumamente inteligente, por lo que el entrenamiento que se le de será de suma eficacia, evitando así conductas rebeldes cuando se vuelva un perro adulto, lo cual, será un gran alivio ¿Te imaginas a un perro que puede llegar a medir más de 70 cm de altura siendo rebelde? Sin dudas un panorama aterrador.
Sin dudas al lobero irlandés le encantan las técnicas de refuerzo positivo para complementar su entrenamiento. Se trata de un perro que puede ser el compañero más fiel del mundo si lo entrenas desde que es un cachorrito.

Felicitándolo o dándole una golosina cuando cumple con una orden simple, como puede ser la de “levántate”, “siéntate” o “ven” tu lobero irlandés entenderá que ha hecho algo muy bien, de igual manera, si hay ausencia de golosina y su entrenador le dice firmemente “NO”, entenderá que no ha hecho algo bien y estará atento para ver como lo puede remediar.

El entrenamiento positivo puede funcionar aún mejor si llevas una buena relación con tu lobero irlandés, debes tratarlo muy bien para que así él confíe en ti y relacione las sesiones de entrenamiento con un buen momento con su dueño, del que además, conseguirá sabrosas golosinas si hace lo que el le dice.

Debes tener en cuenta que algunos trucos y comandos deben ser reservados para después del año de edad, si estos tienen que ver con un gran esfuerzo físico.

No es recomendable que las razas de tipo gigante realicen actividades físicas hasta los 6 meses de edad, las cuales podrían ser largas caminatas o enseñarle a buscar la pelota, se recomienda que sea a partir de los 9 meses que se pueda comenzar a practicar estos trucos que requieren esfuerzo físico, pero es luego del año de edad que puede practicar caminatas de hasta 3 kilómetros seguidos y practicar trucos como el buscar el fresbee.

El programa de adiestramiento deberá seguir siempre al lobero irlandés, aunque ya haya crecido. Con eso te asegurarás como dueño el tener a un perro obediente e inteligente que siempre está aprendiendo nuevos trucos.

Otra cosa a tener en cuenta es que el entrenamiento físico puede ser una oportunidad perfecta para entrenar la obediencia de tu lobero, enseñándole trucos con los cuales pueda ejercitarse. Esta raza desprende mucha energía y necesita quemarla para poder dormir bien y que no se presenten en ella los típicos efectos del estrés.

Los loberos crecen bajo el instinto de manada, ellos se sienten parte de una manada cuanto están en una familia y es importante que te vean como el líder de la manada, con ello te tendrá respecto y te tomarán en serio a la hora del entrenamiento.

Gracias al instinto de manada los loberos más fuertes se cuestionarán si debes ser tu el que dirija a la manada o ellos, que son fuertes podrán hacerlo mejor, al demostrarles que puedes ser cariñoso y al mismo tiempo firme en tus decisiones no cuestionarán tu mandato.

Un lobero irlandés preparado para el entrenamiento será dócil y obediente, lo necesario en cualquier perro para que pueda adoptar un buen entrenamiento.

Si ves que el lobero se muestra indiferente a tus ordenes quiere decir que te ve como un eslabón débil de la manada, que necesita ser reemplazado y no hay mejor candidato para ese reemplazo que él mismo, por lo que debes ser firme y hacerte respetar, castigándolo (siempre de buena manera) para que pueda saber que el que manda eres tu.

Una buena manera de realizar esto es no dándole una golosina cuando hace lo que él quiere. Sabiendo que si hace lo que pides se ganará una sabrosa golosina terminará cediendo, dándote el liderazgo inconscientemente.

El encanto natural del Lobero Irlandés

Puede que quieran usar su encanto para que rompas una regla y así conseguir lo que ellos quieran. Un ejemplo de esto es cuando la familia está en la mesa y este se acerca para pedir un pedazo de lo que parece un platillo muy sabroso.

Intentará convencerte con su dulzura, pero tu debes negárselo, ya que anteriormente le habías enseñado que solo puede comer pienso. Si le das alimento no solo preferirá alimento de humanos, sino que será muy difícil enseñarle que no debe pedir comida en momentos no oportunos ya que ya tiene su comida en el plato todos los días a una hora especifica.

