Saltar al contenido
PerrosGatosOnline.com

Leonberger

Leonberger
Leonberger
5 (100%) 11 votes

Leonberger: Tu nueva mascota

El Leonberger es un perro gigante originario de Alemania.
Este perro es conocido por lo dócil, obediente y tranquilo que es si son entrenados desde cachorros.

Su grandísima y abultada apariencia se debe a un pelaje largo y de color pardo, originado por el cruce de dos razas bastante grandes en tamaño como lo son el San Bernardo y el Terranova en inicios del Siglo XIX.

Este perro gigante tiene una gran vocación, tanto como ser un perro guardián y perro protector, aunque se conoce que por su gran tamaño es aconsejable tenerlo en casas lo suficientemente grandes o con un gran jardín donde el pueda desenvolverse con confianza y libertad.

Esta raza de perros gigantes es una de las que más existen en el mundo, destacando por ser un perro noble, amoroso, paciente y hermoso a los ojos de quien lo observa, pues su peludo cuerpo lo hace ser elegido por muchas familias aunque existan niños.

A los perros Leonberger les gusta en gran medida ser parte de una vida familiar, pues jugar, correr, que lo acaricien y lo acompañen es una de las cosas que a este gigantón le encanta obtener de los que lo rodean.

Es muy cuidadoso con no hacerle daño ni a los más pequeños ni a los grandes con sus juegos, es por ello que se considera también un perro bastante delicado con su trato hacia los demás; es importante resaltar que con los extraños se mantiene alerta sin ser agresivo o peligroso.

Actualmente el origen de los perros Leonberger es bastante incierto, al igual que otras razas, sin embargo existe una teoría que es la más acertada y es a través del cruce entre dos razas de perros bastante grandes como lo son el Terranova y el San Bernardo en Alemania.

Leonberger

Esta raza de perro fue establecida en el Siglo XIX en Leonberg, Alemania; gracias a un criador que utilizó las razas antes mencionadas para tratar de hacer que el perro se viera como un león.

De hecho, quería también mantener los puntos fuertes de cada raza por individual y logrando con este cruce a un perro gigante, musculoso y de pelaje largo y sedoso.
En el mismo Siglo fue importado a Rusia y fue por muchos años propiedad de distintas familias reales como La Emperatriz Elizabeth de Austria, Napoleón II y el rey Umberto de Italia.

A finales del Siglo XIX, muchos agricultores utilizaron a esta raza para que trabajaran guardando el ganado, raza que fue desapareciendo a través de la Primera y Segunda Guerra Mundial.
Posteriormente, los perros Leonberger fueron llevados a Estados Unidos y debido a su versatilidad y maravillosa apariencia se convirtieron en los perros más populares de la década de los 70.

Siendo desde entonces uno de los perros guardianes y socorristas más peludos y gigantes del mundo.

El Leonberger macho mide entre 71 y 80 cm, y pesa entre 54 y 77 kg; mientras que las hembras miden entre 64 y 74 cm, y pesan entre 45 y 61 kg aproximadamente.

Este perro tiene un peso musculado en proporción a su tamaño, por lo cual requiere de un ejercicio constante y avanzado para que sus movimientos sean más eficientes y destacar asi una silueta acorde.

La cabeza de los Leonberger es bastante estrecha, profunda, con unos ojos oscuros y tiene el estilo de una máscara negra que refleja inteligencia, amabilidad y orgullo. Las orejas son planas y colgantes al igual que su cola, la cual está totalmente llena de pelos.
Sus lomos son suficientemente sólidos y tiene unas impresionantes extremidades musculosas.
Su pelaje es áspero, mediano y pegado en el cuerpo, pero corto en las patas y en el hocico.
Los colores en los que se encuentra esta raza de perros están el dorado, el leonado y el marrón o beige.

Los machos pueden durar incluso hasta cuatro años para poder desarrollar en su totalidad la melena, mientras que a las hembras nunca se les desarrolla por completo.

Los pies están ligeramente palmeados debido a las características del Terranova que se mantiene como un perro de agua.
Además, es necesario destacar que el tiempo aproximado de vida de los Leonberger es de 9 años y todo dependerá de su cuidado y alimentación.

Le encanta compartir con las personas a pesar de ser tímido y cuidadoso cuando no le son conocidos, es por eso que la sociabilización desde muy cachorritos es de suma importancia.

Son perros que les gusta la compañía, el juego, las caricias y demostraciones de afecto, tardan en madurar mucho tiempo y para que sean menos tímidos hay que tenerles paciencia, además requieren de clases de obediencia y educación desde pequeños hasta que maduren.
Los gigantes perros Leonberger son perros que requieren de sumo cuidado tanto estético como psicológico, pues les encanta que les dediquen tiempo completo.

La gran parte de esta raza de perros le encanta mucho nadar y es porque posee unas membranas interdigitales en las patas que lo convierten en un nadador excelente.

Por estas cualidades es que a este perro también es utilizado como un perro socorrista y de rescate una vez adiestrado y ejercitado para eso.

