Saltar al contenido
PerrosGatosOnline.com

Sarna en gatos

gato-exotico
Sarna en gatos
5 (100%) 1 vote

La sarna es una enfermedad infecciosa, causada por un ectoparásito del tipo de los ácaros, que coloniza e invade la piel del cuerpo de los animales, particularmente el estrato córneo, ocasionando síntomas molestos como picor, enrojecimiento, pérdida del cabello, y heridas por rascado; se puede presentar por igual en perros como en gatos, y así también en otros animales domésticos, sin embargo, los que son más propensos son aquellos que animales que están abandonados, con una higiene totalmente deficitaria y que en situación de calle por lo general. También, si tu gato tuvo contacto con algún animal en esas condiciones puede infectarse, ya que es altamente contagiosa entre ellos, apenas por el contacto.

La sarna en los gatos es producidas por unos parásitos, pertenecientes al tipo de los ácaros, los cuales tienen un tamaño microscópico y recuerdan un tanto a las arañas. Existen cuatro tipos conocidos de ácaros que pueden ocasionar la sarna.

El Notoedres cati es un ácaro que únicamente afecta a los gatos, y es el responsable de la mayor parte de los casos de sarna entre los felinos; inicialmente comienza por invadir la piel de la cabeza y las orejas, aunque la infección se puede extender a todo el cuerpo, la sarna causada por este se conoce como “sarna notoédrica”. Otro tipo de sarna es la “otodéctica”, esta es causada por el ácaro Otodectes cynotis el cual es el responsable de causar otitis en un gran número de felinos y es una afección exclusiva de los gatos.

sarna-gatos

Existe también la sarna de tipo Queiletielosis, producida por el ácaro Cheyyletiella blakei, este microorganismo recuerda mucho a la caspa, y puede pasar desapercibido ya que se tiende a confundir con esta, otro nombre que recibe es el de “caspa caminante”. Un último tipo descrito es la sarna Demodécica, ocasionada por el Demodex cati, un ácaro que más frecuentemente afecta a los perros, alojándose en el folículo piloso del animal, por lo que resulta menos contagiosa.

Para que un felino se contagie de sarna solo basta el contacto físico con un gato previamente infectado. Los ácaros invaden la piel del animal y comienzan a cavar túneles en medio del estrato córneo donde depositaran sus huevos. Aunque hay diferentes tipos de sarna, las manifestaciones son en general las mismas. Un gato con sarna va a tener erupciones en la piel irritadas que le producen un intenso picor y ardor, además en la zona afectada se puede apreciar pérdida de los cabellos (alopecia) y heridas por rascado con formación de costras que pueden llegar a sobre infectarse secundariamente por otros gérmenes.

También es probable que el gato tenga pérdida de peso, rechazo al alimento y sea más susceptible a otras enfermedades. Las zonas de piel afectadas son principalmente las orejas, la cabeza y la piel del estómago, aunque en formas graves se puede extender y afectar todo el cuerpo.

Si detectas que tu gato puede estar sufriendo de sarna debes prevenir que contagie a otros animales vecinos, para ello, aparta al gato de otros animales y retira también cualquier objeto, juguete, sábana, prenda, con la que haya estado en contacto, puesto que la transmisión también puede darse por medio de fómites. Estos objetos debes lavarlos con agua caliente o tibia y exponerlos al sol para eliminar los parásitos. Igualmente te recomendamos hacer una buena limpieza en toda la casa.

gato-siberiano

Lleva a tu gato al veterinario lo más pronto posible. El médico luego de la revisión y el examen confirmará la sospecha diagnóstica y te indicará el tratamiento más apropiado. Las opciones pueden incluir comprimidos, tabletas, cápsulas, para desparasitación y también algunos medicamentos inyectables. Tratamientos tópicos igualmente son recomendados, algunos champuses, sprays, aerosoles, y otros. Así mismo, debes tomar una serie de medidas higiénicas en casa para ayudar a la eliminación del parásito, por ejemplo, lava diariamente los objetos que use tu gato, y apártalo de otros animales, utiliza guantes preferiblemente cuando hagas el aseo.

Es poco frecuente el contagio de la sarna de animales a los humanos sin embargo, la sarna queiletielosis puede contagiarse. Por eso, asegúrate de tomar las medidas de protección e higiene necesarias para resguardarte.

La prevención de la sarna se basa en conservar una buena higiene corporal y ambiental para tu gato. Debes lavar y desinfectar sus juguetes, cobijas y prendas periódicamente, mantener un buen aseo de casa, y sobre todo, acudir periódicamente al veterinario para mantener al día sus desparasitaciones y vacunaciones.