Para reprender este tipo de acciones solo debes decir firmemente “NO” y señalarle la salida o decirle un comando que ya haya aprendido.

El Lobero Irlandés y su comportamiento con los Humanos

Irish Wolfhound

Cuando hablamos de lobero irlandés debemos saber que se trata de uno de los perros más famosos del mundo, no siendo por su amabilidad con las personas y nobleza en su forma de ser, sino por su enorme tamaño, que lo lleva al primer lugar cuando se habla en perro más grandes del mundo.

El comportamiento con los humanos del lobero irlandés se puede explicar fácilmente con el apodo con el que lo conocen una buena parte de sus fans: “gigante amable”, lo cual quiere decir que su comportamiento, a pesar de su gran tamaño, es muy amable y noble con las personas que conforman su familia.

lobero irlandes

Es un perro que muy bien puede ser la mascota ideal para cualquier familia, de hecho, su comportamiento es similar al de un perro pequeño ya que es muy juguetón con sus amos y si hay niños en la casa, no parará de jugar con ellos.

Lo malo es que necesita un espacio bastante amplio para poder desarrollar sus actividades, te sorprenderá saber que puede vivir en interiores sin que esto le importe, pero necesitará que no haya objetos ni mesas con decoraciones a su alrededor ya que el tumbarlas sin querer es una de las actividades predilectas de un lobero irlandés que vive en interiores.

Si vives en un lugar lo bastante amplio como para poder albergar a un lobero irlandés entonces podrás tenerlo en interiores, pero debes saber que para que no desarrolle un carácter compulsivo y destructivo es necesario sacarlo a pasear todos los días para que pueda descargar toda la energía que tiene contenido en él.

Con esto, podrá vivir perfectamente y en armonía con sus amos en el interior de una viviendo, aunque, sería perfecto que además tuviera un jardín para que pueda salir a correr, estirar las patas y jugar los juegos que le propongas.

Como todo perro que en la antigüedad ejercía labores de pastoreo, es necesario que realice ejercicios diarios para que pueda drenar su energía y mantener su peso y musculatura.

El lobero irlandés ha demostrado que puede ser un excelente perro guardián debido a su tamaño, pero quizás la labor que realiza mejor es la de mascota de compañía por su dulce y obediente carácter, dos cosas que deben ser reforzadas con un entrenamiento temprano para que pueda lograr ser un perro que se comporte adecuadamente.

Los perros lobero irlandés son bastante amigables con extraños, lo que le resta puntos si piensas usarlo como perro guardián, pero no creemos que exista algún ladrón ni bribón que al ver este perro quiera todavía tratar de adentrarse en una propiedad que cuide este.

Como con todos los perros, es conveniente tenerlo bien entrenado desde cachorro, un perro de estas características puede ser muy difícil amaestrarlo y domarlo cuando ya es adulto, considerando su gran tamaño.

En resumen, un lobero irlandés es un perro que puede hacer las de perro guardián, pero en su comportamiento se sabe que siempre será mejor como mascota, gracias a que es de excelente trato con los niños (pero hay que tener cuidado ya que por su gran tamaño los puede tropezar y tumbar sin querer) y es muy atento con sus amos.

Si tienes el espacio disponible, tanto dentro como fuera desde casa debes saber que un perro de esta raza no dará problemas referentes a obediencia ni será dominante, aunque un entrenamiento temprano nunca está de sobra, aún más si hablamos de un perro de tamaño “gigante” en el estándar de las razas de perros.

Su Entorno

En primer lugar es muy diferente el ambiente que deberemos crear dependiendo si la raza del perro es grande o pequeña. Mientras que esta última se conformará con un espacio propio muy pequeño los perros grandes necesitarán casi una habitación completa para ellos.

Lo primero que hay que tener en cuenta es que durante los primeros días quizás el perro no sea capaz de controlar su vejiga en casa, por lo que quitar las alfombras durante unas semanas y tener siempre periódicos viejos a mano será una buena opción.