Historia y Origen del Leonberger

El Leonberger es una raza de perro gigante que tiene su nombre por la ciudad de Alemania llamada Leonberg. Esta ciudad se encuentra ubicada en la región de Wuntemberg. Desde hace muchos años se encuentran en esta hermosa ciudad un mercado de caballos importante y tradicional, donde se veían en aquella época ejemplares de esta raza presentados para ser vendidos. De igual forma que con otras razas, el origen del Leonberger no se conoce con exactitud. Sin embargo, es imposible hablar del Leonberger sin hablar del Dogo del Tíbet. Ya que en sus escritos de los viajes que Marco Polo ha realizado, habla de su visita a la corte del Gran Mongol, donde los describe como grandes asnos y donde este gran moloso de montaña, ya existía.

Desde el diario del padre Huc cuando viajó al desierto de Gobi se describen a los actuales descendientes del Dogo del Tíbet en la cual coinciden sus características con las del Leonberger. Es por ello que su origen podría ser el Mastín de Tíbet o el Dogo con los aportes del perro San Bernardo y del Terranova. Este perro de montaña Alemán tiene sus ejemplares en diferentes lugares del mundo, ejemplo Francia, España, Suiza, Italia, entre otras. Es muy razonable creer que con las invasiones a Europa del Este, esta raza se llegó a fijar en todo el continente europeo.

En 1771 existe una constante escritura de la venta de un gigante perro de raza Leonberger y después de ello, se convirtieron en los favoritos de las cortes imperiales de Austria con una extensión de su nombre por toda Europa, de hecho, la Reina María Antonieta era dueña de un perro Leonberger que medía mucho más de un metro de altura.

Un criador compró una perra de raza Terranova y realizó el cruce con un macho de raza San Bernardo con pelaje de larga longitud. A partir de allí los descendientes fueron reproduciéndose con una consanguinidad bastante estricta, sin embargo, el criador quería un perro parecido a un león especialmente con el color blanco y posteriormente cruzó la descendencia obtenida con un macho de raza de la Montaña de los pirineos y fue entonces cuando apareció el primer ejemplar del Leonberger.

Leonberger

El nombre inicial que fue utilizado para sus ejemplares era Leonbardiner, luego fue cambiado a Leonberger. Genéticamente era imposible obtener la máscara negra, el manto leonado, el pelo largo de un San Bernardo y un Montaña de los Pirineos. Durante largos años pero de una manera muy rápida esta raza inunda Europa y el resto del mundo con ejemplares del Leonberger, desde el emperador Napoleón III, el Zar Nicolás hasta países como América, Japón Austria, etc.

Con el tiempo los perros Leonberger comienzan a hacer aparición en exposiciones donde obtuvieron los primeros lugares en premios individuales y en grupos. Hombres especialistas en ciencia ensalzaban la imagen de su figura tan excelente y actualmente se encuentran antiguas litografías que fueron ejecutadas en lienzos de los pintores animalistas de esa época como Lautemann y Specht, donde pueden ser contemplados. Según diversos escritores, su creador quería combinar cualidades de distintas razas de montaña para poder encontrar al perro ideal. El objetivo de este hombre era vender ejemplares de Leonberger a precios asombrosos para el momento, haciendo hábiles promociones, colocándolos en la alta sociedad y en países donde no existían perros de esta raza. El criador de este perro no entregaba estándar ni ninguna documentación a pesar de que por la segunda guerra mundial ya se practicaba eso en la mayoría de las razas.

Fue entonces la forma de expansión de estos perros. Un periódico publicó un artículo en referencia a la alta consideración que Elizabeth, emperatriz de Austria tenía con los Leonberger que decía: “su majestad la emperatriz, desde su regreso a Roma, posee un magnifico perro Leonberger”. Es necesario resaltar que según los datos de esa época, este Leonberger tenía un manto blanco que deslumbraba a la gente.

A finales del Siglo XIX muchos de los agricultores existentes en ese tiempo, usaban a esta raza para realizar labores de guardar el ganado, durante la Primera y Segunda Guerra Mundial fue desapareciendo esta raza hasta la llegada del Leonberger en Estados Unidos, siendo los escogidos por muchos años.

La llegada de estos perros el mundo los ha colocado como los perros molosos más populares, debido a su increíble apariencia y personalidad, siendo además escogidos por los más chicos y también por los más grandes, ejerciendo papeles importantes como perros guardián, de rescate, rastreador, cazador, vigilante, entre otras funciones importantes a nivel mundial.

Estos perros también han sido elegidos por los competidores en el área de la belleza, obteniendo buenos lugares y excelentes posiciones logrando cada vez más un reconocimiento más avanzado sobre esta raza de perro gigante y moloso. Destacando además, por su carácter y temperamento tan único que trae confianza en donde se encuentre.

Características Principales

Esta raza de perros tiene la vocación desde su origen para ser un perro protector y guardián que le encanta en gran manera a las personas, sobre todo aquellos que tienen una gran casa o un gran patio brindándole a este gran perro un ambiente de libertad y plena confianza. Una de las características más resaltantes de estos perros además de su gigante tamaño es su noble, paciente y hermoso carácter, llevándolo a ser escogido por muchas familias donde existen niños.

