Saltar al contenido
PerrosGatosOnline.com

Dogo Cubano

dogo-cubano
Dogo Cubano
3.7 (73.33%) 3 votes

El dogo cubano es uno de los pocos perros originarios del continente americano, exactamente en la región del caribe, en la isla de Cuba.

Este perro de sangre de mastín se crio en Cuba y era bastante popular. Su historia es bastante interesante ya que estos perros eran descendientes directos de los perros que usaron los españoles para conquistar amplios territorios en América.

Los perros de guerra españoles fueron cruzándose entre sí y luego con algunas otras especies de perros autóctonos de la región, dando como resultado a un perro de características asombrosas en tamaño y porte. Exactamente se cree que los perros de guerra españoles fueron cruzándose con perros mastines ingleses y también con perros sabuesos.

Existe otras teorías que arrojan que el dogo cubano en realidad es el resultado de mastines con bulldogs y perros sabuesos, lo cual los hacían perros especialmente robustos y dispuestos a pelear contra cualquier fiera. Eran bastantes fieros al defender la propiedad de su amo, inmovilizando al invasor al instante para esperar la presencia de su amo. También se cree que esta raza no se dio propiamente en la isla de Cuba, sino que algunos ejemplares fueron traídos a la misma y allí fue en donde comenzó la crianza popular de esta raza y su posterior popularización.

El dogo cubano adquirió una gran popularidad debido a su tamaño y fiereza, por lo que fueron entrenados para ser soldados de guerra, participando así en la Segunda Guerra de Maroon, la batalla francesa de Saint-Domingue y como perros de vigilancia y perros policía en varios estados al sur de los Estados Unidos.

Desde el siglo XIX se estima que esta raza quedó totalmente extinta ya que no queda ningún perro pura raza de estas características en el mundo. Sin embargo, sí que existen perros descendientes del mismo, como por ejemplo los perros de hoyos, los cuales se usan para peleas ilegales de perros, los cuales son el resultado del enrace entre dogos argentinos, dogos cubanos y perros de pelea de Córdoba.

Los perros de hoyos son perros considerablemente más grandes, fuertes y poderosos debido al mestizaje entre varias razas de potente carácter y características físicas. Estos perros son parecidos al pitbull terrier actual.

El dogo cubano era un perro bastante parecido a otros tipos de mastines, aunque también presentaba características que lo diferenciaban totalmente de estos, por ejemplo, se trataba de una raza más pequeña que los mastines comunes y corrientes, teniendo medidas que variaban entre el bulldog inglés y el mastín inglés. También se conoce que los que tuvieron a un dogo cubano sostenían que era un perro bastante pesado para su tamaño compacto, llegando incluso a afirmar que no existía otro perro más pesado que el dogo cubano para su altura y características físicas.

El tremendo peso del que hacía alarde esta raza se debe al nivel de musculo y masa ósea que poseía este notable animal, dotándolo también de un gran poder y capacidad de inmovilizar a un intruso.

Las fotos e ilustraciones antiguas muestran a un perro con piernas bastante dotadas de músculos, gruesas con huesos igualmente gruesos. La cola del dogo cubano podía estar ubicada a diferentes alturas y proporciones, por ejemplo, algunas colas de dogos cubanos eran cortas y finas, mientras que otras poseían más longitud y tenían una curva bastante marcada.

El manto del dogo cubano podía venir en una gran cantidad de colores, sin embargo, el que se presentaba casi en todos los ejemplares era el marrón oscuro brillante.

Las características físicas del dogo cubano dependían mucho del porcentaje de sangre de mastiff. Por lo general su cabeza era cuadrada y con musculatura prominente. El hocico poseía características que no “cuadraban” con el resto de su cara, característica que los diferenciaba de los otros tipos de mastiff. El hocico comenzaba con una curva ascendente y ligera, terminando en una amplia nariz.

La persona o animal que resultara mordida por un dogo cubano resultaría tremendamente dañado ya que tenía una amplia y desarrollada dentadura a lo largo y ancho de su hocico, la cual, debido a la presencia de músculos desarrollados alrededor de su cara.

Dado que era un perro moloso descendiente del mastiff poseía características típicas de estos perros, como una papada pronunciada, arrugas en lo largo y ancho de su cara y también en su cuerpo.

Lo malo de esta raza y lo que la llevó a la extinción era que podía llegar a ser en exceso peligrosa con aquellos que traspasaban los límites del territorio de su territorio, y si no se le entrenaba adecuadamente podía llegar a atacar a su amo si presentaba dominancia hacía él.