En cuanto a su espacio habrá que habilitarle un sitio para dormir, preferentemente una cuna especialmente pensada para perros de su tamaño y comprada en un comercio del ramo. También habrá que pensar en dónde poner su cuenco de comida y bebida, y tomar la decisión de forma definitiva, ya que lo ideal sería no moverlo nunca para poder crear una serie de hábitos en el animal.

Si se le van a proporcionar algunos juguetes también habrá que dejarlos a su alcance, bien dentro de su cuna o en los alrededores y dejarle claro que esa es su zona y no otra.

Por último, habrá que tener en cuenta que el perro podría intentar afilar sus garras contra algunos muebles, por lo que las puertas de madera y los muebles con salientes adecuados para esta labor tienen que estar lejos del alcance del animal, al menos los primeros días.

Es fundamental que los perros de raza gigante vivan en un entorno en el que puede moverse sin dificultad, algo que en un piso es complicado. Son animales ideales para vivir en el exterior. Es donde se encontrarán más cómodos.

Ten cuidado con las temperaturas extremas, en cuanto a calor y a frío. Lo ideal es que disponga de una caseta donde pueda guarecerse de la climatología adversa.

Si decides que viva en un piso procura sacarlo, al menos, 3 veces al día y que pase un par de horas en total fuera de casa. Permite que corra y que gaste su energía. De lo contrario, notarás que el animal está más nervioso de lo habitual.

Los perros de raza gigante son habitualmente animales tranquilos, pero hay que tener en cuenta su gran tamaño y fuerza, por lo que es imprescindible que tengamos mucho cuidado con él, sobre todo cuando hay niños.

Aun no queriendo causar daño a nadie, nuestra mascota podría provocar algún tipo de accidente, algo que en ningún caso deseamos. También debemos tomar todas las precauciones necesarias si tenemos otras mascotas.

Los perros de raza gigante, además de ser de una belleza innegable, son ideales para convivir con las personas, así que disfruta de la experiencia pero siempre teniendo en cuenta los consejos que hemos visto.

Si en cambio, quieres mantener a un lobero irlandés en las afueras de tu casa, necesitas saber que debe disponer de un terreno amplio para que pueda sentirse a gusto. Se trata de un perro con una gran energía, así que incluso esto podría ayudarte a jugar con él en tu mismo jardín y así ahorrarte unas cuantas salidas para llevarlo a pasear o a hacer sus necesidades en la calle.

El entorno exterior ideal para un lobero debe ser amplio para poder correr, tener árboles para que pueda olfatear y corretear entre ellos y una caseta grande para poder resguardarse del sol o el frio, o simplemente, dormir cuando le apetezca.

Coloca el cuenco de comida y agua en una superficie alta, si es posible, fijada muy bien a esta para evitar que se caiga y tu perro se quede sin agua hasta que te des cuenta. Con esto, evitarás que pueda aparecer la torsión de estomago, un problema de salud muy grave que puede poner en riesgo la vida del animal y se da principalmente cuando hace esfuerzos por alcanzar objetos que están muy bajos.

Entradas relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comentarios (2)

Hola. Me pudieran pasar datos de donde conseguir un libero irlandes?

Responder

Hola Octavio, no nos dices de donde eres pero te daremos algunas pistas.
Puedes adquirir tu Lobero Irlandes en una tienda de animales, pero debes tener en cuenta algunos tips antes de hacerlo y asegurarte que estas adquiriendo un perro sano.
– Antes de comprar, conoce a los padres del cachorro, deben estar saludabales y en un ambiente comodo.
– Asegurate de analizar el comportamiento del dueño del local, los perros deben estar comodos.

Puedes adquirirlo en un criadero, pero ten en cuenta que es un criadero legal, no caigas en el error de financiar personas inescrupulosas.
Asegurate que tu perro no sea de una monta entre perros de una misma camada.

Antes de adoptar a tu Lobero, lo primero que debes hacer es observar tu entorno y responderte las preguntas ¿Tengo espacio para tener este perro? En el caso de tener suficiente espacio ¿No será una carga para mí o mi familia en un futuro? Y finalmente ¿Lo veo como un miembro de la familia y no como algo dispensable?

Al hacer estas preguntas podrás ver de una manera más madura y responsable la adopción de tu perro.

Responder