Entre las características del Leonberger se encuentran esas ganas también de correr, jugar y tener una familia muy grande dispuesto a ser abrazado, cuidado y acompañante de a donde necesites ir. Además entre la descripción de esta raza tenemos su tamaño, el Leonberger macho mide entre 71 cm y 80 cm de altura cuyo peso proporcional varía entre los 54 kg y los 77 kg mientras que las Leonberger hembras tienen sus medidas entre los 64 cm y los 74 cm con un peso que varía entre los 45 kg y los 61 kg haciendo visible su diferencia entre ambos sexos. El peso es proporcional a su tamaño requiriendo entonces de un ejercicio diario y eficiente de manera tal que se mantenga en forma, necesitando fuertes movimientos que destaquen la silueta acorde con esta raza.

La cabeza del perro gigante de raza llamada Leonberger es lo suficientemente estrecha y con gran profundidad que manifiesta esa ternura que estos perros tienen. Sus ojos son oscuros y tienen una forma de mascara negra en el hocico que refleja su amabilidad, su inteligencia, su protección y su orgullo de ser quien es. Este maravilloso perro gigante y moloso de montaña tiene sus orejas de forma plana con un estilo colgante de la misma manera que con su cola, la cual esta llena completamente de pelos.

Los lomos de esta raza tienen unas extremidades increíblemente musculosas y suficientemente sólidos para mantener el peso de su cuerpo. El pelaje que los Leonberger mantienen son de una textura muy áspera, de longitud mediana e increíblemente pegada al cuerpo, pero es muy corto en las patas y en su hocico. A pesar de ello, esta raza es caracterizada en sus estándares por tener colores dentro de los tonos de los colores tierra, como lo son el color dorado, el color marrón, el color beige o el color leonado.

Los perros Leonberger tienen una melena esponjosa y abultada muy parecida a la melena de los grandes y hermosos leones, haciendo énfasis en que esta raza de perros tiene el pelaje melenudo en todo el cuerpo mientras que los leones no. Se logra apreciar su largo pelo a simple vista, además es bastante sencillo reconocer el sexo del perro debido a que en los machos pueden durar aproximadamente unos 4 años para poder desarrollar por completo su melena, mientras que a las hembras nunca se les desarrolla en su totalidad.

Por otro lado los pies de los Leonberger son anchos y son palmeados de una manera muy ligera, debido a las características del Terranova que se caracteriza por ser un perro de agua, por ello para esta raza de perro es mucho más fácil que para otros caminar por terrenos mojados, terrenos húmedos e incluso por el agua, ya que sus pies le ayudan a fijarse a la tierra para poder caminar.

Para estos perros tan grandes como lo son los Leonberger, les es necesario el ejercicio continuo pero aun mas una muy buena alimentación, para cuidarlo de sufrir enfermedades del estómago. A pesar de que estos perros tienen la tendencia a ser bastante sanos y a no sufrir de enfermedades, tienen que ser cuidados a través de la alimentación y el entrenamiento constante.

Otra área en la que ayuda el entrenamiento es al manejo del temperamento y del trato tanto de los dueños hacia los perros como de los perros hacia los dueños, ya que, el Leonberger es un perro muy tierno, inteligente y amoroso, a él le encanta que le dediquen tiempo y estén junto a él la mayor parte del déa, haciéndole cariños, juegos y mimos, lo que puede afectar el rendimiento del perro pero también el de los miembros de la familia, en especial si hay niños.

Por este motivo el entrenamiento desde muy cachorro es bastante necesario para que este hermoso perro se acostumbre a tener gente a su alrededor pero también a no tenerlo por las actividades del día. Eso no quiere decir que a los Leonberger no se les tenga que sacar a pasear todos los días o no se le tenga que mantener distraído, pues hay que recordar que es un perro de montaña y utilizado desde sus antepasados para la cacería, por ello es recomendable diferentes actividades diarias para que el pueda descargar toda su energía que su gran cuerpo ocupa de la mejor manera.

Comportamiento del Leonberger con otros perros

El Leonberger es un perro muy tranquilo en cuanto a conducta, y el comportamiento de este, no va a variar en lo absoluto en cuanto al trato con otros perros, Tampoco es de carácter agresivo, y su proceder será caracterizado por la amabilidad y el buen trato hacia otros de su misma especie.

Se considera un animal tímido por lo que comúnmente no se le vera socializar por cuenta propia, por el contrario, habrá que ayudarle un poco en cuanto a hacer nuevas amistades se trata, este aspecto hay que tomarlo en cuenta ya que si se tiene a un leonberger desde cachorro será de  mucha ayuda, enseñarlo desde los primeros días en casa, a interactuar y compartir con otros perros u animales para que en la etapa adulta no se le dificulte.

Su manera de actuar con respecto a la presencia de nuevos compañeros en su habitad  estará muy ligado a su instinto  de perro guardián, y por algunos días puede que se muestre desconfiado y queriendo marcar su territorio para evitar que el perímetro del que se cree responsable sufra algún daño. Luego de contrastar que todo está bajo control procederá a empezar el periodo de sociabilización en que se determinara quien es el elemento alfa de la manada.

Si logra seguir siendo el jefe de su territorio su proceder será mas de resguardo y supervisión  de la zona, no tanto de peleas ni sometimiento con los otros perros. Así mismo incluirá en su faena juegos donde los correteos y las competencias por conseguir algún juguete serán su fascinación diaria.

