Saltar al contenido
PerrosGatosOnline.com

Bullenbeisser

Bullenbeisse
Bullenbeisser
Valora esta información

El Bullenbeisser es un perro digno de admirar ya que se trata del padre de muchas razas que quizás ames. Este perro sin duda se trata de uno de los grandes padres de las razas caninas ya que, aunque esté extinto, de él vienen algunas razas populares las cuales se llamaron “generación Bullenbeisser”.

El Bullenbeisser había sido y es conocido desde siempre por ser un gran moloso con excelentes dotes tanto físicos como psicológicos para la caza de medianas y grandes presas, eran de color marrón opaco atigrado con cabezas bastante grandes que los hacían temibles no solo para los animales salvajes, sino también para aquellos que se atrevían a cruzar los límites de un terreno custodiado por él.

Este temor no era para menos ya que se trata de un perro con una potente mordedura la cual puede dejarte fácilmente bastante malherido, su mandíbula era bastante ancha y sus dientes bastante prominentes y filosos, era una máquina de cazar natural. Los criadores de esta raza casi en su totalidad eran cazadores, por lo que cuidaban bastante bien las características genéticas de este, no permitiendo ningún cruce indebido para mantener la pureza de esta raza tan increíble para la caza.

Lo que casi nadie sabe sobre el Bullenbeisser es que se trataba de una raza que tenía dos variantes, el Brabanter, el cual se encargaba de cazar osos en grupos y el Danzinger, que era apodado como “mordedor de jabalíes”. Otros apodos con los que era conocido el Bullenbeisser fueron el bulldog alemán y el de “bramante”.

Bullenbeisse

El Bullenbeisser lastimosamente está extinto actualmente debido a que los cazadores perdieron el interés en la caza debido a la evolución del hombre y las tecnológicas para la obtención de los alimentos y finalmente por el mestizaje de los ejemplares que quedaban en el mundo debido al desinterés por continuar criándolos, digamos que la evolución del hombre lo extinguió.

El Bullenbeisser es una raza especialmente antigua ya que su existencia data de los años de Cristo, los cuales son dos milenios atrás. En documentos de estas fechas se describe a un perro grande, con aspecto moloso y con una cabeza imponente y poderosa que eran usados con fines militares como perros de guerra.

De hecho, a los perros molosos se los llamó así debido a la ciudad de Molossis, que fue en donde se criaban y vivían en su mayoría los Bullenbeisser. La ciudad de Molossis actualmente se ubica en Albania.

A medida que pasaban los años estos perros fueron cobrando popularidad debido a su oficio, los mercaderes los vendían e intercambiaban por objetos y mercancías bastante valiosas ya que la persona que los compraba sabía que eran auténticas máquinas de cazar y bastantes fieros para cuidar del ganado ovino y bovino. Lamentablemente en aquellos tiempos también eran usados como perros de pelea debido a su formidable poder, las personas hacían apuestas para adivinar quién sería el perro ganador del encuentro.

Entre los países que mejor acogió el Bullenbeisser estaba Alemania, de hecho, muchas personas en este país tenían un Bullenbeisser como perro ayudante en la caza de osos y jabalíes. En gran parte del continente europeo comenzaron a popularizarse las peleas de perros entre el siglo XII hasta el XIV debido a la migración de las personas que habían adquirido su Bullenbeisser en Molossis.

El Bullenbeisser también era apodado como “dogge” ya que este apodo era conferido a los perros que poseían un cuerpo fuerte, acompañado de una cabeza amplia y de poderosa mordida.

El Bullenbeisser era un perro de agarre, es decir, que durante el acto de caza atacaba a las presas por detrás, de manera que estas no pudieran alcanzarlo ni con sus bocas ni con sus garras, haciéndoles un gran daño con su poderosa mandíbula mientras el cazador daba los golpes finales. El Bullenbeisser tenía una mordida tan poderosa que era capaz de sostenerse a la piel de un oso mientras este intentaba librarse de él.

De los Bullenbeisser surgieron razas tan populares como el bóxer, el perro de pelea de Córdoba, el dogo argentino, el gran danés, el american pitbull terrier, el boerboel entre otros más, así que si querías un Bullenweiser no hay problema, solo tienes que adoptar a un perro descendiente del mismo.