Cada perro y en especial los leonberger suelen  tener su propia personalidad, por lo que el comportamiento al incluir a una nueva mascota va a depender de la forma de ser que ha desarrollado durante el tiempo que ha permanecido dentro de la familia. Los celos, la manifestación de algunos comportamientos que antes no tenía e incluso algunas travesuras podrán hacerse manifiestas al incluir a una nueva mascota en la familia.

En este sentido,  lo que se recomienda es seguir ciertas estrategias  para que estos grandulones no se sientan desplazados ni amenazados por el nuevo miembro, dentro de las que se encuentran, por ejemplo que la comida debe dárseles en envases por separada, si es posible con una distancia considerable ya que el alimento suele ser una de las primeras causas de posibles discusiones, así mismo si el leonberger fue durante muchos años el consentido del hogar, al llegar el nuevo habitante, no se deberá disminuir radicalmente la cantidad de atención ni mimos que se le proporcionaba normalmente. De igual forma la interacción incluyendo juegos donde todos, tanto el dueño como las mascotas participen permiten que el proceso de adaptación se realice de una forma mas rápida.

En el caso del comportamiento de los leonberger con los cachorros, este se mostrara atento totalmente y procurara cuidarlo, lo que es beneficioso si se desea ampliar el número de los miembros de la familia con un nuevo perro. Los expertos recomiendan que si se va a incluir a un perro desde bebe donde ya habite un leonberger se deberá supervisar mas el que no lo pise o lo lastime con su peso al hecho de que lo pueda agredir o lastimar por celos o alguna otra conducta agresiva.

Por otro lado y en los casos donde se tenga a un leonberger macho como mascota y se le permita conocer a una hembra de su misma raza, o viceversa,  será amor a primera vista, ya que pos su gran tamaño y peso no se les hace fácil establecer cercanía con perros más pequeños, debido a  que podrían lastimarlos a la hora de que exista cercanía entre ambos.

Ahora bien, debido a su tamaño, su personalidad y carácter hay ciertas razas con las que el leonberger pueden llevarse de maravilla, si se desea proporcionarle una compañía adecuada a estos grandes ejemplares, dentro de las que se encuentra a los San Bernardo con los que comparten aspectos de su comportamiento muy parecidos, ambos suelen ser muy mansos, les encantan la tranquilad y la vida reposada, y en cuanto a tamaño son casi de la misma estatura, se han conocido casos de familia que han tenido el privilegio de tenerles como animales de compañía siendo ambos los acompañantes ideales tanto el uno para el otro como para los miembros de la familia.

Para optar por la compañía de estas dos trazas hay que tomar en cuenta aspectos como si existe la posibilidad de poder mantenerles en cuanto a comida, salud y incluso si se cuenta con el espacio necesario para que ambos tengan un buen desenvolvimiento y disfrute del entorno en general.

Por otro lado y en función de buscar a un ejemplar que se asemeje en cuanto peso y tamaño para crear complementos entre ambos, los terranova también serian ideales para socializar entre ambos y ser los grandes consentidos en el hogar. Serán excelentes compañeros de travesuras donde la valentía y las ganas de realizar nuevas hazañas será el día a día de estos dos animales.

Dieta y alimentación de los Leonberger

La alimentación que se le debe suministrar a los leonberger, debido a su gran tamaño, necesariamente debe ser supervisada, no va a ser para nada similar, en cuanto a cantidad, que la de otros perros, en este sentido el costo para poder mantener y proporcionarla diariamente es alto, en comparación con otros caninos, por lo antes mencionado.

Por la complejidad, contextura y tamaño del estomago de este tipo de raza, las porciones diarias deben comprender por lo menos los 2,5 kilogramos de comida, estas deben ser distribuidas en dos porciones diarias, una en la mañana y una en la noche, donde se recomienda que sean siempre a la misma hora, para evitar que desarrolle un comportamiento de ansiedad por el alimento. Al acostumbrarse a las horas de cada comida no intentara pedirla a cada momento.

Su personalidad poco activa, y su deseo de descansar siempre, amerita la elección del alimento sea siempre basado en que la calidad de esta  se considere la  adecuada, para evitar el sobre peso excesivo, que de por sí, y  por su naturaleza suelen ser bastante robustos. Por lo que se recomienda que a la hora de elegir entre las distintas marcas que existen de alimentos para perros, este sea avalado por el veterinario de confianza.

Una de las características de su metabolismo es que este es más lento que el de los perros pequeños, por lo que se debe cuidar el no permitir que el canino engorde demasiado y se enferme de obesidad, ya que someterlos a una dieta para disminuir esta condición, es bastante traumático para ellos y  el hecho de que tengan un gran tamaño no significa que se les debe atiborrar de alimentos, más bien este debe ser rigurosamente suministrado.

Por su puesto, y como es el caso de las demás razas, la edad de los perros va a contribuir en la decisión de cuales alimentos suministrarle a los leonberger y cuáles no, así como el numero de raciones.

En la etapa donde están cachorros  se recomienda agregar contenido de calcio en su dieta ya sea atreves de vitaminas que se unan a la comida o con alimentos ricos en estos componentes, además de  un tercio de proteínas para promover al buen funcionamiento del metabolismo, para que su musculatura crezca como debe ser y por último se deberá incluir menos de un cuarto de  contenido grasa para evitar un crecimiento inadecuado. Estas  se deberán proporcionar en tres porciones diarias debido a que está en etapa de crecimiento.

Luego cuando empiece la etapa adulta se debe incluir en la dieta alimentos que tengan alto contenido en calorías, para garantizar evitar problemas estomacales, así mismo los antioxidantes naturales y la disminución en fosforo es de gran ayuda para esta fase. Existen marcas de comida para perros que ofrecen dentro de sus productos crocetas para perros de gran tamaño que favorece la masticación del leonberger y mejora la velocidad de la ingesta de alimentos, ya que las de tamaño normal suelen ser pequeñas para ellos, y no le permiten masticar y por lo tanto digerir de forma adecuada.

Si por algún motivo, el alimento seleccionado tuviera que ser cambiado por no estar proporcionando el bienestar deseado, este deberá ser cambiado progresivamente, no de un día para otro, para garantizar así que la microflora intestinal se pueda adaptar al nuevo alimento, esto se puede hacer ligando ambas composiciones, por lo menos por tres días, aumentando las cantidades de la nueva marca, hasta llegar a sustituir por completo.

Por otro lado, los expertos recomiendan que los envases para el agua y la comida deben ser colocados en un lugar elevado, donde no tengan que bajar mucho su hocico para comer lo que mejoraría en gran manera de la disminución de gases estomacales, que sin duda, deterioran el estomago de estos perros, y por lo tanto su calidad de vida.

Luego de la ingesta de la comida se debe supervisar que la cantidad de agua que el perro consuma no sea excesiva para evitar que su estomago se infle con las croquetas o comida para perro, estas tienden a tomar un volumen mayor cuando se les une con el agua, por lo que se debe dispensar el agua especifica luego de cada comida. También el evitar que el perro haga actividad física luego de tomar su comida es primordial para su digestión correcta.

Para comprobar que la elección del alimento es el adecuado y que las sugerencias realizadas están surtiendo efecto en los leonberger, bastara con observar su desenvolvimiento diario, en el caso de que  duerman más de lo normal, hayan subido de peso o se le empieza a caer el pelaje fuera de la época en la que normalmente debería ocurrir será muy probable que la comida no esté aportando los nutrientes ni vitaminas necesarias. Luego de llevarlo al veterinario será de vital importancia seleccionar otra marca de comida y volver a empezar el proceso de observación para determina así mismo si es el adecuado o no.

Salud y cuidados necesarios

El cepillado de su extenso pelaje, por ejemplo, es primordial que se realice por lo menos dos veces por semana, y con mayor afluencia cuando comience la época de muda del mismo. Por ser un pelo abundante deberá ser acicalado  y revisado constantemente para evitar que se infeste de garrapatas, pulgas o algún parasito que se pueda alojar en su piel, y le pueda proporcionar heridas e incluso enfermedades.

Por ser un perro que disfrute los espacios abiertos y los exteriores su olor puede tornarse fuerte, por lo que los baños regulares serán necesarios. Sin embargo no existirá problema alguno a la hora de duchar a los leonberger, ya que aman estar en el agua y lo disfrutan al máximo, quizás se requiera un poco de ayuda para poder colocar adecuadamente el champú y los demás productos de forma homogénea, al igual que para retirarlos bien posteriormente, por lo que se debe hacer con la seguridad de que dueños y mascotas terminaran totalmente mojados.

Los oídos por su parte, tienen que ser revisados para evitar enrojecimientos, y posibles infecciones y a la hora de observar la minina molestia, se le deberá llevar al veterinario para que le proporcione el medicamento necesario, ya que este tipo de afectaciones tardan en sanarse, y si se les medica cuando ya esta avanzada, será más difícil de curar.

No se puede permitir que los leonberger suban de peso, tomando en cuenta la estatura especifica que posea, se deberá procurar que su peso sea acorde a esta. Su sedentarismo hace que sean susceptibles a estas consecuencias, lo que sin duda deteriora su salud. El ejercicio diario también es fundamental para garantizar su buen desenvolvimiento a lo largo de su vida.

Otras de los aspectos que se deben tomar en cuenta para el cuidado eficiente de los leonberger es el hecho de que a pesar de poder adaptarse a distintas temperaturas, si estas son muy elevadas deberá proporcionársele abundante hidratación y si es posible la posibilidad de refrescarse un poco dentro de la casa, bajo la sombra o mejor aun si existe aire acondicionado, ya que por su espeso pelaje, su cuerpo tiene a calentarse y se le vera jadear para disminuir su temperatura corporal.

Los cortes de pelo no serán muy necesarios para este tipo de raza, ya que por ser liso y abundante mejora su apariencia física, por lo que se puede decir que en este aspecto no será muy costoso su acicalado.

En cuanto a salud, hay ciertas enfermedades, que para esta raza se han tornado comunes, y que suelen aparecer en la etapa adulta de los mismos, dentro de la que se encuentran la displacía de cadera que los afecta en gran manera, sobre todo para su movilidad, esta se hace visible si al perro se le dificulta ponerse de pie al estar acostado, si brinca en vez de caminar, levanta una pata más que la otra son algunos de los síntomas, este tipo de enfermedades surgen en los leonberger debido a varios factores como por ejemplo una mala alimentación que les genere sobrepeso, los prolongados periodos de ejercicio y esfuerzo físico e incluso los tipos de suelo donde habita, si son muy duros, resbaladizos o lisos podrían hacer que esta raza realice un esfuerzo mayor a la hora de caminar o correr.

Para esta enfermedad en particular existe un tratamiento que consiste en la cirugía del canino, lo que se convierte en un tratamiento bastante costoso, sin embargo puede que al pasar de los añor el perro se acostumbre a vivir con estas molestias pero pudiendo a su vez desencadenar la llamada artritis canina.

Por otro lado, la torsión gástrica o torsión de estomago también suele desmejorar muchísimo la calidad de vida de los leonberger, esta es por su parte, una de las enfermedades más comunes para este tipo de razas. Esta consiste en la incapacidad del canino de expulsar por cuenta propia los gases producto de la digestión.

En cuanto a este padecimiento los síntomas comunes son que el perro se muestra en constante inquietud, y no para de moverse, hace gestos de querer vomitar, eructa y su abdomen suele ponerse ancho y tenso, por lo que se recomienda que al observar estos síntomas no se debe dudar en acudir al veterinario para que tome las medidas necesarias.

Al acudir al veterinario, y para que se mejore lo antes posible, el médico deberá suministrar vía intravenosa la mayor cantidad de líquidos posibles y  si no se mejora el comportamiento de este canino se deberá proceder a hacer un lavado estomacal. Al igual que la displacía de cadera este tipo de enfermedades también tienden a mejorar con operaciones quirúrgicas. Es importante señalar que esta enfermedad en específico se puede prevenir con el suministro adecuado de una alimentación balanceada y con los nutrientes necesarios para los leonberger.

Cómo entrenar, educar o adiestrar un perro Leonberger

La gran inteligencia de los leonberger hace que la educación de estos perros sea fácil y sencilla, suelen aprender conductas enseñadas de una forma rápida y sin muchas repeticiones,  sin embargo y  por el hecho de que aman el dormir y reposar es imprescindible que se les entrene a mantenerse dinámicos a través de actividades donde se puedan ejercitar, conducta que si hay que recordársela todos los días ya que si pudieran escoger entre dormir u hacer ejercicio la respuesta seria, sin duda, dormir.

Por lo gigantesco de estos perros, salir a dar un paseo con la correa puesta puede ser un problema para los dueños, solo en los casos en los que no se les haya enseñados desde pequeños a como ir de paseo de forma correcta. Educarles a no halar, a detenerse cuando se le indique, y a no alejarse mucho de sus dueños son conductas que deben ser inculcadas desde la primera salida al parque o a cualquier otro sitio, y esto garantizara, sin lugar a duda el éxito de cualquier paseo.

Otras de las cosas que se les debe enseñar a un leonberger es que cuando esta dentro del hogar debe moverse con cuidado, ya que por su gran tamaño suelen derribar todo a su alrededor, pueden aprender rápido a moverse dentro sigilosamente, cuando entienden que se convierte en un problema cada vez que tumban algo.

El entrenamiento debe ser constante, firme y con amor, ya que esta raza suelen estar ansiosa por complacer a sus dueños y hacerse querer. Los métodos a utilizar deben ser suaves y entendibles, para nada se deben emplear métodos como golpes, castigos o gritos ya que lo harían susceptible a la violencia.

Los expertos recomiendan que el entrenamiento de obediencia de los leonberger debe comenzar desde muy temprana edad, donde se les enseñe a donde ir al baño, a no brincar sobre las personas, a no subirse al sofá, entre otras cosas, ya que luego de llegar a la etapa adulta será difícil reeducar a un perro que ya ha practicado  conductas durante toda su vida de la misma forma.

Por el gran tamaño de esta raza, y por el bienestar tanto del dueño como de la mascota es fundamental que aprenda a comportarse adecuadamente. Recordemos que estos perros llegan a pesar entre los 60 y 70 kilogramos y  puede ser peligroso si en la etapa adulta viene con todas sus fuerzas a querer recibir con amor a los miembros de la familia y les encima, sobre todo en los que casos de que hayan niños cerca.

El ladrar cuando debe también debe ser una enseñanza que se les debe inculcar, ya que por su naturaleza de perro guardián querrán informar de cualquier movimiento sospechoso a su alrededor, pero en los casos en los que no haya peligro y sea algún conocido el que se acerque es importante que aprenda a estar quieto y en silencio, ya que con su gran tamaño tiene a espantar a cualquiera.

Dentro de las técnicas que hacen más sencillo el entrenamiento de un leonberger se encuentra que sacarlo a dar un paseo y enseñarle trucos al aire libre hace que se encuentren más relajados y lo vean más como un momento divertido que como un episodio de enseñanza. Los premios donde se incluyan galletas para perros también sirven de gran ayuda así como los elogios y palabras de afirmación que ellos entienden, pueden hacer del entrenamiento algo sencillo y disfrutable.

Conocer el carácter  y el comportamiento que desarrolla el  leonberger a lo largo de su crecimiento también influye en las técnicas que deben emplear a la hora de crear hábitos en estos grandulones, si su  manera de actuar es complaciente y sumiso, será sencillo enseñar cada aspecto que se desea que aprenda, ahora si por el contrario tiene una personalidad obstinada, la paciencia, calma y mucho amor serán necesarios para el  día a día.

Es importante que el leonberger entienda que el dueño es el líder, ya que por su personalidad independiente y compostura algunas veces con ínfulas de superioridad tienden a hacer las cosas por su propia cuenta. Pero si reconocen  y aceptan al dueño como un líder que los guie y los adiestre no será inconveniente para enseñarle a obedecer. Siempre que los lazos entre el dueño y esta maravillosa raza, sean los correctos este canino querrá complacerle en todo, y mostrara fidelidad en todo momento.

Si el leonberger habita con una familia numerosa, todos deberán ponerse de acuerdo en cuales son los limites a los que el perro puede llegar, ya que si unos les permiten realizar algunas cosas y los otros no, el perro creara un habito de rebeldía, y escogerá, por supuesto, obedecer a aquellos que le permitan hacer lo que él desea. En el caso de que existan niños dentro de su hábitat estos también deberán ser educados para no malcriar a la mascota para que pueda acostumbrarse a acatar la mayor cantidad de órdenes que se les indique.

Comportamiento del Leonberger con los Humanos

Por ser perros dulces y cariñosos, encajan muy bien con los humanos.  Para las familias numerosas un leonberger será la mascota ideal, ya que tiene la capacidad de socializar con todos y más aun con los niños, suelen ser muy buena niñera, ya que con ellos se vuelve protectores y muy tiernos procurando tratarles con delicadeza y sin hacerles daño. Si escuchan a alguien llorar o quejarse observaran quien es, para alejarse lo más que puedan, ya que si están cerca creen que les pudieron hacer daño, esta conducta muestra cuán tiernos y bondadosos son estos animales.

Su carácter leal y servidor mas su temperamento tranquilo, hacen que sea un perro guardián para toda la familia, que buscara agradarles y mostrarle signos de afecto y cariño cada vez que sea posible. Además de esto, por su comportamiento poco agresivo los hace ser una raza segura que no dará de que preocuparse en cuanto a comportamientos violentos dentro del hogar, pero que a su vez indicara mediante ladridos si algo está fuera de lo normal o si siente que se acerca algún peligro inminente.

Estos perros se caracterizan por mostrar a través de gestos corporales la alegría que sienten cuando están cerca de sus seres queridos, y no dudaran en acercarse para que les mimen y les consientan, sobre todo si estas acostumbrados a dormir en exteriores, apenas vean a sus dueños acercarse la emoción será claramente visible. En estos casos, y como se menciono en cuanto al entrenamiento de esta raza, es importante que aprendan a no acercarse con mucha rapidez hacia las personas, desde que están pequeños, para que cuando sean adultos no derriben a ningún miembro de la familia sin querer.

Por su arte, si el leonberger es la única mascota del hogar será experto en convertirse en el consentido de todos, sera como tener a un  peluche gigante a quien acariciar, y si los lasos con sus dueños se crean de forma correcta desde temprana edad, sera fiel e inseparable de la familia en general.

Con los extraños suelen comportarse alertas en un principio, por no conocerles, y por su aspecto grande que suele intimidar, podrá hacer que algunas personas se alejen, pero luego de que se logre la cercanía entre ambos, sera muy sociable y lo aceptara de una vez como un nuevo amigo, procurando hacerse querer con algún lamido o movimiento de cola. Luego de que aceptan a alguien como conocido sera muy difícil que lo olviden, para la siguiente vez no habrá problema a la hora de que la persona quiera volver a visitar el hogar donde habita el leonberger.

También su apacibilidad hace que sean excelentes perros para personas mayores que disfruten la tranquilad de un hogar, los perros Leonberger acostumbran a permanecer cerca de sus dueños y seguirlos a donde quiera que vayan.

Ama el estar en familia, por lo que en el caso de que se tenga que dejar solo, se deberán tomar medidas para que alguien conocido lo visite, o incluso si es posible, para que se quede  cuidándolo en casa, ya que la soledad no es buena para ellos. Sabemos que por su tamaño es muy difícil llevarlo a los viajes familiares, pero si existe la posibilidad de que se les pueda incluir en estos momentos ellos lo disfrutarían muchísimo.

Asi mismo por tener grandes capacidades de poder nadar, debido a que cuenta con unas membranas interdigitales que le ayudan a ser agiles en el agua,  a pesar de su tamaño, se les ha visto ser entrenados para realizar labores de rescatistas donde su carácter calmado y su confianza en si mismo le han permitido ser un experto en el area.

Este trabajo requiere de entrenamiento para su eficiente ejecución, para evitar que el perro confunda cuando una persona se esta divirtiendo y cuando esta solicitando ayuda. Los leonberger pueden llegar a rescatar hasta dos personas al mismo tiempo, e incluso llevar a humanos inconscientes desde el agua hasta la orilla. A pesar de tener grandes habilidades, estos perros siempre están siendo acompañados y supervisados por quienes los entrenan

Además de esto, según expertos, tiene muy desarrollada la capacidad de percibir y predecir desastres naturales, por lo que se le ha entrenado en trabajos de salvamento en montañas para la ayuda en cualquier desastre natural, ya sea en terremotos, deslizamientos de tierra, derrumbes etc. En estos casos, se han hecho estudios donde  el leonberger ha logrado avisar atraves de su inquietud, ladrido constante y sus ganas de huir del lugar que algo no anda bien, ya que teniendo una personalidad tan tranquila hace notar que algo se avecina.

Por su corpulencia y su musculatura también era común verle arrastrando carretas con material importante para ser trasladado de un sitio a otro, cosa que hacia de manera muy fácil y sin mucho esfuerzo físico.

Entorno ideal del Leonberger

El ambiente que se le asigne a un perro para que habite va a permitir el buen desenvolvimiento del mismo, en el caso de los leonbeger necesitan vivir en espacios los suficientemente grandes que no les impidan la movilidad normal y adecuada, para que puedan sentirse cómodos.

Esta raza debido a su estatura y peso ameritan tener la posibilidad de establecerse en lugares abiertos, donde puedan ejercitarse y tengan como entretenerse durante ratos, ya que un lugar cerrado sin mucho que olfatear o investigar sería muy aburrido para estos canes.

Por su puesto un departamento no es conveniente para este tipo de raza, y esto se debe tener en cuenta a la hora de tomar la decisión de incluir a un leonberger en la familia. En este caso, se debe más que todo a la comodidad del perro, ya que tendría muy poco espacio para movilizarse

En el caso de que se tenga a estos perros como mascotas, se deberá procurar que no exista nada a su paso que pueda tropezar o derribar, sobre todo a la hora de entrar en las instalaciones del hogar. Ya que por su naturaleza podrá, sin querer, mover algún objeto e incluso hacerlo caer. Si este es el caso se debe entender que no es su culpa por completo, ya que si se le regaña se sentirá muy triste y no comprenderá lo que sucedió. Es por ello que los espacios destinados para este tipo de mascotas deben ser rigurosamente supervisados para evitar inconvenientes donde se estropeen cosas.

Si en sus paseos cotidianos, se puede incluir algún lugar donde puedan nadar y darse un buen chapuzón, será motivo de alegría y gozo para ellos ya que lo disfrutan muchísimo, y esto permitiría que se entretengan por un buen rato.

Por su animo calmado y su personalidad, es necesario que en su entorno no se incluyan ratos desagradables de violencia, gritos ni episodios agresivos ya que los leonberger tienen un instinto guardián muy agudo, similar al del Bullmastiff, y a pesar de que no son agresivos, podrían actuar en defensa de quien crean está sufriendo el agravio.

Un sitio para dormir cómodo y limpio es fundamental para su bienestar, ya que tienen descansos prolongados por lo que amerita que tengan un espacio destinado para esto. Si cuentan con una cama para perros, deberá ser acorde a su tamaño para evitar que su cuerpo quede incomodo y le produzca dolores en las articulaciones. Así mismo su lugar para comer debe estar aseado y lo mas limpio posible y si existe la posibilidad debe estar un poco superior al nivel del suelo para que al colocar el cuello y la cara  en posición para comer no tenga que bajarla tanto.

Por otro lado, su entorno debe incluir personas, ya que como se menciono anteriormente los leonberger no se llevan bien con la soledad, por lo que si hay humanos que los mimen y los consientan ellos se darán por favorecidos. No son perros que exijan mucho a la hora de permanecer en su sitio, pero la atención de sus dueños es fundamental para su salud emocional.

Como todo perro procurara explorar a detalle cada sitio al que se le lleve, por lo que será necesario que si no es un perro que ha socializado bien con las personas u otros caninos, se le enseñe a comportante adecuadamente, antes de llevarlo de paseo para evitar que se escape y se pierda o hale demasiado la cadena y lastime a la persona que lo está paseando.

Es importante de igual forma, incluir en su sitio de permanecía, juguetes con los que se pueda entretener, y que sean adquiridos en tiendas especiales para perros, los cuales garanticen que su tamaño y material son los adecuados para este tipo de raza.

Si el perro desea dormir afuera se debe estar pendiente de las temperaturas y el clima en general, ya que por tener un pelaje abundante podría sufrir de calor, o si por el contrario llueve, lo ideal sería hacerlo entrar a casa para evitar que se enferme.

En el caso de que el perro tenga que ser movilizado en vehículos para algún viaje, su entorno deberá ser lo más cómodo posible, para evitar episodios de ansiedad y desesperación. Si se lleva en el puesto de atrás del carro los asientos deberán ser cubiertos por alguna tela o plástico para evitar que los rompa cada vez que mueva. Si por el contrario se traslada en un contenedor o kennel, este deberá ser lo suficientemente espacioso para que no le afecte en su altura y que le permita sentarse o acostarse.

Se recomienda enseñarle con anticipación a permanecer tranquilos en estos contenedores, colocándoles ropa de uno de los dueños con su olor, dentro del mismo, para que a la hora de ser colocados en ellos no se sientan solos o presos.